El fantasma de los 2/3 hizo su irrupción e inquieta al Gobierno

La moderación que había aceptado mantener los últimos tiempos y de la que hizo gala en el Cabildo cordobés, Javier Milei la perdió esta última semana en la que llenó de epítetos a la oposición a partir de un nuevo traspié legislativo. Que fue mucho más que una inocua media sanción. Deberá entender que su endeblez legislativa no puede ser compensada con vetos y decretos.

Por José Angel Di Mauro

El que avisa no traiciona, es la consigna que enarboló parte de la oposición dialoguista una vez aprobada en la Cámara baja la ley de Bases y el paquete fiscal. Si bien los proyectos tan reclamados desde el Poder Ejecutivo todavía continúan su peregrinar legislativo, a la espera de su tratamiento en el recinto del Senado, con su posterior y seguro retorno a la Cámara baja, cuando el último día de abril ambos proyectos consiguieron su aprobación por amplia mayoría a partir del apoyo de esas bancadas, algunas voces anticiparon desde el seno de las mismas que cumplido ese objetivo ahora comenzarían a trabajar con temas de su propia agenda.

Esto es, avanzarían con iniciativas tales como la nueva fórmula jubilatoria y los temas relacionados con la educación. Es lo que terminó sucediendo.

Recién al experimentar un fuerte traspié en la sesión del martes pasado en Diputados, el oficialismo más débil de la historia legislativa argentina pareció caer en cuenta de la adversidad que se le presenta delante en el Congreso de la Nación. Por cierto, no fue la del 4 de junio la primera derrota en las cámaras, pero sí la más dura, simbólicamente hablando.

Podría decirse que el primer traspié oficial fue en la sesión preparatoria de diciembre pasado en Diputados, cuando Unión por la Patria impuso el método por el cual se elegiría a los integrantes de las comisiones. Pero esa situación fue resuelta prontamente cuando La Libertad Avanza se alió con la oposición dialoguista y repartió con los más confiables las principales comisiones.

El segundo revés fue obviamente al devolver a comisión el 6 de febrero el proyecto de ley de Bases, cuando ya había logrado la aprobación en general, pero el debate en particular se le iba de las manos. Revirtió esa situación meses después, con la media sanción del 30 de abril pasado.

El golpe más duro hasta entonces lo vivió en el Senado, cuando la oposición rechazó el DNU 70/23; pero ese resultado no tendrá efecto real en tanto y en cuanto la Cámara baja no resuelva avanzar contra ese decreto, cosa que de momento no parece ser la idea.

Lo de la última semana fue impactante por la magnitud que revistió. Si bien la media sanción estaba cantada, lo que no esperaba el oficialismo era un resultado tan contundente en la votación, en la que la oposición alcanzó los dos tercios. Algo que ningún oficialismo puede permitirse nunca, por todo lo que ello implica. Contribuyeron a semejante traspié las ausencias: 7 del Pro, donde un sector se inclinaba por la abstención, pero se impuso la decisión de acompañar a La Libertad Avanza con el voto en contra. Se advierte un reproche a esa decisión en las ausencias, dos de ellas notorias: Silvia Lospennato y María Eugenia Vidal.

Eso no fue todo: los tres integrantes del bloque Independencia, nuevos aliados del oficialismo, pegaron el faltazo a la hora de la votación; también faltaron tres diputados alineados con los gobernadores del Pro Nacho Torres y Rogelio Frigerio.

No está bueno para ningún oficialismo acostumbrarse a perder en el Congreso. Ese resultado tiene que ser algo excepcional, y sin embargo es lo que sucederá cuando este proyecto de movilidad jubilatoria llegue a la Cámara alta, donde se superarán los dos tercios de los votos (52 senadores lo apoyarían). Lo que puede hacer la presidenta del Senado -y lo hará- será demorar el tratamiento de esa iniciativa. Pero inexorablemente sucederá, y cuando Javier Milei cumpla su promesa de vetarlo, ambas cámaras podrían rechazar tal decisión reuniendo los dos tercios cada una.

Esta última semana se demostró que pueden, y ese es el principal motivo de preocupación del Gobierno. Con todos sentados en sus bancas, La Libertad Avanza debería garantizarse la presencia de 85 diputados para bloquear toda posibilidad de dos tercios; contaría con 84. Debería garantizarse la anuencia de dos diputadas sanjuaninas que el martes se abstuvieron, para elevar ese número a 86.

Al presidente se le saltó la chaveta inmediatamente después del traspié. A través de las redes anunció el veto inexorable, e insistió con ello en dos apariciones públicas posteriores. Si solo eso hubiera hecho no era tan grave. Pero por el contrario, Milei acompañó su anuncio de veto con incalificables insultos contra los legisladores opositores. Les dijo “degenerados fiscales”, “chorros”, “casta inmunda” e “hijos de p…”. “Él es así”, justifican los mileístas moderados al ser interpelados por los opositores moderados. Esa argumentación comienza a cansar a quienes son los encargados de darle la gobernabilidad a este oficialismo carente de números en ambas cámaras y cada vez más enmarañado en materia de gestión.

Por caso, no entienden que el presidente se haya dedicado especialmente a pegarle a Miguel Pichetto, por su resistencia a votar la eliminación de la jubilación especial para presidentes y vices. En rigor, el excandidato a vice de Macri reaccionó porque “ya estaba acordado previamente que eso se eliminaba del dictamen”, explicó a este medio una fuente legislativa. Como eso no sucedió, intervino Pichetto. La situación obligó a todos a resolver sobre la marcha, y ahí por ejemplo se dio la curiosidad de que el bloque MID, satélite oficialista comandado por el expresidente del bloque LLA, Oscar Zago, votó dividido: dos contra el artículo 11 y una a favor. También votaron en contra Carolina Piparo y su cuñada Lorena Macyszyn, con quien forma un bloque de dos. Tanto Zago, como Piparo fueron entonces presas de la ira de los trolles libertarios, lo que hartó a la diputada, que se hartó de sus exsocios políticos a los que calificó de “enjambre de violentos, ignorantes e intolerantes”.

Milei sueña con tener una mayoría legislativa en 2025, pero a fuerza de internas e intolerancia, este gobierno no puede contener siquiera a los propios.

Pichetto es un diputado clave capaz de tender los puentes que necesita el oficialismo para tener gobernabilidad. Hasta ahora, actuó como tal. “Pero pareciera que el Gobierno no quiere dejarse ayudar”, advirtió un miembro de ese espacio del medio.

La moderación que había mostrado el presidente en sus últimas presentaciones desapareció por completo. Era obvio que reaccionaría mal ante el resultado adverso del martes, tal su naturaleza. Y como se sabía que era imposible que el oficialismo pudiera revertir una derrota ese día, hay quienes imaginan que el anuncio bien temprano del fuerte aumento a los diputados tenía como fin darle elementos al presidente para más tarde castigarlos con mayor dureza.

No faltan quienes especulan con que la ira presidencial contra los legisladores podría haber sido sobreactuada por el mandatario, a fin de tapar el escándalo creciente que involucra a su ministra preferida, Sandra Pettovello.

No pareciera ser un buen negocio para el Gobierno la irascibilidad presidencial. Los mercados se hicieron eco de todo el combo: el traspié legislativo en Diputados; la demora eterna con la ley de Bases; la ira presidencial; las internas infinitas en el oficialismo; la impericia expuesta en la gestión del Ministerio de Capital Humano y, en definitiva, las dificultades por conseguir resultados concretos, salvo el laudatorio éxito que está teniendo con la inflación.

