La crisis en el oficialismo desordena a la oposición

Cuando el miércoles se anuncie el índice de inflación de marzo, el número será tan alto que no se hablará más de otra cosa. Es el tema que más preocupa y al que sucesivos gobiernos no le encuentran solución. Eso sucede mientras crece el internismo en el Frente de Todos y en una oposición que se ilusiona con volver, pero donde crecen las dudas.

Por José Angel Di Mauro

Una crisis política de impredecibles consecuencias es la que atraviesa la administración de Alberto Fernández. Derrotado en las elecciones intermedias, el Gobierno cumple su segunda mitad de mandato en medio de reclamos de todo tipo y una espiral inflacionaria que esta semana concentrará aún más la atención con un porcentaje que todo indica que marcará un récord complejo. Rondará el 6%, un poco por arriba de ese número, o un poquito por abajo, pero estará ahí. Lo anuncian todos los cálculos y el propio secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, confirmó que va a ser “alta”, y tras aclarar que no hace “milagros”, responsabilizó al Ministerio de Economía.

En cualquier gobierno eso hubiera terminado con la renuncia de ese funcionario, pero en esta administración parcelada eso es imposible. De hecho, el viernes sonó fuerte durante toda la jornada la posible salida del ministro Martín Guzmán. El titular del Palacio de Hacienda que nunca pudo deshacerse del subsecretario de Energía que lo desafió, menos podría pedir la cabeza de Roberto Feletti.

En rigor, desde el Instituto Patria piden la suya. El presidente resiste, por ahora. En el mar de versiones que circulan, dicen que la vicepresidenta estaría dispuesta ahora a reunirse con Alberto Fernández, pero el que ahora no quiere aceptar un encuentro es él. No es cuestión de berrinches: sabe el presidente que Cristina nunca arría sus banderas y solo alentaría cierto armisticio si hay cambios, comenzando por el titular de Hacienda, y por eso AF prefiere rehuir un encuentro. Así están las cosas hoy en la cima del poder.

Si bien sigue pensando que la economía está mejorando, el presidente está amargado porque considera que el internismo ha esfumado parte de los efectos positivos generados por el acuerdo con el Fondo Monetario. Como botón de muestra exhibe el valor del dólar, que bajó durante la última semana. Ya se sabe lo que piensa que hubiera sucedido si no acordaba con el FMI; se lo dijo al periodista Mario Wainfeld: si no se hubiera firmado el acuerdo el viernes 28 de enero, el lunes siguiente hubiera tenido que decretar feriado bancario.

Alberto Fernández quiere sostener a su ministro de Economía.

El fuego amigo tiene a maltraer a un presidente decidido a retener a su lado a Guzmán, pero incapaz de echar a funcionarios que lo desafían. Porque horadar al ministro de Economía, es desafiar la autoridad presidencial y eso ha hecho el ya citado Roberto Feletti reclamándole a Guzmán “una política antiinflacionaria consistente”.

En realidad, lo que dice el secretario es lo que piensa la mayoría del oficialismo, donde Guzmán es reconocido como un ministro de Hacienda, más no de Economía. Cargo vacante en este gobierno, reconocen a estas alturas en el propio Frente de Todos.

Mientras la presidenta del Senado le regala a su compañero de fórmula un libro que retrata de manera descarnada la debacle del gobierno de Raúl Alfonsín, que se fue arrastrado por una inflación desenfrenada, en la conferencia de prensa del último jueves de la portavoz presidencial -convocada para ordenar la comunicación oficial- se escucharon dos palabras que queman: hiperinflación y asamblea legislativa. “No hay ningún riesgo de hiperinflación”, respondió Gabriela Cerruti sobre lo primero, y respecto de los dichos del senador Alfredo Cornejo, que especuló sobre las razones que conducirían a una asamblea legislativa -léase salida de Alberto Fernández-, la funcionaria aclaró que no haría “comentarios de declaraciones, porque si no nos convertimos en comentaristas de declaraciones”. Pero incomoda que se vayan naturalizando semejantes posibilidades.

gabriela cerruti conferencia de prensa
Gabriela Cerruti descartó que vaya a haber hiperinflación.

También preparó el terreno para lo que viene el diputado Máximo Kirchner el jueves en Merlo. Muy activo en el territorio bonaerense, el hijo de los Kirchner advirtió que “la próxima semana se va a conocer la inflación. Será muy duro. Es compleja la situación que nos toca pasar”. Y tras cargar contra “los que abusan con los precios y juegan con el hambre de nuestra gente gracias al amparo mediático”, reclamó “hacerse cargo de la gestión (…) Hay que cortarla con las pendejadas de la televisión y solucionar este complejo momento”.

Máximo advirtió en Merlo: “No hay que amontonarse por amontonarse”.

Siempre críptico en sus mensajes, habrá que esforzarse por imaginar a quiénes se refiere Máximo, pero nombres sobran. El diputado no solo recorre la provincia en su calidad de jefe del PJ distrital. Es de los que analiza un eventual adelantamiento de las elecciones en el principal distrito del país. Algo que sería inédito, pero que gana fuerza dentro del oficialismo, que teme un Waterloo en 2023.

La idea es hacer las PASO en marzo y votar para gobernador e intendentes en junio. Con ello, no necesitarían ninguna ley de una Legislatura donde el oficialismo no es mayoría, y alcanzaría con un decreto del gobernador. Pasa que es Axel Kicillof el que más reparos pone a esa posibilidad. Porque sabe además el gobernador que en esas especulaciones que entre otros manejan Máximo y el jefe de Gabinete provincial, Martín Insaurralde, no contemplan la reelección del gobernador.

La idea del adelantamiento va en línea con la posibilidad de que el kirchnerismo -que imagina una derrota en la Nación en 2023- se refugie los cuatro años venideros en la Provincia. Así como el peronismo es un partido de poder, podría decirse que el kirchnerismo es un partido de Estado: está acostumbrado a fortalecerse allí.

La última palabra la tendrá Cristina Kirchner, quien piensa además seguir en el Senado a partir de 2023, ya no presidiéndolo, pero sí en una banca; a menos que -improbable- compita por un escalón más alto del que hoy ostenta. Ella confía en el arrastre de su nombre en las boletas del principal distrito del país, pero si hubiera desdoblamiento no participaría de esa elección adelantada, sino que lo haría en agosto y octubre, en una boleta donde figuraría pegada al candidato presidencial. Lugar que quiere ocupar Alberto Fernández. Será por eso que, dicen, Cristina hoy no está convencida de separar las elecciones.

¿Qué opina la oposición al respecto? Si bien preferiría elecciones conjuntas, tampoco rechazan la idea por una razón contundente: Javier Milei y su candidatura presidencial. Cualquiera sea el postulante a gobernador que presente, le sacará votos a Juntos por el Cambio en una elección donde no hay balotaje. Razón de más para convencerlos de la conveniencia de elecciones separadas. Aunque los que aspiran a competir por la presidencial tienen los mismos reparos que Cristina o el propio Alberto Fernández: si los intendentes resuelven sus destinos antes, se desentienden luego de la presidencial.

Si se adelantaran las elecciones, casi no habría dudas de que el candidato debería ser Diego Santilli, quien desde la campaña anterior no para de recorrer la provincia y además es la alternativa más instalada. Pero de todas maneras hay dudas, pues los propios intendentes del Pro se encuentran sorprendidos porque el vidalismo hace campaña por otro candidato: Cristian Ritondo. Si bien las partes insisten en que ambos son amigos y no competirán entre sí, en el partido amarillo advierten preocupados que si el Pro presenta más de un candidato en las PASO, el radicalismo podría derrotarlos.

Un panorama similar al que presenta la Ciudad de Buenos Aires, donde en el oficialismo reconocen por lo bajo que el jefe de Gobierno parece más preocupado por la pelea nacional y la bonaerense, que por el destino electoral que vaya a tener el distrito de origen del PRO.

Santilli y Ritondo, ¿dos alternativas del Pro para la provincia de Buenos Aires?

Ministro de Gobierno de CABA, Jorge Macri se consolida como posible candidato, y algunos del oficialismo porteño miran preocupados, pues no le ven al intendente de Vicente López la amplitud que Rodríguez Larreta exhibió durante estos años para incorporar al oficialismo local otras fuerzas. Todavía se preguntan qué es lo que desea María Eugenia Vidal para su futuro político. “Ya se pagó el costo político por el cambio de distrito… No me digas que fue para nada”, se quejó desorientado ante este medio un aliado del PRO. Son los mismos que se preguntan por el internismo bonaerense en ese mismo espacio. “Ganaste ahí las elecciones de 2021, consolidemos al candidato”, sugieren.

Mientras tanto, se supo de una cena en casa de Juan Manuel Urtubey en la que participaron los gobernadores Schiaretti y Gerardo Morales, Emilio Monzó, Florencio Randazzo, Graciela Camaño, Rogelio Frigerio y el intendente de Rosario Pablo Javkin. Fue promocionada como una cena “antigrieta”, pero la realidad es que allí no hubo oficialistas.

Aunque algunos no lo admitan, todos confían en que al final aparezcan voces poderosas que ordenen el espacio. Que en la Ciudad Larreta diga “este es mi candidato”, y que en la Provincia se unifiquen las voces, como sucedió el año pasado. Lo mismo a nivel nacional, donde el larretismo espera que al final del camino Mauricio Macri se defina por el jefe de Gobierno, aunque con fotos como la que exhibió en la semana junto a Donald Trump parezca que el expresidente está pensando más en sí mismo para el “segundo tiempo”.

En Juntos por el Cambio admiten preocupados: “La crisis en el oficialismo nos desordena”.

Máximo K dice que no quiere divisiones, pero tampoco “amontonarse por amontonarse”

En un acto en Merlo, el hijo de los Kirchner pidió que lo acompañen “como acompañaron a Néstor y a Cristina, porque tomados de la mano vamos a salir del infierno”.

El presidente del PJ bonaerense y diputado nacional del Frente de Todos Máximo Kirchner sigue recorriendo la provincia y este jueves participó de un acto multitudinario acto donde juraron las nuevas autoridades del Partido Justicialista en Merlo, que contó con fuerte presencia de dirigentes de la primera sección electoral. 

Junto a Máximo Kirchner se encontraba el nuevo presidente del PJ de Merlo, Gustavo Menéndez; la intendenta local Karina Menéndez; el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde; el presidente de la Cámara de Diputados, Federico Otermín; y el presidente saliente del PJ local, Eduardo Alessi.

También estaban, entre otras autoridades locales y provinciales, la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez; la senadora Teresa García; los intendentes Damián Selci, Hernán y Zurieta, Marisa Fassi, Mariel Fernández, Nicolás Mantegazza, Marina Lesci y Facundo Díaz.

“Hoy veía una foto que mostraba dos personas sonrientes que se habían juntado en el país del norte”, señaló el diputado Kirchner en referencia al encuentro tuiteado por Mauricio Macri junto a Donald Trump. “El expresidente de Estados Unidos y el expresidente Macri, y no podía dejar de pensar lo que le pasa hoy a nuestro pueblo, a nuestras ciudadanas y ciudadanos, a los vecinos y vecinas de Merlo. No podía dejar de pensar en cómo endeudaron a nuestro país, a nuestra Argentina”.

“Esa alegría de la que hablaba Gustavo (Menéndez) allá en 2015, esa alegría agridulce de la victoria en el municipio y derrota al mismo tiempo en la provincia y la Nación. No se confundan, no perdió el peronismo. Perdimos todos y todas”, señaló el exjefe del bloque oficialista de la Cámara baja en relación a la derrota en las legislativas.

En ese marco señaló que “la derrota del peronismo en 2015 le salió cara a todos los argentinos y argentinas; piensen como piensen, no solo a los peronistas. Esa derrota, a nuestro pueblo, lo llevó a un infierno que el mismo peronismo lo había sacado en 2003″.

Máximo Kirchner evocó que “Néstor decía lo que estaba pasando, no decía que estaba todo bien. Decía: estamos en el infierno y que el primer objetivo era el purgatorio para solucionar el hambre y la pobreza”.

Insistió en adjudicar culpas sobre la administración anterior al afirmar que “el duro contexto que vivimos hoy comenzó a generarse cuando Macri asumió la presidencia, y lo he dicho y lo seguiré diciendo en cada lugar, pero eso no puede servir de excusa para afrontar la realidad y solucionar los problemas que tiene hoy nuestro país. Porque hemos sido elegidos para representar a nuestro pueblo, nos presentamos en elecciones para que la gente nos elija y estamos acá porque queremos estar, y tenemos que  estar  dispuestos a hacerlo”.

“Porque quienes nos acompañaron fueron los que dieron todo durante el macrismo, ahora nos toca a nosotros defenderlos de quienes abusan y suben los precios”, enfatizó.

Luego advirtió que “la semana que viene se va a conocer la inflación. Será muy duro. Es compleja la situación que nos toca pasar. Tenemos que tener la inteligencia y la voluntad suficiente para defender a nuestro pueblo”.

Agregó que “durante el 2017 la gente estuvo al lado de Cristina y  nosotros no podemos hacer ninguna cosa más que estar al lado de ellos para poner límites a los que abusan con los precios y juegan con el hambre de nuestra gente gracias al amparo mediático”.

“¿Cómo puede ser que no entiendan que está faltando la comida en la mesa de los argentinos y argentinas? –se preguntó-. Hay que ser más generosos, hay que dejar de quejarse por si cortan una calle ¿Pero qué quieren que hagan? Hay que hacerse cargo de la gestión, de la comida, del trabajo, de la seguridad. Hay que cortarla con las pendejadas de la televisión y solucionar este complejo momento”.

Máximo Kirchner dijo tener claro que “el Gobierno ha hecho cosas para bancar los sueldos de los trabajadores en la pandemia para que no se rompiera el vínculo laboral, y ahí también los trabajadores cedieron parte de su salario. ¿Qué les pasa ahora que no hay pandemia que les cuesta a los empresarios dar algo ahora para los trabajadores que lo dieron todo?”, se preguntó.

Luego aseguró que quiere que “a nuestro gobierno le vaya bien, porque permite que le va a ir bien a nuestra gente. Yo no quiero ni juego a las divisiones, pero tampoco soy de los que piensa que hay que amontonarse por amontonarse,  porque si los dirigentes se amontonan en una unidad que no busca dar todas las peleas, trabajar lo que hay que trabajar para que nuestra sociedad salga adelante, será una mera acumulación de dirigentes en un lugar y con la gente en otro lugar. Eso en Argentina no puede volver a pasar”.

En otro pasaje señaló que “el oeste, Moreno, Merlo, son de los distritos que más conocen lo que pasa cuando los dirigentes se amontonaron en un lugar y el pueblo en otro; eso fue en 2001. Fue del oeste donde salieron muchos argentinos y argentinas a Plaza de Mayo porque no daban más. Entonces tenemos que tener la capacidad de entender que cuando nosotros planteamos situaciones no lo hacemos desde la verdad, sino desde nuestra verdad. Tenemos que darnos la oportunidad de no personalizar la discusión política”.

“Si alguien te amenaza hay que contarlo, decirle a la gente para salir a la calle como lo hacía Néstor y Cristina”, expresó. Luego agregó que “después de tanta tragedia y soledad que trajo la pandemia, les pido que como militantes políticos, como peronistas estemos cerca de nuestra gente, ayudemos, debemos dar todas las peleas”.

Puntualizó que “hay que saber pararse y defender las convicciones aunque los diarios y la tele te diga otra cosa, porque esos canales y esos diarios, esos periodistas fueron los que trajeron a Macri a la presidencia mintiéndole al pueblo sobre lo que iba a hacer. Mientras Macri sonríe en Estados Unidos, el pueblo no puede llegar a fin de mes”.

Sobre el final, Máximo Kirchner pidió defender a los trabajadores y trabajadoras y a todas las mujeres del conurbano que “pararon la olla durante la pandemia para que no falte la comida en las casas. Eso las dirigencias porteñas no lo entienden, porque para ellos el conurbano es un lugar desconocido al que deciden ingresar por las pantallas de TV”.

“Les pido que no caigan en la autocompasión, tengan autoestima, merecen lo que tienen. Que nadie les falte el respeto porque el mango no les alcanza y el Estado les está dando una mano. Acompañemos todos les pido a todos y todas, que me acompañen como acompañaron a Néstor y a Cristina, porque juntos, tomados de la mano, vamos a salir del infierno”, concluyó.

Máximo Kirchner: “¿Quién se está quedando con lo que cobraba un trabajador en 2015?”

En el marco de la asunción de la conducción de la regional Oeste de la CGT en Merlo, el diputado nacional se refirió a la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores.

Muy activo políticamente y deseoso de estrechar vínculos con el sector sindical, el expresidente del bloque oficialista de la Cámara baja Máximo Kichner, llamó a “construir fuerzas para recuperar el poder adquisitivo del salario”.

Al participar de la asunción de la nueva conducción de la regional Oeste de la CGT en Merlo, el presidente del PJ bonaerense dijo que “es verdad que la pandemia nos trajo muchas dificultades, pero no nos puede ganar la autocompasión. Hay que construir fuerzas para recuperar el poder adquisitivo del salario. Abel (Furlán) me contaba que un trabajador de la UOM ganaba unos 2000 dólares a fines de 2015 y hoy ganan 900; el compañero (Walter) Correa me dijo que eran 1500 dólares y ahora les pasa lo mismo que a los de la UOM”.

Con una fuerte presencia sindical y la participación de 90 delegados de la regional oeste se llevó adelante el acto de asunción de la nueva conducción. Se encontraban presentes el flamante secretario general de la UOM, Abel Furlán; Omar Plaini, de Canillitas; y el nuevo triunvirato de la regional conformado por  José Medina de Camioneros; Walter Correa (Fatica) y Luján Cotone de SADOP.

Junto al diputado Máximo Kirchner, se encontraban el gobernador Axel Kicillof, Gustavo Menéndez; la intendenta de Merlo, Karina Menéndez y su par de Moreno, Mariel Fernández.

Máximo Kirchner se refirió al contexto internacional y local, y pidió seguir fortaleciendo cada espacio. Valoró la organización sindical y afirmó que “los diputados y diputadas que representan a los trabajadores siempre fueron indoblegables”.

Recordó el proyecto de Ganancias impulsado junto a Sergio Massa y el impacto en los trabajadores que dejaron de pagarlo. “Imaginen lo que sería 1.500.000 trabajadores más pagando ganancias con los precios como están”.

El hijo de los Kirchner se refirió también a las dificultades del gobierno en 2013 y a cuánto  costó crecer en aquel contexto. “Sabíamos que no había que retroceder ni un centímetro. La presión de los mercados que deben ser los mismos que lo hicieron con el gobierno para que tome decisiones con respecto al FMI nos hicieron devaluar pero luego lo recuperamos. Estaba Axel en el Ministerio y Augusto Costa en una Secretaría de Comercio potente apoyada por la Presidenta”.

“Sabemos que gobernar no es soplar y hacer botellas. Vi al ex presidente (Néstor) Kirchner gobernar en una situación muy difícil y lo mismo a la expresidenta Cristina que le tocaron situaciones muy difíciles y se paró de manos. Que no nos vengan a explicar lo que son situaciones difíciles”, agregó Kirchner.

“No se trata de resistir, se trata de avanzar” planteó el diputado y presidente del PJPBA, al tiempo que destacó: “Nadie más que nosotros y nosotras queremos la unidad. Cristina nos dijo que confiemos en la gente y supimos construir la unidad. La unidad es para mejorar la calidad de vida del pueblo”.

En otro pasaje, Máximo Kirchner sostuvo que “fuimos la base de la construcción de la unidad en 2019 y también en 2017 cuando nos miraban de costado y pensaban que era historia terminada. Siempre nos dijo Cristina: confiar en la gente y nosotros confiamos y pudimos construir esa unidad. No creo que ningún trabajador quiera la unidad para ir en contra de si mismo. La unidad es para que no sea casi imposible llegar a fin de mes, es para construir más y mejores viviendas”.

Con acompañamiento de Massa, Máximo presentó un proyecto de ley en favor de los veteranos de Malvinas

La iniciativa tiene como objetivo crear el “Programa Nacional de atención a la salud del veterano de guerra y de su grupo familiar”, y “garantizar el efectivo cumplimiento de sus derechos”.

El diputado nacional y exjefe del bloque del FdT Máximo Kirchner presentó este viernes, con el acompañamiento del presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, un proyecto de ley para que se cree el “Programa Nacional de Atención a la Salud del Veterano de Guerra y de su grupo familiar en el ámbito del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJyP)”, en vísperas de los 40 años de la gesta de Malvinas.

También acompañan la iniciativa los diputados Cecilia Moreau, Paula Penacca, Sergio Palazzo, Vanesa Siley, Aldo Leiva, Natalia Zaracho, Carolina Yutrovic, Jorge Verón y Juan Carlos Alderete.

Este proyecto de ley “busca jerarquizar el programa nacional de PAMI destinado a garantizar el derecho a la salud de los veteranos de Guerra de Malvinas y a su grupo familiar, dando continuidad al proceso de reparación histórica que inició el entonces presidente Néstor Kirchner“.

“El objetivo del Programa Nacional de Atención a la Salud del Veterano de Guerra y de su grupo familiar es satisfacer la demanda de atención médica y odontológica de los veteranos de guerra y de su grupo familiar, garantizando lo establecido en las resoluciones del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados sus complementarias, modificatorias y/o las que a futuro las reemplacen”, sostiene el artículo 3 de la iniciativa.

En su artículo cuarto establece que el INSSJyP deberá: “Revisar y adecuar su normativa interna a lo establecido en la presente ley; efectuar el seguimiento y la evaluación del Programa Nacional de Atención a la Salud del Veterano de Guerra y de su grupo familiar; otorgar continuidad a la modalidad de libre elección de prestadores para los destinatarios del programa de todos los niveles de atención en todo el territorio nacional”.

“El objetivo de otorgarle fuerza de ley al Programa Nacional de Atención al Veterano de Guerra es garantizar el efectivo cumplimiento de sus derechos”, remarcó Kirchner.

1403-D-2022

Wolff, durísimo contra el rol de los Kirchner durante la dictadura

El diputado del Pro lanzó que el matrimonio en esa época “se dedicó a hacer plata” y “tuvo una actitud pasiva y desentendida de los derechos humanos”.

El diputado del Pro Waldo Wolff cargó duro contra la familia Kirchner por su rol durante la última dictadura cívico-militar, al ser consultado por los dichos de Máximo Kirchner, el pasado 24 de marzo, cuando el líder de La Cámpora expresó que la Ciudad de Buenos Aires “tiene tendencia a votar a aquellos que quieren ocultar lo que hizo la dictadura, o que te discuten el número de compañeros detenidos/desaparecidos, o realmente reivindican el accionar de la dictadura”.

“Creo que es un tema casi psicológico. La familia Kirchner durante la dictadura tuvo una actitud pasiva y desentendida de los derechos humanos”, sostuvo en declaraciones a LN+ el legislador de Juntos por el Cambio, y agregó: “Néstor (Kirchner) se dedicó, del ’76 al ’83, a hacer plata. ¿Esto lo transforma en cómplice? No. Hay mucha gente que no participó en la defensa de los derechos humanos”.

El macrista consideró que “cuando vos necesitas sobreactuar de la manera en que ellos lo hacen, es justamente porque fueron todo lo contrario”. “Alicia Kirchner fue una alta funcionaria de Santa Cruz, tuvo rango de viceministra. La señora Cristina Fernández de Kirchner dijo, en un nota que dio en 2017, que ella no había presentado hábeas corpus durante la dictadura porque en Santa Cruz no había habido desaparecidos. Mentira, hubo cuatro”, profundizó.

En esa línea, Wolff aseguró que el kirchnerismo “actúa una participación en la lucha contra la dictadura que es totalmente ficticia”. “Ellos fueron parte de la Argentina que no se involucró en la defensa de derechos humanos. Y, en el caso de ellos particularmente, se dedicaron a hacer dinero”, cerró.

Mar de fondo por la sesión del martes 5 pedida por Juntos por el Cambio

Fue pedida por Juntos por el Cambio, entre otras cosas para derogar la Ley de Alquileres, pero necesita del aporte de otras bancadas para el quórum y después los 2/3 para aprobar cualquier proyecto. Malestar de otros sectores por decisiones “inconsultas”.

Termina el primer mes de sesiones ordinarias en la Cámara baja con más carretel en el debe que en el haber. Apenas una sesión -maratónica, eso sí-, generada por imperio de las circunstancias -la amenaza del default- y que dejó mucha tela para cortar pues marcó una división tácita en el seno del oficialismo. Pero solo dos comisiones se han constituido desde el recambio legislativo. Y si se tiene en cuenta que el trabajo en las comisiones es el eje fundamental de la labor legislativa, nada más claro para graficar el estado de parálisis en el que está sumida la Cámara de Diputados.

Se afirma semana a semana que en la siguiente esa situación se revertirá, pero ya esos anuncios no los cree nadie. Todo es un reflejo de lo que sucedió con las fracasadas sesiones extraordinarias, donde el Gobierno mandó un ambicioso listado de iniciativas de las cuales no pudo ser tratado ni una.

Apenas dos comisiones se han constituido desde el 10 de diciembre pasado y ambas fueron por la necesidad de tratar el aval al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Las discusiones sobre el resto continúan empantanadas y la responsabilidad por ello se le endilga tanto al oficialismo como la principal oposición. Es verdad que Juntos por el Cambio pretende hacer valer la victoria electoral conseguida en las legislativas de noviembre pasado y de ahí que reclame más presidencias; también es cierto que el oficialismo tiene sus propios problemas: con la división generada en el bloque Frente de Todos tras la renuncia de Máximo Kirchner, está opinado el reparto de las comisiones.

De hecho, también hay objeciones en torno a la conformación del propio bloque oficialista. Tras la salida del hijo de los Kirchner, presentaron sus renuncias la vicepresidenta Cecilia Moreau y la secretaria Parlamentaria Paula Penacca, aunque el nuevo jefe del bloque, Germán Martínez, las ratificó verbalmente. Lo cierto es que es el cargo de la diputada camporista el que más de uno objeta. Se trata de un puesto clave y es insólito que en el debut del santafesino Martínez al frente del bloque su secretaria Parlamentaria, que es quien debe encargarse de recolectar los votos, votara en contra.

Previsible, tratándose de una dirigente de La Cámpora que responde obviamente a Máximo Kirchner, pero más que suficiente que precisamente por ello se imponga un cambio. En aras de la armonía de un bloque muy revuelto, de momento la resolución de ese tema ha sido postergada.

La sesión del 5

En ese marco es que Juntos por el Cambio busca hacerse cargo de la agenda y es por eso que pidió una sesión especial para el 5 de abril. Solo dos temas han sido pactados para esa jornada, pero más que emblemáticos: la derogación de la Ley de Alquileres, que fue uno de los temas enarbolados en la campaña electoral a pesar de haber sido originalmente impulsada por Cambiemos cuando era gobierno, y la emergencia por los incendios en las provincias de Corrientes y Misiones. La pregunta del millón es si tendrán quórum, aunque se infiere que ese no sería el motivo principal de la movida opositora, sino dejar expuesto al oficialismo con su ausencia y forzar a pronunciarse con sus actos al resto de la oposición.

Es lo que han dejado trascender los convocantes aun antes de la formalización de este pedido de sesión que se conoció oficialmente el viernes pasado. Allí queda claro en las firmas el mapa variopinto de la convocatoria, que parece destinado a conformar a todas las partes internas: allí figuran los presidentes de los bloques principales de JxC, Cristian Ritondo, Mario Negri y Juan Manuel López, pero también los de los otros espacios que conforman el mosaico de la principal oposición, incluidos monobloques: Rodrigo de Loredo, Margarita Stolbizer, Ricardo López Murphy y Carlos Zapata, entre otros.

Son 116 los miembros de JxC y a ellos se sumarán los 4 libertarios. Así lo confirmó el fin de semana José Luis Espert, que si bien no puede hablar en nombre de Javier Milei, va de suyo que ambos sectores estarán. El primero pidió sumar un proyecto propio: en tren de derogaciones, quiere avanzar también con la Ley de Abastecimiento.

Con 120 diputados supuestamente confirmados entonces, estarían faltando 9 para arrancar una sesión que después necesitaría de los 2/3 de los votos para aprobar algo sin dictamen. El interbloque Federal tiene 8 y bien podría ser la llave para la sesión, pero nada indica que estén dispuestos a sumarse. Su presidente, Alejandro “Topo” Rodríguez expresó a parlamentario.com sus diferencias con la actitud de los principales bloques de la Cámara. “Ese estilo de no conformar comisiones, pero convocar a una sesión especial sin que nada pueda concretarse puede convertirse en un mamarracho”, resumió el legislador bonaerense, que reclamó que “los dos grandes bloques tienen que ponerse de acuerdo de una vez, dejando ya la irresponsabilidad y permitiendo que toda la Cámara pase a trabajar de inmediato en una agenda acordada. Todo lo demás, es humo”.

“Lo único que falta es que ahora macristas y kirchneristas se vengan a hacer los salvadores”, dice “Topo” Rodríguez sobre la Ley de Alquileres.

Puntualmente respecto de la Ley de Alquileres que la principal oposición quiere ahora derogar, pero que también el Frente de Todos rechaza, señala Rodríguez: “Macristas y kirchneristas son los responsables del pésimo resultado que viene demostrando la ley de alquileres. Lo único que falta es que ahora se vengan a hacer los salvadores”.

No habría caído bien en el resto de la oposición que Juntos por el Cambio se cortara solo pidiendo una sesión especial sin buscar consensuar con los bloques “del medio” para buscar los votos que garantizaran esa sesión. Peor, la señal de querer dejarlos expuestos opera exactamente en sentido contrario. Una señal para asegurar la sesión sería abrir el temario para que los otros sectores pudieran sumar proyectos al temario y poner sus firmas en la convocatoria. De lo contrario, vale la analogía escogida por “Topo” Rodríguez: “Es puro humo”.

En este marco es que el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, se moverá esta semana con los jefes parlamentarios de la oposición, pero sobre todo los sectores del medio. El llamador será la Ley de Alquileres, que tal cual adelantó el viernes desde Salta pedirá suspender por 90 días, durante los cuales se pondrían a trabajar con una comisión para elaborar una norma que reemplace a la actual.

Lo cierto es que ya las inmobiliarias adelantaron sus reparos respecto de una derogación de la ley vigente, que terminaría dejando todo en un limbo por tiempo indeterminado.

Esa convocatoria de Massa podría garantizar que los bloques que necesitaría Juntos por el Cambio para poder sesionar el martes 5 no se plieguen a esa movida “llevados de las narices” por la principal oposición, tal la figura que deslizaron desde el oficialismo. Consultados por parlamentario.com, referentes de otro bloque clave como es el de Provincias Unidas, confiaron que están “abiertos al diálogo” con ambas partes y anticiparon que están trabajando en un proyecto propio de Ley de Alquileres. Y aclararon están conversando con los dos sectores.

El Gobierno trata de convencer, mientras los propios lo desdicen

El gobierno de Alberto Fernández no encuentra paz ni aun después de haberle puesto moño al acuerdo por el que bregó -no con demasiados bríos- dos años: propios y extraños vislumbran dificultades para pasar las revisiones. Los diagnósticos que trazan los exégetas de CFK y los mensajes del 24M.

Al caer la tarde del viernes, las reservas argentinas treparon a 43.321 millones de dólares. El Fondo Monetario Internacional acababa de efectivizar el desembolso acordado luego de dar curso al entendimiento por el que este Gobierno negoció -buena parte del tiempo a cuentagotas, hay que decirlo- durante más de dos años. Se pagó ese día el vencimiento del 22 de marzo que se planteaba como una guillotina si no había acuerdo. Una noticia maravillosa para el Gobierno, que lo celebró difundiendo en las redes un spot lleno de obviedades inherentes al relato oficialista.

Un video de casi tres minutos en el que Mauricio Macri es previsiblemente demonizado y el presidente se muestra como quisiera ser visto. Botón de muestra es el pasaje donde se repite una frase que Alberto Fernández pronunció al anunciar el entendimiento allá por el 28 de enero: “La historia juzgará quién hizo qué: quién creó el problema (imagen de Macri) y quién lo resolvió (imagen de Alberto)”. No es para nada original el video, con preanuncios de un porvenir venturoso que buena parte del oficialismo no ha hecho otra cosa en los últimos tiempos que negar sistemáticamente.

¿Por qué la gente debería creer que el futuro es venturoso si desde el propio Frente de Todos se encargan de negar eso que el propio Gobierno afirma? Habrá que pensar que el mensaje no está dirigido al público en general, sino a los propios en particular. Y sobre todo a los dirigentes que se encargan de difundir los peores vaticinios. A ellos va la frase final de Fernández: “Hay que sacar la utopía del pasado y volver a ponerla en el futuro”.

Como una bomba cayó en Balcarce 50 y Olivos la nota de Horacio Verbitsky del domingo pasado en su web, donde le atribuye a la vicepresidenta la certeza de que “todo va a saltar dentro de un mes”. Se le asigna al periodista línea directa con el Instituto Patria, de ahí que le atribuyan sin mayores dudas expresar el pensamiento vivo de Cristina Fernández de Kirchner.

Hay múltiples razones para pensar que el Gobierno recibió con alivio la confirmación del directorio del FMI de que aceptaba el acuerdo, más no primó el espíritu celebratorio con el que Alberto esperaba inaugurar una segunda parte refundadora de su mandato. Ciertas luces de alarma se encendieron cuando el Fondo postergó para el viernes 25 de marzo la reunión que iba a hacer originalmente el lunes 21 para tratar el caso Argentina. Pero no había que temer: alguien que votó en contra del acuerdo, Ricardo López Murphy, comentó el viernes temprano que no recordaba que alguna vez hubiera sucedido que algo aprobado por el staff del Fondo haya sido luego rechazado por el directorio.

El Gobierno no tiene respiro. En lugar de poder celebrar el acuerdo con ilusión, escuchaba el mismo viernes voces diciendo que “el Gobierno no pasará la primera revisión trimestral”. Lo decía José Luis Espert, que también votó en contra, mas lo decepcionante para el Gobierno es que lo mismo se escuchara en sus filas. No las que apoyan al presidente, pero sí las que se sienten decepcionadas y no lo ocultan. En rigor, es la propia vicepresidenta la que -dicen- desconfía de la segunda revisión en septiembre. El propio FMI tiene dudas: los directores advirtieron el viernes que el programa enfrenta riesgos “excepcionalmente altos”, y “reconocieron la vulnerabilidad de la Argentina a los shocks externos y las dificultades de implementación dada la compleja situación social y política”.

