Macri recorrió las obras de modernización de la Línea D del subterráneo

El jefe de Gobierno porteño aseguró que el objetivo de las mismas es “achicar frecuencias” y anunció que se remodelará integralmente la estación Facultad de Medicina. “Aunque ahora esto sea un problema hoy, es una gran mejora para el futuro”, advirtió.

Tras el cierre de la Línea D por dos meses, el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Jorge Macri, recorrió las obras de modernización en la misma y explicó que el trabajo realizado en esa traza permitirá “achicar frecuencias”.

En ese sentido, el alcalde porteño explicó en sus redes sociales que estuvo “recorriendo las obras de modernización de la Línea D del Subte que nos van a permitir mejorar la frecuencia del servicio para viajar más rápido, cómodos y seguros” y aseguró que “la D es una de las líneas más usadas: en promedio son 215 mil pasajeros por día. Por eso, decidimos hacer esta modernización durante el verano, que es cuando baja en un 40% la cantidad de pasajeros que la utilizan”.

“La incorporación de nuevas tecnologías en toda la traza nos va a permitir acortar los tiempos de espera entre las formaciones y así disminuir la cantidad de personas que esperan en los andenes. Esto hace que el viaje sea con mayor confort y también mejora las condiciones actuales de seguridad del servicio”, añadió.

Al mismo tiempo que señaló que “durante este tiempo de obra, además, vamos a finalizar la restauración integral de la Estación Facultad de Medicina y comenzar la instalación de cámaras de video vigilancia para poder detectar y prevenir delitos”.

“Les agradezco la paciencia. Aunque ahora esto sea un problema hoy, es una gran mejora para el futuro. Nuestro mayor compromiso es mejorar el día a día de los porteños y de todas las personas que visitan nuestra Ciudad”, completó.

Macri defendió el cierre de la Línea D por mejoras y Valdés salió al cruce

El jefe de Gobierno porteño explicó que el cierre de esa línea por dos meses es para “mejorar el servicio”, mientras que el legislador de Unión por la Patria exigió que se implemente un “plan de contingencia” para los usuarios.

Debido a las críticas por el tiempo que permanecerá cerrada la Línea D del subterráneo, el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Jorge Macri, salió a defender las obras en ese servicio, pero el legislador de Unión por la Patria (UP) Juan Manuel Valdés salió al cruce y pidió que se implemente un “plan de contingencia” para los usuarios.

En ese sentido, el alcalde porteño aseguró que “estamos modernizando la Línea D de subte para mejorar la frecuencia del servicio” e indicó que “para lograr este objetivo de mejora necesitamos interrumpir su servicio”.

“Vamos a instalar un sistema que utiliza tecnología para ordenar el paso de los trenes con una frecuencia óptima y eficiente. La obra implica reemplazar 31 máquinas de cambio, 7 descarriladores y cableado nuevo entre otras tareas que no pueden hacerse con el servicio en funcionamiento. Lo importante es que una vez finalizadas las tareas, vamos a mejorar el tiempo de los viajes y lograr así que todos los pasajeros esperen menos tiempo a que llegue el próximo tren”, agregó.

Al mismo tiempo que precisó que “cerrar la línea no es algo que nos guste hacer, pero es necesario para que tanto los porteños como todas las personas que visitan nuestra Ciudad puedan viajar mejor y con más seguridad”.

Atento a estos dichos, Valdés salió al cruce del jefe de Gobierno. “Es la primera vez que paran una línea por tanto tiempo sólo para un cambio de señalización. La Ciudad debe tener un sistema de contingencia para que con las líneas de colectivos haya una mejor oferta para los pasajeros que quedan desamparados”, completó.

 

Nombraron “Raquel Liberman” a la estación Callao de la Línea D

Se trata de un reconocimiento y homenaje a una polaca que logró escapar de una de las redes de trata más grandes de Sudamérica, permitiendo que la Justicia apresara 108 explotadores y ordenara la detención de 334 prófugos.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó -en segunda lectura- una ley que rebautiza como “Callao – Raquel Liberman” a la reconocida estación de la Línea D, como un claro reconocimiento a la polaca que logró escapar de una de las redes de trata más poderosas de Sudamérica en los años ’30.

La iniciativa en cuestión fue impulsada por la legisladora de la Unión Cívica Radical – Evolución (UCR-Ev) Patricia Vischi, como una distinción a Raquel Liberman, quien con su denuncia también permitió que la justicia apresara 108 explotadores y librara la orden de detención de 334 prófugos por el mismo delito.

Con el cambio de nombre que irá acompañado con murales e información sobre la vida de esta sobreviviente de trata que murió prematuramente a la edad de 35 años, se busca “redimensionar la figura de esta mujer que vino a buscar un futuro y terminó siendo víctima de organización de trata de personas” con su denuncia desbaratada, de la misma manera que estación Santa Fe lo hace con el referente del colectivo LGBT+, Carlos Jáuregui.

En los fundamentos de la iniciativa, Vischi precisó que “Raquel Liberman (Ruchla Laja Liberman) nació en la Ciudad de Berdychiv, actual Ucrania, el 10 de julio de 1900. Su familia, pobre y numerosa, emigró a la ciudad de Varsovia, en Polonia, en busca de mejores oportunidades. Se casó en 1929 con Yaacov Ferber, con el que tuvo dos hijos. En 1921 Ferber emigra a la Argentina en busca de trabajo y poco tiempo después, Raquel y sus dos hijos se trasladan a nuestro país para reunirse todos juntos en la localidad de Tapalque, en la provincia de Buenos Aires”.

“En 1923, Yaacov Ferber muere a causa de la tuberculosis y Raquel Liberman debe trasladarse a la ciudad de Buenos Aires en busca de trabajo. Allí fue captada por la red de trata. En algún momento de su terrible historia, y fuera de la red que la explotaba, Raquel tuvo un comercio en la Avenida Callao al 500. Sin embargo, la historia relata que al ser detectada por la ZWI MIGDAL, la organización que la explotaba sexualmente, esta envió a un hombre que logró engañarla, casarse con ella, robar todos sus ahorros e intentar nuevamente someterla al ejercicio de la prostitución”, continua el documento.

Al mismo tiempo que detalla que “es en ese momento cuando Raquel Liberman decide denunciar en 1929 a las personas que la habían sometido e intentaban someterla nuevamente, iniciándose de esta manera la primera gran investigación contra las redes de trata de mujeres en Argentina, cayendo a partir de allí la ZWI MIGDAL, encabezada por Noe Trauman”.

“El 7 de abril de 1935, Raquel Liberman fallece de cáncer de garganta mientras sus captores permanecen libres. Sin embargo, el escándalo de la ZWI MIGDAL tuvo tal repercusión en los medios de prensa de la época, que ese mismo año la Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires cierra por Decreto todos los prostíbulos, los que se trasladan a la periferia de la Ciudad. Al momento de su fallecimiento, Raquel, a quien apodaban ‘la polaca’ en el negocio de los prostíbulos, había logrado volver a reunirse con sus dos hijos y planeaba regresar a Polonia junto a su familia”, sentenció Vischi.