Tanto ruido generó Javier Milei con sus improperios contra los legisladores, que comenzó a percibirse un malestar creciente en el Senado, donde aún falta la aprobación de la ley Bases. Ante esas perspectivas, cuando ya se especulaba con postergar una semana más el debate para asegurarse los votos de los artículos más ríspidos, la presidenta del Cuerpo oficializó la convocatoria a sesionar: será este miércoles a partir de las 10 de la mañana. A cara o cruz. Con un Congreso sitiado por manifestaciones varias convocadas por los más duros para presionar a los senadores.

Con el presidente de nuevo en el exterior, Victoria Villarruel no podrá presidir la trascendental sesión del miércoles en el Senado. La sesión quedará a cargo entonces del presidente provisional Bartolomé Abdala, que es justamente quien manejó el plenario que debatió la ley. Salvo por privarse de la conducción de la sesión por parte de la vicepresidente, la situación no tendrá consecuencias para el oficialismo, ya que el reglamento le permite al presidente provisional votar, y hacerlo dos veces si es necesario un desempate.

Mientras tanto en el Congreso la oposición en su conjunto se apresta a dar otras batallas. El martes la esperan a Sandra Pettovello en la Comisión de Acción Social y Salud Pública, adonde fue convocada aunque no tiene obligación de ir. No lo hará. Hay una recomendación que en tiempos de Cambiemos la entonces enlace parlamentario Paula Bertol le hizo a ese gobierno: los funcionarios deben ir a las comisiones, pero asegurarse antes tener el manejo de las mismas. La comisión convocante debe ser conducida por el oficialismo, o de lo contrario armar un plenario con una que sí presida el partido gobernante. El presidente de esa comisión es Pablo Yedlin, un diputado de UP razonable y de buen diálogo con todos, pero opositor al fin. Y la oposición más dura espera a la ministra “con cuchillo y tenedor”…

Ya tomó nota el Gobierno de su vulnerabilidad en el Parlamento. De que los 2/3 es una alternativa alcanzable para la oposición. Ese número no es solo capaz de revertir un veto (cosa inédita en estos 40 años de democracia); también puede posibilitar habilitar un juicio político. Procedimiento que, por cautela, por ahora nadie cita en público.

Milei: “Les voy a vetar todo; me importa tres carajos”

El primer mandatario continuó así su reacción airada contra la derrota legislativa que el oficialismo sufrió en Diputados. Fue en un discurso, pero ya había criticado fuerte desde las redes sociales.

“Cada vez que los degenerados fiscales de la política quieran ir a romper el equilibrio fiscal, se lo digo yo ahora; lo dije antes, lo voy a repetir hasta el cansancio: ¡les voy a vetar todo! Me importa tres carajos”. De esa manera se expresó este miércoles el presidente de la Nación, Javier Milei, en el cierre del Latam Economic Forum.

En el encuentro celebrado en Parque Norte, el primer mandatario tuvo así la oportunidad de expresarse en vivo respecto de la media sanción alcanzada en las primeras horas de este miércoles por la oposición en su conjunto, de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria.

Fue un severo traspié legislativo para el Gobierno, y el presidente ya se había manifestado en las redes sociales inmediatamente de la aprobación del dictamen consensuado entre toda la oposición, menos el Pro.

En su discurso de este miércoles, Milei alardeó sobre el ajuste que viene practicando resaltando el hecho de haber echado a 25 mil empleados estatales, pero fue más lejos al anticipar que despedirá “a 50 mil más” próximamente.

“A diferencia de otros, que con ajustes de medio punto terminaron volando por los aires, nosotros hicimos un ajuste de siete puntos. Estamos acá parados y vamos a seguir dando la pelea”, sostuvo el presidente, que a continuación lanzó su sentencia dirigida a los legisladores. “Y cada vez que los degenerados fiscales de la política quieran ir a romper el equilibrio fiscal, se lo digo yo ahora; lo dije antes, lo voy a repetir hasta el cansancio: ¡les voy a vetar todo! Me importa tres carajos”.

Para Milei, en el Congreso hicieron “alarde de ser casta”, se quejó porque la ley Bases está ahí “estacionada”, mientras que, por el contrario, los legisladores son “muy rápidos” para subirse el sueldo.

En referencia al diputado Miguel Pichetto, clave en la oposición dialoguista con el Gobierno, Milei dijo que “ayer un diputado se puso a defender las jubilaciones de privilegio. Algo a lo que vamos a renunciar es a eso. Yo puedo estar cuatro u ocho años; pero después, ¿qué hago? Voy a tener que salir a laburar”.

Y agregó: “Como tengo que hacer eso, me tengo que ocupar activamente de hacer cosas que están bien, porque si no, el día después me quedo sin laburo y me cago de hambre. Eliminar las jubilaciones de privilegio es un incentivo para hacer las cosas bien. Se les terminó el seguro. Si hacen las cosas mal, que se caguen de hambre por ser una mierda”.

El presidente del bloque Hacemos Coalición Federal cuestionó el artículo contrario a las jubilaciones de privilegio para presidentes y vices que figuraba en la ley que tuvo media sanción, pero el mismo resultó rechazado por 111 votos contra 109.

Pichetto se enojó por un artículo

Era el que eliminaba la jubilación especial para los expresidentes. “En su cabeza estúpida el que pensó esto piensa que el presidente, cuando termina su mandato, tiene que ir a pedir trabajo a una fábrica”.

A la hora de la votación en particular, una discrepancia clara se planteó en torno al artículo 11, que nadie citaba puntualmente hasta que intervino el diputado Miguel Pichetto para plantear su absoluto rechazo. Explicó ahí que el mismo prohíbe que los presidentes de acá en más tengan algún beneficio especial por parte del Estado.

“El que pensó esto tiene una visión de la antipolítica muy perversa”, advirtió ofuscado. Y sin medias tintas continuó: “Piensa que el presidente, cuando termina su mandato, tiene que ir a pedir trabajo a alguna fábrica; eso es lo que piensa en su cabeza estúpida”.

Y por si quedaba alguna duda pidió suprimir el artículo en cuestión.

A continuación, Cristian Ritondo dijo que ellos votarían todos los artículos en contra, menos el 11. “Venimos de haber suprimido la jubilación de privilegio en la provincia de Buenos Aires”, recordó, señalando que aceptaban entonces ese artículo.

El radical Rodrigo de Loredo planteó que desde la perspectiva institucional, ellos compartían los dichos de Pichetto. Reivindicó también la figura de Elpidio González, el primer vicepresidente que renunció a ese privilegio. Sin embargo en este caso manifestó la intención de su bancada de avalar ese artículo porque en las actuales circunstancias “resulta irritante que una exvicepreisdenta perciba una jubilación semejante”.

“Lamento avisarle al bloque UP que no podemos acompañar esta propuesta”, dijo, para luego apuntar con ironía a sus excompañeros de JxC. “Bienvenidos los amigos del Pro que vuelven a la senda del proyecto que antes acompañaban y ahora esconden la mano. Y felicito a los miembros informantes de La Libertad Avanza por su desempeño hoy. Auguro que pronto no necesitarán más del Pro para fundamentar sus votos”.

Finalmente el artículo fue rechazado con lo justo. 109 diputados votaron a favor, 111 en contra y hubo 15 abstenciones.