El acto del 24 de Marzo tuvo una lectura sumamente crítica en el albertismo nonato. La Cámpora decidió mostrar su musculatura en todo su esplendor y realmente fue impactante el resultado. Esa fuerza tiene un poder que se grafica en la cantidad de organismos poderosos del Estado que maneja, y le saca provecho a esa ventaja. El mensaje estuvo dirigido especialmente al presidente, pero también a los propios; marcó la reaparición pública de Máximo Kirchner tras su portazo del 31 de enero, cuando renunció a la presidencia del bloque. En realidad, ya había sido visto en un acto del PJ bonaerense y se había hecho notar al irrumpir sobre el final de la sesión del acuerdo con el Fondo y votar en contra. Pero esta vez también habló. No dijo mucho, pero más allá de su referencia al electorado porteño que desnuda una inocultable obsesión, el resto fueron mensajes al presidente: “Es con la gente adentro”, le dijo a Alberto; y también para él sonó aquello de que “uno elige los estudios de televisión, o la calle y la gente”.

Volvemos a Verbitsky, que cuatro días antes le atribuía a Cristina pensar que al presidente lo espera un futuro volviendo “a su cátedra y los paneles de televisión”.

Muy cercano a Máximo y secretario general de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque -ministro de Axel Kicillof que en septiembre del año pasado llamaba a elegir “si seguimos paveando o reaccionamos y nos ponemos de cara a la gente a resolver los problemas”- fue impiadoso con el presidente el jueves de la marcha. Le contó las costillas al recordar que estaba en otro espacio político del que fue jefe de campaña y apenas sacó un 4%… hasta que Cristina lo convocó, para ungirlo luego donde hoy está. Se lo recordó al aclarar que ellos no van a irse “de algo que nosotros gestamos”. Alguno podría preguntarse si estaba sugiriendo que, en todo caso, el que deberá irse es otro…

La Cámpora dio una notoria demostración de fuerza el jueves.

La magnitud de la movilización fue impresionante, pero habrá que sumarle a La Cámpora al PJ bonaerense. Muchos de los intendentes presentes se habían reunido en la semana en La Matanza, para delinear un futuro que imaginan como protagonistas. Todos demostraron una capacidad movilizadora tan gigantesca como previsible. Dominar la calle suele inspirarle “seguridad” al peronismo. Sobre todo en tiempos en que todo puede “saltar” a corto plazo, como dicen que piensa Cristina. Pero la calle, está claro, no la maneja el Gobierno.

Cuenta con los sindicatos, preocupados luego de haber recibido en la semana un mensaje inquietante, cuando uno de los suyos cayó imprevistamente. Tan seguro estaba Antonio Caló de que retendría su gremio, que así se lo aseguró a funcionarios del Gobierno porteño con los que firmó la semana anterior un acuerdo relacionado con la erradicación de la informalidad laboral. Para no generarle imprevistos antes de las elecciones, le habían preguntado si podían difundir la actividad, a lo que el líder metalúrgico respondió absolutamente confiado. No esperaba que lo venciera Abel Furlán, un dirigente de Zárate al que le gusta coquetear con la política: fue concejal, presidió el Concejo Deliberante de su distrito y también el PJ zarateño. Entre 2015 y 2019 fue diputado nacional, reforzando allí su cercanía al kirchnerismo.

Mala noticia para Alberto Fernández y señal de alarma para el sindicalismo que le es cercano, y que en el futuro tomará recaudos, blindándose ante todo desafío electoral.

El Congreso mientras tanto es un reflejo de la crisis en el Gobierno. Allí fue donde renunció Máximo Kirchner, desatando una crisis de final incierto en el Frente de Todos, y por lo tanto nadie se anima a hacerlo andar para evitar que las expresiones disidentes se potencien. El Senado, donde reina Cristina Kirchner, reanudó su actividad para darle un tratamiento expeditivo al proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura. Pero Diputados es el problema, y allí de manera inédita todavía no se han constituido las comisiones, salvo un par -por el debate del acuerdo con el Fondo-.

Hasta ahora la razón era atribuida a la ambición de la principal oposición de hacer valer el triunfo electoral arrebatándole algunas presidencias al Frente de Todos, si bien los números no variaron mayormente. Pero hoy todo indica que la demora en constituir las comisiones es atribuible al propio oficialismo, que duda de su propia cohesión.

“Acá está todo roto”, advirtió un legislador del oficialismo sobre el final de la semana, graficando el clima de desconfianza que reina en el Frente de Todos. También juega para estirar el parate la certeza oficial de que sin las comisiones constituidas se le hace más difícil a la oposición forzar el tratamiento de una batería de temas con el que piensa acosar al FdT.

Cansados de las dilaciones, el viernes la principal oposición formalizó un pedido de sesión especial para el 5 de abril, a fin de tratar la derogación de la Ley de Alquileres y una declaración de emergencia por los incendios en la Mesopotamia. Saben que no tendrán el número para aprobar nada, pues si llegan a reunir quórum necesitarían luego los 2/3 para aprobar proyectos sin dictamen, y el oficialismo no asistirá. Sergio Massa tiene esta semana para desalentar esa sesión. Ya mostró las cartas desde Salta -adonde viajó el miércoles, para desentenderse de los actos del 24-, donde habló de crear una comisión para redactar una nueva Ley de Alquileres en los próximos 90 días. Tendrá que ofrecer mucho más que eso para convencer a una oposición que ahora también quiere mostrar su musculatura.

Larreta salió al cruce de Máximo y un legislador K le contestó

Luego de que el hijo de los Kirchner cuestionara al electorado porteño, el jefe de Gobierno reaccionó duramente. Qué replicó un diputado de La Cámpora.

horacio rodriguez larreta rechazo presupuesto 2022

“Hay límites que no se deben pasar”, dijo el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta tras escuchar las expresiones de Máximo Kirchner sobre el electorado porteño. “Decir que ‘los porteños tienen tendencia a votar a los que quieren ocultar lo que hizo la dictadura’ es pasar un límite que ningún argentino puede aceptar”, señaló el jefe de Gobierno.

A través de un hilo de Twitter, Rodríguez Larreta sostuvo que “tenemos que terminar con declaraciones que no solo ofenden injustamente a millones de porteños, sino que también deterioran el consenso democrático y enfrentan a unos argentinos con otros”. Y concluyó: “Necesitamos más diálogo, más consenso y, sobretodo, necesitamos seguir fortaleciendo la democracia”.

Además del jefe de Gobierno reaccionaron también legisladores nacionales y porteños, pero también del otro lado hubo réplicas, como la del diputado porteño Javier Andrade, que no solo le replicó al jefe de Gobierno, sino también a su ministro de Gobierno, Jorge Macri, que había criticado también a Máximo Kirchner.

“Pasar un límite, Horacio Rodríguez Larreta y Jorge Macri, es tener como jefe político a alguien que reivindicó y reivindica siempre a la dictadura”, disparó el diputado Andrade.

El legislador camporista tuiteó que “Macri dijo públicamente que (Osvaldo) Cacciatore fue el mejor intendente de CABA y claramente continuó y replicó su modelo de Ciudad”.

La referencia del diputado porteño tiene que ver con una publicación del sitio enorsai.com.ar, donde se expresa: “El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, alguna vez hizo pública su admiración hacia el intendente de la Ciudad de Buenos Aires de la última dictadura, Osvaldo Cacciatore: ‘Fue el mejor intendente que tuvo la Ciudad’, supo decir. Ahora, afirmó que los treinta años de democracia debilitaron las instituciones”. La publicación es del 30 de enero de 2014 y agrega una definición de Macri ante la consulta de radio La Red sobre si creía que el Gobierno nacional de entonces podría tener una salida anticipada: “Este ciclo de 30 años lo que ha hecho sistemáticamente es debilitar institucionalmente a nuestro país, y si no termina un mandato un presidente, eso lo debilita aún más”.

López Murphy consideró “inexplicable” la “expresión de odio” de Máximo K

Así se refirió el diputado de JxC a los dichos del diputado oficialista sobre el electorado porteño.

El diputado nacional Ricardo López Murphy (Republicanos Unidos – CABA) salió al cruce de las expresiones críticas de su par Máximo Kirchner referidas al electorado porteño y no tuvo duda en calificarlas como una “expresión de odio interno inexplicable”.

Según el expresidente del bloque Frente de Todos en la Cámara baja, “a veces esta es una ciudad que tiene tendencia a votar a aquellos que quieren ocultar lo que hizo la dictadura, o que te discuten el número de compañeros detenidos/desaparecidos, o realmente reivindican el accionar de la dictadura”.

Ante ello, López Murphy dijo por CNN Radio que “estas expresiones alocadas y de rencor son inexplicables, pero los vamos a derrotar de una manera abrumadora y esta pesadilla se va a terminar”.

Con relación a lo que viene, el economista adelantó que los dos años que le quedan de mandato a esta gestión van a ser “difíciles” y comentó que “nuestro sistema institucional requiere que cuando votemos para presidente seamos reflexivos y votemos fuerzas que permitan un gobierno eficaz. Hubo un error y probablemente una parte de la población votó engañada. Lo estamos pagando caro”.

“Dejemos que funciones las instituciones y la gran responsabilidad de la oposición prepara un programa eficaz con una narrativa alentadora. Necesitamos reconvertir nuestra cultura hacia una visión positiva”, sugirió.

Consultado sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, López Murphy comentó que “el directorio del FMI deberá tener objeciones a un programa que no tiene reformas estructurales y que no ataca con firmeza los problemas institucionales de Argentina. Supongo que todo esto le choca a parte del directorio”.

“Argentina está en una situación crítica con un gobierno muy débil y poco lúcido y hay un esfuerzo de que logre llegar al próximo gobierno”, acotó.

Asimismo dio por descontado que el programa será aprobado por el directoriodel FMI, ya que no recuerda que alguna vez haya sucedido que algo aprobado por el board haya sido luego rechazado.

Cuestionó a la gestión actual al señalar que “es un gobierno confuso y que no sabe bien lo que quiere. Es un programa limitado y estoy de acuerdo con la queja del directorio del FMI. Mi impresión es que finalmente va a salir…”.

Repudian dichos de Máximo Kirchner sobre los votantes porteños

Previsiblemente desde la oposición salieron al cruce de los dichos del diputado nacional que vinculó a parte del electorado de CABA con la dictadura.

Era de manual que cuando Máximo Kirchner hablara se haría una disección puntillosa de sus dichos, muchos de los cuales recibirían respuestas puntuales o un análisis puntilloso respecto del mensaje. Como cuando pareció dirigirse a su Gobierno para que contemple incluir a “la gente”.

Eso mereció su análisis interno, pero en otra parte de sus declaraciones aludió al electorado porteño, distrito que gobierna Juntos por el Cambio. Dijo el exjefe del bloque oficialista en la Cámara baja: “Vemos que a veces esta es una ciudad que tiene tendencia a votar a aquellos que quieren ocultar lo que hizo la dictadura, o que te discuten el número de compañeros detenidos/desaparecidos, o realmente reivindican el accionar de la dictadura”. Y varios salieron a contestarle.

“Parece que el diputado Máximo Kirchner está emperrado en ser una letrina. Un día como hoy que es de conmemoración de tiempos oscuros y tristes, se llena la boca de odio y discriminación”, señaló la diputada nacional Karina Banfi, que agregó: “Lo bien que hacen bien los porteños en no votarlos a ellos”.

Del distrito porteño, la diputada nacional Carla Carrizo replicó: “Pero Máximo, es justo al revés. Hay una tendencia en la Ciudad sí a votar ‘en contra’ del partido que defendía la amnistía; es decir el olvido. Ni memoria, ni justicia”.

La diputada de la Coalición Cívica Mariana Stilman consideró “una barbaridad” las expresiones del hijo de los Kirchner, que repudió. “Se creen dueños de todo, de los recursos del país, de los logros democráticos y de la verdad. Es tan evidente, que cada vez les creen menos”, agregó.

Desde ese mismo espacio, Marcela Campagnoli advirtió que “los que tienen esa tendencia son ustedes. ¿O te olvidas de que Zaffaroni juró como juez de la dictadura, y tu tía funcionaria del gobierno militar? Hay fotos por si te olvidaste. No insultes a los que no votan por ustedes pregúntate por qué no lo hacen”.

El vicepresidente de la Legislatura porteña, Emmanuel Ferrario, lamentó “que el diputado Máximo Kirchner busque deslegitimar el voto popular e insista en despreciar a los que piensan distinto. Claramente no conoce a los porteños”, en tanto que agregó en otro tuit: “Qué bajeza el kirchnerismo usando uno de los momentos más trágicos de nuestra historia para insultar a quienes no los votan”.

También desde la Legislatura de la Ciudad, la legisladora Sol Méndez se quejó: “No hay mayor falta de respeto que apropiarse del dolor de las víctimas para seguir generando un discurso de odio. Los dichos del diputado Máximo Kirchner son lamentables y repudiables. La democracia la cuidamos entre todos”.

De su mismo interbloque, Juan Pablo Arenaza consideró “lamentables” las declaraciones de “este heredero sobre los porteños. La verdad es que nos tienen podridos con la utilización del 24 de marzo para su relato falso” y publicó lo que definió como “la insólita entrevista militante con la que Máximo Kirchner rompió el silencio”.

También le contestaron exdiputados nacionales, como Gustavo Menna, que señaló: “MáximoKirchner se tiene que hacer cargo de que pertenece al movimiento que tuvo a López Rega y la Triple A, que apoyó la ley de autoamnistía de la dictadura, que se negó a integrar la CONADEP, que indultó a Videla, Massera y Firmenich y que tuvo a Milani como jefe del Ejército”.

Facundo Suárez Lastra expresó por su parte: “Máximo Kirchner de nuevo contra los porteños. Omite que en CABA se votó en contra de la autoamnistía que votaron Néstor y Cristina, se condena a la dictadura y la responsabilidad de sus compañeros Isabelita, López Rega  los montoneros y la AAA en la tragedia del 24 de marzo”.

Mensaje de Máximo al Gobierno: “Es con la gente adentro”

El extitular del bloque de diputados del Frente de Todos cargó contra los medios señalando que durante los últimos 50 días “se han dedicado todos a criticar nuestra postura frente al Fondo Monetario”.

El diputado nacional Máximo Kirchner sostuvo este jueves que la movilización de este 24 de Marzo “superó ampliamente lo que esperábamos” y a su juicio “marca el nivel de decisión que tenemos para poder transformar la Patria”.

Celebró además “que lo podamos hacer en paz, sin incidentes, a pesar de dijeron los medios”, y sostuvo además que “todo lo que hacemos lo hacemos por querer un lugar mejor”.

Respecto de la movilización, el expresidente del bloque oficialista de la Cámra baja dijo que lo emociona “el convencimiento de tener un país mejor cuando todos te dicen que tenés que bajar los brazos, porque todo es una mierda, y si todo es una mierda, vamos a pelear para que deje de serlo”.

En declaraciones al equipo de difusión de La Cámpora que cubrió el acto, el hijo de los Kirchner aseguró que “no nos podemos compadecer de nosotros mismos, tenemos que superarnos. La autocompasión es el peor de los caminos. Nosotros queremos transformar la realidad, para eso nos preparamos”.

“Lo que tenemos que entender de acá en más es que cuando la gente está presente en un gobierno, cuando la gente es parte de un gobierno, cuando lo banca y hace lo que tiene que hacer, lo malo es menos malo y lo bueno es más bueno. Es con la gente adentro”.

Lo dijo al cabo de una larga marcha de las columnas camporistas que llegaron hasta Plaza de Mayo, y al respecto sostuvo que “esto es llevar el 24 de Marzo a todas las calles de Buenos Aires. Aparte, vemos que a veces esta es una ciudad que tiene tendencia a votar a aquellos que quieren ocultar lo que hizo la dictadura, o que te discuten el número de compañeros detenidos/desaparecidos, o realmente reivindican el accionar de la dictadura”. Y agregó: “Entonces quiero que la Ciudad de Buenos Aires, vote como vote, no pierda la humanidad. Después que vote como quiera, pero hay cosas que no se pueden negar”.

En otro pasaje de sus declaraciones, Máximo Kirchner recordó que “cuando nosotros decíamos a la sociedad argentina que había que soportar y bancársela para que no ingresaran los fondos buitre a la Argentina era para que no pasara lo que estamos viviendo hoy, y lo dijimos en todos los idiomas posibles… Obviamente no manejamos los canales de televisión, ustedes habrán visto los últimos 50 días, que se han dedicado todos a criticar nuestra postura frente al Fondo Monetario”.

Y remató: “Uno elige los estudios de televisión, o la calle y la gente, esto está claro”.

Sobre el final, Máximo sostuvo que “no se puede integrar la Argentina al mundo si no la integramos primero internamente. Quiero una Argentina al mundo, pero desde una identidad y desde sus necesidades”.

Con Máximo Kirchner a la cabeza gran demostración de fuerza de La Cámpora

En plena interna del oficialismo, la agrupación kirchnerista toma parte este jueves de la movilización por el Día de la Memoria.

No ha tenido muchas apariciones Máximo Kirchner desde que renunció a la conducción del bloque oficialista de la Cámara de Diputados. En rigor, se mostró solo un sábado en ocasión de una reunión de mujeres del Partido Justicialista bonaerense que él conduce.

Ahora volvió a ser visto, esta vez al frente de una marcha de La Cámpora que él conduce, en el centro de la Ciudad en el marco de los actos conmemorativos del 24 de Marzo. Las columnas de La Cámpora marcharon desde la ex ESMA hasta Plaza de Mayo junto a otras agrupaciones como Kolina, Patria Grande, Peronismo Militante, la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo, Fecopba, el Frente Peronista Descamisados, la agrupación Martín Fierro y Unidad Piquetera, entre otras organizaciones.

Máximo estuvo acompañado por el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro; el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; el jefe de Gabinete provincial, Martín Insaurralde; y el secretario general de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque.

También podía verse en la marcha a la senadora María Eugenia Duré, a la titular del PAMI, Luana Volnovich y a Amado Boudou. También estaban Victoria Donda, Leonardo Nardini y María Teresa García, entre muchos otros dirigentes.

Juez: “No vamos a dejar que el país se prenda fuego”

Para el senador de JxC Alberto Fernández es “el presidente más débil desde el retorno de la democracia”.

El senador nacional Luis Juez adelantó el apoyo de Juntos por el Cambio en el Senado al acuerdo con el FMI. “Yo lo que puedo adelantar, sin haber hecho la reunión de bloque, es que nuestra conducta en el Senado será republicana, cuidadosa de las instituciones. No vas a encontrar una actitud cobarde como la de Máximo y La Cámpora. No nos vamos a esconder”.

En diálogo con CNN Radio, el senador cordobés reveló que no le genera “ninguna satisfacción que mi primera ley a acompañar sea un proyecto de Alberto Fernández, pero debemos evitar que se caiga en default”.

Respecto a la votación que se viene en el Senado, Juez aseveró que “la única sorpresa que puede haber es que Cristina se quede todo el debate, porque por lo general después de la apertura se va. Debería estar, para eso le pagamos el sueldo. Tengo algunas frasecitas para dedicarle. Me encantaría decirle que nosotros sostenemos a Alberto, el presidente más débil desde la vuelta de la democracia. Hoy se sostiene porque nosotros creemos más en la república que el partido que lo puso en el poder”.

En relación a la postura de la oposición, explicó que “nosotros pedimos que no nos abrochen en la discusión de un plan que ellos no tuvieron. No lo pidió el FMI, no corresponde que lo hagamos. No es un cogobierno, no nos vamos a hacer responsables de medidas de gobierno que tampoco vamos a implementar. Pero no vamos a dejar que el país se prenda fuego”.

“Yo no puse a Martín Guzmán o a Alberto Fernández. Los pusieron desde La Cámpora, y ahora quieren guardar las banderas, como el equipo que se va cuando no pelea el campeonato. Ahora resulta que nosotros nos tenemos que cargar a Alberto al hombro”, deslizó el senador.

https://twitter.com/larroqueandres/status/1502643185771761667?s=20&t=7IUKQAlJUWZ1OatkbblfJQ Juez también habló sobre el tuit de Andrés Larroque, quien apuntó hacia las internas del oficialismo. “Deberían decirle a Larroque que aturde el silencio en repudio al atentado al Parlamento, a la quema de Policías, a demás. Cristina no es la dueña del Senado, aturde el silencio de como estos tipos promueven quilombo, se hacen los tontos y después no dicen nada. Dejen de mirarse el pupo, no es Cristina la que tuvo un problema: es el país y las instituciones. Siempre están hablando de ellos”.

El comunicado de Máximo K. y los otros 40 diputados del FdT que no acompañaron el proyecto del FMI

En un extenso repaso de “cómo llegamos hasta aquí”, los oficialistas que se opusieron a la ley impulsada por el Gobierno criticaron con dureza el acuerdo. “No asegura la sostenibilidad del endeudamiento”, afirmaron.

maximo kirchner sesion acuerdo fmi

En un extenso comunicado, tras la votación del proyecto de ley para refinanciar la deuda con el FMI, los 41 diputados del Frente de Todos -con Máximo Kirchner a la cabeza- que votaron en contra o se abstuvieron criticaron que el acuerdo “no asegura la sostenibilidad del endeudamiento”.

El texto comienza recordando que “cuando Néstor Kirchner decidió cancelar la deuda con el FMI no lo hizo desde una perspectiva ideológica”. “Al contrario: análisis histórico, pragmatismo económico y convicción política, fueron los ejes que guiaron su decisión”, destacaron.

Yendo a la gestión de Cambiemos, señalaron que “el gobierno que comenzó el 10 de diciembre de 2015 se lanzó a un proceso de toma de deuda en moneda extranjera sin precedentes, por la vertiginosidad y la magnitud de los montos, que lo llevaron a ser en los años 2016 y 2017 el país que más se endeudó en el mundo”.

Así, en 2018 “ante un escenario de manifiesta insostenibilidad de deuda, en lugar de replantear una reestructuración de la misma, Mauricio Macri decidió unilateralmente y sin consultar a nadie, recurrir al FMI en su rol de último prestamista”.

Particularmente sobre el acuerdo alcanzado por el gobierno de Alberto Fernández y el FMI, observaron que “de la lectura de la totalidad del Memorándum económico y técnico, surge claramente que el Fondo Monetario recupera un rol central en la definición de la economía argentina”.

“Se pierde el control de las herramientas monetarias y financieras. Más allá de que se manifiesta que el objetivo del ‘acuerdo’ es lograr la estabilidad macroeconómica, en los hechos se expone al país a un escenario de default cada tres meses”, advirtieron.

La-vuelta-del-FMI-a-la-Argentina

El diputado Leiva le pidió a JxC no preocuparse por Máximo

Con ironía, les recordó lo que había pasado con el ex jefe del bloque en la sesión del Presupuesto e ironizó con la actitud de la oposición.

Excombatiente en Malvinas, el chaqueño Aldo Leiva suele mostrarse muy beligerante en sus discursos, y en los primeros minutos de este viernes no hizo una excepción, a pesar de la recomendación que confesó que le habían dado.

Durísimo como de costumbre con la administración anterior, llegó incluso a sugerir que seguramente debía incomodarle mucho a JxC “que alguna vez se pueda investigar esto que ha generado el Gobierno de Mauricio Macri”.

Ahí recapacitó y deslizó que no quería extenderse mucho “porque aparte nos dijeron: ‘Hay que tener tranquilidad, paz…’”.

“¡Menos mal!”, acotó riendo el diputado del Pro Omar De Marchi, que conducía en ese momento.

Entusiasmado, el diputado oficialista siguió hablándole a la oposición, que a esa altura estaba más divertida que enojada con el chaqueño, que mezcló paladas de cal y de arena diciendo: “Yo tengo sangre en las venas, pero eso no quiere decir que tenga odio como tienen ustedes, no quiere decir que tenga resentimiento como tienen ustedes. Yo tengo amor, tengo militancia policía”. Pero antes de concluir se acordó de los libertarios y buscó coincidir con sus rivales de JxC al emprenderla contra los libertarios, “que descalifican la política”. “¡Por favor! ¿Qué hacen acá si no les gusta la política? Están gracias a la política…”.

“Por eso, más allá de las diferencias que puedo tener con ustedes, créanme que hay algo en común que tenemos: que todos venimos de la política. Por eso es importante también para que estos personajes no descalifiquen a la política, porque es la única herramienta que tenemos para mejorar la vida de la gente…”, apuntó.

Tras ello, y para terminar, aclaró que no había nada que festejar y tapándose la nariz dijo que así estaba el oficialismo por votar. Y concluyó con una reflexión: “Ustedes no se preocupen por Máximo (Kirchner). La vez pasada, cuando vino Máximo, se levantaron y votaron en contra del Presupuesto… Ahora están preocupados porque no viene, y quieren que hable encima…”.

Y ya entre risas y aplausos de aprobación, agregó: “Cuando nuestro vicepresidente tuvo el voto no positivo, un capo, un genio… Cuando Cristina no habla, conspira contra Alberto… Entonces, ¿a qué estamos jugando?”.

Máximo Kirchner apareció en la sesión a la hora de votar

El expresidente del bloque no estuvo presente en la sesión para analizar el acuerdo con el FMI.

Entre tantas expectativas que había despertado la sesión especial de este jueves, una de las principales tenía nombre y apellido: Máximo Kirchner. En primer lugar, si estaría en el arranque de la sesión, a la hora del quórum.

No estuvo en el inicio de la sesión, a pesar de estar en el Congreso y de haber tomado parte de la reunión de bloque realizada por la mañana. En el transcurso de la sesión se revelarían las otras dudas: dónde se sentaría, si ingresaba al recinto; si haría uso de la palabra, y cómo votaría.

Pero ya bien entrada la noche el hijo de los Kirchner no había dado señales de estar dispuesto a ingresar al recinto y muchos lo interpretaron incluso como un gesto favorable para el oficialismo, ya que su presencia generaría una tensión innecesaria en estas circunstancias.

Finalmente el expresidente del bloque oficialista apareció en el recinto al concluir el discurso de Germán Martínez, esto es, a la hora de votar. Se sentó al lado del diputado Sergio Palazzo.

Sí estuvieron algunos diputados de La Campora y los que están alineados con Juan Grabois y que adelantaron que no votarán el acuerdo: Itai Hagman, Natalia Zaracho y Federico Fagioli. En el caso de los camporistas, un gesto más: no hicieron uso de la palabra.

Acuerdo con el Fondo: las dudas en JxC frente a un momento decisivo

Más allá de las discrepancias dentro del oficialismo donde ya se acepta que una parte no apoyará, en la principal oposición es donde crece el debate respecto de cómo plantarse ante una votación tan trascendente.

Por José Angel Di Mauro

El Congreso de la Nación se apresta a vivir su primera semana intensa en este año y muy probablemente sea también la más trascendente. Después de mucho esperar llega el momento de debatir el entendimiento alcanzado con el Fondo Monetario Internacional. Una instancia muy demorada; demasiado, según quienes sostienen que el Gobierno perdió una gran oportunidad de llegar a un acuerdo conveniente en plena pandemia, cuando tenía más posibilidades de pedir concesiones, dadas las circunstancias. A estas alturas no tienen sentido estos planteos contrafácticos.

El acuerdo con el Fondo fue anunciado el 28 de enero pasado, cuando aún no habían sido cerradas todas las cláusulas, y el entendimiento final demoró un mes más. Está claro que en semejante retraso influyó de manera concluyente el hecho político más impactante del verano: la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque oficialista.

Tan importante fue esa decisión que generó un efecto paralizante en el oficialismo que se notó no solo en la demora en cerrar el acuerdo, sino también en las sesiones extraordinarias, que terminaron fracasando. Por primera vez un oficialismo convoca a extraordinarias y no trata ni uno de los proyectos que remitió al Congreso. Y eso que no fueron dos o tres: 18 temas contenía el decreto presidencial suscripto en enero.

Las resistencias internas en el seno del oficialismo han generado previsible efecto en la principal oposición, que tiene claro que el FdT necesita el aporte de al menos una parte de Juntos por el Cambio para aprobar el acuerdo con el Fondo. Por sí solo, el Frente de Todos cuenta con 117 votos, y solo tiene la certeza del apoyo de los 5 diputados de Provincias Unidas. Podría llegar a sumar los dos votos de SER, y un par más del interbloque Federal, donde solo los cordobeses del schiarettismo se han pronunciado: darán quórum, pero se abstendrán a la hora de votar.

Con ese número no alcanza, máxime si se tiene en cuenta que entre 20 y 30 diputados del oficialismo podrían no votar el acuerdo.

Yo y mucha gente tendremos que taparnos la nariz para votar”, señaló quien será el miembro informante del oficialismo durante el debate.

Ninguno de los eventuales disidentes del Frente de Todos ha confirmado que vaya a votar en contra. Pero es un secreto a voces que en el mejor de los casos se ausentarán o se abstendrán; José Luis Gioja dijo este fin de semana que “no podemos tachar de no colaborador al que quiera votar en contra”, blanqueando la certeza de que son muchos los que no apretarán el botón del “sí” a la hora de la verdad, posiblemente en la madrugada o antes del mediodía del viernes.

El propio Carlos Heller, quien conducirá el debate en el plenario de comisiones donde se analizará el proyecto enviado al Congreso el viernes pasado, admitió que votará a regañadientes… “Yo y mucha gente tendremos que taparnos la nariz para votar”, señaló quien justamente será el miembro informante del dictamen de mayoría, aunque dio por descontada su aprobación.

Esa confianza se asienta en la certeza de que al menos una parte de Juntos por el Cambio apoyará el proyecto para evitar el default. Lo cierto es que las propias disidencias en el oficialismo son las que han hecho crecer las dudas en el seno opositor.

En la principal oposición hay coincidencias respecto de evitar que la Argentina vaya al default. Si bien algunos halcones del Pro abonan la idea de que hace falta un derrumbe para que la sociedad acepte las reformas “que ineludiblemente se deben hacer para cambiar”, están quienes advierten que un “efecto 2001” solo llevaría a un nuevo “que se vayan todos”, esta vez con el peronismo en el poder. Y que los ganadores de las últimas elecciones no saldrían bien parados de semejante situación, más bien todo lo contrario: la ola los arrastraría.

Se ignora si los han convencido.

Es la llama que alienta a los que ya adelantaron un voto contrario, aun antes de conocer la letra chica del acuerdo. La izquierda, pero sobre todo los libertarios. “Es una vergüenza seguir castigando al sector privado en favor de los parásitos”, disparó el diputado Javier Milei este fin de semana, quien sostuvo por Radio Rivadavia que “el acuerdo tiene problemas de inconsistencias técnicas graves, en lo teórico, lo empírico y en el diseño. No estoy dispuesto a aprobarlo desde lo técnico y muchísimo menos desde lo moral”. Y agregó: “Este acuerdo con tal de evitar el default te convierte en un esclavo del Estado”, por lo que obviamente votará en contra.

“Dar quórum y abstenerse”, es la recomendación del politólogo Andrés Malamud para Juntos por el Cambio dada este fin de semana. Por CNN Radio, el investigador de la Universidad de Lisboa reconoció que en el seno de la oposición genera la debida discusión “cómo hacer para no ser cómplice ni obstruccionista”. Y agregó: “No dar quórum es una medida extrema. Hay que dar quórum y discutirlo, dar el debate. En este caso con más razón, porque Juntos por el Cambio es responsable de esa deuda, sea por el caso que sea. El tema es qué se hace después, y acá hay que priorizar la unidad”.

Es una vergüenza seguir castigando al sector privado en favor de los parásitos”, disparó el diputado Javier Milei este fin de semana.

Con esa premisa es que este domingo se reunirá la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio, que dadas las circunstancias adelantó la reunión que preveía realizar de manera presencial el martes. Ahora será por Zoom, a partir de las 19, y la consigna es bajar una línea clara a todos sus diputados, pues dentro de pocos días deberán mostrar una imagen más sólida que la difusa que quedó en las últimas sesiones del año pasado. No tanto la última, donde perdió la votación por ausencias inesperadas; lo de la sesión del Presupuesto, que terminó rechazado, fue aún más complicado para la interna opositora, pues se desnudaron las discrepancias que el tema generaba en el espacio. Discrepancias que quedaron expuestas en los desordenados conciliábulos de la mañana de ese viernes en el propio recinto, pero sobre todo a los gritos en la reunión a solas que mantuvieron durante el último cuarto intermedio.

A diferencia de entonces, cuando el oficialismo se resistía a cambiar nada y todo confluyó en el choque final, ahora los negociadores aceptaron nada menos que desdoblar un artículo, tal cual como pidieron desde JxC para evitar verse obligados a votar en contra. Con todo, ahora los del bloque UCR no están tan convencidos con el desdoblamiento de la manera que lo hizo.

En las horas previas, Martín Guzmán lo había esbozado cuando en un extenso reportaje concedido a El Destape Radio aclaró que no se podía separar el financiamiento del FMI del esquema de políticas económicas.

En esas circunstancias fue que una fuente radical explicó que “el proyecto ingresó finalmente con dos artículos desdoblando la autorización del refinanciamiento del programa de gobierno por el cual se buscará cumplir con las metas acordadas con el Fondo. Sin embargo, hay todavía mucho ruido. El ministro Guzmán declaró en radio que ‘las dos cosas no son escindibles, vienen juntas’ y, a la vez, vemos que el artículo segundo ingresado reza ‘a los fines del artículo 1ero se acompañan los Anexos que componen el Programa de Facilidades Extendidas’”.

En ese sentido, la fuente agregó que “hay un desdoblamiento de los artículos a medias, no es total. En Juntos por el Cambio siempre dijimos que el Congreso solo está autorizado a votar el financiamiento, los programas económicos son facultades del Poder Ejecutivo y el Parlamento no tiene por qué opinar o avalarlos”.

Más allá de las sesiones de diciembre pasado a las que hacíamos referencia, tampoco fue más tranquilizadora para JxC la del martes pasado, cuando una parte importante del interbloque se retiró del recinto. Desde el Pro no objetaron mayormente que el resto del espacio no los haya acompañado -aunque el expresidente esté muy enojado, dicen, con Martín Lousteau por no haberse retirado también-, pero no cayeron bien las voces de algunos que cuestionaron esa actitud.

Tampoco les cae bien que en el mensaje que acompaña el proyecto del acuerdo se dedique buena parte del texto a criticar a la gestión anterior, incluso con consideraciones que estiman “gratuitas”, como hablar de una deuda externa “irresponsablemente aumentada durante el período diciembre de 2015 y marzo de 2018”.

