A propósito de un comentario de Wado de Pedro, Martín Guzmán pasó facturas al kirchnerismo

A esa gestión económica le faltó “nafta” insisten quienes formaron parte del Frente de Todos y quien fue el primer ministro de Economía de ese Gobierno y destinatario de todas las críticas, salió a contestarles.

El exministro de Economía Martín Guzmán se fue de la gestión pública muy enemistado con el kirchnerismo, que no dejó nunca de pasarle facturas. Tampoco debe tener un buen recuerdo de quien completó la gestión económica del gobierno de Alberto Fernández, Sergio Massa, como lo dejó claro en un posteo suyo de este jueves.

Pero allí fue más lejos, al salirle al cruce del senador Eduardo “Wado” de Pedro, quien en el programa de streaming Gelatina, que conduce Pedro Rosemblat, hizo una analogía con las causas de la derrota del gobierno anterior. “Yo me río mucho cuando dicen que perdimos porque hacemos públicas las discusiones”, dijo, comentando a continuación un ejemplo que dio días pasados en una unidad básica.

El mismo giraba en torno a un grupo de personas que va en combi a Mar del Plata, y a los 100 kilómetros uno que ya fue y volvió con la misma combi dice: “Che, nos vamos a quedar sin nafta”. El que maneja, dice: “No, dejá que yo llego bien, eso era antes, ahora voy a ir más despacito… Esto funciona así, vos porque eras más ansioso”.

A mitad de camino, se van quedando en efecto sin nafta, ante lo cual se arma una discusión muy fuerte a ver si debían frenar, recalcular, la cuestión que el que maneja sigue y se quedan sin nafta. “Y hay algunos que dicen que no llegamos porque se pusieron a discutir”, concluyó De Pedro, que por el contrario sostuvo que “no, no llegamos porque no le pusieron nafta”.

Su conclusión: “Un gobierno peronista no puede ganar si el salario de los trabajadores está por debajo de la línea de la pobreza. No hicimos lo que teníamos que hacer”.

La réplica de Guzmán

En su contestación, el primer ministro de Economía de Alberto Fernández comenzó refiriéndose a los datos de pobreza de 2023, y detalló que “durante la gestión Massa, la tasa de pobreza subió 5,2 puntos porcentuales. 1,5 millón de personas cayeron en la pobreza y 1 millón de personas en la indigencia (medido por la EPH). La pobreza en la niñez (0-14 años) subió 7,5 puntos porcentuales en ese período, alcanzando el 58,4%”.

“En los dos años previos, desde el pico de la pandemia, la tasa de pobreza había bajado 5,5 puntos porcentuales (de 42% a 36,5%) y la pobreza en la niñez había bajado 6,8 puntos porcentuales (de 57,7% a 50,9%)”, continuó Guzmán, quien remarcó entonces que “estos números significan sufrimiento para millones de compatriotas. Cambiar esta realidad debería ser el objetivo principal de la política pública. Y sí, seguro que faltó nafta. ¿Pero cuál era la nafta?”, se preguntó.

Y a continuación formuló esta serie de preguntas: “¿La nafta era más déficit fiscal con emisión monetaria? ¿Una reducción de subsidios pro-ricos al consumo de energía para tener que financiar menos déficit con impuesto inflacionario anti-trabajador no era mejor combustible? ¿Y un esquema cambiario que no incentivase la amortización de las deudas del sector privado y así poder acumular reservas cuando hubo superávit comercial? ¿O a partir de junio de 2021 (en lugar de esperar a las elecciones legislativas generales) relajar más las restricciones sanitarias y así propiciar una recuperación más temprana del salario real de los trabajadores informales?”.

Se preguntó también: “¿O tratar el proyecto de ley de Renta Inesperada que enviamos al Congreso cuando estalló la guerra en Ucrania y se desató la inflación internacional de energía y alimentos? ¿O la nafta fue luego de julio de 2022 el dólar soja, el aumento brutal de las tasas de interés, los bonos duales (dándole el retorno más alto entre inflación y devaluación a los bancos), la eliminación del impuesto a las ganancias cuarta categoría y la expansión fiscal en tiempos de elecciones financiados con emisión monetaria y la verdadera fiesta de importaciones en tiempos de sequía financiada con aumento de deuda comercial y desplome de reservas?”.

Y se preguntó por último si todo eso no fue el “querosén que fabricó desigualdad y pobreza, llevó a más de 200% de inflación anual, y le dio vía libre al gobierno actual para implementar políticas aún más regresivas, que están generando aún más pobreza y desigualdad?”.

A continuación, le dijo al senador Wado de Pedro: “Sos un tipo inteligente, capaz y con historia. Ojalá tengas ganas de sumar”.

Yasky desligó a CFK de la situación económica actual

El diputado del FdT aseguró que el exministro Guzmán “evitaba que la vicepresidenta supiera el manejo de la política económica”, y aseguró que en este contexto hay que sostener a Massa.

El diputado nacional Hugo Yasky (FdT – Buenos Aires) habló de la situación económica que atraviesa la Argentina con la corrida económica y desligó a la vicepresidenta Cristina Kirchner de las responsabilidades. “Todos sabíamos que el anterior ministro de Economía evitaba que CFK supiera el manejo de la política económica”, en alusión a Martín Guzmán.

Además, el sindicalista señaló que Sergio Massa “asumió en situación de hecatombe económica que se llevó puesto a dos ministros de Economía (Guzmán y Silvina Batakis)”, y agregó: “Massa agarró una brasa ardiendo”.

Entrevistado en FutuRock, afirmó que “lamentablemente nos llegaron las siete plagas con la pandemia, guerra y sequía”. Del mismo modo, enfatizó que “en este desbarranque de la economía, hay que sostener a Massa”.

En tal sentido, Yasky expresó: “Cristina Kirchner planteó que desde el gobierno se maneja de forma dispendiosa la utilidad de los dólares del BCRA”, y añadió que “había un secretismo en el gabinete y después renunció Guzmán”.

“Hay que mirar objetivamente y las cosas pasaron así”, enfatizó.

Por otro lado, el diputado oficialista sostuvo que “desde los movimientos sindicales planteamos que Cristina Kirchner sea la candidata”. Sin embargo, advirtió que “estamos recibiendo un ataque desde los especuladores que quieren que el gobierno produzca una gran devaluación”.

Así tambien, afirmó que “hace falta alguien que tenga la capacidad de mantener el timón fuerte”, y agregó que desde los espacios sindicales “nos corresponde reclamar medidas para apalear la situación”.

Consultado por el anuncio anterior de la vicepresidenta sobre no ser candidata, Yasky sostuvo que “nunca dio vuelta una decisión, pero estamos en una situación que no es normal”. En esa línea, advirtió: “Los grupos económicos que lo alientan buscan un ajuste que seria una picadora de carne”.

“CFK es una líder sensible a lo que está pasando, tiene una inteligencia que sabe que estamos viviendo una situación atípica”, aseguró. Del mismo modo, anunció que “este jueves CFK hará mención a esta situación que estamos viviendo y señalará a los responsables de que Argentina este postrada”.

Por último, afirmó que “es imprescindible tomar medidas”, y concluyó en que

“debe haber anuncios para recomponer el salario como lo propuso Máximo Kirchner y reactivar la paritaria”.

“No se puede seguir postergando la recomposición salarial”, lanzó Yasky

El diputado del Frente de Todos consideró que el Gobierno tiene que anunciar “una suma fija ya” y que “después se sigan discutiendo las paritarias”.

El diputado nacional Hugo Yasky (FdT) fue consultado este viernes sobre la recomposición salarial, luego de conocerse el índice de inflación de 7,4% durante julio y afirmó que “el Gobierno tiene que anunciar una suma fija ya, y que después se sigan discutiendo las paritarias”.

Entrevistado en radio Futurock, el líder de la CTA de los Trabajadores anunció que “se van a juntar a discutir los aumentos, pero para empezar se propondrá un piso de 30.000 pesos en la suma”. “No se puede seguir postergando la decisión de recomponer los ingresos y los salarios”, aseveró.

Por otro lado, el oficialista opinó que “algunas medidas de (Sergio) Massa son contradictorias para un gobierno popular, pero son menos dañinas que las medidas certeras de los grupos de derecha que cuando agarren la manija del país van a perjudicar a jubilados y a trabajadores”.

De todos modos, Yasky le atribuyó la responsabilidad de la crisis a la gestión del exministro de Economía, Martín Guzmán, porque expresó que “era un académico que vivía en una nube teórica, por no decir otra cosa”, y agregó: “Desde el FMI tiraban petardos todo el día para que estallara la Argentina; Guzmán demostró no estar a la altura”.

Valdés: “Si le va bien a Massa, le va bien a los argentinos”

Así lo expreso el legislador del Frente de Todos, quien además dijo que “Guzmán dejo el país a la intemperie” y valoró “las actitudes de Batakis y Scioli”.

El diputado nacional Eduardo Valdés (FdT) se refirió a la designación de Sergio Massa en el Ministerio de Economía de la Nación y expresó: “Me gusta que Massa se incorpore al Gobierno, estamos poniendo lo mejor de nosotros”. “No hay término medio, si le va bien a Massa, le va bien a los argentinos”, aseguró.

En diálogo por Radio La Red, el oficialista abogó: “Espero que sea un (Roberto) Lavagna, en el sentido de sacar adelante a la Argentina en la nueva etapa del gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner”. “Massa tiene condiciones, tiene el contacto fluido con todos los sectores, tiene liderazgo político; en la Cámara de Diputados condujo muy bien, con gran relación con el oficialismo y la oposición”, ponderó al líder del Frente Renovador.

El legislador continuó: “Espero que en el corazón tenga la sensibilidad de los Galmarini, su familia política, que siempre militaron en los barrios populares junto a la gente humilde”.

Además, el porteño analizó las consecuencias políticas y sociales que generó la salida anticipada de Martín Guzmán: “Nos dejó a la intemperie, tenemos que pedir disculpas a la sociedad porque se generó una gran incertidumbre que la padecen quienes más sufren, porque rápidamente eso impacta en los alimentos y en la canasta popular”. “El vacío de poder que generó la salida de Guzmán es ocupado por Massa y es decisión es conjunta entre los tres dirigentes más importantes del Frente”, agregó.

En relación a las figuras de Daniel Scioli y Silvina Batakis, sostuvo: “Ese tiempo en el cual Batakis tuvo que lidiar con medidas antipáticas para calmar a los mercados dio la sensación que esto se estaba desmoronando” sin embargo “ella y Scioli tuvieron mucha actitud”.

Consultado respecto de la carrera hacia las próximas elecciones presidenciales, Valdés afirmó: “Massa ya es precandidato a la Presidencia, si le va bien ahora pasa a ser un candidato fortalecido”. “Es bueno que haya PASO y cualquiera que quiera competir, creo que tiene que tener la posibilidad de hacerlo”, completó.

Di Tullio quiere ver a la Policía Federal “en la puerta de cada cueva”

La titular del bloque Unidad Ciudadana del Senado salió al cruce de las especulaciones que se hacen en torno al silencio de la vicepresidenta sobre la ministra de Economía.

juliana di tullio sesion senado 30 junio 2022

La senadora nacional bonaerense por el Frente de Todos Juliana Di Tullio aclaró este domingo que “no hay dudas” que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner respalda a la ministra de Economía, Silvina Batakis, reconoció que “falta acción” para frenar la escalada del dólar blue y dijo que quiere ver “a la Policía Federal en la puerta de cada cueva”.

“Batakis ordenó las cuentas de la Provincia y lo hizo rápidamente. No hizo magia, laburó mucho y es una mujer que tiene muchas agallas. Por supuesto que Cristina banca a Batakis, no hay dudas. No se me ocurrió nunca preguntarle porque para mi es obvio”, aseguró la legisladora en una entrevista con el programa “¿Cómo la ves?”, que conduce Gabriel Sued y se emite por Futurock.FM.

Sobre el acuerdo con el FMI, la jefa de senadores de Unidad Ciudadana aseguró que “la ministra tiene que cumplir con la ley, pero si tiene margen para negociar tiene que hacerlo. No es un FMI nuevo y bueno como pintaba (Martín) Guzmán, son lo mismo de siempre. Por eso ni loca voté ese acuerdo”.

Di Tullio criticó al exministro de Economía al decir que “le dejó un bruto quilombo a Batakis y se fue dejando una corrida. No sé porqué nadie le dijo nada, se ve que hay que tener tranquilo tranquilo. A mí me dicen de todo, pero yo no soy una entregadora del pueblo argentino. Guzmán es el padre de esa ley y Batakis no tiene opción, pero tiene los números en la cabeza y también tiene a la gente en la cabeza”.

Por último, en referencia a la escalada del dólar blue, la legisladora reconoció que “falta acción”. “Quiero ver a la Policía Federal en la puerta de cada cueva. Si todos saben dónde quedan. Hace falta, porque no es que tenga efecto real en la economía, tiene un efecto en la psiquis colectiva. Con una mentira, esas acciones angustian a todos”, sentenció la senadora.

Tras el discurso de CFK, la oposición le salió al cruce

La vicepresidenta de la Nación participó de un acto inaugural de un Cine Teatro Municipal de El Calafate, en cuya ponencia apuntó contra el exministro de Economía Martín Guzmán por su renuncia. Desde distintos espacios políticos salieron a cuestionarla.

A pocos minutos de que la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, terminara de dar su discurso en El Calafate, en el marco de un acto inaugural de un Cine Teatro Municipal, la oposición le salió al cruce a través de las redes sociales.

En gran parte de su alocución, la titular del Senado apuntó -como era de esperar- contra el exministro de Economía Martín Guzmán por la inminente renuncia que anunció a través de Twitter, lo cual consideró como “un acto de desequilibrio institucional”. También, respaldó la empresa de vuelos Aerolíneas Argentinas y el programa de turismo Pre Viaje. A su vez, habló del dólar y de la economía bimonetaria.

Como un efecto dominó, las críticas no se hicieron esperar. Uno de ellos fue el titular del bloque radical en Diputados, Mario Negri, quien posteó: “Cristina obligó a ministros y secretarios de su riñón político a renunciar luego de las PASO, esmeriló a Losardo, Kulfas y Guzmán, pero se siente con autoridad de impugnar la ‘desestabilización institucional’ del ex ministro de Economía. ¿Por casa como anda vicepresidenta?”.

“Claro que se necesita un acuerdo político en Argentina. Pero ese acuerdo tiene que ser para no emitir, para equilibrar gastos e ingresos y restablecer el valor de la moneda, todo lo que usted Cristina Kirchner NO quiere que su gobierno haga en Argentina”, lanzó el jefe del interbloque de JxC en el Senado, el mendocino Alfredo Cornejo (UCR).

También se expresó el presidente de la CC-ARI el diputado Juan Manuel López: “Cristina Kirchner se sintió la dueña de la verdad siempre, y se sigue sintiendo, aunque ahora asustada diga que busca que la convenzan. Señora usted no quiere acordar nada, usted solo busca impunidad”.

Empezaron las mentiras de CFK. ¡Habla de promover el turismo y nunca hubo menos vuelos domésticos que ahora! Cerraron aeropuertos y compañías low cost. Para bajar el déficit de Aerolíneas prohibieron la competencia, bajaron la conectividad y subieron los precios”, disparó el diputado santafecino Luciano Laspina.

“Esperábamos que CFK hiciera una autocrítica sobre el Frankenstein que construyó para ganar y engañar a la sociedad. Sin embargo, como siempre, la culpa es de los otros. ¿Y ella habla de unidad nacional?”, cuestionó el diputado del Pro Gerardo Milman.

En el mismo sentido se expresó el libertario José Luis Espert: “Cristina defendiendo Aerolíneas Argentinas que en 10 años ha tenido un déficit equivalente a 100 hospitales de alta tecnología. Ridícula”. “Cristina, que destruyó al INDEC para imponer un relato sobre la economía, ahora habla de “primero los datos”. Psicópata. Caradura”, sumó fuertemente en otro tuit.

CFK disparó contra Guzmán tras su renuncia por Twitter: “Fue un acto de desestabilización institucional”

Fue en el marco de la inauguración del Cine Teatro Municipal de El Calafate, en cuyo discurso sumó que “fue un inmenso acto de irresponsabilidad política”, e ironizó: “No voy a revolear a ningún ministro, quédense tranquilos”. También habló del dólar y apuntó: “CABA es la que más gasta dólares y no produce”.

Con gran expectativa se esperaba el discurso de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, en el acto inaugural del Cine Teatro Municipal de El Calafate que dio este viernes. Pero más aún porque era la primera vez en hablar tras el cimbronazo ocurrido el fin de semana con la abrupta renuncia del exministro de Economía Martín Guzmán a quien cuestionó por la forma en que comunicó su decisión: “Me parece un gesto de inmensa ingratitud personal hacia el presidente” y sumó: “Fue un inmenso acto de irresponsabilidad política”, y lo consideró como “un acto de desestabilización institucional”.

En otro pasaje de su discurso defendió la empresa Aerolíneas Argentinas y el programa de turismo Pre Viaje. También habló del dólar y apuntó contra el jefe de Gabinete Porteño porque “la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es la que más gasta y no produce dólares”.

Tras un video institucional mostrando el avance de la provincia a lo largo de los años, la vicepresidenta fue invitada a subir al escenario junto al intendente, Javier Belloni; la gobernadora Alicia Kirchner y el ministro de Educación, Jaime Perczyk, dado que se firmaron convenios con universidades nacionales para dictar carreras y tecnicaturas en el Centro de Universidades Nacionales de El Calafate.

Tras un fuerte aplauso, acomodó su micrófono y destacó la inauguración de “una fantástica sala de cine para todos”. Lejos de referirse al acto en sí mismo y al evento que la convocaba, dirigió parte de su alocución al exministro de Economía.

“Se pueden hacer políticas mejores, es importante que en la Argentina dejemos de discutir a las personas y comencemos a discutir las políticas porque en este episodio que hemos vivido donde el pasado día sábado nos enteramos de la intempestiva renuncia del ministro de economía creo que fue un inmenso acto de irresponsabilidad política”, disparó y señaló que la elección a través del voto popular “eso me genera una idea de responsabilidad política, la que siento frente a aquellos que confían en uno y le otorga en esa sagrada ceremonia del voto democrático. Esto además de llenarnos de orgullo y de representatividad, nos debe generar una inmensa noción de responsabilidad”.

Y siguió seriamente: “Tenemos que tener responsabilidad política ante nuestra sociedad. Creo que fue un acto de irresponsabilidad política. También fue un acto de desestabilización en cierta manera institucional. El mundo como esta, el país como esta, el dólar como esta, hacerlo enterar al presidente de una renuncia por Twitter, nada más y nada menos, que del ministro de Economía no me parece bien, por la sociedad en su conjunto”.

Fue un acto de irresponsabilidad política. También fue un acto de desestabilización en cierta manera institucional

“Me parece un gesto de inmensa ingratitud personal hacia el presidente”, remarcó la vicepresidenta y reconoció “las diferencias que puedo llegar a tener con el presidente en cuanto a políticas y funcionarios”. “Este presidente había bancado a ese ministro como a nadie. Enfrentándose inclusive con sus propias fuerzas de coalición. ¿Se merecía eso?”, apuntó.

Además, se refirió al acuerdo con el FMI: “cuando fueron las diferencias que tuvimos por las condiciones en que se acordó con el Fondo Monetario Internacional, todo el arco político de la oposición, todo el periodismo en general, todo el establishment económico salió a hablar de la racionalidad del ministro de economía”, y preguntó irónicamente auto señalándose: “¿Quién era la irracional?”. “Me acuerdo que era el caballito de batalla, creo que más que apoyar al ministro, la cuestión era enfrentarnos a los que no estábamos de acuerdo con eso, por esto que acabo de decir de no discutir política y si personas”, expresó.

“CABA es la que más gasta dólares y no produce”

En medio de una semana marcada por la incertidumbre, los rumores y la tensión cambiaria tras la renuncia de Martín Guzmán y la designación de Silvina Batakis como ministra de Economía, con el dólar blue que cerró a $273 este viernes.

En ese contexto, Cristina Kirchner resaltó que “Santa Cruz es una de las provincias que produce más dólares de los que consume para su aparato de trabajo o productivo. Hay 9 provincias argentinas que promueven más dólares. La primera es Santa Fe que tiene Hidrovía y zona de puerto. Segundo Córdoba, tercero Buenos Aires y Chubut”.

“Si miro la cifra de dólares por la cantidad de habitantes, esta provincia es la primera en materia de producción de dólares”, ratificó y contó que también “es la primera provincia de producción de oro y plata de la República Argentina”.

En ese momento, de forma irónica lanzó: “Averigüen quien es la que más gasta dólares y no produce…. Así es la Ciudad Autónoma de Buenos Aires gasta más de 7 mil millones de dólares”.

El dólar y la economía bimonetaria

Una vez más se volvió a referir a la economía bimonetaria como lo hizo en sus discursos anteriores. “Te ponen la brecha ¿Qué es la brecha? Eso con que a ustedes los atormentan todos los días en la televisión ‘¿A cuánto está el dólar blue, el contado con liqui, el contado MEP’? Es que uno se agarra y tiembla porque no sabe qué le van a decir, eso es la brecha. Cuando no pueden obligarte a devaluar te provocan la brecha”, remarcó la vicepresidenta desde El Calafate.

“Si no los dejas sacar los dólares que quieren del país, se comportan como adictos. ‘De cualquier manera te los voy a sacar, si no puedo por las buenas será por las malas’. Y cuando dicen por las malas estallan la economía del país, ha sido así históricamente”, agregó en tono fuerte.

En ese sentido, puntualizó: “Sobre esto es que digo argentinos que hay que ponerse de acuerdo. Así como el año que viene gane Mandrake El Mago y su amiga Lorna, no va a haber solución para este problema estructural de la economía argentina, que lo constituye la economía bimonetaria”.

“No es únicamente aquella restricción externa que es lo que necesita la industria para producir y que, entonces, lo produce el campo y se produce la tensión. A esa restricción externa, que es cierta, sobre la necesidad de dólares que demanda nuestra industria, se le sumó la economía bimonetaria”, añadió Cristina Kirchner.

Y habló de otro elemento más que contribuye a la Argentina bimonetaria: “Son los argentinos decidiendo que quieren tener dólares para ahorrar o que necesitan dólares para comprar un inmueble porque no lo consiguen en pesos sino en dólares. Si no abordamos esto, no hay solución. Es hora de que nadie se sienta dueño de la verdad, o de que tiene la vaca atada”.

En otro pasaje, se refirió a sus críticas a Techint en el acto de YPF: “Yo quiero ayudar, pero ayudar no es callarse la boca y esconder la mugre abajo de la alfombra. Se ayuda diciendo la verdad y si estoy equivocada que me convenzan. Con argumentos y razones me llevan a cualquier lado, a las trompadas y cachetadas, a ninguno, que lo sepan todos y todas”.

“Tenemos que encontrar un punto en común porque si no va a haber Argentina para nadie. El problema estructural es la economía bimonetaria y no se va a resolver de un día a otro”, resaltó.

“Argentina Trabaja” y “Ellas Hacen”: los dos programas económicos que destacó CFK

En un pasaje de su discurso, la vicepresidenta destacó la labor de la gobernadora Alicia Kirchner y sostuvo que “las políticas de desarrollo social no se resuelven solo en ese Ministerio, está claro que las políticas sociales en materia de planes de trabajo no se solucionan en el Ministerio de Desarrollo, se resuelven en el de Economía, pero mientras resuelve lo macroeconómico para volver a brindar oportunidades de trabajo, reales, de empleo registrado, hay también paralelamente, a esa tarea macro, la tarea de ir acomodando a ese universo de hombres y mujeres que, por distintas circunstancias quedaron fuera del mundo de trabajo, acomodándolos a través de políticas que los vayan empoderando para que, cuando la economía vaya creciendo y generando oportunidades, tengan los instrumentos para poder ser absorbidos por esa economía real, formal”.

En tanto, recordó: “En 2015 cuando entregamos el gobierno de aquellos 2 millones de planes apenas quedaba un 10% que se habían desarrollado en dos programas de políticas de gobierno que empezaron en 2009 ‘Argentina Trabaja’ y ‘Ellas Hacen’”, de este último explicó que era un programa dirigido a mujeres víctimas de violencia doméstica para que “puedan salir de ahí”.

“A pocos días que se puso en marcha ese programa 60% de las mujeres se separaron”, contó y chicaneó: “Ya me veo mañana que titulan que Cristina promueve la separación”. “El 100% de los hombres y mujeres que se sumaban al programa, que llegó a tener 3000 sedes, promovía la capacitación en obras que luego se hicieron en distintos municipios”, agregó.

Y aclaró risueña: “No estoy promoviendo con esto a Alicia para ministra de Desarrollo Social, está muy bien acá en la provincia quédense tranquilos… No voy a revolear a ningún ministro, quédense tranquilos, no voy a decir eso”.

El respaldo a Aerolíneas Argentinas y el programa Pre Viaje

“En el balance de Aerolíneas Argentinas, que aún da déficit, no se cuentan los balances de las ganancias de los hoteles, restaurantes, de las pistas de esquí, de las Cataratas”, precisó la expresidenta y preguntó: “A ver ¿por qué no sumamos todos los abalances de todo lo que se gana? ¡Que mirada tan corta!”.

A su vez, manifestó: “En ese balance hay que contar que hubo un sector ultra castigado por la pandemia fue precisamente el sector turismo. Les pido a todos los dirigentes políticos, empresariales, que se quejan amargamente de Aerolíneas Argentinas que por favor carguen en el balance todas las rentabilidades empresarias del sector turístico a lo largo y ancho del país porque sin ellas no hubiéramos desarrollado la industria del turismo”, pidió.

“Esto para aquellos que tienen una visión estrictamente economicista de las cosas, les ruego a aquellos que tienen la suerte de vivir en CABA o en la Ciudad de Buenos Aires, que hay otras localidades del interior que no tienen atracciones turísticas, pero hay argentinos que necesitan viajar cuyos destinos no son rentables y si no va aerolíneas, no va nadie”, cuestionó.

Además, destacó el programa Pre Viaje a la cual calificó de “excelente política del gobierno como respuesta para afrontar la devastación que sufrió el sector turístico después de más de un año de parálisis absoluta”.

En esa línea, explicó que “el Pre Viaje, en términos de políticas fiscales es una política de expansión, en términos monetarios es emisiva”, y bregó: “No condenemos a las cosas dogmáticamente, veamos donde están bien y donde están mal”.

“Lo que el Gobierno debería hacer que cuando se establezca el nuevo Pre Viaje convoque a la Cámara hotelera y gastronómica para que establezca políticas de precios porque hemos tenido que el sector ha sido uno de los que más ha contribuido, junto con textiles, a la conformación del índice inflacionario”, sugirió.

Máximo K.: “Se abrazaron a Guzmán y los dejó tirados, ahora está Cristina poniendo la cara para sacar esto adelante”

Fue en el marco de un acto del PJ que brindó en Escobar, en el cual también apuntó fuerte contra la oposición y el expresidente Mauricio Macri: “Minimizan el daño que le hizo a nuestro país”.

En medio de internas en el Gobierno, el diputado nacional y líder del Partido Justicialista bonaerense, Máximo Kirchner (FdT), encabezó un acto en Escobar en el cual lanzó fuertes críticas a la gestión anterior, puntualmente al expresidente Mauricio Macri, porque “minimizan el daño que le hizo a nuestro país”. Además, disparó contra dirigentes del propio oficialismo que “se abrazaron a Guzmán y los dejó tirados, ahora está Cristina poniendo la cara para sacar esto adelante”. Estuvo acompañado de Ariel Sujarchuk y Cristina Álvarez Rodríguez.

En su alocución, Kirchner agradeció a todos los presentes que “militan en los diferentes espacios que integran el Peronismo en la provincia y en el marco general del Frente de Todos, a la militancia política, sindical, cultural, social, que cada uno lleva adelante todos los días de su vida poniendo tiempo a disposición de un vecino, de un compañero, algo muy poco valorado a veces en nuestra sociedad. Ese tiempo que dedican él o la militante, cualquiera sea su espacio de desarrollo, para tratar de mejorar la calidad de vida de sus vecinos, estar atento cuando algo malo le pasa y necesita una palabra de aliento, un abrazo y saber que no esta solo, en un mundo que siempre nos propone que funcionaria mucho mejor si cerramos el individualismo, uno de los grandes desafíos que tenemos quienes creemos en las herramientas que brinda la política”.

“Es pensar en nos y no en yo, en acostumbrarnos a usar el plural para poder hablar, porque muchas veces terminamos escuchando en la tele que dicen ‘yo haría esto’ y hasta el día de la fecha no vi a nadie poder hacer algo grande para su gente solos”, agregó.

Además, manifestó que “la participación en los ámbitos de discusión es lo que garantiza el menor margen de error a la hora de tomar decisiones de los dirigentes. Si la sociedad no participa, si no se interesa en su propio destino, será muy difícil que algo nos pueda salir bien”, y pidió que “cualquier invitación a desistir que reciban a la desesperanza deséchenla, si algo no los termina de contener generen un nuevo espacio, pero nunca dejen de trabajar y militar para que la sociedad y nuestros barrios puedan mejorar. Siempre es más fácil desilusionarse, es más fácil dejar de seguir”.

“Nuestro país, nuestra patria desde el 9 de diciembre de 2015 entró en un tobogán y no hay argentino que no lo sepa, podrá reconocerlo o no, pero lo sabe. El profundo daño que generó la presidencia de Mauricio Macri, no solo a quienes no lo votaron, sino también a quienes lo votaron es muy profundo y de una gran extensión en el tiempo”, disparó el presidente del PJ bonaerense.

Y siguió: “A veces quieren minimizar desde muchos medios de comunicación, porque está muy que quienes están en JxC, en Cambiemos o no sé como se llaman ahora, cuál es la nueva razón social, minimizan el daño de Macri, lo que llama la atención y nunca dejará de sorprenderme es como minimizan el daño que le hizo Macri a nuestro país. Cuando uno mira el endeudamiento que generó el expresidente Macri es de una carnadura y profundidad pocas veces vista desde la vuelta de la democracia en el país”.

“Entonces, cabe preguntarse ¿qué sería de nuestra Argentina hoy o cómo vivirían miles de vecinos si ese endeudamiento hubiera llegado a la gente?, ¿si se hubiera materializado en escuelas, en pizarrones, en pupitres, en créditos para comerciantes o PyMes, en universidades, en mejorar la calidad y atención de salud pública?, lo importante que es para todo Argentina que pueden contar con medicamentos y atención en un hospital”, cuestionó Kirchner.

En un párrafo aparte, solicitó: “Necesito que muchos militantes y compañeras se informen y preparen para poder gobernar la argentina en el futuro”, porque “la engaña pichanga del 2015 repetían como loros desde los medios de comunicación y como venía del sector privado el expresidente iba a ser un gran gestor del Estado que no iba a ser un político. Pero los que propone salidas políticas para el año que viene son los mismos que propusieron las salidas para el 2015 y el resultado no solo será el mismo que tuvo Macri, sino peor”, y bregó: “Que no nos quiebre la ilusión de un futuro diferente”.

En su discurso, no se olvidó del Fondo Monetario Internacional que “no pueden justificar el monto que dio. Este tipo de cosas ocultadas cuando se habla del estado actual de la economía”, y volvió a apuntar contra la oposición: “Esto demuestra que no quieren discutir porque los sectores de poder en Argentina esos que escuchan en la tele hablando de seriedad de como se administra el estado, del déficit y superávit son los que gobernaron el país entre 2015 y 2019”.

En tanto, recordó que “cuando decidí dejar la conducción de diputados nacionales del FdT en la Cámara, porque no estaba de acuerdo en cómo se habían llevado adelante las negociaciones con el FMI, no lo hice pensando en mi destino personal, no lo hice pensando en falsos protagonismos que construyen grandes frustraciones sino entiendo que podríamos haber hecho la cosas mucho mejor. Cuando lo hice fue con total responsabilidad, nade supo de mi decisión hasta que había conversado con el presidente”.

“Esto, que ha pasado en los últimos días que vaya saber cómo ha sido, pero no comunicándose con el presidente habla de una irresponsabilidad supina, a partir de ahí vi y volví a confirmar la doble vara de los medios de comunicación. Cómo trataron cuando deje la conducción de lo que, por un desacuerdo político, no fui a pedirle al presidente cargos, no fui a pedirle que eche a ningún compañero de la gestión, lo único que quería demostrar es que las negociaciones que llevó adelante el ministro de Economía no eran todo lo bueno que podían ser”, comparó disparando contra Guzmán.

A su vez, señaló que “gobernar no es soplar y hacer botella, no es coser y cantar, pero tenemos claro y aprendimos que la Argentina puede y pudo sacarse al FMI de encima, que pudo recuperar el trabajo y el poder adquisitivo de la gente. A veces quieren plantear una falsa dicotomía entre el peronismo y los comerciantes, y empresarios PyMes”, y agregó: “Hay que volver a construir en la sociedad de que se puede volver a salir adelante”.

“Al FMI lo trajo Macri que anda poniendo cara de ‘yo no fui’, no lo trajo ni el presidente ni la vicepresidenta”, apuntó.

Y cerró: “Escuché a dirigentes importantes de nuestro espacio referirse muy mal y de mala manera a Cristina. Se abrazaron a Guzmán y los dejó tirados, ahora esta Cristina poniendo la cara para sacar esto adelante. ¿A ver cuándo aprenden que dar debates y discusiones internas no significa ponerse del lado de Drácula siempre para tener razón?”.

“Hay que trabajar para recuperar el poder adquisitivo de los trabajadoras y trabajadores de los sectores formales, informales y de la economía popular o llámenle como quieran ¿Saben por qué? porque a veces les quieren hacer creer que si se modifican leyes laborales va a haber más trabajo. Del 2015 a la fecha nuestro pueblo, nuestro ciudadanos y ciudadanas, trabajen en un comercio o sean dueños de un comercio, nuestros arquitectos, nuestros maestros mayor de obras, trabajen en relación de dependencia o no, han perdido más de 15 puntos de poder adquisitivo sin que se hay modificado una sola ley laboral”, cerró su alocución.

Santoro, a favor de Massa en el Gabinete: “Hay personas que le pueden dar más dinamismo a la gestión”

El diputado oficialista opinó sobre el presidente de la Cámara baja al afirmar que puede “aportar” a un Gabinete donde se tomen “decisiones de manera más ágil”.

En medio de la crisis política y económica desatada tras la salida de Martín Guzmán del Ministerio de Economía, el diputado oficialista Leandro Santoro opinó que “haría falta un Gabinete más chico, con gente con más poder, que tenga más control sobre la gestión”.

Al ser consultado sobre si debe haber más cambios en el Gobierno, el porteño expresó que “hay personas que le pueden dar más dinamismo a la gestión y que pueden ayudar a que los problemas se resuelvan más rápido”.

“Se necesita un equipo de gente que pueda estar monitoreando permanentemente lo que está pasando en la sociedad y los mercados, y tomar decisiones de manera ágil”, agregó y, en ese sentido, consideró que el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, “puede aportar a eso”. “Yo lo pondría”, agregó.

En diálogo con radio Futurock, el legislador afirmó que la renuncia de Guzmán “involuntariamente ayudó a empezar a reorganizar las relaciones políticas adentro de nuestra propia coalición”.

Para Santoro, es “indispensable” que el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner limen asperezas, porque “tienen la responsabilidad de ponerse de acuerdo y gestionar juntos”. Sobre la vice, dijo que “debe ser la persona más importante del sistema político argentino. Todo lo que ella dice y hace, hace cambiar el eje de la política nacional”.

En relación a su confesión sobre que le “cayó para el orto” la renuncia de Guzmán, el diputado del Frente de Todos manifestó que “es legítimo” que un ministro renuncie “si siente que su ciclo está terminado, que no le puede aportar más al país”, pero “por otro lado está la forma, cómo la anuncias, en qué contexto, con qué previsiones, porque eso afecta en los mercados y, por ende, en la vida de la gente” generando “incertidumbre, angustia y un impacto en el poder adquisitivo del salario”.

“No tengo una mala opinión de Guzmán, me parece que hizo lo que pudo, cosas que son muy nobles”, señaló, aunque apuntó que “uno de los errores que cometió fue este”. No obstante, aclaró que no quería hacer “un balance de Guzmán por esta última foto”, porque no tiene “una mala valoración” del exfuncionario.

Ritondo: “La herencia de Guzmán a Batakis no es mucho peor que la que ella nos dejó a nosotros en provincia”

El titular del bloque Pro enumeró la “herencia” del exministro y lo acusó de “fracasar el presupuesto”. En suma, exigió la presencia del jefe de Gabinete para “rendir cuentas y que se deje de esconder”, y le pidió al oficialismo: “Basta de relato y sarasa”.

En su alocución, al comienzo de la sesión de la Cámara de Diputados de este martes, el titular del bloque Pro, Cristian Ritondo, criticó al exministro de Economía Martín Guzmán y a la reciente designada Silvina Batakis: “La herencia de Guzmán a Batakis no es mucho peor que la que ella nos dejó a nosotros en provincia”. También lo acusó de ser el responsable del “fracaso del presupuesto”. En suma, exigió la presencia del jefe de Gabinete, Juan Manzur, para “rendir cuentas y que se deje de esconder”, y le pidió al oficialismo: “Basta de relato y sarasa”.

“Nosotros no estamos viendo una foto de este fin de semana, nosotros estamos viendo una película que empezó mucho tiempo atrás, pero que repitió uno de los peores capítulos el 10 de diciembre del 2019 cuando nos prometían que nos traían al joven maravilla que demostró no entender nada de política, pero tampoco nada de economía”, disparó Ritondo.

En esa línea, sostuvo que “sometieron a la Argentina en un caos que se fue profundizando por culpa de un Gobierno perdido, un ministro perdido y en el que las principales figuras, que habían hecho una alianza electoral ganadora, mostraron su fracaso como Gobierno”.