Se presentó un proyecto que busca otorgar beneficios fiscales al sector agro

Fue durante una conferencia de prensa en el Salón Delia Parodi, de la que participaron los diputados Atilio Benedetti, Miguel Pichetto, Carlos Gutiérrez y Soledad Carrizo. 

Con el apoyo de distintas entidades del sector, un grupo de diputados presentó un proyecto de ley que tiene como objetivo establecer beneficios fiscales para el campo, bajo la creación de un Régimen de Inversiones para el Desarrollo Agroindustrial (RIDA).

“El proyecto es una necesidad y un estímulo a uno de los sectores más dinámicos de la economía argentina”, afirmó el radical Atilio Benedetti, autor de la iniciativa que fue firmada por más de una veintena de legisladores, durante una conferencia de prensa realizada este miércoles en el Salón Delia Parodi de la Cámara baja. 

El entrerriano señaló que la intención de ese consenso es que el proyecto tenga “viabilidad legislativa” y para ello “se ha trabajado en conjunto” entre distintos bloques. 

El texto, de 18 artículos, promueve “incentivos a la inversión, generación de empleo y aumento de la producción”, apuntó el presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara baja. “Se trata de mandar una señal para un sector que está siempre en potencial desarrollo para el país”, agregó.

Por su parte, el jefe de Hacemos Coalición Federal, Miguel Pichetto, aseguró que “esto es para que el Gobierno comprenda la importancia de esta medida”. “El proyecto es transversal y no tiene componente partidario”, subrayó y dijo que se pondrán “en marcha el diálogo” con el Ejecutivo para que el proyecto pueda avanzar. 

“El famoso RIGI va por Vaca Muerta, pero ¿qué pasa con la vaca viva?”, planteó el cordobés Carlos Gutiérrez, del bloque HCF. “El sector agro está funcionando y tiene un nivel de competitividad muy importante pero necesita de incentivos que son muy requeridos”, sostuvo. 

Por su parte, la radical Soledad Carrizo advirtió que “hay una nueva mayoría en el Congreso que fue muy clara en la decisión de no tocar ni perjudicar” al campo cuando en la ley de Bases original se pretendían subir retenciones. “Vamos a generar una agenda que no viene a obstruir”, añadió.

El proyecto propone la creación del RIDA “con el objetivo de promover el incremento de la inversión y el empleo, el impulso de la producción y la competitividad de los distintos sectores que forman parte de las cadenas agroindustriales, procurar el aprovechamiento integral de la biomasa y su transformación en bioproductos de alto valor agregado y potenciar la producción de alimentos listos para consumir, productos agroforestales, tecnologías y servicios para el agro”.

El RIDA tendrá un plazo de tres años, con posibilidad de extenderse por dos. Prevé beneficios fiscales como la amortización acelerada y el saldo técnico a favor por inversiones en bienes, entre otros. 

Además, establece un sistema de Promoción Agroindustrial para la Producción Sostenible; e indica que los beneficiarios que cumplan con los requisitos del régimen podrán convertir acceder a un certificado de crédito fiscal intransferible. 

“Necesitamos generar las herramientas para destrabar a nuestro sector productivo y generar las condiciones para que tenga lugar un proceso virtuoso de inversión, generación de empleo, exportación y crecimiento”, se expresó en los fundamentos del texto. 

 

Pichetto aclaró que “la ley va a salir por el esfuerzo de la política” y le pidió a Milei “dejar de agraviar al Congreso”

En el cierre del debate de la ley de Bases y el paquete fiscal, el jefe de Hacemos Coalición Federal defendió particularmente el capítulo del RIGI y la reforma laboral, que aseguró “no va en contra de los trabajadores”. 

Foto: HCDN

Minutos antes de las 8 de este martes, el jefe de Hacemos Coalición Federal, Miguel Pichetto, dio su discurso en la extensa sesión por la ley de Bases y el paquete fiscal, y allí reivindicó el trabajo de la política para que la iniciativa pretendida por el Gobierno vea la luz, además de pedirle al presidente Javier Milei que “deje de agraviar al Congreso”. 

“Hemos escuchado desde que comenzó el debate todos discursos viejos, atrasan 50 años. Algunos creen que todavía está el Muro de Berlín y tienen la visión trotskista de la historia”, expresó cuando le tocó hablar después de Nicolás Del Caño, pero también apuntó a un libertario: “Otros, como el doctor (Alberto “Bertie”) Benegas Lynch, que tiene que cuidar las palabras, le digo que la política no son pirañas. La ley va a salir por el esfuerzo de la política”. 

Sobre los argumentos en contra de la ley de Bases, que hablan de “entregar la soberanía”, el legislador dijo que “como si en los hechos de la Argentina no hubiera habido eventos parecidos a lo que hoy es la promoción del famoso RIGI”. Y mencionó entonces el caso de Chevron , durante el gobierno de Cristina Kirchner, “un contrato secreto con todas las capacidades para la inversión y financiamiento, que era impenetrable”. 

“El RIGI es para la explotación minera, petrolera y gasífera, y estas son las inversiones que la Argentina necesita”, defendió sobre ese capítulo y afirmó que quería “desmitificar este tema de la entrega del patrimonio de la soberanía nacional”. 

Pichetto sostuvo que “ojalá vengan las inversiones para poner en marcha la minería en Argentina, que es uno de los temas centrales, que no se ha puesto en marcha también por falta de decisión política en muchas provincias” y criticó a “las tonterías que en muchas iglesias algunos curitas también bendicen para que no se haga minería”. 

No obstante, reconoció que en RIGI no estaba de acuerdo con “la posibilidad de traer equipamiento usado, no creo que sea bueno”, pero confió en “el veto o eventual reglamentación”. 

El diputado resaltó que en la ley Bases “las delegaciones han quedado más acotadas y precisas” y “son muchas menos que las que le han votado al Gobierno anterior”. “Todos los gobiernos desde la crisis de 2001 han tenido facultades”, agregó. 

Luego, en referencia a la reforma laboral, señaló que “no va en detrimento de los trabajadores, va a favor de la generación de empleo”. “Por supuesto a algunos les hubiera gustado una reforma integral, pero ese es un debate mucho más profundo y hay que hacerlo en el marco de la Comisión de Legislación del Trabajo”, continuó y remarcó los tres aspectos en los que hay consenso total, como la eliminación de multas, la extensión del período de prueba y el fondo de desempleo. 

“La ley tiene contenido”, valoró y rechazó a “los que dicen que la ley no sirve para nada”. Advertido por el tiempo que llevaba, lanzó contra la oposición más dura: “He escuchado a ustedes toda la tarde hablando tonterías, y además tienen un ejercicio de la perversidad, porque vienen a destruir”. 

Finalmente, pidió a Milei: “Venimos a apoyar esta propuesta, creo que la Argentina necesita estos instrumentos, vamos a dárselos, esperamos también que el presidente encuentre un camino razonable con el Congreso. Es imprescindible un camino de diálogo constructivo, dejar de agraviar al Congreso de la Nación”. 

 

El Gobierno busca avanzar con el apoyo a la nueva ley de Bases y recibe al bloque de Pichetto

Habrá un nuevo encuentro entre diputados de Hacemos Coalición Federal y el ministro del Interior, Guillermo Francos. Será este lunes en Casa Rosada.

El ministro del Interior, Guillermo Francos, recibirá este lunes a una delegación del bloque Hacemos Coalición Federal, encabezada por su titular, Miguel Ángel Picchetto, en la búsqueda de avanzar en consensos para tratar de aprobar la reformulada ley de Bases. El texto todavía no fue enviado al Congreso, y continúa en negociaciones junto al paquete fiscal.