Así y todo el presidente del bloque Pro, Cristian Ritondo, salió a aventar fantasmas este sábado al desligar una decisión de JxC de la actitud que vayan a tener los diputados del oficialismo. “Tal vez somos más responsables desde la oposición con el país que el oficialismo mismo”, sugirió el diputado nacional, aunque conforme la decisión imperante en ese espacio evitarán definirse antes de ir al recinto.

Está claro que no votarán de manera homogénea, pero no lo harán masivamente en contra como para hacer fracasar el proyecto. La alternativa de la abstención parece ganar espacio por estos días, pero deja un panorama inquietante para lo que pueda suceder en el Senado.

Es que allí se comenzará a debatir el tema seguramente el lunes 14. Si el debate es exprés, podrían emitir dictamen de comisiones ese mismo día y llevarlo el 21 al recinto, cumpliendo entonces los 7 días de rigor entre el dictamen y el debate. La aprobación podría estar justo antes del vencimiento del próximo pago al FMI, el 22. Lo que inquieta es que, a diferencia de Diputados, las abstenciones en el Senado no cuentan para el quórum.

Gioja: “No podemos tachar de no colaborador al que quiera votar en contra”

Así se expresó el legislador del Frente de Todos al referirse a las discrepancias existentes en su bancada respecto del acuerdo con el Fondo.

El diputado nacional José Luis Gioja fue condescendiente este sábado con los diputados de su bancada que podrían no apoyar el acuerdo con el Fondo Monetario.

Así lo hizo al ser entrevistado por CNN Radio, donde destacó que el oficialismo hará “lo imposible para solucionar un problema que no era nuestro, que nos dejaron”. Pero con relación a los diputados que objetan el entendimiento aclaró que “no podemos tachar de no colaboradores a quiénes no piensen de la misma manera”.

“El Frente de Todos es una avenida muy ancha, con muchos andariveles. Lo que queremos es marchar todos para el mismo lado, y que nadie se cruce de carril o venga de frente. Algunos son más rápidos y otros menos, pero el tema es poner la Argentina de pie definitivamente”, explicó el diputado sanjuanino.

En línea con el discurso oficial, el exgobernador recordó que “nosotros no fuimos a buscar al FMI y el propio informe del Fondo dice que ese préstamo no sirvió para nada ni hizo crecer la economía”.

“Hay muchos en el oficialismo que no quieren acompañar porque el FMI no ha sido bueno para Argentina. ¿Pero qué pasa si no se aprueba esta solución que encontró el Gobierno? Caeremos en default y eso no le haría bien al país”, sentenció el legislador.

Consultado sobre la decisión del expresidente del bloque oficialista de renunciar en disidencia con el acuerdo con el Fondo, Gioja aclaró que “respeto todas las decisiones y creo que Máximo (Kirchner) ha sido sincero en su posición”.

Otro video de La Cámpora: frases de Máximo contra el FMI

En vísperas del inicio del tratamiento del acuerdo en el Congreso, la agrupación kirchnerista volvió a emprenderla contra ese organismo internacional.

La agrupación La Cámpora difundió este viernes por la noche un nuevo video con durísimas expresiones contra el Fondo Monetario Internacional. Lo hizo un día después de haber difundido otro en el mismo sentido. El del jueves, con frases seleccionadas de Néstor Kirchner contra el organismo crediticio; este viernes, con fragmentos de discursos de su líder, Máximo Kirchner, en el mismo sentido.

Por si quedaran dudas respecto de la postura que adoptarán los legisladores de ese espacio durante el debate que se inicia en el Congreso, la agrupación continúa así un camino que inició el diputado Máximo Kirchner el 31 de enero pasado al presentar su renuncia como presidente del bloque oficialista.

Las frases destacadas en el video de 4.13 minutos difundido este viernes son 16:

  • “Había un lugar al que la Argentina no debía volver: a entregar la conducción de la política económica de su país al Fondo Monetario Internacional”.
  • “Hay presidentes que se sacan al Fondo Monetario de encima y hay otros que van a buscarlo y endeudan a la gente. No somos todos lo mismo en la Argentina”.
  • “El Fondo Monetario Internacional no está ayudando a la Argentina, está ayudando a mantener a Macri en el poder”.
  • “Nosotros entramos a Olivos cuatro y nos fuimos tres. Y con la esperanza firme de que estas políticas no iban a volver”.
  • “Se emborracharon tomando deuda en Argentina.
  • “Que escucha el Fondo Monetario Internacional y los mercados financieros que están a la cola, que primero está la deuda interna con el pueblo argentino que generó el presidente Mauricio Macri”.
  • “Es imposible el desarrollo de un país cuando las condiciones se le imponen desde afuera, porque los que miran desde afuera no piensan en quienes están adentro”.
  • “Ustedes en sus barrios vieron esos 44 mil millones del Fondo Monetario Internacional? ¿Sí o no?”.
  • “Háganse cargo e que financiaron la campaña de Macri y a la cola a esperar. Primero los intereses de los ciudadanos y las ciudadanas de la argentina. Para eso nos votaron; ese es nuestro contrato electoral y ese es el contrato que nosotros asumimos y vamos a representar todos los días hasta el 10 de diciembre de 2023”.
  • “Entendemos como Patria, que tenemos que afrontar nuestras deudas, pero la primer deuda que tenemos que afrontar es la que tenemos con nuestra propia sociedad”.
  • “Lo que tiene que hacer la Argentina, lo que tienen que hacer sus representantes en esta negociación, es que los números cierren con la gente adentro. Cada vez que nos gobernó un jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el país terminó endeudado y patas para arriba”.
  • “Ojalá hubiera sido en el pasado tan meticulosa mirada de quienes hoy son oposición para pedir que tamaño endeudamiento pasara por este Congreso para cuidar nuestra democracia”.
  • “Yo les quiero preguntar: ¿Les parece a ustedes que la podemos pagar en diez años? ¿La podemos pagar en diez años la deuda con el Fondo Monetario Internacional?”.
  • “Lo que tiene que entender el Fondo Monetario Internacional es que la plata que le ha prestado no llegó a la mayoría de las argentinas y los argentinos. Por eso también tendrán que revisar lo que hicieron cuando vengan también a querer imponer situaciones. La Argentina necesita darle un respiro a su gente”.
  • “Poner en valor el esfuerzo de cada argentina y argentino. Que sus aportes patronales, que sus impuestos no se vayan al Fondo Monetario, sino que regresen a sus universidades, a sus escuelas, sus hospitales”.
  • “Porque no nos achicamos en las difíciles, porque no le tenemos miedo al Fondo Monetario Internacional cuando se trata de tener por delante la defensa de la Patria. De eso se trata una República. De eso se trata una Nación. Finalmente de eso se trata ser una Patria justa, libre y soberana”.

Di Tullio espera que el acuerdo con el FMI se apruebe en ambas cámaras

Aclaró que debe ser así si el entendimiento “contiene lo que venimos charlando y negociando desde hace dos años. Justificó la renuncia de Máximo Kirchner a la conducción del bloque en Diputados.

Conocedora del cargo por haberlo ostentado entre 2013 y 2015, la hoy senadora nacional Juliana Di Tullio consideró que Máximo Kirchner “hizo lo correcto” al renunciar a la presidencia del bloque oficialista. “Si vos no estás de acuerdo, no podés conducir el bloque”, puntualizó.

“A mí me gusta que no se caretee en la política, me gusta la gente normal haciendo política. Máximo no solo planteó su salida en función de ‘no estoy de acuerdo, hace dos años que lo vengo diciendo’, y no solo lo dijo él, lo hemos dicho muchos: diez años para pagar 40 mil millones de dólares. No hay manera de poder lograrlo”, puntualizó la senadora, que dijo no estar de acuerdo con que el presidente Alberto Fernández haya planteado el entendimiento con el Fondo como “una buena noticia”. Para ella, “no es una buena noticia arreglar con el Fondo, porque es el FMI. Buena noticia habría sido que (Mauricio) Macri no hubiera pedido 50 mil millones de dólares, eso habría sido una excelente noticia”.

Con todo, aclaró que espera “que sea un buen acuerdo, o el mejor acuerdo posible”, aunque insistió en que “aun el mejor acuerdo no es nada para festejar”.

En diálogo con Perfil, aclaró que “ni yo ni ningún otro legislador conoce el texto del acuerdo. Soy parte del Gobierno, confío en él y en la negociación, necesito saber qué estoy votando, qué voy a votar, qué voy a acompañar”, puntualizó Di Tullio, que advirtió sobre trascendidos periodísticos de los últimos días que consideró “una serie de malos entendidos que sería bueno se tranquilizaran porque esto no le hace bien a la previsibilidad de la Argentina y a lo que queremos desde el Frente de Todos, que es una coalición de gobierno con lo que eso implica”.

En ese marco puntualizó que “llegar a acuerdos desde fuerzas y pensamientos diferentes, incluso desde composiciones diversas, porque ni todo el peronismo, ni todo el Frente Renovador, ni todo el espacio del Presidente piensan lo mismo. No somos espacios que nos caracterizamos por la uniformidad, mucho menos aún el peronismo. Esas son cosas que hacen ruido en vez de generar calma”.

Consultada respecto de si piensa que el acuerdo será finalmente aprobado en el Senado, Juliana Di Tullio dijo tener expectativas de “que se apruebe en ambas cámaras, si es un acuerdo que contiene lo que venimos charlando y negociando desde hace dos años”.

Así y todo admitió tener algunas dudas: “Lo que sucedió esta semana no fue el mejor escenario para ponerles tranquilidad a quienes tenemos que estudiar, leer y saber qué estamos proponiéndoles a los argentinos y argentinas”.

“Voy hacer lo imposible para que Máximo vote con nosotros”, afirmó Germán Martínez

El nuevo jefe de la bancada oficialista de la Cámara baja garantizó que trabajará para tener la mayor cantidad de votos para aprobar el acuerdo con el FMI.

El presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara baja, Germán Martínez, detalló que todavía se está trabajando en un ámbito técnico para terminar de pulir el programa con el FMI. Y puntualmente respecto de su antecesor en el cargo, expresó: “Con Máximo (Kirchner) hablo siempre pero no soy pesado”.

“Compartimos miradas y tratamos de ir avanzando en distintos temas que tienen que ver con la conducción del bloque. No sé si lo voy a lograr convencer, pero voy a hacer lo imposible para que vote con nosotros”, expresó por CNN Radio.

Consultado respecto del “poroteo” de cara a la sesión en la que se tratará el acuerdo con el Fondo Monetario, Martínez expresó que todavía no manejan datos porque no está el texto definitivo. “Todavía se está trabajando en un ámbito técnico para terminar de pulir el programa con el FMI. Pero voy a trabajar para tener la mayor cantidad de votos para que tengamos acuerdo y con la mayor convergencia política posible”, puntualizó.

Con relación a su función al frente de la bancada oficialista, Martínez dijo que “el presidente del bloque tiene la misión de convencer a los propios. No está costando mucho”.

 “La coalición política del Frente de Todos no está conformada por gente que piensa toda igual. Es absolutamente razonable que pueda haber distintas miradas”, agregó.

Respecto al entendimiento con el Fondo, explicó que no hay cláusulas secretas ya que todos los diputados y senadores van a tener la totalidad de la información, diferenciando del acuerdo suscriptó en 2018 por el Gobierno anterior, del cual, dijo, “todavía no conocemos los detalles finales”.

En cuanto a las relaciones internacionales, expresó que el presidente “Alberto (Fernández) ya dejó en claro el apoyo de Estados Unidos y no desconocemos su apoyo para este acuerdo, pero eso se ve complementado con una mirada multipolar y de multilateralidad”.

Saludos a Máximo K. en su cumpleaños número 45

En las redes sociales legisladores de La Cámpora, funcionarios y dirigentes le expresaron sus buenos deseos al diputado nacional.

Legisladores camporistas, funcionarios y dirigentes saludaron este miércoles en las redes sociales al diputado Máximo Kirchner, exjefe de la bancada oficialista en Diputados, en el día en que cumple 45 años.

“Que seas muy feliz, hoy y siempre”, fue el mensaje de la diputada massista Cecilia Moreau, quien trabajó al lado del líder de La Cámpora durante estos dos últimos años como vicepresidenta del bloque.

Otra legisladora que publicó un saludo fue Mónica Macha: “¡Feliz cumpleaños, Máximo! Nos encontramos en la construcción de la patria justa que soñamos”.

“Feliz cumpleaños compañero Máximo. Sigamos compartiendo el camino de transformación de la Provincia”, escribió el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Mientras que la ministra de Gobierno bonaerense y excolega de Kirchner, Cristina Álvarez Rodríguez, le deseó un feliz cumpleaños y lo definió como “un gran dirigente que pone su militancia al servicio del pueblo. Sabemos de tu capacidad de trabajo y es un orgullo acompañarte para seguir construyendo un peronismo unido en nuestra provincia”.

“¡¡Que los cumplas muy feliz querido compañero y conductor!!”, expresó la diputada Lucila Masin. Con mensajes similares y una foto junto al hijo de la vicepresidenta también lo felicitaron la misionera Cristina Britez y la porteña Mara Brawer.

Entre otros, el diputado Walter Correa le transmitió un “feliz cumpleaños al compañero del destino, Máximo Kirchner”.

“Que los cumplás muy felices compañero Máximo”, tuiteó el ministro de Desarrollo Social bonaerense y secretario de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque.

En tanto, el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, publicó: “¡Feliz cumpleaños compañero Máximo! Trabajar y militar hasta que lo imposible se vuelva inevitable. Hoy y siempre, #MaximoCumple”.

Tras su renuncia, Máximo K reapareció en una reunión del PJ bonaerense

El diputado se mostró con consejeros y consejeras en La Plata, quienes remarcaron sobre “la necesidad de la unidad del peronismo”.

maximo kirchner reunion consejeros pj bonaerense

Tras su renuncia como jefe de bloque del Frente de Todos en la Cámara baja, el diputado Máximo Kirchner reapareció públicamente. Fue en su rol de presidente del PJ bonaerense y en el marco de una reunión en la que estuvo junto a consejeros y consejeras del partido.

Durante el encuentro, realizado en La Plata, los dirigentes hicieron un repaso de la situación económica y destacaron la recuperación en diversos sectores a raíz de la obra pública y de la inversión estatal, tanto del gobierno provincial como nacional.

A su vez, “hicieron eje en la inflación como factor a atacar para que no frene la recuperación económica”, se informó en un comunicado. En esa línea, se hizo hincapié sobre “la necesaria recomposición salarial de los trabajadores y trabajadoras”.

También analizaron “la necesidad de encarar políticas activas de seguridad que respondan a la demanda de sociedad”. En ese orden se planteó el rol del partido en la toma de decisiones de ambos gobiernos.

Por otra parte, los dirigentes ponderaron “la necesidad de la unidad del peronismo”, en medio de las diferencias hacia el interior de la coalición oficialista por el acuerdo con el FMI, y resaltaron “la idea de profundizar las discusiones internas en el marco institucional del PJ”.

En el marco de las elecciones distritales del PJ bonaerense, cuyo cierre de listas se producirá el jueves 17, se avanzó en la unidad de las listas en la gran mayoría de distritos.

En la reunión, encabezada por Máximo Kirchner, estuvieron presentes por la primera sección Mariel Fernández, Teresa García, Gabriel Katopodis, Leonardo Nardini, Santiago Révora, Juan Zabaleta; por la segunda: Ricardo Casi, Francisco Abel Furlán, Marina Alejandra Moretti, Ivan Villagrán; por la tercera: Mariano Cascallares, Fernando Espinoza, Marisa Fassi, Jorge Ferraresi, Dulce Granados, Martín Insaurralde; por la cuarta: Alberto Conocchiari, María Sol Fernández, María Gianini, Germán Lago , Walter Torchio, Pablo Zurro; por la quinta: Marcela Basualdo, Juan Pablo de Jesús, Gustavo Barrera, Andrea Cáceres, Jorge Paredi, Fernanda Raverta; por la sexta: Alejandro Acerbo, Néstor Álvarez, Alejandro Di Chiara, Ayelén Durán, Marisol Merkel, Marcelo Santillán; por la séptima: Laura Aloisi, Juan Carlos Gasparini, María Manzini, Hernan Ralinqueo, Agustina Rubio, Guillermo Santillán; por la octava: Julio Alak, Gabriel Bruera, Andrés Larroque, Victoria Tolosa Paz, Nancy Beatriz Riquelme, Florencia Saintout; de extracción sindical Humberto Bertinat, Walter Correa, Esteban Sanzio, Omar Plaini, Vanesa Siley; por la rama femenina: Juliana Di Tullio, Verónica Magario, Mayra Mendoza, Karina Menendez, Liliana Schwint; de juventud Tomás Bozzano, Amira Curi, Macarena Kunkel Fioramonti, María Marta Guerra, Ayelén López. También estuvo presente el intendente de Merlo -en uso de licencia- Gustavo Menéndez.

Tolosa Paz no tiene dudas de que el acuerdo con el FMI “se aprueba”

“Máximo en ningún momento dijo que no había que pagarle al Fondo”, sostuvo la diputada nacional, que espera que se alcance “un consenso con la oposición”.

La diputada nacional del Frente de Todos Victoria Tolosa Paz analizó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y afirmó que el principal desafío para Argentina es “construir un consenso con la oposición política para darle acuerdo al proyecto en el Congreso”.

Para quien encabezó la lista bonaerense en las últimas elecciones “es importante que el acuerdo con el Fondo pase por el Congreso. El último pago es en 12 años, así que esto tiene que involucrar a todas las fuerzas políticas”, explicó en diálogo con CNN Radio.

Con respecto a la posición crítica que sostiene un sector del Frente de Todos sobre el acuerdo con el FMI, y la posibilidad que voten en contra, la diputada descartó la posibilidad de que el acuerdo fracase. “No veo esa posibilidad, dialogué con las y los diputados de La Cámpora, estuve en diálogo con Máximo Kirchner, y no veo esa posición”, y subrayó que “la verdad es que no está esa actitud. Sí veo un jefe de bloque como Germán Martínez con una libertad muy grande sobre todo el conjunto del bloque”.

“Si hoy se votara el acuerdo en el Congreso, no tengo dudas que se aprobaría”, indicó.

Respecto a la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque, señaló: “Máximo entiende que el resultado de la negociación no era el que esperaba. Hay posiciones diferentes en el bloque y por eso Máximo no podía encarar la defensa de ese proyecto. Él en ningún momento dijo que no había que pagar”.

Sobre el final, y ante la pregunta si hoy se aprobaría el acuerdo en el Congreso si se votara, Tolosa Paz fue contundente al afirmar: “Yo no tengo dudas que el proyecto se aprueba”, y explicó que “se aprueba porque gobernar es tomar decisiones, y en este caso entre dos opciones:  acordar o que la Argentina entrara en mora, lo que comúnmente se conoce como default, entrando en un camino de abismo y de una incertidumbre muy grande”.

Y amplió “necesitamos avanzar, y avanzar en recuperar salarios, es controlar la inflación en la Argentina, avanzar es seguir creciendo”.

Tras el principio de acuerdo con el FMI, la imagen del Gobierno mostró una leve recuperación

Eso aportó una encuesta realizada por la consultora “Ricardo Rouvier y Asociados” respecto de las últimas actividades en la agenda del Gobierno. Por otro lado, la renuncia de Máximo Kirchner como jefe del bloque FdT en Diputados no fue bien vista por la sociedad.

La consultora “Ricardo Rouvier y Asociados” elaboró un informe nacional de opinión pública correspondiente al mes de febrero del 2022 y reveló que los últimos movimientos en la agenda del Gobierno nacional reflejaron un cambio ascendente en la imagen del presidente, puntualmente el factor que incidió fue el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Por el contrario, la decisión de Máximo Kirchner de renunciar como jefe del bloque del FdT en Diputados aportó una imagen negativa, al igual que las políticas sobre la economía, particularmente la inflación.

El anuncio de un principio de entendimiento entre el Gobierno y el Fondo, despertó voces a favor y en contra, tanto desde el propio oficialismo como de la oposición, y aún se aguarda el envío del proyecto al Congreso para su tratamiento. Sin embargo, según los datos del informe un 63,2% de la población encuestada esta de acuerdo con el pago de la deuda contra un 26,7% que lo rechaza. En ese sentido, un 69,2% considera que es favorable para el país el acuerdo, lo cual repercutió de manera positiva a la imagen del Ejecutivo.

La gira presidencial que realizó Alberto Fernández a Rusia, China y Barbados también aportó a la imagen positiva del Gobierno, constituyen aspectos promisorios en cuanto al comercio y la inversión en nuestro país. Inclusive la expectativa sobre la República Popular es mayor que sobre el régimen de Vladimir Putin, y esto tiene que ver con la potencialidad que muestra la nación asiática en el mundo que supera a la Federación Rusa, ya que un 69,2% calificó como positivo el viaje a China contra un 66,7% del viaje a Rusia. Respecto a la relación que se debe tener con los Estados Unidos, un 43,2% opinó que debe ser cercana.

Por otro lado, lo que no fue bien visto por la sociedad fue la renuncia de Máximo como presidente del bloque, debido a que un 68,5% se mostró en desacuerdo, mientras que tan solo un 19,5% se expresó a favor de la decisión.

En materia económica, no le fue bien al Gobierno porque las expectativas siguen siendo negativas en un 69,9% de la población, en particular sobre la inflación que acumuló un 70,8% de negatividad. En suma, un 79,5% considera que las estrategias para controlar o disminuirlos precios, hasta ahora, no han dado resultado y los califican como ineficaces.

Arroyo ponderó el acuerdo con el FMI porque “es muy razonable”

En tanto, el diputado del FdT reconoció que el país “se encuentra en un contexto de debilidad para negociar”, y adelantó que “se va a aprobar con una amplia mayoría de votos”. También hablo de la renuncia de Máximo K y la designación de Martínez.

daniel arroyo

El diputado nacional Daniel Arroyo (FdT – Buenos Aires) se refirió al tratamiento en el Congreso del acuerdo con el FMI y sostuvo que la iniciativa “se va a aprobar con una amplia mayoría de diputados del Frente de Todos y de la oposición”, por cuanto consideró que se trata de “un acuerdo razonable en un contexto de mucha debilidad de la Argentina”.

“Se va a aprobar con una amplia mayoría de votos de diputados del Frente de Todos y también de la oposición. Claramente es un acuerdo razonable en un contexto de mucha debilidad de la Argentina”, expresó Arroyo en declaraciones a la AM 1270.

El exministro de Desarrollo Social afirmó que “no había manera de pagar los vencimientos previstos en el acuerdo que firmó la administración de Cambiemos por 19 mil millones de dólares para este año y 20 mil millones para el próximo”. En cambio, destacó que el actual entendimiento “no implica una reforma laboral ni provisional, aunque sí establece una baja en el déficit fiscal que hay que ir trabajando”. Por lo tanto, sintetizó que, “en un contexto de tanta debilidad de reservas y de tanta debilidad cambiaria, es un acuerdo razonable entendiendo que va a tener un voto mayoritario del bloque del FdT, yo voy a votar a favor”.

Asimismo, denunció que “en todos los países donde hubo un acuerdo con el Fondo se reconfiguró el sistema político y aumentó la conflictividad en las calles. No queremos estar frente a esa situación”. En ese marco, resaltó que tiene “la peor opinión sobre el FMI, sobre el último acuerdo que hizo con el gobierno de (Mauricio) Macri, lo que hizo en el país en el 2001, lo que hizo en Grecia y en Portugal, pero es un acuerdo razonable en este contexto tan complejo, sumado a la necesidad de evitar el default”.

En tanto, Arroyo señaló que “hay diálogo en el bloque y no hay peligro de rupturas, hay buen clima, aunque con miradas distintas, pero positivo dentro del bloque del Frente de Todos, y no solo va a continuar la unidad, sino que va a ser mayoritario el apoyo de los diputados oficialistas”.

Respecto de la postura de Máximo Kirchner, reconoció: “Me sorprendió la renuncia a la presidencia del bloque”, pero destacó: “Me parece que fue una actitud muy digna. Lo que está diciendo Máximo es ‘no estoy de acuerdo con cómo Economía está llevando la negociación, no estoy de acuerdo con los resultados. Me corro y que otro haga la articulación y logre los consensos para que se pueda votar”.

Además, se refirió a la figura del nuevo presidente del bloque de diputados del oficialismo, Germán Martínez, de quien expresó que se trata de una persona muy “dialoguista y de consenso”, por lo que opinó que “ha sido muy correcta su designación”.

Arroyo manifestó que “la deuda es absurda, la tomó en media hora el gobierno anterior. Fueron 57 mil millones de los cuáles vinieron 44 mil millones y parte de ese dinero se fugó. El crédito se dio de manera poco natural. Los dirigentes de la oposición tienen que votar a favor. Es pura racionalidad porque son los que han contraído la deuda. No hay nada para festejar con este acuerdo, pero es el más justo posible”.

Por otro lado, el diputado oficialista manifestó que el desafío “es que la plata le rinda a la población porque el problema central es el precio de los alimentos; que la escuela sirva, hay que recuperar la escuela secundaria; y que el Estado te cuide en materia de seguridad. Aspiro a concentrar allí mi tarea parlamentaria”.

Por último, indicó que “es importante que el acuerdo con el Fondo no paralice el crecimiento. Es importante atender las políticas públicas. Voy a proponer un sistema no bancario con tasas muy bajas para comprar máquinas y herramientas, porque hay un problema de sobreendeudamiento”.

Gerardo Morales: “Hay que dar quórum y no impedir que el Gobierno tenga el acuerdo”

El presidente de la UCR ratificó el apoyo al entendimiento con el FMI porque “sino caemos en default”. Además, volvió a criticar a Máximo Kirchner por su renuncia como jefe del bloque del FdT.

El gobernador de la provincia de Jujuy y presidente de la UCR, Gerardo Morales, habló sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y ratificó la postura de votar a favor: “Hay que dar quórum y no impedir que el Gobierno tenga acuerdo porque sino caemos en default”. Además, volvió a lanzar duras críticas a Máximo Kirchner: “Cree que está tratando un trabajo práctico del centro de estudiantes de Ciencias Políticas”.

Con respecto a su postura sobre el acuerdo del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el referente radical en Juntos por el Cambio contó: “Estoy muy cerca de lo que dijo Elisa Carrió y la Coalición Cívica. Primero hay que dar quorum y no impedir que el gobierno tenga el acuerdo porque sino caemos en default”, en diálogo con Eduardo Feinmann por Radio Mitre.

“Máximo Kirchner cree que está tratando un trabajo práctico del centro de estudiantes de Ciencias Políticas. La Cámpora volvió a demostrar que es una fuerza política testimonial que no está a la altura de gobernar con la responsabilidad que implica”, criticó Morales.

También señaló que le pareció “muy mal” la toma de posición de Alberto Fernández en su gira por China, así como también “ir a hablar mal de Estados Unidos en Rusia”.

Por otro lado, al ser presentado por el conductor con la frase expresada por el exjuez Eugenio Zaffaroni sobre el mandatario provincial: “Es el estiércol de la política con sus cloacas más hediondas”, Morales retrucó: “Que Zaffaroni diga eso de mí es un orgullo. Lo peor del kirchnerismo, han sumergido al país en lo peor del país”.

A su vez, tras recordar el apoyo de Zaffaroni a Milagro Sala, el gobernador de Jujuy sostuvo: “Todos sabemos en Jujuy que Milagro Sala es una gran delincuente que le robó a los pobres”, e indicó: “En Jujuy hemos recuperado la paz, hemos reestablecido el orden democrático”.

Sobre el final, Morales ratificó su intención de ser candidato presidencial en las próximas elecciones: “Tengo muchas ganas de ser presidente de la Nación. Hay muchos candidatos dentro de Juntos por el Cambio”.

“Desde el Frente de Todos vamos a acompañar el acuerdo con el FMI”, afirmó Casaretto

El legislador entrerriano analizó el acuerdo con el Fondo y advirtió que “debe ser ley antes de marzo”. Por otro lado, se refirió a la renuncia de Máximo: “Es su decisión, pero no la comparto”.

El diputado nacional y secretario de la Comisión de Presupuesto y Hacienda Marcelo Casaretto (Frente de Todos – Entre Ríos) se refirió al principio de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y adelantó que el bloque lo va a acompañar. Además, opinó sobre la renuncia de Máximo Kirchner como jefe del espacio: “Es su decisión, pero no la comparto”, y remarcó: “Cada uno tiene que tener su responsabilidad”.

En declaraciones a Radio Nacional, el diputado oficialista sostuvo: “La Argentina tiene una deuda de 45 mil millones de dólares con el Fondo Monetario contraída por el gobierno de (Mauricio) Macri. En ese marco tenemos vencimientos de 19 mil millones de dólares este año y 20 mil millones el año que viene lo cual era imposible de pagar en las condiciones pactadas por eso hay que negociar con el FMI porque es una necesidad de la Argentina. Tenemos que respaldar al presidente y al ministro de Economía y aprobar ese acuerdo que es lo mejor que se pudo obtener tras dos años de negociación”.

“Juntos por el Cambio es un interbloque y son 10 bloques diferentes y en la mayoría de los casos han votado todos separados, la única vez que votaron todos juntos fue para rechazar el presupuesto 2022 una actitud totalmente irresponsable”, criticó y señaló: “Veo que hay distintas posiciones, algunos que plantean votar o no de acuerdo a lo que haga el oficialismo y otros que piensan en acompañar”.

En ese sentido, Casaretto aclaró: “Más allá de los matices, nosotros en el Frente de Todos vamos a acompañar el acuerdo con el FMI, habrá voces disidentes. Seguramente nos van apegar por derecha y por izquierda hacia dentro de nuestra coalición y de la principal oposición, pero tiene que ser ley antes del 21 de marzo”.

Consultado por la renuncia de Máximo, opinó: “Respeto la decisión, pero no la comparto. Cuando nosotros elegimos la responsabilidad de Alberto (Fernández) presidente de la Nación claramente él tiene las facultades para avanzar en un acuerdo. Cada uno tiene que tener su responsabilidad porque en el Congreso se vota por si o por no. Hay que denunciar que la deuda la tomó Macri, pero la seguimos teniendo. Había que hacer planteaos ante organismos internacionales, desde el punto de vista político podes decir lo que quieras, pero finalmente la deuda esta y hay un principio de acuerdo entre el Ejecutivo y el Fondo”, y ratificó: “Creo que, respetando los matices, el Frente de Todos tiene que respaldar el acuerdo. Nosotros no somos una fuerza testimonial, somos la coalición de Gobierno”.

“Nosotros tenemos que tener relaciones multilaterales con los Estados Unidos, con Rusia, con China, con otros países, pero tenemos que avanzar con seriedad y responsabilidad”, remarcó y cerró: “La argentina creció un 10,3% el año pasado, creció un 42% en sus exportaciones, son las terceras exportaciones récord en Argentina, tenemos que resolver los problemas de los argentinos para eso nos votaron”.

Por último, habló sobre las sesiones extraordinarias y la tardanza en que se lleven a cabo: “No es fácil, nosotros no tenemos quórum y será tarea del presidente de la Cámara tratar de generar una mayoría tendiente a obtener quórum para avanzar en estas leyes. Hay 18 temas, pero no significa que se traten todos capaz se debatan 1 o 2 o ninguno”.

Luis Juez sobre el encuentro entre Fernández y Putin: “Me dio mucha vergüenza”

El senador cordobés también apuntó contra Máximo Kirchner tras su renuncia como jefe del bloque y sostuvo: “Eligió preservar ideológicamente su espacio político en lugar de sostener la gobernabilidad”.

El senador nacional Luis Juez (Pro – Córdoba) volvió a cuestionar la renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque oficialista en la Cámara de Diputados, al sostener que el líder de La Cámpora “eligió preservar ideológicamente su espacio político en lugar de sostener la gobernabilidad”. También criticó al presidente de la Nación, Alberto Fernández, por discurso frente a su par ruso Vladimir Putin: “Me dio mucha vergüenza”.

Sobre el portazo del hijo de la vicepresidenta dentro de su propio bloque por estar en desacuerdo con las negociaciones del Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI), Juez consideró que “tiene una trascendencia increíble”, y explicó: “No estamos hablando de un diputado común y silvestre, estamos hablando del hijo de Néstor y Cristina Kirchner y el líder de La Cámpora”.

“Máximo eligió preservar ideológicamente su espacio político en lugar de sostener la gobernabilidad. El principal respaldo de un Gobierno es su propia fuerza política, y él le ha asestado una puñalada. No alcanza con que el presidente le interprete a Cristina que está en contra”, añadió en declaraciones al canal TN.

En ese sentido, el senador de Juntos por el Cambio abonó la idea de que “la renuncia no fue un hecho aislado e imprevisto, sino más bien una jugada del kirchnerismo duro y que contó con el aval de Cristina Fernández de Kirchner”, y sumó: “¿Creen que Máximo puede tomar una decisión de estas características en un momento tan complejo, conduciendo el espacio más complicado y radicalizado del Frente de Todos sin que Cristina lo sepa?”.

“No creo que esta decisión la haya tomado Máximo en soledad como un adolescente enojado al que se le rompió la Play y le pegó una patada al televisor”, remató.

Por otro lado, el legislador cordobés apuntó contra la polémica actitud del jefe de Estado en Rusia, especialmente frente a Putin, cuando criticó inesperadamente a Estados Unidos y al FMI: “Me dio mucha vergüenza. Hablaba como si estuviera en una unidad básica o en el Instituto Patria, tratando de conmover a Putin. Me pareció deleznable. Alguien debería asesorar a este hombre y decirle que no hace falta chuparle las medias”.

Morales apuntó contra Máximo K.: “Cree que estamos en el centro de estudiantes”

El gobernador jujeño aseguró que desde la oposición hay “unanimidad” en que “hay que hacer todo lo posible para evitar el default”.

El gobernador jujeño, Gerardo Morales, apuntó contra Máximo Kirchner al considerar que el diputado “cree que estamos en el centro de estudiantes”, en relación a su renuncia a la jefatura del bloque oficialista, decisión que calificó como “una actitud muy irresponsable”.

Sobre el tratamiento del acuerdo con el FMI en el Congreso, el presidente de la UCR señaló que “hay unanimidad en Juntos por el Cambio en que hay que hacer todo lo posible para evitar el default, y que el tema tiene que ser tratado en el Congreso”.