“Es una película porque cuando vino a presentarnos su primer presupuesto nos dijo si nos podía sarasear. ¿Cómo nos iba a decir la vedad? si la verdad era que no teníamos destino y que iba a hacer mierda la Argentina. ¿Cómo nos iba decir la verdad? si no tenía idea de lo que tenía que hacer. ¿Cómo nos iba a decir la verdad? si el presidente mismo después decía que no tenía plan. ¿Cuál era los que nos iba a contar?”, relató el diputado del Pro.

En ese sentido, acusó: “Fue el mismo ministro que hizo fracasar el presupuesto, que no fue la oposición porque durante dos días le estuvimos diciendo que había que modificarlo. Yo presencié de parte del presidente del bloque anterior a su bloque como de otros bloques, sus conversaciones en donde se negaba a modificar ese presupuesto que visto a la luz no tiene nada que ver con lo que pasa en la realidad”.

“Su Gobierno les da la espalda a los problemas, si uno no reconoce los problemas, entonces es muy difícil que encuentren las soluciones”, advirtió Ritondo.

En tanto, lanzó: “La herencia de Guzmán a Batakis no es mucho peor que la que Batakis nos dejó a nosotros en provincia”, y enumeró: “Tiene deuda récord en dólares y en pesos, una brecha del más del 100% con el dólar oficial; atraso cambiario, déficit récord, emisión récord, cepos varios, salarios y jubilaciones por el piso, tarifas atrasadas, distorsión de precios; reservas del banco central comprometidas en negativos; la inflación mas alta de los últimos años; la mayor restricción de importaciones; el menor consumo de carne de la historia; récord de planes sociales; no tiene combustible y 2.084 de riesgo país”.

“¡Ah, pero Guzmán!”, chicaneó el presidente del bloque Pro y pidió que “no se atrevan a decir ¡Ah, pero Macri! nunca más, después de la vergüenza que han hecho estos últimos dos años y medio. La verdad que tendrían que mirar cuando se enfrentan los problemas de raíz, cuando se pone con coraje las cosas sobre la mesa y se lo combate siempre, escondiendo los problemas no los van a solucionar, no pueden hacer lo que hizo el presidente el otro día que nos dijo que estábamos en una crisis de crecimiento y al otro día por WhatsApp y Twitter renunciaba el super ministro Guzmán”.

Y pidió: “Basta de relato y sarasa, mientras ustedes se pelean todos los días más de 3 mil argentinos entran en la pobreza, cierran los negocios, las inversiones se van a otros países, muchos argentinos despiden a sus hijos en Ezeiza, muchos chicos dejan de ir a la escuela. Déjense de pelear y pongan lo que tengan que poner, no tengamos sesiones alejadas de lo que la gente quiere”.

A su vez, exigió la presencia del jefe de Gabinete, Juan Manzur, “a rendir cuentas y que se deje de esconder porque tiene una responsabilidad que cumplir. Que venga a decir a dónde quieren ir”, y sugirió: “No tengan miedo a decir la verdad, porque este Gobierno no la conoce y mucho menos la puede relatar”.

“Llegó el final del populismo porque ha demostrado ser pan duro para hoy y para mañana, no hay más lugar para el relato, la única verdad es la realidad. Espero que, aunque esa parte la recuerden en los homenajes a Perón, no disfracen más la realidad, la pobreza, los índices, no digan más mentiras, va a ser la única forma de salir adelante”, cerró Ritondo.

En el arranque de la sesión, la oposición cuestionó la política económica y las internas del Gobierno

Producto de la situación que se originó en los últimos días a partir de la salida de Martín Guzmán, los jefes de bloques tuvieron cinco minutos cada uno para dar sus opiniones. La defensa del oficialismo.

A tres días de la renuncia del ministro de Economía, Martín Guzmán, el recinto de la Cámara de Diputados volvió a abrirse para la realización de una sesión con proyectos consensuados, pero la crisis en el Gobierno y la situación económica que atraviesa el país fueron las primeras cuestiones que se abordaron.

En una extensa reunión de Labor Parlamentaria que se llevó a cabo previo a la sesión, el oficialismo aceptó el pedido de la oposición para que hubiera cinco minutos por jefe de bloque para dejar una “reflexión” sobre la coyuntura nacional que estalló con el recambio en el Ministerio de Economía, comandado ahora por Silvina Batakis.

La primera oradora fue la diputada del PO-FIT Romina Del Plá, quien aseguró que “estamos frente al fracaso completo del gobierno del Frente de Todos que se ha manifestado en la renuncia del ministro Martín Guzmán. Un fracaso del conjunto del gobierno del Frente de Todos: de la pata albertista, de la pata cristinista, de la pata massista”. Y consideró que “no es otra cosa que el fracaso del acuerdo con el FMI”.

Al recordar la discusión sobre el arreglo con el Fondo en cuanto a “una deuda usuraria y fraudulenta que había que desconocer de plano”, la legisladora de la izquierda mencionó que desde ese sector habían advertido que “nos iba a llevar a un aumento de la pobreza, del ajuste, de la precarización laboral y por supuesto del endeudamiento”.

“Guzmán es nada más y nada menos que el ministro que cerró el acuerdo con el FMI” y “ocurrió lo que anticipamos, la devaluación, inflación, mayor ajuste, incluso un tarifazo que todavía no han podido terminar de armar, pero que se viene inexorablemente”, añadió.

Luego fue el turno del líder de Avanza Libertad, José Luis Espert, quien expresó que “Argentina no solo está atravesando una nueva crisis, sino que es una crisis que se va a profundizar lamentablemente”, y señaló que es “la octava vez en 60 años que el país se encuentra en esta situación”, producto de “ocho planes económicos que terminaron igual”.

“Debería hacernos doler y a la política darnos vergüenza; cada siete años y medio Argentina se prende fuego por malos planes económicos”, dijo el legislador liberal, que opinó que hay que “cambiar tres denominadores comunes” como la sustitución de importaciones, las leyes laborales y además que “tenemos un Estado de un tamaño gigantesco, que no solo no sirve para nada, sino que demuele al sector privado”. “No nos va a ir nunca bien si seguimos discutiendo la Ley de Gravedad. Argentina tiene futuro y ese futuro es liberal”, concluyó.

Nuevamente desde la izquierda, la diputada Myriam Bregman del PTS-FIT sostuvo que “estamos ante las consecuencias previsibles del acuerdo firmado con el FMI”, que se trata de “un acuerdo inflacionario, deliberadamente recesivo y que ata al conjunto de la economía a conseguir dólares”. “El FMI es el FMI, y sigue siendo el FMI, y se lo devoró a Guzmán”, lanzó y criticó que ese acuerdo “se fue construyendo ladrillo a ladrillo en este recinto” con, por ejemplo, el cambio de la fórmula de movilidad o los “presupuestos de ajuste”. “Las cosas van mal porque está todo mal en la economía, porque atarse al FMI significa esto que estamos viviendo hoy”, ratificó.

El jefe del interbloque Provincias Unidas, Luis Di Giacomo, manifestó que “estamos pasando por una situación lamentable en nuestro país”, y que calificaba como lamentable porque “termina siendo perjudicial para todos”. Además, observó que la situación actual se debe a que falta “resolver desde el oficialismo hacia dónde vamos a dirigirnos desde el punto de vista político y económico”.

El diputado de Juntos Somos Río Negro cuestionó a la parte de la oposición -en referencia a Juntos por el Cambio- que “está más ocupada en ver quiénes ocupan distintas grillas de un premio que ya creen que han ganado”. En esa línea, diferenció que “somos mayoría en esta Cámara los que queremos arribar a consensos y estos consensos son absolutamente necesarios para que finalmente podamos resolver temas que están pendientes”.

Le siguió en la lista de oradores el presidente del interbloque Federal, Alejandro “Topo” Rodríguez, quien hizo “un llamado al equilibrio, a la mesura, a la racionalidad en un momento muy delicado para la Argentina”, especialmente para “las familias más humildes, para la clase media trabajadora, para los que en cada rincón de la Argentina la pelean día a día para salir adelante”.

“El problema no es de la política” sino de “los que están soportando desde hace ya varios años los desaciertos, la imprudencia, la soberbia de los que gobiernan alejándose cada vez más”, reflexionó el bonaerense, que remarcó “el quiebre, la ruptura, la confrontación” que hay en la coalición de gobierno. “Se pierde la confianza por la crisis política”, analizó y agregó que “si la coalición de gobierno no se reconcilia con la sociedad es imposible un acuerdo más amplio”, al tiempo que advirtió que tampoco “se puede ir a un acuerdo con un gobierno que está quebrado”.

Por el bloque de La Libertad Avanza no habló su jefe, Javier Milei, sino su compañera de banca Victoria Villarruel, quien opinó que “estamos en un momento de los más graves de los últimos 20 años” con “un Gobierno y una oposición que van a contramano de lo que está sufriendo el pueblo argentino”. Además, cuestionó que se los cita a “tratar proyectos de ley que le interesan solo a pequeños sectores de la sociedad”.

“Eligen evitar discutir una reforma tributaria; eligen atarnos a los países atrasados y dictatoriales del mundo; eligen seguir destruyendo la seguridad jurídica, sin la que hay posibilidad alguna de crecimiento”, enumeró la porteña y sumó que “nadie se hace responsable de este desmadre, del socavamiento de las instituciones y de la falta de futuro para nuestro pueblo”.

Juntos por el Cambio encendió más la mecha

En el arranque de los discursos de Juntos por el Cambio, el porteño Ricardo López Murphy sostuvo que “estamos viviendo los albores de una gravísima crisis” que “se asocia a cuatro cosas muy básicas” como “la falta de gobernanza en la coalición oficialista; un mal diagnóstico y una pésima ejecución de las políticas que han diseñado; ideas profundamente equivocadas, como que el déficit no genera inflación o que la deuda en pesos no cuenta y podían emitir lo que quisiera; y que carecen de la más elemental credibilidad”. En su discurso llamó a “volver a la sensatez en materia económica”.

A su turno, la diputada de Encuentro Federal Margarita Stolbizer aseveró que “la política es la responsable de ordenar o desordenar la vida nacional, en general, y en particular la economía”, pero “tenemos un Gobierno que ha perdido prácticamente su credibilidad y no puede llevar adelante una política pública”. “Para ordenar un sistema económico lo primero que hay que ordenar es el Gobierno”, expresó y adhirió a los “llamados a la cordura y responsabilidad que se han hecho”.

Enfático, encendió la mecha el jefe del bloque de la Coalición Cívica, Juan Manuel López, quien observó que “tenemos un presidente de la Nación sin entidad política y con leve, casi nula, entidad institucional y eso nos preocupa a todos”. También fue lapidario con Martín Guzmán, al calificarlo como “un oportunista, descarado, escandaloso, que se fue en este momento solo porque no se quiere hacer cargo de lo que va a pasar en pocos días, de que su modelo fracasó”. Y también se despachó contra Silvina Batakis: “Si tenemos suerte va ser una almacenera, si tenemos mucha suerte va a ser una buena almacenera”.

Por el bloque Evolución Radical, el cordobés Rodrigo de Loredo aclaró que “la oposición no está para cogobernar, para dar nombres de funcionarios u opinar sobre Gabinetes”, pero “si necesitan de nosotros para validar políticas públicas que insinúen una senda de solución a los problemas que nos aquejan, van a contar con nosotros”.

“¡Estamos para tirar un vaso de agua al incendio que ustedes provocaron, ya suficiente con la nafta que ustedes se encargan de tirarle día a día a la Argentina!”, lanzó y afirmó que son una oposición “leal” a “las instituciones de la República y no nos interesa, ni se nos ocurre, construir ni cimentar un triunfo electoral de las cenizas de un país en ruinas que hayan dejado ustedes por internas intempestivas y furiosas”.

Avanzados los discursos, el jefe de la UCR, Mario Negri, arrancó: “Tengan la tranquilidad que nosotros no empujamos a nadie. En otros tiempos nos empujaron a nosotros. Pero podemos decirles fraternalmente: no se empujen entre ustedes, porque la sociedad argentina va a terminar en un abismo”. “Estamos frente a un presidente débil, un Gobierno débil, pero que además en los últimos 30 días han triturado de una manera casi irresponsable, ineficaz, la confianza de la sociedad. Y han subido al máximo la incertidumbre”, advirtió.

En nombre del bloque Pro, el santafesino Luciano Laspina afirmó que se está ante “una situación extremadamente delicada” producto de “una crisis de solvencia” que se generó por el “descalabro fiscal que se ha generado en estos dos últimos años”. En ese sentido, repasó que, durante esta gestión, la deuda en pesos pasó de “900 mil millones a 8 billones de pesos”; y la deuda del Banco Central “trepó en 40 mil millones de dólares”. Asimismo, “el déficit fiscal volvió a niveles que no se veían desde 2015, destruyendo todo el esfuerzo que se había hecho en los años previos”.

“El ministro se fue no solo dejando una bomba, sino dejando una bomba en pleno proceso de estallido, lo cual es mucho más criticable, y esa es la herencia con la que ahora tiene que lidiar el nuevo equipo económico”, cuestionó el economista. También opinó que “la crisis política es el síntoma, no es la razón de la crisis”, sino que se trata de que “estamos asistiendo al final de un ciclo de populismo que lleva 20 años”.

Muy crítico de Guzmán, el presidente del Pro, Cristian Ritondo, dijo que “nosotros no estamos viendo una foto de este fin de semana, nosotros estamos viendo una película que empezó mucho tiempo atrás, pero que repitió uno de los peores capítulos el 10 de diciembre del 2019 cuando nos prometían que nos traían al joven maravilla que demostró no entender nada de política, pero tampoco nada de economía”. Y tampoco ahorró cuestionamientos a la flamante ministra: “La herencia de Guzmán a Batakis no es mucho peor que la que ella nos dejó a nosotros en provincia”. 

La defensa del oficialismo

Antes de la palabra del jefe del Frente de Todos, hablaron en el recinto dos diputadas del oficialismo. Una de ellas fue Rosana Bertone, quien aseguró que en comparación con la crisis de 2001 “hoy las provincias argentinas no tienen ni cerca esa realidad”, y enumeró que hay “pleno empleo, crecimiento industrial, actividad en el turismo, vuelos llenos”. “Esa es la realidad de Tierra del Fuego y me atrevo a decir que también de las provincias de la Patagonia”, sumó.

En tanto, la entrerriana Blanca Osuna subrayó que el Gobierno recibió “una crisis de doble herencia, de la herencia amarilla y la pandemia sobreviniente, de la deuda atroz”. Y salió al cruce de discursos en los que se criticó la política educativa: “Si hay algo que el macrismo destruyó absolutamente fue el sistema educativo”. “En cada uno de sus días dio la espalda a necesidades básicas y derechos fundamentales”, criticó a la gestión de Cambiemos y, tras reconocer que “hay problemas” y “el desafío de nuestro Gobierno es encararlos”, rechazó el “cinismo manifiesto” de Juntos por el Cambio.

Finalmente, Germán Martínez sostuvo que “hay desde hace un tiempo largo en la Argentina un plan sistemático para que los argentinos y las argentinas bajen los brazos. Y los sectores opositores, junto a aquellos sectores más concentrados de la vida económica argentina, tienen un plan absolutamente en tándem”. “No está todo mal en la Argentina, y tenemos la obligación de que se vea el vaso completo. Acá hay algunos que quieren que solo se vea lo que falta”, dijo el santafesino.

López Murphy cuestionó al oficialismo porque “en vez de resolver los problemas, vienen a agravarlos”

“Si hay algún ejemplo de incompetencia extrema es este”, lanzó el diputado opositor sobre la designación de Silvina Batakis al frente del Ministerio de Economía. Además, consideró que “el presidente fue dominado en deshabillé con un tweet”.

El diputado nacional y economista Ricardo López Murphy (Republicanos Unidos) se refirió a la renuncia de Martín Guzmán y su reemplazo por Silvina Batakis en el Ministerio de Economía y apuntó a la “ineptitud” del Gobierno porque “en vez de resolver los problemas, vienen a agravarlos”. Además, consideró que “el presidente fue dominado en deshabillé con un tweet”.

“Ahora tendrá que responder qué va a hacer con el descalabro fiscal y monetario, con la deuda interna y externa, con los subsidios al gas, con el presupuesto del 2023, la emisión descontrolada, la política cambiaria y el cepo a las importaciones que va a paralizar la actividad productiva”, enumeró el diputado en diálogo por CNN Radio en referencia a Batakis y señaló que “el irrealismo en esos temas no puede seguir”.

En el terreno de las conjeturas, consideró que “si Batakis viene a aplicar medidas en línea con las que reclama el ala dura del gobierno, entraríamos en una dimensión desconocida”.

“Mal o bien se había alcanzado un acuerdo con el FMI, con los organismos internacionales y con el Club de París, mantener ordenado eso y ordenar la macro interna están vinculados, pero todo va en el sentido de desordenar más lo que ya está desordenado, con incapacidad para usar nuestros recursos”, señaló López Murphy y sumó: “Si hay algún ejemplo de incompetencia extrema es este. En vez de resolver los problemas vienen a agravarlos”.

Además, consideró que en la posición de Alberto Fernández “hay un deterioro que comenzó desde el tweet inicial”. En este sentido, expresó: “El presidente fue dominado en deshabillé con un tweet”.

Por último, advirtió que “hoy tenemos circunstancias excepcionalmente favorables por la guerra y van a chocar la calesita en el mejor contexto internacional que nos pueden ofrecer”. “Están viendo cómo errar frente a un arco desguarnecido”, graficó y anticipó: “Nos esperan horas amargas”.

Germán Martínez afirmó que “hay un fuerte consenso interno alrededor de la designación de Silvina Batakis”

Además, el jefe del bloque oficialista en Diputados disparó contra JxC: “La oposición tiene adelantado el reloj, está mirando allá el 2023 y no hay 2023 si no tenemos la capacidad de generar expectativas, sueños y un futuro mejor en el 2022”.

El jefe del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos (FdT), Germán Martínez, afirmó que la designada ministra de Economía, Silvina Batakis, “llega con un fuerte consenso interno” y bregó para que “su llegada marque una nueva etapa alrededor de estos tres grandes objetivos que nos señaló el presidente que son el crecimiento de la actividad económica, la generación de nuevos puestos de trabajo y la mejora de los ingresos de los argentinos”. Por otro lado, disparó contra JxC: “La oposición tiene adelantado el reloj, está mirando allá el 2023”.

En declaraciones a la AM 870, Martínez expresó que espera que la llegada de Batakis “marque una nueva etapa alrededor del crecimiento económico, generación de puestos de trabajo y mejora en los ingresos de los argentinos”.

Por otro lado, sostuvo que le sorprendió la renuncia del ministro de Economía Martín Guzmán, a pesar de que “había compañeros que tenían una mirada crítica sobre la gestión, pero la gestualidad del presidente en tantos momentos ratificando su permanencia en el gobierno me daba idea de que en algún momento si se daba la salida de Martín iba a ser por decisión exclusiva del presidente”.

“Me parece que lo que se vio el sábado me sorprendió, yo soy medio antiguo, considero que tanto las renuncias como las incorporaciones, las decide el presidente. Si alguien en algún momento siente que tiene agotado el ciclo en alguna gestión, lo que tiene que hacer es poner a consideración la renuncia al presidente, sin estridencias, y que se él marque el cuándo y el cómo”, opinó el titular del bloque oficialista en Diputados.

Y lamentó que “no se dio así”, pero señaló: “Me quedo con la fotografía final del fin de semana que es la llegada de Silvina Batakis el fuerte consenso interno que se generó alrededor de su figura, siendo que referentes de nuestro espacio político, gobernadores, intendentes, movimientos obreros, han salido a respaldarla”, y bregó para que su llegada “marque una nueva etapa alrededor de estos tres grandes objetivos que nos marcó el presidente que son el crecimiento de la actividad económica, la generación de nuevos puestos de trabajo y la mejora de los ingresos de los argentinos”,

Por otro lado, se refirió a la sesión de este martes: “Nosotros venimos desarrollando una agenda muy interesante en la Cámara de Diputados”, y expresó: “Queremos avanzar con la promoción a la inversión de la industria automotriz”, al cual calificó como un “proyecto importante” y destacó que genera “ingresos de dólares para inversión, sustitución de importaciones para el sector autopartista y creación de puestos de trabajo”.

“También si podemos vamos a avanzar en la media sanción de un proyecto de fomento de la bio y nano tecnología, que le da al país una perspectiva interesante en lo que es uno de los tres grandes sectores que tiene el desarrollo argentino del próximo tiempo, la energía, alimentos y el tercer gran sector son los recursos humanos. El talento argentino que tenemos es muy capacitado que nos permite transformar básicamente todos los recursos naturales con los que cuenta la Argentina, en proceso de industrialización y empleo. Es una agenda interesante”, destacó Martínez.

En otra línea, ponderó: “Aprobamos el Alivio Fiscal para monotributistas, un tema importante que va en el tercer eje de lo que planteo que tiene que ver con los ingresos de los argentinos”.

“En temas que no tienen que ver estrictamente con la economía argentina, como la nueva Ley de VIH, hacía una década y media que las organizaciones vinculadas a la temática venían trabajando el proyecto que perdió estado parlamentario 3 veces y nosotros lo pudimos aprobar en un corto tiempo”, sumó.

A su vez, remarcó que “hay que poner toda la energía en solucionar los problemas de los argentinos, hay que poner toda la fuerza política en este 2022”, y disparó contra la oposición de JxC porque “tiene adelantado el reloj, está mirando allá el 2023 y no hay 2023 si no tenemos la capacidad de generar expectativas, sueños y un futuro mejor en el 2022”.

Por último, al ser consultado por el proyecto de Salario Básico Universal expresó: “Fui uno de los diputados que acompañó el proyecto, estoy dispuesto a poder debatir y analizar cualquier política publica que tienda a mejorar lo ingresos. No soy un enamorado de las herramientas concretas, esa puede ser una, puede haber otra. La mejora de los ingresos es un eje central en el debate político económico dentro de nuestro espacio y de este gobierno de la coalición Frente de Todos”.

“A Alberto Fernández le están quedando pocos propios en el Gobierno”, sostuvo Cobos

Además, el diputado radical aseguró que “Silvina Batakis no es una figura con peso político”. Por otro lado, de cara a las elecciones 2023, expresó: “Vemos con preocupación recibir un país que este diezmado, no es lo conveniente”.

En medio de una crisis interna oficialista tras la renuncia del ministro de Economía, Martín Guzmán, el fin de semana, y ante la designación para su reemplazo de Silvina Batakis, el diputado nacional Julio Cobos (UCR – Mendoza) hizo un análisis del contexto político en el país y sostuvo que “A Alberto Fernández le están quedando pocos propios en el Gobierno”. También, consideró que la nueva titular de la cartera de Economía “no es una figura con peso político”, y expresó preocupación por “recibir un país que este diezmando” de acara a las elecciones 2023.

“Vivimos un fin de semana de mucha zozobra e incertidumbre porque el tema de la economía argentina está afectando mucho a la sociedad y se traduce en pobreza, desempleo, en falta de inversiones. Vivimos un fin de semana muy movido”, describió el radical en declaraciones a radio Delta FM 90.3.

Por consiguiente, sostuvo: “El discurso de Cristina (Kirchner) que ya se transforman en payadas. El presidente y la vicepresidenta, uno diciéndole sobre la lapicera, la otra contestándole y quedó opacado este acto con la renuncia intempestiva de Guzmán, sin conocimiento ni de la vicepresidenta, ni del presidente, al cual le debía informar y el eventual o postergado jefe de Gabinete o ministro de Economía, Sergio Massa, que tampoco estaba enterado del tema”.

“Ya estaba como anunciado, el anterior había sido Matías Kulfas que había sido apuntado dentro de las críticas de los ‘funcionarios que no funcionan’ por parte de la vicepresidenta y seguro que el número puesto iba a ser Guzmán y prefirió hacerlo en el medio del acto. Eso fue un mensaje”, manifestó el vicepresidente tercero de Diputados.

En esa línea, advirtió que “a Alberto Fernández le están quedando pocos propios en el Gobierno”.

“Nosotros no especulamos con esto porque el Gobierno, al no estar haciendo bien las cosas, esta pelea política quedamos, al menos, salpicados y la insatisfacción de la gente definitivamente es por la política, por acción o por omisión, porque la gente te pregunta ‘¿qué pueden hacer ustedes?’ y uno sabe las limitaciones que tenemos. Desde el Congreso, en Diputados o desde el Senado, que por ahí conseguimos una mayoría circunstancial y al otro día se nos caen como hojas de otoño los números para los proyectos. Es difícil”, expresó Cobos.

Respecto a las posibilidades de ganar en las elecciones 2023, opinó: “Si un Gobierno hace bien las cosas y uno se constituye en alternativa, más exigencia para la alternativa de tratar de pulir su propuesta, de enamorar, de ganar la simpatía de la gente”, pero consideró que “también para nosotros vemos con preocupación recibir un país que este diezmado eso también nos hace pensar que no es lo conveniente”.

“Ojalá que el Gobierno se encauce y que trate de calmar los ánimos porque un 80% de lo que está sucediendo es por la crisis política”, rezó el diputado mendocino y resaltó: “Guzmán, que no es de mi simpatía, ¿cuánto tiempo estuvo dando vuelta con el FMI por problemas internos porque no se ponían de acuerdo? Nosotros fuimos como un salvavidas, pero nos constó muchísimo pergeñar la forma de autorizar el acuerdo con el Fondo, pero ahí hizo mucho esfuerzo del ministro”.

Por otro lado, al ser consultado por la designación de Batakis al frente del Ministerio de Economía, expresó. “El próximo ministro de Economía tiene que tener peso político suficiente para generar certidumbre y buenas expectativas, Silvina Batakis no es una figura con peso político”.

“Me parece bueno que haya un recambio, pero quizás con una figura como Massa que busque equilibro y con peso político es una manera de manejar el Ministerio, que de una impronta o refundación. Hubiese sido bueno, pero las decisiones son del presidente”, cerró.

Milei: “Sin sustento político fracasa hasta Gardel”

Las definiciones del líder de La Libertad Avanza tras la designación de Silvina Batakis al frente de Economía.

En una serie de tuits, el diputado nacional Javier Milei analizó la crisi económica complementada por la búsqueda de un sucesor para Martín Guzmán señalando que “ante el desequilibrio macro y financiero se requiere de un ministro competente y con coraje para soportar que su nombre pase a la historia de modo horrible”.

“Esto es así, porque cuando la casta tenga que ajustar no lo hará y todo volará por los aires”, estimó el líder de La Libertad Avanza.

Para Milei, “la clave para que un programa de estabilización sea exitoso es que sea creíble. Sin embargo, para que ello suceda el mismo debe ser consistente y quien lo anuncia debe tener reputación y respaldo político”. Y agregó: “Ante un presidente mentiroso y la mala reputación K, esto no lo para ni Gardel”.

El hilo de tuits fue titulado por Javier Milei así: “Celestino Rodrigo se busca”, y agregó: “Dada la pésima reputación de los K, ni la consistencia y reputación que podrían dar Friedman, Mises, Hayek, Rothbard, R. Lucas (Jr.), entre otros, podrán estabilizar la economía. Además, cuando haya que lograr la consistencia, la casta hará lo posible para que ajuste el privado”.

“Lo fundamental es entender es que si bien hay solución y esperanza de un país mejor, la casta política (oficialismo y oposición) no está dispuesta a hacer nada de lo que hay que hacer. El mayor problema es que la solución, al menos hoy, está en manos del problema (toda la casta)”.

Agregó Milei como “nota de color” lo siguiente: “Domingo Cavallo, evaluado en su paso como ministro de Economía de Carlos Menem, califica como el mejor de la historia. Juzgado por su acción con Fernando de la Rúa ha sido castigado por gran parte de la sociedad. Sin sustento político fracasa hasta Carlos Gardel…”.

Y concluyó: “Si a la falta de sustento político sumás que ponés a los peores jugadores los resultados serán peores… Y si además, la casta tratará de mantener el mismo tamaño de porciones en una torta que se achica… van a destruir al sector privado que vive honestamente de su trabajo…”.

Qué opinaron los legisladores sobre la nueva ministra de Economía

Desde la oposición cuestionaron el nombre de la elegida para reemplazar a Martín Guzmán y la forma como llega al cargo.

No cayó bien en los legisladores de la oposición el nombre de la figura elegida para suceder a Martín Guzmán al frente del Palacio de Hacienda.

El jefe del bloque radical de la Cámara baja, Mario Negri, sostuvo que “la crisis se devora minuto a minuto la autoridad presidencial. Cristina le impuso a Alberto la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis (iba a ser ministra de Scioli si ganaba en 2015), que responde al kirchnerismo. Cuesta creer que la lógica del poder loteado tenga resultados”.

Su correligionaria Karina Banfi escribió por su parte: “Luego de proponerle a medio mundo el Ministerio de Economía, Cristina impuso la que ella quiere: Silvina Batakis, última ministra de Scioli, autora de la quita de los fondos a la CABA. Cristina ganó, perdió la Argentina”.

Desde la Coalición Cívica, la diputada Mónica Frade no tuvo contemplaciones con Batakis: la definió como “la que fundió la provincia de Buenos Aires. Irresponsables”.

Desde la Legislatura porteña, Ramiro Marra, del partido de Javier Milei, ironizó diciendo que “Batakis está por poner un nuevo impuesto como primer medida, tengo miedo que sea a twittear”.

Por su parte, el presidente del bloque Pro de Diputados, Cristian Ritondo, considera que “ganó Cristina. Eligió a una candidata que parece más militante que ministra. Con experiencia en la Provincia de 2011 a 2015, un historial para el olvido. Tuvieron la oportunidad de mejorar y terminaron profundizando este modelo agotado”.

A su vez, el legislador porteño Gabriel Solano sostuvo que “poner a Silvia Batakis de ministra es una declaración de default político. Es el resultado de un vacío político fenomenal. Alberto Fernández es guitarrista pero está más cerca del arpa”.

El diputado Javier Milei se preguntó: “¿Tenés alguna duda sobre que Batakis es parte del problema y no de la solución? Aquí te dejo un tweet del 24/12/2019 en el que repite el modelo de la casta política que nos empobrece… ¿Qué puede salir mal? TODO”.

Y completó: “PD: obviamente los que la defienden son parte del problema”.

El radical Sebastián Salvador señaló que “la designación de Batakis demuestra que nada va a cambiar, solo profundizan un modelo que atrasa y genera más pobreza. Kirchnerismo en estado puro”.

“Caída libre. Los argentinos rehenes de una interna despiadada. A la espera de un llamado de Alberto Fernández a Cristina Kirchner para que alguien se haga cargo de la cartera económica. #vergüenza”, tuiteó por su parte el senador nacional Luis Naidenoff.

El exdiputado nacional Luis Petri detalló qué decía la nueva ministra de Economía en 2019 y lo contrastó con la realidad actual.

Otro radical mendocino, Julio Cobos señaló que “con la designación de Silvina Batakis al frente del Ministerio en remplazo de Martín Guzmán, queda claro que la economía queda el 100% en manos de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner”.

Para Mayans, es necesario “bajar todos los desencuentros en el FdT”

El jefe del oficialismo en el Senado advirtió sobre el reemplazante de Guzmán que “no se trata de nombres”, sino de medidas para resolver los problemas existentes.

El presidente del bloque de senadores nacionales del Frente de Todos, José Mayans, consideró este domingo necesario bajar “todos los desencuentros” en la coalición de gobierno y opinó que el nombre de quien reemplace al renunciante y ahora ex ministro de Economía, Martín Guzmán, debe conocerse esta noche más tardar, para llevar tranquilidad a la población.

“Ahora, es necesario bajar todos los desencuentros”, señaló Mayans, en declaraciones radiales, y remarcó que, en el contexto actual, “lo más importante son las personas, es el sufrimiento de la gente”. Reconoció, además, que la situación actual es “altamente compleja”,  con cuestiones como la inflación, el pago de la deuda heredada y la recuperación económica.

El formoseño insistió con que, en el interior del FdT, se comience “a hablar para ver cómo resolver estos temas”, durante una entrevista concedida a la emisora Futuröck.

Consultado sobre si el reemplazante de Guzmán debe contar con el respaldo de todos los sectores internos del frente, respondió: “Obviamente que va ser complejo si no tiene el respaldo”. Pero aclaró que “acá, no se trata de nombres, se trata de medidas para resolver los problemas existentes”.

También, opinó que la designación del reemplazante de Guzmán “tiene que ser temprano, esta noche” y se la debe “comunicar al pueblo argentino, para que las cosas se normalicen”.

Cuando se le pidió una estimación sobre el eventual comportamiento de los mercados mañana lunes, dijo que “hay que dar una respuesta para que, como se dice, no se asusten y no haya problemas en las variantes de cotización del sistema”.

E insistió en que el nombramiento tiene que ser “temprano, antes de que operen los mercados”.

Respecto a las diferencias que pudieron haber incidido para la renuncia del funcionario, Mayans admitió que las distancias se profundizaron, entre Martín Guzmán y el espacio que lidera la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la deuda externa. Y añadió que también hubo disidencias por parte de los gobernadores con la Cartera Económica por esa cuestión.

Juntos por el Cambio exige responsabilidad al Gobierno nacional

A través de un comunicado, la principal oposición advirtió por “la ausencia total de dirección económica” y pidió llevar “certidumbre” y “confianza” a la gente.

En un muy crítico informe, la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio sentó su posición este domingo, frente a la grave crisis de Gobierno que desató la renuncia del ministro de Economía, Martín Guzmán. “El país y los argentinos, en especial las clases medias y bajas, están sometidos a un creciente deterioro económico y social por causa de las disputas internas del oficialismo, la inflación en aumento, la falta de insumos y combustibles que afectan a la producción, la inseguridad creciente y la tragedia educativa, entre otros problemas urgentes que requieren de un plan y decisión que hasta el momento el oficialismo no tuvo”, expresa el comunicado.

Agregan que “a todo eso se suma la renuncia del ministro Martín Guzmán y la ausencia total de dirección económica”.

Así las cosas, JxC exige al Frente de Todos “la máxima responsabilidad institucional y seriedad democrática, el cese en las peleas internas y poner todo el esfuerzo en resolver los problemas de los argentinos”.

“Es imprescindible llevar certidumbre y construir un piso mínimo de confianza. La lucha abierta no hace más que aumentar la angustia social, que está llegando a niveles desconocidos, y destruir nuestras oportunidades”, alertaron desde Juntos por el Cambio.

A juicio de la principal oposición, “son tiempos de templanza para todas las fuerzas políticas, sociales y económicas del país”.

El comunicado  habla de “la disgregación y atomización del Gobierno nacional”, ante lo cual desde Juntos por el Cambio reafirman “la consistencia y unidad a través de nuestros bloques legislativos y el trabajo de los equipos técnicos para planificar políticas alternativas que devuelvan al país a una senda de estabilidad y progreso”.

Las referencias al Congreso que Guzmán hizo en su despedida

En su extensa carta de dimisión dirigida al presidente de la Nación, el exministro se refirió a las leyes aprobadas y dejó su agradecimiento a los legisladores.

En su carta de 7 hojas dirigida al presidente de la Nación, Martín Guzmán tuvo varias referencias al papel del Congreso de la Nación. En primer lugar, recordó que “a pocos días de asumir, presentamos al Honorable Congreso de la Nación el proyecto de Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que fue el primer paso de muchos más para fortalecer el sistema tributario argentino, dándole mayor progresividad y aliñando la carga tributaria con la necesidad de tener una economía más competitiva, dinámica y con equidad federal. La reforma del Impuesto sobre los Bienes Personales, un nuevo esquema para el impuesto a las Ganancias de las Sociedades y la revisión de la estructura de alícuotas de los derechos de exportación son solo algunos de los hitos de esta importante tarea”.

Luego destacó que por una ley que se impulsó durante su gestión, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional debió tener tratamiento legislativo. “Por la nueva legislación que nuestro propio gobierno había propuesto, por primera vez en la historia un acuerdo con el FMI tuvo que ser sometido a la consideración del Congreso de la Nación para su aprobación, que finalmente ocurrió con 80% de votos afirmativos. Más allá de las incertidumbres que generaron las divisiones en el Congreso, este proceso constituyó un paso histórico hacia adelante para nuestra República”, expresó.

Por último, agradeció a “las y los legisladores nacionales de las distintas fuerzas políticas que apoyaron más de 15 proyectos de ley promovidos por el Ministerio de Economía bajo mi conducción que fueron tratados en el Congreso de la Nación”.

Mayans: “Si el próximo ministro de Economía no tiene el respaldo del FdT, va a ser complejo”

“Antes que el lunes abran los mercados, hay que comunicarle temprano al pueblo argentino quién será el ministro para que las cosas se tranquilicen”, señaló el jefe del interbloque oficialista del Senado.

El jefe del interbloque de senadores del Frente de Todos, José Mayans, se refirió a la sorpresiva renuncia de Martín Guzmán y a la designación del próximo ministro de Economía al manifestar que “va a ser complejo si no tiene el respaldo de todo el Frente de Todos”.

“Hay que bajar todos los desencuentros. Yo si fuera Alberto la llamaría a Cristina sin ningún problema, pero es una cuestión del presidente si lo hace o no. Lo más importante es que la gente no reciba el impacto de todo esto que está pasando. Va a ser complejo para el próximo ministro de Economía próximo si no tiene el respaldo de todo el Frente de Todos”, aseguró el legislador de Formosa en una entrevista con el programa “¿Cómo la ves?”, que conduce Gabriel Sued y se emite por Futuröck.

El senador nacional opinó que “tiene que ser inmediato el nombramiento del próximo ministro de Economía”. “Antes que el lunes abran los mercados, hay que comunicarle temprano al pueblo argentino quién será el ministro para que las cosas se tranquilicen”, destacó Mayans al referirse al impacto que pueda tener la designación del nuevo titular del Palacio de Hacienda sobre el mercado cambiario.

Al hacer un análisis de la administración de Guzmán al frente del Ministerio de Economía, Mayans sostuvo que “llevó adelante una gestión muy difícil por la deuda”, y que esa situación “creó una división y un desencuentro en el Frente de Todos, incluso en la votación del acuerdo con el FMI”. “Una vez que se arregló el tema de la deuda, el problema más grave que tenemos es la base monetaria que quedó en el Banco Central”, concluyó el senador formoseño.