Fuentes de la cartera de Interior confirmaron a parlamentario.com que el encuentro será a las 15.30 en Casa Rosada. Además de Pichetto, se espera que asistan Emilio Monzó, Nicolás Massot, Margarita Stolbizer, Florencio Randazzo e Ignacio García Aresca.

La reunión, que se suma a otras previas con este y otros bloques dialoguistas (Pro y UCR), va en línea con el objetivo del Gobierno de tratar de acordar el proyecto lo más ampliamente posible antes de su tratamiento en el Congreso, para que no caiga en saco roto como ocurrió en el verano.

El 6 de febrero pasado, pese a que la ley ómnibus había sido aprobada en general, la situación se empantanó en el debate en particular y el oficialismo pidió que volviese a comisión.

Desde esa fecha, el proyecto de ley -que pretende desregular áreas de la vida nacional- tuvo diversos vaivenes por la actitud ambivalente de la Casa Rosada, que finalmente decidió que la impulsará nuevamente pero con la condición de que se apruebe para que se pueda firmar el 25 del mes próximo el Pacto de Mayo entre el presidente Javier Milei y los gobernadores, con el fin de establecer consensos básicos en una decena de políticas.

 

Pichetto habló de “tiempo” para analizar el DNU y consideró que “primero hay votar la ley Bases”

El jefe de Hacemos Coalición Federal aseguró que le parece “conveniente y necesario” que el Gobierno tenga la aprobación de la ley ómnibus, y que se incluya previsibilidad para los gobernadores.

El jefe de Hacemos Coalición Federal en la Cámara de Diputados, Miguel Pichetto, habló este lunes de tomarse “tiempo” para “analizar con mucho detenimiento” el DNU 70/23, que fue rechazado en el Senado, al tiempo que consideró que “primero hay que votar la ley Bases”. “Tampoco vamos a descalzar al Gobierno”, expresó.

Luego que desde Casa Rosada circulara la nueva ley ómnibus, más acotada, y el paquete fiscal, Pichetto se reunirá este lunes con el ministro del Interior, Guillermo Francos. El funcionario ya recibió la semana pasada a diputados del Pro y la UCR, en sendos encuentros.

Para el legislador, el borrador de la nueva ley “encierra un conjunto de temas muy importantes para el Gobierno, entre ellos, la materia fiscal que va a incorporar al debate”.

“Hay un marco totalmente distinto, hay diálogo con los gobernadores”, destacó y agregó que “si el presidente también trae un mensaje más razonable con el Congreso, va a tener el aval, va a tener el respaldo”.

Pichetto insistió que el Gobierno “necesita y debe tener lo que han tenido todos los gobiernos, que son los instrumentos de la gobernabilidad. Así que estamos dispuestos a trabajar para que eso salga”.

“Me parece necesario y conveniente que el Gobierno tenga la ley. Y después también que los gobernadores tengan la previsibilidad fiscal a través del acuerdo financiero con las provincias”, insistió.

El presidente de una de las bancadas dialoguistas dijo que están “tratando de colaborar con este Gobierno que a veces no se deja ayudar; tratando de darle gobernabilidad y leyes, que es lo que ha pedido también el Fondo”.

Y recordó que en las sesiones extraordinarias el votó “en general y todos los artículos” de la ley de Bases. “No voté nada en contra porque creía que el Gobierno y el presidente debían contar con esos instrumentos para poder gobernar”, sumó.

En medio de la polémica por las dietas, Pichetto propone equiparar los salarios en los tres poderes del Estado

El bloque Hacemos Coalición Federal, con su jefe a la cabeza, presentó un proyecto de ley que busca que legisladores ni jueces superen la dieta del presidente de la Nación.

En medio de la polémica por el aumento del 30% en las dietas de los legisladores nacionales, que el presidente Javier Milei pidió a las autoridades del Congreso retrotraer, el bloque de Hacemos Coalición Federal, presidido por Miguel Pichetto, quien se mostró a favor del incremento, presentó un proyecto de ley que propone equiparar los salarios en los tres poderes del Estado.

La iniciativa plantea equiparar las dietas de las cabezas de los tres poderes del Estado entre sí, es decir, presidente y vicepresidente, diputados y senadores nacionales y jueces de la Corte Suprema, asociándolos a un multiplicador del salario mínimo, vital y móvil.

El proyecto buscar prohibir que ningún cargo de ningún organismo de cualquiera de esos tres poderes (incluyendo empresas del Estado y organismos descentralizados de todo tipo) pueda tener escalafones que superen los ingresos de las respectivas cabezas. Es decir, que nadie podría ganar más que un juez de la Corte y que el presidente de la Nación en ninguna empresa del Estado ni en ningún organismo descentralizado. Y tampoco nadie dentro del Poder Legislativo podría ganar más que los propios legisladores.

Según el texto, las actualizaciones estarían atadas a la movilidad jubilatoria, mientras que todo el ahorro que la medida produzca va a ir destinado a la ANSeS para garantizar la sustentabilidad de las jubilaciones.

Además de Pichetto, la iniciativa lleva las firmas de Oscar Agost Carreño, Nicolás Massot, Emilio Monzó, Marcela Campagnoli, Juan Manuel López, Mónica Frade y Maximiliano Ferraro.

El primer artículo del proyecto establece que “el presidente de la Nación percibirá la remuneración mensual más alta del Sector Público Nacional, no pudiendo ser la misma superior a 20 salarios mínimos vitales y móviles, por todo concepto”. A la cifra del SMVM para marzo 2024, esto sería equivalente a 4.056.000 de pesos.

Asimismo se indica que “el vicepresidente de la Nación, los jueces de la Corte Suprema de Justicia, los senadores y diputados no podrán tener una remuneración mensual que supere a la del presidente de la Nación” y “dicha limitación alcanzará también al procurador General, al defensor General, a los consejeros de la Magistratura, los auditores generales y el defensor del Pueblo de la Nación”.

La ley es retroactiva al 1ro. de enero de este año, de modo que “para aquellas remuneraciones que en la actualidad superen los topes fijados, las mismas no serán pasibles de ser aumentadas hasta tanto se adecuen al escalafón que corresponda”; y “para aquellas remuneraciones que en la actualidad no superen los topes fijados, los aumentos que se realicen no deberán excederse del criterio establecido”.

Otro de los artículos dispone que la Oficina de Presupuesto del Congreso de la Nación “deberá disponer el funcionamiento de un portal web que dé publicidad mensual de los recibos de sueldo de la totalidad de los empleados, funcionarios y agentes que están alcanzados por la ley”.

En los argumentos, los diputados de HCF sostuvieron que “se propone disponer de manera concreta y efectiva que los sacrificios y esfuerzos que el presidente pide de los argentinos, sea compartido y soportado por todos los sectores, incluidos todos los agentes, empleados y funcionarios que dependen de los tres poderes del Estado Nacional, así como de todo organismo o entidad autárquica”.

“Es hora que todos los agentes públicos, de todos los niveles y jerarquías, estemos equiparados en ingresos, terminando con las injusticias y la inequidad que la sociedad hace años critica con razón”, señalaron y resaltaron que “es inaceptable que directivos de entidades bancarias públicas o de la AFIP cobren un sueldo escandalosamente superior al del presidente de la Nación. Es inaceptable que haya ministerios que paguen sobresueldos no remunerativos en un segundo recibo de sueldo a sus funcionarios”.