“Cuando el Gobierno anuncia el principio de entendimiento con el Fondo Monetario, hay un documento de Juntos por el Cambio que dice que es positivo este principio de entendimiento porque evita el default. Como oposición tenemos que tener una actitud responsable, en un escenario en donde es el Gobierno el que maneja la situación”, continuó.

En declaraciones radiales, Morales consideró que este “es un tema en el que hay que dar quórum, hay que debatir, hemos pedido el debate en el Congreso, al margen de las fracturas en el Frente de Todos”.

“Lo que es grave para el Gobierno es que hay una fractura estructural planteada por La Cámpora, que ha demostrado ser una fuerza política testimonial”, lanzó y expresó que “Máximo cree que estamos en los trabajos prácticos del centro de estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas. Estamos frente a la realidad, entonces me parece que hay una actitud muy irresponsable”.

En ese sentido, diferenció: “Juntos por el Cambio tiene que actuar al margen de esa situación. La actuación de Juntos por el Cambio tiene que ser independiente de las internas del Frente de Todos”.

Consultado sobre la coalición opositora, el gobernador norteño adelantó que el jueves de esta semana habrá “una reunión muy importante, que va a durar cinco horas, presencial, con la participación de todos los miembros de Juntos por el Cambio para debatir algunas cuestiones de funcionamiento interno porque por ahí parecemos cruzados, pero no tenemos esta fractura estructural que tiene el Frente de Todos como con el tema de la deuda con el Fondo Monetario”.

“Entonces nos tenemos que ordenar, empezar a establecer normas de procedimiento, y también empezar a hablar de agenda. Después del 18 tenemos una reunión con nuestros bloques, esa es una reunión del radicalismo, después haremos una reunión de Juntos por el Cambio. Este es un año para ordenar, para trabajar, terminar con un plan de gobierno, y donde ya los candidatos y las candidatas se van a ir insinuando. Va a ser un buen año de trabajo”, agregó.

Por otra parte, el dirigente radical se refirió al narcotráfico como “uno de los grandes capítulos que hay que abordar. Si seguimos como vamos, en pocos años vamos a estar como aquellos países en donde está involucrada la política, la justicia, las instituciones con el narcotráfico. Me parece que tenemos que abrazar esta causa, y este sí que tiene que ser un tema colectivo de todas las fuerzas políticas para definir una política pública nacional y realizar los compromisos y acciones para trabajar en este sentido”.

“Este tema tiene varias puntas: la Justicia, los jueces federales, las zonas de frontera, tecnología, fuerzas de seguridad articuladas, con políticas públicas directas, concretas. Y después está el tema de la lucha contra las adicciones: educación, deporte, centros de atención a las adicciones. Nosotros hemos inaugurado siete centros en la provincia con despliegue en todo el territorio. De lo que se ha hecho en nuestra gestión reivindico a Patricia Bullrich con todo lo que se ha hecho en las fronteras con controles, con tecnología, con control también de los precursores químicos. Hay que darle la derecha a Patricia Bullrich con lo que hizo en materia de seguridad en el país”, completó.

Rossi dijo entender la decisión de Máximo Kirchner

“Si uno no está convencido, o en disidencia, se encuentra muy debilitado a la hora de convencer a los propios”, reconoció el exdiputado nacional

Quien antecediera a Máximo Kirchner al frente del bloque hoy oficialista, Agustín Rossi, justificó la decisión de aquel de renunciar al cargo, aunque dijo que ello lo entristece por el “afecto personal” que siente por él.

Cercano al nuevo titular del bloque, Germán Martínez, sostuvo que lo primero que debe hacer es hablar con todos los diputados propios y plantearles la importancia de aprobar el acuerdo con el FMI.

 “El lugar del presidente del bloque es muy sensible: además de la tarea que debe hacer, tiene la responsabilidad de construir los consensos y las mayorías parlamentarias que el Gobierno necesita”, sostuvo el exministro de Defensa al analizar la renuncia de Máximo Kirchner. En ese sentido apuntó: “Si uno no está convencido, o está directamente en disidencia -como en este caso- de una decisión que tomó el Gobierno, se encuentra muy debilitado a la hora de convencer a sus propios diputados”.

En diálogo con el programa “Lado P”, Radio Rivadavia, reconoció que la decisión del hijo de los Kirchner “me entristece, porque tengo afecto personal”, considerando que “fue una decisión que lo liberó para poder decir lo que pensaba, sin tener la responsabilidad de decir lo que pensaba, y hay un nuevo presidente de bloque”.

Destacó Rossi la actitud del presidente Alberto Fernández de haber designado rápidamente a Germán Martínez, quien fue su colaborador cuando él era presidente del bloque, y señaló respecto de la tarea de su comprovinciano que “lo que siempre hace uno primero es trabajar con los propios; sentarse a hablar con cada uno de los diputados, escucharlos, plantearles la importancia de la iniciativa, y después hablarlo con el resto de los diputados para tratar de encontrar los consensos de un tema que la oposición necesariamente tiene que tener una actitud de madurez, porque estamos tratando de resolver un problema heredado del expresidente (Mauricio) Macri”.

En ese sentido Rossi recordó que él era presidente del bloque opositor cuando el gobierno anterior acordó el préstamo del FMI. “Pedimos una sesión especial” para tratar el tema, recordó, remarcando que “no conocimos absolutamente nada” del mismo. “Los opositores desconocían qué es lo que estaban firmando Macri, (Nicolás) Dujovne con el Fondo Monetario”.

En este marco, Agustín Rossi consideró que la oposición debería “acompañar el acuerdo”, demostrando “una actitud de madurez”, y cuestionó que “tomaron una decisión que generó un problema en el país; viene otro a apagar el incendio y me dice que no le gusta cómo lo estoy apagando… ¡Si incendiaste vos la casa! El que le dijiste al FMI que íbamos a tener excedente de 20 mil millones de dólares en 2022 fuiste vos”.

“No es un problema de no hacernos cargo”, enfatizó Rossi, que insistió en la necesidad de que los opositores colaboren, recordándoles que en 2018 “no vieron ni los títulos” de lo que se estaba acordando, y sin embargo “todos dijeron que sí”. Aclaró que no estaba diciendo que no se tuviera que debatir, “pero no te podés parar en un lugar que no tenés nada que ver”.

Así y todo admitió que hay sectores de la oposición que se muestran dispuestos a apoyar el entendimiento, lo cual dijo que “nos alienta y esperamos que se termine encontrando un nivel de acuerdo para que la oposición acompañe”.

Respecto del silencio de la vicepresidenta Cristina Kirchner, ironizó diciendo que “cuando habla porque habla, cuando se calla porque se calla”, y admitió que el propio presidente Alberto Fernández admitió que CFK tiene diferencias y matices.

Con todo, destacó que “la decisión que tomó el presidente y el ministro de Economía es la mejor; es el acuerdo posible, es razonable, heterodoxo, da 4 años y medio de gracia para empezar a pagar la deuda”.

“Guzmán tendría que haber venido al bloque a dar explicaciones”, cuestionó Moreau

La diputada oficialista aseguró que hay que trabajar en “una relación más fluida con el Poder Ejecutivo” y dijo entender la decisión de Máximo Kirchner, porque “no” se sintió “contenido”.

La diputada nacional Cecilia Moreau (FdT) sostuvo que el ministro de Economía, Martín Guzmán, “tendría que haber venido al bloque a dar explicaciones” sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, al tiempo que aseguró que es necesario trabajar desde la bancada oficialista en “una relación más fluida con el Poder Ejecutivo”.

“Siento que Martín Guzmán no tuvo el tiempo o la dedicación que tendría que haber tenido para conversar con el bloque, y me hubiera gustado que eso ocurra para que todos podamos despejar las dudas que tenemos”, sostuvo este viernes la legisladora massista.

En ese sentido, señaló que “en el Congreso es donde mejor funciona el Frente de Todos, no solo con la relación entre Sergio (Massa) y Máximo (Kirchner), sino que la conducción política que ejercen hace que nosotros podamos ordenarnos”.

Sobre la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque, la bonaerense opinó: “A Máximo lo entiendo porque a nadie le puede sorprender lo que planteó, porque no lo planteó el viernes. En el debate interno lo venía planteando hace muchísimo tiempo, no es que un día se levantó y escribió esa carta”.

“Si vos hacés un planteo y no te sentís contenido, cuando sos parte central del espacio político, la verdad es que lo entiendo”, agregó.

Consultada en radio Futurock sobre su decisión de poner a disposición su renuncia como vicepresidenta, Moreau explicó que “una vez que fue designado el nuevo presidente del bloque me pareció que lo prudente, lo correcto y lo que debía hacer era presentar la renuncia, así como también lo hizo mi compañera Paula Penacca (secretaria parlamentaria del bloque), para que Germán (Martínez) pueda diseñar una nueva conducción”.

No obstante, anticipó que “la semana que viene se va a estar definiendo un armado de mesa que tenga una integración regional y tenga mayores actores” y “si los compañeros quieren que me quede, me quedaré”, afirmó.

Respecto a la votación del acuerdo del FMI, la diputada estimó que “cada uno va a hacer lo que le parezca en el bloque del Frente de Todos”. Y ante la pregunta de qué va a hacer La Cámpora, aclaró que no sabía qué haría como organización: “Sí sé que tenemos compañeros que están a favor del acuerdo sin condicionamientos y otros que tienen diferencias, y otros tenemos preocupaciones”, expresó.

“Somos un espacio político heterogéneo, con un debate profundo siempre y está muy bueno que así sea”, continuó y valoró que “el gesto de Máximo habla de su honestidad política y de su compromiso político”. “Máximo fue claro: él no va a obstruir ni influir sobre la decisión de nadie”, completó.

“Sería poco lógico que tengamos una mirada uniforme sobre el acuerdo de la Argentina con el FMI”, opinó Martínez

El nuevo jefe del bloque del Frente de Todos en Diputados adelantó: “Queremos diseñar una Mesa que nos permita tener la integridad del bloque”. También ratificó: “No vengo a reemplazar a Máximo, vengo a aportar mi mirada y mis convicciones”.

El flamante presidente del bloque del Frente de Todos en Diputados, Germán Martínez, reiteró sus dichos expresados en la semana respecto a su antecesor, Máximo Kirchner: “No vengo a reemplazarlo”. Además, afirmó que tuvo “una muy buena reunión” con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y adelantó algunas propuestas que tiene en relación al bloque oficialista.

En declaraciones a Diputados TV, Martínez manifestó: “Después de que el presidente me pidió que reemplace a Máximo me tracé una serie de tareas, soy muy esquemático en eso y trato de armarme mi propio plan. En mi cabeza me armaba una reunión extensa con Máximo para poder charlar mucho más de lo que habíamos intercambiado el día anterior, después charlar con el presidente de la Cámara baja sobre los temas parlamentarios, hablar con la mayor cantidad de diputados de mi bloque en las primeras horas y allí ir trabajando con los demás”.

Respecto a la reunión con su antecesor, ratificó sus dichos: “Le dije que no vengo a reemplazarlo porque Máximo es absolutamente irremplazable en nuestro bloque. Además de eso vengo a aportar mi mirada y mis convicciones en esta etapa que sabemos que no arranco de cero y seguro vendrán otros compañeros para sostener esta tarea”. También contó que se reunió con el titular de la Cámara baja y destacó que “fue una muy buena reunión”.

“También estoy con los diputados de las provincias, que no vinieron en la semana, llamándolos por teléfono. Creo que recién voy a terminar el sábado. Charlando con los que están afuera y tratando de charlar con los que están acá que vinieron a su despacho que podamos conversar”, expresó y precisó: “Me propuse dialogar uno por uno con todos los compañeros del bloque y conversar lo máximo que se pueda”.

En tanto remarcó: “Soy absolutamente consiente de mis fortalezas y mis debilidades de los aspectos a favor y de lo que me falta. En esta etapa es muy importante eso y por eso necesito charlar con todos para que me den el registro completo de un bloque tan amplio y diverso porque no soy Máximo y no tengo la experiencia en la gestión que él tenía, no tengo la mirada profunda de él en un montón de temas y tengo que ir formando ese criterio”.

“No es tan fácil armar este tipo de espacios, no es repartir figuritas, sino que se trata de conseguir y diseñar una Mesa que podrá tener su carácter flexible porque no tiene que ser esquemática, que nos permita tener el mejor termómetro de la integridad del bloque, eso es lo que yo quiero conformar despacio”, aseguró el diputado santafesino y señaló: “Ni bien arrancamos con esto en 2019 nos agarró la pandemia nos impidió una metodología que nos permita tener un ida y vuelta más permanente con los compañeros del bloque, entre ellos los presidentes de las comisiones”.

También adelantó: “Me gustaría poder, no creo que pueda hacer todo junto porque son 45 comisiones permanente, armar dispositivos temáticos entre representantes de varias comisiones que nos permita tener un pulso muy fino no solo de los temas que se ponen en la agenda parlamentaria circunstancialmente sino el análisis político y económico que el bloque realiza sobre esos temas”.

Por otro lado, el jefe del bloque del FdT en la Cámara baja agregó: “Me parece que nuestro bloque tiene que disputar mucho más la comunicación entre los compañeros del propio bloque y los demás porque hay cosas que se hacen y nosotros no nos enteramos o no nos llega la información”.

“Necesitamos tener una presencia más permanente. A veces le pedimos a un compañero que se ocupe de un tema específico y lo encapsulamos en ese lugar cuando tenemos un montón de compañeros que tienen una gran formación y tranquilamente pueden asumir la capacidad y la tarea de la comunicación en diversidad de temas”, señaló Martínez.

Respecto a la oposición, afirmó que “hubo poquitas charlas” y añadió que “los primeros contactos que tuve fueron con varios de ellos con mucha generosidad y hablándome del cambio y expresándome su predisposición al trabajo conjunto. Pero creo que la semana que viene seguramente con el presidente vamos a tener una reunión más extensa porque tenemos temas para debatir de forma inmediata las sesiones extraordinarias y la conformación de las comisiones”.

En relación a las posturas dentro del espacio sobre el acuerdo con el FMI, manifestó: “Me encuentro con un bloque que le dio al Gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner la totalidad de las iniciativas que requería el parlamentario, lo dijo el presidente”, y describió: “Me encuentro con un bloque de compañeros muy bien formados, participativos, con muchas ganas de trabajar, con gran capacidad de poder dialogar y trabajar en conjunto en función de los objetivos”.

“La noticia de la renuncia de Máximo nos sacudió porque es una referencia muy importante nuestra”, señaló y cerró retomando el tema anterior sobre el acuerdo: “Tenemos un bloque gigante con distintas expresiones y realizadas de distritos territorios, es el único bloque con representatividad territorial plena de todas las provincias argentinas y con trayectorias distintas, sería poco lógico que tengamos una mirada uniforme sobre el acuerdo de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional”.

Por último, sobre el anuncio de la renuncia de la vicepresidenta del bloque, Cecilia Moreau, sostuvo: “Espero que me sigan acompañando”.

“La renuncia de Máximo K. es una maniobra de contención ante el descontento popular por el pacto colonial”

Así lo expresó la diputada del Frente de Izquierda Romina Del Plá, quien además llamó a “romper con el FMI”.

La diputada nacional Romina Del Plá (FIT-PO) se refirió a la renuncia de Máximo Kirchner como presidente del bloque oficialista en la Cámara de Diputados y consideró que “es una maniobra para contener el descontento que existe dentro del propio Frente de Todos, ya que no rompen con el Gobierno ni llaman a rechazar el acuerdo con el FMI”.

Además, cargó contra los legisladores del FdT al sostener que “se dedicaron a legitimar toda la deuda fraudulenta, y acompañaron el canje de la deuda privada”.

“Las y los trabajadores tenemos que repudiar la deuda usuraria que somete y condiciona la vida de toda la población y sobre todo a los sectores populares”, expresó la legisladora.

En ese sentido, Del Plá afirmó que “hay que romper con el FMI, nacionalizar bajo control obrero la banca y el comercio exterior y aplicar un impuesto progresivo y permanente al gran capital”.

“Esa es la impronta de la movilización del 8 de febrero que desde el Partido Obrero y el FIT-U, junto con organizaciones sociales y sindicales, convocamos a movilizar masivamente a Plaza de Mayo contra este acuerdo colonial”, adelantó.

Germán Martínez y Máximo Kirchner mantuvieron una reunión

El nuevo jefe del bloque en Diputados del FdT le manifestó al legislador su “orgullo de seguir trabajando de manera conjunta”.

El flamante jefe del bloque del Frente de Todos en Diputados Germán Martínez se reunió este miércoles con el diputado nacional Máximo Kirchner, quien renunció a la presidencia del espacio en la Cámara baja este lunes. En la misma, Martínez le expresó a su antecesor que “no vengo a reemplazar a nadie”.

El nuevo jefe del FdT en la Cámara de Diputados aseguró: “No vengo a reemplazar a nadie, sino a continuar con la tarea iniciada en 2019”. Asimismo, en la reunión le manifestó a Kirchner el “orgullo de seguir trabajando de manera conjunta en el Frente de Todos”.

“Vengo a aportar en este momento, seguiremos trabajando juntos. Nos unen convicciones, un camino recorrido y por recorrer”, concluyó el presidente del bloque.

Para Ávila la renuncia de Máximo fue “atentar contra la gobernabilidad”

La senadora de JxC consideró que si de verdad tienen diferencias con el presidente que “presenten la renuncia al cargo”.

La senadora nacional de Juntos por el Cambio Beatriz Ávila se refirió a la renuncia de Máximo Kirchner como presidente del bloque de Frente para Todos en el Congreso, y sostuvo que “insulta la inteligencia de los argentinos”. 

“Si de verdad tienen diferencias con el presidente presenten la renuncia al cargo, pero este intento por lavarse las manos es otro atropello que tenemos que soportar en medio de una de las crisis económicas y de liderazgo más duras del país, a lo que además se suma una pandemia”, sentenció la legisladora tucumana. 

En este sentido, Ávila remarcó que “en democracia la dimisión es una herramienta válida, pero lo que no es válido es atentar contra la gobernabilidad”, y que el kirchnerismo “ya es un experto… ya hicieron temblar a este gobierno hace unos meses porque no asumieron su parte de culpa tras la derrota en las Paso y en las generales de noviembre. Ahora aprietan nuevamente a Fernández, su propio socio político, pero eso sí: a las cajas del Estado no las sueltan, la Cámpora continúa atesorando la conducción del Pami y de la Anses”. 

Cornejo: “Cristina tiene que hacerse cargo de su responsabilidad, no puede hacerse la distraída”

El senador nacional se refirió a la interna del Frente de Todos por el acuerdo con el FMI y cuestionó la actitud de la vicepresidenta: “Debe decir que va a apoyar a Alberto Fernández”.

El jefe del interbloque de JxC en el Senado y expresidente de la Unión Cívica Radical Alfredo Cornejo (Mendoza) habló sobre las disputas internas en el oficialismo respecto al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que se profundizó aún más tras la dimisión del diputado Máximo Kirchner a la jefatura del bloque. En ese sentido, apuntó contra Cristina Fernández de Kirchner a quien le reclamó que “asuma su responsabilidad porque ella es la jefa del FdT”.

En una entrevista en El Cronista, el senador mendocino opinó: “En el FdT anidan dos posiciones diametralmente distintas, no hay coincidencias básicas, no hay un programa común, y están muy orientados en tratar de ser oficialismo y oposición a la misma vez. Tratan de explotar esas chances, tomar todo el espacio del debate público, los que piensan a favor de un acuerdo y los contrarios a un acuerdo con el Fondo. A veces lo hacen inconscientemente. No lo pueden evitar, es más fuerte que ellos”.

Respecto a la postura que tomará la oposición sobre el acuerdo con el FMI aseguró: “Ellos se obligaron en una legislación a hacerlo. Técnicamente no era necesario, solo en cuanto a la obligación a aprobar el financiamiento, pero ninguna oposición niega el financiamiento. Habría que ver qué están pensando sobre eso ahora. Hasta ese momento no creo que tengamos que apurarnos a tener definiciones”.

“Creo que hay tanta predisposición al relato, a la interpretación mística de la Argentina, que me parece que eso que es lo que los fuerza a tomar salidas como la que expresó (Máximo Kirchner). Ellos son héroes y todos los demás villanos, todos nosotros somos villanos”, cuestionó Cornejo y apuntó: “Entonces la negociación de (Martín) Guzmán, que sería normal en todas partes del mundo, ellos la estigmatizaron. Ellos interpretan que los males de la Argentina se deben a los únicos cuatro años que no gobernaron, cuando ellos gobernaron 14 de los últimos 18. Y todos los fracasos de la Argentina fueron esos cuatro años. No solo no es justo, sino que tampoco es cierto. No sirve para interpretar la realidad de la Argentina”.

En ese sentido, señaló al presidente de la Nación, Alberto Fernández como “responsable” porque “asumió un compromiso, pero también creo que Cristina tiene que hacerse cargo de su responsabilidad. Ella es la jefa del FdT entonces no puede hacerse la distraída, no decir qué es lo que piensa”.

Si ella quisiera colaborar con el país debería decir que vamos a apoyar a Alberto, vamos a acompañar los compromisos que tomó y no lo dice. Ella es la gran responsable del FdT y de la candidatura de Alberto Fernández, pero él tampoco es inocente. El aceptó a sabiendas de que ella se iba a reservar poder”, criticó el senador radical.

Por otro lado, sobre la actuación de La Cámpora, aseguró que “en Mendoza conducen el Partido Justicialista y lo llevan a la confrontación con el Gobierno provincial todo el tiempo. No aprueban el presupuesto, ni siquiera la designación del director general de escuelas, un cargo que requiere la aprobación del Senado. No hay Gobierno que haya rechazado ese puesto y ellos votaron en contra”-

En ese sentido, sostuvo que “la mejor contribución es mantenernos unidos y conformar un plan de gobierno con vistas al 2023, pero no veo ninguna chance de torcer el rumbo del Gobierno. No tienen vocación de escuchar a los distintos, tratan siempre de responsabilizar a la oposición de los problemas”.

Máximo Kirchner, entre los principios y la responsabilidad

Por Máximo Luppino. El dirigente peronista analiza la coyuntura tras el sismo político que significó la renuncia de Máximo a la presidencia del bloque oficialista en la Cámara baja.

El paso al costado de Máximo Kirchner abandonando la presidencia del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, ofició como un profundo shock político para el presidente de la Nación y para la coalición gobernante.   

Lo de Máximo fue sin dudas una medida equilibrada, dentro de la lógica perturbación dirigencial que produce por el cargo de alta importancia que desarrollaba y por ser el hijo de Cristina Fernández. Pero debemos observar con suma atención que Máximo no abandona el bloque del Frente de Todos. Tampoco renuncia a la presidencia del Partido Justicialista. Más aún, sus más allegados personajes políticos no abandonan sus funciones en el gobierno Nacional. Lo cual habla a las claras de que Máximo Kirchner “no para el tablero”, más bien es una profunda señal de sus principios morales y de sus profundas convicciones.   

Máximo Kirchner continúa apostando al mantenimiento y profundización de la alianza gobernante. Claro que es una dura señal de disconformidad con temas de conducción política. Alberto Fernández deberá ocuparse sin demoras de afianzar la relación con el hasta hace muy poco presidente de bloque y con el importante sector que Máximo lidera.   

Nuestra generación se educó en el concepto de que, políticamente hablando, luego de la idea de “dictadura” la gran “segunda mala palabra” es Fondo Monetario Internacional. Es el brazo económico que aceita los grilletes opresores de los imperios sobre los pueblos.   

El imperdonable proceder de Mauricio Macri contrayendo una deuda delirante de 45.000 millones de dólares sin más objetivo que lograr su reelección presidencial, hecho funesto reconocido por el mismísimo FMI, que financió lo que por claro estatuto interno se encuentra definidamente vedado, acarreó el atroz endeudamiento. Deuda impagable con la cual ni se construyó una modesta sala de primeros auxilios para la el pueblo argentino, ni un metro de asfalto, ni ninguna línea de créditos para empresas nacionales. Nada en beneficio de nuestra población. Dicho con absoluta claridad: lo de Macri fue un latrocinio majestuoso que perdurará en los libros de historia, una verdadera traición al pueblo de la Nación. Se debería estudiar y proceder judicialmente al respecto.   

Gobernar implica actuar con responsabilidad suprema. Por infortunado que sea el “acuerdo” con el FMI, apoyamos sin dudas el convenio alcanzado por Alberto Fernández con el organismo internacional usurero por excelencia. No existía ninguna otra salida responsable que la de refinanciar la deuda contraída por los “chicos del Newman”…    

Basta recordar cuando nuestra nave insignia, el glorioso Buque escuela La Fragata Libertad, fue retenida en puerto extranjero, o cuando comenzaban a faltar medicamentos vitales para nuestros enfermos, como la insulina o remedios para el corazón, además del boicot que comenzaban a sufrir nuestras exportaciones.   

No acordar hubiera sido desatar un irresponsable infierno fronteras adentro de nuestra patria. Por esto felicitamos al equipo económico nacional y a nuestro presidente por la gran determinación concretada, a pesar de internas críticas de personas muy allegadas al corazón de Alberto.   

La actitud de Máximo Kirchner, de la vicepresidenta Cristina y la de Alberto de mantener estos niveles de profunda tolerancia y diálogo fortifica rotundamente al frente de gobierno. 

Cuando se gobierna se opta por lo posible y no por las aventuras adolescentes de arrojarle piedras a un blindado.   

Máximo Kirchner no dinamitó la alianza de gobierno, más bien la fortificó, ya que muchos que aborrecen el acuerdo con el FMI se sienten representados e interpretados por el ya ex presidente del bloque. Nos gustaría que más temprano que tarde Máximo retorne a ocupar altas responsabilidades en el gobierno, ya que mostró mesura y equilibrio en medio de una posible crisis.   

Si las crisis son aprovechadas encierran mil lecciones de aprendizaje y maduración política. Ojalá sepamos aprovechar esta gran oportunidad de exhibir responsabilidad ante el pueblo de la Nación. 

Cuáles son los diputados que responden a Máximo K. y podrían oponerse al acuerdo con el FMI

Se trata de 16 legisladores que, con la renuncia del líder de La Cámpora a la jefatura del bloque, se sentirían más libres para votar en contra. Además, hay otro grupo de oficialistas que también lo rechazan.

maximo kirchner

La salida de Máximo Kirchner de la jefatura del bloque Frente de Todos en la Cámara de Diputados generó un nuevo terremoto en la coalición de gobierno. Si bien desde el entorno del líder de La Cámpora se ratificó que no habrá rupturas, lo cierto es que ante la renuncia de esa figura a un cargo central, el sector de legisladores que responden al hijo de la vicepresidenta cuenta ahora con mayor empoderamiento para rechazar el acuerdo entre el gobierno de Alberto Fernández y el Fondo Monetario Internacional.

Desde hace ya tiempo, en medio de las negociaciones encabezadas por el ministro de Economía, Martín Guzmán, los referentes del kirchnerismo demostraron su disconformidad a tener que saldar la deuda millonaria de 44 mil millones de dólares contraída por el expresidente Mauricio Macri. Las críticas recurrentes y también los silencios hacían vislumbrar que una votación unificada por parte de la bancada oficialista en la Cámara baja, conformada por 118 diputados, asomaba casi imposible.

Con la dimisión de Máximo y su comunicado claro, rotundo y duro no quedan dudas que quienes tenían ganas de votar en contra del acuerdo una vez que llegue al recinto, podrán hacerlo. Por supuesto restará ver cómo se va a dar el debate y las posturas que se adoptarán. Las abstenciones o ausencias también son una posibilidad.

El trabajo titánico quedó ahora en manos del flamante jefe del bloque, el santafesino Germán Martínez, quien ya avisó que buscará persuadir a la mayor cantidad de sus compañeros para respaldar el acuerdo al que arribó el presidente Alberto Fernández.

No será tarea fácil, por supuesto, dado que en la bancada del Frente de Todos conviven sectores de los más variados: camporistas, peronistas clásicos, albertistas, massistas, legisladores que responden a gobernadores o intendentes, aquellos que provienen de organizaciones sociales y los de extracción sindical.

A partir de la decisión de Máximo Kirchner se abre la posibilidad que él y sus alfiles funcionen como una isla dentro del bloque, diferenciándose de aquellas decisiones del presidente en las que no coincidan, y con la mira puesta en 2023. Y decimos como una isla dado que el oficialismo, pese a su enorme heterogeneidad, no tiene figura de interbloque con otras bancadas dentro, como sí sucede con Juntos por el Cambio.

Dentro de los diputados que respaldan al líder de La Cámpora se encuentran los bonaerenses Constanza Alonso, Rogelio Iparraguirre, Florencia Lampreabe, Rodolfo Tailhade y Lucio Yapor. También está en la lista la porteña Paula Penacca, secretaria parlamentaria del bloque que podría dejar ese puesto en medio de la reacomodamiento de la conducción de la bancada.

La lista de legisladores camporistas continúa con la chaqueña Lucila Masin; los chubutenses Santiago Igon y Eugenia Alianello; la cordobesa Gabriela Estévez; el entrerriano Tomás Ledesma; la jujeña Leila Chaher; la misionera Cristina Britez; los santafesinos Marcos Cleri y Magalí Mastaler; y la tucumana Mabel Carrizo.

Pero además de la tropa de Máximo, hay diputados oficialistas de espacios aliados que también están en contra del entendimiento con el FMI. Así lo manifestaron por ejemplo el bonaerense Juan Carlos Alderete y la salteña Verónica Caliva, de la Corriente Clasista y Combativa, quienes mediante un comunicado expresaron que “no hay acuerdos buenos con el FMI” y advirtieron que el acuerdo anunciado “condiciona a la Argentina y lo pagará con el sufrimiento del pueblo”.

Otro grupo renuente a votar a favor es el de los diputados Federico Fagioli, Natalia Zaracho e Itaí Hagman, del Frente Patria Grande, cuyo referente es el dirigente Juan Grabois. Conocida la renuncia de Máximo, los legisladores emitieron un comunicado en el que manifestaron: “Compartimos sus observaciones críticas y preocupación sobre el entendimiento alcanzado con el FMI, que hacemos nuestras”.

A todo ese número de diputados, que suman 22 -incluido MK-, habrá que tener el ojo puesto sobre el movimiento de algunos kirchneristas duros como Leopoldo Moreau, quien ya pidió poder sumar cambios antes de la firma del memorándum, Daniel Gollan o María Rosa Martínez, por ejemplo. También alineado a las posiciones más duras siempre aparece el secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky.

Espert tildó a Máximo y Cristina Kirchner de “chiflados”

Para el diputado liberal hay que firmar un acuerdo con el FMI que “beneficie al país”. También reclamó por una reforma laboral y ajuste de tarifas.

jose luis espert entrevista tn

Muy crítico del oficialismo, el diputado José Luis Espert (Avanza Libertad) apuntó contra referentes kirchneristas y los criticó por no querer un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Puntualmente, el economista liberal señaló a Máximo Kirchner, quien renunció a la jefatura del bloque del Frente de Todos, y a la vicepresidenta Cristina Kirchner, a quienes tildó de “chiflados”.

“El kirchnerismo duro, y esto lo incluye a Máximo Kirchner, no quiere un acuerdo con el Fondo porque están todos chiflados. Máximo, la mamá, están todos chiflados. Es para meterles un chaleco y al Open Door, directo”, lanzó.

Durante una entrevista en el canal TN, el legislador bonaerense sostuvo: “Una cosa es decir queremos un acuerdo con el Fondo y otra es no quererlo, que es decir que querés cagar a los países que te prestaron cuando te estabas prendiendo fuego en 2018”.

Al considerar que “las deudas se pagan”, Espert se manifestó a favor de un acuerdo que “beneficie al país”, pero no al “mamarracho que firmó (Martín) Guzmán“. Sin embargo, remarcó que “no sabemos qué se firmó porque solo tenemos una conferencia de prensa”.

En otro tramo, el liberal lamentó que “cuando tenemos problemas con la deuda vamos a los brazos de fascistas como Rusia y China, como va el kirchnerismo ahora”, en referencia al viaje del presidente Alberto Fernández a esos países.

“En Argentina hay que cambiar todo, porque no funciona nada”, expresó y reclamó que es “necesaria una reforma laboral” para “el bien de la gente de laburo”, al tiempo que “no hay duda que hay que ajustar tarifas”.

En esa línea, añadió: “Que el Gobierno y el Fondo Monetario nos hagan creer a los argentinos que el problema son las tarifas de los servicios públicos subsidiadas, nos están agarrando de boludos”.

Larreta dijo que la renuncia de Máximo genera “incertidumbre” y “no ayuda”

El jefe de Gobierno porteño opinó sobre la dimisión del líder de La Cámpora e insistió con que Argentina “no tiene rumbo” porque no hay un plan económico.

horacio rodriguez larreta rechazo presupuesto 2022

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se refirió a la renuncia de Máximo Kirchner como jefe del bloque oficialista en Diputados y consideró que es un hecho que genera “incertidumbre” y “en este momento tan crítico de la Argentina no ayuda para nada”.

“Justo cuando necesitamos tener una visión de largo plazo, un plan, situaciones como esta generan más confusión, es inoportuno, no ayuda”, aseguró, y reclamó que “Argentina necesita un plan de largo plazo, cómo aumentar y generar empleo, cómo se invierte, cómo aumentar las exportaciones. Con situaciones como esta vamos para atrás”.

Durante una conferencia de prensa, en el marco de los avances de obra en el futuro Paseo Gigena, el dirigente del Pro señaló que “los problemas internos de ellos es un tema del oficialismo, que tiene y muchos problemas”.

Pero “para el país es muy grave que se muestren diferencias, contradicciones, idas y vueltas en algo tan crítico como es la relación y el acuerdo con el Fondo Monetario”, resaltó.

“Acá el tema no es el acuerdo con el Fondo, el tema es tener un plan económico donde ese acuerdo se enmarque. Un plan que nos diga cómo vamos a crecer”, insistió.

Y completó que “el problema de Argentina no es la renuncia de un jefe de bloque. El problema es que no tenemos un rumbo, no tenemos un plan claro que nos diga cómo crecer y generar trabajo”.

El nuevo presidente del bloque descartó que el Congreso vaya a modificar el acuerdo con el FMI

Germán Martínez aclaró sobre ese tema que el Parlamento “se deberá expedir por sí o por no”. Elogió a Máximo Kirchner y aseguró que “es irremplazable”.