El presidente perdió la pieza que se negaba a ceder; ¿y ahora?

Otro acto de Cristina Kirchner con referencias directas a una gestión que no deja de cuestionar, y una nueva renuncia de peso en el Gabinete. Aunque esta vez durante el propio desarrollo del discurso de la vicepresidenta. Incertidumbre plena en el peor momento de Alberto.

Por José Angel Di Mauro

El 13 de enero de 1974 fue una jornada inolvidable. Ese día se corrió en el autódromo de Buenos Aires la primera fecha del Campeonato Mundial de Fórmula 1 de ese año y de manera impensada Carlos Alberto Reutemann estuvo a media vuelta de ganar. El final es bien recordado: se quedó sin nafta.

Viendo que punteaba la carrera, el presidente Juan Domingo Perón había viajado en helicóptero desde Olivos hasta el autódromo, para ser quien le entregara el trofeo. No pudo hacerlo, pero el piloto argentino subió al palco para saludarlo. Perón estrechó en un abrazo al desilusionado pero sonriente ídolo naciente; luego buscó en sus bolsillos y tuvo un breve diálogo con Reutemann: “Mire pibe, no tengo otra cosa para entregarle. Es la lapicera que tengo”, le dijo.

El General moriría 169 días más tarde. 17 años después, Reutemann uso la lapicera del General para firmar el acta de asunción como gobernador de Santa Fe. Días después de esa recordada carrera que estuvo a punto de ganar en Buenos Aires, Lole había vuelto a ver a Perón, en el marco de la firma de un acuerdo para que YPF apoyara al piloto argentino. El Presidente le dijo: “Para que no se quede sin nafta”.

“El poder no pasa por la lapicera, sino por quien tiene el poder de convencer. Perón nunca necesitó de una lapicera”, señaló el presidente Alberto Fernández el viernes en la CGT, precisamente en el acto de conmemoración del 48° aniversario de la muerte de Perón. La pregunta que todos se hacen es cuánta nafta le queda al Presidente.

El insólito ida y vuelta que se da entre un mandatario y su vice que ahora solo se hablan a través de los actos públicos, continuó al día siguiente en el acto de Cristina Kirchner en Ensenada, también por los 48 años de la muerte de Perón. Ahí la exmandataria le contestó al Presidente remontándose en la historia. Recordó que cuando el General “cazó la lapicera” en la Secretaría de Previsión “no la largó más. Cazó la lapicera y entró a firmar”.

Cristina Kirchner en el acto realizado este sábado en Ensenada.

Y enumeró las cosas que “firmó” Perón desde esa dependencia: el Estatuto del peón Rural, el aguinaldo, las vacaciones, las asociaciones profesionales, fundó la Justicia del trabajo… “Se la pasó firmando, firmando y firmando”. Y ante un auditorio cuyas presencias expresaban dónde radica el verdadero poder en el seno del Frente de Todos, la vicepresidenta cerró: “Creo que es importante que entendamos la mecánica de la construcción del poder en el peronismo, y por qué fue tan atacado. Porque usaba la lapicera en función del pueblo. Por eso lo atacaron”.

Mientras Cristina Kirchner le daba una lección pública de peronismo al Presidente, Martín Guzmán anunciaba su renuncia. De manera no menos insólita, pues lo hizo él mismo a través de las redes sociales. Publicando su carta de renuncia dirigida al Presidente de la Nación, en la que recordaba haberle dicho en su primera charla que su objetivo era “tranquilizar la economía”. Y admitía que podía ser que “a varios ese concepto no les genere demasiado entusiasmo, pero a mí siempre me pareció (y me parece) que tranquilizar la economía constituiría una verdadera épica”. Se fue sin haberlo conseguido.

Martín Guzmán dejó el cargo y lo anunció en las redes sociales.

Sobre el final de la carta, Guzmán le recomienda al Presidente que quien él elija para sucederlo “tome las riendas del ministerio”, advirtiendo que “será primordial que trabaje en un acuerdo político dentro de la coalición gobernante para que quien me reemplace, que tendrá por delante esta alta responsabilidad, cuente con el manejo centralizado de los instrumentos de política macroeconómica necesarios para consolidar los avances descriptos y hacer frente a los desafíos por delante”. Cosas que él no tuvo.

La carta tiene una extensión de siete páginas. Claramente no la redactó este sábado; más bien cuando asistió al acto del Presidente en la CGT el viernes ya sabía que esa sería su última aparición pública como ministro. Y eligió el momento para difundirla como una sutil venganza para con quien lo viene vapuleando desde hace meses.

Si hubiera renunciado un día después, habría sido tomado como el desplazamiento de otro ministro tras un discurso de la vicepresidenta. Si lo hacía antes, en su mensaje Cristina podría haber condicionado más la elección del sucesor. De la manera como sucedió, al menos Guzmán se garantizó restarle centralidad a quien tanto hizo por su renuncia.

El ahora exministro había puesto en marcha los aumentos de tarifas amparados en una segmentación ponía en duda la efectividad de la medida, pero cuya difusión llevaba al menos dos semanas de atraso. Los últimos días había hecho trascender Guzmán que quería el desplazamiento de los funcionarios de Energía que responden a la vicepresidenta, con la vaga esperanza de que esta vez el Presidente respaldara esa medida. Transcurrió otra semana sin que eso sucediera y entonces el jefe del Palacio de Hacienda tomó la decisión que debió haber adoptado cuando a fines de abril de 2021 no pudo echar a Federico Basualdo de la Subsecretaría de Energía Eléctrica.

Previsiblemente la salida de Guzmán fue recibida con beneplácito desde el kirchnerismo. La legisladora porteña Lorena Pokoik, de La Cámpora, no tuvo empacho en publicar en las redes sociales una foto de Cristina Kirchner en el acto en Ensenada con este texto: “Mueve la reina y jaque mate! Renunció @Martin_M_Guzman”.

https://twitter.com/lpokoik/status/1543340233726509057?s=20&t=f66v0XUcEgRSN3H4lHB3xQ

La duda persistente este fin de semana radica en si el final del juego se limita al ministro saliente o alcanza al Presidente, cuya autoridad vuelve a ser una vez más limada. Ya se admitía en el gobierno que el Presidente estaba dispuesto a ceder todo menos a Guzmán, pues eso implicaría su pérdida total de poder.

Alberto Fernández ha dicho una y otra vez que bajo ningún punto de vista está dispuesto a renunciar. Ante allegados, esas cosas no se hablan públicamente. Siempre se pensó también que su vicepresidenta tampoco tiene intenciones de hacerse cargo de esta papa caliente. Este fin de semana había quienes ya lo ponían en duda. Con el mismo criterio de los que no la imaginan candidata presidencial el año que viene, sino candidata a senadora, pues una derrota por la primera magistratura la dejaría en el llano y sin fueros. Pero atento a las circunstancias y el avance de las causas judiciales que ella pensaba que quien eligió para encabezar la fórmula se encargaría de resolver y no hizo, tal vez no sería una mala opción sucederlo ahora.

“Respeto con esta mujer. Si el peronismo gobierna el país es por la decisión de esta mujer”, expresó este sábado Mario Secco, el intendente anfitrión del acto en Ensenada en su discurso, y desde el público comenzaron a cantar: “Cristina presidenta/Cristina presidenta”. Ella, que estaba sonriente, se puso seria en ese instante y movió la cabeza de manera negativa. Habrá que creerle.

Acorde lo que viene haciendo en los últimos tiempos, Sergio Massa no estuvo ni en el acto de Alberto del viernes, ni este sábado en el de Cristina. Como si deseara cumplir el pedido que le hizo su partido: evitar mediar entre el Presidente y la vice. Los dirigentes del FR le hicieron saber al presidente de la Cámara baja que están “un poco cansados de verlo sometido al desgaste de buscar la unidad, resignando el camino de lo que podría ser su posicionamiento personal”. De eso hablarán los renovadores en el congreso partidario previsto para mediados de este mes en Mar del Plata.

Lo cierto es que Massa cavila desde hace rato sobre qué hacer. Llegó a especularse con que daría un paso al costado bajándose de la presidencia de la Cámara, a propósito de la opinión de su partido de que “está demasiado atrapado en esta agenda parlamentaria que lo obliga a realizar sus máximos esfuerzos en busca de consensos que le quitan la posibilidad de salir y caminar los territorios”, según confió a este medio alguien del entorno del tigrense. Eso no sucederá.

La renuncia de Guzmán, de quien venía siendo muy crítico, lo tomó por sorpresa al salir de la cancha de Tigre. Se fue a su casa y luego viajó a Olivos para reunirse con el Presidente. ¿Será el sucesor de Guzmán, a cargo de un superministerio, como tantas veces se especuló? Si su deseo es fortalecer su imagen como hacedor de un cambio, eso no pasará donde hoy está, de ahí que no pueda descartarse un pase al Ejecutivo. Recordemos que quiere ser candidato presidencial el próximo año.

Massa insiste en que Alberto Fernández haga drásticos cambios en su gobierno, y en eso coincide con Cristina, aunque difieran en las políticas a implementar. Con todo, habrá que tener en cuenta que una eventual mudanza suya al Gabinete sería dejar un lugar en la escala sucesoria, para ocupar otro donde estaría a tiro de decreto. Y ya se sabe que en el gabinete de Alberto Fernández no se le garantiza estabilidad a nadie. 

Celebran desde el kirchnerismo la salida de Guzmán

La legisladora Lorena Pokoik habló de “jaque mate” y condicionó al ministro que venga.

La exlegisladora porteña Lorena Pokoik no tuvo empacho este sábado en celebrar la salida del ministro de Economía Martín Guzmán.

“Mueve la reina y jaque mate! Renunció @Martin_M_Guzman”, tuiteó.

https://twitter.com/lpokoik/status/1543340233726509057?s=20&t=4WOT9IxjvjbXuUhYuE5Mng

A continuación, la diputada camporista dijo sobre quien vaya a sucederlo: “Esperamos que el reemplazo de Guzmán contribuya a repensar un modelo de crecimiento, con desarrollo y equidad distributiva. Ese es el camino a profundizar en el marco de recuperar la integración regional. No sé trata solo de nombres, sino de las políticas que representan”.

Tras la salida de Guzmán, legisladores piden que el Frente de Todos actúe con responsabilidad

Fuertes críticas desde la oposición al Gobierno tras la crisis desencadenada por la salida de su ministro de Economía.

Luego de conocerse la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía de la Nación, diputados nacionales de la oposición remarcaron la situación de debilidad en la que está el gobierno y reclamaron responsabilidad por parte del partido gobernante.

El titular de la bancada radical, Mario Negri, remarcó: “Hace tiempo que vengo advirtiendo que el Gobierno está en un tobogán. La salida de Guzmán lo corrobora. Este es un momento de máxima tensión. El presidente, Cristina Kirchner, y todo el FdT deben poner cordura y actuar con responsabilidad para alejar a la Argentina del abismo”.

La diputada Karina Banfi agregó que “la interna del oficialismo se fagocita ministros mientras hacen los discursos. En el medio está una sociedad que necesita soluciones ante una inflación descontrolada que nadie resuelve de este gobierno. Otro fin de semana incierto para los argentinos”.

Ricardo Buryaile afirmó que “se va el ministro de un Gobierno que nunca tuvo rumbo, ni plan económico. Mientras tanto, la sociedad argentina sigue atrapad en el medio por las internas del oficialismo. Saldo = sin energía, aumento del endeudamiento, aumento del déficit, mayor pobreza”.

El diputado del Pro Diego Santilli expresó: “La renuncia de Guzmán es un capítulo más de la irresponsabilidad de Alberto y Cristina. Un Gobierno sin rumbo que sigue destruyendo el presente y el futuro de los argentinos”.

A su turno, la diputada entrerriana Gabriela Lena agregó: “Renunció el ministro Guzmán y son horas de crisis institucional. La vicepresidenta y el presidente se mandan mensajes y se pelean. El partido gobernante debe asumir su responsabilidad y no hacernos parte de sus internas. Está en peligro la República”,

“Se acaba de iniciar la 2da etapa de la 8va crisis argentina en 60 años. Acaba de renunciar Martín Guzmán”, tuiteó por su parte el diputado José Luis Espert. Y agregó: “Aprovechemos esta crisis para remover sus causas que son las mismas que las otras 7: economía cerrada, Estado elefantiásico y leyes laborales cavernícolas. Hay que tirar todo esto a la basura y abrirnos al comercio, minimizar el tamaño del Estado y hacer una reforma laboral”.

Mariana Zuvic tuiteó por su parte: “Golpe en proceso Fase 1, ‘Melconian coup’”.

Javier Milei señaló: “Mientras AF alardea por el crecimiento Guzmán renuncia, donde la gente está muy mal por la inflación y la falta de oportunidades que derivan en mayor pobreza. Quiero decirles que existe la salida pero requiere de pericia, reputación y CORAJE para implementarlo. Podemos hacerlo”.

A su vez, el diputado Gerardo Milman comentó: “Renunció Guzman mientras la jefa daba su discurso. Cristina se los va cargando de a uno. Que el último apague la luz”.

María Eugenia Vidal comentó: “No importa el nombre del Ministro, nos importa el plan y nunca hubo plan. No importa quién asume, nos importa si habrá plan económico o un año y medio más de improvisación”.

“Alberto Fernández no tiene lapicera, ni convicciones, ni rumbo”, aseguró Omar De Marchi, y agregó: “Argentina es un caos. En lugar de tomar decisiones para resolver los problemas, han transformado al Gobierno en un chiquero. Basta Alberto. Basta Cristina. No tiren de la cuerda. La patria está en peligro, en serio”.

Por su parte, la diputada Paula Oliveto dijo: “Ahora se va Guzmán. Hagan apuestas para adivinar quien sigue. Una vergüenza, un país sometido a personas que no están bien de la cabeza y que nos están llevando al colapso.

El diputado sanjuanino Marcelo Orrego escribió en su cuenta: “En el medio de la guerra de lapiceras entre el presidente y la vicepresidenta, estamos los argentinos sin combustible, con una inflación descontrolada y sin plan ni rumbo económico. Deberían tomar conciencia del daño que le están haciendo al país”.

“El momento en que Martín Guzman publica su renuncia, justo cuando hablaba Cristina Fernández de Kirchner, es todo un mensaje. Ganó ella”, señaló por su parte Soledad Carrizo, secretaria parlamentaria del bloque radical.

Juan Carlos Polini remarcó que “la renuncia de Martín Guzman viene a reafirmar lo que ya sabíamos: no hay un plan, una estrategia, ni siquiera hay comunicación en el gobierno de Alberto Fernández. El país es un barco a la deriva, con un capitán que no supo nunca guiar el timón. La salida sorpresiva y repentina de uno de los ministros más importantes en cualquier gestión, así lo reafirma”.

A su vez, el diputado Juan Martín dijo que “la renuncia de Guzmán no hace más que sumar mayor incertidumbre a una delicada situación económica y social en el país. Los argentinos estamos siendo una vez más rehenes de una interna descarnada y profundamente irresponsable del oficialismo.

Por su parte, el diputado Miguel Bazze expresó que “la renuncia de Guzmán muestra la grave situación a la que el Gobierno desquiciado por sus peleas internas, condena a los argentinos. Para que no sea el inicio de un tiempo aún más difícil, el presidente y Cristina, que es muy culpable de la situación, deben actuar con seriedad.

“Perón usaba la lapicera en función del pueblo”, le respondió Cristina a Alberto

Fue en el marco del discurso que brindó en la localidad de Ensenada. Con mucha militancia presente y gran concurrencia de dirigentes del Frente de Todos, ignorando que en pleno discurso se oficializaba la renuncia del ministro Martín Guzmán.

Es muy habitual que la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, lance en sus discursos fuertes críticas contra la política económica de esta gestión. Pero es difícil que dé nombres propios. Y esta vez sí mencionó a Martín Guzmán. Aunque aún no sabía que el ministro de Economía renunciaba. Hablaba en ese momento de Carlos Melconian y la reunión que mantuvo con él, y en ese marco señaló que con el economista tuvo una coincidencia sobre la economía bimonetaria.

“No es poca cosa”, deslizó ella, enfatizando que ella fue quien comenzó a impulsar lo de que ese es el problema mayor que tiene la economía, y ahí señaló: “El (por Melconian) no está tan convencido de eso; piensa más parecido a Guzmán sobre el déficit fiscal, pero bueno: opiniones son opiniones”.

Esa fue la referencia que hizo sobre el renunciante ministro de Economía, aunque como la noticia estalló como una bomba en pleno discurso, ella no alcanzó a hacer ninguna referencia al tema.

Sí habló mucho de Juan Domingo Perón, pues el acto era en homenaje al General, y de él habló de punta a punta Cristina. Contó que no lo había leído mucho. “Más lo observaba; a los políticos no hay que mirar lo que dicen o escriben, sino lo que hacen”, señaló.

Comentó que antes del acto había recogido un libro de su esposo sobre Perón que tenía en la biblioteca y refirió que se lo había regalado Julián Domínguez, actual ministro de Agricultura. “Vos se lo regalaste”, le dijo Cristina al extitular de la Cámara de Diputados, precisando que había elegido algún párrafo que tenía señalado Néstor Kirchner, como el de la página 73, titulado “Persuación con hechos”.

“Yo no persuadía a la gente con palabras, porque las palabras poco persuaden. Yo la persuadí con hechos y con ejemplos”, decía Perón.

“Y me pongo a pensar en ese perón, cómo fue la génesis de esa construcción política que hizo perón, que era un integrante del Partido Militar, que había derrocado a Yrigoyen en el 30. Lle´go con la revolución del 43, cuando se quiso evitar el fraude patriótico de Patrón Costa. Perón formaba parte de esa logia de militares, el GOU… ¿Y cómo construye el poder? Pide ir al Departamento Nacional del Trabajo, al que no conocía ni el gato…”.

“Eso era en junio; en noviembre consigue transformarlo en la Secretaría de Trabajo y Previsión, y ahí cazó la lapicera y no la largó más. Cazó la lapicera y entró a firmar -precisó Cristina-. ¿Y qué firmó? El Estatuto del Peón Rural, derechos que los peones no querían… Se ganó el odio eterno de la oligarquía terrateniente argentina”.

Recordó luego que Perón “firmó el aguinaldo, por ejemplo, las vacaciones; reconoció las Asociaciones Profesionales; los sindicatos, fundó la Justicia del Trabajo… Se la pasó firmando, firmando y firmando. Tanto firmó el hombre, que comenzó a haber en el Partido Militar preocupación con este hombre. Hubo un movimiento tectónico en ese momento y termina de vice de Farrell, ministro de Guerra también, y pidió retener la Secretaría de Trabajo y Previsión. O sea, la lapicera no la largó, la mantuvo”.

Fue una réplica directa al presidente Alberto Fernández, que el jueves había dicho que “el poder no pasa por la lapicera, sino por quien tiene el poder de convencer. Perón nunca necesitó de una lapicera”.

Luego hizo referencia Cristina al encarcelamiento de Perón. “¿Y saben qué le decían los patrones a los trabajadores? ‘El aguinaldo andá a pedírselo a Perón’. Y bueno, fueron. Así se hizo el 17 de octubre”, evocó la expresidenta.

Perón llegó a la presidencia de la Nación. “Y siguió firmando”, remarcó CFK, destacando los emprendimientos y derechos que habilitó el General con su firma, concluyendo entonces: “Creo que es importante que entendamos la mecánica de la construcción del poder del peronismo, y por qué fue tan atacado. Porque usaba la lapicera en función del pueblo. Por eso lo atacaron”, precisó.

“Por eso lo metieron preso; por eso después los bombardeos en la Plaza”, agregó la vicepresidencia, para puntualizar luego que “el primer acto terrorista que tuvo la Argentina fue el bombardeo a la Plaza. Nunca había habido casos en que la gente fuera bombardeada por sus propias Fuerzas Armadas”.

Sostuvo la exmandataria que “el peronismo es la construcción del poder desde el campo nacional y popular. Ese necesario que todos comprendamos lo que es el ejercicio del poder, cuando el pueblo embiste ese poder”.

Con todo, señaló luego que “con todos los problemas que tiene la gente, no quiero convertir este encuentro en una exégesis del peronismo”. Y precisó luego que “necesitamos también superar en la Argentina ese odio irracional del que fue objeto y sigue siendo objeto el peronismo”.

“Yo creo que con los problemas que tiene la sociedad, tenemos que superar un poco eso que viene del fondo de la historia, pero que a partir del peronismo ha tomado un volumen y agresividad que no es buena para nadie”, dijo.

Se remontó a continuación al documento que difundió el 17 de octubre de 2020. “En una parte yo hablaba del problema de la inflación y la economía bimonetaria, y la necesidad de un gran acuerdo entre todas las fuerzas políticas para abordar este problema que es grande en serio, que destruye las vidas de las personas”.

Luego ensalzó a “mi amigo Carlos Zannini”, al que calificó como un “gran funcionario”, asegurando que como procurador del Tesoro había sido el que destrabó el gasoducto Néstor Kirchner. “Lo teníamos atrancado, no iba ni para atrás ni para adelante”, dijo, aclarando que no iba a decir en qué dependencia había quedado trabado, pero Zannini logró revertirlo, e ironizó: “¿Vieron? Hay funcionarios que funcionan. Hoy estoy positiva”.

La referencia a Zannini era para indicar que él le había transmitido un pedido de la titular de la Fundación Mediterránea, Pía Sartori, y Carlos Melconian para reunirse, y ella aceptó.

“Está claro que Carlos Melconian no piensa como yo, ni yo como él. Pero a mí me gusta escuchar a todos, porque a lo mejor estoy equivocada, no va a ser la primera vez que me convencen y hago lo que no pensaba hacer. Y fuimos a una reunión muy buena”, contó.

Reprochó de paso que cuando se conoció lo de la reunión, “le dijeron de todo, los del otro lado, al pobre Melconian. Lo mataron, lo agredieron, violento… En serio, ¿piensan que de esa manera se puede construir un país?”.

Ahí fue que hizo la referencia a la coincidencia que tuvo con Melconian sobre la economía bimonetaria, pero sobre la inflación volvió a hacer referencia al déficit fiscal. Y puso un nuevo ejemplo en favor de su teoría de que el déficit fiscal no genera inflación. Señaló que los países de la Unión Europea tienen muy rígidas estructuras y una de ellas es el techo de déficit fiscal: ningún país puede tener un déficit fiscal superior a 3 puntos del PBI. “Quiere decir que hasta 3 puntos pueden tener déficit”, concluyó, para justificar entonces su teoría de que el déficit no es algo tan “demoníaco”.

“Tenemos que animarnos a discutir en serio y encontrar cuál es la verdadera causa de este problema que asiste a los argentinos”, sugirió, refiriéndose luego a la “corrida” que tuvo el Gobierno la última semana. “Desde el año 72 hubo en la Argentina más de 54; yo en mis dos mandatos tuve 11 corridas bancarias. La más persistente entre las PASO de 2011 y la general. Y si uno observa el cuadro, desde 2003 a 2019, se producen fenómenos: mientras no hay regulación cambiaria, hay formación de activos en el exterior, pero no brecha cambiaria. Ahora, cuando viene la regulación monetaria, ya baja la formación de activos en el exterior, pero sube la brecha. Porque el problema de la escasez de dólares no tiene nada que ver. Es inconsistente vincular el déficit fiscal en pesos con la escasez que tiene la Argentina. Es hora de empezar a discutir en serio esto”, señaló, aclarando que ella no es “apologista del déficit fiscal”.

Detalló que Brasil, desde su independencia, defaulteó la deuda 9 veces. Nosotros 8. Y los procesos de inflación fueron muchísimo más fuertes allá que en Argentina. Sin embargo allá todo es en reales”.

Recordó a continuación que después de Estados Unidos, el país donde más dólares hay es en Argentina: 1.300 por habitante”.

“Creo que tenemos que comenzar a discutir en serio estas cosa y no hay posibilidades de solución si no hay un gran acuerdo respecto de determinadas normas, entonces un instrumento que vuelva a colocar una unidad, una cuenta, una moneda de reserva y una moneda de transacción en la República Argentina. Si no hacemos esto, estamos sonados, venga quien venga”, concluyó.

Se refirió entonces a la gestión de Cambiemos: “Cuando vino una gestión exactamente en las antípodas, lo contrario en todo, se volvió a producir el mismo problema. Con una diferencia: ahí la formación de activos en el exterior era en dólares que se le sustraían a la economía, pero no eran por endeudamiento”.

Cristina sostuvo que “estas cosas son las que tenemos que discutir y charlar en la Argentina. Y creo que tenemos que hacerlo porque la situación de la Argentina es muy grave. La de nuestra gente, la del endeudamiento; todos saben quiénes lo hicieron, resulta muy triste ver conspirar contra el país, contra los argentinos; tratar de generar problemas en la economía, porque esto va a repercutir en todos, porque nadie va a ganar”.

A continuación aclaró Cristina Kirchner que se reunirá con quien se tenga que reunir, “en tanto y en cuanto sea para explicar nuestros fundamentos y tratar de persuadir al otro también. Yo no reniego nunca a convencer”.

Qué hacer con los planes sociales

A continuación se refirió a su discurso en Avellaneda. “La verdad que cuando fui presidenta, era un deporte nacional por parte de los medios hegemónicos hacerme decir cosas que yo no había dicho. Pero veo que esta costumbre ha sido adoptada por algunos otros integrantes de nuestra propia fuerza que me quieren hacer decir cosas que yo no dije”.

Aclaró entonces que cuando se refirió concretamente a las políticas sociales, había hablado de tres fenómenos: “No debíamos tercerizar la política; que debíamos acabar con las altas y las bajas que las decidiera cualquier dirigente barrial y no el Estado; y que el Estado recuperara el dominio y potestad estatal sobre las políticas sociales”.

Se quejó porque la insultaron con ese tema, diciendo que les querían sacar los planes a los pobres. Por el contrario, sostuvo que “cuando llegamos al Gobierno en 2003, el Plan Jefes y Jefas, que había creado Duhalde, y lo había creado bien, ascendía a 2.200.000 personas”.

Luego, con la AUH, se llegó a 4.300.000 niños y niñas. “Hoy la Asignación Universal por Hijo representa el 0,52% del PBI y beneficia a 4.300.000 mil niñas y niños cuya madre y padre no tienen empleo formal”.

Citó luego el plan Potenciar Trabajo, que agrupa a 1.345.755 beneficiarios adultos y representa el 0,40% del PBI.

Aclaró que no venía a hacer prontuario de nadie, sino que sostenía que era necesario reasignar los recursos más inteligentemente. “Porque si hay 7.700.000 trabajadores informales en la Argentina, ¿por qué reciben solamente un ingreso extra 1.345.000 y no los 7 millones. Esta es la pregunta que nadie me puede responder. Y tenemos que superar esto porque divide al campo nacional y popular”.

Por eso se mostró dispuesta a avanzar con el salario básico universal.  

Afirmó luego que “la gran discusión que viene en el mundo no es acerca del capitalismo, sino de quién conduce el proceso capitalista, porque el capitalismo que conduce el mercado, las corporaciones, produce exclusión, transferencia de ingresos; pero hay otro capitalismo que conduce el Estado y planifica… Y no soy pro China. Ese capitalismo incorporó a 800 millones de personas al proceso capitalista. Tenemos que entender quién conduce, y esto es Perón puro, que decía que el proceso capitalista lo tiene que conducir el Estado. La tercera posición, equidistante de esto es una concepción superadora”.

“Es otra cosas; presupone la existencia del Estado y del ser humano y la sociedad organizada en pos de un objetivo común. El peronismo fue precursor aquí en la República Argentina”, afirmó, para preguntarse a continuación “qué nos pasó, argentinos, que en 50 años los que comían corteza de los árboles y araban la tierra con bueyes, son la primera economía y la primera potencia del mundo?”.

Cristina concluyó estimando que “es hora de convocar al resto de la sociedad a hacer algo diferente, porque hacer lo mismo no va más. Por eso quería hoy hacerle este homenaje a Perón. Vuelvo a repetir: el mejor homenaje que le podemos hacer es ver lo que hizo y tratar de acercar el bochín un poquito”.

El Ejecutivo mandó al Congreso el proyecto de ley de Renta Inesperada

La iniciativa cuenta con tres artículos que incluyen modificaciones al Impuesto a las Ganancias, y se fundamenta en las consecuencias de la guerra en Ucrania.

Ingresó este miércoles por la Cámara de Diputados el proyecto de ley de Renta Inesperada. Se trata de un texto de solo 9 páginas, con un articulado breve, de apenas tres ítems, entre los cuales uno es de forma.

El propio ministro de Economía, Martín Guzmán, lo anunció este miércoles por la mañana a través de sus redes sociales, donde anunció que se trata de “una iniciativa que busca reducir las injusticias distributivas que el impacto de la guerra en Ucrania sobre los precios genera en nuestra sociedad”.

“El proyecto grava con una alícuota de 15% a la Renta Inesperada. Alcanzará a empresas con ganancias de más de $1.000.000.000, que hayan crecido en términos reales, y cuyos márgenes sean muy altos (>10%) o hayan subido más de 20%, en 2022”, acotó el funcionario, que destacó a continuación que “trabajamos para una Argentina con un sector privado pujante, que produzca más y genere más empleo. Y el verdadero progreso se da cuando el crecimiento es compartido. Este proyecto contribuye a ello”.

Y concluye reiterando el pedido que al anunciar la iniciativa el lunes pasado junto al presidente de la Nación, ambos hicieron: “El acompañamiento del Congreso constituiría un estricto acto de justicia social”.

El proyecto introduce en la Ley de Impuesto a las Ganancias del año 2019 los artículos 195 y 196, el primero de los cuales precisa la alícuota adicional del 15% que deberán pagar por única vez, “sobre el excedente de la ganancia neta disponible que resulte de comparar aquella obtenida en el primer ejercicio cerrado a partir del primer día del mes inmediato siguiente, inclusive, al de la entrada en vigencia de este artículo, respecto de la del ejercicio anterior, ajustada por la variación del Indice de Precios al Consmidor (IPC) que suministre el INDEC”.

Quedan comprendidas las ganancias exentas o no gravadas del impuesto, aclara el nuevo artículo 195.

A su vez, el artículo 196 aclara que los sujetos a los que se refiere el artículo anterior solo quedan alcanzados por las disposiciones allí establecidas, en la medida en que se verifique, concurrentemente, el cumplimiento de una serie de requisitos. Por un lado, “que la ganancia neta imponible o el resultado contable ajustado por inflación, correspondientes al primer ejercicio cerrado a partir del primer día del mes inmediato siguiente, inclusive, al de la entrada en vigencia de este artículo sea, como mínimo, de $1.000.000.000, inclusive”.

También, que el resultado contable ajustado por inflación correspondiente al primer ejercicio cerrado a partir del primer día del mes inmediato siguiente al de entrada en vigencia del artículo en cuestión, resulte como mínimo superior al 10% del total de ingresos de ese período. Asimismo, que el resultado contable ajustado por inflación correspondiente al primer ejercicio cerrado a partir del primer día del mes inmediato siguiente al de la entrada en vigencia de este artículo represente, respecto del total de ingresos de ese período, un porcentaje igual o superior al 20% de aquel que representó en el ejercicio anterior.

0010-PE-2022

Alberto Fernández sobre el proyecto de renta inesperada: “El Congreso tiene la obligación de acompañar y sacar esta ley”

Desde el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, el presidente estuvo acompañado del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien calificó la iniciativa como “una política desde el Estado decidida a que tengamos una sociedad más equitativa”.

Un mes y medio después de haberlo anunciado, precisamente el 18 de abril, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, presentó este lunes en un acto que se llevó a cabo en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, junto a su ministro de Economía, Martín Guzmán, el proyecto de ley de renta inesperada, con el que busca redistribuir las ganancias extraordinarias obtenidas por las empresas a partir del shock generado por la guerra entre Rusia y Ucrania.

El jefe de Estado sentó presión a los legisladores porque “el Congreso tiene la obligación de acompañar y sacar esta ley”. En tanto el titular de la cartera de Economía respaldó la iniciativa porque es “una política desde el Estado decidida a que tengamos una sociedad más equitativa”.

Al comienzo de su ponencia, Guzmán apuntó contra la gestión anterior porque “en los últimos años el mundo y la Argentina han atravesado tiempos difíciles en un país que, cuando llega la pandemia, ya transitaba una profunda crisis económica y social que comenzó en el 2018 luego del colapso del modelo económico que imperaba en ese momento, que infringió un gran daño al tejido productivo y social”.

“En un contexto donde el Estado estaba agobiado por deudas externas, tenía una muy fuerte limitación en los instrumentos para lidiar con la situación. La Argentina impulsada por una acción decisiva por parte del Estado mostró una gran resiliencia para sostenerse y para recuperarse”, aseguró el funcionario.

Y comparó: “Hubo un Gobierno que priorizó el trabajo y la producción y lo que vivimos desde finales del 2020 y principios del 2021 es una recuperación económica fuerte. El producto creció más del 10% el año pasado, se crearon aproximadamente un millón de puestos de trabajos con la tasa de desempleo reduciéndose al 7%. La Argentina fue logrando superar obstáculos muy grandes que se habían generado con un modelo que puso la especulación financiera en el centro, en lugar del trabajo y la producción”.

“En ese contexto aún quedó la necesidad tan importante, desde el punto de vista social y económico, de afianzar una recuperación del poder adquisitivo de los salarios y de los ingresos. Una política desde el Estado decidida a que tengamos una sociedad más equitativa y desde los números de los ingresos eso se refleja”, manifestó el economista.

Y siguió: “En ese contexto donde Argentina y el mundo se estaba recuperando, llegó la guerra que generó grandes problemas. Todo el mundo está lidiando con problemas de inflación, de distribución de ingresos y con la necesidad de acciones por parte de los Estados para que haya menor pobreza y menor desigualdad”. “Hay sectores que se han beneficiado de la situación de la guerra porque hay precios de commodities que han experimentado aumentos grandes. Los precios que determinan la canasta de alimentos han subido muy rápido en el mundo desde el comienzo de la guerra. Lo mismo ocurrió con la energía, es un fenómeno que se viene presentando desde el 2020 en el contexto de la pandemia y se agravó este año”, relató Guzmán.

En ese sentido, continuó: “También hubo impacto para otros sectores en otros costos como los precios de fertilizantes, hubo un shock a la distribución de los ingresos y riquezas y si no se hace nada, la consecuencia es mayor desigualdad y sociedades que funcionan peor”.

Pedimos el acompañamiento del Congreso para evitar injusticias para que el país siga por el camino del progreso y sostener el crecimiento”.

“El Estado debe cumplir su rol para que una sociedad progrese, para que una sociedad no sufra más desigualdad, sean cuales sean las circunstancias que operen, es algo perverso y no nos representa. No debería representarnos”, señaló el ministro y describió: “Queremos que la economía crezca, que las empresas ganen, pero que el crecimiento sea compartido, que llegue a todos los trabajadores. No solo es una cuestión de justicia social, sino que es necesario para un correcto funcionamiento de la economía que, si no ataca los problemas de desigualdad, no logra una pujanza en la demanda. Necesitamos una sociedad más equitativa para que el crecimiento de la oferta y demanda vayan de la mano”.

Y cerró: “Pedimos el acompañamiento del Congreso para evitar injusticias para que el país siga por el camino del progreso y sostener el crecimiento. Nuestro gobierno siempre apuntó a fortalecer el esquema productivo, la industria, para que argentina, tenga un perfil de mayor fuerza y diversificación”.

A su turno, el presidente de la Nación expresó: “Los que tienen rentas inesperadas pueden colaborar con el conjunto social. Estamos viviendo una historia singular, el mundo está viviendo una guerra que no tiene las características que en la guerra tradicional tuvo. Es una guerra que se globaliza, donde no hay un teatro de operaciones que se ve afectado por bombas o tiros. Hay una guerra de carácter económico que trasciende las fronteras de los países en conflicto”.

“Estamos en riesgo de que el mundo entre en un proceso de falta de alimentos grande. Un riesgo creciente porque han salido dos grandes exportadores de trigo y no está en la oferta del mundo, son alimentos que faltan en el mundo”, informó.

En ese sentido, indicó que “la crisis ya afecta a África, a Asia, a países de Centro América. Cuanto más trigo falta más suben los precios, algo inesperado que pasó en diciembre. El mundo, esta guerra nos somete a dos realidades: que millones de seres humanos entren en riesgo y que poquitos ganen muchísimo con los efectos de la guerra. Esa es la inmoralidad que no podemos permitir porque está claro que esta guerra se convierte en una oportunidad. Todos los precios suben y unos pocos con todo eso medran y no llega al conjunto social, esas ganancias que no esperaban tener no llegan a todo el conjunto social”.

“Vivimos en el continente más desigual del mundo y no podemos quedarnos de brazos cruzados en esa realidad. Queremos generar un enorme debate de cómo queremos vivir en Argentina, donde algunos ganan mucho y otros ganan pocos, eso no es una sociedad eso es una estafa, no vamos a convalidar estafas, sino igualdad”, adelantó Fernández.

Y finalizó: “El Congreso tiene la obligación de acompañar y sacar esta ley, es una obligación de todos porque necesitamos que en una situación tan ingrata, que no sabemos cuándo va a terminar, unos pocos no ganen tanto en desmedro de las grandes mayorías”.

Numerosos diputados oficialistas asistieron a la presentación.

¿Qué dijo del proyecto?

Al referirse a la iniciativa puntualmente, Guzmán señaló: “Diseñamos un mecanismo para administrar esta renta inesperada de la guerra, esta situación que afecta negativamente a millones y que beneficia a pocos de modo de lograr que esto no ocurra”.

“Estamos presentando es un mecanismo que busca garantizar que en Argentina haya condiciones de mayor equidad y que se fomente la inversión y el desarrollo productivo. Se desarrolla un instrumento que es una alícuota sobre las ganancias de sociedades de capitales que aplica a un ejercicio fiscal del 2022”, precisó. El criterio para aplicar una alícuota sobre el componente de ganancia inesperado se enfoca en un conjunto de empresa que tienen ganancias netas imponibles altas en términos absolutos. Se aclara que esa no es una condición única, sino una condición necesaria.