Los diputados consideraron que “no hay razón para que funcionarios de todos los poderes estatales sean mejor remunerados respecto de los demás argentinos, y que no haya razonabilidad en cuanto a que la mayor jerarquía y responsabilidad sea el máximum de remuneración para el resto de los agentes”.

“El presidente se encuentra pidiendo a los ciudadanos ajustarse para sobrellevar la crisis coyuntural que estamos afrontando, por ello es momento de repensar que todos -absolutamente todos- los integrantes del sector público, debemos ajustarnos también, con justicia y equidad”, completaron.

Proyecto HCF

Pichetto se fastidió con la discusión por el aumento de los legisladores

“¿De veras que querés hablar de los salarios de los diputados?”, le planteó a Jonatan Viale, y sugirió preguntarse cuánto gana un gerente de la AFIP o un juez.

Presente en el estudio del programa de Jonatan Viale “¿La ves?”, Miguel Pichetto se mostró visiblemente irritado por el tratamiento que le venían dando al tema del aumento a los diputados y senadores. Y él solito se metió en el tema, al desafiar al conductor: “¿De veras que querés hablar de los salarios de los diputados?”.

“Sí, de lo que vos quieras”, le dijo Viale, a lo que Pichetto preguntó: “¿Qué querés, que la Argentina sea Uganda?”.

“¿Para vos está bien ese sueldo?”, insistió el periodista.

“¿Creés, como algunos colegas tuyos que el Congreso es muy malo?”, retrucó el legislador, que ante la respuesta afirmativa de Viale, aclaró que “el Congreso ha dado muestras de respeto por la figura del presidente. No hubo un grito, una agresión, lo hemos escuchado hasta los agravios”, remarcó el presidente del bloque Hacemos Coalición Federal, ante lo que Viale admitió que “sí, estuvo muy bien”.

Pichetto exageró entonces: “La verdad que el Congreso es hoy casi un Congreso francés”, dijo, aunque luego bajó un cambio: “Tiene que mejorar”.

“¿Pero está bien que se aumenten casi un 30% y los jubilados no?”, lo chicaneó Viale, y Pichetto replicó fastidiado: “1.500.000 pesos ganaba un diputado…”.

La charla se fue hacia lo que ganan los jubilados, a lo que Miguel Pichetto aclaró que acababan de presentar en su bloque un proyecto para ajustar el salario de los diputados. Y luego insistió, al ver que no lograba cambiar la opinión de su interlocutor: “¿De veras querés hablar de esto? No, ¿sabés qué? Me niego a hablar”.

Luego Pichetto se refirió al recibo que José Luis Espert le había mandado al conductor, donde mostraba que cobra $2.200.000. “¿Y está bien eso? ¿Es razonable?”, lo pinchó Viale.

“Es razonable en términos de una responsabilidad pública en la Argentina. ¿Sabés qué sería bueno en la Argentina y que te preocuparas mucho? Ver cuánto gana un gerente de la AFIP. Un gerente del Banco Nación; cuánto gana un juez de primera instancia; cuánto gana un camarista…”. Pero se negó a responder él cuánto perciben. “No voy a hablar, yo no soy botón”, se atajó Pichetto.

Luego continuó: “Vos me traés acá, hay un montón de temas que son importantes, y te indignás… Y bueno, está bien, vos tenés derecho a  indignarte”.

Luego aclaró que había “un notorio atraso en el ámbito del Poder Legislativo, donde cobraban un millón quinientos, un millón cuatrocientos mil pesos, y también el personal del Poder Legislativo estaba profundamente atrasado. El diputado va en línea con lo que se le aumenta al  personal”.

Intervino entonces Franco Mercuriali, al que Pichetto le recomendó: “No te prendas en esto también”. No tuvo suerte, porque el periodista de TN se puso a hablar de lo que ganan los jubilados.

Pichetto se rindió entonces: “Está bien, yo sé que hay muchas almas bellas en este programa, está bien… Son todos buenos, dale… Si vos querés tener un proceso democrático en la Argentina, tenés que tener niveles salariales medianamente razonables”, dijo, aunque admitió que “hay gente que está sufriendo, que tiene inconvenientes muy graves, que el ajuste es muy duro y se siente”, y concluyó explicando el tema de las fórmulas jubilatorias, desde Macri al presente.

Pichetto: “Las conclusiones del documento de Cristina son un puente a la modernidad”

El líder del bloque Hacemos Coalición Federal sostuvo que el primer mandatario “es más fuerte cuando enfrenta espacios o instituciones y no apela a la confrontación personal”.

El diputado nacional Miguel Ángel Pichetto, presidente del bloque Hacemos Coalición Federal, elogió este sábado los últimos puntos del documento de Cristina Kirchner, pidió que el bloque de Unión por la Patria “funcione en esa línea” y concluyó: “Hay que tomarlo como puente hacia el propio Gobierno”.

“Estoy preocupado por la pérdida de poder adquisitivo de salarios y jubilaciones. La caída por la inflación es imposible de recuperar”, observó el legislador opositor.

Para Pichetto, “el orden y el equilibrio fiscal son elementos importantes, pero hay que prestarle atención a la clase media y los trabajadores porque están teniendo un impacto muy fuerte”. En ese sentido, Pichetto afirmó que “el 150% de aumento sobre las tarifas eléctricas es un dato muy revelador que va a impactar en la gente”.

“Los asalariados y los jubilados que trabajaron toda su vida están siendo impactados, como siempre pasa con los sectores populares cuando hay ajuste”, señaló el líder de Hacemos Coalición Federal, en declaraciones al programa “El fin de la metáfora”, de Radio 10. A propósito de los jubilados, dijo que “la moratoria es un sistema que inventó el kirchnerismo para que se jubile cualquiera, un Jubilaciones para Todos”. Y agregó: “La Argentina tiene una capacidad extraordinaria para dar respuestas generosas incluso a gente que viene de afuera del país”.

A su juicio, “hace falta un poco más de atención en el tema. No tengo nada contra la comunidad rusa, sé que han llegado en el marco de la guerra y viven en barrios importantes”. En ese sentido advirtió que “por comunidades se calcula que han ingresado más de 50 mil rusos en los últimos dos años. ¿Cómo funciona esto? ¿El sector público tiene que sostener todo?”.

Con relación a la ley ómnibus que fracasó en el Congreso, Pichetto comentó que “en el debate este de los fideicomisos el Gobierno tenía toda la capacidad para intervenir, porque están apalancados en el BICE y en el Banco Nación”. Agregó que “el presidente tenía todas las facultades para poner en análisis crítico todos los fideicomisos. Yo no banco ningún curro”.

“El presidente es más fuerte cuando enfrenta espacios o instituciones y no apela a la confrontación personal”, observó Pichetto, para quien resulta “legítimo que el presidente plantee un debate cultural, de ideas. Quizás no en una megaley, porque era difícil confrontar con tantos sectores”.

Por otra parte anunció que el presidente de la Cámara baja, Martín Menem, le ratificó la idea del Gobierno de “enviar proyectos con temáticas parlamentarias más cortas, tanto del cambio cultural como económicas”.

A propósito del sobrino del expresidente, Pichetto, que fue muy cercano a aquel, sostuvo que “Milei y Menem tienen personalidades totalmente diferentes. Menem era un hombre de la política, tenía una historia. Y tenía una capacidad de diálogo y de seducción muy interesante”.

“Menem dialogaba con los gobernadores y eso es muy importante. Si el presidente llama a la gobernación para pedir apoyo en un tema, es muy difícil para el gobernador decir que no”.