El flamante titular del bloque oficialista de la Cámara de Diputados, Germán Martínez, elogió este martes a Máximo Kirchner, al que le toca suceder y contó que el presidente Alberto Fernández le pidió trabajar “por la unidad”.

Respecto del acuerdo con el FMI y su tratamiento en el Congreso, salió al cruce de expresiones escuchadas por la mañana respecto de eventuales cambios en el texto que puedan llegar a hacer los legisladores.

En primer lugar, el legislador santafesino le agradeció al presidente “la confianza” de haberlo convocado. “Nos iremos conociendo, no creo que arranque ninguna nueva etapa; vengo a caminar sobre los pasos ya trazados por Máximo. Ni siquiera vengo a reemplazar a nadie, porque sinceramente creo desde lo político que Máximo es irreemplazable”.

En diálogo con la prensa que lo esperaba en Casa de Gobierno tras ser recibido por el presidente, Germán Martínez se deshizo en elogios hacia su antecesor, como cuando señaló que aprende de Máximo Kirchner en las sesiones. “Independientemente de este desenlace en términos de responsabilidades, seguiré teniendo ese mismo respeto. Es un compañero que está llamado a ser protagonista de la política”.

¿Qué le pidió el presidente? Que trabaje mucho por la unidad el bloque Frente de Todos: “Que hable con todos y cada uno de los compañeros y las compañeras, en primer lugar del bloque; segundo, de los bloques aliados, y también empezar a establecer vínculos con los bloques opositores. Y me pidió que dedique 100% de mi tiempo a esta tarea”, enfatizó.

“Yo voy a defender cada una de las políticas del Gobierno Nacional; voy a trabajar para eso, creo que es un rol importante, muy pero muy complejo de llevar para adelante, y voy a trabajar para eso. Tengo algunas guías importantes”, detalló.

Consultado por la renuncia de Cecilia Moreau a la vicepresidencia del bloque, dijo esperar “que nos siga acompañando. Hablaré con ella, es un baluarte en el bloque. Realmente quiero que cada uno de los compañeros y las compañeras que han venido llevando adelante la tarea con Máximo me puedan seguir acompañando”.

Contó además que había estado en comunicación con Máximo Kirchner. “Seguramente me debe una charla más fuerte, ahora ya sobre los hechos”.

Consultado respecto de eventuales modificaciones a la carta de intención con el FMI cuando llegue al recinto. Germán Martínez salió al cruce de “algunas cosas que se dijeron hoy”. Aclaró que “estamos hablando de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que cuando llegue al Congreso, el Congreso se deberá expedir, por sí o por no”.

“Quien realiza los acuerdos en nombre del Estado argentino con el FMI es la cabeza del Poder Ejecutivo, el presidente de la Nación y también la tarea que realiza nuestro ministro de Economía Martín Guzmán”, precisó.

Puntualmente respecto del acuerdo anunciado el viernes pasado, el flamante jefe del bloque señaló que “a mí me parece que elcamino de solución propuesto por el presidente de la Nación fue positivo, raro, heterodoxo por parte del Fondo Monetario Internacional. Hay elementos en ese acuerdo anunciado que no aparecen en otros casos del Fondo Monetario Internacional, me parece que nos abre una ventana de tiempo, un tiempo de gracia para no pagar, que va a ser fundamental para consolidar la recuperación de la economía argentina. Y nosotros queremos avanzar en lo que siempre dijimos: queremos crecer y pagar en función de ese crecimiento. Por eso es importante lo que siempre nos decía Néstor: los muertos no pagan sus deudas, y si quieren que paguemos, que nos dejen crecer. Me parece que el presidente de la Nación tiene muy claro esto”.

¿Peligra la aprobación del acuerdo en el Congreso?, le preguntaron, a lo que contestó: “Yo voy a trabajar para que no, no siento que peligre, vamos a tener que trabajar vamos a tener que conversar mucho, argumentar”.

Germán Martínez es el elegido para suceder a Máximo Kirchner

Se trata de un hombre cercano a Agustín Rossi, quien precisamente fue el jefe de bancada que le dejó su lugar al hijo de la vicepresidenta.

Tal cual había anticipado el presidente Alberto Fernández en su entrevista con C5N de la noche del lunes, se ha definido relativamente rápido el reemplazo de Máximo Kirchner al frente de la bancada oficialista. Y el elegido es el santafesino Germán Martínez, quien es diputado desde 2019 y era vicepresidente hasta el año pasado de la Comisión de Defensa. Su nombre fue adelantado este martes por parlamentario.com entre los nombres que sonaban para la sucesión.

Hombre cercano a Agustín Rossi, exministro de Defensa y quien antecedía a Máximo Kirchner al frente del bloque que por entonces se denominaba Frente para la Victoria. Precisamente Martínez fue jefe de asesores del “Chivo” Rossi durante su gestión al frente de la bancada FpV.

Quien puso también a disposición su renuncia al cargo de vicepresidenta del bloque es Cecilia Moreau, del Frente Renovador y por lo tanto cercana a Sergio Massa. Así lo anunció la diputada bonaerense a través de su cuenta de Twitter: “En esta nueva etapa que comienza en el bloque de diputados del Frente de Todos, decidí poner a disposición de mis colegas diputadas y diputados mi renuncia a la Vicepresidencia del bloque, con la que oportunamente me honraran”.

“Reafirmo mi compromiso militante de seguir trabajando por la unidad del campo popular que nos permita seguir brindándole a la sociedad una alternativa al modelo que nos antecedió en la gestión”, agregó la legisladora que concluyó agradeciéndole a “todos y cada uno de mis compañeras y compañeros del bloque, a Máximo y a  Sergio Massa siempre, por la confianza depositada”.

Para resolver la situación el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa estuvo bien temprano este martes en Olivos. Llegó alrededor de las 10 y recién se retiró cerca de las 15. En diálogo con la prensa al salir de la residencia, Massa aclaró que “el nombre lo decide el presidente” de la Nación y que habían estado trabajando en torno a “distintos nombres, distintas alternativas”, con el fin de que el bloque pueda seguir “funcionando de manera ordenada, siga cohesionado, para que el trabajo de unidad que viene llevando adelante el bloque se siga sosteniendo de la misma manera”.

“Máximo hizo un enorme trabajo y además tiene una personalidad y un liderazgo político ganado”, resaltó Massa, expresando que el que tenga que llevar adelante de aquí en más la tarea de encabezar el nombre “lo tiene que hacer entendiendo que tiene que buscar la cohesión en el Frente de Todos y de ahora en más seguir adelante con el trabajo político y parlamentario que tiene por delante el Gobierno”.

“No hay riesgo de fractura”, remarcó el presidente de la Cámara, recordando que en su carta Máximo Kirchner planteaba “la unificación del bloque más allá de los matices que pueda haber en un tema u otro”.

El presidente de la Cámara de Diputados fue abordado por la prensa tras permanecer toda la mañana en Olivos.

La confirmación

Se descuenta que cuando Sergio Massa dialogó con la prensa desde el auto al salir de la residencia presidencial, el nombre del sucesor de Kirchner estaba elegido. Pero faltaba atar algunos cabos y por eso el presidente de la Cámara baja ingresó al caer la tarde a la Casa Rosada y minutos después lo hizo también el diputado nacional elegido para la sucesión.

Allí lo recibió el presidente de la Nación, que pasadas las 20 lo confirmó en su cuenta de Twitter: “Hoy recibí a Germán Martínez, el nuevo presidente del bloque del Frente de Todos. Su compromiso y trayectoria son muy valiosas para profundizar los consensos y trabajar por leyes que mejoren la vida de las argentinas y argentinos”.

Y concluyó Alberto Fernández con un mensaje contemporizador: “Le he pedido que profundice el enorme trabajo que hizo Máximo. Trabajo por el que estoy muy agradecido y que sé que va a continuar”.

Julio Cobos: “La renuncia de Máximo expresa el silencio de Cristina”

El diputado nacional se refirió a la dimisión del legislador oficialista y aseguró que: “Mina la autoridad presidencial”. Acerca del pre acuerdo con el FMI sostuvo que “hay ciertas cosas con las que hay que cumplir”.

Máximo Kirchner está en boca de todos luego de su inminente renuncia como presidente del bloque de Diputados del FdT por “no compartir la estrategia utilizada y los resultados obtenidos en la negociación con el FMI”. Respecto a eso, el vicepresidente tercero de la Cámara baja y exsenador nacional Julio Cobos (UCR – Mendoza) afirmó que “la renuncia de Máximo expresa el silencio de Cristina (Kirchner)”.

En diálogo en Radio Rivadavia, Cobos expresó: “Máximo Kirchner es una figura de peso igual que su madre ostentan el poder real político. Hay un poder institucional que ejerce el presidente de la Cámara, pero el poder real político pasa por la presidencia del Senado y por el expresidente del bloque del Frente de Todos”.

“Esto mina la autoridad presidencial, tiene un impacto en la economía porque se trata de una renuncia con causa y la causa es un acuerdo que no quieren acompañar que duró más de dos años, mucho tiempo para mi gusto”, remarcó el exgobernador mendocino y agregó: “Un ministro de Economía (Martín Guzmán) que estuvo abocado prácticamente a este tema y cuando comenzaba a generarse un punto de inflexión para ver un plan económico, aparece esta renuncia que por otra parte expresa el silencio de Cristina”.

En ese sentido, precisó que “el acompañamiento del Parlamento para un presidente es fundamental y si no se siente respaldado origina problemas de gobernabilidad cosa que ya viene desde antes de la fórmula presidencial”.

“Es muy fácil tratar de esquivar el término ajuste, lo cierto es que el país con el término del déficit fiscal tiene otro ajuste más grave que es la inflación y la disminución del poder adquisitivo. Cada vez son menos las variables que tenemos para sostener el déficit fiscal porque hay problemas de endeudamiento y se recurre a emisión descontrolada y pérdida de reservas estamos con más inflación. Para llegar a los datos que se quieren hay que reducir el gasto público”, explicó el diputado radical.

Y agregó: “Ojalá podamos acompañar la generación de producción, de trabajo, pero esto se logra con una economía real y racional y no con distintos tipos de cambio y no con una brecha cambiaria, no restringiendo importaciones y exportaciones, va todo a contra pelo a cualquier incentivo de inversión”.

“Es un problema de relación con un organismo, con el cual ciertas cosas hay que cumplirlas. Por otra parte, Argentina forma parte del Fondo Monetario y recibe plata el año pasado recibió casi 5 millones de dólares y ahí no decimos nada. Hay que hacer un esfuerzo para reordenar la economía”, señaló Cobos.

Y finalizó: “Hay una actitud totalitaria en el kirchnerismo de controlar todo y de generar un adversario, necesita siempre alguien con quién pelearse y en este caso acordar con el Fondo no cae bien en el núcleo duro”.

El debut de Máximo Kirchner en el Congreso fue con un conflicto “inmobiliario”

Protagonista de una de las noticias de mayor impacto político de la gestión del Frente de Todos, el hijo de los Kirchner arrancó su carrera legislativa haciendo ruido por un episodio muy especial.

Estaba cantado que ni bien llegara a ocupar una banca en el Congreso atraería todas las miradas. Hablamos de Máximo Kirchner, quien logró esa atención aun antes de llegar al recinto luego de ser elegido por la provincia de Santa Cruz en 2015. Fue cuando se armó una fenomenal disputa en torno al despacho que ocuparía en el Congreso.

Diputado raso, en condiciones normales hubiera ido a ocupar alguna de las diminutas oficinas del Anexo de la Cámara de Diputados. Pero no era cualquier diputado, sino el hijo de los dos presidentes anteriores que había tenido el país y como tal en su bancada pensaron que debía estar en el Palacio.

El episodio forma parte de uno de los capítulos del libro “Gobernar en Minoría. El karma de la gestión Cambiemos”, de José Angel Di Mauro (2019, Editorial Corregidor), y así fue reflejado:

En lo primero que pensó Emilio Monzó al iniciar su operativo de seducción fue en los despachos, cuya distribución corresponde a las autoridades de la Cámara, pero es uso y costumbre que los diputados que se van decidan por su cuenta el destino de los mismos. Así es que José María Díaz Bancalari, un histórico dirigente peronista que supo ser jefe del bloque durante el último tiempo en que se llamó PJ -gestión Duhalde y primera etapa de Néstor Kirchner- le había dejado sus amplias oficinas en el Palacio Legislativo nada menos que a Máximo Kirchner, y esas dependencias generaron una insólita disputa.

Eran tiempos positivos para el gobierno y ese coyuntural estado de gracia fue sintetizado por el periodista Gustavo Noriega en un tuit concluyente: “Macri y Massa en Davos, Scioli en Intratables y La Cámpora peleando una oficina. No sé si Cambiemos va a volver a tener un día así de dulce”.

El titular de la Cámara tenía decidido distribuir los metros cuadrados en función del resultado electoral y de la representación a partir del 10 de diciembre. Y había resuelto destinar ese despacho a José Luis Gioja, electo vicepresidente primero de la Cámara baja, y quien había sonado para presidir Diputados si hubiera ganado Daniel Scioli. Tenía la experiencia de haber sido presidente provisional del Senado en tiempos de Duhalde e inicios de Néstor Kirchner.

Pero no era lo que pensaba La Cámpora, que había confinado al sanjuanino a un pequeño despacho del Anexo de la Cámara, lo que hizo que Monzó personalmente se comprometiera a darle un espacio más acorde. Con la deliberada intención de meter cuña en la interna peronista.

“Lo del despacho de Máximo sabía que era un tema comunicacionalmente fuerte, pero lo que estaba por debajo de eso, que luego terminó acordándose, era que quienes habían sido mayoría durante casi el 80% de la democracia, no solo los últimos 10, 15 años, aceptaran que ahora eran un 30% de la Cámara”, recuerda Monzó. Esto es, ya no podían contar con el 70% de los recursos disponibles.

La controversia se dio en pleno verano y tuvo como epicentro las oficinas 305, 307 y 340 que había dejado Díaz Bancalari. Ubicadas en el tercer piso del Palacio, un día de enero de 2016 apareció con fajas y la cerradura cambiada. La explicación oficial era que cuando se produjo el recambio legislativo, los bloques dieron una asignación preliminar a los despachos que dejaban los diputados salientes. Pero cuando las nuevas autoridades de la casa resolvieron reasignar los despachos, decidieron que debía dejarse de lado la disposición adoptada en 2007, cuando a raíz del triunfo del FpV el kirchnerismo reclamó para sí el tercer piso.

Los kirchneristas rechazaron de plano que se planteara una redistribución del espacio en el Palacio Legislativo a través de una suerte de “sistema D’Hont”. Argumentaban que el tercer piso siempre había sido del peronismo, como el segundo le correspondía al bloque radical. Y aclararon que no todo el tercer piso estaba en manos del FpV, pues ahí tenían despachos la massista Graciela Camaño y la macrista Patricia Bullrich, aunque ella ya había renunciado para pasar al Ejecutivo.

Los kirchneristas reconocían que lo que cambió la distribución del tercer piso fue la Sala de la Juventud Néstor Kirchner -el despacho asignado al expresidente santacuceño en su breve paso como diputado nacional, devenido tras su muerte en un lugar emblemático de reuniones-, como así también el comedor del bloque.

En el tercer piso estaban los despachos de Carlos Kunkel, María Teresa García, Edgardo Depetri, Andrés “Cuervo” Larroque, Eduardo “Wado” De Pedro, Juliana Di Tullio y el presidente del bloque. Tenían también oficinas el salteño Pablo Kosiner, el exgobernador misionero Maurice Closs y, ahora, Máximo Kirchner, el despacho en disputa.

“Yo tenía que presidir siendo equitativo con los recursos de la Cámara, de acuerdo con la representación que cada uno de los bloques tenían en el recinto -comenta Emilio Monzó-. Esto implica desde un asistente en un despacho, al despacho en sí. Los mejores despachos eran una herramienta de negociación”. Y para esa negociación, estaba claro que el kirchnerismo tenía, de acuerdo con el resultado electoral y su representación, un exceso de recursos dentro del Palacio Legislativo.

Máximo Kirchner al asumir como diputado por primera vez en 2015.

La Cámpora decidió entonces resistir y fue así que jóvenes militantes se turnaban durante el día para permanecer en su interior y evitar que fuera recuperado por autoridades de la Cámara. En ocasiones alguno se quedaba incluso a pernoctar, cuestión de que la seguridad fuera completa. ¿Cómo pudieron ingresar, si las autoridades habían cambiado la cerradura y pusieron una faja? El despacho tenía dos puertas de acceso y sólo habían cerrado una.

“No tengo problema de que sea de Máximo Kirchner”, terminó expresando Monzó, advirtiendo no obstante que “lo que hay que hacer es recuperar esos metros cuadrados con algún despacho de otro diputado nacional, porque hay autoridades de la Cámara que hoy no están dentro del Palacio”. La solución sobrevino después de dos meses de intensas negociaciones, cuando dos históricos como María Teresa García y Carlos Kunkel aceptaron mudarse al edificio Anexo.

“Yo no usaba el salón grande del bloque, usaba mi despacho…”, señala Héctor Recalde al recordar los problemas con el reparto de oficinas, y expresar sus reproches al oficialismo: “No nos daban oficinas en el tercer piso… Teresa García tuvo siempre una actitud muy generosa y muy amplia para ceder espacios, y se terminó yendo enfrente. Yo no quería, pero ella resignó el lugar”.

Concluida la prolongada conflagración y para curarse en salud, las autoridades de la Cámara publicaron una resolución a través de la cual a partir de entonces quedaba establecido que el secretario general del cuerpo sería quien distribuyera y asignara los despachos, y que la “desocupación y restitución en tiempo y forma” de las oficinas que ocuparan los diputados nacionales sería un requisito “de cumplimiento ineludible” previo a la percepción de la liquidación final de sus haberes. Y aquellos que no cumplieran con la restitución de dependencias, serían multados con una fuerte suma de dinero.

Fernando Gray contrataca y se pregunta si Máximo representa al PJ bonaerense o a La Cámpora

“No somos adolescentes caprichosos”, señala en un pasaje del comunicado en el que reclama de la dirigencia oficialista “estar a la altura de las circunstancias excepcionales que la historia nos ha destinado a transitar”.

Luego de que Máximo Kirchner diera un portazo y dejara la presidencia del bloque oficialista en la Cámara baja disconforme por la negociación con el FMI, volvió a alzar la voz un fuerte rival suyo, el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, quien mantiene una disputa con el hijo de la vicepresidenta por la presidencia del PJ bonaerense.

En un duro comunicado, quien fuera presidente y vice del PJ bonaerense, recordó su puja con Máximo Kirchner cuando “en noviembre del 2020, un sector interno –particularmente La Cámpora–, pretendió obligar a renunciar a las autoridades electas para que, en su lugar, asumiera Máximo Kirchner”.

“Por supuesto, me opuse, me opongo y me opondré a toda acción que vulnere la voluntad expresada mediante el voto de nuestras afiliadas y afiliados. Particularmente, sostuve que el Partido Justicialista trasciende el mero sentido de una simple organización y, básicamente, deben respetarse los mandatos y su carta orgánica, es decir, la ley. Pedí respeto por nuestro partido y nuestros más de setenta años de luchas e historia”, destacó Gray, agregando que finalmente Máximo se “autoproclamó” al frente del PJ y él mantiene su reclamo ante la Corte Suprema.

A partir de ello, Fernando Gray se pregunta si “con la renuncia de Máximo a la jefatura del bloque de diputados del Frente de Todos, ¿se expresa el pensamiento del peronismo bonaerense o solo el de La Cámpora?”.

A continuación, Fernando Gray plantea sus duras críticas al Fondo Monetario Internacional, pero finalmente se reivindica como parte de una corriente de opinión que se asemeja a “un peronismo razonable”, y tras sostener que “no nos endeudaríamos nunca con el FMI”, aclara tener “la suficiente responsabilidad política e institucional para no llevar a la Argentina al abismo”.

“No somos ‘adolescentes caprichosos’; somos dirigentes políticos con enormes responsabilidades sobre más de 40 millones de argentinos y argentinas”, agrega Gray en un comunicado en el que tras remarcar que “el endeudamiento sistemático con el Fondo Monetario Internacional no es la solución a los problemas nacionales”, afirma: “También sé muy bien que acá no estamos diseñando políticas o discursos para complacernos con los ‘núcleos duros’ de nuestro electorado, sino que el Gobierno nacional ha sido elegido para emprender la búsqueda de soluciones a la inmensidad de temas irresueltos. Y nosotros debemos estar a la altura de las circunstancias excepcionales que la historia nos ha destinado a transitar”.

Sucesión de Máximo Kirchner: todavía sin fumata blanca en Olivos

El titular de la Cámara baja se reunió con el presidente en Olivos. Al salir, no dio datos, pero se espera que el nombre pueda anunciarse antes de que Alberto Fernández emprenda su gira esta tarde.

La expectativa continúa en torno a quién será el sucesor de Máximo Kirchner al frente del bloque Frente de Todos en la Cámara de Diputados, luego del bombazo del lunes al anunciar el hijo de la vicepresidenta de la Nación su decisión de no seguir presidiendo esa bancada, disconforme por el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el Fondo Monetario.

“Mañana estaremos decidiendo quién lo reemplaza”, dijo el lunes en el canal C5N el presidente Alberto Fernández, abriendo la posibilidad de que la definición pueda estar efectivamente antes que vuele a su viaje programado por Rusia y China. Y con ese objetivo el mandatario recibió a partir de las 10 de la mañana al presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, quien abandonó la quinta presidencial cerca de las 15.

En diálogo con los periodistas que aguardaban expectantes, Massa aclaró que “el nombre lo decide el presidente” de la Nación y que habían estado trabajando en torno a “distintos nombres, distintas alternativas”, con el fin de que el bloque pueda seguir “funcionando de manera ordenada, siga cohesionado, para que el trabajo de unidad que viene llevando adelante el bloque se siga sosteniendo de la misma manera”.

“Máximo hizo un enorme trabajo y además tiene una personalidad y un liderazgo político ganado”, resaltó Massa, expresando que el que tenga que llevar adelante de aquí en más la tarea de encabezar el nombre “lo tiene que hacer entendiendo que tiene que buscar la cohesión en el Frente de Todos y de ahora en más seguir adelante con el trabajo político y parlamentario que tiene por delante el Gobierno”.

“No hay riesgo de fractura”, remarcó el presidente de la Cámara, recordando que en su carta Máximo Kirchner planteaba “la unificación del bloque más allá de los matices que pueda haber en un tema u otro”.

En otro pasaje Massa señaló que “una cosa es la discusión interna que pueda tener la coalición de gobierno y otras son los temas en los que el país está en juego, y en eso tenemos que tener una mirada de hombres de Estado, y pensar que por encima de nuestras pelas o diferencias, o de lo que representa un adversario político, acá tenemos que pensar que es el país lo que está en juego”.

“Creo que lo mejor es que respetemos la opinión de cada uno, pero que trabajemos para que la Argentina tenga la posibilidad de salir de este enorme nivel de endeudamiento que dejó el Gobierno anterior –agregó-. Tenemos que resolver un tema operativo que es cómo seguir adelante, entendiendo además que no se trata de reemplazar a cualquier dirigente, sino a uno que tiene tamaño político y peso  dentro del espacio”.

La elección de un presidente de bloque, que deberá ser conciliado entre todos los espacios que conviven dentro del Frente de Todos -esto es camporistas, albertistas, massistas, legisladores que responden a gobernadores e intendentes, y otros que provienen de organizaciones sociales-, es una decisión difícil. No obstante, el Gobierno se ve obligado a no patear en el tiempo la definición si quiere evitar mayores daños.

En la danza de nombres sonó inicialmente la flamante diputada Victoria Tolosa Paz, pero sonó a globo de ensayo: está descartada por su escasa experiencia legislativa y ser cara de la derrota en las elecciones legislativas, además de no reunir el consenso necesario. De hecho, la camporista Paula Penacca -que también se descuenta dejará de ser la secretaria parlamentaria del bloque- la cruzó los últimos días en Twitter por una publicación sobre el FMI.

Al ser la vicepresidenta de la bancada, la massista Cecilia Moreau aparecería como la sucesora natural. Pero su nombre pierde fuerza al considerar que dejarle a ella ese cargo sería dotar de todo el poder en esa Cámara al Frente Renovador, cuyo líder ya maneja Diputaos, y no se mantendría así el equilibrio dentro del espacio.

Con amplia trayectoria y experiencia podría ser considerado el nombre del sanjuanino José Luis Gioja, quien fue hasta hace poco presidente del PJ y supo ser jefe del bloque oficialista en tiempos álgidos como la crisis de 2001. Actualmente es vicepresidente segundo del cuerpo, pero el factor de su edad le juega en contra para estar al frente de un puesto tan relevante.

Otro de los que sonó fue el porteño Eduardo Valdés, amigo personal del presidente y muy cercano también a la vicepresidenta Cristina Kirchner. También se mencionó a Leandro Santoro, quien desembarcó el pasado 10 de diciembre en el Congreso, pero su origen radical sería un impedimento para ocupar el cargo de jefe. No obstante tiene llegada directa al presidente.

En la lista se suman el porteño Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, aunque por su pertenencia al Partido Solidario le resta chances; y el entrerriano Marcelo Casaretto, otra de las espadas económicas del oficialismo y con un alto perfil dentro de la bancada.

Otro nombre que se menciona es el del santafesino Germán Martínez, muy activo en las sesiones, bien visto por La Cámpora y considerado un buen articulador. Es además un hombre cercano a Agustín Rossi, quien sería el nombre ideal si fuera diputado nacional.

“Alguien con musculatura política y consenso”, reseñó una fuente oficialista al ser consultada por este medio respecto de las condiciones que debe reunir el nuevo jefe. En eso está la búsqueda.

Luis Juez cuestionó la renuncia de Máximo Kirchner y lo tildó de “cobarde”

El senador cordobés reaccionó con dureza contra el hijo de la vicepresidenta: “Renuncia y andate a tu casa, ¿Qué es esto de renunciar a la presidencia del bloque?, como si fuera una cuestión administrativa que a nadie le importa”.

La renuncia de Máximo Kirchner a la conducción del bloque oficialista en la Cámara de Diputados fue una bomba en el mundo de la política, lo cual trajo aparejado fuertes críticas. Este martes, Luis Juez (Pro – Córdoba) trató al hijo de Cristina Fernández de Kirchner de “cobarde” y le cuestionó no haber dejado directamente su banca, en lugar de solo abandonar el liderazgo de los diputados del Frente de Todos.

“Lo de Máximo Kirchner se veía venir. Creo que es un acto de cobardía. Sentate y discutí, discutí lo que tu Gobierno acordó; sentate y pone lo que hay que poner, y enfrenta lo que hay que enfrentar”, lanzó Juez en charla con Radio Rivadavia.

En ese mismo sentido, agregó: “Claramente que esto no es nada bueno, nada grato; pero no te podes aferrar a un relato porque el día de mañana te va a servir para seguir haciéndote el progre”, y apuntó: “Andate a tu casa. Es más: renuncia y andate a tu casa, ¿Qué es esto de renunciar a la presidencia del bloque?, como si fuera una cuestión administrativa que a nadie le importa”.

Y agregó: “Debemos tener un fuerte debate. Sabemos que la situación es compleja y delicada, pero, muchachos, el que está gobernando es Alberto Fernández​; convence primero a tu tropa… Máximo tiene a varios ministros dentro del gabinete. Acá no se pueden borrar”.

A su vez, el legislador cordobés coincidió en que en el acuerdo con el FMI “hay que ver la letra chica”, y admitió que “el argentino hace un tiempo largo que la está pasando mal”.

“En su momento debimos explicar por qué se recurrió al FMI, porque si te la prestan y tampoco pudiste evitar la catástrofe que significó económica y políticamente. Económicamente no paramos nada, y políticamente volvieron los peores. Entonces digo, hay que tener un poco de autoridad ética y un poco de autocrítica. La gente la está pasando mal desde hace rato y nosotros no pudimos cambiarle la vida a la gente”, sentenció en relación a la gestión de Mauricio Macri.

Consultado por la marcha contra la Corte Suprema convocada para este martes por referentes kirchneristas, la consideró como “lo más destituyente que vi en mi vida”.

“En mis 58 años nunca vi algo así. Ponete en la vereda de enfrente y mirá si los jueces convocan a una marcha porque consideran al presidente de la Nación como un inservible o corrupto. Sería una locura total. Les diría que no pueden llevarse por delante la cabeza de un Poder como el Ejecutivo”, señaló Juez.

Y finalizó: “Que una banda de procesados y condenados pidan las cabezas de los Jueces y que el poder político convalide semejante locura. Eso no existe en una democracia civilizada. El Fondo Monetario no es el único problema, los argentinos tenemos un gran problema con la dirigencia política, y el problema es muy serio”.

Cartas de leones y leonas

Por Daniel Bosque, director de Mining Press y EnerNews. El autor analiza la coyuntura nacional marcada por el entendimiento logrado con el FMI y la renuncia de Máximo Kirchner.

“Cuando se hace daño a otro es menester hacérselo de tal manera que le sea imposible vengarse”, (Nicolás Maquiavelo, en El Príncipe). 

Efecto Ayrton Sena. Cuando el principio de acuerdo con el fondo maldito llenaba las salas de aplausos, ha venido el junior a decir paren. El peronismo que siempre juega a ganador ha quedado patitieso por el frenazo y el gran pueblo de la patria no se sabe si hay que comprar dólares, vender oro o esconder las últimas joyas. A la Familia Kirchner, madre e hijo, hay que reconocerle el mérito de la resurrección de la epístola como género, en tiempos que audios, tuits y otros talles XXS han despoblado de palabras el éter. 

El portazo máximo no ha dejado nada para cartonear. Además de recorrer su espinel de lo actuado en favor de los humildes y contra las grandes corporaciones ejes de todo mal, ha terminado con ene capítulos del repetido Netflix argentino en el pasado fin de semana sobre el origen y desarrollo de la deuda externa, historias que más que ilustrar deprimen. Desde Rivadavia y la Leman Brothers hasta Macri y su fallida apuesta efemeista. 

Hay que pasar el verano, Alsogaray y Tato nunca mueren. La Argentina en tobogán es un ticket all inclusive. Era difícil augurar el final y cuáles serían las trampas de nuestros tahúres en el camino hacia un agreement con el FMI.  Ajustar sin que le duela, no a “la gente” sino a sus representantes, es querer volar sin despegarse del suelo. La encerrona histórica es brutal. La deuda pública argentina es siete veces lo que se le debe al fondo, pero la trifulca en la elite tiene cara de futuro cuando pase la moratoria que hoy se tramita. 

Billetera mata Satán. El presidente Alberto, en medio de lo mejor de la Guerra Fría soft de Europa, se va a por abrazos y good news con Putin y Xi.  Caerán de punta desde el cielo yuanes y rublos. Más yuanes que rublos. Todesca y Vitobello se bajaron del vuelo por Covid. Le podrán decir que pasa en el gallinero desde el lugar mismo de los hechos. Falta aún que hable Cristina, que por ahora mata callando. 

Todo lo que viene ahora es un maremágnum, suerte que nos fuimos de vacas. Hoy es un lindo día para apagar la radio o para ponerla a todo volumen. Palmas palmas palmas, cumbia argentina enganchada. ¿Y qué hacemos con los likes que le dimos al guzmanazo del viernes?, se preguntan gobernadores e intendentes, la nobleza gaucha del despilfarro, lo mismo que empresarios, sindicalistas y opositores. Desensillar hasta que aclare nos enseñaron Martín Fierro y Perón. 

After day. Grabois festeja el trompis en la ñata a Alberto y sus neos. JxC sonríe porque no todas las zonceras y antropofagias son propias. Hoy van las víctimas del lawfare a Tribunales a decir que se vayan todos que el pueblo quiere otra cosa, esa será la tapa de mañana. ¿Y qué pasa con el IMF por su sigla en inglés? Nada, no dejarán caer a un país de esta envergadura, me dice un ex potentado, hay mucho resto diurno y nocturno de pasados esplendores en el microcentro porteño. 

Esta la podría contar mejor el ex PC Carlos Heller: Tras la muerte de Lenin asumen el PC soviético Stalin, Zimoviev y Kamenev, e impiden que el radical Trotsky o el moderado Bujarin se hagan con el poder. Todos los nombrados morirán asesinados por el dictador. Con el padre de la Revolución de Octubre, murió la NEP o Nueva Política Económica que ensayó una alianza entre los campesinos y los soviets. El poder se presenta en sociedad como la síntesis hegeliana de la lucha de clases, pero desde Maquiavelo se sabe que las intrigas palaciegas mueven al mundo. 

Lindas novelitas para el insomnio. Vos, mientras, seguí participando a ver si algún día ligas algo. 

Reunión de Alberto con Massa en Olivos mientras se analiza quién será el sucesor de Máximo Kirchner

Ambos se encuentran antes que el mandatario viaje a Rusia y China. Los nombres que suenan para suceder al hijo de la vicepresidenta.

Tras el bombazo por la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque del Frente de Todos, en contra del acuerdo entre el Gobierno y el FMI, en el oficialismo aguardan expectantes saber quién será el sucesor del hijo de la vicepresidenta.

“Mañana estaremos decidiendo quién lo reemplaza”, dijo este lunes en el canal C5N el presidente Alberto Fernández, abriendo la posibilidad de que la definición pueda estar efectivamente antes que vuele a su viaje programado por Rusia y China.

Es que este martes temprano el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, llegó para encontrarse con el mandatario en la Quinta de Olivos y de allí podría salir el nombre del nuevo/a jefe/a.

La elección de un presidente de bloque, que deberá ser conciliador entre todos los espacios que conviven dentro del Frente de Todos, esto es camporistas, albertistas, massistas, legisladores que responden a gobernadores e intendentes, y otros que provienen de organizaciones sociales, se trata de una decisión difícil. No obstante, el Gobierno se ve obligado a no patear en el tiempo la definición si quiere evitar mayores daños.

En la danza de nombres sonó inicialmente la flamante diputada Victoria Tolosa Paz, pero sonó a globo de ensayo: está descartada por su escasa experiencia legislativa y ser cara de la derrota en las elecciones legislativas, además de no reunir el consenso necesario. De hecho, la camporista Paula Penacca -que también se descuenta dejará de ser la secretaria parlamentaria del bloque- la cruzó los últimos días en Twitter por una publicación sobre el FMI.

Al ser la vicepresidenta de la bancada, la massista Cecilia Moreau aparecería como la sucesora natural. Pero su nombre pierde fuerza al considerar que dejarle a ella ese cargo sería dotar de todo el poder en esa Cámara al Frente Renovador, cuyo líder ya maneja Diputaos, y no se mantendría así el equilibrio dentro del espacio.