Según el ministro de Economía, el 1% de las empresas alcanzaron ganancias superiores a los $1.000 millones. La ganancia incrementada en forma significativa se contempla con respecto a 2020. De este impuesto queda fuera el sector PyME. En 2021 tan solo el 3,2% de las empresas de nuestro país tuvieron una ganancia semejante.

Respecto a la base imponible, explicó: “Es lo que identificamos como renta inesperada que es la ganancia neta imponible, que en términos reales sea mayor al del año anterior. Para alcanzar de este mecanismo, las empresas tienen que tener una ganancia neta imponible o contable que supere a los mil millones de pesos y que se cumpla 1 de 2 condiciones, además de haber experimentado un aumento de la ganancia en términos reales. Esas dos condiciones buscan identificar crecimiento real significativo que denote renta inesperada”.

“Una condición es que el margen de ganancias en el 2022 sea superior al 10%. Uno de los problemas más grandes de la globalización es que las grandes empresas multinacionales eluden impuestos a través del uso de guaridas fiscales y de esa forma desfinancias a los Estados”, sumó el funcionario. Otra de las conficiones es que “el aumento del margen de ganancias del 2022 en relación al 2021 haya crecido en un 20% o más”.

Por otro lado, remarcó que “es un impuesto coparticipable que le va a permitir, tanto a la Nación como a las provincias contar con recursos para implementar políticas públicas en pos de un país con mayor fuerza productiva y equilibrio social. Es un estado que defiende al tejido social”.

El Gobierno presenta el proyecto de renta inesperada

Será este lunes en un acto que se desarrollará en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, en el que participarán el presidente y su ministro de Economía.

Un mes y medio después de haberlo anunciado, el Gobierno nacional presentará este lunes un proyecto de ley de renta inesperada, con el que busca redistribuir las ganancias extraordinarias obtenidas por las empresas a partir del shock generado por la guerra entre Rusia y Ucrania.

El acto está previsto para las 17 en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, y se espera que participen el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y su ministro de Economía, Martín Guzmán.

El proyecto fue anunciado oficialmente el lunes 18 de abril, pero como tantas otras cosas quedó postergado por la interna imperante en el seno del Gobierno. Al presentar la iniciativa, el ministro Guzmán explicó esa vez que “se busca lograr capturar parte de esa renta para que el Estado pueda llevar adelante el rol que debe jugar, de un desarrollo equitativo, de la pobreza infantil y mayor inclusión social”.

Para tal fin, anunció en esa oportunidad el titular del Palacio de Hacienda, convocarán a representantes de los sectores empresariales, laborales y políticos para trabajar “en la construcción de un mecanismo que nos permita poder capturar parte de la renta inesperada que no es producto de inversiones adicionales, sino el shock de la guerra”.

El criterio para aplicar una alícuota sobre el componente de ganancia inesperado se enfoca en un conjunto de empresa que tienen ganancias netas imponibles altas en términos absolutos. Se aclara que esa no es una condición única, sino una condición necesaria.

Según el ministro de Economía, el 1% de las empresas alcanzaron ganancias superiores a los $1.000 millones. La ganancia incrementada en forma significativa se contempla con respecto a 2020. De este impuesto queda fuera el sector PyME.

En 2021 tan solo el 3,2% de las empresas de nuestro país tuvieron una ganancia semejante.

Se contemplará también que la ganancia neta imponible real tiene que haber aumentado en forma significativa respecto a 2020 y el margen de ganancia también tiene que ser anormalmente elevado.

Se contemplan consideraciones especiales para aplicar el gravamen, teniendo en cuenta por ejemplo que el gobierno busca fomentar la producción, con lo que reducirían la alícuota en caso de que los ingresos inesperados sean canalizados hacia la inversión productiva. La contribución en ese caso será menor.

Economía evalúa aplicar una alícuota extra que sería de un 15% por encima del 35% de las ganancias. Abarcaría empresas, no personas humanas, y sería deducible en caso de que las empresas realicen inversiones o tomen personal.

Cabe recordar que el impuesto a la riqueza impulsado en 2021 por Máximo Kirchner se denominó Aporte Solidario y Extraordinario y recaudó $247.503 millones.

El Fondo Monetario Internacional publicó en su informe denominado “Perspectivas de la Economía Mundial” una recomendación a los países con margen fiscal acotado medidas como “aumentos temporales en el impuesto a las ganancias corporativos diseñados para capturar el exceso de ganancias relacionado con la pandemia”.

Voces a favor

El diputado Carlos Heller aclaró que “si bien aún quedan por conocerse los alcances de la norma, se plantea gravar con una alícuota el componente del beneficio extraordinario que obtuvieron algunas empresas por el alza significativa de los precios internacionales”.

“Se agrega además la condición de que ‘el margen de ganancia también tiene que ser anormalmente alto en 2022 y se establecerá un criterio que, si la renta extraordinaria se canaliza hacia la inversión, la contribución será menor’”, puntualizó el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, que concluyó: “Los recursos fiscales derivados de esta iniciativa se canalizarían, en parte, a financiar un refuerzo de ingresos para los sectores más vulnerables y a quienes más les aquejan los efectos inflacionarios”.

El titular del bloque oficialista, Germán Martínez, señaló al anunciarse el proyecto que “estamos tomando una mínima situación de renta inesperada por parte de un grupo muy minúsculo que, en una situación global muy compleja donde los precios de alimentos y energía han cambiado radicalmente sus valores y han generado procesos de ganancias inesperadas, estamos viendo si una mínima parte lo volcamos para los sectores más vulnerables”.

Otro pronunciamiento favorable fue expresado por la diputada nacional Victoria Tolosa Paz, quien señaló que “muchas de esas empresas son multinacionales, que producto de la guerra de Rusia y Ucrania tienen una rentabilidad extraordinaria, donde por precio y cantidad el nivel de exportación es inédito. Sobre eso es que se piensa aplicar una alícuota”.

Posiciones en contra

Para el tributarista César Litvin, “hay que tener en cuenta que las empresas que sean alcanzadas ya pagan Ganancias. Además, ¿qué pasa si las empresas alcanzadas tuvieron otras pérdidas que compensan esas ganancias que se les cuentan?”. Litvin considera que “es obvio que va a haber mejores resultados este año, porque el año pasado todavía había pandemia y algunas actividades seguían con restricciones”.

“Como el Estado no se achica y no reduce los gastos, se inventan estos impuestos que lo único que hacen es seguir generando total desconfianza en la seguridad jurídica del país y seguir impulsando a las empresas a irse del país, en lugar de seguir creando riqueza”, señaló Gabriel Hermida (Auren Argentina, en tanto que Gustavo Idígoras (presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina), sostuvo: “Esto no hace más que poner más presión a las empresas que tratan de sacar al país adelante, sobre todo las exportadoras”.

El bloque Córdoba Federal, clave en toda negociación que pretenda afrontar el oficialismo en una Cámara baja tan pareja numéricamente hablando, ya adelantó que “no vamos a apoyar ningún aumento de impuesto. Y ‘Renta inesperada’ es otro aumento encubierto a los sectores del campo. De ninguna manera vamos a apoyar algo semejante”.

El Gobierno elevó el mínimo no imponible de Ganancias a $280 mil

Así lo anunciaron en una conferencia de prensa realizada en la explanada de la Casa de Gobierno de la que participaron Martín Guzmán, Sergio Massa, Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano.

Al cabo de una reunión de la que tomaron parte Alberto Fernández, Martín Guzmán, Sergio Massa, Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano, el Gobierno anunció la decisión de elevar el piso para el pago del impuesto a las ganancias a 280.792 pesos, beneficio que entrará en vigencia a partir del 1° de junio y que deja exento gravar el aguinaldo. Cabe recordar que desde principios de año y hasta ahora tributan los sueldos brutos por encima de $225.937 mensuales.

Tras la reunión, que se inició en la Casa Rosada poco antes de las 12 del mediodía, salieron a conversar con la prensa Martín Guzmán, Sergio Massa y los tres integrantes de la conducción cegetista, Daer, Acuña y Pablo Moyano, aunque estos dos últimos no hicieron uso de la palabra.

La conferencia de prensa se inició pasadas las 13 y abrió el fuego el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien contó que antes de arrancar la presente gestión más de 2.100.000 trabajadores llegaron a tributar el impuesto a las Ganancias “en un contexto de caída del empleo” y crecimiento de la inflación.

“En el año 2021, con un trabajo muy importante del presidente de la Cámara, Sergio Massa, en el Congreso de la Nación y del Gobierno nacional, se pudo reformar y redefinir esta situación y se logró actualizar los topes a partir de los cuales se tributa este impuesto y se logró reducir en aproximadamente en 1.200.000 la cantidad de trabajadores que tributan este impuesto”, graficó el funcionario.

A continuación, Guzmán habló de las políticas que lleva adelante el Gobierno en busca de “defender los intereses de los trabajadores, mientras durante los cuatro años que nos precedieron hubo una caída de la producción, una caída del empleo y una caída del salario real, hoy se está verificando  un crecimiento de la producción, un crecimiento del empleo y una mejora del poder adquisitivo del salario, y nuestro gobierno seguirá firmemente trabajando para mejorar el bienestar de los trabajadores y las trabajadoras”.

Tras ello destacó que salvo dos gremios que aún no han concluido sus negociaciones se ha logrado un cierre de paritarias  que permitió un aumento de los salarios, y para evitar que se reduzcan los haberes, se está definiendo aumentar el tope de Ganancias de $225.000 a $280.792. “Esto implicará que 1.200.000 trabajadores menos que en 2019 tributen este impuesto”.

Guzmán concluyó afirmando que este es “un esquema de políticas económicas que transforma realidades de los trabajadores y trabajadoras para que la Argentina siga en la senda de la recuperación”.

En nombre de la CGT habló uno de sus cosecretarios generales, Héctor Daer, quien aseguró que “este es un paso más que comenzó hace un tiempito, cuando tomamos la decisión conjuntamente con el Ministerio de Economía, el de Trabajo y el de Desarrollo Productivo, de plantearle al Gobierno el adelantamiento de paritarias para que nuestros salarios vayan ganándole al proceso inflacionario. La recuperación del salario tiene que ser el objetivo que se mantenga permanentemente en el país para tener un círculo virtuoso con mayor trabajo y calidad de vida de los argentinos”.

Destacó luego que “esto es también consecuencia de las reuniones que

Se vinieron teniendo y la posición clara que viene teniendo el compañero Sergio Massa, que no es de ahora, y mantiene la idea firme de sostener la cantidad de trabajadores en un número y no que haya más trabajadores que tributen este tributo”.

Tras destacar el consenso alcanzado para “sostener la capacidad de compra del salario y que el salario le termine de ganar a la inflación”, concluyó reconociendo “el proceso que arrancó en el año 2019”, por el cual se redujo a menos de la mitad la cantidad de trabajadores que pagan este tributo.

Por último habló Sergio Massa, quien destacó la decisión del presidente Alberto Fernández de “ayudar al deseo que tenemos como Gobierno de que el ingreso se vaya recuperando paulatinamente después de casi 5 años de caída”. En ese sentido hizo hincapié en la decisión de adelantar las paritarias, que “trajo como impacto positivo el incremento de los sueldos de la mayoría de los trabajadores. El impacto en la mejora veremos que ha tenido un resultado concreto para tratar de recuperar lo que habían perdido los trabajadores frente a la inflación. Pero ese esfuerzo de trabajadores y empresarios, de alguna manera requiere de un esfuerzo adicional, el que como Estado tenemos que hacer para que lo que el trabajador gana en la paritaria no lo pierda frente al Estado a la hora de cobrar los impuestos”.

A continuación, Massa sostuvo que esta decisión permite no solamente mejorar el ingreso de miles de trabajadores argentinos, sino también mantener la idea de que “el esfuerzo del trabajador debe tener como resultado su salario y el salario no es ganancia, y nuestra actitud como Estado, como legisladores, tiene que propender a defender el poder de compra de los salarios”.

Resaltó la necesidad de subir el mínimo no imponible para “proteger el aguinaldo, para que no se lo coma el impuesto a las Ganancias, para que lo que de alguna manera representa la mejora en paritarias no se lo coma Ganancias”

Por último, el presidente de la Cámara baja hizo referencia a algunas cosas que había leído y escuchado en las últimas horas, donde estaban palabras como “presión, extorsión, apriete”, ante lo cual aclaró que “no se trata de que gana uno y otro: ganaron los trabajadores que van a pagar menos ganancias a partir del trabajo coordinado entre los que somos parte del Gobierno y tenemos la responsabilidad de darle respuestas a la gente”.

Tras ello se inició la ronda de preguntas, en las cuales Massa precisó que la decisión del presidente es que la semana que viene, cuando se terminen de cerrar las dos paritarias que faltan y quede consolidado el RIPTE, salga el decreto que incluye la exclusión del aguinaldo del pago del impuesto a las Ganancias.

Guzmán precisó que este beneficio quedará efectivo a partir del 1 de junio y que la medida no tiene impacto en las metas fiscales acordadas con el FMI, porque “estaba contemplado en los números”.

Consultado sobre un eventual rédito político buscado por él mismo en esta movida, Sergio Massa replicó que los que así hablan, no conocen la ley. La ley vigente establece que para el mes de septiembre se debían actualizar los topes. Pero la misma ley establece la facultad que tiene delegada el Ejecutivo, por la cual está tomando esta decisión, explicó.

Respecto de las cartas que se conocieron y que envió el 13 y el 26 de mayo al ministro de Economía, aclaró Massa que “no son una rareza. Intercambiamos habitualmente muchas propuestas que tienen resultados como el que tenemos hoy y otras que a lo mejor no tienen el impacto que tiene Ganancias, ni tampoco el impacto público porque son temas más específicos, de detalle”.

En relación a una pregunta sobre los monotributistas, adelantó Massa que el diputado Leandro Santoro está trabajando con la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont en el tema y que la semana próxima habrá novedades.

Sobre el final de la conferencia de prensa se le preguntó a Sergio Massa sobre la inquietud del gobierno norteamericano respecto de la posible ausencia del presidente Alberto Fernández de la Cumbre de las Américas, ante lo cual el presidente de la Cámara aclaró que eso no tenía nada que ver con lo que estaban anunciando y se habían comprometido a hablar. Pero admitió que a continuación había quedado con el presidente en volver a reunirse “para charlar sobre este tema. No quiero anticiparme porque primero quiero hablarlo con él”.

Tras el reclamo de Massa, el presidente anunciará las modificaciones en el impuesto a las Ganancias

Será en un acto que llevará a cabo este viernes a las 11.30 desde Casa Rosada. El titular de la Cámara baja le insistió al ministro de Economía, a través de dos cartas públicas, para que elevara el piso de la Ley.

Luego de que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, le enviara una segunda carta al ministro de Economía, Martín Guzmán, para que se actualice en lo inmediato el piso de la Ley de Ganancias con el objetivo de beneficiar a los trabajadores y jubilados que quedaron alcanzados por el impuesto por las actualizaciones salariales, el Gobierno nacional atendió su reclamo y anunciarán este viernes las modificaciones al mínimo no imponible.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, realizará un acto desde Casa Rosada a partir de las 11.30 para comunicar las modificaciones al mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias desde el mes de junio para empleados en relación de dependencia de la cuarta categoría y eximirá del tributo a los dos medios aguinaldo anuales.

En el acto estarán presentes el ministro de Economía, Martín Guzmán; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; y el cosecretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), Héctor Daer.

Según trascendió, desde el Palacio de Hacienda explicaron que el mecanismo a utilizar será la actualización de las deducciones especiales que reducen el monto final sobre el que se realiza la base del cálculo. En la actualidad el piso para el pago del impuesto a las ganancias de los empleados en relación de dependencia de la cuarta categoría es de $ 225.937.

“El proyecto de decreto que se está impulsando para actualizar el tope a partir del que se tributa el impuesto a las ganancias de las personas humanas comprende la actualización de la deducción especial en los dos tramos previstos en la ley original de acuerdo a las proyecciones actualizadas de salarios”, indicó un estrecho colaborador de Guzmán.

Originalmente, en 2021, el piso salarial de $150.000, luego ajustado a $175.000, permitió que 1,5 millones de trabajadores dejaran de pagar el impuesto a las Ganancias. Luego, por las variaciones inflacionarias, se volvió a delegar la facultad al Poder Ejecutivo para incrementar las deducciones del impuesto durante el año fiscal 2022. Ahora, Massa propone una suba adicional del piso a partir del cual se paga el impuesto para mantener constante el porcentaje de contribuyentes alcanzados por el tributo.

Así, continuaría consolidándose un esquema progresivo de alivio fiscal y solo lo paguen el 10% de los contribuyentes con mayores ingresos y las jubilaciones de privilegio.

Massa le volvió a pedir a Guzmán que actualice “de inmediato” el piso de Ganancias

El presidente de la Cámara de Diputados le envió una nueva carta al ministro de Economía, en la cual le reclama que aplique los cambios en virtud de los incrementos salariales.

Mediante una nueva misiva enviada al ministro de Economía, Martín Guzmán, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, reafirmó su pedido para que se actualice en lo inmediato el piso de la Ley de Ganancias con el objetivo de beneficiar a los trabajadores y jubilados que quedaron alcanzados por el impuesto por las actualizaciones salariales.

En la nueva carta, el líder del Frente Renovador detalló que, en base a una evaluación realizada por los equipos técnicos de la Cámara baja, los trabajadores y jubilados alcanzados por el impuesto a las Ganancias “se han incrementado sustancialmente en estos últimos dos meses”.

En ese sentido, se explica que, a febrero de 2022, la cantidad de trabajadores y jubilados “retenidos” por el tributo era de 742.964 y dicha suma se elevó a 847.878 en mes de abril, es decir, hubo un 14% de incremento en solo dos meses.

En base a estos datos, Massa plantea que se efectivice de manera inmediata un nuevo piso actualizado de remuneración mensual para empezar a pagar el impuesto, volviendo a beneficiar a una gran cantidad de contribuyentes a nivel nacional, en función del objetivo original de la medida.

De esta manera se continuaría dando “sostenibilidad a las políticas de este Gobierno referidas a mantener el poder adquisitivo de los trabajadores y jubilados y fortalecer la consolidación de la demanda y del mercado interno nacional”, sostuvo el titular de Diputados.

Tal como había anunciado Massa el año pasado, la ley aprobada por el Congreso en abril del 2021 -y promovida por él- permite considerar las nuevas pautas salariales y faculta al Gobierno a través de un decreto a actualizar el “piso” con el objetivo de acompañar el alivio fiscal de los trabajadores con los incrementos salariales que se acuerden en paritarias.

“Trabajamos protegiendo y aliviando la situación de los trabajadores; y además, como las paritarias van a la alza y a mejorar los ingresos, en el caso de Ganancias previmos una cláusula gatillo, para acompañar las mejoras “, había indicado.

Originalmente, en 2021, el piso salarial de $150.000, luego ajustado a $175.000, permitió que 1,5 millones de trabajadores dejaran de pagar el impuesto a las Ganancias. Luego, por las variaciones inflacionarias, se volvió a delegar la facultad al Poder Ejecutivo para incrementar las deducciones del impuesto durante el año fiscal 2022. Ahora, Massa propone una suba adicional del piso a partir del cual se paga el impuesto para mantener constante el porcentaje de contribuyentes alcanzados por el tributo.

Así, continuaría consolidándose un esquema progresivo de alivio fiscal y solo lo paguen el 10% de los contribuyentes con mayores ingresos y las jubilaciones de privilegio.

Máximo K: “Cuando uno quiere conducir también debe saber obedecer”

En un fuerte discurso destinado a avivar la interna oficialista, el diputado nacional también tuvo un mensaje al ministro de Economía respecto de quiénes a su juicio lo apoyan.

Lejos de contribuir a un cese del fuego, el diputado nacional Máximo Kirchner reavivó la interna oficialista lanzando duros mensajes hacia el presidente Alberto Fernández y su ministro de Economía Martín Guzmán.

Al hablar en un acto realizado en la localidad de Lanús, el hijo de los Kirchner aludió claramente al primer mandatario al señalar que “cuando uno quiere conducir, también debe saber obedecer”.

Una semana después del severo discurso de Cristina Kirchner en el Chaco, y con el presidente en camino de vuelta desde Europa, el expresidente del bloque oficialista de Diputados señaló: “Nuestro pueblo se conduce obedeciendo. Cuando uno quiere conducir también debe saber obedecer. Y el pueblo manda”.

“Para saber conducir hay que haber sido conducido. Lo que me preocupa como peronista, como militante es que la sociedad no se involucre en su destino y cuando los dirigentes pretenden surfear esa ola más que romperla, porque sino la ola se hace más grande”, detalló el líder de La Cámpora.

También tuvo su mensaje hacia Martín Guzmán, al señalar: “Escucho en los últimos días que el ministro de Economía dice dos cosas y dice más. Dice que no tiene apoyo político… ¡Tenés el apoyo del FMI y de Kristalina Georgieva, de los movimientos sociales, del presidente y de Clarín!… ¿Qué más querés?”.

En otro pasaje replicó a quienes sostienen que la fuerte interna agrava la inflación. “Descubrí que hay una nueva causa de inflación: el debate político. ¿En serio creen que es por eso y no porque no ponemos el ojo donde tenemos que ponerlo? ¿En los formadores de precios? Nadie pide saltos bruscos ni locura. Lo decimos desde la responsabilidad”. Y reclamó: “¡Qué les pasa a los empresarios que no paran de remarcar los precios?”.

Tras el reclamo de Massa, Guzmán confirmó que subirá el piso del Impuesto a las Ganancias

El presidente de la Cámara baja le solicitó al ministro de economía, a través de una carta, volver a actualizar el piso de la ley vigente para que no se neutralicen los aumentos salariales acordados con los gremios y no afectar así el poder adquisitivo de los trabajadores y jubilados.

Luego de que el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, le pidiera este viernes al ministro de Economía, Martín Guzmán, la actualización del mínimo no imponible de la Ley de Impuesto a las Ganancias -que él mismo impulsó el año pasado- para que los aumentos salariales acordados en paritarias no afecten el poder de compra de los trabajadores, el titular de la cartera confirmó que elevarán el piso para los trabajadores en relación de dependencia que se actualizará en función de la evolución de la inflación.

“Es una obviedad que se actualizará el piso a partir del cual los trabajadores en relación de dependencia pagan (el impuesto a las) Ganancias en función de la evolución de la inflación”, afirmó Guzmán a los medios.

El ministro sostuvo: “Es lo que razonablemente establece la ley para que el beneficio a los trabajadores y las trabajadoras no se pierda con la inflación, y es lo que el Gobierno ejecutará”.

A través de una carta enviada a Guzmán, el líder del Frente Renovador propuso fijar un nuevo piso actualizado de remuneración mensual para empezar a pagar el impuesto, volviendo a beneficiar a una gran cantidad de contribuyentes a nivel nacional.

Tal como había anunciado Massa el año pasado, la ley aprobada por el Congreso en abril del 2021 permite considerar las nuevas pautas salariales y faculta al Gobierno a través de un decreto a actualizar el “piso” con el objetivo de acompañar el alivio fiscal de los trabajadores con los incrementos salariales que se acuerden en paritarias.

“Trabajamos protegiendo y aliviando la situación de los trabajadores; y además, como las paritarias van a la alza y a mejorar los ingresos, en el caso de Ganancias previmos una cláusula gatillo, para acompañar las mejoras”, había indicado el presidente de Diputados.

Según estimaciones de los equipos técnicos de Diputados, el nuevo piso pasaría de $225.937 a $265.000 de remuneración bruta, determinado en base a la variación anual de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), teniendo en cuenta las actualizaciones salariales acordadas por los trabajadores durante este año.

Originalmente, en 2021, el piso salarial de $ 150.000, luego ajustado a $ 175.000, permitió que 1,5 millones de trabajadores dejaran de pagar el Impuesto a las Ganancias: de 2,3 millones de contribuyentes en 2020, y en 2021 quedaron gravados unos 950.000. Luego, por las variaciones inflacionarias, se volvió a delegar la facultad al Poder Ejecutivo para incrementar las deducciones del impuesto durante el año fiscal 2022. Massa propone una suba adicional del piso a partir del cual se paga el impuesto para mantener constante el porcentaje de contribuyentes alcanzados por el tributo.

Según el planteo del titular de la Cámara, de esta manera “continuaría consolidándose un esquema progresivo de alivio fiscal y solo lo paguen el 10% de los contribuyentes con mayores ingresos y las jubilaciones de privilegio”.

Massa le exige al Ministerio de Economía una actualización de Ganancias

Mediante un texto enviado al ministro Martín Guzmán, el presidente de la Cámara baja pide volver a actualizar el piso de la ley vigente para que no se neutralicen los aumentos salariales acordados con los gremios y no afectar así el poder adquisitivo de los trabajadores y jubilados.

El titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, pidió este viernes la actualización del mínimo no imponible de la Ley de Impuesto a las Ganancias, que él mismo impulsó el año pasado, para que los aumentos salariales acordados en paritarias no afecten el poder de compra de los trabajadores.

A través de una carta enviada al ministro de Economía, Martín Guzmán, el líder del Frente Renovador plantea fijar un nuevo piso actualizado de remuneración mensual para empezar a pagar el impuesto, volviendo a beneficiar a una gran cantidad de contribuyentes a nivel nacional.

Tal como había anunciado Massa el año pasado, la ley aprobada por el Congreso en abril del 2021 permite considerar las nuevas pautas salariales y faculta al Gobierno a través de un decreto a actualizar el “piso” con el objetivo de acompañar el alivio fiscal de los trabajadores con los incrementos salariales que se acuerden en paritarias.

“Trabajamos protegiendo y aliviando la situación de los trabajadores; y además, como las paritarias van a la alza y a mejorar los ingresos, en el caso de Ganancias previmos una cláusula gatillo, para acompañar las mejoras”, había indicado el presidente de Diputados.

El nuevo piso pasaría de $225.937 a $265.000 de remuneración bruta, determinado en base a la variación anual de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables.

Según estimaciones de los equipos técnicos de Diputados, el nuevo piso pasaría de $225.937 a $265.000 de remuneración bruta, determinado en base a la variación anual de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), teniendo en cuenta las actualizaciones salariales acordadas por los trabajadores durante este año.

Originalmente, en 2021, el piso salarial de $ 150.000, luego ajustado a $ 175.000, permitió que 1,5 millones de trabajadores dejaran de pagar el Impuesto a las Ganancias: de 2,3 millones de contribuyentes en 2020, y en 2021 quedaron gravados unos 950.000. Luego, por las variaciones inflacionarias, se volvió a delegar la facultad al Poder Ejecutivo para incrementar las deducciones del impuesto durante el año fiscal 2022. Massa propone una suba adicional del piso a partir del cual se paga el impuesto para mantener constante el porcentaje de contribuyentes alcanzados por el tributo.

Según el planteo del titular de la Cámara, de esta manera “continuaría consolidándose un esquema progresivo de alivio fiscal y solo lo paguen el 10% de los contribuyentes con mayores ingresos y las jubilaciones de privilegio”.

NOTA-del-Presidente-de-la-HCDN-Massa-al-Ministro-de-Economía-Guzmán

La respuesta inesperada de Alberto Fernández a quien lo designó

Por Armando Torres. La vicepresidenta resolvió dar un golpe palaciego y se encontró primero con una resistencia inesperada y silenciosa del presidente, y ahora con una dura reacción de su principal objetivo: Martín Guzmán.

Hoy pasó algo distinto. La escalada de la confrontación interna del oficialismo tuvo un capítulo inédito. Alguien le dio a Cristina Kirchner desde el Gobierno una respuesta dura y fundamentada. Fue el ministro Martín Guzmán, precisamente el “objetivo N° 1” de Cristina.

Este es un nuevo escenario que sugiere que, puesto de manifiesto el fracaso de la situación anómala que crearon con la fórmula de un débil arriba de una poderosa, después de la derrota de 2021, Cristina resolvió dar un golpe palaciego y se encontró con la resistencia inesperada y silenciosa del presidente.

La respuesta fue no entregarle ministros y llevar adelante el acuerdo con el FMI.

Ahora, ante la descabellada “clase magistral” de la histriónica honoris causa, fue el propio Guzmán quien reaccionó frontal y explícitamente.

Esto alienta esperanzas de que Alberto Fernández, quizá sin proponérselo, está dejando en evidencia a su vice y, es probable, comenzando a destruirla.

Sería de la mejor y única manera posible: desde el mismo peronismo en el que ella se montó.

La fórmula fracasó, lo que no puede fracasar es la institucionalidad que Alberto representa hasta el 10 de diciembre de 2023.

“Dejarla en evidencia” implica asumir que ella inventó algo truculento para hacerse del poder y “destruirla” quiere decir que, aun conservando su tribu, ella ya no podrá recrear una trampa semejante. Nadie los acompañaría.

Tendría que ir entonces con su propia cara o la de su hijo que, en verdad, asustan.

Palazzo: “Respecto a Guzmán tengo una posición crítica”

El “dipusindical” reclamó un cambio de políticas desde la cartera económica, aunque aclaró que es el presidente “quien decide” sobre los funcionarios.

sergio palazzo

El ministro de Economía, Martín Guzmán, sigue sumando críticas dentro del Frente de Todos. Este viernes, el “dipusindical” Sergio Palazzo dejó expuesta su disconformidad con el funcionario y pidió un cambio de políticas, aunque señaló que el presidente Alberto Fernández es el que decide sobre los funcionarios.

“La situación económica obviamente la veo con preocupación en un país con 60% de inflación. Tiene que ser el punto principal donde tiene que poner el acento el Gobierno”, sostuvo el legislador de la bancada oficialista en diálogo con radio Mitre.

El secretario de La Bancaria remarcó: “No soy quién para decirle al presidente quiénes son sus colaboradores, sí que tiene que cambiar políticas, eso está claro, porque sino no tendríamos un 60% de inflación y eso es responsabilidad de quienes manejan el equipo económico”.

“Respecto a Guzmán tengo una posición crítica”, expresó y coincidió que “la vicepresidenta también la tiene”, sin embargo “el presidente lo sostiene”. Igual, no quiso alinearse a la posición de Cristina Kirchner, pero manifestó su disconformidad: “No voy a entrar en una cuestión de un lado o del otro, mi posición es crítica”.

Para el diputado, “lo que habría que cambiar son las políticas; quien decide quién ejecuta esas políticas es el presidente y sería impropio de mi parte decir quién tiene que estar afuera o adentro”.

Al recordar la herencia de la gestión macrista, la pandemia y la guerra, el oficialista valoró que “el Gobierno está tratando de hacer un esfuerzo para salir adelante”, aunque “está claro que esos esfuerzos no han llegado a toda la sociedad, sino no se hubieran perdido 5 millones de votos en la última elección”.

Tolosa Paz salió al cruce de Larroque por Martín Guzmán

La diputada del riñón del presidente Alberto Fernández le respondió al funcionario bonaerense, quien cargó contra el ministro de Economía al apuntar que “no lo votó nadie”.

La diputada nacional Victoria Tolosa Paz (FdT) se refirió a las críticas que el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés “Cuervo” Larroque, reavivó sobre el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán.

“No comparto lo que dijo el ministro Larroque”, sentenció la legisladora del riñón del presidente Alberto Fernández en alusión a las declaraciones del dirigente de La Cámpora, quien apuntó que a Guzmán “no lo votó nadie”.

Para la bonaerense, con esas críticas y expresiones “se está perdiendo la oportunidad de poner en valor lo que viene haciendo el Gobierno con las políticas económicas que viene llevando el ministro”.

Y, en diálogo con FM La Patriada, ponderó que esas acciones tienen que ver con “ampliar el gasto” para “seguir expandiendo las políticas sociales”.

“Sin las políticas económicas, no podríamos haber estado en Florencio Varela anunciando una política muy importante, que implicó un aumento de 15 veces del presupuesto de merendero escolar desde la gestión del gobernador (Axel Kicillof)”, completó Tolosa Paz.

Tolosa Paz respaldó el anuncio de bonos extraordinarios para trabajadores 

La legisladora nacional del FdT subrayó que la medida “avanza en un sistema de redistribución que nivela hacia arriba”.

La diputada nacional Victoria Tolosa Paz celebró las medidas anunciadas por el presidente Alberto Fernández y el titular de Economía Martín Guzmán al subrayar que “estamos avanzando en un esquema de redistribución que nivela hacia arriba preservando el poder adquisitivo frente a la inflación”. 

“El Gobierno tomó una decisión acertada en materia de políticas de ingresos, buscando redistribuir parte de lo que recauda mediante el bono que busca cuidar el bolsillo de argentinos y argentinas”, amplió Tolosa Paz en declaraciones a Radio 10

En esa línea, la legisladora del Frente de Todos por la provincia de Buenos Aires agregó: “Por eso celebramos esos $ 18.000, que para algunos puede resultar poco, pero hay que tener presente que representa una canasta y media alimentaria básica”. 

“Estamos hablando de gente que trabaja, pero que no tiene la relación del empleador y del sindicato para iniciar una paritaria”, precisó Tolosa Paz y completó: “Ahí sí existe el riesgo de que los ingresos se vayan licuando día a día”. 

Como se anunció el lunes, el Gobierno nacional otorgará bonos extraordinarios de $18.000 a trabajadores informales, monotributistas de categorías A y B y trabajadores de casas particulares de entre 18 y 65 años, y otra ayuda de $12.000 a jubilados y pensionados que perciban hasta dos haberes mínimos. 

Hay un crecimiento que se tiene que redistribuir”, remarcó Tolosa Paz y en ese sentido enumeró algunas de las últimas medidas adoptadas por la administración de Alberto Fernández, como el bono otorgado a los jubilados, el aumento del 50% en la Tarjeta Alimentar. 

Ahora, con la medida anunciada el lunes, el Gobierno busca llegar a un “universo de 10 millones de personas”, dijo Tolosa Paz, donde “el ingreso sigue siendo magro cuando la inflación golpea como golpeó en el mes de marzo”. 

Por otra parte, consultada por Radio Delta sobre los cuestionamientos de un sector de la oposición al denominado proyecto de “renta inesperada”, Tolosa Paz evaluó que “oponerse por oponerse no tiene mucha razonabilidad”. 

Al respecto precisó que, en caso de lograr un trámite legislativo favorable, “no alcanzará a personas físicas sino a jurídicas, es decir empresas, que además tienen ganancias extraordinarias de más de mil millones de pesos; en un contexto donde ni las propias empresas esperaban un escenario de guerra como el de Rusia y Ucrania”. 

“Se trata de sectores muy definidos que representan un 3% y que tienen ganancias inesperadas producto de la guerra; en ese contexto se inscribe la medida que por un lado apunta a seguir redistribuyendo el ingreso, y cuya alícuota será menor en los casos en que parte de esa renta inesperada se utilice para la reinversión en nuevas plantas, procesos productivos y generación de empleo”, explicó la dirigente peronista. 

El Gobierno anunció un refuerzo de ingresos a financiar con un aporte por la renta inesperada

Se otorgará un refuerzo de ingresos para trabajadores y trabajadoras informales y de casas particulares, monotributistas, jubilados y pensionados.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, anunciaron este lunes un refuerzo de ingresos para los trabajadores y trabajadoras informales y de casas particulares, monotributistas, jubilados y pensionados, en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

“Estas medidas son muy necesarias por el impacto de la inflación en el primer trimestre. Debemos garantizar que no recaiga en el bolsillo de los argentinos y fundamentalmente de los sectores más vulnerables, que se mueven en el marco de la informalidad”, enunció el mandatario nacional, acompañado por parte de su Gabinete; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa y los gobernadores Axel Kicillof, de la provincia de Buenos Aires; Jorge Capitanich, de Chaco y Gustavo Melella de Tierra del Fuego.

En ese marco, Fernández advirtió en su discurso que “nosotros necesitamos que los que han ganado una renta inesperadamente como consecuencia de una guerra que se ha desatado imprevistamente, que colaboren con su aporte contributivo, para ayudar a quienes han quedado más postergados con todo esto”.

Ante ello, desde la oposición se pusieron en guardia. El jefe del bloque Pro Cristian Ritondo señaló: “No importa qué nombre le pongan o cómo lo disfracen, mi compromiso es con la palabra. Prometí no acompañar la creación de nuevos impuestos. Mi voto va a ser negativo”.

La radical Karina Banfi señaló que “el aporte a la “renta extraordinaria” es un nuevo impuesto y debe pasar por el Congreso. Desde Juntos por el Cambio estamos totalmente en contra. La Argentina productiva no resiste más este tipo de políticas”.

A su vez, el diputado Emilio Monzó señaló que “el único plan del Gobierno ante la crisis es la creación y el aumento permanente de impuestos a sectores productivos, cuando lo que se necesita es una reforma del sistema tributario”.

“Queremos dar ese debate, pero rechazamos que se siga presionando a los que trabajan y dan empleo”, enfatizó el ex titular de la Cámara baja.

Por la UCR, el jefe del interbloque de senadores de Juntos por el Cambio Alfredo Cornejo sostuvo: “Tenemos el gobierno de los bonos y el apriete impositivo. No se les cae una idea productiva ni un plan serio”.

La misionera Florencia Klipauka dijo por su parte que “el aporte a la ‘renta extraordinaria’ es un nuevo impuesto y, como tal, debe pasar por el Congreso de la Nación. Lo dijimos en campaña el año pasado y lo repetimos ahora: desde Juntos por el Cambio no vamos a acompañar la creación de nuevos impuestos”.

La diputada Mercedes Joury anticipó que “vamos a rechazar el nuevo  impuesto del Gobierno a la ‘renta inesperada’. Nos comprometimos a no aprobar nuevos impuestos, ya no se soporta más esta presión impositiva. Hay que ayudar al sector productivo y dejar de ponerle trabas”.

“¿Controlar la emisión, bajar impuestos y abordar reformas estructurales? Por supuesto que no. El kirchnerismo analiza un nuevo impuesto a la renta ¿INESPERADA? No se les ocurre otra cosa que crear o aumentar impuestos”, sostuvo Ricardo López Murphy.