¿Dolarización sí o no?

“La dolarización por ahora no la veo -comentó Pichetto-. No creo que tenga marco el país para hacerlo”. Y advirtió que él “no perdería la moneda. Las experiencias de países pequeños convierten a la economía en demasiado rígida, ligada a la inflación norteamericana”. Eso sí, reconoció que a su juicio “la experiencia de la convertibilidad funcionó bien”.

“Hay que salir del esquema hiperambientalista y hacer minería en serio. Cuidando el medio ambiente, por eso tiene que estar el Estado que proteja al ciudadano”, planteó en otro pasaje de la entrevista.

El documento de CFK

“Hay algunas cosas que comparto del documento de Cristina. No el diagnóstico ni el proceso, pero algunas conclusiones tienen un puente hacia la modernidad”, reconoció Pichetto.

Por ejemplo, explicó, “cuando habla de actualización laboral sale de los términos de la reforma, habla de lo que implicó el cambio tecnológico. Es una actualización comprensiva del fenómeno”.

“Algunos temas de Cristina son puentes tendidos hacia la sociedad democrática. Espero que el bloque parlamentario funcione en esa línea”, comentó.

En otro pasaje, Pichetto sostuvo que “con las privatizaciones hay una parte del radicalismo anclada en los 70, que no tiene una mirada moderna”.

“Las conclusiones de Cristina hay que tomarlas como puentes al nuevo Gobierno. Hay un proceso de comprensión de necesidades que el Gobierno tiene y el país necesita”

“Algunas miradas que establece en las conclusiones son interesantes para tener en cuenta y deberían tenerlas en cuenta los diputados nacionales del peronismo”, agregó, manifestándose a favor de “ir a un marco de encuentro en Argentina, no de descalificación ni de decir que los que votan distinto son corruptos”.

Para Pichetto, una alianza con el Pro a LLA le serviría para “fortalecerse en el Congreso”

No obstante, el jefe de HCF le advirtió al Gobierno que no debe enfocarse en perder aliados y que tiene que salir del “plano de confrontación”.

El jefe del bloque Hacemos Coalición Federal, Miguel Pichetto, consideró este domingo que la posible conformación de una alianza formal entre La Libertad Avanza y el Pro le serviría al oficialismo para “fortalecerse en el Congreso”, donde tiene macadas minorías.

“Si hace una alianza con el Pro, sería interesante para el Gobierno fortalecerse en el plano del Congreso, donde tiene una estructura muy minoritaria en ambas cámaras, y en el Ejecutivo. La alianza les conviene”, opinó.

En diálogo con Radio Splendid, el legislador aseguró que no le “sorprende” esta posibilidad, sino más bien que es algo que ve “casi natural” dado el apoyo que el expresidente Mauricio Macri le dio a Javier Milei antes del balotaje.

“No me sorprende que estén cerca o hablando para poder ampliar la base de sustentación del Gobierno. Jugaron a favor”, agregó.

El excompañero de fórmula de Macri en 2019 insistió con que el posible acuerdo le podría sumar al Gobierno para “consolidar la mayoría parlamentaria”, algo necesario para la gobernabilidad.

En un mensaje directo a Casa Rosada, y al pedir que se “desdramatice” la caída de la ley ómnibus, Pichetto le advirtió al oficialismo que es importante “no romper con algunos sectores que eran aliados y con los que se tenían matices y diferencias, que no debían haber sido resueltas en el plano de la controversia”.

“Hay que salir de este plano de confrontación que no le sirve al Gobierno. La Argentina necesita tranquilidad y encontrar un camino de paz y diálogo. El Gobierno debe construir una mayoría en las cámaras de Diputados y Senadores para poder gobernar. Si se rompen los puentes es difícil construir esa mayoría”, resaltó.

Milei analiza dar su discurso el 1 de marzo de espaldas al Congreso

En la Casa Rosada, hablan del fuerte enojo del presidente con los legisladores por la ley ómnibus y -aún más-, advierten que querría gobernar sin el Poder Legislativo.

El presidente Javier Milei analiza en Israel -donde está de gira- pronunciar su discurso del primero de marzo, cuando por Constitución se reúne el Congreso para iniciar el período de sesiones ordinarias, fuera del recinto legislativo. Es decir, nuevamente de espaldas al edificio del Parlamento, tal como lo hizo al asumir el 10 de diciembre pasado, por su “enojo” con un sector de los diputados que en su óptica no cumplieron con “acuerdos” para votar la ley ómnibus, o de Bases, puntal de su camino de desregulaciones de la vida nacional en Argentina.

Así es, a apenas dos meses de su asunción, Milei, tras el traspié con la Ley de Bases en la Cámara de Diputados (que algunos consideran “autoinfligido”, pues fue a la sesión del martes sin tener los votos necesarios), cavila entre insistir desde el 1 de marzo -cuando deba dirigir su discurso ante la Asamblea Legislativa (diputados y senadores juntos)- en mandar nuevos proyectos de ley para debatir o empezar a gobernar por decretos de necesidad y urgencia (DNU).

Fuentes de la Casa Rosada, que dialogan habitualmente con el mandatario, cuentan que está “muy enojado” con el grupo de diputados que responden a gobernadores que “no cumplieron con los acuerdos” para votar la ley ómnibus.

Para el presidente Milei, son “traidores”. Uno de los apuntados es Miguel Ángel Pichetto, el titular del bloque Hacemos Coalición Federal (HCF), que según el Gobierno le “fue corriendo el arco” a medida que ingresó el megaproyecto de leyes (a fines de diciembre) y le fue quitando artículos clave, como los de temas fiscales y de privatizaciones. A su lista se suman especialmente los legisladores de Córdoba y Santa Fe.

“¿Cuál Pichetto? ¿El de Cristina o el de ahora”, espetan los libertarios en la Casa Rosada. Es tal el “enojo” que los dardos hacen blanco directo en los gobernadores Martín Llaryora (Córdoba) y Maximiliano Pullaro (Santa Fe).

Por eso el jefe de Estado analiza por estas horas pedirle la renuncia al titular de la ANSeS, Osvaldo Giordano -proveniente de la cantera política de Córdoba (el exgobernador Juan Schiaretti dio un apoyo clave a Milei para el balotaje que lo ungió como el primer presidente libertario en el mundo). Giordano, cuya esposa, la diputada nacional Alejandra Torres votó en contra de la ley ómnibus,  viene sufriendo en las últimas 24 horas un virtual linchamiento mediático por el cual fuentes de la Casa Rosada le dicen que “debería renunciar por dignidad”.

Lo curioso es que lo misma dijeron dos semanas atrás respecto del ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, de quien dijeron que iba a renunciar por “razones personales” e, igualmente, del secretario de Comunicación y Prensa, Enrique Serenellini, que ni bien asumió hace un mes pergeñó un raid de reuniones con entidades periodísticas, industriales, del campo y del comercio y de otras áreas, para sumar voluntades y explicar las supuestas bondades de la ley de Bases y del DNU con otras desregulaciones, y que también sufrió algunos traspiés, particularmente en el área laboral.

De Ferraro señalaron las fuentes de la Casa Rosada que había filtrado conversaciones claves de las reuniones de Gabinete, algo raro porque en la Sala de Periodistas de la Casa de Gobierno se lo conoce como uno de los “ministros mudos”, junto al jefe de Gabinete, Nicolás Posse.