Con amplia trayectoria y experiencia podría ser considerado el nombre del sanjuanino José Luis Gioja, quien fue hasta hace poco presidente del PJ y supo ser jefe del bloque oficialista en tiempos álgidos como la crisis de 2001. Actualmente es vicepresidente segundo del cuerpo, pero el factor de su edad le juega en contra para estar al frente de un puesto tan relevante.

Otro de los que sonó fue el porteño Eduardo Valdés, amigo personal del presidente y muy cercano también a la vicepresidenta Cristina Kirchner. También se mencionó a Leandro Santoro, quien desembarcó el pasado 10 de diciembre en el Congreso, pero su origen radical sería un impedimento para ocupar el cargo de jefe. No obstante tiene llegada directa al presidente.

En la lista se suman el porteño Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, aunque por su pertenencia al Partido Solidario resta chances; y el entrerriano Marcelo Casaretto, otra de las espadas económicas del oficialismo y con un alto perfil dentro de la bancada.

Otro nombre que se menciona es el del santafesino Germán Martínez, muy activo en las sesiones, bien visto por La Cámpora y considerado un buen articulador. Es además un hombre cercano a Agustín Rossi, quien sería el nombre ideal si fuera diputado nacional.

“Alguien con musculatura política y consenso”, reseñó una fuente oficialista al ser consultada por este medio respecto de las condiciones que debe reunir el nuevo jefe. En eso está la búsqueda.

Moreau advirtió que pedirán cambios al acuerdo con el FMI en el Congreso

El diputado kirchnerista aseguró que “llamarán la atención” sobre “los peligros y riesgos” del entendimiento con el organismo de crédito.

Con la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque oficialista en la Cámara de Diputados, las voces críticas al acuerdo con el FMI dentro del Frente de Todos se reavivaron con fuerza.

Uno de los que habló este martes fue Leopoldo Moreau, que advirtió que habrá legisladores que pedirán cambios y alertarán sobre “los peligros y riesgos” del entendimiento entre el Gobierno nacional y el organismo de crédito.

“Se supone que (el acuerdo) se va a discutir, para eso va al Congreso. Vamos a llamar la atención sobre los peligros y los riesgos. Y ojalá que esos llamados de atención sirvan para que cuando se firmen los memorándum algunas cosas se remuevan, sino estaremos en una situación compleja”, sostuvo en diálogo con Radio 10.

Muy crítico del accionar del ministro de Economía, Martín Guzmán, el diputado kirchnerista señaló que “acá no se estaba discutiendo default si o no, porque con el FMI no hay default, hay mora. Si no se cerraba (el viernes pasado) se corría la posibilidad de una devaluación y una gran corrida bancaria”.

Y apuntó que esa consecuencia hubiese sido “responsabilidad de Guzmán, porque vino liquidando las divisas desde el inicio de su gestión innecesariamente en una negociación con el Fondo cuando todavía no había acuerdo. Le pagamos al Fondo sin tener un acuerdo”.

“Cuando Alberto (Fernández) asume y dice ‘no me giren más’ por ese préstamo de 57 mil millones tendríamos que haber dicho ‘y además suspendemos el pago y llevamos el tema a La Haya’. Y el final hubiese sido totalmente distinto”, consideró.

El radical K insistió que “lo que teníamos que haber hecho era suspender el pago y llevar el tema a La Haya. Una negociación así iba a tener un final distinto. Si suspendíamos los pagos no hubiéramos llegado con la lengua afuera y casi sin dólares al tramo final de la negociación, y eso es lo que no ha impuesto un acuerdo que está lleno de peligros”.

“El Fondo ya te está mandando a decir que no está de acuerdo con la quita a los subsidios a la energía que plantea el Gobierno, dice que hacen falta más; plantea que hay que poner tasas de interés muy altas. Pero si aumentás excesivamente las tarifas parás el consumo y ponés el riesgo el financiamiento del capital de trabajo para la actividad industrial”, remarcó.

Y agregó: “No es cierto lo que dice Guzmán cuando dice que el Fondo reconoció que la inflación es algo multicausal, no reconoció nada, por eso nos exige ir a emisión cero en dos años. Es un frenazo a la economía enorme”.

Diputados del FdT ligados a Grabois lamentaron la renuncia de Máximo

Son tres legisladores que integran el bloque oficialista en la Cámara baja. “Compartimos sus observaciones críticas y preocupación”, sostuvieron.

federico fagioli

Los diputados nacionales del Frente de Todos Federico Fagioli, Natalia Zaracho e Itaí Hagman, que pertenecen al Frente Patria Grande referenciado en Juan Grabois, lamentaron la renuncia de Máximo Kirchner como jefe del bloque oficialista.

A través de un comunicado, los legisladores manifestaron que recibieron “con amargura la decisión de Máximo de renunciar a la presidencia del bloque del Frente de Todos”.

“Se trata de un compañero que jugó un papel central para la aprobación de muchas leyes trascendentales en estos dos años, que ayudaron a generar un contexto de mayor justicia y menor sufrimiento de los más débiles en el marco de la pandemia. Y que condujo el bloque con gran generosidad y compromiso con la unidad política del Frente de Todos”, sostuvieron.

Además, remarcaron que coinciden con sus cuestionamientos al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. “Compartimos sus observaciones críticas y preocupación sobre el entendimiento alcanzado con el FMI, que hacemos nuestras. Y agregamos que la discusión sobre la forma en que se cumplirán las metas pactadas y, fundamentalmente, sobre quienes recaerá el esfuerzo para pagar esta deuda, deberán ser temas centrales de la agenda de nuestro gobierno”, apuntaron.

“Ojalá este gesto de no aferrarse a cargos y poner por delante las convicciones políticas sea un ejemplo de consecuencia entre las palabras y los hechos para toda nuestra dirigencia y militancia”, expresaron en el comunicado que también lleva las firmas de la legisladora porteña Ofelia Fernández y la legisladora bonaerense Lucía Klug.

Asimismo, reafirmaron que “la unidad del Frente de Todos es imprescindible para enfrentar la amenaza neoliberal y para poder cumplir con nuestro compromiso de 2019: empezar por los últimos para llegar a todos”.

“Los espacios son circunstanciales, las ideas perduras. Y los pueblos siempre vuelven”, concluyeron los referentes del Frente Patria Grande.

Guzmán, tras la renuncia de Máximo: “Lo que se hizo es todo lo que se pudo hacer”

El ministro de Economía señaló que “nadie en nuestro espacio político puede estar contento”, luego de la salida del hijo de la vicepresidenta de la jefatura del bloque oficialista.

Apuntado, aunque sin ser nombrado, en la carta de renuncia que presentó el diputado Máximo Kirchner como jefe del bloque oficialista en Diputados, el ministro de Economía, Martín Guzmán, respondió que respecto a las negociaciones con el FMI “lo que se hizo es todo lo que se pudo hacer”.

“Nadie en nuestro espacio político, con la visión que tenemos para la Argentina, puede estar contento con tener al FMI en la Argentina”, señaló el funcionario al ser entrevistado en el programa Intratables (América).

El titular de la cartera económica ratificó que el Gobierno llegó “a un un acuerdo que es el mejor que se pudo tener”. “Y ese acuerdo permite generar más tranquilidad y certezas en Argentina”, continuó.

Además, Guzmán dijo que este entendimiento es “un paso” y “abre un camino que se puede recorrer”, ya que quedan por transitar muchos más caminos, dado que “va a llevar años resolver el problema” de la deuda.

Sobre la posibilidad de no haber llegado a un acuerdo, el ministro sostuvo que hubiera significado “dar un paso a lo desconocido”. “Era abrir la puerta de la angustia, de la posibilidad de que el país tuviera una seria crisis de empleo, y empeorara los problemas de inflación, en lugar de resolver el problema”, explicó.

“Podría haber pasado cualquier cosa. Lo que iba a ocurrir era que iba a haber menos dólares y cuando eso pasa hay menos producción y trabajo, y más inflación. La gente iba a estar peor si no se arreglaba con las condiciones con las que se arregló”, insistió y completó que “construimos una alternativa razonable”.

Las derrotas legislativas de Máximo Kirchner

Nadie imaginó que el último discurso que daría como jefe del bloque hubiera sido ese que detonó las negociaciones por el Presupuesto 2022.

“Señor presidente: está presente en esta Cámara un exvicepresidente, y estuvieron presentes en los últimos días un exvicejefe de Gobierno y una exgobernadora de la provincia de Buenos Aires. También está presente el expresidente de esta Cámara. Quiero decir que me llama poderosamente la atención este comportamiento. También hay un exministro del Interior, y no de tres gobiernos atrás, sino del gobierno que nos precedió. Me llama poderosamente la atención el comportamiento que están teniendo ante una situación gravísima que dejaron cuando endeudaron a este país en 44.000 millones de dólares. Eso llama poderosamente la atención”.

“Señor presidente: teniendo en cuenta la presencia de tan distinguidas personas que ocuparon altos cargos en nuestro país producto del voto, claro que leemos los resultados de las urnas. Siempre lo hicimos. Esta es una elección intermedia. La de 2019 definió quién gobernaba la Argentina. Entonces, lo que uno quiere es que podamos votar ese pedido que recibimos de nuestro presidente. Un presidente que se compromete a mandar estos proyectos al Congreso, como es el que vendrá cuando se haga el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Ojalá en el pasado la mirada de quienes hoy son oposición hubiera sido tan meticulosa y aguda como para pedir que tamaño endeudamiento pasara por este Congreso para cuidar nuestra democracia. Más allá de eso, quizás fue por cobardía que no trajeron ese proyecto acá. Así que votemos por sí o por no y terminemos con el show”.

Máximo junto a quien fue los primeros dos años la secretaria Parlamentaria de su bloque, Cristina Alvarez Rodríguez.

Lo que antecede es el último discurso que Máximo Kirchner dio en el recinto de la Cámara baja en su condición de jefe del bloque oficialista. Un mensaje explosivo que detonó las negociaciones que febrilmente se habían desarrollado a lo largo de esa extensa jornada legislativa y que concluyeron con el rechazo del proyecto de Presupuesto 2022. En el ínterin, y entre gritos de una oposición encendida, el primogénito de los Kirchner repitió ocho veces: “Aprendan a escuchar”.

El jefe del bloque Pro, Cristian Ritondo, uno de los interlocutores habituales de Sergio Massa, y de los que habían negociado un pase del proyecto a comisión para evitar el fracaso del mismo, replicó de inmediato: “Señor presidente, hasta la reciente intervención del presidente de su bloque, mi bancada iba a acompañar. Pero ahora no va a acompañar la moción de que vuelva a comisión”.

A continuación habló el presidente del bloque UCR, Mario Negri, otro de los que había bregado por la vuelta a comisión del proyecto, pero ya con las cartas echadas advirtió: “Los errores se pagan y las responsabilidades hay que asumirlas”. Con la experiencia de haber liderado 4 años un bloque oficialista en minoría, señaló: “Cuando uno tiene la responsabilidad de ser mayoría, hay cosas de las que no se puede dar el lujo. Si además tiene la responsabilidad de creer que tenía mayoría para algo que estaba en minoría, lo que tiene que tener es templanza, no calentura y agravios. Porque se predispone como se ha predispuesto, después de 24 horas de debate”.

Minutos después pasaría lo previsible: fue rechazada la vuelta a comisión y al ser votado el proyecto, el oficialismo logró solo 121 votos a favor y hubo 132 en contra. Con lo que por primera vez desde la vuelta de la democracia un presupuesto nacional fue rechazado.

Es probable que ya por entonces Máximo Kirchner tuviera dudas sobre si quería seguir presidiendo el bloque oficialista. Y muchos en el propio oficialismo se deben haber planteado entonces si el carácter explosivo del hijo de los Kirchner lo hacía idóneo para el tiempo que se viene, con un oficialismo muy lejos de poder reunir la mayoría siquiera para abrir las sesiones.

Lo cierto es que el renunciante titular del bloque FdT acumuló en los últimos tiempos una serie de derrotas inéditas para un oficialismo. Primero fue el 5 de octubre del año pasado, cuando convocó a una sesión especial para tratar la ley de etiquetado frontal de alimentos y no tuvo quórum. Ningún oficialismo llama a sesionar sin tener garantizado previamente que tendrá el número suficiente para sesionar y después aprobar la ley puesta en consideración. Distinto es cuando la oposición es la que logra reunirse para infringirle una derrota al oficialismo de turno, como le sucedió varias veces a Cambiemos.

Ese fue el (mal) debut de Paula Penacca como secretaria Parlamentaria del bloque oficialista, sucediendo a Cristina Alvarez Rodríguez. Tres semanas después tuvo su revancha cuando ese proyecto fue finalmente aprobado, pero a fin de año, en la sesión del 16 de diciembre la oposición volvió a mostrarle las garras y derrotó al Frente de Todos en la votación en la que se forzó el tratamiento de la reforma de Bienes Personales. Si bien ese tema terminó con sonrisas para el oficialismo, pues en la sesión siguiente ganaron por un voto la discusión, lo cierto es que el bloque que lideraba Máximo Kirchner había perdido la primera votación con la nueva conformación de la Cámara.

Y varias horas después, pasó lo ya reseñado con el Presupuesto 2022.

El hijo de los Kirchner comenzó su carrera legislativa en 2015, ya con el Frente para la Victoria en la oposición. Llegó como diputado por Santa Cruz, en una elección que le ganó la lista de Cambiemos, y a pesar de ser un diputado raso ocupó amplias oficinas en el Palacio del Congreso, contra la voluntad inicial de las nuevas autoridades de la Cámara que no le habían asignado ese despacho. A instancias de su madre, el bloque FpV pasó a ser presidido por Héctor Recalde, en reemplazo de Juliana Di Tullio.

En 2019 Máximo Kirchner renovó esta vez por la provincia de Buenos Aires, en una lista que encabezó Sergio Massa, secundaba Luana Volnovich y en la que él ocupaba el quinto lugar. Causó sorpresa cuando fue designado presidente del bloque en reemplazo del experimentado Agustín Rossi.

Como presidente del bloque tuvo un rol bien distinto al que generalmente mantienen quienes ocupan esos cargos. No era el encargado de discutir cuestiones reglamentarias en el recinto, cosa de la que se ocupaba su segunda, Cecilia Moreau. Tampoco cerraba todos los debates, como suelen hacer los presidentes de los oficialismos; solía ceder esa posibilidad a otros compañeros de bancada.

Rubricó sí numerosas iniciativas importantes, muchas de ellas polémicas, como la del Aporte Solidario (el impuesto a la riqueza), la Ley de Zona Fría o la Ley del Fuego.

Otra característica saliente del ahora extitular del bloque fue su negativa a conceder entrevistas, salvo a medios afines. Y siempre muy contadas, por cierto.

Una noticia de alto impacto político e imprevisibles consecuencias

La renuncia de Máximo Kirchner cayó como un balde de agua fría sobre todo en el propio oficialismo, porque expuso una grieta que hasta ahora solo parecía ser dialéctica.

Por José Angel Di Mauro

El silencio táctico que Cristina Fernández de Kirchner mantuvo desde el viernes llevó a pensar a propios y extraños en el pragmatismo de los Kirchner.En efecto, mucho se dijo y escribió antes y después del entendimiento con el Fondo Monetario Internacional respecto de esa supuesta actitud del kirchnerismo que los lleva a acelerar a fondo y frenar a un metro del precipicio.

Todo lo que se dijo quedó en tela de juicio a partir de la inesperada decisión anunciada por Máximo Kirchner pocos minutos después de las 19 del último día de enero.

La renuncia del hijo de los Kirchner a la titularidad del bloque oficialista de la Cámara baja fue un hecho conmocionante. “Fueron nuestras Torres Gemelas”, ejemplificó un legislador del oficialismo que limitó a esa expresión su opinión respecto de un hecho del que los oficialistas se tomarán su tiempo para expresarse. Pero la similitud es lo suficientemente literal como para dejar claro el impacto que en propios y extraños generó la noticia anunciada por el propio presidente del PJ bonaerense -ese es el cargo más importante que ahora ostenta- a través de un extenso comunicado en el que no usa eufemismos. Más bien deja claramente expuesta su postura diametralmente opuesta a lo acordado por el presidente y su equipo económico con el FMI.

La renuncia de MK abre un sinfín de interrogantes que no tardarán en develarse. ¿Cuánto tiempo puede demorar la vicepresidenta en pronunciarse al respecto? ¿Lo hará justamente cuando a partir de este martes por la noche quedará a cargo del Poder Ejecutivo? Tendrá casi una semana en ese puesto, pues el presidente que parte este martes a las 19 regresará recién el lunes 7 de su gira por Rusia, China y Barbados. La lógica indica que CFK no es probable que se pronuncie en esas circunstancias. Bastante daño ya le ha infringido a su gobierno la renuncia anunciada por su hijo.

En el reportaje que Alberto Fernández se apuró a dar este lunes por la noche en los estudios de C5N, trató especialmente de dejar claro que la vicepresidenta no está de acuerdo con la decisión de su hijo. Así lo habría dicho el propio Máximo, según las palabras del presidente, cuya credibilidad él mismo se ha encargado de socavar de un buen tiempo a esta parte.

Como sea, la mejor opción sería precisamente esa, pues lo contrario implicaría una crisis institucional de imprevisibles consecuencias.

Así y todo, si la crisis se limitara a la renuncia de Máximo Kirchner, la onda expansiva no podría limitarse al líder de La Cámpora bajándose de su sitial. Habrá que ver cuántos diputados que le son especialmente afines terminan alineándose con quien si bien aclaró que no se apartará del bloque, es evidente que no limitará su gesto a esa estruendosa renuncia. Por lo pronto, no votará el acuerdo con el FMI cuando el mismo llegue al recinto. Una postura que seguro tendrá seguidores en el FdT.

Paradoja si las hay, fue este mismo Gobierno el que el año pasado hizo aprobar una ley para que todas las negociaciones relacionadas con endeudamientos deban tener el visto bueno del Congreso. Ahora el Frente de Todos queda atado a la buena voluntad de al menos una parte de la oposición para que la carta de intención que vaya a mandar el Ejecutivo al Parlamento reciba el aval correspondiente para ser rubricada luego en Washington. El Gobierno descontaba hasta ahora que el acuerdo tendría un amplio respaldo legislativo, más allá de algunas voces que ya se alzaron en contra del lado de la oposición. Ahora todo está en duda.

Es que el interbloque Federal (8 diputados) dejó dudas respecto de su postura. Los cordobeses (3 diputados) adelantaron que habilitarán el debate pero se abstendrán a la hora de votar, pues qué hacer con el FMI es algo que le corresponde al Gobierno, dicen. Y otro de sus miembros, Florencio Randazzo, ya había expresado con ironía que esperaba conocer la postura de Cristina Kirchner.

Sin los libertarios, que ya se pronunciaron en contra con diferentes argumentos, y descontando siempre la postura de la izquierda, todo dependerá del nivel de disposición que vaya a tener Juntos por el Cambio, que desde un principio mostró su beneplácito por el entendimiento que evitó un default. Cosa que mal predispuso a muchos en el oficialismo. Pero ahora, con esta grieta expuesta en el seno del oficialismo hay quienes en JxC están dispuestos a replantear su eventual apoyo.

Lo dijo el propio Cristian Ritondo, presidente del bloque Pro y posible titular del interbloque en las próximas semanas: “Si no se ponen de acuerdo entre ellos va a ser muy difícil lograr consenso en el Congreso”, señaló en varios medios.Para Ritondo, en el oficialismo “tienen que dejar sus conflictos internos de lado y empezar a pensar en el país”.

Como dijimos, Alberto Fernández confió que Máximo le habló antes de anunciar su renuncia. También habría llamado antes a su madre, para adelantárselo, y lo mismo hizo con Sergio Massa, con el que estableció en todo este tiempo una muy buena relación que, aseguran desde el entorno del presidente de la Cámara baja, se mantiene. Afirman que Massa le insistió varias veces para que cambiara su postura. No tuvo éxito.

Quién será el sucesor de MK es un misterio, que según el presidente debiera develarse este mismo martes. Tendría sentido: Fernández se va de gira, convendría tener resuelto el tema cuanto antes.

Rápidamente comenzó la danza de nombres. En un gobierno parcelado como el del Frente de Todos, a priori ese lugar debiera corresponderle al kirchnerismo, pero está claro que después de lo decidido por Kirchner nadie de ese espacio podría sucederlo, por el simple hecho de que todos tendrían el mismo impedimento ideológico para defender un entendimiento con el que no están de acuerdo.

Así circularon prestamente nombres como el de Victoria Tolosa Paz y Eduardo Valdés. Encumbrados miembros del oficialismo consultados por este medio desecharon esa posibilidad: “Demasiado albertistas”, dijo alguno, y dadas las circunstancias el argumento resulta razonable. En rigor de verdad, la primera no tendría los pergaminos suficientes aún: fue cabeza de lista en el principal territorio del país, pero perdió las dos veces. El segundo tiene la particularidad de ser muy cercano a los dos Fernández, pero especialmente al presidente, con el que estará toda esta semana pues lo acompaña en su gira.

Pero las fuentes consultadas sugirieron aguardar un poco. “Se necesita alguien que tenga la suficiente musculatura política para aglutinar a un bloque tan diverso”, sugirió un observador con mucho tino, mas sin jugarse por ninguno. Lo cierto es que haría falta alguien como quien Máximo reemplazó cuando fue elegido para hacerse cargo del bloque oficialista: Agustín Rossi. Justamente el santafesino, que fue eyectado del cargo cuando decidió competir contra el oficialismo en la interna santafesina, ahora es mencionado por muchos como retornando posiblemente a algún cargo en el Gobierno.

No es de descartar tampoco una sucesión, aunque sea transitoria dadas las urgencias que imponen las extraordinarias, de Cecilia Moreau, cercana al presidente de la Cámara y vicepresidenta del bloque FdT. Lo cierto es que cualquiera vaya a ser el elegido debería contar con una serie de requisitos; el primero de los cuales debiera ser la capacidad para reunir consensos dentro y fuera del oficialismo. Porque ya había quedado claro en la penúltima sesión del año pasado, en la última intervención formal de Máximo Kirchner como presidente del bloque Frente de Todos, que su actitud beligerante se daba de bruces con las necesidades de un oficialismo que acaba de perder las elecciones de medio término y ha quedado imposibilitado de reunir quórum y ganar las votaciones por sí mismo.

Para Asseff, lo de Máximo “dio a luz donde está la grieta: al interior del Gobierno”

Para el legislador de Juntos por el Cambio esa decisión “le resta seriedad” a la administración de Alberto Fernández.

El diputado nacional Alberto Asseff del bloque Juntos por el Cambio (JxC) y presidente del Partido UNIR, se refirió a la renuncia del presidente del bloque oficialista Máximo Kirchner y expresó su desacuerdo con decisión la que considera “una señal negativa de cara al futuro de las negociaciones con el FMI, porque le resta seriedad al Gobierno y sigue añadiendo incertidumbre a un estado de cosas sumamente oscuro”.

Asseff explicó que “la renuncia del hijo de la vicepresidenta da una señal negativa hacia afuera y muestra que la verdadera grieta hoy está entre el núcleo duro del kirchnerismo y el Presidente Fernández, a quien en cada oportunidad que pueden vacían de poder. Con un presidente débil la credibilidad del posible acuerdo con el FMI se volatiza”.

El diputado de JxC señaló que “a futuro ¿cómo esperamos que el gobierno cumpla con sus compromisos si parte de la coalición gobernante se retira por no estar conforme con dichos compromisos?”. Para el titular del Partido UNIR lo que hizo Máximo Kirchner “es un misil disparado a su propio gobierno”.

Finalmente Asseff evaluó que a futuro el problema se agravará entre el kirchnerismo duro y los moderados del gobierno, dado que el renunciante presidente del bloque oficialista también es titular del PJ de la provincia de Buenos Aires, así que “arrastra con él un importante caudal político en el bastión principal del gobierno, lo que significa que una gran fuerza contraria a las decisiones presidenciales”.

Según Alberto Fernández, Cristina no estaba de acuerdo con la renuncia de su hijo

El presidente dijo que Máximo Kirchner no le habló de “rupturas” y anticipó que este martes estarán decidiendo quién lo reemplaza.

Poco después de anunciarse la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque oficialista de la Cámara baja habló el presidente Alberto Fernández y aseguró que éste lo había llamado para avisarle de su decisión y que su madre no estaba de acuerdo con la renuncia.

“En ningún momento me habló de rupturas” dentro del oficialismo, aclaró el mandatario por C5N, en una entrevista en la que contó que Máximo Kirchner lo había llamado este lunes: “Me dijo que había tomado esta decisión. Yo le dije que no era necesario. Me dijo que Cristina no estaba de acuerdo con la renuncia”.

“Si dijera que Máximo obstruye, sería injusto. Como muchos otros, quiero la unidad en el Frente de Todos y voy a poner mi parte para preservar esa unidad siempre”, remarcó Fernández.

Fernández afirmó que “Máximo, me contó sus diferencias con este tema”, en referencia al acuerdo con el Fondo Monetario, y puntualizó que “como muchos otros, quiero la unidad en el Frente de Todos y voy a poner mi parte para preservar esa unidad siempre”.

¿Quién lo reemplazará? “Mañana (por este martes) estaremos decidiendo quién lo reemplaza”, aclaró, para admitir además que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner también “tiene diferencias” y “una mirada distinta” sobre la estrategia con el Fondo Monetario.

“El presidente soy yo y hay un punto en que tengo que tomar las decisiones”, aclaró en su diálogo con C5N, en el que admitió que “ningún acuerdo con el Fondo era bueno pero de todos, este era el mejor posible”.

Asimismo dijo esperar “que el Congreso entienda que nosotros tenemos que resolver el problema y que estamos haciendo algo que otros gobiernos no hicieron, que es ponerlo a consideración del Congreso”.

JxC convocó a una reunión tras la renuncia de Máximo Kirchner

La principal bancada opositora convocó a un encuentro en carácter de urgente con los presidentes de los bloques tras conocerse la dimisión de Máximo K como jefe del bloque oficialista en la Cámara baja.

La inminente renuncia de Máximo Kirchner como jefe del bloque en Diputados del Frente de Todos sacudió al mundo de la política y deja entrever una crisis interna en el oficialismo. Por ese motivo, según informaron a parlamentario.com desde Juntos por el Cambio convocaron de urgencia a los presidentes de los bloques para este martes con el objetivo de tratar la incertidumbre del Gobierno nacional tras la noticia del referente K.

Tras la renuncia de Máximo K, la oposición habló de un presidente debilitado

El diputado nacional anunció su renuncia a la presidencia del bloque en Diputados del FdT, lo cual despertó repercusiones en la bancada opositora.

maximo kirchner sesion diputados 10 junio 2021

En medio de las negociaciones entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional, el diputado nacional Máximo Kirchner anunció su renuncia como jefe del bloque en Diputados del FdT por no compartir el acuerdo. Tras darse a conocer la noticia, desde la oposición salieron a opinar en redes sociales.

El presidente del bloque Evolución Radical, Rodrigo de Loredo escribió: “48 hs duró la paz en el Frente de Todos. La coalición de gobierno no asume las dificultades del país y desde que llegaron juegan a la interna del poder. Malas señales para una sociedad cansada y una economía dañada”.

En tanto, el jefe de la UCR en la Cámara alta, Luis Naidenoff, posteó: “Una decisión que debilita y aisla cada vez más al Presidente. Por la lucha de facciones y la especulación electoral no dimensionan el daño que están haciendo a la Argentina en un momento de enorme crisis”.

También, el vicepresidente tercero de la Cámara de Diputados y exsenador Julio Cobos sostuvo: “Como sucedió luego de las PASO, las internas del oficialismo impactan en el gobierno de nuestro país. En este caso es peor: lesiona la autoridad presidencial y quita credibilidad y estabilidad. Por el bien de Argentina pedimos responsabilidad a todos los sectores del oficialismo”.

Y añadió: “Gobernar es asumir responsabilidades para el presente y para el futuro. El acuerdo con el FMI es algo de largo plazo y eso debemos contemplarlo. Nuestra posición debe ir más allá de las decisiones que tome el presidente del bloque y lo que diga o deje de decir Cristina Fernández”. “Nuestra responsabilidad trasciende el ahora y las internas del oficialismo; lo prioritario es aportar soluciones duraderas. La evaluación que debemos hacer dentro de la UCR y en nuestro espacio es si el acuerdo logrado resulta conveniente o no a los intereses de nuestro país”, cerró.

“Lamentablemente se confirma lo que tantos venimos denunciado hace tiempo. Un gobierno bifronte de facciones antagónicas. El vaciado de poder que la vicepresidenta le acaba de propinar al presidente prioriza la interna por sobre la responsabilidad institucional y debilita al país”, expresó el diputado del Pro Waldo Wolff. En el mismo sentido, se manifestó de forma breve Fernando Iglesias: “Estas son internas y no las de Cambiemos!”.

Más tarde, el diputado Fernando Iglesias puso en duda los dichos del presidente respecto de la postura de Cristina Kirchner. “El peronismo es gobierno, oposición y oposición de la oposición”, ironizó.

“No es bueno para el país que el oficialismo no sepa tramitar sus diferencias, ojalá se arreglen entre ellos. En la oposición tendrá que haber más inteligencia, templanza y seriedad que nunca, sobre todo cuando el caos está a la vuelta de la esquina”, expresó el jefe del bloque Coalición Cívica de la Cámara baja, Juan Manuel López.

Además, la diputada nacional Mariana Zuvic (CC-ARI) sostuvo: “El hijo de la Vice juega a hacerle terrorismo marginal a su propio gobierno. Hace berrinche porque perdió, y como el padre, no se le ocurre otra respuesta que robarse la pelota. Patéticos”.

También se expresó el liberal José Luis Espert (Avanza Libertad): “Máximo y su madre, Cristina, son parte del problema de terminar permanentemente en crisis. Cristina vacío el BCRA de reservas, que es lo mismo que endeudarse”.

Desde el Frente de Izquierda se expresó Nicolás Del Caño: “La renuncia de Máximo Kirchner confirma lo que venimos denunciando: el acuerdo con el FMI es un nuevo pacto de coloniaje y significará un duro ajuste contra el pueblo trabajador”, y agregó: “Los sindicatos y organizaciones sociales que están en contra del acuerdo con el FMI deberían poner toda la fuerza en las calles para derrotarlo”.

“Máximo Kirchner acaba de mostrar la fractura expuesta del FdT”, señaló Cornejo

El jefe del interbloque de JxC en la Cámara alta se expresó en redes sociales tras la renuncia del referente K a la presidencia de su bloque en Diputados.

El senador nacional y jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en el Senado, Alfredo Cornejo (UCR – Mendoza) expresó a través de las redes sociales su opinión tras la renuncia de Máximo Kirchner como presidente del bloque de Diputados del oficialismo y aseguró que “acaba de mostrar la fractura expuesta del FdT”.

“Máximo Kirchner acaba de mostrar la fractura expuesta del FdT que vengo advirtiendo hace dos años. No tienen un programa común y solo se unieron para conquistar el poder. Esta falta de coincidencias, no han hecho más que generar incertidumbre desde que están en el gobierno”, expresó Cornejo.

Sobre la renuncia de Máximo K, Negri opinó: “Queda claro que hay una grave crisis política en el FdT”.

El diputado radical se refirió a la renuncia del diputado oficialista a la presidencia del bloque en la Cámara baja, y señaló que “esta crisis política es pura y exclusivamente responsabilidad del Frente de Todos y sus internas”.

mario negri sesion 16 diciembre 2021

En medio de las negociaciones entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional, el diputado nacional Máximo Kirchner anunció su renuncia como jefe del bloque en Diputados del FdT por no compartir el acuerdo. Tras darse a conocer la noticia, el presidente del bloque de diputados nacionales de la UCR, Mario Negri, opinó: “Hay una grave crisis interna dentro del Frente de Todos que parece ir ganando gravedad y volumen”.

En diálogo con una Radio porteña, Negri afirmó: “Veníamos diciendo que había un silencio que aturdía de parte del kirchnerismo duro con respecto al acuerdo del Gobierno con el FMI. Hoy queda claro que hay una grave crisis interna dentro del Frente de Todos que parece ir ganando gravedad y volumen”.

“Es la primera vez que un presidente peronista pierde el control de los bloques parlamentarios. Mañana martes, Alberto Fernández se va a Moscú a reunirse con Putin justo cuando hay una escalada con Ucrania que tiene al mundo en vilo y justo cuando una decena de procesados y condenados por corrupción del kirchnerismo marcharán para simbólicamente tomar por asalto a la Corte Suprema”, agregó Negri.

Y finalizó: “Como oposición hemos querido colaborar, pero el ministro (Martín) Guzmán ni siquiera nos quiso recibir. Nosotros no podemos palos en la rueda, esta crisis política es pura y exclusivamente responsabilidad del Frente de Todos y sus internas”.

Disconforme con el acuerdo con el Fondo, Máximo Kirchner renunció a la presidencia del bloque oficialista

El referente oficialista emitió un comunicado en donde explicó que la decisión “nace de no compartir la estrategia utilizada y mucho menos los resultados obtenidos en la negociación con el FMI”. No obstante, permanecerá dentro del bloque.

El diputado nacional Máximo Kirchner anunció a través de un comunicado su renuncia como presidente del bloque de Diputados del Frente de Todos y explicó que la decisión se debe por “no compartir la estrategia utilizada y mucho menos los resultados obtenidos en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), llevada adelante exclusivamente por el gabinete económico y el grupo negociador”.

“He tomado la decisión de no continuar a cargo de la presidencia del Bloque de Diputados del Frente de Todos. Esta decisión nace de no compartir la estrategia utilizada y mucho menos los resultados obtenidos en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), llevada adelante exclusivamente por el gabinete económico y el grupo negociador que responde y cuenta con la absoluta confianza del presidente de la Nación, a quien nunca dejé de decirle mi visión para no llegar a este resultado”, manifestó Kirchner.

En tanto, aclaró: “Permaneceré dentro del bloque para facilitar la tarea del presidente y su entorno. Es mejor dar un paso al costado para que, de esa manera, él pueda elegir a alguien que crea en este programa del Fondo Monetario Internacional, no sólo en lo inmediato sino también mirando más allá del 10 de diciembre del 2023”.