Por su parte, el diputado Alberto Asseff lamentó que “el único plan del Gobierno ante la crisis es la creación y el aumento permanente de impuestos a los sectores productivos”, y dijo que “repartir migajas en vez de hacer crecer la economía resulta en más pobreza y en más dependencia para el mismo Gobierno, que debe exprimir a los pocos que producen porque la mayor parte de la sociedad ya no tiene dinero”.

Desde la Legislatura porteña, el presidente del bloque oficialista, Diego García Vilas, señaló que “la idea de un “impuesto a la renta inesperada” deja claro que este gobierno está empeñado en ahogar cualquier señal de recuperación o mínima prosperidad. Tras dos años en brutal caída, intentan castigar a los emprendedores para tapar su fracaso. No lo vamos a permitir”.

A su vez, Javier Milei expresó que “siempre sostuve que Guzmán no era apto para el cargo. El impuesto a la renta inesperada es una nueva prueba de ello. Muestra desconocimiento sobre como funciona el sistema de precios y el rol de los beneficios en asignar los recursos. Además ¿él sabe cuál es la renta correcta?”.

El bloque Córdoba Federal manifestó su rechazo a la “renta inesperada”

El ministro de Economía, Martín Guzmán, adelantó la iniciativa que buscará gravar a sectores que se vieron beneficiados por la suba de precios causada por la guerra en Ucrania. Con lo recaudado se planea entregar un nuevo IFE.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, anticipó que llevarán a cabo un nuevo impuesto a “la renta inesperada”. En ese marco, el bloque Córdoba Federal alzó su voz en contra y calificó dicho proyecto como “otro aumento encubierto” y adelantó su rechazo a través de las redes sociales: “No vamos a apoyar ningún aumento de impuesto”.

“Estamos de acuerdo que los sectores más desfavorecidos del país necesitan ayuda del Estado, pero la solución no es penalizar a los mismos de siempre. Se requieren instrumentos y políticas para generar riqueza y poder acompañar a los sectores más vulnerables”, expresaron desde el espacio.

En ese sentido, advirtieron: “No vamos a apoyar ningún aumento de impuesto. Y ‘Renta inesperada’ es otro aumento encubierto a los sectores del campo. De ninguna manera vamos a apoyar algo semejante”.

La idea del jefe del Palacio de Hacienda es que el Estado se apropie de las ganancias extraordinarias que obtuvieron determinados sectores, tales como productores de materias primas como el gas, petróleo, minerales y granos, entre otros, como consecuencia de la brusca suba en los precios internacionales de las materias primas a raíz de la guerra en Ucrania. Los fondos que se obtengan serían destinados a un nuevo IFE.

Operativo clamor en ciernes, en un contexto de crisis creciente

El tema de la semana fueron las palabras de la vicepresidenta de la Nación en una asamblea legislativa internacional, donde dio un polémico discurso que sorprendió a los visitantes europeos. Dejó en un segundo plano a la inflación más alta en 20 años, otro signo de una crisis a la que no le encuentran solución.

Por José Angel Di Mauro

Seguramente cuando el presidente confirmó el embarazo de la primera dama se ilusionaba con el nacimiento del bebé en otro contexto. No nos engañemos: a 14 meses del inicio de la campaña electoral, la llegada de un retoño para la pareja presidencial no podía dejar de ser un activo importante en cuanto a imagen. Puede fallar, y falló.

No es que cuando se anunció, hace varios meses, las cosas para el Gobierno transitaran sobre ruedas, pero las expectativas eran distintas. Siempre el Gobierno se ilusionó con el post pandemia y con que la vuelta a la normalidad le garantizara los beneficios que el Covid le había negado. Pero el ruido político es tal que conspira contra cualquier mejora, por mínima que sea.

La realidad es que la coalición de gobierno se rompió el 31 de enero, cuando Máximo Kirchner presentó su renuncia a la jefatura del bloque oficialista de la Cámara baja. Si bien ese día y los siguientes se buscó morigerar el impacto, garantizando que tal decisión era simplemente una cuestión de “matices” distintos sobre un tema; que su madre había estado en desacuerdo y trató sin éxito de convencerlo de no irse; que eso no representaba en modo alguno una crisis… lo cierto es que todas fueron mentiras para maquillar una ruptura que cuesta imaginar que no sea definitiva.

En rigor, los que desde el Instituto Patria se muestran más sinceros, dirán que la fractura del Frente de Todos no fue ese día, sino el viernes previo, cuando Alberto Fernández anunció el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Alberto Fernández y Fabiola al presentar a Francisco.

Con maledicencia, más de uno dirá que Francisco llegó ya no con un pan bajo el brazo, sino con el índice de inflación más alto en los últimos 20 años, pero es injusto cargar sobre un suceso venturoso la consecuencia de políticas erróneas. Desde el oficialismo insisten en que la inflación es un fenómeno multicausal, con el mero fin de rechazar culpas por la fenomenal emisión. Cierto es también que incide la guerra en Ucrania, que involucra a dos actores centrales de un mercado donde Argentina también juega en primera,y los precios se disparan, como así también que el mundo entero está viviendo picos inflacionarios producto de la pandemia primero y ahora el conflicto bélico. Tan cierto como que entre las causas de la inflación autóctona juega fuerte el factor de la gran emisión que acompañó lo que en campaña se conoció como el “plan platita”, pero fundamentalmente el fuerte internismo que exhibe ya sin poder ocultarlo el Gobierno nacional.

Tan es así que ni siquiera una semana corta como esta última se vivió con alivio. Por el contrario, para el último día hábil en las oficinas oficiales se hablaba de un “miércoles negro”. Es lo que temían, a partir del anuncio de marchas piqueteras que solo por la víspera del feriado largo se sabía de antemano que no se transformarían en acampe; el anuncio del índice inflacionario y, fundamentalmente, el discurso de la vicepresidenta en la Asamblea de la EuroLat en el CCK.

Desde los días previos fue tanta la insistencia desde despachos oficiales respecto de que se esperaba un brinco importante de la inflación -superior al 6%-, que algunos vieron en eso la estrategia de sobregirar expectativas para que un número inferior generara alivio. Sin embargo el propio Martín Guzmán confirmaría dos días antes del anuncio oficial, en diálogo con el periodista Gustavo Sylvestre, que el índice de marzo superaría los 6 puntos.

Martín Guzmán anticipó en C5N la inflación que venía.

Pero está dicho que las mayores tensiones las generaba el discurso de Cristina Kirchner del miércoles, que el cristinismo se ocupó profusamente de cargar de expectativas. Con tanta antelación fue anunciado y tanto énfasis se puso en su difusión, que en la Rosada temían por la onda expansiva de lo que fuera a decir. Porque si bien el contexto sería una reunión internacional de parlamentarios, el lema del evento ya le daba pie a la exmandataria para arreglárselas para explayarse en la dirección que deseara: “Una recuperación económica justa, inclusiva y en paz”.

Fue en ese contexto que la vicepresidenta lanzó una frase que hizo carrera: “Hablamos de poder cuando alguien toma una decisión y esa decisión se puede aplicar y es respetada por el conjunto de la sociedad. Eso es el poder. Que te pongan una banda y te den el bastón, un poquito es… pero créanme, y lo digo por experiencia. Ni te cuento si además no se hacen las cosas que hay que hacer, ni te cuento. Pero bueno, dejémoslo ahí”.

No hizo falta que hiciera nombres, a todos les quedó claro de quién (o a quién le) hablaba, aunque por la noche desde Casa Rosada salieran a minimizar los dichos de la vicepresidenta, aclarando que “eso es algo que dice siempre”.

Si había alguna duda, con el “dejémoslo ahí” quedaron aventadas…

No faltará también el que recuerde el episodio con Mauricio Macri y la entrega de los atributos presidenciales en 2015, para verificar que al expresidente no le quiso dar ni “un poquito” de poder en ese entonces.

Muchos de los parlamentarios europeos que asistieron a la reunión de la EuroLat organizada por nuestro país hicieron saber su malestar por el color político local que tiñó la apertura de la sesión plenaria de la asamblea, pero sobre todo se habrán sentido frustrados cuando al día siguiente no pudo congeniarse una declaración de condena a la agresión de Rusia contra Ucrania. Hubo cuatro proyectos de resolución, pero no ninguno fue aprobado, a instancias de los legisladores kirchneristas y la izquierda de la región se bloqueó un pronunciamiento en ese sentido.

Durante el acto hubo otro dato que no pasó desapercibido y fueron los cánticos de los militantes kirchneristas en el CCK, alentando una vuelta al poder. Justamente a partir de ello, y a sabiendas de la próxima aparición de afiches alusivos, muchos se preguntan sobre la inminencia de un “operativo clamor” para que Cristina Kirchner sea candidata en 2023. En rigor, nadie tiene dudas de que ella jugará en las elecciones del próximo año, pero todos imaginaban hasta ahora que sería candidata a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires, lo cual le garantizaría fueros hasta 2029. Pero ya muchos especulan con la posibilidad de que vaya ella misma por la presidencia. Tiene sentido, al ser la destinataria de la mayoría de los votos del Frente de Todos, pero su alta imagen negativa le pone un techo a esas posibilidades.

La eventual candidatura de Cristina alentaría tal vez a Mauricio Macri a buscar “entrar” en lo que él mismo definió como el “segundo tiempo”. Ambos con fuerte imagen negativa, un eventual desafío electoral representaría una vuelta al pasado. Los dos expresidentes dejaron su marca, pero tanto en el oficialismo como en la oposición sus dirigentes y ellos mismos piensan que es tiempo de caras nuevas. CFK sigue sonando por la debacle del gobierno actual; Macri, por la ebullición de un espacio que necesita un liderazgo que lo ordene y eso recién sucederá en las PASO de agosto. Mucho tiempo de espera y un riesgo latente de desgaste y, sobre todo, fastidiar a su electorado con un internismo creciente.

Al sopesar una posible candidatura presidencial, Cristina tiene claro que una eventual derrota en 2023 la dejaría sin fueros en un momento crítico. Ya se sabe cómo actúa la Justicia cuando el sentido del poder político cambia. Más allá del poder de las pruebas en las causas que avanzan sin que el poder actual las haya podido detener. ¿No es acaso esa la razón fundamental del enojo vicepresidencial hacia su elegido de 2019?

Lo cierto es que las iniciativas legislativas judiciales de esta gestión partieron siempre desde el Senado. Pero ninguna pasó el filtro de Diputados, donde quedaron atascadas, cosa que más de una vez reprochó públicamente el senador Oscar Parrilli, expresando así el pensamiento vivo de su jefa. La reforma judicial fue aprobada el 28 de agosto de 2020, en plena pandemia, por 40 votos a favor y 26 en contra; la reforma del Ministerio Público tuvo media sanción del Senado por 42 votos contra 27, el 27 de noviembre de ese mismo año. Más recientemente, la reforma del Consejo de la Magistratura salió el 7 de abril pasado (37 a 33). En este último caso, se esperan novedades en los próximos días a partir de haber vencido el plazo dado por la Corte Suprema para redactar una nueva ley para el Consejo y ser repuesta la de 1997, con lo que ese organismo debe volver a tener 20 miembros. El kirchnerismo está decidido a obturar esa posibilidad y por eso está frenada la designación de dos legisladores.

Hay en ciernes un conflicto de poderes. Como si fuera poco. Después se sorprenden por el nivel de la inflación.

Gaillard defendió a Guzmán y dijo que los funcionarios que no estén de acuerdo “se tienen que ir”

La diputada oficialista respaldó al ministro de Economía y además enfatizó que este es “un momento que requiere la fuerza de toda la coalición gobernante apoyando al presidente”.

La diputada nacional Carolina Gaillard (FdT), quien participó del encuentro “albertista” entre funcionarios y militantes organizado por Agustín Rossi en Rosario el pasado fin de semana, defendió este martes al ministro de Economía, Martín Guzmán, y además enfatizó que este “es un momento que requiere la fuerza de toda la coalición gobernante apoyando al presidente”.

Sobre las declaraciones de Guzmán, quien afirmó que gestionará “con gente alineada al programa económico”, la legisladora señaló: “Por supuesto necesitas funcionarios que apliquen las medidas que toma el ministro, si no no hay Gobierno que funcione. Si tenés subsecretarios o terceras líneas que contradicen lo que dice un ministro, no hay Gobierno que funcione en el mundo y ese es uno de los problemas que ha tenido nuestra coalición gobernante”.

“Yo confío en Guzmán, me parece un excelente ministro, creo que nos sacó de un problema enorme”, sostuvo la entrerriana, que agregó que “no es fácil negociar con el Fondo (Monetario Internacional), a nadie le gusta el Fondo, nadie quería volver al Fondo”, pero el ministro lo hizo “en las mejores condiciones” que se podían, consideró.

Para la oficialista, “hay que apostar en positivo y en futuro, y todos los funcionarios que sean de la cartera tienen que trabajar en esa línea. No podés tener funcionarios que estén contradiciendo las medidas. Y sí, claramente quien no está de acuerdo se tiene que ir y es algo que es ético y hasta de responsabilidad”.

“Es un momento que requiere la fuerza de toda la coalición gobernante apoyando al presidente para que pueda tomar las medidas necesarias en materia económica y salir de esta crisis”, remarcó y continuó: “Muchas veces la inestabilidad política le quita fuerza al Gobierno para poder ordenar la economía, porque la economía es certeza, previsibilidad”.

En diálogo con FM La Patriada, la diputada apuntó que “con nuestras peleas internas lo que hacemos es generar una inestabilidad que termina perjudicando”. Por eso, insistió que “es momento de fortalecer la unidad” y, así, “impedir que la derecha pueda gobernar en nuestro país”.

“Nos costó mucho asumir en 2019 con un Estado desguazado, megaendeudado. Costó muchísimo la pandemia”, recordó, para asegurar que ahora “las variables macroeconómicas están mejorando muchísimo. Sí sabemos que falta, falta llegar al sector de la economía informal, que ha perdido mucho poder adquisitivo y no llega a fin de mes, ni al 10 o 15 siquiera”.

En ese sentido, Gaillard mencionó que se evalúa “la posibilidad de implementar un ingreso básico universal”, y que Guzmán también habló de “un proyecto de ley que enviarían al Congreso para redistribuir la riqueza con impuestos progresivos”.

“Necesitamos tener todo el apoyo de todos los sectores de la coalición para poder llevar adelante estas políticas”, reiteró y opinó que “es un momento de máxima madurez política, máxima generosidad y máxima inteligencia para que no vuelva a ganar la derecha en 2023”.

La crisis en el oficialismo desordena a la oposición

Cuando el miércoles se anuncie el índice de inflación de marzo, el número será tan alto que no se hablará más de otra cosa. Es el tema que más preocupa y al que sucesivos gobiernos no le encuentran solución. Eso sucede mientras crece el internismo en el Frente de Todos y en una oposición que se ilusiona con volver, pero donde crecen las dudas.

Por José Angel Di Mauro

Una crisis política de impredecibles consecuencias es la que atraviesa la administración de Alberto Fernández. Derrotado en las elecciones intermedias, el Gobierno cumple su segunda mitad de mandato en medio de reclamos de todo tipo y una espiral inflacionaria que esta semana concentrará aún más la atención con un porcentaje que todo indica que marcará un récord complejo. Rondará el 6%, un poco por arriba de ese número, o un poquito por abajo, pero estará ahí. Lo anuncian todos los cálculos y el propio secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, confirmó que va a ser “alta”, y tras aclarar que no hace “milagros”, responsabilizó al Ministerio de Economía.

En cualquier gobierno eso hubiera terminado con la renuncia de ese funcionario, pero en esta administración parcelada eso es imposible. De hecho, el viernes sonó fuerte durante toda la jornada la posible salida del ministro Martín Guzmán. El titular del Palacio de Hacienda que nunca pudo deshacerse del subsecretario de Energía que lo desafió, menos podría pedir la cabeza de Roberto Feletti.

En rigor, desde el Instituto Patria piden la suya. El presidente resiste, por ahora. En el mar de versiones que circulan, dicen que la vicepresidenta estaría dispuesta ahora a reunirse con Alberto Fernández, pero el que ahora no quiere aceptar un encuentro es él. No es cuestión de berrinches: sabe el presidente que Cristina nunca arría sus banderas y solo alentaría cierto armisticio si hay cambios, comenzando por el titular de Hacienda, y por eso AF prefiere rehuir un encuentro. Así están las cosas hoy en la cima del poder.

Si bien sigue pensando que la economía está mejorando, el presidente está amargado porque considera que el internismo ha esfumado parte de los efectos positivos generados por el acuerdo con el Fondo Monetario. Como botón de muestra exhibe el valor del dólar, que bajó durante la última semana. Ya se sabe lo que piensa que hubiera sucedido si no acordaba con el FMI; se lo dijo al periodista Mario Wainfeld: si no se hubiera firmado el acuerdo el viernes 28 de enero, el lunes siguiente hubiera tenido que decretar feriado bancario.

Alberto Fernández quiere sostener a su ministro de Economía.

El fuego amigo tiene a maltraer a un presidente decidido a retener a su lado a Guzmán, pero incapaz de echar a funcionarios que lo desafían. Porque horadar al ministro de Economía, es desafiar la autoridad presidencial y eso ha hecho el ya citado Roberto Feletti reclamándole a Guzmán “una política antiinflacionaria consistente”.

En realidad, lo que dice el secretario es lo que piensa la mayoría del oficialismo, donde Guzmán es reconocido como un ministro de Hacienda, más no de Economía. Cargo vacante en este gobierno, reconocen a estas alturas en el propio Frente de Todos.

Mientras la presidenta del Senado le regala a su compañero de fórmula un libro que retrata de manera descarnada la debacle del gobierno de Raúl Alfonsín, que se fue arrastrado por una inflación desenfrenada, en la conferencia de prensa del último jueves de la portavoz presidencial -convocada para ordenar la comunicación oficial- se escucharon dos palabras que queman: hiperinflación y asamblea legislativa. “No hay ningún riesgo de hiperinflación”, respondió Gabriela Cerruti sobre lo primero, y respecto de los dichos del senador Alfredo Cornejo, que especuló sobre las razones que conducirían a una asamblea legislativa -léase salida de Alberto Fernández-, la funcionaria aclaró que no haría “comentarios de declaraciones, porque si no nos convertimos en comentaristas de declaraciones”. Pero incomoda que se vayan naturalizando semejantes posibilidades.

gabriela cerruti conferencia de prensa
Gabriela Cerruti descartó que vaya a haber hiperinflación.

También preparó el terreno para lo que viene el diputado Máximo Kirchner el jueves en Merlo. Muy activo en el territorio bonaerense, el hijo de los Kirchner advirtió que “la próxima semana se va a conocer la inflación. Será muy duro. Es compleja la situación que nos toca pasar”. Y tras cargar contra “los que abusan con los precios y juegan con el hambre de nuestra gente gracias al amparo mediático”, reclamó “hacerse cargo de la gestión (…) Hay que cortarla con las pendejadas de la televisión y solucionar este complejo momento”.

Máximo advirtió en Merlo: “No hay que amontonarse por amontonarse”.

Siempre críptico en sus mensajes, habrá que esforzarse por imaginar a quiénes se refiere Máximo, pero nombres sobran. El diputado no solo recorre la provincia en su calidad de jefe del PJ distrital. Es de los que analiza un eventual adelantamiento de las elecciones en el principal distrito del país. Algo que sería inédito, pero que gana fuerza dentro del oficialismo, que teme un Waterloo en 2023.

La idea es hacer las PASO en marzo y votar para gobernador e intendentes en junio. Con ello, no necesitarían ninguna ley de una Legislatura donde el oficialismo no es mayoría, y alcanzaría con un decreto del gobernador. Pasa que es Axel Kicillof el que más reparos pone a esa posibilidad. Porque sabe además el gobernador que en esas especulaciones que entre otros manejan Máximo y el jefe de Gabinete provincial, Martín Insaurralde, no contemplan la reelección del gobernador.

La idea del adelantamiento va en línea con la posibilidad de que el kirchnerismo -que imagina una derrota en la Nación en 2023- se refugie los cuatro años venideros en la Provincia. Así como el peronismo es un partido de poder, podría decirse que el kirchnerismo es un partido de Estado: está acostumbrado a fortalecerse allí.

La última palabra la tendrá Cristina Kirchner, quien piensa además seguir en el Senado a partir de 2023, ya no presidiéndolo, pero sí en una banca; a menos que -improbable- compita por un escalón más alto del que hoy ostenta. Ella confía en el arrastre de su nombre en las boletas del principal distrito del país, pero si hubiera desdoblamiento no participaría de esa elección adelantada, sino que lo haría en agosto y octubre, en una boleta donde figuraría pegada al candidato presidencial. Lugar que quiere ocupar Alberto Fernández. Será por eso que, dicen, Cristina hoy no está convencida de separar las elecciones.

¿Qué opina la oposición al respecto? Si bien preferiría elecciones conjuntas, tampoco rechazan la idea por una razón contundente: Javier Milei y su candidatura presidencial. Cualquiera sea el postulante a gobernador que presente, le sacará votos a Juntos por el Cambio en una elección donde no hay balotaje. Razón de más para convencerlos de la conveniencia de elecciones separadas. Aunque los que aspiran a competir por la presidencial tienen los mismos reparos que Cristina o el propio Alberto Fernández: si los intendentes resuelven sus destinos antes, se desentienden luego de la presidencial.

Si se adelantaran las elecciones, casi no habría dudas de que el candidato debería ser Diego Santilli, quien desde la campaña anterior no para de recorrer la provincia y además es la alternativa más instalada. Pero de todas maneras hay dudas, pues los propios intendentes del Pro se encuentran sorprendidos porque el vidalismo hace campaña por otro candidato: Cristian Ritondo. Si bien las partes insisten en que ambos son amigos y no competirán entre sí, en el partido amarillo advierten preocupados que si el Pro presenta más de un candidato en las PASO, el radicalismo podría derrotarlos.

Un panorama similar al que presenta la Ciudad de Buenos Aires, donde en el oficialismo reconocen por lo bajo que el jefe de Gobierno parece más preocupado por la pelea nacional y la bonaerense, que por el destino electoral que vaya a tener el distrito de origen del PRO.

Santilli y Ritondo, ¿dos alternativas del Pro para la provincia de Buenos Aires?

Ministro de Gobierno de CABA, Jorge Macri se consolida como posible candidato, y algunos del oficialismo porteño miran preocupados, pues no le ven al intendente de Vicente López la amplitud que Rodríguez Larreta exhibió durante estos años para incorporar al oficialismo local otras fuerzas. Todavía se preguntan qué es lo que desea María Eugenia Vidal para su futuro político. “Ya se pagó el costo político por el cambio de distrito… No me digas que fue para nada”, se quejó desorientado ante este medio un aliado del PRO. Son los mismos que se preguntan por el internismo bonaerense en ese mismo espacio. “Ganaste ahí las elecciones de 2021, consolidemos al candidato”, sugieren.

Mientras tanto, se supo de una cena en casa de Juan Manuel Urtubey en la que participaron los gobernadores Schiaretti y Gerardo Morales, Emilio Monzó, Florencio Randazzo, Graciela Camaño, Rogelio Frigerio y el intendente de Rosario Pablo Javkin. Fue promocionada como una cena “antigrieta”, pero la realidad es que allí no hubo oficialistas.

Aunque algunos no lo admitan, todos confían en que al final aparezcan voces poderosas que ordenen el espacio. Que en la Ciudad Larreta diga “este es mi candidato”, y que en la Provincia se unifiquen las voces, como sucedió el año pasado. Lo mismo a nivel nacional, donde el larretismo espera que al final del camino Mauricio Macri se defina por el jefe de Gobierno, aunque con fotos como la que exhibió en la semana junto a Donald Trump parezca que el expresidente está pensando más en sí mismo para el “segundo tiempo”.

En Juntos por el Cambio admiten preocupados: “La crisis en el oficialismo nos desordena”.

Alertan sobre un eventual estallido social por la falta de gas

Diputados nacionales exigen respuestas ante la inminente falta de energía en el invierno y las consecuencias sociales que podría traer.

Juntos por el Cambio ingresa este lunes 28 de marzo un proyecto de resolución en la Cámara de Diputados solicitando que se informen una serie de puntos en relación a la crisis energética que se prevé para el invierno próximo.

Ante la falta de dinero recibida por la Secretaría de Energía, expresado en una carta enviada por el secretario Darío Martínez al ministro de Economía, Martín Guzmán, diputados de la oposición expresaron que “el país se expone al riesgo de no tener energía en invierno por la crisis mundial y cuestiones locales”.

Respecto a esta situación, el diputado nacional Gerardo Milman expresó que “vamos hacia un escenario muy difícil porque no va a haber gas en la Argentina. Se espera un invierno muy complejo por efecto de La Niña”. Y continuó: “La gente no va a tener gas en sus casas y se lo restringirán a las empresas. Cuando consumamos el stock no va a haber producción ni alimentos. ¿Qué va a pasar con la gente cuando falte comida o no puedan resguardarse del frío?”.

“Estamos sumamente preocupados ante un gobierno que solo improvisa y no da ningún tipo de respuesta a los problemas tan graves que se avecinan. Debemos ser conscientes de que un escenario de estallido social no sería ilógico”, finalizó el diputado.

Los 12 puntos:

a) Indicar las estimaciones sobre reservas en dólares que contará el Banco Central de la República Argentina, para el período marzo a septiembre inclusive.

b) Detallar las estimaciones sobre las necesidades de importación de gas, indicando los valores en m3 y en dólares.

c) Señalar las proyecciones pertinentes a la liquidación de divisas por parte del sector agroexportador, indicando mes y monto.

d) Frente a la situación de no contar con las divisas suficientes para garantizar el pago de las importaciones de gas licuado a los valores actuales conforme el contexto internacional: ¿qué medidas se tomarían para compensar tal déficit de divisas?

e) Frente al escenario de que Argentina no cuente con el gas suficiente para el suministro a empresas y hogares: ¿qué medidas se adoptarían para compensar el faltante de gas?

f) Para el caso de que se limite o corte el suministro de gas a las empresas, pudiendo conllevar tal medida la limitación de producción o interrupción de producción: ¿Qué medidas considera realizar el Gobierno nacional frente a que se produzcan despidos por tal situación?; ¿Qué medidas adoptaría si por ello se producen faltantes de productos intermedios?

g) Respecto al escenario de faltante de gas: ¿Cómo se garantizaría el funcionamiento pleno de los medios de transporte?

h) Indicar, frente al escenario de faltante de gas: ¿cuál sería el mecanismo de generación eléctrica para la parte del sistema que se abastece con gas?

i) Si las medidas a tomar serían como las anunciadas en el complejo sojero: ¿Cómo prevé el Gobierno nacional que reacciones en respuesta el sector agropecuario?, a su vez, ¿si no considera que tales medidas conllevaran a la reducción de la producción y por ende a aumentos en los precios vinculados al sector alimenticio?

j) Si las medidas adoptadas conllevan al incremento de precios, considera el Gobierno nacional ¿volver a poner precios máximos?, y si la respuesta fuera afirmativa ¿prevé el Gobierno que esa medida posiblemente derivaría en una situación de desabastecimiento?

k) Frente al escenario de carencia de gas durante el invierno para el uso residencial y/o para el complejo productivo; sin transporte, con cierre de establecimientos; aumentos de precios de alimentos y con desabastecimiento de otros productos: ¿Cómo supone el Gobierno nacional que reaccionará la ciudadanía argentina?

l) Indicar detalladamente, que previsiones tiene el Gobierno nacional para evitar un estallido social.

PR-Gas

Frente a la crisis energética y los anuncios de posible falta de gas, citan a Guzmán y a Martínez al Congreso

Diputados de JxC presentaron un proyecto para solicitar la presencia del titular de la cartera de Economía y del secretario de Energía en el Parlamento para que brinden explicaciones sobre las políticas energéticas.

Diputados nacionales de Juntos por el Cambio, encabezados por la radical Pamela Verasay, presentaron un proyecto por el cual se pide que el ministro de Economía, Martín Guzmán; y el secretario de Energía, Darío Martínez, den explicaciones ante la Cámara baja respecto al rumbo actual de política energética de la Argentina.

También piden que expliquen sobre “las situaciones coyunturales que de ella se desprenden para el presente ejercicio y sobre situaciones que han trascendido luego de que el secretario de Energía informara al ministro de Economía y al presidente de la Nación que, como consecuencia del ‘Techo de Caja’ impuesto por la Tesorería General de la secretaria de Hacienda, no se lograría cumplir, en el mes de marzo del corriente, el pago del gas que se importa de Bolivia”.

Entre otras cuestiones, solicitan que se den detalles sobre el estado de las negociaciones con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y las condiciones contractuales que se estarían negociando o se hubieran alcanzado a la fecha (particularmente en lo referente a volúmenes del suministro, precios, posibles revisiones contractuales y su periodicidad, vencimientos, etc.

Además exigen que informe sobre “otras alternativas contempladas por la Secretaria de Energía para cubrir el suministro de las centrales térmicas del país, frente a la posible suspensión por incumplimientos en los pagos con los proveedores de GNL importado; y sobre la estimación presupuestaria -frente a los nuevos valores del GLP- para cubrir las compensaciones para los productores de butano y propano de uso doméstico por el descalce entre Precios Máximos de Referencia establecidos mediante Resolución N°49/15 de la Secretaría de Energía y sus modificatorias y los valores actuales de GLP destinado al Programa Hogares con Garrafa (HOGAR)”.

A su vez, quieren que los funcionarios detallen si, frente al escenario de escasez y caída en el suministro de gas para los meses de invierno, contemplan o estudian implementar cortes temporales en el suministro de algún sector.

“La situación energética en la Argentina es preocupante, y puso una situación de alerta máxima cuando al conocerse que mediante nota NO-2022-24313669-APN-SE#MEC, el Secretario de Energía Sr. Darío Martínez, informó al Ministro de Economía y al Presidente de la Nación que, como consecuencia al ‘Techo de Caja’ impuesto por la Tesorería General de la Secretaria de Hacienda impuesto mediante Nota NO-2022-22867542-APN-DPYCEF no se lograría cumplir, en el mes de marzo del corriente, el pago del gas que se importa de Bolivia, del Barco Metanero de GNL contratado por la estatal IEASA, ni los 17 barcos con gas oil contratados por CAMMESA para abastecer las centrales térmicas”, explicó Verasay.

En el mismo sentido, agregó: “La situación es extremadamente delicada, ya que sin energía no hay industria y sin industria se estaría asestando un duro golpe a la economía y a cualquier posible recuperación. Si bien, la situación de virtual ‘default’ con los proveedores energéticos para el mes de marzo parecería encontrar algún tipo de solución, es de vital importancia que se ponga en conocimiento del Congreso Nacional cuál es la situación para el resto de los meses, y principalmente en el inminente periodo invernal”.

“Este plan de contingencia debería ser informado a este Parlamento, a los sectores productivos y a la opinión pública en general, para la toma de conciencia de la compleja situación que enfrentará el sector energético de nuestro país en los próximos meses. El Gobierno debe dar a conocer de forma urgente su plan de abastecimiento para los próximos meses y establecer un plan de contingencia que incluya diferentes escenarios, medidas de mitigación y la probabilidad de faltantes en determinados sectores de la demanda”, finalizó.

Para Hagman, “hubo una subestimación del tema inflación”

El diputado del Frente de Todos dijo sobre Martín Guzmán: “No es el peor ministro de Economía del mundo, tuvimos peores”.

Miembro del frente Patria Grande, el diputado nacional Itai Hagman es uno de los que abstuvo a la hora de votar el acuerdo con el FMI, y sobre el mismo advirtió que “las alternativas concretas era que salga este acuerdo con el FMI o ir a un escenario de mora o default. Nadie quería la cesación de pagos”.

“Sentimos que es un acuerdo en el que el FMI no se hace cargo del mal que le hizo a la Argentina. El crédito fue de un monto extraordinario y el Fondo tenía que asumir esa responsabilidad; y tenemos serias dudas de qué implicancias va a tener para la vida de la Argentina”, aseguró Hagman.

En diálogo con CNN Radio, el diputado comentó que “es un problema cerrar un acuerdo con el Fondo sin que haya debate en la coalición a la que pertenecés. Y no lo hubo. No es un tema técnico. Este es un problema de funcionamiento de la coalición de gobierno”.

“Hay un sólo área del gobierno que está tomando decisiones”, deslizó Hagman. En relación a esto, reflexionó que “hay un problema de funcionamiento de la coalición del Frente de Todos que va más allá incluso del acuerdo con el FMI. Eso debemos repensar: ¿cómo funciona un gobierno de coalición?”.

A la hora de hablar de Martín Guzmán, dejó en claro que “no es el peor ministro de Economía del mundo, tuvimos peores. Tengo mucho respeto; tuvo aciertos pero hubo una subestimación del tema inflación”.

Retomando la cuestión de la votación del acuerdo con el Fondo, Hagman aseguró que “ninguno de los que votó en contra o se abstuvo es partidario del default ni subestima los problemas que eso implicaría. Por eso nuestra actuación no buscó que el desenlace sea una Argentina en default”.

El diputado señaló además que “Argentina tomó un crédito sin precedentes en la historia del FMI. El Fondo, violando sus propios convenios, siguió girando plata a pesar de que no estaba posibilitado para hacerlo porque el programa económico no se cumplía”.

Guzmán celebró la aprobación del acuerdo

A través de un hilo de tuits, el ministro de Economía se expresó luego de que el Senado convirtiera en ley el entendimiento con el Fondo.

martin guzman jose mayans

Luego de la aprobación masiva que obtuvo el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional en el Congreso de la Nación, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se expresó a través de su cuenta de Twitter.

“El Congreso sancionó con fuerza de ley el acuerdo del Gobierno Nacional con el FMI que le permitirá al país refinanciar la deuda récord de 2018, evitando desestabilizar la economía”, destacó el funcionario para quien “el resultado y el proceso son un paso firme hacia adelante en el desarrollo de nuestra República”.

El hilo de tuits del ministro plantea a continuación “lo que enfrentamos”, y cita: “Duela lo que duela, la realidad es que el FMI está en Argentina desde 2018 por decisión del gobierno anterior, y en algo más de un año sumó una deuda de USD44.500 millones en las espaldas del pueblo. Pesa y mucho. Nuestra responsabilidad era construir una solución”.

Aclara el ministro Guzmán que “sin un acuerdo era imposible pagar. Y no pagar implicaba que no hubiese financiamiento en Argentina. Implicaba caída de la producción, el empleo y efectos desestabilizantes sobre el tipo de cambio. Implicaba ajuste. Nuestra responsabilidad era dar tranquilidad y certeza de rumbo”.

Por el contrario, sostiene el ministro de Economía, “logramos un acuerdo radicalmente diferente de todos los que históricamente se tuvieron con el FMI. No hay quita de derechos ni a trabajadores ni a jubilados. Se expande la inversión en infraestructura y conocimiento. Logramos poner por delante a los intereses de la economía real”.

En este contexto de conflictos geopolíticos que elevan la inflación internacional en alimentos y energía, agrega Guzmán, “es de singular importancia dar certezas en lugar de aumentar incertidumbres. Con la conducción del presidente Alberto Fernández trabajamos para ello y se obtuvo un masivo respaldo”.

El ministro de Economía reivindicó que “nunca un acuerdo con el FMI tuvo apoyo social y político federal de tal magnitud. Por primera vez en la historia pasó por el Congreso y logró un nivel de adhesión del 80%. También acompañaron sindicatos, el sector privado, universidades, movimientos sociales y la sociedad civil”.

El hilo de tuits de Martín Guzmán concluye anticipando lo que viene: “Ahora, el siguiente paso es la aprobación del directorio del FMI. Esperamos el apoyo multilateral. Traerá más estabilidad para Argentina, América Latina y el mundo”.

Mayans, sobre el acuerdo con el FMI: “Yo no escuché a ningún gobernador que se oponga a esto”

En el cierre de la presentación de Martín Guzmán, el jefe del FdT consideró que el proyecto que autoriza la refinanciación va a “tener respuesta favorable”.

martin guzman jose mayans

En el cierre de la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, donde expuso el ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre el proyecto que autoriza al Gobierno a refinanciar la deuda con el FMI, el jefe del Frente de Todos, José Mayans, sostuvo: “Yo no escuché a ningún gobernador que se oponga a esto”.

El formoseño afirmó que este martes se buscará el despacho de la iniciativa que tuvo media sanción en la madrugada del viernes pasado en la Cámara de Diputados, mientras que el próximo jueves se convocará a la sesión, donde “creo que va a tener respuesta favorable”, pronosticó.

“Llegar tarde no sirve, demostraría que el Parlamento está trabajando atrasado” cuando en realidad “hay una celeridad en el trabajo”, remarcó el legislador. En ese sentido, argumentó por qué no se convocaron a más invitados, además de los funcionarios que concurrieron este lunes. “Ya fue escuchado por todo el país el debate”, dijo.

Mayans se mostró a favor de “definir esta situación que tiene preocupado a todo el país”. “Hay gobernadores que tienen endeudamientos que son fuertes y títulos externos. Hay gobernadores que me expresaron su preocupación por esto”, agregó.

El presidente de la bancada oficialista, donde se espera que un puñado de integrantes del sector K no acompañe el proyecto, destacó el “acompañamiento importante” que hubo en Diputados y agradeció a los jefes de la oposición del Senado por acceder a darle un rápido tratamiento.

“Estamos atravesando una situación compleja. Acá estamos tratando prácticamente el 11% de la deuda”, apuntó. También se refirió al contexto internacional y sus implicancias en la economía: “En el mundo no sabemos qué va a pasar, Dios quiera que exista sensatez”. “Tenemos que estar alerta porque tampoco sabemos cómo termina lo de la emergencia sanitaria”, sumó.

“La actividad económica no es fácil por el contexto mundial que tenemos”, insistió.

guzman manzur mayans sagasti senado
Tras reunirse con su bloque, Mayans recibió en su despacho a los invitados a exponer ante la Comisión de Presupuesto del Senado.

Lousteau le pidió a Guzmán que explique qué pasaría si Argentina cayera en default

“Una situación disruptiva de default con el Fondo lo que implicaría es perder el acceso al crédito”, advirtió el ministro de Economía. Además, resaltó que “se logró llegar a un acuerdo en el que el Estado puede seguir cumpliendo un rol para apuntalar a la recuperación económica”.