Respecto de Serenelli, dijo a la prensa acreditada que había recibido “autorización” del Gabinete nacional para encarar esas reuniones, que a los periodistas llamaron poderosamente la atención porque eran virtualmente de una agenda de un jefe de Gabinete o ministro de Economía.

En el caso de Ferraro, según se supo, le habrían bajado el pulgar porque intentó cambiar el plan “no hay plata” de Milei y propuso terminar algunas obras públicas iniciadas y que están con pronta finalización y, porque esa poderosa estructura de Transporte, Obras Públicas, Comunicaciones, Desarrollo Territorial, Viviendas y Concesiones era apetecible para el ministro de Economía, Luis Caputo.

De Serenelli no gustó en realidad que al asumir -en lugar de Belén Stettler, que respondía al asesor Santiago Caputo, alter ego de Milei- dejó de lado al vocero presidencial Manuel Adorni y al propio Santiago Caputo. Ahí se inició una guerra contra Serenelli en la que perdió porque el asesor Caputo consiguió la venia de Karina Milei, quien no tardó mucho en sacar un decreto y vaciarlo de funciones al exconductor de Canal 26 y La Nación+.

Ley ómnibus: los diputados más influyentes en las redes

Un trabajo realizado sobre Facebook, Instagram X y TikTok permite verificar cuáles fueron los legisladores más activos en el espacio virtual. Un informe exhaustivo realizado por una consultora sobre un aspecto clave en los tiempos que corren.

Está claro que la actividad en las redes sociales no merece ser bajo ningún punto de vista soslayada. Allí los políticos en general y ni qué decir los legisladores nacionales realizan una buena parte de su actividad; algunos más, otros menos, a sabiendas de que lo que dicen y hacen es a través de esa vía conocido por propios y extraños. Seguidores o adversarios, y sobre todo sus líderes pueden ver cuáles son las posturas que mantienen y cómo las defienden.

WATCH es el primer estudio que mide actividad, influencia y seguidores de figuras públicas en redes sociales. Así es que ofrece un detalle semanal profundo de volumen y sentiment en Facebook, Instagram, X y TikTok.

Los datos y el análisis que surgen de tan exhaustivo relevamiento funcionan como potentes herramientas de información y estrategia para líderes de opinión y tomadores de decisiones.

Ese trabajo da cuenta del volumen de participación de cada candidato, al tiempo que releva y categoriza las interacciones positivas recibidas. Asimismo muestra la comunidad que concentra cada funcionario sobre el total.

En este caso, realizaron un relevamiento en los primeros tres días de debate en el Congreso por la Ley Ómnibus, las redes sociales, los momentos más álgidos de ese debate. Así, el período relevado fue entre el 31 de enero al 2 de febrero de 2024, jornadas en que las redes sociales funcionaron como un amplificador de la discusión en el recinto.

Como se verá, los diputados más virales no necesariamente fueron los más influyentes. Si bien hubo legisladores como Nicolás Massot y Miguel Angel Pichetto que acapararon gran volumen de menciones durante el miércoles, no lograron capitalizar esa presencia digital en publicaciones propias.

En esta oportunidad, Myriam Bregman fue la ganadora indiscutida (34%), seguida por el diputado del Pro Fernando Iglesias (14,72%) y el de Unión por la Patria Leandro Santoro (9,44%). Sin presencia libertaria en el top 5, debajo quedaron la diputada de UP Julia Strada (8,87%) y el diputado del FIT Nicolás del Caño (8,68%).

Si bien fue una de las cinco legisladoras con más actividad en redes sociales, Lilia Lemoine no pudo entrar al podio y se ubicó en el octavo lugar, detrás de José Luis Espert (5,30%) y Diego Santilli (3,73%).

Martín Yeza y Natalia Zaracho apostaron a una alta actividad digital (4,25% y 2,61% respectivamente), pero no les alcanzó para ingresar al top 10. Rodrigo De Loredo, por su parte, con un volumen de publicación bastante menor (1,63%), hizo rendir la eficiencia de sus posteos y fue el único radical que consiguió un lugar entre los 10 diputados más influyentes de esta semana.

Por los incidentes en la calle, la izquierda y UP pidieron suspender la sesión, pero la moción fue rechazada

El pedido fue planteado por Romina Del Plá, quien acusó a la ministra Patricia Bullrich de “montar una carnicería”. Una diputada de la Coalición Cívica apoyó el pedido.

Recién llegada del exterior, donde junto a otros diputados de la izquierda habían salido para ver los choques entre manifestantes y el cordón de seguridad diagramado por las autoridades nacionales, la diputada nacional Romina del Plá (FIT) presentó pasadas las 19.30 una moción de privilegio en contra de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, por “la feroz represión que está ocurriendo en las afueras del Congreso”.

Y a continuación se abrió un debate para pedir una interrupción de la sesión, a fin de que los presidentes de bloques se reunieran para analizar los incidentes. La moción fue rechazada.

“Gases, palos y golpes en nombre de no cortar una calle que está obstruyendo la misma Gendarmería. Algo más contradictorio no puede haber”, bramó Del Plá. Además, sostuvo que “avanzan y reprimen, y también le pegaron a la legisladora Celeste Fierro”.

Del mismo modo, señaló que “esto le pasó a Myriam Bregman y a Nicolás del Caño que acaban de llegar”. “Usted debe plantear que se termine con la represión”, le pidió Del Plá a Martín Menem, titular de la Cámara baja.

“Debemos pasar a un cuarto intermedio y pasar a una reunión porque esto es una carnicería y no va más. ¿Así quieren aprobar esta ley? Esto es inaceptable”, cerró Del Plá.

A continuación, la diputada de la Coalición Cívica Mónica Frade (HCF – Buenos Aires) apoyó el pedido de Del Plá y solicitó reducir la lista de oradores, para no extender la sesión.

También intervino Nicolás Del Caño (FIT) quien consideró que el operativo “fue una verdadera provocación”, y agregó que el operativo “fue una verdadera provocación”. “La Gendarmería avanzó sobre la prensa y los fotógrafos y queremos plantear que se pase un Cuarto Intermedio”.

“Piensen en esa plata que están gastando en motos, balas y gases porque no podemos sesionar de esta manera”, cerró Nicolás Del Caño.

En contraposición, la diputada nacional Paula Omodeo (Creo – Tucumán) consideró que “este no es el lugar para hacer denuncias”, y enfatizó que “la violencia de afuera debe resolverse afuera, si es que hay”, generando el aplauso desde los palcos.

A continuación, el jefe de bancada de Hacemos Coalición Federal, Miguel Ángel Pichetto, lamentó los hechos en las afueras del Congreso, pero señaló que “nuestro bloque no va a permitir que se interrumpa una labor”, motivando nuevos aplausos que fastidiaron a Pichetto, nunca afecto al fervor de las barras en los recintos. Y fiel a su estilo le reclamó al presidente de la Cámara: “Dígale a la barra que no aplauda, que no hay nada para aplaudir”, y cerró: “¡Dejen de aplaudir, no sean pelotudos!”.

El jefe del bloque Unión por la Patria, Germán Martínez, se sumó al pedido de la izquierda para interrumpir la sesión, pero el presidente de la Cámara pidió entonces votar esa moción a mano alzada y se impuso el rechazo. Indignado, el diputado Christian Castillo protestó a los gritos y anunció que los diputados de la izquierda se irían de la sesión.

La sesión continuó su curso y al tomar la palabra el diputado del Pro Eduardo Capozzi, dijo tener un deja vú de 2017, en referencia al episodio de las 14 toneladas de piedras, con las que lograron parar una sesión.