“Desde el día en que, en el año 2018, Mauricio Macri trajo de regreso a la Argentina al FMI, a quien Néstor Kirchner a través de la cancelación histórica de una deuda de 9.800 millones de dólares, lograra desterrar de nuestro país por ser el detonante clave en cada crisis económica desde la vuelta de la democracia y cuyo símbolo más elocuente fue la crisis del año 2001, sabíamos que este sería el problema más grande para nuestro país”, recordó.

Decido liberar al presidente para que no se sienta ‘presionado’, como tantas otras veces ha hecho trascender su entorno. ¿Presionar? No. Eso lo hace el Fondo Monetario Internacional”.

Y agregó: “Sobre todo por la magnitud y excepcionalidad del préstamo que alcanzara los 57.000 millones de dólares (casi 6 veces el monto cancelado en el año 2005) y del cual se desembolsaron 44.500 millones de dólares en sólo un año perdonando, además, todos y cada uno de los incumplimientos del gobierno de Macri y violando su propio Estatuto constitutivo. Macri tenía que ganar la elección”.

“No aspiro a una solución mágica, sólo a una solución racional. Para algunos, señalar y proponer corregir los errores y abusos del FMI que nunca perjudican al organismo y su burocracia, es una irresponsabilidad. Para mí lo irracional e inhumano, es no hacerlo. Al fin y al cabo, el FMI demuestra que lo importante no son las razones ya que sólo se trata de fuerza. Quizás su nombre debiera ser Fuerza Monetaria Internacional. Y como veo que siempre se interesan por los gastos, podrían ahorrar en economistas caros ya que para hacer lo que hacen sólo basta con gente que sepa apretar prometiendo el infierno si no se hace lo que ellos quieren”, sostuvo el referente kirchnerista.

En ese sentido, destacó: “Y si algunos dudan de mi nivel de pragmatismo les recuerdo que como jefe de Bloque acompañé la sanción de la Ley que aprobó la reestructuración de la deuda privada en moneda extranjera, sin quita de capital, pero con quita de intereses, realizada por el Gobierno en el año 2020, a pesar de estar en profundo desacuerdo con algunos de sus artículos. Comprendí el contexto y arreciaba la pandemia”.

“Dejé los prejuicios de lado y también los agravios recibidos para conformar el Frente de Todos, no así las convicciones. No lamento haber brindado un trato que no fue recíproco. Entendí desde el momento en que CFK (Cristina Fernández de Kirchner) nos dio la instrucción de construir el Frente de Todos que lo sucedido hasta su conformación no podía obturar lo que vendría. Lamentablemente fui uno de los pocos que actuó de esa manera”, señaló el diputado oficialista.

En ese marco, precisó que “sería más que incorrecto aferrarse a la presidencia del Bloque cuando no se puede acompañar un proyecto de una centralidad tan decisiva en términos del presente y los años que vendrán. Algunos se preguntarán qué opción ofrezco. En principio, llamar a las cosas por su nombre: no hablar de una dura negociación cuando no lo fue, y mucho menos hablar de ‘beneficios’. La realidad es dura. Vi al presidente Kirchner quemar su vida en este tipo de situaciones”.

“En la cena de fin de año, realizada en la Quinta de Olivos, cada uno de los integrantes del bloque, así como el presidente de la Nación, me pudieron escuchar cuando aseguré que cualquiera de mis compañeros y compañeras podía hacerse cargo de mi lugar”, contó.

Entendí desde el momento en que CFK nos dio la instrucción de construir el Frente de Todos que lo sucedido hasta su conformación no podía obturar lo que vendría. Lamentablemente fui uno de los pocos que actuó de esa manera”.

En ese sentido, señaló: “Asimismo, ningún diputado ni diputada de nuestro bloque recibió una instrucción para expresarse en contra de la imposición del Fondo. Es cierto también, que no recibieron una instrucción para hacerlo en su favor. Y es por ello mismo que decido liberar al presidente para que no se sienta ‘presionado’, como tantas otras veces ha hecho trascender su entorno. ¿Presionar? No. Eso lo hace el Fondo Monetario Internacional”.

Por consiguiente, agradeció y enumeró las leyes sancionadas: “A cada compañero y compañera el trabajo realizado: la Ley de Fuego, el Aporte Solidario y extraordinario, Etiquetado Frontal, Ley de Cupo Trans, Ley de Tele-Trabajo, la Ley de Zona Fría, Ley de personas en situación de calle, fondo PREIMBA, Equidad en Medios y otras tantas que buscaron cumplir en parte demandas y necesidades de nuestros ciudadanos y ciudadanas. Muchas de ellas en acuerdo con diferentes bloques y otras no, como es lógico en democracia. Y otras, como fue recientemente en Bienes Personales, de vital importancia para el Gobierno, que se logró por el trabajo de acuerdos realizado en la Cámara de Diputados.

No obstante, Kirchner aclaró: “Seguiré trabajando, como lo hice hasta ahora, con una agenda que incluya leyes como Humedales, Producción de Cannabis Medicinal y Cáñamo Industrial, Acceso a la Tierra, Envases, Fomento al Desarrollo agro-industrial Federal e Inclusivo y Promoción de la Industria Automotriz”.

Y continuó agradeciendo: “Agradezco también a los presidentes de los demás bloques, con quienes hemos discutido fuerte pero siempre sin faltarnos el respeto y de quienes también aprendí mucho. Entre otras cosas, el lamentarse por no haber levantado su voz cuando no estaban de acuerdo en temas de extrema centralidad promovidos por su propio Gobierno”.

“Por comprensión histórica, por mandato popular y por decisión política, mi postura no busca señalar a quienes acompañan de manera crítica o directamente festejan, como he leído. Ojalá todo salga en los próximos años como el sistema político, económico y mediático argentino promete y mis palabras sean las de alguien que en base a la experiencia histórica solo se equivocó y no hizo otra cosa que dejar un lugar para seguir ayudando. No busco estar a la izquierda, ni mucho menos a la derecha de nadie, categorías que ya no alcanzan para explicar la realidad”, cerró.

Comunicado-bloque-fdt

Macri tildó de “mentiroso serial” a Máximo Kirchner

Acusó al presidente Alberto Fernández de haber perdido “todo contacto con la realidad”.

El expresidente Mauricio Macri cargó duramente contra su sucesor, Alberto Fernández, al que atribuyó haber perdido “todo contacto con la realidad”; Máximo Kirchner, al que tildó de “mentiroso serial”, y la vicepresidenta Cristina Kirchner, de quien dijo que hará “todo lo posible” para que lo metan preso, aunque dijo que “no tiene miedo” de ese escenario.

Sobre Máximo, Macri dijo que debió haber dicho respecto de la deuda contraída por su gestión que “reemplazó deuda que tomó el Gobierno de mi madre, y alguna deuda que tomó el Gobierno de él”.

“Y la que tomamos nosotros como deuda fue producto de que ellos dejaron un déficit monumental, que nosotros con mucho esfuerzo logramos bajarlo a casi cero. Y ellos de vuelta lo devolvieron a un déficit monumental, con lo cual hoy el Gobierno de ellos en dos años ha batido récords de toma de deuda en la historia de la Argentina”, remarcó.

En una entrevista con La Cornisa, el programa que conduce Luis Majul en LN+, el fundador de Pro también habló sobre los desafíos que debe enfrentar Juntos por el Cambio. “No hay espacio para pelearse”, afirmó Macri sobre la principal coalición opositora, que debió atravesar varias crisis en este año electoral.

El expresidente fue en línea con el discurso de algunos integrantes de la cúpula de Juntos por el Cambio que remarcaban que la interna radical no ponía en riesgo al conglomerado opositor. De todas maneras, resaltó que “aun después de la derrota” Juntos por el Cambio logró mantener la unidad. “Algo que nunca había sucedido en la Argentina”, consideró.

Macri también planteó que tiene cosas en común con los dos flamantes diputados liberales. “Vamos a acordar en muchas cosas con (Javier) Milei y (José Luis) Espert“, dijo, refiriéndose a las futuras votaciones en el Congreso.

El exmandatario caracterizó la gestión de Alberto Fernández como una mezcla de “incapacidad, prepotencia e ignorancia”. “Han destruido la confianza interna y externa”, afirmó.

“Nunca vimos partir tantos jóvenes de la Argentina” como desde que inició este Gobierno, agregó. “Eso lograron en estos dos años”, lanzó.” Con gente como Roberto Baradel no hay futuro”, dijo sobre el secretario general de Suteba.

El expresidente consideró que Alberto Fernández perdió “todo contacto con la realidad” y se preguntó si “tiene alguna capacidad de escuchar” al ser consultado por una sugerencia para su sucesor. “Por suerte cada vez habla menos”.

El día en el que comenzó a notarse la derrota electoral

Es absolutamente excepcional lo que sucedió en el Congreso el viernes por la mañana. Los presupuestos nunca son rechazados, los oficialismos no convocan a sesiones que puedan perder. Las dudas que abre la actitud del flamante presidente del PJ bonaerense.

tablero rechazo diputados presupuesto 2022

Por José Angel Di Mauro

Los memoriosos la recuerdan como una de las votaciones históricas del Congreso de la Nación. Fue en la sesión iniciada el miércoles 14 de marzo de 1984: el Gobierno de Raúl Alfonsín llevaba apenas tres meses y se definía en el Senado -un ámbito que donde ni siquiera entonces el no peronismo alcanzó a ser mayoría- la suerte del proyecto de reordenamiento sindical, conocido como la Ley Mucci. Ya en la madrugada del jueves 15, el Gobierno de Alfonsín perdió esa votación por dos votos (24 a 22), y todos recuerdan al neuquino Elías Sapag como el factor clave de la derrota radical, pues si votaba a favor había empate y definía Víctor Martínez.

Más cerca en el tiempo y ya con videos a color que nos refrescan la memoria, en la madrugada del 17 de julio de 2008 al entonces vicepresidente Julio Cobos le tocó desempatar el 36 a 36 que había dado la votación sobre la resolución 125. Quedó en la historia su voto “no positivo”, como así también la sonora derrota del Gobierno de Cristina Kirchner en el Congreso.

¿A qué vienen estos ejemplos? A que es absolutamente excepcional que un oficialismo pierda una votación para una sesión que ha convocado. Menos aún el primer paso, la media sanción. Los oficialismos solo convocan sesiones en las que tienen asegurado el quórum -porque históricamente es su obligación conseguirlo- y garantizados los votos para aprobar la ley que desean. Eso no implica que no puedan sufrir derrotas legislativas, cosa que suele suceder cuando no son mayoría. Le pasó varias veces al gobierno anterior, el primero en minoría en ambas cámaras en cien años. Pero solo con sesiones que convocaba la oposición, y en esos casos lo resolvía negociando, haciendo caer la sesión retaceando el quórum, o si la derrota se consumaba, vetando. Fue lo que hizo Mauricio Macri con la Ley Antidespidos y la que retrotraía el valor de las tarifas a noviembre de 2017. Y es lo que hacía también el kirchnerismo durante sus 12 años en el poder, cuando estaba en aprietos. ¿Cómo lo afrontó Miguel Pichetto al presidir el bloque oficialista del Senado en el período 2009-2011 cuando se quedó sin mayoría en esa Cámara? “Hice una tarea defensiva, de resistencia”, detalló ante quien esto escribe para el libro “Gobernar en Minoría”.

Para ese mismo texto -que deberían releer quienes hoy gobiernan siendo minoría- el entonces ministro del Interior Rogelio Frigerio explicaba que “en el Congreso es tan importante lograr el número para pasar tus leyes, como lograr el número para que no te metan leyes que te perjudican”.

El Frente de Todos no debió convocar a la sesión del jueves sin la certeza de contar con los números que le permitieran aprobar la Ley de Leyes. Pero en la previa anticipaban una irrealidad que solo tenía sentido si terminaba siendo cierta. Como la de anticipar la agenda de la próxima semana. Todos estimaban la aprobación del proyecto en la madrugada del viernes y daban por descontado un rápido tratamiento la semana siguiente en el Senado, donde sería convertido en ley seguramente el 29 o 30 de diciembre. Sin embargo voceros oficiales hicieron correr la intención de emitir dictamen de comisión en este mismo lunes, para llevarlo al recinto al día siguiente.

Imposible según las normas que se cumplen a rajatabla en el Senado, donde se aguarda una semana entre la firma del dictamen y el tratamiento en el recinto. A menos que la oposición estuviera dispuesta a dar los dos tercios para habilitar tal cosa. Imposible.

Sí se especulaba la última semana con que una parte de Juntos por el Cambio se abstuviera de modo tal de que el oficialismo pudiese tener la ley por mayoría simple: no hace falta con esta ley mayorías especiales.

“Estamos entrando en territorio desconocido”, advirtió José María López desde el ARI.

El bloque completo de la Coalición Cívica estaba dispuesto a tomar esa actitud y todos lo sabían. Pero cambió de postura el miércoles por la noche, cuando percibió que en las negociaciones algunos cambiaban esa abstención por favores en el texto del proyecto. El titular del bloque, Juan Manuel López, confesó al inicio del debate del jueves que esa abstención hubiera tenido “un propósito y una estrategia: tener una abstención de más de 132 votos, que es lo que podía sacar el voto negativo; votar algunos artículos en particular en contra y obligar al oficialismo a negociar, y llevarnos algo más que un título de esa votación”. En su mea culpa público, dijo que eso no iba a ser posible “porque no lo pudimos coordinar”. Confesó además de Juntos por el Cambio que “llegamos atropellándonos entre nosotros” y lo atribuyó a “una falta de coordinación que tiene que ver con una falta de institucionalidad que tiene la Argentina, que tienen los partidos políticos, y ni hablar de las alianzas de gobierno”.

Fue el mismo Juan Manuel López el que cuando en el desenlace de la sesión las diferencias en JxC se habían hecho públicas -la reunión del último cuarto intermedio, en el Salón Delia Parodi, para resolver si aceptaban la vuelta a comisión del proyecto, fue muy dura, se nota la falta de una conducción homogénea-, salió a aclarar que “en Juntos por el Cambio hay unidad. Acá estamos todos juntos, con mucha responsabilidad”.

La pregunta del millón es si hubo impericia, la intención de “quemar las naves” -esa frase fue deslizada en la noche previa a la sesión por un legislador opositor respecto de lo que percibía en el oficialismo-, o una deliberada actitud de Máximo Kirchner. Las tres alternativas son muy posibles.

“Votemos y terminemos el show, por favor”: así terminó su discurso Máximo Kirchner, y se desató la tormenta.

Pero hubo algo que no puede pasar desapercibido. Durante la sesión se van elaborando y difundiendo listas de oradores que permiten establecer cuándo hablará cada uno y, sobre todo, cuándo puede concluir la sesión. En los mismos nunca figuró el jefe del bloque oficialista, sino curiosamente Victoria Tolosa Paz. Es habitual que Máximo Kirchner delegue cierres de debates en otros diputados, aunque nunca cuando se trata nada menos que del Presupuesto. Sin embargo, alrededor de las 7 de la mañana apareció otro listado con más nombres del oficialismo, como Federico Fagioli, Leopoldo Moreau, Marcela Passo y Marisa Uceda, reconfigurándose los cierres ya sin Cristian Ritondo, con Alejandro “Topo” Rodríguez del interbloque Federal, y en una curiosa apuesta al misterio para el cierre figuraba “FDT”.

Para esos instantes se habían reanudado las negociaciones y existía la certeza de una postergación hasta la semana que viene, de ahí que se interpretara el agregado de oficialistas como la intención de alargar un poco el debate mientras discutían a puertas cerradas, pero llamó la atención que se hubieran elegido nombres que elevaran el tono de confrontación que hasta entonces mayormente no había tenido la sesión. Nada recomendable para cuando justamente están por votar.

El aire enrarecido aumentó cuando comenzaba a hablar el oficialista Itai Hagman: llegaron los jefes de JxC con la propuesta de devolver el proyecto a comisión y comenzaron a transmitirle las novedades al resto del interbloque en el recinto. Algo que daba pie a diversas posturas, con una gran cantidad de diputados que no estaban de acuerdo, y eso se armaron conciliábulos en pleno recinto, que despertaron la reacción de talibanes del oficialismo como Rodolfo Tailhade, que les gritó de mala manera que salieran del recinto para hacer sus reuniones. “Están tratando de consensuar una posición”, le aclaró desde la presidencia el mendocino Omar De Marchi, de JxC. No era necesario decirle que hablaban de una oferta que les acababa de hacer el Gobierno.

Fue el propio Alberto Fernández quien habló con los jefes de JxC para convencerlos de evitar que la sangre llegara al río. Y trabajosamente se llegó a esa decisión al cabo de una tensa reunión de la oposición, que quedó anulada cuando Máximo Kirchner -como diría Pichetto- incendió la pradera.

El mayor perjuicio de no tener presupuesto es el efecto que ello ocasiona en las negociaciones con el Fondo Monetario. Es lo que le reprocha el presidente a la oposición, aunque quisiera transmitirle también su enojo, y no puede, al hijo de su vicepresidenta. Por el contrario, se mostró este sábado a su lado en el acto del PJ bonaerense.

El abrazo de Máximo y Alberto este sábado en San Vicente.

Al asumir la presidencia del partido, Máximo graficó a su invitado como un presidente acosado por los otros poderes, incluido el mediático. “Confiá, no nos dan miedo las peleas ni las tapas de los diarios. Vos decí lo que tenemos que hacer, para dónde ir y ahí nosotros vamos a acompañar”, le dijo.

Como no había ido allí para pasarle facturas, Alberto se las pasó a la oposición, recordando que “a Cristina la dejaron sin presupuesto en 2010 y a mí me dejaron sin Presupuesto en 2022. Pero miren: Cristina en 2010 siguió gobernando y yo en 2022 voy a seguir gobernando”.

Una diferencia: en 2010 el Frente para la Victoria evitó ir a una sesión que perdería; no tuvo Presupuesto, pero tampoco derrota.

Vidal reiteró que el kirchnerismo no les votó ningún presupuesto “nunca”

Tal cual lo expresó Cristian Ritondo sobre el final de la sesión, la exgobernadora y hoy diputada ratificó esa observación y cargó contra la actitud de Máximo Kirchner.

Un día después de la polémica sesión del Presupuesto, la diputada nacional María Eugenia Vidal criticó duramente la forma de manejarse del oficialismo en Diputados, señalando que lo que ocurrió el viernes al final de la sesión “fue una vez más el ADN del oficialismo, el siempre ‘vamos por todo’, tratando de imponer y someter”.

“Pretendieron en tres días tratar un Presupuesto por el que habían hecho silencio tres meses. Nos llevaron al recinto sin tener los votos y aun así decidieron a una sesión de 21 horas para ver si nos quebraban. Ahí pidieron un cuarto intermedio y los bloques de la oposición dijeron que correspondía que el Presupuesto vuelva a comisión”, recordó. A continuación, destacó que “el presidente de bloque, Máximo Kirchner, empezó a insultar a la oposición demostrando que no quieren diálogo, no saben perder ni reconocerse en minoría. Eso fue lo que pasó en el Congreso”.

“Es una manera de hacer política, pensar que siempre hay que imponerse. El kirchnerismo no votó ningún Presupuesto de Juntos por el Cambio nunca. Ahí no les parecía una irresponsabilidad”, agregó la diputada en diálogo con “Sábado tempranísimo”, por Radio Mitre.

En esa misma línea, describió el escenario actual: “La Argentina está atravesando su peor crisis desde el 2001, no estamos para discutir con chicanas y discursos para Twitter. Nos perdimos la primera oportunidad de resolver los problemas en serio”.

“La ampliación de Juntos por el Cambio trae más bloques, algunos de estos están en coordinación con el Pro. Nosotros bajamos al recinto con un concepto muy claro, dar quórum para que se discuta pero con una decisión muy clara de votar en contra. De cara a la acción en el recinto, fuimos todos a votar lo mismo y eso es lo relevante”, cerró María Eugenia Vidal al ser consultada por la dificultad de coordinar entre tantos bloques.

Máximo Kirchner afirmó que los otros poderes tienen bajo acoso al Gobierno

Se refirió así al Poder Judicial, al Legislativo y también al “mediático”. Y le dijo al presidente que “no nos dan miedo las peleas ni las tapas de los diarios”.

“Creo que tenemos un gran desafío por delante, no sólo quienes tenemos responsabilidades institucionales sino también cada compañero y cada compañera en el distrito”, afirmó este sábado el flamante presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner.

En su nuevo rol, el jefe del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados “para nosotros el interior de la provincia de Buenos Aires va a ser central. Vamos a ir distrito por distrito a hablar con cada compañero y compañera. Y no solo con los compañeros y compañeras del justicialismo, sino también con todas las cámaras del comercio, con toda la gente que tiene sus inversiones y desarrollos en el interior de una provincia tan grande y que es el corazón productivo de nuestra patria”.

En el marco de la presentación de autoridades del PJ Bonaerense en la quinta de San Vicente, donde puso en valor la importancia de la tarea en todo el territorio provincial, el nuevo titular partidario dijo: “Les puedo asegurar que la construcción del Frente de Todos fue titánica. Hubo que trabajar y hablar con muchos compañeros y compañeras que no hablábamos hace muchísimo tiempo. Y también con la tranquilidad, en mi caso, de nunca haber dicho nada de nadie salvo de manifestar el disenso político. Nunca acudí a ningún palacio judicial contra ningún compañero ni compañera que hoy integra el Frente de Todos. Siempre tuve una postura absolutamente democrática y mis diferencias y las diferencias en Argentina debemos aprender a saldarlas políticamente y no en el Poder Judicial, porque eso es el peronismo”.

Luego la emprendió contra la oposición al señalar que “cuando el presidente Macri anuncia en un par de segundos, no más de 300 palabras, que nos lleva de vuelta el Fondo Monetario Internacional, para mí no sólo fue una frustración en términos políticos y en términos de que sabía las consecuencias de que eso iba a desatar sobre nuestro pueblo. Sino también fue en términos muy personales”. Recordó el 25 de mayo de 2003, “cuando hubo que hacerse cargo del país, de la desesperanza muchas veces que había en nuestra gente. Y del descreimiento que había en la dirigencia política, estuviera en el partido que estuviera. Y también me acuerdo el laburo que vos, que él, que Julio, que tantos compañeros y compañeras desde el mismo día cero llevaron adelante sin descanso. Sin descanso y eso cuesta después”.

“Es como siempre decimos muchos, que vivir cuesta vida ¿no? Entonces cuando vi que Macri volvía con un desparpajo increíble al Fondo Monetario me acordé mucho de mi viejo y el tiempo que a él le había tocado vivir y de lo que había trabajado para sacar el país adelante y para desendeudarlo”, apuntó.

Agregó que su padre “era intendente de la capital de una provincia pero que parece, tranquilamente podía ser un pueblo del interior de la provincia de Buenos Aires. En el momento en el que él fue intendente de la ciudad de Río Gallegos, aquella provincia tenía 30.000, 40.000 habitantes, no como los gigantes que suelen gobernar los amigos ¿no?, con quinientos mil, cuatrocientos, trescientos mil habitantes, sino del interior. Así que el interior  de la provincia de Buenos Aires también tiene un desafío por delante”.

“No sólo se trata de la cantidad de gente que gobernás sino de las ganas que le ponés y de los sueños que tengas para poder proyectarte en el tiempo y animarte a liderar los tiempos que vienen”, señaló Máximo Kirchner.

En el marco de la presentación de autoridades destacó que “para mí es importante la responsabilidad que llevamos para adelante y por delante, creo que el peronismo de la provincia de Buenos Aires es central para el Frente de Todos y que no hay que cerrarlo. No hay que cerrarlo, hay que abrirlo y es el significante más grande”.

En su discurso, Máximo Kirchner sostuvo que “muchos compañeros se han sumado a lo largo y ancho de la provincia para poder encontrar una síntesis superadora y… pongámosle ganas. Es muy difícil la situación pero les puedo asegurar que se puede salir para adelante porque ya lo hicimos una vez. Y el país que queremos construir no es una utopía, los argentinos supimos construir una patria mejor. Tenemos que darnos la oportunidad otra vez de creer en nosotros mismos y lo vamos a sacar adelante cueste lo que cueste”.

Máximo puso también el ojo en la Justicia, al señalar que “yo veía cómo está actuando el Poder Judicial. Hay tres poderes en la Argentina: un Poder Judicial que lo tiene bajo permanente acoso al Gobierno y que incluso volteó el Consejo de la Magistratura el jueves, el mismo día otro poder del Estado, el Poder Legislativo le niega el Presupuesto al Presidente. Y hay otro poder más ya saben cuál es también, el cuarto que pareciera ser el primero, el poder mediático que también tiene bajo permanente acoso a Alberto”.

En este sentido agregó que “no es a un hombre, es a las ideas que expresa un hombre y a las ideas que expresamos nosotros. Eso es lo que tenemos que tener claro: quieren un país para pocos y nosotros queremos un país para todas y para todos. Y en esa tarea, Alberto, nos vas a encontrar. Confiá, no nos dan miedo las peleas ni las tapas de los diarios. Vos decí lo que tenemos que hacer, para donde ir y ahí nosotros vamos a acompañar para poder sacar nuestra patria adelante”.

Alberto F: “Los que me dicen que cierre con el Fondo no me aprueban el Presupuesto”

Un día después de que la oposición le rechazara el Presupuesto enviado por el Poder Ejecutivo, en respuesta a una intervención de Máximo Kirchner, el presidente estuvo en la presentación de este como titular del PJ bonaerense.

El presidente Alberto Fernández reclamó este sábado a la oposición “un poco de honestidad intelectual” al hacer referencia a que “los que me dicen que hay que cerrar con el Fondo Monetario Internacional no me aprueban un Presupuesto y además me apuran. Lo que es peor es que la deuda que me piden que arregle es la que ellos tomaron”.

“Dense cuenta que estamos tratando de resolver los problemas que ustedes crearon y si no lo hacen por honestidad intelectual, aunque sea háganlo por vergüenza, porque vergüenza debería darles lo que fueron capaces de hacer”, agregó el jefe de Estado con dureza.

Presidente de la Nación y titular del Partido Justicialista nacional, Alberto Fernández se expresó así al participar de la presentación del jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, como presidente del PJ bonaerense en un acto que tuvo lugar en el Museo Histórico 17 de Octubre, en la Quinta de San Vicente.

Fernández recordó que “a Cristina la dejaron sin presupuesto en 2010 y a mí me dejaron sin Presupuesto en 2022. Pero miren: Cristina en 2010 siguió gobernando y yo en 2022 voy a seguir gobernando. Vamos a seguir gobernando porque sabemos qué intereses representamos: los de los que menos tienen, los de los más postergados y los más desposeídos. No me importa qué Presupuesto me dejaron de aprobar, sé que eso lo voy a hacer con o sin Presupuesto, lo tengo claro”.

En tanto, Máximo Kirchner habló del “acoso” que sufre el Gobierno nacional desde ciertos poderes, asegurando que el mismo no es contra “un hombre”, sino “a las ideas que expresa un hombre y es a las ideas que expresamos nosotros, eso es lo que tenemos que tener en claro. Quieren un país para pocos y nosotros queremos un país para todas y para todos”.

“En esa tarea Alberto nos vas a encontrar. Confiá, no nos dan miedo las peleas ni las tapas de los diarios. Vos decí lo que tenemos que hacer, para dónde ir y ahí nosotros vamos a acompañar para poder sacar a nuestra Patria adelante”, le expresó el diputado nacional.

El bloque FdT tildó a la oposición de “irresponsable” y le atribuyó actitudes “facciosas”

La bancada que conduce Máximo Kirchner los acusó de dejar al Gobierno sin Presupuesto y les atribuyeron “desmedida agresividad”.

En un durísimo comunicado emitido horas después de que fracasara el intento oficialista de aprobar el Presupuesto 2022, el bloque de diputados del Frente de Todos sostuvo que la oposición dejó al Gobierno “sin Presupuesto para el 2022” y denunció una “actitud irresponsable” que representa “un golpe a la recuperación de la economía y un retroceso para el país, las provincias y los municipios de todo el territorio nacional, que perderán obras e inversiones necesarias para mejorar la vida de los argentinos y argentinas”.

La nota emitida por el bloque que conduce Máximo Kirchner, cuyo discurso motivó este viernes la reacción adversa de la oposición en su conjunto, llama a la reflexión al conjunto de las fuerzas políticas opositoras sobre “la gravedad del momento histórico” y por eso piden “que depongan las actitudes facciosas en aras del interés común de nuestro país que debe afrontar una deuda externa de dimensiones inéditas y una crisis social profunda”.

El bloque oficialista señala en la nota que siguiendo la estrategia legislativa planteada por el presidente Alberto Fernández, ante la falta de acuerdo para sancionar el Presupuesto 2022, manifestaron su “acompañamiento al pedido de que el proyecto regresara a comisión para revisar el contenido y continuar incorporando modificaciones, con el objetivo de buscar los consensos necesarios”.

“Lamentablemente los diez presidentes de los bloques de una oposición atomizada por fuertes internas aprovecharon esta instancia para fustigar a nuestro Gobierno con desmedida agresividad. Entendemos que esto forma parte del juego democrático, pero es una muestra de cómo se comportan quienes cuenta con protección mediática, pero carecen de responsabilidad democrática”, señala el comunicado, que concluye justificando la postura del presidente del bloque, Máximo Kirchner, quien “expresó la voluntad y el sentir de toda la bancada oficialista, defendiendo nuestras convicciones y cuestionando los argumentos de la oposición, ejerciendo así su rol como representante del conjunto”.

La bancada oficialista califica de “insólita” la reacción de la oposición frente a las palabras del presidente del bloque, que a juicio de ellos “pone de manifiesto la impostura de quienes integran la oposición, y evidencia el cinismo de eludir la responsabilidad de dejar a nuestro pueblo sin su presupuesto, a las provincias sin las obras necesarias, a los trabajadores y trabajadoras sin la reducción del impuesto a las ganancias, entre otras cosas”.

Luego hacen referencia a los dichos de Kirchner, quien destacó a la presencia en el bloque de Juntos por el Cambio de un exvicepresidente de la Nación, una exgobernadora, un exvicejefe de Gobierno porteño, un exministro del Interior y un expresidente de la Cámara, explicando que “haber mencionado los cargos que habían ocupado importantes dirigentes políticos de la oposición y describir que ellos eran los que habían endeudado a la Argentina en 44.000 millones de dólares fue tomado como un agravio”. Ante ello, insisten en que “fueron 46 millones de argentinos y argentinas los agraviados por la toma de una deuda sobre la cual no pudieron decidir, como tampoco lo hicimos desde el Congreso”.

El comunicado concluye con el repudio del bloque “al accionar de quienes fueron los responsables de abrir las puertas al FMI, 13 años después de que Néstor Kirchner anunciara el pago de la deuda externa con este organismo. Son los mismos que en la mayor crisis sanitaria, económica y social de la que se tenga memoria, pasarán a la historia siendo quienes dejaron sin Presupuesto a los argentinos y argentinas”.

Presupuesto 2022: Máximo K. criticó a la oposición tras el rechazo y los acusó de tener un “comportamiento patoteril”

En ese marco, el titular del bloque del FdT manifestó que “fue una competencia entre ellos para ver quién gritaba más y se olvidaron del país”.

Luego de una sesión extensa en la Cámara baja, el Presupuesto 2022 fue rechazado por la oposición tal como se preveía, por lo que el diputado nacional Máximo Kirchner repudió la actitud de los legisladores opositores porque “fue una competencia entre ellos para ver quién gritaba más”. También criticó el rol de los medios de comunicación.

A pocos minutos de que finalizó la maratónica sesión, el presidente del bloque oficialista analizó ante C5N: “Pudimos observar constantemente, incluso como pasó entre las PASO y las elecciones generales que querían quedarse con la Cámara de Diputados, que les pegó muy mal haber ganado una elección de medio término y la están confundiendo con una elección ejecutiva”.

“Esto no quiere decir que no haya que debatir que no se los haya escuchado, me cuesta entender que se esgriman esos argumentos como por ejemplo en los últimos 10 días en los medios de comunicación socios políticos de la oposición en una gran campaña por la intendenta de La Rioja y lo que necesitaba en principio la intendenta también estaba en el Presupuesto y así se fueron consumando un montón de cuestiones al presupuesto para poder obtener los votos necesarios”, criticó.

Y apuntó contra los medios: “Después entraron en una carrera ellos mismos que por ahí la sociedad no sabe por este bloqueo informativo que hay, por este desequilibrio comunicacional que juega a favor de ellos y los soberbia mucho”.

Lo que observamos hoy es una competencia entre quién se ponía más rojo para gritar porque la sociedad por ejemplo no sabe que están sin jefe de interbloque lo cual dificulta mucho la tarea legislativa. Tenemos que lidiar con este tipo de cosas y eso se expresó”, cuestionó Kirchner.

En esa misma línea, contó: “Hay gente de las fuerzas opositoras que no se miran a la cara cuando tenemos reuniones. Entonces creo que hay una situación que aparte de resolverse en el día de la fecha, el bloque radical fue a ver quién era el más rudo y se olvidaron del país. Habrá presidente de la UCR, pero lo que los argentinos y argentinas no tenemos es Presupuesto”.

“Un Presupuesto que tenía la actualización de ganancias a los trabajadores para subir el mínimo no imponible, todo este tipo de cosas fue una competencia entre ellos para ver quién gritaba más”, remarcó el diputado oficialista y agregó: “Decían que no había diálogo y yo había estado hablando a las 00 de hs”. Sin embargo, reconoció que “no es el Presupuesto que todos queremos, pero es el que podemos”.

En ese sentido remarcó que el Presupuesto “tiene un gran error que no está incluido el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que firmó Mauricio Macri, y no hay que mentirles a los argentinos. Hay un acuerdo, no sé porque dicen que no hay siendo que hay gente capacitada y con experiencia que han tenido cargos relevantes por lo que no se entiende ese comportamiento ‘patoteril’ que no tenía razón de ser”.

En relación a el acuerdo vigente con el FMI, el diputado nacional ratificó que “muchos de los integrantes que estaban en esta bancada fueron parte del gobierno que tomó ese préstamo. No se trata de gente novata o inexperta. En el bloque de la oposición, está Julio Cobos que fue Vicepresidente; hay un ex Ministro del Interior como Rogelio Frigerio que se encargó de endeudar todas las provincias argentinas en dólares mientras la Ciudad de Buenos Aires se desendeudaba en dólares y pesificaba su deuda”.