En la recta final de la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado para el tratamiento del proyecto de ley que permite un refinanciamiento de la deuda con el Fondo Monetario Internacional, el senador radical Martín Lousteau (CABA) le pidió al ministro de Economía, Martín Guzmán, que explicara “qué pasaría si no se cumple con el vencimiento del próximo 22 de marzo y qué es lo que pasaría si Argentina cayera en default con el FMI”.

Antes de comenzar con sus preguntas, el senador lanzó: “Quizás si hiciéramos un trabajo acumulativo encontraríamos las soluciones de muchos problemas que tenemos”, por otro lado, repudió las agresiones del jueves de la semana pasada -mientras se debatía ene l recinto de la Cámara baja el proyecto- que sufrió “la persona de la vicepresidenta y su integridad física al igual que el resto de los legisladores que estaban. La agresión hacia su investidura, pero también la agresión a todo el Cuerpo y por eso a quienes no nombramos que son los policías que sufrieron heridas por bombas molotov”.

Por consiguiente, resaltó: “El ministro destacaba el trabajo colectivo que se hizo en Diputados entre las distintas fuerzas para resolver un problema mayúsculo. Eso es muy valorativo y creo que acá si todos hiciéramos el mismo esfuerzo, ante muchos problemas encontraríamos mejores soluciones”.

“Ya pasó este amague en plena pandemia, cuando parecía que se podía trabajar junto y de un día para el otro a la Ciudad de Buenos Aires le sacaron la plata. Mientras hablamos de trabajar en conjunto otra vez se mencionan cosas que me gustaría entender un poco mejor”, cuestionó el legislador radical.

Y procedió a enumerar: “Primero cuando se habla del boleto de colectivos en distintos puntos del país, los que creemos en el federalismo, tenemos que creer que el boleto tiene que valer lo mismo en distintos lugares, lo que pasa es que el que regula el precio en el AMBA es el Gobierno nacional y cuando llegó no había subsidios y atrasó el boleto un 60%”, y criticó: “Así que tratar de tirárselo por la cabeza a la Ciudad y hacer diferencia con el Conurbano, no parecen manera de trabajar en conjunto”.

“Usted destacó el trabajo que se hizo en Diputados, pero el cronograma que nos trajo es muy exigente porque el programa vino a último momento, tan exigente que en Diputados se lo tuvo que trabajar en una semana, y acá si lo trabajamos como se hace habitualmente no llegamos al vencimiento del 22. Nos esta exigiendo un cronograma muy intenso que obviamente hubiese funcionado mejor si estas discusiones se daban antes”, cuestionó Lousteau.

Luego de ese panorama, el senador les pidió, tanto al ministro Guzmán como al presidente del Banco Central (Miguel Ángel Pesce) que describan “lo más crudamente para el público en general qué es lo que pasaría si no se cumple con el vencimiento del 22 y que es lo que pasaría si Argentina cayera en default con el FMI”, porque es importante que todos conozcamos las consecuencias.

A su vez, apuntó contra el oficialismo porque en el memorando de entendimiento dice que “el Ejecutivo espera que lo que envié al Congreso tenga amplio apoyo político y social”, y destacó la actitud de JxC: “En visto de la oposición unanimidad”, y apuntó contra el FdT: “Desde el oficialismo no hay apoyo unánime y seria importante que los senadores que deben tener una decisión, se les explique”.

Por otro lado, cuestionó que en el memorándum no está especificado las fechas de desembolsos y pidió saber si existen esas fechas y, de ser así, que se den a conocer.

Acto seguido, sobre el cronograma de trabajo Guzmán reconoció que es “exigente” y lo vinculó con que la “negociación con el Fondo fue altamente demandante cuya historia es bien conocido y sabemos las implicancias que puede tener para la Nación alcanzar un resultado u otro resultado, es decir, que nosotros nos tomamos todo el tiempo que hizo falta para poder llegar a un acuerdo en condiciones que, desde nuestra perspectiva, la Argentina siguiese en el camino de la recuperación económica, que pudiera alcanzar los objetivos económicos y sociales que hemos planteado”.

“Al mismo tiempo es una negociación que es conducida por el Gobierno nacional del Estado-Nación con el resto del mundo y en ese sentido ese trabajo colectivo y exigencia es necesario y valioso para traer estabilidad al país”, sumó.

comision presupuesto martin guzman senado debate acuerdo fmi
FOTO: Honorable Senado de la Nación

Por otro lado, se sinceró y contó: “La realidad es que hoy no se cuenta con los recursos necesarios para hacer frente de los pagos de la semana próxima y si no se llega a un acuerdo, Argentina entraría en una situación de mora o atrasos, para que pueda haber un programa el país necesita otra fuente de financiamiento para regular los atrasos. Por supuesto que, desde el punto de vista de construir previsibilidad, lo mejor para el país sería poder cumplir con el proceso previo a hacer frente a los pagos y en ese sentido todas las acciones que contribuyan a eso serán de valor”.

Respecto al default, marcó una diferencia de “situación impaga con el FMI con respecto a las deudas en la forma de títulos púbicos”, y sugirió: “Deberías formularnos una pregunta sobre las distintas formas de pagos ¿qué consecuencias conllevan en términos de financiamiento externo neto para la argentina? Acá es muy diferente la situación que se presenta en un momento de impago con los acreedores privados de deuda en la forma de títulos públicos en moneda extranjera que con el FMI, es claro verlo en el contexto que llevamos adelante en nuestro Gobierno”.

“Cuando Argentina no cumplió con un vencimiento en el 2020, hubo una caída con el riesgo país y se perdió el acceso a los mercados internacionales, las consecuencias de la relación de deuda insostenible y los acreedores privados de bonos se dieron antes en el 2018, momento que Argentina perdió el acceso al mercado internacional. En cambio, con el resto de los organismos internacionales con los bancos multilaterales, Argentina si tiene acceso al crédito, hoy hay acceso al crédito”, resaltó Guzmán.

En otra línea, señaló: “Una situación disruptiva de default con el Fondo lo que implicaría es perder el acceso al crédito por eso el impacto no es como el que ya se dio, buena parte del impacto del endeudamiento insostenible con el Fondo se dio porque hay consecuencias reales de la incertidumbre asociada, los 44 mil millones de dólares que se tomaron ya le hicieron daño, pero hay una parte significativa del impacto potencial que ese endeudamiento tiene y no se materializó y para evitar eso hay que evitar el default”.

“Lo que se logró es un acuerdo que no tiene como alternativa al ajuste que se da en la economía si hay default con el Fondo Monetario, sino que se logró llegar a un acuerdo en el cual el Estado puede seguir cumpliendo un rol para apuntalar a la recuperación económica y para contribuir a condiciones de desarrollo económico y social”, ponderó el funcionario.

Por otro lado, sobre las fechas de desembolsos del memorando: “Establece que cada tres meses en cada revisión ocurren los desembolsos, hay que cotejar ese cronograma con las fechas que ocurren los desembolsos, es decir a partir de la fecha en que se aprueba”.

“No se está contemplando un aumento de los derechos de exportación de los granos”, afirmó Guzmán

Consultado por el senador Alfredo De Angeli, el ministro de Economía argumentó que la medida de cerrar las exportaciones de harina y aceite de soja se debe a la cuestión bélica.

martin guzman alfredo de angeli senado acuerdo fmi

En medio de la polémica por el cierre de exportaciones de harina y aceite de soja, y el estado de alerta por una posible suba de las retenciones, el ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que “no se está contemplando un aumento de los derechos de exportación de los granos”.

Al recordar que en 2020 se creó el Consejo Agropecuario Argentino, al momento de las preguntas el senador entrerriano Alfredo De Angeli (Pro) arrancó: “Anoche nos despertamos con la noticia de que aumentaron dos puntos las retenciones. Primero clausuran las exportaciones, para cumplir con el trámite administrativo para subir dos puntos los derechos de exportaciones tanto de la harina de soja como del aceite de soja. ¿Tuvieron en cuenta a ese organismo? ¿El Consejo Agroindustrial estuvo de acuerdo en aumentar los dos puntos de retenciones?”.

Y entonces el hombre de campo fue al hueso: “¿Van a aumentar las retenciones o no? Porque ahí tenemos que saber si seguimos sembrando y dejamos de planificar o seguimos trabajando”.

Al contestar, Guzmán apeló al contexto mundial: “Es importante tomar una plena consciencia de lo que conlleva la guerra para la Argentina, porque la guerra está presente y se manifiesta en los precios de todo lo que está asociado a lo que hoy sufre las consecuencias de la guerra: la crisis energética y la situación en el precio de los commodities”.

“Hay una parte de todo esto que para la Argentina implica una oportunidad”, resaltó y, en ese sentido, explicó que “dado que somos exportadores netos se presenta la posibilidad de tener una dinámica en la balanza de pagos más favorables, pero el impacto en el precio de los alimentos es significativo y es algo que se viene viendo con mucha claridad en las últimas tres semanas”.

Sobre esa línea, el funcionario argumentó que “no hacer nada al respecto implica una situación en la cual este shock que se presenta en el mundo es profundamente regresivo en el país. El Gobierno cuenta con limitados instrumentos y siempre se busca llegar a acuerdos a efectos de poder lograr de que este shock pueda resultar positivo, no resulte una presión en el precio de los alimentos que dañe a millones de argentinos”.

“Hemos venido trabajando con los esquemas de fideicomiso, buscando que haya contribuciones voluntarias que se puedan utilizar para lograr una brecha en la evolución del precio internacional y la evolución del precio interno de los alimentos”, continuó.

Guzmán señaló que “enfrentamos un shock de una magnitud que es difícil de encontrar precedentes en mucho tiempo”, por eso “las decisiones que se tomen tienen que ver con la naturaleza de los problemas que enfrentamos. Entendiendo que se buscan alcanzar equilibrios de incentivos a la producción y el impacto de la inflación interna”.

“No se está contemplando un aumento de los derechos de exportación de los granos, el trigo, el maíz, el girasol, el poroto de soja y los demás granos”, aseguró, y aclaró que “hay que buscar instrumentos para poder evitar que haya un efecto desestabilizante en el costo de la canasta alimentaria”.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, también hizo hincapié en la cuestión bélica. “No se pueden tomar las decisiones que se tienen que tomar en tiempos normales, hay eventualidades externas que nos obligan a actuar de maneras diferentes. Esto tiene que ver con lo que sucede en esos países productores de granos”, sostuvo.

“Hay decisiones que se tienen que tomar como la que tomó el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, que está en permanente contacto con las entidades, pero lo tenemos que inscribir dentro de la absoluta excepcionalidad que hay en este contexto”, remarcó. “Estas decisiones no son nuestras, son consecuencia de las externalidades”, cerró.

Más temprano, ante una pregunta del senador chaqueño Víctor Zimmermann (UCR), Guzmán expresó que “no hay ningún compromiso asumido en el contexto del programa con el FMI sobre impuestos o retenciones”.

Al recordar que en la Cámara de Diputados se dio una “discusión fructífera” sobre la cuestión del programa económico -que se retiró del proyecto-, el ministro indicó: “El programa establece un conjunto de compromisos, metas, compromisos de política económica generales, pero después es la responsabilidad del Gobierno nacional el diseño y la ejecución de un número de aspectos grandes que implican la capacidad de cumplir con los compromisos que se toman en el programa”.

Por otra parte, el titular de la cartera económica afirmó que “hay un compromiso de adecuar el Presupuesto (prorrogado), a efectos de que sea consistente con los objetivos de política fiscal que se están trazando en el contexto del acuerdo”.

Un senador oficialista consultó a Guzmán qué pensaba de la modificación del proyecto

El ministro de Economía insistió que pese a los cambios de Diputados, “lo que se está votando es justamente el conjunto de compromisos de política económica”.

comision presupuesto y hacienda senado debate acuerdo fmi

Durante la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, el senador oficialista Guillermo Snopek consultó al ministro de Economía, Martín Guzmán, la opinión que tenía sobre la modificación que se realizó en Diputados al proyecto de ley, al retirarse los anexos que contenían el programa económico.

“De los dos artículos que usted había remitido, solo uno le corresponde hoy a este Senado: aprobar o rechazar el acuerdo”, señaló el legislador jujeño en relación al artículo 1ro. que habilita la refinanciación de la deuda con el organismo internacional, único punto que la oposición en la Cámara baja accedió a votar.

Entonces, en relación a las preguntas de sus pares de la oposición, Snopek sostuvo: “En aquel entonces el oficialismo endeudador y hoy acá el oficialismo pagador estamos discutiendo cuáles van a ser las políticas del Estado nacional, qué van a hacer con la suba de tarifas, qué van a hacer con la inflación, discutimos qué se va a hacer con la energía… creo que eso hoy no es materia de discusión ni de análisis” ya que no se incluye el programa.

Esquivo, Guzmán rescató que “fue de mucho valor y fructífero el debate que se dio en la Cámara (baja)”. “Se pudieron aclarar ciertas cuestiones sobre qué quiere decir que haya un programa, qué se está votando a la hora de votar un acuerdo entre el Gobierno nacional y el FMI”, consideró.

En esa línea, el ministro insistió que “lo que se está votando es justamente el conjunto de compromisos de política económica que se plasman en el acuerdo, reducción del déficit fiscal de una forma que no desestabilice la recuperación económica en curso, y a la vez fortalezca el crédito y la moneda, la posibilidad de acumular reservas internacionales y que ello fortalezca la situación cambiaria y calme las expectativas, ir reduciendo el financiamiento monetario, eso es lo que se aprueba”.

“Después hay un conjunto de detalles, un largo número de cuestiones que son responsabilidad del Poder Ejecutivo nacional, tanto en su diseño como en su ejecución”, agregó.

Finalmente, el funcionario expresó que “el debate en la Cámara de Diputados enriqueció al proyecto de ley y sienta condiciones que le permiten a la Argentina dar un paso adelante en construir mayor estabilidad”. “Es un articulado que consideramos es un paso adelante para la Argentina”, reiteró.

Reclamos críticos

En su intervención Snopek cuestionó la ausencia del ministro de Desarrollo Social, porque “esto va a afectar a los argentinos”. “¿Cuántos argentinos duermen en la calle?”, preguntó y al relatar una vivencia que tuvo en la provincia de Tucumán, el senador advirtió que “la situación argentina es muy dura y no he escuchado en las exposiciones (de los funcionarios) cuáles van a ser las respuestas que le vamos a dar a los argentinos”.

También pidió conocer “qué políticas fuertes” habrá en materia de inflación, un tema que mencionó especialmente el presidente Alberto Fernández durante la Asamblea Legislativa del pasado 1ro. de marzo; al tiempo que cuestionó que “se habla de reactivación, pero no se habla de un plan real del Gobierno nacional de inclusión laboral”. “¿Qué políticas va a haber hacia los jubilados?”, agregó.

Al contestarle, Guzmán enfatizó que “todo el esquema de políticas económicas que llevamos adelante, todo lo que hacemos, justamente busca generar una situación social de mayor protección en la Argentina, busca resolver los problemas más profundos, el problema de la pobreza, de la indigencia, y construir condiciones para que eso se resuelva de una forma estructural; que haya mejor educación en nuestro país, que haya más oportunidades de trabajo, de modo que cada niño y niña que nace en Argentina crezca en un ambiente de mayor tranquilidad, de mayores oportunidades”.

“Y para eso es muy importante poder resolver los distintos problemas macroeconómicos, incluyendo los problemas de la deuda que tanto daño hacen en nuestro sistema productivo y social y mucho más daño a millones de personas en Argentina”, añadió.

Por eso, el ministro defendió que “lo que estamos haciendo aquí justamente es actuar con responsabilidad para lograr eso. Lo que estamos buscando es evitar que se materialice en mayor medida una situación de enorme daño que generaría mayores problemas sociales”.

“El último dato de indigencia es un dato por supuesto preocupante, 10,5%”, mencionó y, apoyado en su celular, informó que según datos del Gobierno porteño 2.573 personas viven en situación de calle solo en la Ciudad de Buenos Aires.

Guzmán aseguró que “hay un objetivo firme de poder ir reduciendo los subsidios energéticos”

Sin embargo, el ministro de Economía aclaró que “hay factores que quedan fuera del control del Gobierno”, luego de la consulta de la senadora opositora Gladys González.

comision presupuesto martin guzman senado debate acuerdo fmi

En un tramo de la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado durante el tratamiento del proyecto de ley de refinanciamiento de la deuda con el Fondo Monetario Internacional, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se refirió al tema subsidios en política energética ante la consulta de la senadora de JxC Gladys González, a lo que explicó: “Hay un objetivo firme de poder ir reduciendo los subsidios, pero también hay que tener en cuenta que hay velocidades que se tornan factibles en función de las contingencias que se vayan presentando en el escenario nacional climático y en el internacional”.

A su turno, la senadora Gladys González (JxC -Buenos Aires) consultó al titular de la cartera de Economía, sobre los compromisos en materia de política energética que se estaría asumiendo con el acuerdo: “Me preocupa mucho cómo va a ser el abastecimiento de energía de este año para la producción”.

En ese sentido, se refirió a las propias declaraciones de Guzmán sobre “las metas de reducción de subsidios en un 0,06 % del PBI para el 2022”, y relató que “hicimos con nuestro equipo los cálculos y son números que no nos cierran considerando el aumento de los precios internacionales, la incorporación de nuevos usuarios a los subsidios luego de la Ley de Zona Fría, los compromisos sobre la importación del gas. El dato que tenemos es que los subsidios a la energía mayorista darían un crecimiento del 0,8 % del PBI, eso no solo nos plantea una situación en el que usted no podrá con los compromisos, pero ¿Cuáles son sus alternativas frente a esto? ¿van a poder afrontar la importación del gas o la reducción de los subsidios va a ser junto a la reducción de la importación?”.

“Se han votado una serie de decisiones políticas en materia de energía que claramente lo dejan sin alternativas para morigerar la situación actual, ¿cómo van a cumplir ese compromiso?”, preguntó González y agregó: “Hemos perdido dos años en materia de política energética, ¿cómo piensan llegar a ese 0,6 %, va a ser a costa de reducción de importaciones?, ¿Habrá problemas de abastecimiento? “.

Por consiguiente, Guzmán explicó que “cuando hablamos de la política energética estamos refiriéndonos a múltiples dimensiones de la política económica. En primer lugar, tenemos la cuestión productiva, la matriz energética es de una importancia singular para la determinación de toda la matriz productiva y en ese sentido apuntamos a una política energética que permita darle más competitividad a toda la estructura”.

“Hay una dimensión macroeconómica que es la balanza de pagos. En la argentina la energía es una cuestión macroeconómica y por último está la cuestión fiscal”, enumeró el funcionario y precisó: “En contexto con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional lo que se ha trazado como objetivo, desde el punto de vista general, son objetivos de corto y mediano plazo que tiene que ver con esas dimensiones productivas, macroeconómicas y fiscal”.

Sobre los subsidios, enmarcó la cuestión en el contexto mundial: “Hay un objetivo firme de poder ir reduciendo los subsidios, pero también hay que tener en cuenta que hay velocidades que se tornan factibles en función de las contingencias que se vayan presentando en el escenario nacional climático y en el internacional”, y ratificó: “Hay factores que quedan fuera del control del Gobierno una es la situación hidráulica la situación de las sequías esta por fuera, otra es la situación internacional, en el contexto de la geopolítica con el gas, el precio del gas natural licuado, el mundo vive una crisis energética y es uno de los principales problemas de la matriz productiva energética para los consumidores”.

A su vez, aclaró que “cuando negociamos con el Fondo se dio un contexto que ha ido cambiando y que irá cambiando y presentará distintas contingencias porque no hay forma de tener certezas de lo que va a pasar, de modo que la capacidad de adaptación de la política económica es importante entendiendo que hay un firme compromiso de alcanzar el objetivo de los subsidios”.

“Es un objetivo estructural y lo importante es ir lográndolo y no tiene que ver nada más con la política tarifaria, sino que es solo una parte. En Argentina tenemos una gran oportunidad de desarrollar el sistema energético y más aún en el contexto mundial, pero hace falta distintas condiciones”, reconoció Guzmán y detalló: “Mayor estabilidad macroeconómica que son las que estamos construyendo; la infraestructura, que es fundamental contar con una mayor capacidad para desarrollarla en todos los sectores; las regulaciones de capital que tienen un sentido y han ido evolucionando con un sentido de carácter defensivo”.

Sobre las energías renovables destacó que “ha crecido la producción” y es algo que “vino creciendo desde el 2018 y nuestro objetivo es que siga creciendo y hay que apuntalar las inversiones sobre ello. Argentina junto a otros países firmó la iniciativa ‘Emisiones 0’ y está sumamente comprometida sobre los cambios climáticos”.

Guzmán: “Argentina necesita evitar un shock desestabilizante”

El ministro de Economía expuso ante el Senado las consecuencias que tendría no poder afrontar los vencimientos de la deuda, que afectarían crisis cambiarias, inflacionarias, de empleo y sociales “severas”.

comision presupuesto martin guzman senado debate acuerdo fmi

Para cumplir con dar inicio al debate del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se presentó este lunes en el Senado, donde alertó sobre las consecuencias “desestabilizantes” que tendría caer en default, debido a la carga récord de vencimientos que la Argentina tiene para este año y el que viene, de alrededor de 40 mil millones de dólares.

En el marco del imponente Salón Azul del Senado, donde fueron dispuestas de manera rectangular las mesas donde se ubicaron los funcionarios e integrantes de la Comisión de Presupuesto del Senado, los funcionarios se presentaron puntuales para dar inicio a la discusión, apenas dos minutos después de la hora pautada. Y como una semana atrás en Diputados, fue el jefe de Gabinete, Juan Manzur, el primero en hacer uso de la palabra. Tras su extenso discurso, pasadas las 15.30, arrancó Guzmán remarcando la importancia de que se discuta en el Parlamento un acuerdo entre el Gobierno nacional y el Staff del Fondo Monetario Internacional “Es un proceso que nos enriquece como república”, resaltó.

Tras repudiar en el inicio de su exposición “el acto de violencia contra las oficinas de la vicepresidenta de la Nación” registrado el jueves pasado, el funcionario comenzó explicando qué se busca con este acuerdo, y señaló en primer lugar “poder abordar el problema que se presenta en la balanza de pagos de la Argentina para el año corriente y los próximos dos años”.

Foto: Oscar Barraza Ibáñez

“Argentina tiene una carga récord para el corriente año de 19.000 millones de dólares, y de 20 mil para 2023. Estos son montos de niveles tales que no hay ninguna posibilidad de hacerles frente sin financiamiento”, explicó el ministro de Economía, que alertó sobre un “potencial desestabilizante con consecuencias potenciales cambiarias, inflacionales, de producción, de empleo y sociales severas”.

Así las cosas, Guzmán sostuvo que “la Argentina necesita tener la capacidad de evitar un shock desestabilizante que constituiría no poder hacer frente a estos pagos programados”. Y agregó: “Buscamos evitar que la Argentina tenga una situación de profundo estrés con consecuencias negativas sobre el empleo, la pobreza y la distribución de los ingresos”.

Todo esto es producto del programa stand by acordado en 2018, por el cual se desembolsaron 44.500 millones de dólares, lo que consideró un “récord histórico para el FMI. Nunca se dio una situación en la cual una nación recibiera un financiamiento de esos montos”, remarcó.

Al ser acordado, sostuvo, se hizo sobre la base de un esquema de políticas que se argumentaba que iban a ser efectivas para “restablecer la confianza en la Argentina y atacar el problema inflacionario. Nada de eso ocurrió”, afirmó, enfatizando que el propio Fondo “indicó que el programa falló en alcanzar todos los objetivos que se habían planteado. El propio Fondo Monetario Internacional reconoció que los distintos pilares en los que se basó el programa fueron inconducentes en el sentido del programa que se había trazado”.

Guzmán señaló que el financiamiento otorgado “fue utilizado en buena medida en financiar la formación de activos exteriores y salida de capitales. Se utilizó otra parte del financiamiento para afrontar pagos de deuda privada que luego fueron clasificados de insostenibles”, por lo que la totalidad del préstamo de 44.500 millones de dólares “fue para hacer frente a pagos de deuda con acreedores privados que muchos considerábamos que eran insostenibles y a financiar la salida de capitales de la Argnetina”.

“Las consecuencias se ven en estos momentos cuando comienzan a vencer las cuotas de amortización de capital”, remarcó.

A continuación planteó el contexto internacional “sumamente delicado y complejo” que se vive hoy en el mundo. A la pandemia agregó ahora el contexto de la guerra de Rusia contra Ucrania “que ha implicado impactos significativos en los precios a nivel internacional”, con impacto en la canasta alimentaria argentina, agregó.

“Hoy se ve en los precios que se pagan en los commodities, con un aumento significativo de precios” y puso el caso de alimentos que insumen trigo, huevos, aceite. “Esto está afectando la situación económica de la Argentina”, advirtió, considerando que en este contexto “es responsabilidad de nuestro gobierno construir certezas en un contexto de incertezas”.

Por eso consideró necesario “resolver las tensiones en la balanza de pagos”, y por ello habló en primer lugar del objetivo de poder contar con el financiamiento para hacer frente a los financiamientos establecidos en el programa stand by de 2018.

Para ello, dijo, “se requiere acordar un programa que incluye una serie de compromisos y metas de policía económica. Lo que el Gobierno nacional ha hecho es negociar un conjunto de condiciones que san conducentes con los objetivos económicos y sociales que apuntamos”.

comision presupuesto martin guzman senado debate acuerdo fmi

Guzmán contó que con el Fondo se negocia en dos niveles. Con el staff, en construir condiciones que dén lugar a un programa con los objetivos dados; y con los accionistas, que son los países del mundo, para construir condiciones financieras que protejan las distintas economías del mundo, en especial la Argentina.

Desde el punto de vista estructural del programa, el ministro señaló que “ha ido dándose un proceso de construcción de entendimientos. “Se considera que la principal restricción al crecimiento es la externa, la restricción de divisas”, dijo, por lo cual “es fundamental contar con la capacidad de dar desarrollo a los sectores con capacidad de generar divisas”.

Habló de la necesidad de profundizar el desarrollo del mercado de capitales y de la deuda pública en nuestra propia moneda, para que haya mayores capacidades de financiamiento.

Resaltó que se ha logrado establecer un esquema diferente de lo que históricamente han sido los programas del FMI, que se han enfocado en reformas del tipo laboral, jubilatoria… No hay en este programa acordado “reformas que desde lo estructural quiten derechos”, aseguró nuevamente Guzmán.

En otro pasaje el ministro de Economía habló del objetivo de lograr un crecimiento de reservas que sería del orden de los 5.800 millones de acumulación para este año y 15.000 para el período 2022/2024.

Luego habló del sendero fiscal, persiguiéndose objetivos de corto y mediano plazo. En ese sentido destacó el rol que para el Gobierno nacional cumple el Estado en la economía, para “apuntalar la recuperación económica en curso y contribuir condiciones que den lugar a un mayor dinamismo de la economía”.

Tras señalar la necesidad de evitar ajustes del gasto real que “desestabilicen la recuperación en curso”, se refirió a la reducción radual del déficit fiscal para poder fortalecer el crédito publico y la moneda en un contexto en el que las restricciones crediticias son operativas en Argentina.

Martín Guzmán planteó la necesidad de reducir la emisión monetaria y dijo que se plantea un objetivo de resultado primario fiscal de 2,5% en 2022; 1,9 en 2023 y 0,9 en 2024; y financiamiento del Banco Central al Tesoro del 1% del producto en 2022; 0,6 del producto en 2023, convergiendo a 0 en el 2024.

El ministro de Economía cerró valorando la herramienta que dispone requerir la aprobación del Congreso “porque son decisiones que tienen impacto en la vida de los argentinos y las argentinas por generaciones. Entonces no es sano que un gobierno de turno pueda actuar en una forma que sin un amplio respaldo implique la posibilidad de seguir un camino muy nocivo para la Argentina”.

Arranca en el Senado el debate sobre el acuerdo con el FMI

Tras la media sanción de Diputados, la Comisión de Presupuesto y Hacienda comenzará el tratamiento del proyecto con la presentación del jefe de Gabinete, el ministro de Economía, y otros funcionarios.

ricardo guerra presidente comision presupuesto senado

El Salón Azul será epicentro este lunes a partir de las 15 del inicio del debate de proyecto de ley para refinanciar la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Será en el seno de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, que  preside el riojano Ricardo Guerra (FdT).

Igual que hace una semana en Diputados, la reunión contará con la participación del ministro de Economía, Martín Guzmán; el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce; el ministro de Producción, Matías Kulfas; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; el secretario de Hacienda Raúl Rigo y Sergio Chodos, representante argentino ante el FMI.

Previamente, a las 13, el bloque Frente de Todos que conduce José Mayans mantendrá una reunión para analizar la estrategia a desarrollar a lo largo de la presente semana.

La segunda jornada de debate continuará el martes a las 14, ya sin invitados y para ir avanzando hacia el dictamen.

La idea es que esta misma semana se vote en el recinto, para lo cual será necesario contar con los 2/3 para el tratamiento del proyecto sobre tablas. Diversos integrantes del interbloque Juntos por el Cambio adelantaron su disposición a brindar ese servicio.

El proyecto consensuado entre el oficialismo y la oposición en la Cámara baja recibió en la madrugada de este viernes 202 votos a favor, 37 en contra y 13 abstenciones. La mayoría de los rechazos y todas las abstenciones fueron desde el propio Frente de Todos, con Máximo Kirchner a la cabeza, quien apareció solo al final de la sesión.

Se sabe que en el Senado, presidido por Cristina Kirchner, quien tras la votación difundió un video con críticas al FMI en referencia a los destrozos que sufrió su despacho por las protestas en la calle, también habrá legisladores que no acompañarán el proyecto del Gobierno. No obstante, dentro de la bancada que conduce el formoseño José Mayans la mayoría se predispone a aprobarlo.

Además, la posición de Juntos por el Cambio, que votó casi unánime en Diputados -pues el único que lo hizo en contra fue el socio liberal Ricardo López Murphy-, vislumbra que la iniciativa pueda tener un tratamiento rápido y el apoyo necesario para que salga la ley.

Mirabella preguntó si el acuerdo con el FMI pone en peligro el pago de la deuda de Nación con Santa Fe

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, le contestó al diputado oficialista que existe una negociación con el gobernador Omar Perotti y que en las próximas semanas esperan llegar a un acuerdo.

roberto mirabella plenario acuerdo con el fmi

El diputado nacional Roberto Mirabella (FdT) le preguntó al ministro de Economía, Martín Guzmán, si el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional pone en peligro el pago que tiene que hacer el Estado Nacional para saldar la deuda que tiene con Santa Fe y que ya tiene un fallo firme de la Corte Suprema de la Nación.

Fue durante el plenario de comisiones de Presupuesto y Hacienda y Finanzas de la Cámara de baja, donde el oficialista expresó: “Vengo de una provincia, la provincia de Santa Fe, que expresa casi el 24% de las exportaciones argentinas. Nuestra provincia lidera varias cadenas agroalimentarias, agroindustriales del país, en Rosario y el gran Rosario está el mayor puerto oleaginoso exportador del mundo” y que por eso “agregar previsibilidad y certidumbre para adelante creo que es clave para los agentes económicos y sociales que producen, invierten y generan empleo, que es lo que se necesita en Argentina, generar divisas”.

Por ello, el legislador resaltó que “en el memorándum de políticas económicas y financieras se menciona entre las acciones de reorientación del gasto, limitar las transferencias discrecionales a las provincias y a las empresas estatales. Más allá de los recursos puntuales que tiene cada provincia mi pregunta puntual es ¿si este acuerdo pone en riesgo el pago de la deuda que tiene el Gobierno nacional con Santa Fe por los saldos coparticipables?”.

Ante la pregunta del diputado rafaelino, el ministro le dio la palabra al jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien remarcó que “hay una sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y que el Gobierno nacional como corresponde ha aceptado, en contra del Gobierno nacional. Estamos hablando de un monto importante, que está en el orden de los 130 mil millones de pesos”.

“Hay una conversación y una negociación con el gobernador Omar Perotti y su equipo de colaboradores. La última contrapropuesta del Gobierno nacional fue el día 4 de marzo y esperamos esta semana o la otra poder llegar a un acuerdo, pero está la voluntad y la decisión política del Gobierno nacional de cumplir con la sentencia de la Corte”, afirmó Manzur.

La deuda que todavía mantiene el Estado Nacional con Santa Fe por las detracciones de recursos coparticipables supera los $132.000 millones.

Negri: “Guzmán hizo una extorsión velada a la oposición”

Reiteró su crítica respecto del proyecto que les quieren hacer apoyar: “Nos piden la autorización del financiamiento, pero nos meten el aval al programa de Gobierno”.

El presidente del bloque radical de la Cámara baja, Mario Negri, criticó el paso del ministro de Economía por la Cámara de Diputados al advertir su sensación de que amenazó a los diputados con la posibilidad de caer al abismo.

“A mí me quedó una sensación que no me gusta ya que Guzmán hizo una velada extorsión al Congreso, porque nos amenazó con que si no le votamos la ley como él la mandó nos caemos al abismo”, señaló el diputado cordobés.

Entrevistado en el programa Desde el Llano, de TN, tras la comparecencia del ministro Guzmán en la Cámara de Diputados para defender el acuerdo con el FMI, Negri acusó a Martín Guzmán de hacer “gatopardismo”. “Porque nos piden la autorización del financiamiento, pero nos meten de paso el aval al programa de gobierno. Está bien que el Congreso autorice la toma de deuda, pero no podemos acompañar el programa de gobierno entero”, dijio.

Para el legislador radical, “hay mucha grosería de un gobierno débil, que necesita a la oposición pero solo generan provocaciones”, y aclaró que Juntos por el Cambio “no quiere el default y haremos grandes esfuerzos para votar unidos. Pero no coincidimos en nada en este programa de gobierno que manda Guzmán. Sólo votaremos el refinanciamiento”.

“¿Cuál es la razón para que nosotros votemos que la inflación será del 40% y que la emisión bajara al 1%? No tenemos ninguna certeza. Es el mismo ministro que decía que la inflación era del 33% cuando fue del 50%”, puntualizó Negri.

Respecto a la manera como van a votar, Negri ratificó que están dispuestos a votar el primer artículo del proyecto en cuestión, ese que habla del financiamiento. “Financiamiento sí, porque ayudamos al país. Sin acuerdo con el Fondo los problemas serían peores. Pero acá están queriendo arrastrar al Congreso a un co-gobierno”, precisó el diputado en referencia al artículo 2°.

Asimismo criticó las diferencias existentes en el seno del Frente de Todos: “Hay una fractura expuesta en el oficialismo y les quedan dos años de gestión. Está tan roto el FdT que debieron sacar a los diputados de La Cámpora de las comisiones que tratan el Acuerdo con el FMI”, dijo.

Por otra parte aclaró que “no vamos a aceptar una extorsión para hacer lo que ellos quieren. Para nosotros no hay ningún argumento jurídico, político y económico para votar el programa económico”, y agregó que “está claro que con default vamos a estar peor de lo que estamos. Pero el acuerdo es necesario aunque no es suficiente”.

Sobre el final, mandó un mensaje al Gobierno: “Nuestra responsabilidad no es ingenuidad. Si no aceptan cambios a la ley, nosotros definiremos una estrategia”.

“Le digo al Frente de Todos: este país no está para la joda”, concluyó.

Rodríguez Machado preocupada por la pérdida de la soberanía energética

La diputada del Pro advirtió que la suba del gas provocará que se licúe lo recaudado por la Argentina.

Tras la exposición de Martín Guzmán en las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas, la diputada nacional Laura Rodríguez Machado (Pro) formuló un duro cuestionamiento al preguntarse: “¿La grieta, que el oficialismo aumenta con sus discursos cargados de agravios contra la oposición, es para congraciarse con una parte de La Cámpora, que no está dispuesta a votar esta iniciativa yendo en contra de su propio Gobierno?”.

Posteriormente, la legisladora por la provincia de Córdoba se encargó de remarcar lo que denominó “fuertes inconsistencias” existentes entre los anuncios del presidente y el texto del proyecto. “Alberto Fernández dice que no habrá aumento de tarifas, pero queda claro que sí.  También sostiene que le pondrá un límite a la inflación, cuando sabido es que las medidas  que propone establecen más deuda social. Por último, el presidente afirma que no se puede desdoblar por un lado la aprobación del nuevo financiamiento sin legitimar los anexos que, en realidad, sólo forman parte de un discurso netamente político”, argumentó.

Finalmente, la vicepresidente segunda del Pro Nacional mostró su preocupación ante “la pérdida de la soberanía energética generada nuevamente por el kirchnerismo”. Al tiempo que recordó que “frente al contexto internacional que se vive con la invasión de Ucrania, uno de principales exportadores de gas, la Argentina -en su carácter de importadora- verá cómo se licua lo recaudado debido al alto costo de este recurso”.

Acuerdo con el FMI: Espert lo calificó de “inconsistente e insostenible” y advirtió un “impuestazo”

El diputado liberal apuntó contra el Gobierno por el tratamiento del acuerdo a “una semana del vencimiento de 3 mil millones de dólares”.

El diputado nacional José Luis Espert (Avanza Libertad – Buenos Aires) tildó de “inconsistente e insostenible” el proyecto de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, cuyo debate se inició este lunes en el plenario de comisiones de Presupuesto y Hacienda y Finanzas de la Cámara baja, y advirtió que hay un “impuestazo”, por lo que le pidió al ministro de Economía, Martín Guzmán, que lo diga.

“He escuchado atentamente a los ministros que hablaron de la cercanía del default que estaría la Argentina de no aprobarse este acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Desde mediados del 2018 cuando el país tomó el préstamo con el Fondo que se sabía que en el 2022 vencían 20 mil millones de dólares y se sabía que en el 2023 vencían también otros 20 mil millones de dólares. Ni hablar que el Frente de Todos es el Gobierno desde el 10 de diciembre del 2019 así que sabe más todavía que en el 2022 vencían más de 20 mil millones de dólares”, criticó el diputado liberal.

Y remarcó que “si tanto apuro había para cerrar el acuerdo con el Fondo, hubieran acordado antes, hubieran enviado el proyecto antes porque ahora la Ley 27.612 que obliga a que los acuerdos con el Fondo pasen por el Congreso está sancionada desde hace un año y ahora a dos semanas de un vencimiento de 3 mil millones de dólares aproximadamente se nos dice que, si este acuerdo no está sancionado por ley, Argentina va a entrar en default”, y exclamó: ¡Falso!

“No hay ninguna necesidad de entrar en default con el Fondo si este programa económico es absolutamente inconsistente e insostenible no va a solucionar ninguno de los problemas de los argentinos”, cuestionó Espert y anticipó su voto negativo al proyecto.

En tanto, sugirió: “Usen los 37 mil millones de reservas de dólares que dice el presidente del Banco Central (Miguel Pesce), mientras se discute otro proyecto serio que solucione los problemas de los argentinos”.

“El default de la deuda solo lo va a hacer el Frente de Todos si lo quiere hacer, que el Congreso rechaza este proyecto inconsistente no causa el default, solo el deseo del Gobierno”, remarcó el diputado de Avanza Libertad.

A su vez, recordó que “lo mismo pasó con el Presupuesto 2022 que durmió tres meses el sueño de los justos y fue tratado 10 días antes de Navidad”, ante lo que pidió: “Tratemos los temas serios con mucha antelación señores, se lo digo al Ejecutivo y al resto de los colegas, no puede ser que se trata un Presupuesto a 10 días de Navidad, que se trate un acuerdo a una semana del vencimiento de 3 mil millones de dólares”.

En otro tramo de su argumentación, Espert explicó que “el gasto público no va a bajar a lo largo de los 3 años del programa, la suba de tarifas va a compensar una baja de subsidios y eso será compensado en una suba del gasto de capital”, y preguntó: “¿Qué tipo de gastos de capital van a subir a lo largo del programa en el 2022? Porque se estima un aumento del gasto de capital del 67% en un año”.

“¿En qué nos basamos para que la recaudación de bienes personales pase de 0.6 a 1.6 del producto como esta en el programa que se triplica?”, interrogó y advirtió: “Hay un impuestazo encubierto, díganlo”.

Además, señaló que “hay una inconsistencia y no sé cómo lo logran”, y procedió a explicar: “Hay una mejora en la recaudación fiscal de casi 1 punto del producto como consecuencia de la mejora de la Administración Tributaria, ¿cómo logran un aumento de la recaudación impositiva que nunca ocurre en tiempos normales?”.

“No hay baja del gasto público en ninguna parte del programa, no hay eliminación de doble Ministerios, no se eliminan empresas públicas indisciplinarias, no se echan ñoquis, transas ni chantas del Estado. El ajuste solo lo va a hacer el comerciante, el laburante, el industrial con un apriete de la Administración Tributaria”, enfatizó Espert y pidió al titular de la cartera de Economía que de precisiones a la ciudadanía sobre el ajuste de tarifas.

Por último, el legislador liberal hizo una reflexión conceptual: “El acuerdo con el Fondo es un acuerdo muy especial, se parece más a una operación de créditos que hacen los privados, no hay préstamo del fondo sin el programa económico. Por lo tanto, el programa y el préstamo con el Fondo es una moneda de dos caras, no se pueden dividir, no hay manera, más allá de la Ley 27.612 que de echo creo que está mal formulada, la ley debería ser un solo artículo que esté todo el programa y el préstamo, no hay manera de dividir una moneda de dos caras”.

Tolosa Paz: “Tamaña deuda excede la responsabilidad del gobierno de Alberto Fernández”

Al consultar al ministro Martín Guzmán durante el plenario de comisiones de este lunes, la diputada oficialista dijo que el acuerdo con el FMI “busca sacar a la Argentina de un problema que tiene”.

victoria tolosa paz plenario acuerdo fmi

Pasadas tres horas del plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas de la Cámara baja, la diputada Victoria Tolosa Paz fue la primera oficialista en intervenir durante el encuentro de este lunes.

La legisladora del Frente de Todos defendió que el proyecto del acuerdo con el FMI contenga el programa económico del Gobierno, el punto que rechaza Juntos por el Cambio.

“Somos profundamente responsables cuando ponemos el debate de cara a todos los representantes del pueblo, porque tamaña deuda excede la responsabilidad del gobierno de Alberto Fernández, excede la responsabilidad del propio ministro de Economía de esta actualidad”, sostuvo.

Respecto de los anexos que incluyen las metas a cumplir, la bonaerense señaló que “posiblemente esas metas, cuando el gobierno cambie, y sea o no Fernández presidente, puedan ser alcanzadas con otras herramientas de política fiscal, monetaria y cambiaria”; mientras tanto “nosotros estamos poniendo un marco” que delinea “un sendero de crecimiento” y “busca sacar a la Argentina de un problema que tiene”.

Como pregunta concreta, Tolosa Paz le pidió la ministro Martín Guzmán que diga “por qué qué Argentina dice que es insostenible poder pagar 39 mil millones de dólares entre 2022 y 2023”.

Además, remarcó que “no tomamos un solo peso de deuda más de los que Argentina tiene en este momento producto de la deuda; y lo que estamos tomando en todo caso para acumular las reservas tiene que ver con lo que Argentina ya pagó cuando asumió el gobierno el 10 de diciembre de 2019”.

Para la oficialista, este acuerdo tiene el objetivo de “generar condiciones de tranquilidad a nuestra macroeconomía, que sigue estando dañada, que sigue estando con serias dificultades para gran parte del pueblo argentino, que padece problemas de inflación, que padece problemas de una economía que todavía está muy débil”.

“Lo que buscamos con mucha responsabilidad, sin chicanas, con altura histórica y política es salir de esta trampa”, enfatizó y reiteró: “Si el pueblo argentino en el 2023 toma otro rumbo, habrá otro equipo económico, trabajando sobre otras herramientas, pero con un marco conceptual que nos permitió una vez más salir de esta crisis”.

Cuando le contestó, el ministro de Economía afirmó que los 39 mil millones de dólares que implican los vencimientos entre 2022 y 2023 “no los tiene la Argentina y eso es una cifra aún mayor que todo el superávit comercial que Argentina tuvo en 2021, que fue de un nivel altísimo. Por lo cual es absolutamente impagable por donde se lo mire”.

Y ratificó que “no tomamos un solo dólar más que lo que es el programa stand-by de 2018; es decir que este Gobierno no acumula ningún dólar más de deuda con el FMI”.

“Vacunatorio Vip”, “aporte Maradona” y hasta el instructor de Dylan, entre las preguntas de Tetaz a Guzmán

En ese contexto, el diputado se cruzó con el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, quien le señaló: “Usted está preparado para el show y esto no es show”.

La reunión del plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Finanzas de la Cámara baja, presidida por Carlos Heller, se desarrollaba en un clima calmo hasta que le tocó la palabra al diputado nacional Martín Tetaz (Evolución Radical -CABA) quien le manifestó una treintena de preguntas al ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre el proyecto del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Entre los temas que sobresalieron en medio de esa catarata de interrogantes, resaltaron el “Vacunatorio Vip, el aporte Maradona y la designación del instructor de Dylan al Ministerio de Seguridad”, lo cual condujo a un cruce de palabras con Heller.

“¿Qué parte del memorando de Políticas Económicas y Financieras que elevaron a Congreso podríamos eliminar o borrar directamente, sin que corra la aprobación por parte del Fondo monetario?, por ejemplo: todos los adjetivos, todas las referencias al pasado, que además nos pone en una situación compleja porque tenemos una profunda diferencia con la política económica del Gobierno”, comenzó Tetaz y advirtió: “Lo cual nos empuja a tener que votar negativamente si es que no cambian la actitud y retiran del cuerpo del proyecto que tiene que ver con su política económica y la parte del análisis”.

Y agregó: “¿Con qué indicador ustedes consideran favorable la reestructuración de la deuda privada que hizo la Argentina si tenemos 1.900 puntos de riesgo país y los bonos tienen una taza de retorno cercana al 30 %?”.

A su vez pidió que las respuestas sean contestadas antes de la sesión, aunque sea por escrito, para poder debatir el voto y reclamó que “pasó lo mismo cuando se debatió la Ley de Presupuesto que contestaron las que quisieron ustedes y se comprometieron a mandar la información después y no mandaron nada”.

Acto seguido, el legislador de JxC le recordó el escándalo del Vacunatorio Vip y consultó: “¿Con qué indicador juzgan que la distribución de vacunas fue eficaz ha habido cuenta de los escándalos a los Vacunados Vip y ha habida cuenta que tuvimos 25 mil muertos más que Chile en la segunda ola por haber vacunado tarde y mal?”, y señaló: “ Nos invitan a dar una opinión, porque si votamos esto como dicen ustedes que ‘fue muy eficaz el proceso de vacunación’, cuando todo el mundo sabe que fue una vergüenza en el mejor de los casos”.

“¿Cuánto dinero se necesita para pagar los vencimientos restantes y cuánto dinero de más está solicitando al Fondo? porque si el Fondo pone tantas condiciones y es tan malo como prestamista este Gobierno no se circunscribe y se limita a solicitar el dinero que necesita para pagar la deuda tremenda y contraída por Mauricio Macri que es imposible de pagar aparentemente. ¿Por qué se aprovechan y piden 4.600 mil millones de más?”, agregó en un tono irónico.

En ese momento y por lo bajo, Heller comentó: “Muy bien”, por el comentario de Tetaz sobre la deuda contraída por el expresidente.

Y siguió con las preguntas: “¿Qué pasa si votamos en general, pero no el programa económico del artículo 2? Porque el proyecto además limita en un montón de cosas al Congreso, hay referencias en este memorándum al Presupuesto 2023. ¿Qué pasa si no lo aprobamos o ahora estamos atados de manos y tenemos que aprobarlo sí o sí al Presupuesto 2023? ¿Por qué lo ponen acá en el cuerpo del programa? ¿Qué pasa si no se aprueban en su debido momento? ¿Cuáles serán las variables que determinarán que se aprueben las revisiones trimestrales y que ponderaciones finales tendrán?”.

Y continuó lanzando interrogantes: “¿Van a mirar la inflación? ¿Es parte de la decisión final de aprobar la evaluación final del Fondo que vayan cumpliendo con alguna meta de inflación? ¿Cuál es el punto de partido de déficit fiscal teniendo en cuenta que en el 2021 cerró con 3 puntos, pero con ingresos extraordinarios con impuestos a las riquezas que por ejemplo no van a estar presumiblemente?”.

En ese instante, Heller inmediatamente lo corrigió y le dijo “aporte solidario”, en tanto Tetaz respondió: “Mire usted le puede llamar como quiera, si lo quiere llamar Diego Maradona aporte le digo Maradona, la verdad es que es un impuesto. Usted llámelo como quiera”.

“Es una ley”, le retrucó Heller, pero el diputado radical no se quedó ahí y le reformuló la pregunta: “¿Cuál es el punto de partido de déficit fiscal teniendo en cuenta que en el 2021 cerró con 3 puntos, pero con ingresos extraordinarios por el recurso Diego Maradona por ejemplo del 0,4%?”.

Asimismo, Tetaz le respondió al presidente de la Comisión: “Cuando yo necesite un sommelier de preguntas le doy la palabra y usted me hace las aclaraciones que quiera. El único que puede autorizar interrupciones soy yo, estoy en el uso de mi palabra”, y lo mandó a leer el reglamento.

“Usted no puede dar la palabra, usted no puede autorizar nada. Yo soy el presidente, circunscríbase a utilizar su palabra y nada más”, volvió a responderle Heller, pero el legislador de JxC le pidió: “Por favor no me interrumpa porque tengo que hacer preguntas”.

“¿Por qué el acuerdo no contempla reducción del gasto público y sobre todo reducción del gasto político? ¿Por qué el esfuerzo siempre recae en la gente? Es un insulto a la gente que en medio de tanto esfuerzo que tiene que hacer nombren al adiestrador de Dylan en un cargo en el Ministerio de Seguridad”, cuestionó Tetaz y les solicitó: “¿Pueden comprometerse a nombrar a ninguna persona más? ¿pueden hacer ese compromiso?”.

“Vaya cerrando”, acotó Heller, a lo que Tetaz le contestó irónicamente: “Tengo 30 peguntas más todavía”. Pero el asunto no quedó ahí, minutos más tarde volvieron a cruzar palabras mientras Guzmán respondía las preguntas.

En ese contexto, Tetaz lo interrumpió con una queja: “De las 40 preguntas no me estas respondiendo nada”, ante lo que Heller le pidió que respete a los demás o se vería obligado a cortarle el micrófono y apuntó: “No es un diálogo, ya le respondió. Esto no es un set de televisión, no pude monopolizar el debate ya está, usted está preparado para el show y esto no es show”.

“Nos quiere hacer socios del ajuste inevitable que tenemos por delante”, le reprochó Laspina a Guzmán

El diputado del Pro habló de la “doctrina Guzmán” por la cual se busca que el Congreso vote toda la política económica del Gobierno.

En el arranque de las preguntas de diputados al ministro de Economía, Martín Guzmán, durante el primer plenario de comisiones para el debate del proyecto del acuerdo con el FMI, el macrista Luciano Laspina le enrostró al funcionario: “Usted viene al Congreso con una ley que trae un enlatado, donde nos quiere hacer socios del ajuste inevitable que tenemos por delante, porque el Gobierno en los dos últimos años, primero con la excusa de la pandemia y después de la post-pandemia, se quedó sin financiamiento y sin recursos. Y quiere asociar a la oposición y hacer responsable político al FMI de un ajuste que ustedes no pueden evitar”.

El vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda habló de la “doctrina Guzmán” que “es algo nuevo en el derecho jurídico argentino, que establece que el Congreso debe votar programas económicos, cosa que es contrario a la Constitución Nacional”, dijo en referencia a la Ley 27.612, de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública.

“Es inaceptable aceptar el precedente de que el Congreso de la Nación apruebe o rechace programas que son potestad de la administración de otro poder, en este caso el Poder Ejecutivo”, enfatizó el santafesino, y señaló que “el Congreso tiene la misión, según el artículo 57, incisos 4, 7 y 8 de la Constitución Nacional, sí tratar normas sobre el endeudamiento públicos”.

En alusión a la negativa de la oposición a aprobar los anexos del proyecto que contienen el programa económico del Gobierno, Laspina remarcó: “No estamos acá para refrendar lo que usted negoció con el FMI, ni avalar las políticas de continuidad del kirchnerismo en los próximos dos años”.

En esa línea, le preguntó: “¿Cuáles son los fundamentos jurídicos y constitucionales de su doctrina por la cual nos somete a este Parlamento a tener que autorizarle a usted la política económica del Gobierno? ¡No lo vamos a aceptar a ese principio! Menos de un economista”.

En otro tramo, el legislador de Juntos por el Cambio apuntó que este “es un nuevo préstamo, no es una refinanciación” porque “no existen las refinanciaciones en los organismos internacionales”. “No queremos que nos mienta más en la cara, porque hace dos años que nos viene mintiendo”, lanzó.

También cuestionó como “ofensivos” los argumentos de la iniciativa que “vuelven sobre la fuga de capitales” del gobierno anterior. Y puntualizó que el superávit comercial de 15 mil millones del año pasado fue “a la fuga”, mientras que recordó que “entre 2008 y 2011 se fugaron 79.106 millones de dólares”. “Los considerandos para nosotros son inaceptables”, agregó.

Asimismo, Laspina le consultó a Guzmán si cree que “este es un programa que va a solucionar los problemas de la Argentina o que va a tirar todo para adelante”.

Por su parte, el jefe de la Coalición Cívica, Juan Manuel López, coincidió en que “en la Constitución Nacional tenemos competencias divididas”.

Al preguntarle al ministro sobre las implicancias que tendría un default, el diputado resaltó que “hay diputados del Frente de Todos que militan el default”.

“A ver si se entiende, ministro, ustedes hoy no tienen los votos para sacar esta ley, entonces tienen que salir a buscarlos en la oposición. Esta oposición va a hacer todo lo posible para que no haya default, pero ustedes no se pueden llevar todas las banderas. Se pueden llevar la ley, no intente llevarse un discurso y una falta de respeto que desde hace tiempo no vamos a tolerar”, completó.

Al momento de responder, Guzmán mencionó que “el FMI no es cualquier acreedor”. “Se supone que lo que debe hacer es proveer apoyo a un país cuando está en problemas de estabilidad con la balanza de pagos. Apoyo a un país, no a un Gobierno”, expresó.

En ese sentido, el funcionario sostuvo que “para que ese apoyo exista el país debe acordar con el FMI un conjunto de compromisos de políticas. No hay en el menú del FMI la opción ‘aquí están los desembolsos y nos vemos dentro de unos años’. No funciona así”.

“Aquí lo que se está buscando es efectivamente que la Argentina actúe como Estado-Nación. Es parte de un proceso de fortalecimiento de la República”, justificó sobre la necesidad de que el programa económico se vote en el Congreso, y defendió que “la aprobación de este acuerdo es el mejor camino para Argentina”.

También, el titular de la cartera económica reiteró que “cuando nosotros asumimos el Gobierno teníamos 44.500 millones de dólares con el FMI y nunca ningún país, en todo el mundo, en toda la historia, recibió un préstamo de esa magnitud. Nunca ningún país en todo el mundo, en toda la historia, tuvo ese endeudamiento con el FMI”.

“La deuda en dólares había crecido entre 2015-2019 en 100 mil millones de dólares. Las provincias endeudadas también en dólares, muchas de ellas, en niveles insostenibles. Esto sí era una bomba, a lo que se sumaba el carry trade o la especulación financiera. Esa era una verdadera bomba que venimos paso a paso desactivando”, manifestó.

Al contestarle a López, sobre las implicancias que tiene un default, el funcionario explicó que “cuando un país ingresa en situación de mora con el FMI no puede tener un programa hasta tanto cancele esa situación de mora” y “por lo tanto no puede tener financiamiento”.

“Una vez que se va por ese camino, para volver a un camino de estabilización hay que conseguir otras fuentes de financiamiento, y los montos de los que estamos hablando son de magnitudes considerables”, continuó, al tiempo que dijo que “una situación de impago con el FMI sería no contar con financiamiento externo”.

Además habría “una muy alta probabilidad de salida neta de capitales. Habría menos divisas en Argentina, y cuando en Argentina hay menos divisas hay menos producción, hay menos empleo, hay más pobreza y más inflación”.

Guzmán alertó sobre las graves consecuencias que conllevaría un rechazo al acuerdo

En su exposición inicial, el ministro de Economía alertó que el acuerdo apunta a una solución al problema, pero su no aprobación generaría “una situación de profundo stress cambiario, con consecuencias inflacionarias, consecuencias negativas sobre la actividad económica, sobre el empleo y la pobreza”.

Sin referencias a ningún tipo de herencias y limitándose a detallar la manera como se llegó al stand by del FMI de 2018 que ahora se busca refinanciar, el ministro de Economía, Martín Guzmán, dio detalles del acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional repitiendo muchos de los conceptos vertidos el pasado 28 de enero en el que se anunció el preacuerdo.

Arrancó planteando que es la primera vez en la historia en que un acuerdo entre el Gobierno el staff del FMI será puesto a consideración del Congreso, tras lo cual describió primero qué se busca alcanzar con el acuerdo. Y en ese sentido señaló que la Argentina “enfrenta una situación de un gran potencial desestabilizador la deuda, la combinación de la carga y la secuencia de vencimientos”.

Advirtió entonces que “la Argentina no cuenta con recursos para hacer frente a los vencimientos acordados en 2018, lo cual pone en un clarísimo riesgo la estabilidad de la balanza de pagos en tiempos muy próximos”.

El ministro habló del objetivo de “seguir en el curso de la recuperación de actividad y poder atacar la inflación, si no lo podemos resolver, lo que se enfrentaría es una situación significativamente más difícil y dañina en el frente cambiario, inflación, empleo, actividad y todo el frente social”.

Al referirse a cómo llegamos hasta aquí, refirió a los dichos del jefe de Gabinete, que lo había antecedido, y habló del acuerdo stand by por el cual se terminaron desembolsando 44.500 millones de dólares. Ante ello el país enfrenta un horizonte de 19 mil millones en vencimientos para el año 2022; 20 mil millones para el 2023, y la única forma de pagar es mediante un programa con el FMI.

El ministro Guzmán detalló a continuación el perímetro de financiamiento de un nuevo programa. “Lo que se ha concretado es un perímetro de financiamiento equivalente a la deuda del programa stand by de 2018, de 44.500 millones de dólares: no se está agregando un solo dólar de deuda a lo tomado”, explicó.

Tras ello Guzmán explicó que el FMI no es un acreedor estándar. “Son los países del mundo, con un conjunto de reglas definidas por sus miembros; no solo prestan, para llegar a  un acuerdo hace falta tener un programa de préstamos -expresó-. De modo que lo que se ha negociado es un acuerdo que tiene como base un programa que incluye un conjunto de políticas y condiciones que son consistentes con los objetivos económicos y sociales a los que estamos apuntando”.

Guzmán señaló que “ninguno de los objetivos del programa pudo ser alcanzado y que las condiciones y premisas no ayudaron al logro de los objetivos trazados, sino que empeoraron la situación económica y social”.

En ese marco señaló que se ha definido un esquema macroeconómico y estructural en cuanto a los principios que conforman el programa que daría lugar a un acuerdo. En ese marco, Martín Guzmán señaló que, primero, “el principal limitante al crecimiento económico sostenido es la restricción de divisas, externa, y por lo tanto resulta fundamental potenciar el desarrollo de los sectores capaces de generar divisas”.

Es necesario profundizar el mercado de capitales, a efectos de poder contar con mayores posibilidades de ahorro y financiamiento en moneda local, más confianza para lidiar con el problema histórico de la dolarización. “A diferencia de lo que es convencional en el FMI, aquí no hay una filosofía en la cual el Estado cumple un rol que daña en lugar de ayudar”, señaló, reiterando a continuación que en el acuerdo alcanzado “no hay ninguna reforma que implique quita de derechos, no hay ninguna reforma previsional, no hay reforma laboral”.

El ministro de Economía señaló respecto del programa macroeconómico que “se trazan tres criterios de desempeño: reservas internacionales, resultado fiscal y financiamiento monetario del Banco Central al Tesoro”.

En cuanto a la acumulación de reservas internacionales previstas, para 2022 se prevé que sea de 5.800 millones de dólares; para 2023, 4.000; y para 2024 5.200 millones de dólares.

El objetivo es “ayudar a poder atacar el mal inflacionario con más fuerza,  para que haya estabilidad macroeconómica y eso permita seguir en la senda de la recuperación económica y atacar los problemas sociales más acuciantes como es la pobreza”.

A continuación habló del sendero fiscal que el plan propone seguir. “Se ha buscado conjugar objetivos en función de las restricciones de financiamiento. Primero, poder ayudar a apuntalar la recuperación económica en curso, con el Estado jugando un rol para eso, a partir de una política fiscal moderadamente expansiva; segundo objetivo: contribuir a un desarrollo más virtuoso en el mediano plazo”.

En cuanto a reasignación de los recursos del Estado, señaló que se buscará “seguir potenciando el crecimiento de la inversión en los segmentos que más ayudan a tener una economía dinámica”.

“Se continua expandiendo la inversión en infraestructura pública y cumplir con la ley de financiamiento de la ciencia y tecnología, para aplicar el conocimiento a la producción”, agregó.

Desde lo fiscal, continuó Guzmán ante los diputados, “también apuntamos a seguir estableciendo un camino de fortalecimiento del crédito y profundizar un camino de fortalecimiento de nuestra moneda, por eso es tan importante seguir bajando el déficit fiscal para depender menos del endeudamiento y de la emisión monetaria”.

Según especificó el ministro, el sendero de resultado primario en relación al producto bruto para los próximos tres años es de 2,5% para 2022; 1,9 para 2023 y 0,9% para 2024. “Junto a eso se plantea una reducción de la emisión monetaria”, remarcó, destacando que los números que están definidos en el acuerdo al que se ha alcanzado es que el financiamiento monetario al Tesoro en 2022 sea del 1% del producto, en 2023 sea 0,6 % del producto, convergiendo a 0 en el 2024.

En otro pasaje de su exposición, el ministro de Economía se refirió al ejercicio 2020, donde como consecuencia de la pandemia y las medidas implementadas por el Gobierno “se recurrió a una emisión monetaria del 7,7% en 2022 y 3,7% en 2021”, cosa que atribuyó a la falta de crédito. “Es lo que considerábamos que había que hacer y ahora es el momento de establecer un camino que de una forma decidida fortalezca a nuestra moneda, y hay un conjunto de cuestiones por abordar, ir reduciendo la emisión”, reconoció Guzmán.

Sobre esta base, dijo, se busca atender la generación de empleo y reducir la inflación. En ese sentido, el esquema parte de que la inflación tiene múltiples causas, remarcó. “En primer lugar es necesario que Argentina no choque contra situaciones de crisis de la balanza de pagos, porque implican una depreciación del tipo de cambio y eso hace saltar la inflación”, señaló y habló de “no tener cargas de deudas insostenibles que desestabilicen la situación cambiaria; y por otro lado poder establecer una evolución de las exportaciones netas que le permita al país contar con las divisas que permitan sostener el crecimiento económico que requiere de divisas”.

“A la hora de atacar la inflación, lo primero que debemos enfrentar es un tema productivo, y después mejorar el perfil de las políticas públicas”, señaló, para luego hablar de “poder anclar expectativas, de ahí el objetivo de acumular reservas internacionales”.

También se apunta a que haya un crecimiento del poder adquisitivo de los ingresos. “Es necesario desde el punto de vista macro para apuntalar la recuperación”, sostuvo.

Martín Guzmán destacó las condiciones de financiamiento que se incluyen en este acuerdo y las características de funcionamiento de estas condiciones de financiamiento. “En una negociación con el Fondo Monetario hay dos niveles: uno es el que se da con el staff del FMI, con el que se negocia un esquema de compromisos de políticas; está el nivel de los accionistas que están representados en el directorio del FMI. Las condiciones financieras de los programas de facilidades se basan en reglamentos generales. La Argentina en el seno del multilateralismo ha estado por una parte trabajando en construir consensos internacionales para una mejora de los reglamentos, por otra parte lo que he descripto es lo que se ha estado negociando”, señaló.

“El acuerdo al que llegó el Gobierno es de facilidades extendidas; cada desembolso se comienza a pagar 4 años y medio después de producido el desembolso, y se termina pagando 10 años después de producido el desembolso, en 12 cuotas equivalentes -detalló. Tiene una duración de 2 años y medio, que los compromisos desde el punto de vista del esquema de políticas rige por un período de dos años y medio, se programan 11 desembolsos a lo largo de programa. El primero ocurre apenas el directorio apruebe el programa y cada desembolso ocurre cuando se completa cada revisión, que son cada 3 meses”.

Así las cosas, en caso de aprobarse este acuerdo, la primera revisión sería en el mes de junio y la última en septiembre de 2024.

 “Este programa tiene un perímetro de financiamiento igual al de 2018, lo que se logra es tener el financiamiento para hacer frente a los pagos programados en el programa stand by de 2018”, comentó. Y agregó: “Como ya hubo pagos de amortización de capital, va a haber una acumulación neta de reservas respecto de la posición actual sobre la base de lo aquí programado”.

Aclaró también la cuestión de la secuencia de las aprobaciones. Tras el debate de este programa por parte del Congreso y si sucede la aprobación, el directorio del Fondo Monetario tratará la aprobación correspondiente.

Para concluir, Guzmán habló de las consecuencias de lo que se está tratando y los caminos que enfrenta el país. “Es nuestra responsabilidad marcar lo tan desestabilizante que potencialmente es la situación que Argentina enfrenta en caso de no poder contar con las condiciones para poder refinanciar la deuda del programa stand by de 2018”, advirtió.

“Aquí enfrentamos caminos que se bifurcan”, dijo, precisando que “lo que el Gobierno ha estado haciendo es construir una solución al problema. Este es un paso muy importante; el acuerdo que hoy trae al debate en el Congreso establece un camino transitable, un principio de solución a un problema realmente muy grave para el desarrollo que se contrapone a una alternativa que es un crecimiento de la incertidumbre que no puede redundar en nada mejor. Que por el contrario va a generar una situación de profundo stress cambiario, con consecuencias inflacionarias, consecuencias negativas sobre la actividad económica, sobre el empleo y la pobreza”.

Guzmán concluyó señalando que “se han estado defiendo los intereses de la patria, defendiendo condiciones que queremos cumplir, porque consideramos que este es un programa para la recuperación, lo queremos cumplir y nuestro compromiso es efectivamente cumplirlo. El acompañamiento del Congreso va a ser decisivo para actuar de una forma que fortalezca a la República y nos fortalezca como Estado o Nación”.

Massa recibió a los funcionarios que visitaron el Congreso

Fue antes de que Juan Manzur, Martín Guzmán y el resto se presentaran en el plenario de las comisiones de Presupuesto y de Finanzas.

En la previa de la presentación de funcionarios ante el plenario de diputados que analiza el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa los recibió.

El encuentro se celebró en el Salón de Honor, y allí estuvieron con Massa el jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manzur; el ministro de Economía, Martín Guzmán; el secretario de Hacienda, Raúl Rigo; el representante ante el FMI, Sergio Chodos; el presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y la portavoz presidencial Gabriela Cerruti.

Durante el encuentro el jefe de la Cámara baja dio detalles de cómo será el debate en Diputados y sus perspectivas de aprobación.

Acuerdo con el FMI: Funcionarios exponen ante diputados

Con la presencia del jefe de Gabinete, el ministro de Economía, el titular del BCRA y otros funcionarios, se debate en un plenario de comisiones de la Cámara baja el entendimiento enviado por el Poder Ejecutivo.

Un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas de la Cámara de Diputados escucha a los funcionarios que informarán a los diputados nacionales sobre el acuerdo alcanzado entre el Gobierno nacional y el Fondo Monetario Internacional.

La reunión se desarrolla en la Sala ubicada en el segundo piso del Anexo C, y el plato fuerte del encuentro es la presencia del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien concurrió para defender el acuerdo por él suscripto con las autoridades del FMI.

Asisten también el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el presidente del BCRA, Miguel Pesce; el representante argentino ante el Fondo, Sergio Chodos; y el secretario de Hacienda, Raúl Rigo.

Martín Guzmán va al Congreso a defender el acuerdo con el Fondo

A partir de las 14 se reúne el plenario de comisiones, que recibirá también al jefe de Gabinete, el titular del BCRA y otros funcionarios del equipo económico.

martin guzman luciano laspina bicameral deuda

Una jornada intensa se espera este lunes en la Cámara de Diputados, que se iniciará a partir de las 13 con la reunión constitutiva de la Comisión de Finanzas. En el transcurso de esa breve reunión que tendrá lugar en la Sala ubicada en el segundo piso del Anexo C, elegirán a las autoridades de dicha comisión que encabezará la diputada oficialista Alicia Aparicio.

A partir de las 14 se constituirá el plenario de esa comisión y Presupuesto y Hacienda, para escuchar a lo largo de este lunes y martes a una serie de invitados que expondrán en torno al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El plato fuerte será la presencia del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien concurrirá para defender el acuerdo por él suscripto con las autoridades del FMI. Lo hará por segundo día consecutivo, pues este domingo ya estuvo en el Congreso exponiendo ante los diputados del oficialismo que integran las comisiones de Presupuesto y de Finanzas.

En rigor, a ese encuentro también asistieron diputados que no forman parte de esas comisiones, interesados en escuchar al ministro y formular también sus preguntas.

Mientras eso sucedía este domingo, casi a la misma hora se reunía de manera virtual la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio, con el fin de acercar posiciones en torno a la postura que llevarán al recinto respecto del acuerdo con el FMI.

Así fue que allí se ratificó la postura de evitar que el país avance hacia un default, pero también se plantearon críticas en torno al proyecto que deberán tratar en la Cámara de Diputados esta semana, pues el mismo tiene dos artículos que merecen sus observaciones. No hay problemas con el que avala el refinanciamiento de la deuda con el Fondo, pero sí con el artículo siguiente referido al programa económico del Gobierno. Obviamente están dispuestos a avalar el primero de esos artículos mas no el segundo.

Así se lo harán saber al ministro de Economía durante la reunión de este lunes. Del encuentro participarán también el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el presidente del BCRA, Miguel Pesce; el representante argentino ante el Fondo, Sergio Chodos; y el secretario de Hacienda, Raúl Rigo.

La idea del plenario es que luego de la visita de invitados, el miércoles que viene se puedan poner a discutir en torno al proyecto entre los diputados que integran ambas comisiones, con la intención de emitir dictamen. Más que probable que la oposición presente su propio dictamen. La sesión propiamente dicha arrancará el jueves en horario todavía a determinar.

Guzmán respondió un centenar de preguntas de los diputados oficialistas

En vísperas del arranque de la discusión del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, se reunieron con los miembros del Frente de Todos que integran las comisiones de Presupuesto y de Finanzas.

“Quiero que cada diputado y diputada tenga toda la información para que no haya dudas”, expresó este domingo el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, sentado a la derecha del ministro de Economía, Martín Guzmán, durante una reunión mantenida con diputados del oficialismo.

Participaron de ese encuentro presencial los integrantes de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas, que fueron convocados temprano por Carlos Heller para organizar las preguntas que se harán este lunes y la estrategia a desarrollar durante la presentación de los funcionarios para exponer sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Junto a Massa y Guzmán estuvieron Carlos Heller, quien como titular de Presupuesto presidirá el plenario a lo largo de esta semana, el presidente del bloque oficialista, Germán Martínez, y la diputada bonaerense Alicia Aparicio, quien encabezaría la Comisión de Finanzas, que deberá constituirse este lunes a partir de las 13, para integrarse luego al plenario que se propone emitir dictamen entre miércoles y jueves de esta semana.

De hecho, así lo confirmó Germán Martínez durante un diálogo que mantuvo con los periodistas en el que señaló que Aparicio será quien el oficialismo proponga para presidir Finanzas.

El titular del bloque oficialista calificó como “una muy buena reunión de trabajo” la mantenida con el ministro de Economía y su equipo económico. “Estuvo intercambiando información con los integrantes de nuestro bloque, de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas, que son las que van a arrancar con el debate en el plenario”, contó Martínez, que agregó: “Nosotros aprovechamos y abrimos a compañeros y compañeras del interior del país que ya estaban en Buenos Aires y pudieron acercarse para también hacer sus preguntas al ministro”.

En efecto, numerosos legisladores respondieron a la convocatoria de la conducción del bloque formulada a fines de la semana anterior para que los diputados del oficialismo estuvieran este domingo en Buenos Aires.

Más de un centenar de preguntas fueron respondidas por el ministro de Economía, informó el presidente del bloque, que calificó al encuentro como “muy valioso” para ratificar que “estamos ante un acuerdo donde no hay ajuste, no hay tarifazo, no hay reforma previsional, no hay cambios en la edad jubilatoria”, tal cual lo anunciado originalmente por el presidente el 28 de enero, y también en su discurso del 1° de marzo.

Martínez admitió que puede llegar a haber cambios en la conformación de las comisiones de Presupuesto y de Finanzas, que consideró “normales” en función de la logística  propia de las mismas. “Iremos haciendo los ajustes en función de eso, atendiendo a la participación de un montón de diputados que quieren colaborar para que este proyecto salga, pero  no tiene que ver con una orientación política”.

De cara al tratamiento del proyecto, Germán Martínez se manifestó “moderadamente optimista”, y puntualizó que “vamos a trabajar para que este proyecto salga. El compromiso del Frente de Todos que presido es acompañar al presidente de la Nación. Sabemos que hay miradas distintas, pero priorizamos la unidad, convencidos de que el proceso de reflexión política que se dio al interior del bloque va a ser una experiencia muy valiosa para poder fortalecer la unidad no solamente en el Congreso, sino en todo el espacio político”.

Por último, consideró que este es “un acuerdo que nos permite tener la ventana de tiempo necesaria para consolidar la recuperación económica que ya se está evidenciando en la Argentina”.

Cumbre de diputados del FdT antes del inicio del debate del acuerdo con el Fondo

En vísperas del arranque del cronograma establecido este jueves para el tratamiento del entendimiento con el Fondo, fueron convocados para el domingo. Podría estar Guzmán.

sesion ganancias bloque frente de todos diputados

De cara al inicio del debate sobre el proyecto del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el bloque del Frente de Todos fue convocado para este domingo a una reunión destinada a tratar de amalgamar la postura que llevarán al recinto en el transcurso de la semana.

Será la primera reunión del bloque oficialista tras la salida de Máximo Kirchner y obviamente entonces la primera en la que participará Germán Martínez como titular de esa bancada.

No se descarta que en el encuentro participe el ministro de Economía, Martín Guzmán, a los efectos de responder inquietudes que puedan plantearle los diputados.

La reunión cobra especial importancia ante el clima deliberativo que impera en el seno del bloque -lo mismo sucede en el Senado- con relación al acuerdo con el Fondo. Con todos y cada uno de los legisladores ya dialogó de manera personal o telefónicamente Germán Martínez, pero ahora llegó el momento de garantizar el resultado de la votación y esta reunión permitirá dar garantías al “poroteo” propio que elaboran de cara al debate en el recinto cuyo inicio está previsto para el próximo jueves.

A partir de ese conteo es que se sabrá con certeza cuál es la magnitud del apoyo opositor que necesita el Gobierno para sacar el acuerdo con el mayor respaldo posible.

Guzmán advirtió que “no se puede separar el financiamiento del FMI del esquema de políticas económicas”

Era un punto central que reclamaba la oposición en el texto del proyecto. El ministro de Economía asistirá el próximo lunes a la Cámara baja.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, advirtió que “no se puede separar con el FMI el financiamiento que provee el Fondo del esquema de políticas económicas que acuerda un país con el Fondo”, un tema clave en la redacción del proyecto que tratará el Congreso.