“También hay un ex Presidente de esta Cámara como Emilio Monzó; la ex Gobernadora Vidal que perdió por 20 puntos en la Provincia de Buenos Aires y se mudó de candidata a la Ciudad de Buenos Aires porque no le daba electoralmente para la provincia. Está Diego Santilli, un ex Vicejefe de la Ciudad hasta hace días. Gente con experiencia, que sabe lo que significa tener un presupuesto o no”, precisó el referente oficialista.


Y afirmó: “Yo recuerdo que Cristina, en Tecnópolis, lo dijo muy bien: no se olviden que son aquellos que nos dejaron sin presupuesto en el 2010. Y lo volvieron a hacer ahora. Y sería bueno revisar desde el 83 a la fecha, cuántas veces un gobierno pasó por este tipo de situaciones”.


“Nosotros no somos los irracionales, nosotros somos los que en diciembre de 2005 pagamos una deuda al FMI que no habíamos contraído y 13 años después volvió el Fondo. Los irracionales son los que le pidieron 44 mil millones, Macri, Larreta y Frigerio que hizo endeudar a las provincias argentinas en dólares. La realidad es que como no pueden explicar la deuda hacen estos escandaletes”, acusó. En esa línea, advirtió: “Acá el problema es que quizás quieran alguien que dé la patita y haga el muertito y yo no pienso dar la patita ni hacer el muertito ni que me domestiquen. Discutir seriamente, todo. Discutir los números del presupuesto, todo. Había un diputado que hablaba sobre el estado de la educación, de origen universitario, y al lado tenía al Ministro que había recortado 700 millones de dólares en educación en el 2001 y están en la misma bancada como si nada”.

“Habíamos acordado pasar a comisión, por pedido del presidente Alberto Fernández, a una sesión que Martín Guzmán pidió que convocáramos para este jueves. Nosotros lo que hicimos fue escuchar la palabra del presidente, y yo como jefe de bloque interpretarla, y también el presidente de la Cámara y hubo un cúmulo de agresiones mientras teníamos que votar el regreso a comisiones para seguir discutiendo porque teníamos la vocación de hacerlo”, explicó el diputado nacional.

Por último, consultado por su discurso final que alteró los ánimos de Juntos por el Cambio se defendió y manifestó que “yo no los agredí, no hubo agresiones”, y mandó al frente a la bancada opositora porque “cuando llegó el mensaje del presidente de la Nación a la madrugada, ellos estaban a los gritos, hasta se empujaron”.

El discurso de Máximo Kirchner que descontroló la sesión

El presidente del bloque oficialista de Diputados alteró definitivamente los ánimos de JxC cuando habló antes de que se fuera a votar la moción para mandar el proyecto a comisión.

Si se hubiera votado la moción propuesta por Graciela Camaño, acompañada por Luis Di Giacomo y convalidada finalmente por Carlos Heller cuando estaban por hacerlo, tal vez otro hubiera sido el final de la sesión. Pero intervino antes el presidente del bloque Evolución Radical, Rodrigo de Loredo, que advirtió que el oficialismo estaba haciendo a través de terceros lo que a ellos les correspondía. Y Máximo Kirchner salió a contestarle.

Usó la ironía para referirse a la principal oposición. Habló de la presencia de un exvicepresidente, una exgobernadora, un ex vicejefe de Gobierno, un exministro del Interior y un expresidente de la Cámara de Diputados, en referencia a Julio Cobos, María Eugenia Vidal, Diego Santilli, Rogelio Frigerio y Emilio Monzó, respectivamente, y deslizó que le llamaba poderosamente la atención “el comportamiento que están teniendo ante una situación gravísima, cuando dejaron este país endeudado en 44 mil millones de dólares”.

Ahí estallaron desde Juntos por el Cambio, y ante los gritos, el hijo de los Kirchner expresó: “Yo los escuché, aprendan a escuchar… Aprendan a escuchar”, dijo, y lo repitió 8 veces. Al cabo, continuó: “Teniendo en cuenta la presencia de tan distinguidas personas que ocuparon tan altos cargos en nuestro país… Claro que leemos los resultados de las urnas y esta es una elección intermedia, la del 19 definió quien gobernaba la Argentina”.

Luego ponderó que el presidente actual se comprometiera a mandar el acuerdo con el Fondo Monetario para su consideración en el Congreso, y que “ojalá la que hoy es oposición hubiera sido tan meticulosa en su mirada con el acuerdo con el fondo… Quizá fue la cobardía de no poder mandar ese proyecto acá”.

Y dio por cerrada la situación así: “Votemos y terminemos el show, por favor”.

Máximo Kirchner se reunió con representantes sindicales

En el encuentro se abordaron temas en torno al endeudamiento, al rol de los sindicatos y la importancia del trabajo en conjunto.

El diputado nacional y jefe del bloque oficialista Máximo Kirchner, mantuvo una reunión con los representantes sindicales Pablo Moyano (Camioneros); Vanesa Siley (FE-SITRAJU), Omar Plaini (Canillitas), Walter Correa (Curtidores) y “Paco” Manrique (SMATA) en donde se abordaron temas como el endeudamiento, el rol de los sindicatos de cara a los desafíos de la Argentina y la importancia del trabajo en conjunto entre el PJ bonaerense y las regionales sindicales.

“En Estados Unidos se preguntaban en qué habían gastado la plata los argentinos. Bueno, los trabajadores y las trabajadoras argentinas se preguntan hoy en qué se gastó la plata del Fondo Monetario”, expresó al término de la reunión Máximo Kirchner en una entrevista radial.

En el marco de la reunión se manifestó la preocupación ante la situación de “endeudamiento a la que el macrismo sometió al país”. También se reafirmó que “no es ni el ajuste, ni la eliminación de derechos laborales el camino para lograr un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional; y que por el contrario es indispensable apostar a la recuperación de puestos de trabajo en todo el territorio”.

En este sentido, los presentes coincidieron que “desde algunos sectores que defienden políticas neoliberales y un país con beneficios para pocos, se busca instalar que los derechos laborales son un obstáculo para el desarrollo, cuando el problema son las políticas de ajuste que pretenden imponer y que en Argentina está demostrado que no funcionan”.

En otra parte del encuentro, sindicalistas y diputados consideraron que “es necesario fortalecer los esquemas de discusión y formación de cuadros en la provincia de Buenos Aires”, al tiempo que manifestaron su acompañamiento el día sábado cuando Máximo Kirchner asuma en el PJ provincial.

Por último, el presidente del bloque y futuro presidente del PJ bonaerense coincidió con los representantes sindicales en la necesidad de “fortalecer el Frente Nacional y Popular de cara a las grandes discusiones que nuestro país debe afrontar”.

Máximo Kirchner se refirió a la reunión con gobernadores del Norte Grande

En el encuentro que mantuvo el diputado oficialista junto al presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, se trató la posibilidad de avanzar en la concreción del proyecto de Zona Cálida.

maximo kirchner sesion diputados 10 junio 2021

El titular del bloque oficialista Máximo Kirchner junto con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, recibieron a los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; de La Rioja, Ricardo Quintela; y de Catamarca, Raúl Jalil, en representación de 10 gobernadores del Norte Grande argentino, y se refirió al encuentro que implicó avanzar en la posibilidad de concretar el proyecto de Zona Cálida que implica un beneficio en tarifas eléctricas.

La reunión se desarrolló en el Salón de Honor del Congreso y contó con la presencia del ministro de Transporte de la Nación, Alexis Guerrera; el secretario de Articulación Interjurisdiccional de Transporte, Marcos Farina; la secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, Silvina Batakis; el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez y el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo.

“Hay, por ejemplo, una propuesta de los gobernadores del norte de nuestro país respecto de zonas cálidas por las altas temperaturas que tienen en verano y trataremos de ver cómo lo podemos atender trabajando junto a ellos. Porque están interesados también en que sus provincias y los habitantes de las provincias del norte argentino también tengan alguna especie de beneficio para poder sostener esto”, expresó Kirchner.

Por último, agregó: “Entonces tenemos grandes problemas que hay que abordarlos, que hay que trabajarlos, pero también se necesitan recursos y generarlos. Ahora, si los recursos que generamos los argentinos se van a ir constantemente en deuda externa sea el Fondo Monetario vamos a tener un gran problema”.

Máximo Kirchner: “Cualquier acuerdo con el FMI va a ser mejor que el que ellos dejaron”

Así se refirió el presidente del bloque oficialista de Diputados a las negociaciones con el Fondo. De paso, reclamó una “salida racional”.

En vísperas del debate del Presupuesto 2022 en la Cámara de Diputados, el presidente del bloque Frente de Todos en esa Cámara, Máximo Kirchner, sostuvo que el mismo tiene en cuenta “las posibilidades con las que cuenta el país hoy”.

“Si uno mira tramo por tramo, todos quisiéramos un presupuesto mucho más amplio, pero tenemos como problema los vencimientos de la deuda con el Fondo que tomó Mauricio Macri”, expresó.

Entrevistado en El Destape Radio, el hijo de los Kirchner se refirió al acuerdo que se está negociando con el Fondo Monetario Internacional, en cuyo caso pidió “una salida racional”. Valoró en ese contexto que lo que se vaya a acordar con el principal acreedor externo vaya a pasar por el Congreso, como así lo dispuso por ley la actual administración, ya que en el Parlamento “están quienes la gente vota. Creemos que tiene que ser una discusión sana”.

“Cualquier acuerdo que haya va a ser mejor que el que ellos dejaron”, expresó en referencia a lo que vaya a negociarse con el Fondo, y reclamó a Juntos por el Cambio “contarnos a los argentinos y las argentinas cómo planificó el gobierno de Mauricio Macri. Después, cada cinco o seis días, aparece una nueva excusa y no nos explican cómo fue y nos interesa que nos expliquen, que nos enseñen para que sea más fructífera la discusión”.

Para el jefe del bloque FdT, “lo que hay que buscar es algo que sea realmente sustentable y no caprichoso, la realidad es una y los números son los que son”.

Máximo se refirió también a la pandemia y aclaró que para encontrar la mejor salida “juega un rol fundamental el FMI, que después de prestar en las condiciones que prestó, que fue un préstamo más político para sostener la reelección de Mauricio Macri, prestaron en condiciones que la Argentina no podía devolver. Han creado un problema y tendrían que ser parte de la solución”.

También se refirió a las declaraciones del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, respecto a que el acuerdo con el FMI debe ser tratado por el Poder Legislativo. “Larreta pertenece a la misma fuerza política que en 2018 dijo que no iba a pasar por el Congreso”, indicó.

Han creado un problema y deberían ser parte de la solución. No pueden tener una actitud tan golosa desde el FMI”.

“Hace unos años (Marcos) Peña fue el primero en decir que el acuerdo con el Fondo no iba a pasar por el Congreso y con Larreta pertenecen a la misma fuerza política. Ha sido nuestro gobierno el que ha establecido que pase por ambas cámaras. Creo que es lo más sano que hay, que se debata y discuta, es lo que debería haber sucedido cuando se tomó el préstamo porque aquí está representada la sociedad argentina que vota y elige”, destacó.

En relación al acuerdo agregó “es una discusión que atraviesa a todas las fuerzas políticas, porque tiene que ver con las posibilidades de desarrollo posterior de la Argentina. Lamentablemente este tema está alejado del conjunto de la sociedad o mal traducido por los medios hegemónicos. La sociedad deberá prestar atención para comprender las posibilidades de cumplir en el futuro sus deseos y satisfacer sus necesidades esenciales”, agregó.

Máximo Kirchner también explicó que en Argentina existe un acuerdo vigente con el FMI que implica vencimientos en el 2022 y 2023: “Se trata del acuerdo vigente que dejó Macri, (Nicolás) Dujovne, Peña y también Larreta, que integra el mismo espacio. Lo que debería ensayar el jefe de Gobierno, con aspiraciones presidenciales, es qué país pensaron ellos para que Argentina afrontara estos vencimientos. ¿Cómo pensaron que esto se podía pagar? Eso es lo que no pueden explicar, ni decir de frente a la sociedad”.

Además, pidió que el FMI sea parte del problema que generó. “Han creado un problema y deberían ser parte de la solución. No pueden tener una actitud tan golosa desde el FMI. Ellos mismos reconocieron que fue un préstamo político para sostener un gobierno y obtener la reelección de Macri. Sabían que la Argentina no podía devolverlo en los términos que se acordó, insisto fue político y no de un préstamo para el desarrollo de nuestro país. Necesitamos un acuerdo racional y sustentable”.

En cuanto a las posibilidades de desarrollo que se verían obstruidas por un acuerdo irracional, agregó “lo que pedimos, reclamamos y por lo que trabajamos es mayor solidaridad para salir todos juntos, entendiendo que el sector privado es fundamental. Pero lo que tienen que entender desde el sector privado es que no se puede entender el país sin Estado”.

Por otra parte, puso en valor el aporte solidario y extraordinario y pidió a las diferentes fuerzas políticas avanzar en medidas que aporten soluciones a la sociedad. “Hay que avanzar en el sentido de medidas que transformen la realidad, son las políticas públicas, la gestión y la empatía las que generan los cambios en la realidad”.

“Se habla mucho de la revolución tecnológica y la productividad, pues bien ayuden a que todos y todas, hayan nacido donde hayan nacido, accedan a herramientas de manera igualitaria. Si no hacemos una cosa y decimos, veamos como votaron algunos el ASE. En los pibes y pibas del país está el futuro, son los que se van a ir haciendo cargo del país”.

Consultado por la posibilidad de que Lula sea electo presidente del Brasil destacó que “a los argentinos y argentinas nos viene muy bien la integración regional, si puede ser con un presidente como él mejor”.

Por último, se refirió a su asunción en el PJ el próximo sábado y recordó ante las críticas de algunos medios que en 2009 Néstor Kirchner, tras las elecciones de medio término renunció a la condición del partido a nivel nacional dejando en su lugar a quien era el vice, Daniel Scioli acompañado desde la provincia por Alberto Balestrini. “Yo no era el presidente al momento de las elecciones, así que no podía renunciar. Lo que uno entiende es que son operaciones que vaya a saber de dónde nace y que algunos periodistas potencian”.

“El ‘Tano’ Menéndez y (Fernando) Gray hicieron un gran laburo, y buscamos aportando desde nuestros espacios aportar desde 2017 en la integración de otros espacios y eso desembocó en la conformación del Frente de Todos en 2019”.

Con eje en el transporte y la energía, Massa recibió a los gobernadores del Norte Grande

Capitanich, Zamora, Quintela y Jalil mantuvieron una reunión con el presidente de Diputados en el Congreso. También participaron funcionarios nacionales.

reunion massa maximo kirchner con gobernadores del norte grande

El presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, recibió este martes junto al jefe de bloque del Frente de Todos en Diputados, Máximo Kirchner, a un grupo de gobernadores del Norte Grande.

Durante una reunión que se realizó en el Palacio Legislativo, los funcionarios abordaron cuestiones referidas al transporte y la energía, según informaron fuentes del oficialismo.

Del encuentro participaron los mandatarios de Chaco, Jorge Capitanich; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; de La Rioja, Ricardo Quintela; y de Catamarca, Raúl Jalil; en representación de 10 gobernadores del Norte Grande argentino.

Además, estuvieron en el Salón de Honor el ministro de Transporte de la Nación, Alexis Guerrera; el secretario de Articulación Interjurisdiccional de Transporte, Marcos Farina; la secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, Silvina Batakis; el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez; y el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo.

reunion massa maximo kirchner con gobernadores del norte grande

Máximo K participó del anuncio de la creación del Fondo Fiduciario Progresar y ampliación de becas

Fue en el Museo del Bicentenario junto al presidente de la Nación, Alberto Fernández. Se presentó también la ampliación de las Becas Progresar para jóvenes de 16 y 17 años.

El presidente Alberto Fernández anunció este lunes, en el Museo del Bicentenario, la ampliación del Programa de Respaldo a Estudiantes Argentinos (Progresar), destinado a fortalecer el sostenimiento en la escuela secundaria de las y los estudiantes de 16 y 17 años, reforzar los aprendizajes e impulsar la revinculación de aquellos que vieron interrumpida su educación.

Allí estuvieron, además del primer mandatario, la titular de la Anses, Fernanda Raverta, y al ministro de Educación, Jaime Perczyk.

En ese marco Máximo Kirchner destacó la importancia de la presencia del Estado siempre “más después de estos momentos que nos han tocado vivir en Argentina”.

El presidente del bloque del Frente de Todos en diputados destacó la ley impulsada junto a Heller que permitió “que quienes más tenemos ayudáramos en un momento tan crítico a quienes más lo necesitaban para promover a nuestra sociedad”.

“A mí hoy en lo personal me emociona mucho estar aquí, estoy muy contento. Sobre todo si tenemos en cuenta  la violencia que se descarga ante la marginación y la falta de trabajo de los jóvenes”.

Kirchner agradeció a  quienes votaron la ley positivamente y agregó: “A quienes no la votaron son ustedes los jóvenes quienes tienen la posibilidad de demostrarles que estaban equivocados”.

Previo a las palabras del diputado, jóvenes de orquestas juveniles tocaron en el Museo y emocionaron a los presentes, en este sentido Máximo Kirchner expresó “ver a estos pibes con sus instrumentos musicales es la prueba  de que otra Argentina posible”.

“Quiero un Estado que le ponga los instrumentos musicales en las manos a los pibes y las pibas, que les ponga computadoras y que les dé la posibilidad de soñar un mundo diferente, muy diferente a este que nos toca vivir a nosotros, indicó el legislador bonaerense.

En cuanto al Progresar, expresó “es una gran alegría ampliar este programa, una política pública que el anterior gobierno buscó destruir, ir apagando”.

Para cerrar celebró el compromiso de los jóvenes argentinos: “Recuerden que la mejor información sobre nuestro futuro está  en los pibes y las pibas,  en ustedes está el futuro”.

Máximo Kirchner convocó a movilizarse a la Plaza de Mayo el 10 de diciembre

“Los que levantan el dedo para señalar errores, sería bueno que levanten el culo para trabajar y corregirlos”, sugirió el diputado en un acto en Avellaneda.

El presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, dio por confirmado el acto que el Gobierno prepara para el 10 de diciembre, del que participarán el primer mandatario, la vicepresidenta Cristina Kirchner y estará invitado Lula.

Fue al participar este sábado de la inauguración de la nueva sede del Ateneo Cristina Conducción en Avellaneda, donde estuvo acompañado por el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, Jorge Ferraresi, y el senador provincial Emmanuel González Santalla.

En el marco de su discurso, el presidente del bloque del Frente de Todos en Diputados convocó a los argentinos a colmar la Plaza de Mayo el próximo 10 de diciembre en el marco del día de la democracia y los derechos humanos.

“Hay que reventar en serio la Plaza. Ese día invito al pueblo argentino a que abrace a alguien que como Cristina sufrió la persecución judicial y que volverá a ser presidente del Brasil”, expresó en relación a la asistencia de Lula a los festejos junto al presidente Alberto Fernández y a la vicepresidenta.

“Confiemos en nosotros y nosotras, demos una demostración de voluntad transformadora, que no nos quiebren la autoestima. Vamos a salir adelante”, afirmó.

Máximo puso en valor la tarea de la militancia durante la campaña de 2019 y el trabajo que desde el 10 de diciembre de 2015 hicieron para que el macrismo no se extendiera por más de un período de gobierno: “Éramos muy pocos y pocas los que creíamos que se podía revertir. Muchos decían que había (María Eugenia) Vidal y (Mauricio) Macri para ocho años. Ninguno de los que está aquí creía eso y nos pusimos a trabajar para que la provincia y la Argentina fuera gobernada por alguien que representara el proyecto que tiene en el centro a las personas”.

También repasó el trabajo realizado durante la pandemia y puso en valor el trabajo de quienes integran el sistema de salud y los comedores.

“En esta situación de una enfermedad que afectó al país y al mundo uno esperaba mayor madurez de las fuerzas políticas y de los medios de comunicación. Hoy que pueden salir no salen, solo cuando teníamos más de quince mil contagios y los médicos se debatían entre la vida y la muerte de nuestro pueblo salían. Hay cosas que no se pueden hacer pensando si te van a votar o no. Y lo que hicimos fue cuidar a nuestra gente”, indicó.

“La solidaridad de los argentinos y argentinas hizo que un país que habían dejado destruido enfrentara la pandemia. Por supuesto que falta. Hoy recordaba que en una Plaza, en un acto del 25 de mayo de 2015, había una bandera que decía ‘Nos duele lo que falta…’. Y lo hablamos en ese momento con muchos compañeros y compañeras, y les preguntaba ¿no les duele lo que nos falta? Teníamos enormes demandas y desafíos. El problema es no ser consecuente con lo que uno dice. Si nos duele hay que militar y transformar para que falte menos”.

En otro pasaje señaló: “Nos hemos roto el alma para que un montón de gente pudiera vivir mejor, no hubo nada que nos hiciera cambiar el horizonte. Hay muchas palabras, el problema no son las palabras, sino cuando la distancia entre la palabra empieza a ser tan grande. Tenemos que luchar, transformar, militar y acercar la palabra política a la realidad de la gente”.

Los que levantan el dedo para señalar errores, sería bueno que levanten el culo para trabajar y corregirlos. En el living de casa todos tenemos razón, el tema es salir y confrontar nuestras ideas y ver cómo podemos lograr una síntesis superadora que le mejore la vida a nuestro pueblo”, destacó.

En otra parte de su discurso recordó las palabras de Cristina en Avellaneda cuando el 28 de diciembre de 2017 dijo que iba a hacer todo lo que estuviera a su alcance para que otro argentino o argentina estuviera en la Casa Rosada a partir del 2019. “Y no fue broma aunque lo hizo el día de los inocentes. Lo que sí es broma es que digan que ella quiere romper el Frente. Lo que quiere es que la Argentina salga adelante”.

“Está bien crecer 9 o 10 puntos, eso está bien, pero si ese crecimiento no llega a nuestra gente no sirve”, afirmó, para agregar luego: “Es importante entender y explicar que las cosas no se solucionan de un día para el otro, esto es paulatino, paso a paso. Lo que no puede dominarnos es la ansiedad, pero tampoco puede movernos el posibilismo”.

“La política se hace con la gente no en los párrafos de un artículo de un medio de comunicación. Se hace con los vecinos y vecinas, en las calles”, concluyó Máximo Kirchner.

Máximo K festejó en Quilmes con Mayra Mendoza

Tras estar en el búnker del Frente de Todos en Chacarita, el jefe del bloque oficialista en Diputados fue hasta la localidad del sur del conurbano.

maximo kirchner mayra mendoza elecciones noviembre

El jefe de bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner, estuvo este domingo por la noche en Quilmes para felicitar a la intendenta local, Mayra Mendoza, por el triunfo en las elecciones legislativas de la lista que llevaba como primera candidata a concejal a Cecilia Soler.

“Agradecerles de nuevo por todo el esfuerzo que hicieron a todas las compañeras y a todos los compañeros. Es un enorme triunfo de la militancia. Hay espacios políticos de muchos lugares que muchas veces desprecian a la militancia. Y la militancia es la que ayuda a organizar y a dar las peleas. Y no solo para ganar una elección, sino principalmente también como hicieron este domingo, y como hay que hacer mucho más fuerte mañana, hay que redoblar el esfuerzo para mejorar la calidad de vida de todos los quilmeños y de todas las quilmeñas”, resaltó el hijo de la vicepresidenta.

Además, frente a cientos de militantes locales, manifestó: “Agradecerle a Mayra, a Ceci, a los compañeros y a cada uno que lo dejan todo. Estaba allá (en referencia al búnker de Chacarita) y quería venir para acá. Tengan una gran noche de festejo, con mucho amor, con mucha paz y a seguir haciendo lo que venimos haciendo. Hay que cuidar a la gente y sacar la patria adelante”.

Los diputados “del medio”, en los que tendrá que apoyarse el oficialismo a partir de diciembre

Al no tener mayoría el Frente de Todos en la Cámara baja, y ver probablemente disminuida su representación en estas elecciones, dependerá de un grupo de legisladores que serán para ellos clave.

recinto sesion diputados 26 octubre 2021 massa de perfil

Hace rato que el oficialismo dejó de lado la ilusión de llegar a tener quórum propio a partir de fin de año en la Cámara de Diputados. Las estimaciones así lo dejaron entrever en su momento, pero a partir de las PASO la obsesión oficial se morigeró tanto que pasó a ser tratar al menos de mantenerse como primera minoría y ver de dónde obtendrá el número necesario para alcanzar el quórum y aprobar las leyes que necesite a partir de la nueva conformación legislativa.

Imprevistamente le pasó también en el Senado, donde si se repitieran los resultados de las PASO resignaría su mayoría al bajar de 41 senadores a 35: dos menos que el quórum. Sin embargo, más allá de que suceda lo peor para el oficialismo este domingo, por ahora no está en riesgo ni abrir las sesiones, ni tampoco perder las votaciones, pues cuenta con dos aliados que siempre estuvieron alineados: el exgobernador rionegrino Alberto Weretilneck y la misionera Magdalena Solari Quintana.

Distinto es en la Cámara de Diputados, donde Sergio Massa y Máximo Kirchner se las verán de figurillas para remontar la diferencia que separe a la cantidad de diputados propios del número clave: 129. A priori, en caso de repetirse este domingo los resultados del 12 de septiembre, les estaría faltando una docena de diputados para arrancar las sesiones y 13 para aprobar los proyectos (el presidente de la Cámara da quórum pero no vota).

maximo kirchner sesion minoria etiquetado 5 octubre 2021
El bloque oficialista deberá apoyarse en aliados para poder avanzar en la Cámara baja.

Es por eso que todos los ojos estarán puestos en lo que se denomina “los bloques del medio”, aquellos diputados que no son oficialistas ni de Juntos por el Cambio y que eventualmente podrían transformarse en aliados del Frente de Todos. En la actualidad es un espacio compuesto por 22 legisladores. O 20, si exceptuamos a los dos de la izquierda, con los que ningún oficialismo puede contar nunca, aunque sí eventualmente dan quórum.

De ese número solo seguirán en sus bancas 7 diputados: el cordobés Carlos Gutiérrez; Graciela Camaño y Alejandro “Topo” Rodríguez, de Consenso Federal; el socialista santafesino Enrique Estévez; el misionero Diego Horacio Sartori; el rionegrino Luis Di Giacomo, y el riojano Felipe Álvarez.

A partir de lo que mostraron las PASO, el grupo de diputados que no son de ninguno de los dos grandes espacios de la Cámara baja ascendería a 24. A los ya mencionados habría que sumar 4 de la izquierda; 2 del MPN, un rionegrino; otro socialista; un misionero; 4 libertarios; 3 cordobeses y Florencio Randazzo.

Es así que la izquierda crecería de 2 a 4 miembros, que serían los más conocidos Nicolás del Caño y Romina del Plá, por Buenos Aires; Myriam Bregman, por CABA, y el jujeño Alejandro Vilca.

Del Caño y Del Plá volverán seguramente a la Cámara baja.

Sergio Massa y Máximo Kirchner tendrán que poner entonces especial atención en la veintena de diputados que restarían, si -insistimos- este 14 de noviembre confirma lo que se vio en las PASO.

No pueden hacerse ilusiones con los libertarios, que hasta ahora estarían sumando 4 miembros: Javier Milei y Victoria Villarruel, por CABA, y los bonaerenses José Luis Espert y la exCambiemos Carolina Piparo.

Está opinado hasta qué punto podrá contar el oficialismo con los diputados de Córdoba Federal, que sumarán otros 4. Hoy los candidatos schiarettistas insisten en reafirmar su oposición, sobre todo después de los dichos del presidente respecto de su provincia días pasados en el CCK, pero son tiempos de campaña. En la práctica, ese bloque se ha sumado muchas veces al oficialismo en leyes que JxC rechazó enfáticamente, como la quita de coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires y el impuesto a las grandes fortunas. Esta bancada estará conformada por Carlos Gutiérrez, al que se sumarían Natalia de la Sota, Ignacio José García Aresca y Claudia Márquez.

Sabe el oficialismo que puede contar siempre con los misioneros, que ahora se reducirían a 2 miembros: Diego Sartori y Carlos Alberto Fernández. Y también con los rionegrinos de Juntos Somos Río Negro (salvo en temas como la reforma judicial o la reforma del Ministerio Público fiscal), que ahora suman 2: Luis Di Giacomo y Agustín Domingo.

Salvo excepciones como las citadas de los rionegrinos, también suele irle bien al Gobierno con el Movimiento Popular Neuquino, aunque las negociaciones son siempre “ley por ley”. Tendrían 2 diputados: “Rolo” Figueroa y Luciana Ortiz Luna.

Con los socialistas las eventuales negociaciones serán también proyecto por proyecto. Ahora habría dos: Enrique Estévez y la exintendenta de Rosario Mónica Fein.

Viejos conocidos en la Cámara son los diputados de Consenso Federal Graciela Camaño y Alejandro “Topo” Rodríguez, a los que probablemente se sume Florencio Randazzo.

“Topo” Rodríguez presidirá uno de los bloques “del medio”.

Por último, queda el riojano Felipe Alvarez, quien ingresó a la Cámara a través de la lista de Juntos por el Cambio en 2019, pero con el correr de los meses se fue del interbloque disconforme por la falta de atención que se le daba en el espacio a legisladores del interior y formó con Antonio Carambia el bloque Acción Federal. Ahora se queda solo y se lo sabe cercano a Horacio Rodríguez Larreta y también tiene muy buena relación con Rogelio Frigerio y Emilio Monzó, a cuyo futuro bloque dentro de JxC se especuló con que podría llegar a sumarse. El tema es que Alvarez es candidato este domingo a diputado provincial por la lista Hay Futuro. Opositor del gobierno provincial de Ricardo Quintela y muy crítico de los radicales de su provincia, en caso de ser electo este domingo dejaría su banca en el Congreso nacional, y en su lugar asumiría Carlos Laciar, secretario general del Sindicato de Trabajadores Públicos Provinciales (SITRAPP). Habrá que ver en qué espacio su eventual reemplazante en ese caso.

A esta veintena de diputados -que podrá engrosarse o no según lo que suceda este domingo- habrá que mirar muy atentamente para imaginar el éxito o los límites que tendrá el oficialismo para avanzar con las leyes en la Cámara de Diputados los próximos dos años.

En Quilmes, Máximo Kirchner llamó a “tratar de dar vuelta la elección”

En el cierre de campaña en ese distrito, el diputado sostuvo que en ese caso podrán darle “mayores herramientas” a la intendenta Mayra Mendoza, al gobernador y al presidente de la Nación.

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, encabezó junto al presidente del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos (FdT), Máximo Kirchner, y a la candidata a primera concejala del FDT local, Ceci Soler, el acto de cierre de campaña del Frente de Todos Quilmes.

En ese marco, Kirchner señaló que en Quilmes “se ha hecho un enorme trabajo desde que llegó Mayra. También desde la llegada de Mayra a la intendencia el periodismo porteño se ha dado cuenta de que Quilmes existe. Parece que el conurbano arranca en Quilmes y termina en Quilmes”. 

“Lo que no le perdonan al pueblo de Quilmes es su independencia de haber elegido en 2019 a Mayra. Entre 2016 y 2019 parecía que en Quilmes no había baches, no había inseguridad, que estaba todo bien”, sostuvo el legislador que a continuación la emprendió contra el antecesor en el cargo de Mendoza, Martiniano Molina, quien compite este domingo por un cargo en la Legislatura bonaerense y señaló: “El intendente Molina nunca levantó la voz para que no les subieran las tarifas, nunca levantó la voz para no endeudarse, nunca levantó la voz para decirle a la gobernadora y al presidente que mire a su pueblo que no podía más”.

“Hay que lograr que la vida no le quede tan lejos a la gente, hay que trabajar para que la vida les quede cerca”, agregó.

En relación al préstamo del FMI recordó el desendeudamiento de Néstor Kirchner, quien destacó, puso en valor el esfuerzo y el sacrificio de su pueblo. “La importancia cuando te sacás ese lastre es cuando empezar a construir tu libertad, porque la libertad se construye siempre minuto a minuto, día a día. La libertad es independencia, y la libertad se gana y se construye poniendo el cuerpo”, expresó.

En otro pasaje, Máximo Kirchner aseguró que “tenemos un gran desafío por delante, hay que tratar de dar vuelta la elección para darles mayores herramientas a Mayra, al gobernador y al presidente para poder construir la Argentina como la soñamos”.

El encuentro se desarrolló en el la sede del sindicato de Luz y Fuerza, en avenida Otamendi e Italia, en La Ribera de Quilmes y contó con la presencia de vecinos, vecinas, militantes y candidatos del FdT Quilmes.

Máximo K: “Cada voto para el FdT es un voto más para asegurar la dignidad”

En el cierre de campaña del FdT en Lomas de Zamora, Máximo Kirchner apuntó contra Mauricio Macri por sus dichos sobre el destino de la plata del FMI.

El jefe de bloque del Frente de Todos de la Cámara baja, Máximo Kirchner, señaló este lunes que “Cada voto para el Frente de Todos es un voto más para asegurar la dignidad para nuestra gente”.

En el acto de cierre de campaña del Frente de Todos en Lomas de Zamora, Maximo Kirchner se refirió a las declaraciones de Mauricio Macri sobre el uso del préstamos del FMI.

“Cuando ayer dijo que el préstamo había sido tomado para dársela a la banca internacional no hizo más que confirmar lo que decíamos desde el Congreso”, aseveró.

“Recuerdo a Axel (Kiciloff) que era compañero de bancada cuando se negociaba con los Fondos Buitres en 2016 que esa negociación terminaba en el FMI. Y no mentimos. Axel no mintió y sabía de qué hablaba porque había disputado palmo a palmo con Cristina contra ellos la defensa de la soberanía”, agregó.

En un mensaje hacia la interna del FdT, fustigó: “Algunos parecen enamorarse de los números macro de la economía, pero ojo, si esos números no se traducen en beneficios para nuestro pueblo serán beneficios para una minoría. Tenemos que recuperar todas las herramientas que tiene el Estado para darle dignidad a cada habitante de este país”, remarcó.

Ante miles de militantes, señaló: “Los invito en estas últimas horas antes de la elección a que llamen, a que vayan a ver a la casa, a que busquen ese voto. Porque cada voto para el Frente de Todos es un voto más para asegurar la dignidad de nuestra gente”, sentenció.

Y concluyó: “Después de tanto ajuste macrista, de tanta muerte y dolor que generó la Pandemia les pido que nos demos una oportunidad para cumplir lo que le prometimos en 2019 a los argentinos y argentinas: que los números cierren con la gente adentro”.