Luego que desde Juntos por el Cambio alertaran por la inclusión, en un mismo artículo, según el borrador de la iniciativa, que habla de la refinanciación y al mismo tiempo remite a los anexos donde se encuentran los lineamientos de la política económica proyectada por el Gobierno, se abrieron las negociaciones y se demoró el envío del texto.

Finalmente se separaron los artículos, pero en la mañana de este viernes el funcionario expresó que quienes plantean una separación de ambas cuestiones tienen “falta de conocimiento de cómo funciona esto”. “Los deseembolsos del FMI que van a ser usados para refinanciar la deuda que tomó el gobierno anterior están asociados al cumplimiento de un programa económico, entonces no se puede escindir una cosa de la otra”, explicó.

En declaraciones a radio El Destape, el ministro señaló que el crédito de 45 mil millones de dólares tomado por el gobierno de Cambiemos “le ha hecho un daño a la Argentina de magnitudes que es difícil encontrar precedentes” y se trató de “el récord más grande en la historia del FMI”.

“Y ese dinero se fue, no quedó nada en Argentina. Una parte se utilizó para pagar deuda que ya no se podía pagar, que ya era insostenible, a acreedores privados externos; y la otra parte financió la salida de capitales”, continuó.

En esa línea, el funcionario resaltó que “se le hizo mucho daño a la Argentina y todo eso lo estamos limpiando y lleva mucho tiempo, lleva años”.

“A nadie en nuestra fuerza política le gusta que el FMI esté en Argentina, porque es contrario a los valores que pregonamos”, aclaró, pero ratificó que “el único camino posible si queremos refinanciar esa deuda y queremos tener tiempo para amortizarla, es llegar a un acuerdo”.

Guzmán apuntó que el FMI es “una institución que ha generado muchísimos problemas en muchos países del mundo”, pero destacó que “este es un acuerdo de características totalmente diferente a los anteriores” y “anomalo” respecto a los suscriptos por otros países.

“Este acuerdo no tiene ninguna de las condicionalidades estándar de los acuerdos con el FMI. Aquí no hay reforma previsional, que es un clásico de los acuerdos del FMI; no hay reforma laboral, no hay ninguna quita de derechos, por el contrario, se apunta a que crezca el salario real de nuestros trabajdores. No hay ninguna privatización de empresas públicas y tampoco hay un ajuste del gasto”, enumeró.

Además, el titular de la cartera económica valoró que “es la primera vez que se va a someter a votación en el Congreso” un acuerdo con el Fondo, y añadió la importancia de ese hecho porque “no puede ocurrir que un gobierno de turno haga algo de golpe y le deje por décadas un problema, una herencia de deuda al país, más aún con el FMI”.

El Gobierno cerró el acuerdo con el FMI, que deberá tratarse en el Congreso

Desde el Ministerio de Economía brindaron detalles del entendimiento, que “permitirá al país refinanciar los compromisos asumidos en el fallido programa stand by de 2018”, señalaron.

El Ministerio de Economía de la Nación confirmó este jueves que, luego de intensas negociaciones, finalmente se cerró el acuerdo con el staff del Fondo Monetario Internacional, que deberá ser tratado en el Congreso.

Mediante un comunicado, el Gobierno informó que la iniciativa contendrá los anexos que “incluyen los entendimientos y textos técnicos alcanzados para reemplazar el fallido programa Stand By acordado en 2018, por un nuevo programa de Facilidades Extendidas”.

El nuevo acuerdo busca la refinanciación de “la deuda récord de aproximadamente USD 45.000 millones que tomó la administración de Juntos por el Cambio”.

“Se eleva de esta forma al Poder Legislativo un proyecto que incluye como anexos la totalidad de los documentos que conforman el acuerdo, esto es, el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras y el Memorándum de Entendimiento Técnico”, sostiene el texto.

Desde la cartera que conduce Martín Guzmán se señaló que “el Gobierno nacional logró cerrar con el FMI un acuerdo que permitirá al país refinanciar los compromisos asumidos en el fallido programa Stand By de 2018 que presentaba vencimientos concentrados principalmente en los años 2022 y 2023”.

“El nuevo programa busca seguir generando condiciones de estabilidad necesarias para abordar los desafíos estructurales existentes y fortalecer las bases para un crecimiento sostenible e inclusivo”, continúa.

Y se detalló que “el acuerdo alcanzado se basa en lo que se conoce como Servicio Ampliado del FMI (Acuerdo de Facilidades Extendidas, EFF, por sus siglas en inglés) que incluye 10 revisiones que se realizarán de manera trimestral durante dos años y medio. El primer desembolso se realizará luego de la aprobación del programa por parte del directorio del FMI. El resto de los desembolsos se hará luego de completarse cada revisión. El período de repago de cada desembolso es de 10 años, con un período de gracia de 4 años y medio, lo que implica comenzar a pagar la deuda a partir de 2026 y hasta 2034”.

“Durante los meses de negociaciones se ha logrado llegar a entendimientos con el staff del FMI acerca de la importancia de alcanzar un programa acorde a las necesidades y desafíos de la Argentina y que no implique una inhibición en la recuperación económica”, reza el comunicado.

En este sentido, “hay coincidencia en que la inflación es un fenómeno multicausal -siendo uno de los principales desafíos de la política macroeconómica- que debe ser abordado desde un enfoque integral. La condición necesaria para consolidar la desinflación es mantener un proceso de acumulación de reservas que le otorgará al Estado mayor autonomía en la ejecución de políticas públicas”. También, “el programa refuerza el compromiso de estabilidad cambiaria, descartando movimientos bruscos y estableciendo que la administración cambiaria buscará asegurar la compatibilidad a mediano plazo del tipo de cambio real con el objetivo de acumulación de reservas”.

“Al mismo tiempo, se avanzará en una consolidación fiscal progresiva que reduzca el déficit fiscal, en el marco de la recuperación de la actividad económica y una reducción gradual del financiamiento monetario del mismo, así como también de un marco de implementación de la política monetaria que redunde en tasas de interés reales positivas para fortalecer la demanda de activos en pesos. También este proceso será acompañado por políticas de precios e ingresos que contribuirán a anclar expectativas en pos de una desinflación gradual junto a una continuidad de la recuperación de los ingresos reales”, se indicó.

Asimismo, se apunta a una reducción gradual del déficit fiscal, consistente con un crecimiento moderado del gasto en términos reales con el objetivo de apuntalar la recuperación económica en curso, al tiempo que se fortalecen el crédito y la moneda nacional. “Hemos desarrollado una estrategia de consolidación fiscal plurianual con el objetivo de lograr un déficit primario del 2,5% del PIB en 2022, cayendo al 1,9% del PIB en 2023 y al 0,9% del PIB para el 2024”, define uno de los Memorándum.

“Este sendero hace posible un paquete equilibrado de medidas de gastos e ingresos para sostener una política expansiva que permita aumentar la inversión en infraestructura, ciencia y tecnología, promover la generación de empleo, seguir impulsando la actividad económica y fortalecer la asistencia social enfocados en abordar la pobreza infantil y reorientando el apoyo para promover la inclusión en el mercado laboral, particularmente de las mujeres y las personas con menor calificación laboral”, se afirmó desde la cartera económica.

En relación a las jubilaciones, el acuerdo con el FMI “no prevé ninguna reforma previsional, por el contrario, se prevé continuar con la mejora de los haberes mediante la aplicación de la fórmula de movilidad jubilatoria establecida en la Ley 27.609. Dicha fórmula permite que las prestaciones crezcan a partir de los incrementos de la recaudación nacional y de los salarios de la economía”, se ratificó en línea con lo dicho por el presidente Alberto Fernández durante la Asamblea Legislativa.

Además, en el comunicado oficial se expresa que “atendiendo la gran incertidumbre en los mercados energéticos mundiales y el impacto de la evolución global de los precios de la energía, el Gobierno está comprometido en procurar el logro de nuestros objetivos económicos y fiscales más amplios. En el marco de sus objetivos de estrategia energética, está determinado a lograr niveles de tarifas razonables y susceptibles de ser aplicadas con criterios de justicia y equidad distributiva para los servicios públicos de gas y electricidad, conforme a los parámetros objetivos que correspondan en cada caso. Estas revisiones abarcarán tanto a usuarios residenciales como no residenciales”.

Así, se explicó que “para los usuarios residenciales se considerará como criterio objetivo el coeficiente de variación salarial (anteriormente denominado CVS), como lo establecía la Ley N° 27.443, frustrada por el veto total impuesto por la administración anterior. Con dicho parámetro, el Poder Ejecutivo nacional impulsará, previa audiencia pública convocada a fines de abril de 2022, las medidas que tracen un sendero para el bienio 2022-2023 una nueva propuesta tarifaria con un esquema de segmentación de subsidios que enfoque los esfuerzos del Estado Nacional en aquellos usuarios vulnerables y con menor capacidad de pago”.

“La segmentación para el bienio 2022-2023 contempla tres niveles, conforme los parámetros que determine el Poder Ejecutivo nacional en el marco de su competencia según el servicio público de que se trate: a) usuarios que dejarán de ser beneficiarios de subsidio al consumo energético en función de su plena capacidad de pago; b) usuarios beneficiarios de la tarifa social, para quienes el incremento total en su factura para cada año calendario será equivalente al 40% del CVS del año anterior, c) para el resto de los usuarios el incremento total en la factura para cada año calendario será equivalente al 80% del CVS correspondiente al año anterior. Durante los años 2022 y 2023 no podrán contemplarse otros incrementos por encima de los aumentos previstos, para las categorías de segmentación de usuarios b) y c). Para el año 2022 se incluirán para el cálculo, los incrementos aplicados durante todo el año calendario”, se detalló.

Y agrega: “La propuesta para los usuarios no residenciales contempla el pago de la tarifa plena para los Grandes usuarios de distribuidor (Gudi), y para el resto se procederá con una revisión tarifaria según la propuesta definida en la audiencia pública”.

En otro párrafo del comunicado, se informó que “se desarrollará un plan energético de mediano plazo que incluirá acciones tendientes a: incentivar la inversión privada y pública para aumentar la generación y transmisión de energía, incluyendo la construcción de gasoductos y la expansión de la capacidad de producción de GNL y energía renovable; reducir las pérdidas en el segmento de distribución mediante mejoras en los medidores, la facturación, y la cobranza; mejorar la eficiencia del consumo energético y la conservación del recurso; fortalecer la focalización y la progresividad de los subsidios energéticos; y asegurar que, con el tiempo, las tarifas energéticas de los consumidores finales residenciales y no residenciales reflejen mejor, y de manera más predecible, los costos mayoristas del gas y la electricidad”.

“También hay entendimiento en la importancia de impulsar políticas de crecimiento y resiliencia para abordar los cuellos de botella de largo plazo y sentar las bases de un crecimiento más sostenible e inclusivo”, se sumó y añadió que “estas políticas tratarán de potenciar el crecimiento y la diversificación de las exportaciones; la inversión y la productividad; el desarrollo económico local y regional; el empleo formal y la inclusión laboral que incluya perspectiva de género; mejoras en la eficiencia y la sostenibilidad del sector energético; las políticas de mitigación y adaptación ambientales y; el desarrollo más amplio de los mercados de capitales”.

Finalmente, el comunicado indica que “el proyecto ingresará al Congreso de la Nación en los términos de la ley 27.612 de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública, impulsada por el Gobierno Nacional, que establece que, entre otras, todo programa realizado con el FMI requerirá de una ley del Honorable Congreso de la Nación que lo apruebe expresamente”.

Gioja afirmó que “la deuda con el FMI fue tomada de forma irresponsable por Macri”

Además, el diputado oficialista afirmó que el ministro de Economía irá al Congreso a explicar el proyecto cuando se envíe al recinto.

El diputado nacional y vicepresidente segundo de la Cámara baja José Luis Gioja (Frente de Todos – San Juan) denunció que la deuda con el Fondo Monetario Internacional “es una deuda contraída de forma irresponsable por el gobierno del expresidente Mauricio Macri”, pero se mostró confiado en que el Congreso Nacional apruebe el entendimiento alcanzado entre el Gobierno nacional y el organismo de crédito global. Además, el legislador adelantó que el ministro de Economía, Martín Guzmán, concurrirá al Palacio Legislativo a explicar los alcances del acuerdo con el FMI.

“Argentina está metida en un problema que no creamos nosotros. Es una deuda malamente contraída, de manera irresponsable por (Mauricio) Macri. Se deshizo todo el camino que se recorrió luego de haberle pagado la deuda al FMI en 2005”, señaló Gioja en declaraciones a Radio 10.

En ese sentido, y respecto a los detalles del acuerdo, el vicepresidente segundo de la Cámara de Diputados aseguró que “no ha llegado nada oficialmente sobre los alcances del entendimiento con el organismo internacional”.

De todos modos, Gioja confirmó que el ministro de Economía “va a ir al Congreso a explicar y a brindar toda la información sobre el acuerdo”, y remarcó: “Me parece que éste es el camino. Estamos metidos en el barro y hay que salir. No es fácil sin esfuerzo”.

Consultado sobre la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque del FdT, Gioja consideró que esa decisión “es coherente y tiene que ver con lo que él piensa, con lo que ha venido diciendo, lo hace para facilitar”. En tanto, destacó la actitud del actual jefe de la bancada, Germán Martínez.

“Si la oposición se pelea como perros y aparecen todos juntos por qué no lo vamos a hacer nosotros que tenemos un frente y tenemos que gobernar. Confío en que vamos a salir y que este acuerdo se aprobará”, puntualizó.

Fernández y Guzmán confirmaron que se analizan reformas a las jubilaciones de privilegio

En el marco de las negociaciones con el FMI, el presidente consideró que se debería “avanzar más” en la modificación realizada por ley hace casi dos años. El ministro de Economía negó una reforma previsional.

En la recta final de las negociaciones con el FMI y ante la expectativa por la llegada del acuerdo al Congreso, el Gobierno salió a desmentir que vaya a haber una reforma previsional, pero sí admitió que se analiza una reforma a los regímenes especiales para jueces y diplomáticos, a casi dos años de la última modificación que se hizo por ley en este sentido.

En declaraciones a radio El Destape, el presidente Alberto Fernández sostuvo: “De lo que se habla es de los regímenes especiales de privilegio, donde básicamente están embajadores y jueces. Algo hicimos con los jueces, pero deberíamos avanzar más, lo mismo con los embajadores”.

“Pero no es el tema de los docentes”, aclaró el mandatario ante versiones periodísticas que el fin de semana afirmaron que se incluía, como parte de la discusión con el FMI, un cambio en esos regímenes.

Minutos después de las declaraciones del presidente, el ministro de Economía, Martín Guzmán, publicó en su cuenta de Twitter: “No habrá ninguna reforma jubilatoria. Nuestro Gobierno siempre va a cuidar y trabajar para mejorar el salario de nuestros jubilados y jubiladas”. “Se mantendrá la fórmula de movilidad sancionada en 2020, sosteniendo los derechos que fortalecimos con esa ley”, afirmó.

Y, en la misma línea que Fernández, el funcionario reconoció que “se realizará un estudio focalizado en los regímenes especiales alcanzados por la Ley 27.546, que analice opciones y recomendaciones para fortalecer la equidad y la sostenibilidad a largo plazo de nuestro sistema previsional”.

Según publicó el diario BAE, el borrador del pre-acuerdo con el FMI menciona: “Realizaremos un estudio que describa opciones y recomendaciones para fortalecer la equidad y la sostenibilidad a largo plazo de nuestro sistema previsional. Se prestará atención especial a la evaluación de los regímenes especiales, y a los mecanismos que favorezcan la prolongación voluntaria de la vida laboral de las personas”.

Apuntan a que el acuerdo con el FMI ingrese por Diputados luego de la Asamblea Legislativa

El Poder Ejecutivo planea enviar el proyecto al Congreso un día después del mensaje de Alberto Fernández en el Congreso.

Si bien el Gobierno nacional no confirmó por cuál cámara del Congreso ingresará el proyecto del acuerdo con el FMI, fuentes del oficialismo en la Cámara de Diputados ya dan por descontado y asegurado que será ese el escenario donde se iniciará el tratamiento.

Además, según pudo saber parlamentario.com, se apunta a que el texto sea girado el 2 de marzo, un día después de la Asamblea Legislativa que encabezará el presidente Alberto Fernández, y en cuyo discurso el tema de la deuda será central.

En un principio el Poder Ejecutivo tenía la intención de que la discusión arranque por el Senado, terreno dominado por la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien todavía no se pronunció al respecto.

Pero mientras en Diputados el jefe del bloque Frente de Todos, Germán Martínez, y el presidente del cuerpo, Sergio Massa, concentran todos sus esfuerzos en conseguir la mayor cantidad de votos a favor de la iniciativa, los senadores oficialistas salieron por su parte a hacer declaraciones en los últimos días y deslizaron que era mejor que el debate comience por Diputados.

La voz más resonante fue, sin dudas, la del presidente de la bancada oficialista, José Mayans, quien no anticipó cómo votará sin antes conocer la letra chica del acuerdo. “Necesitamos el detalle del acuerdo con el FMI para saber en qué compromiso vamos a meter al país”, expresó en declaraciones a radio El Destape.

En medio del trabajo minucioso que Martínez realiza diputado por diputado -tarea de contención con la que comenzó cuando reemplazó como jefe a Máximo Kirchner-, se les pidió a los legisladores del Frente de Todos que por el momento no pronostiquen poroteos. Incluso, así lo reveló públicamente este jueves Hugo Yasky. “No nos vamos a anticipar porque nos han pedido los compañeros que conducen el bloque que no lo hagamos”, confesó en diálogo con radio AM750.

Por su parte, Kirchner reunió a su tropa la semana pasada y también le pidió no emitir opinión hasta que no se conozca el texto. Fue después que el diputado Itaí Hagman, del Frente Patria Grande, hablara de una treintena de abstenciones.

Esta semana el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el proyecto contendrá anexos con toda la documentación y los “detalles” del acuerdo, y negó que vaya a haber secretismos. Asimismo, la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, dijo este jueves que una vez alcanzado el acuerdo con el staff del FMI, “el ministro irá con gusto y placer para explicar los detalles” al Congreso.

Según se anunció a fines de enero, la letra preliminar del acuerdo prevé una reducción del déficit fiscal primario que arrancará con un 2,5% este año, bajará al 1,9% en el 2023 y llegará al 0,9% en el 2024.

Se acordó, además, que el financiamiento monetario sea del 1% del PBI este año, para luego bajar al 0,6% en el 2023 y se reduzca a cero en el 2024, con el objetivo de converger en una situación en la cual no haya más financiamiento sistemático del Banco Central al Tesoro.

El financiamiento será de US$44.500 y se irá desembolsando una vez aprobadas las revisiones de las cuentas públicas que hará el FMI en forma trimestral.

También se plantea un objetivo de acumulación de reservas internacionales, con una meta de incremento de US$5.000 millones para este año.

Tolosa Paz se reunió con Martínez y destacó los anuncios desde Economía

La oficialista ponderó que el acuerdo con el FMI va a ser enviado con todos sus detalles “para que cada diputado y diputada pueda tener un conocimiento acabado”.

german martinez victoria tolosa paz

La diputada nacional Victoria Tolosa Paz (FdT) compartió este miércoles una reunión de trabajo con el presidente de la bancada oficialista, Germán Martínez.

Tras el encuentro destacó que el ministro de Economía, Martín Guzmán, confirmara que el proyecto sobre el acuerdo con el FMI será enviado al Congreso con todos los “anexos que contendrán todos los documentos” y “detalles” necesarios para el debate.

“Como acaba de ratificar Economía, el proyecto se va a discutir con todos los elementos de los anexos y la información necesaria para que cada diputado y diputada pueda tener un conocimiento acabado sobre lo que implica el acuerdo para la Argentina”, sostuvo la legisladora.

Además, la bonaerense se refirió a “la ventana de tiempo” de “cuatro años para adelante” que prevé el entendimiento con el organismo internacional de crédito, plazo que -dijo- “nos permita crecer, aumentar las reservas y generar exportaciones para que dentro de cuatro años y medio podamos afrontar esta deuda que nos dejó (Mauricio) Macri”.

Guzmán afirmó que el acuerdo con el FMI llegará al Congreso con todos sus detalles

“La idea de que va a haber documentos secretos es un sinsentido”, sostuvo el ministro de Economía y habló de anexos que contendrán toda la información.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el proyecto sobre el acuerdo con el FMI que será enviado al Congreso por el Poder Ejecutivo contendrá todos los detalles del acuerdo alcanzado con el organismo multilateral de crédito para reestructurar la deuda de 44.000 millones de dólares contraída por el gobierno de Mauricio Macri.

“La idea de que va a haber documentos secretos es un sinsentido. Una vez concretado el acuerdo a nivel staff del FMI, se enviará al Congreso de la Nación un proyecto de ley que en sus anexos contendrá todos los documentos que sean la base de ese acuerdo, con cada uno de sus detalles”, indicó el funcionario este miércoles, en declaraciones formuladas a la agencia Télam.

Según se anunció a fines de enero, la letra preliminar del acuerdo prevé una reducción del déficit fiscal primario que arrancará con un 2,5% este año, bajará al 1,9% en el 2023 y llegará al 0,9% en el 2024.

Se acordó, además, que el financiamiento monetario sea del 1% del PBI este año, para luego bajar al 0,6% en el 2023 y se reduzca a cero en el 2024, con el objetivo de converger en una situación en la cual no haya más financiamiento sistemático del Banco Central al Tesoro.

El financiamiento será de US$44.500 y se irá desembolsando una vez aprobadas las revisiones de las cuentas públicas que hará el FMI en forma trimestral.

También se plantea un objetivo de acumulación de reservas internacionales, con una meta de incremento de US$5.000 millones para este año.

El presidente analizó con su equipo el proyecto sobre el FMI que mandará al Congreso

Alberto Fernández encabezó una reunión con Martín Guzmán y otros funcionarios para avanzar en el proyecto que llegará en las próximas semanas al Parlamento.

Los tiempos apremian de cara al próximo vencimiento con el Fondo Monetario Internacional, por eso el Gobierno tiene especial interés en adelantar los tiempos y tener todo resuelto para antes del 22 de marzo. Con ese objetivo, el presidente Alberto Fernández encabezó este lunes una reunión de la que tomaron parte el ministro de Economía Martín Guzmán y otros funcionarios, con el fin de avanzar con el proyecto de ley que debe ser aprobado por el Congreso para avalar el acuerdo con el FMI.

Fueron más de tres horas de reunión en la residencia presidencial, y también participaron el jefe de Gabinete, Juan Manzur, el titular del Banco Central, Miguel Pesce, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; la vicecanciller, Cecilia Todesca, y el jefe de asesores, Juan Manuel Olmos.
El proyecto llegará al Congreso recién en el mes de marzo, o sea que los tiempos de tratamiento serán bien acotados. Seguramente el presidente dará más detalles del acuerdo el próximo 1° de marzo, en la Asamblea Legislativa, y mientras se avanza con los detalles se buscan los votos necesarios para aprobar en ambas cámaras el acuerdo. A propósito, todavía no se ha resuelto por cuál de las cámaras ingresará el acuerdo con el Fondo.

El próximo 22 de marzo Argentina debe afrontar un vencimiento por 3.800 millones de dólares. Una cifra que excede el nivel de nuestras reservas, de ahí la necesidad de alcanzar el acuerdo antes de esa fecha.

“Guzmán tendría que haber venido al bloque a dar explicaciones”, cuestionó Moreau

La diputada oficialista aseguró que hay que trabajar en “una relación más fluida con el Poder Ejecutivo” y dijo entender la decisión de Máximo Kirchner, porque “no” se sintió “contenido”.

La diputada nacional Cecilia Moreau (FdT) sostuvo que el ministro de Economía, Martín Guzmán, “tendría que haber venido al bloque a dar explicaciones” sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, al tiempo que aseguró que es necesario trabajar desde la bancada oficialista en “una relación más fluida con el Poder Ejecutivo”.

“Siento que Martín Guzmán no tuvo el tiempo o la dedicación que tendría que haber tenido para conversar con el bloque, y me hubiera gustado que eso ocurra para que todos podamos despejar las dudas que tenemos”, sostuvo este viernes la legisladora massista.

En ese sentido, señaló que “en el Congreso es donde mejor funciona el Frente de Todos, no solo con la relación entre Sergio (Massa) y Máximo (Kirchner), sino que la conducción política que ejercen hace que nosotros podamos ordenarnos”.

Sobre la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque, la bonaerense opinó: “A Máximo lo entiendo porque a nadie le puede sorprender lo que planteó, porque no lo planteó el viernes. En el debate interno lo venía planteando hace muchísimo tiempo, no es que un día se levantó y escribió esa carta”.

“Si vos hacés un planteo y no te sentís contenido, cuando sos parte central del espacio político, la verdad es que lo entiendo”, agregó.

Consultada en radio Futurock sobre su decisión de poner a disposición su renuncia como vicepresidenta, Moreau explicó que “una vez que fue designado el nuevo presidente del bloque me pareció que lo prudente, lo correcto y lo que debía hacer era presentar la renuncia, así como también lo hizo mi compañera Paula Penacca (secretaria parlamentaria del bloque), para que Germán (Martínez) pueda diseñar una nueva conducción”.

No obstante, anticipó que “la semana que viene se va a estar definiendo un armado de mesa que tenga una integración regional y tenga mayores actores” y “si los compañeros quieren que me quede, me quedaré”, afirmó.

Respecto a la votación del acuerdo del FMI, la diputada estimó que “cada uno va a hacer lo que le parezca en el bloque del Frente de Todos”. Y ante la pregunta de qué va a hacer La Cámpora, aclaró que no sabía qué haría como organización: “Sí sé que tenemos compañeros que están a favor del acuerdo sin condicionamientos y otros que tienen diferencias, y otros tenemos preocupaciones”, expresó.

“Somos un espacio político heterogéneo, con un debate profundo siempre y está muy bueno que así sea”, continuó y valoró que “el gesto de Máximo habla de su honestidad política y de su compromiso político”. “Máximo fue claro: él no va a obstruir ni influir sobre la decisión de nadie”, completó.

Moreau advirtió que pedirán cambios al acuerdo con el FMI en el Congreso

El diputado kirchnerista aseguró que “llamarán la atención” sobre “los peligros y riesgos” del entendimiento con el organismo de crédito.

Con la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque oficialista en la Cámara de Diputados, las voces críticas al acuerdo con el FMI dentro del Frente de Todos se reavivaron con fuerza.

Uno de los que habló este martes fue Leopoldo Moreau, que advirtió que habrá legisladores que pedirán cambios y alertarán sobre “los peligros y riesgos” del entendimiento entre el Gobierno nacional y el organismo de crédito.

“Se supone que (el acuerdo) se va a discutir, para eso va al Congreso. Vamos a llamar la atención sobre los peligros y los riesgos. Y ojalá que esos llamados de atención sirvan para que cuando se firmen los memorándum algunas cosas se remuevan, sino estaremos en una situación compleja”, sostuvo en diálogo con Radio 10.

Muy crítico del accionar del ministro de Economía, Martín Guzmán, el diputado kirchnerista señaló que “acá no se estaba discutiendo default si o no, porque con el FMI no hay default, hay mora. Si no se cerraba (el viernes pasado) se corría la posibilidad de una devaluación y una gran corrida bancaria”.

Y apuntó que esa consecuencia hubiese sido “responsabilidad de Guzmán, porque vino liquidando las divisas desde el inicio de su gestión innecesariamente en una negociación con el Fondo cuando todavía no había acuerdo. Le pagamos al Fondo sin tener un acuerdo”.

“Cuando Alberto (Fernández) asume y dice ‘no me giren más’ por ese préstamo de 57 mil millones tendríamos que haber dicho ‘y además suspendemos el pago y llevamos el tema a La Haya’. Y el final hubiese sido totalmente distinto”, consideró.

El radical K insistió que “lo que teníamos que haber hecho era suspender el pago y llevar el tema a La Haya. Una negociación así iba a tener un final distinto. Si suspendíamos los pagos no hubiéramos llegado con la lengua afuera y casi sin dólares al tramo final de la negociación, y eso es lo que no ha impuesto un acuerdo que está lleno de peligros”.

“El Fondo ya te está mandando a decir que no está de acuerdo con la quita a los subsidios a la energía que plantea el Gobierno, dice que hacen falta más; plantea que hay que poner tasas de interés muy altas. Pero si aumentás excesivamente las tarifas parás el consumo y ponés el riesgo el financiamiento del capital de trabajo para la actividad industrial”, remarcó.

Y agregó: “No es cierto lo que dice Guzmán cuando dice que el Fondo reconoció que la inflación es algo multicausal, no reconoció nada, por eso nos exige ir a emisión cero en dos años. Es un frenazo a la economía enorme”.

Guzmán, tras la renuncia de Máximo: “Lo que se hizo es todo lo que se pudo hacer”

El ministro de Economía señaló que “nadie en nuestro espacio político puede estar contento”, luego de la salida del hijo de la vicepresidenta de la jefatura del bloque oficialista.

Apuntado, aunque sin ser nombrado, en la carta de renuncia que presentó el diputado Máximo Kirchner como jefe del bloque oficialista en Diputados, el ministro de Economía, Martín Guzmán, respondió que respecto a las negociaciones con el FMI “lo que se hizo es todo lo que se pudo hacer”.

“Nadie en nuestro espacio político, con la visión que tenemos para la Argentina, puede estar contento con tener al FMI en la Argentina”, señaló el funcionario al ser entrevistado en el programa Intratables (América).

El titular de la cartera económica ratificó que el Gobierno llegó “a un un acuerdo que es el mejor que se pudo tener”. “Y ese acuerdo permite generar más tranquilidad y certezas en Argentina”, continuó.

Además, Guzmán dijo que este entendimiento es “un paso” y “abre un camino que se puede recorrer”, ya que quedan por transitar muchos más caminos, dado que “va a llevar años resolver el problema” de la deuda.

Sobre la posibilidad de no haber llegado a un acuerdo, el ministro sostuvo que hubiera significado “dar un paso a lo desconocido”. “Era abrir la puerta de la angustia, de la posibilidad de que el país tuviera una seria crisis de empleo, y empeorara los problemas de inflación, en lugar de resolver el problema”, explicó.

“Podría haber pasado cualquier cosa. Lo que iba a ocurrir era que iba a haber menos dólares y cuando eso pasa hay menos producción y trabajo, y más inflación. La gente iba a estar peor si no se arreglaba con las condiciones con las que se arregló”, insistió y completó que “construimos una alternativa razonable”.

Luis Juez apuntó contra Guzmán: “Tuvimos predisposición, pero decidió ir a hablar con Cristina”

El senador cordobés criticó: “La vicepresidenta no tiene intenciones de acordar con el FMI” y advirtió que “no arreglar sería gravísimo”. También apuntó contra al presidente por la marcha contra la Corte.

El senador nacional Luis Juez (Frente Pro – Córdoba) criticó al ministro de Economía, Martín Guzmán, tras suspenderse el encuentro que iba a realizarse entre el funcionario y los gobernadores y jefes parlamentarios de la oposición para tratar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y lamentó la “imprevisibilidad” y la “falta de rumbo” del Gobierno. También apuntó contra el presidente y la vicepresidente de la Nación.

“En la oposición estábamos ansiosos y ninguno se había tomado vacaciones esperando que Guzmán nos convocara. Nosotros tuvimos toda la predisposición, pero él decidió ir a hablar con Cristina (Fernández de Kirchner)”, criticó Juez en una entrevista a TN.

Por otro lado, aseguró que la “vicepresidenta no tiene ninguna intención de llegar a un acuerdo con el Fondo”, y la acusó de “marcar la agenda, el ritmo y los momentos”.

“Arreglar con el Fondo nos va a traer muchos dolores de cabeza, mucho sacrificio, mucho dolor en el alma, pero no arreglar sería gravísimo”, advirtió el senador y adelantó: “Entonces, oficialismo y oposición tenemos que prepararnos para plantearle a la gente que hay tomar decisiones complejas, que si no se toman ahora se van a tomar en algún momento”.

En ese contexto, disparó contra el Gobierno nacional por su improvisación y falta de rumbo: “Hace 25 meses que los muchachos son totalmente incoherentes. Es un Gobierno de un altísimo nivel de improvisación. No tienen hoja de ruta, la van escribiendo en el momento. La imprevisibilidad nos puede matar a todos, se puede llevar puesta a las instituciones”.

“Lo escucho a Alberto Fernández hacer esos discursos berretas. Definí un rumbo, viejo. Nosotros vemos si te acompañamos o no, pero definí un rumbo. El Gobierno se tiene que animar a tomar decisiones. El peor de los rumbos es no tener rumbo”, ratificó el exdiputado.

Por otro lado, cuestionó al jefe de Estado por apoyar la marcha contra la Corte Suprema: “Que el presidente haya avalado semejante bravuconada es altísimamente destituyente. Es una devoción de enfrentar los poderes que no pueden disciplinar. Una tradición: si nos podemos llevar puesta la Justicia, lo vamos a hacer; si la Justicia no hace lo que nosotros queremos, vamos a poner fiscales que nosotros necesitamos”.

Y completó: “Es de una gran gravedad institucional que el presidente aliente y que el viceministro de Justicia termine siendo uno de los propulsores de la marcha para descabezar uno de los tres poderes. En cualquier país serio, eso tiene un tufo a golpe institucional horrible”.

Espert apuntó contra Guzmán y aseguró que “Argentina no tiene acuerdo”

El legislador liberal opinó sobre la negociación con el FMI y advirtió que “no hay acuerdo”. Al mismo tiempo cuestionó al ministro de Economía.

El diputado nacional y presidente del bloque de Avanza Libertad José Luis Espert se refirió a la negociación de Argentina con el Fondo Monetario Internacional y advirtió que allí “no hay acuerdo” con el organismo, por lo que criticó al titular de la cartera de Economía, Martín Guzmán, y le exigió saber si finalmente “habrá acuerdo o no”.

En declaraciones a CNN Radio el economista liberal expresó su preocupación, ante la incertidumbre por la falta de resolución del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI): “Lo que me sorprende que el Gobierno en el temario que trascendió enviaría al Congreso para las sesiones extraordinarias, que comenzarían el próximo lunes, no está incluido. Sin acuerdo con el Fondo no sé cómo vamos a hacer para pagarle”.

“Estoy muy preocupado. ‘Sarasa’ Guzmán sarasea como de costumbre y ya se acerca el momento donde la sarasa tiene que dejar de serlo y tiene que decirnos si vamos a acordar o no”, advirtió el diputado nacional de Avanza Libertad y agregó: “Yo creo que Argentina no tiene acuerdo, ojalá que lo haya”.

Fiel a su estilo, Espert chicaneó al Gobierno y deslizó: “Conozco bien al Fondo, porque tengo hasta amigos trabajando ahí, es difícil el acuerdo porque Guzmán cree que el Estado está mucho más allá para prestar servicios públicos, es muy keynesiano en ese sentido. Cree que el Estado tiene un rol de crecimiento, controlar precios, y eso no es compatible con la situación”.

En esa línea, el economista precisó que ““el Fondo no puede permitir una brecha al 100 por ciento”, y añadió: “El FMI va a exigir una cosa razonable. Nosotros deliramos con que alguna vez va a funcionar bien. Nos va siempre mal porque hacemos todo mal, no es que estamos meados por un dinosaurio de Venus”.

“Hay que comerciar con el mundo en lugar de endeudarte, tener un Estado razonable en vez de tener a la gente esclavizada pagando impuesto y un mercado laboral con leyes que protejan al trabajador y no le generen terror al empresario para contratar gente, ahí nos va a ir bien”, aseguró.

En ese marco, resaltó: “El costo político y social que estamos asumiendo por no cambiar y aceptar una transición es 10 veces peor. El costo social es casi genocida, tenemos un Estado que emite más de 20 millones de cheques para asistencia social todos los meses, tenemos 4 millones de personas que viven en villas, 3 millones de trabajadores en negro, una educación destruida”.

“Veo que vamos a estar bien cuando desde Avanza Libertad propongamos una reforma del Estado, laboral. Veo auspiciosamente un giro del debate conceptual hacia un lugar más lógico”, señaló y adelantó: “Ni se me cruza el 2023, pero veo las encuestas que el espacio liberal tiene un 15%”.

Santoro le respondió a Larreta tras criticar la suspensión de la reunión con Guzmán

El jefe de Gobierno porteño cuestionó a través de las redes al titular de la cartera de Economía: “Más importante que una reunión es que haya un plan económico”. El diputado oficialista le respondió por la misma red social.

El diputado nacional Leandro Santoro (FdT) confrontó en redes sociales al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien en esa misma red social hizo referencia a la postergación de la reunión de la oposición con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para analizar los avances en la negociación con el FMI. El legislador le respondió que “la administración de Cambiemos dejó recesión, inflación y deuda impagable con el Fondo Monetario Internacional”.

Santoro quien retuiteó el posteo del jefe de Gobierno y sostuvo que “el crecimiento 2021 fue superior al 10%. Para sostener la expansión se necesitan dólares”, y afirmó que “si no resolvemos los vencimientos delirantes q dejaron ustedes, no hay crecimiento ni estabilidad. Su gobierno dejó recesión, inflación y deuda impagable”. “Ayuden y después resuelvan su interna”, cerró el diputado oficialista.

Rodríguez Larreta había expresado previamente que “el Gobierno no nos convocó. Estaba previsto, pero no nos confirmó nunca, nunca se hizo oficial. Estábamos con toda la predisposición de participar, pero lo más preocupante es que no hay un plan económico que nos diga cómo la Argentina va a crecer”.

Además, el referente del Pro minimizó la importancia del encuentro: “Más importante que una reunión es que tengamos un plan económico que nos diga cómo va a crecer la Argentina, generar trabajo, prosperidad para todos, un desarrollo más federal”, y remarcó que se requiere “un plan económico dentro del cual se enmarque la negociación con el Fondo”.

“Pero si no, una medida aislada… La negociación con el Fondo es una parte, y posiblemente no la más importante, de un plan mucho más integral, a largo plazo que nos diga y muestre cómo la Argentina va a desarrollarse y generar trabajo”, manifestó el jefe de Gobierno porteño.