Y disparó contra los diputados de la izquierda que se habían ido, lamentando “la ausencia de la izquierda-leninista”, dijo, y agregó:“Están en la calle generando más violencia”.

Un dictamen enmarcado en la polémica, fuego ¿amigo? a los aliados y final abierto para el debate

Si bien el proyecto de ley de Bases quedó listo para llegar al recinto, las disidencias son tan grandes que nada garantice que la votación en particular vaya a conformar al Gobierno. Eso motivó, a priori, la postergación de una sesión inédita que pondrá a prueba a las fuerzas del cielo.

Por José Angel Di Mauro

El cruce entre el ministro de Economía y el jefe de uno de los bloques clave para que La Libertad Avanza tenga la gobernabilidad que de otra manera carecería en una Cámara donde tiene menos del 15% de sus miembros, fue una señal de alerta para propios y extraños. Luis “Toto” Caputo quiso marcarle la cancha a quienes para él insisten en horadar el plan que elabora para llegar al ansiado déficit cero, advirtiéndoles a los gobernadores que si no se aprueba lo que quieren modificarle avanzará con recortes que sufrirán en carne propia, y Miguel Pichetto no dudó en cruzarlo reclamándole que dejara de “apretar a los gobernadores”.

Por más áspero que haya sido, lo más probable es que el cruce tuitero no pase a mayores; más que nada por el temperamento de Pichetto, un legislador que lleva 26 años en el Congreso de la Nación y tiene demasiada experiencia como para dejarse llevar por las emociones. Ya lo ha dicho alguna vez: “Las emociones no forman parte de mi temperamento”.

Quedará este cruce en las redes -que Caputo continuó luego- como una anécdota que sobre todo el exsenador dejará de lado en aras de avanzar en un bien superior: la gobernabilidad de una gestión que lleva menos de 50 días en el poder.

Un servicio que ya cumplió -vale recordar- con Mauricio Macri en una cámara donde el entonces senador por Río Negro lideraba el bloque mayoritario frente a un oficialismo con apenas 15 senadores.

En esa tarea de evitar el bloqueo legislativo de un gobierno legislativamente débil, entre 2015 y 2019 Pichetto tuvo en Diputados un complemento ideal como Emilio Monzó. Paradojas del destino, Mauricio Macri se lo reconoció a quien luego decidió llevar como compañero de fórmula, mas no hizo lo mismo con Monzó, al que llegó a endilgarle responsabilidad en la suerte adversa de su gestión.

Hoy la política ha unido a Pichetto y Monzó en un mismo espacio denominado Hacemos Coalición Federal, un bloque tan diverso que solo dirigentes con mente abierta y tan experimentados pueden llegar a coordinar. Aunque eso lejos está de implicar que vayan a manejar esos votos. Son 23 voluntades las que se han aglutinado en esa bancada que junta extremos como Margarita Stolbizer y Ricardo López Murphy, y schiarettistas con lilitos. Diversidad que se vio reflejada además en los dictámenes que alumbró el plenario que debatió la ley de Bases, donde Stolbizer y los socialistas se negaron a acompañar con disidencias el dictamen de mayoría.

Esas disidencias hoy inquietan a los popes de La Libertad Avanza. Sino, el ministro de Economía no andaría amenazando en las redes. El recurso opositor de asumirlas y así y todo acompañar, es el que le permitió al oficialismo alzarse con el primer tiempo de este partido que tiene seis etapas. Le quedan cinco: la votación en general y la votación en particular en Diputados, y luego el mismo tránsito en el Senado. Dictamen, votación en general y votación en particular, en ese orden en cada instancia. Y las votaciones en particular habría que multiplicarlas en una cifra elevadísima. Tiene que hacer todo eso antes del 15 de febrero, aunque ese límite es voluble: si no llega, puede extender extraordinarias hasta fin de mes, que es lo que podría haber hecho de entrada.

Son varias instancias, nada tan extremo como para alarmarse por demás, pero debe tener conciencia de que tener el dictamen de mayoría es un buen comienzo pero lejos está de significar el final. Sobre todo cuando los recursos son escasos y la resolución confusa.

“Es tal la desorganización que terminamos ayudando en lo procedimental”, apuntó este jueves el jefe del bloque radical, Rodrigo de Loredo, otro de los que se trenzó con Luis Caputo. Y tras aclarar que “no estamos en el terreno de los bloqueadores, ni los conspiradores”, advirtió sin eufemismos que “va a ser un quilombo la sesión si nosotros no nos organizamos”.

Si bien la composición de las firmas obtenidas el miércoles de madrugada le permiten al oficialismo albergar las mejores expectativas, al punto tal de ilusionarse con una base de 135 voluntades para la votación en general, nada está definido, sobre todo cuando después los compromisos no se cumplen.

Tal cual denunció la oposición más dura el martes a la noche, con esa inédita reunión de comisión convocada para las 9 de la noche, pasaron cosas poco habituales en esos momentos, como cambios de integrantes de las comisiones sobre la marcha, y una reunión que se estiró hasta que aparecieron los tres diputados firmantes que faltaban (de Hacemos Coalición Federal) y suscribieron los despachos de parado.

Para ese momento, el miembro informante no había informado sobre el dictamen y el texto del dictamen de mayoría era desconocido por la mayoría. A la mañana siguiente se difundió por fin un pdf del mismo; luego otro, y más tarde el definitivo. En ese último, aparecían cambiados muchos de los ítems prometidos.

Por ejemplo, la no eliminación de los descuentos al gas por zona fría. Así se había pactado, según sostiene el rionegrino Agustín Domingo, y en el último texto reapareció la derogación. No fue el único ítem restituido en el texto supuestamente definitivo.

Ante las airadas protestas de algunos diputados, se les aclaró que las modificaciones serían convalidadas directamente en el recinto. Los experimentados en estas lides -y no tanto- advierten que eso se puede convertir en un pandemonio. Cambiar apenas una coma puede resultar un trámite demasiado engorroso.

Todos ven en esa novedad la decisión de estirar los tiempos, postergar la sesión que había sido calculada originalmente para el jueves 25, hasta la próxima semana, seguramente el martes a las 9 de la mañana. Para entonces deberán encontrar los consensos que eviten que todo naufrague en la orilla, o que lo que termine aprobándose sea insuficiente. Los negociadores seguirán siendo los mismos, azuzados desde la CGT, donde les prometen escraches, o por sus propios colegas, que después se hacen un festín solidarizándose con los diputados que son “víctimas de la falta de respeto y los aprietes de Luis Caputo” (Germán Martínez dixit).

Aliados “dialoguistas” que con paciencia notable pero no infinita, no terminan de interpretar al inasible Caputo, que cerró su día de furia tuitera agradeciéndole (y compartiendo) el tuit de Alfredo D’Arrigo: “Un diputado (Pichetto) que estuvo 12 años votando sin cambiarle una coma proyectos que enviaban NK/CFK, que se negó a votar (2017) el desafuero de ésta última, ahora acusa de ‘falta de valentía’ a un ministro (@LuisCaputoAR ) que se hizo cargo del desastre que dejaron”.

Ley de Bases: Cerca del humo blanco, se destrabaron y avanzan las negociaciones

Si bien el oficialismo no se saca de la cabeza la posibilidad de sesionar este sábado, la fecha pasaría a la semana próxima, después del paro. LLA accedió a habilitar las modificaciones más incómodas.

Bien temprano, el funcionario admitió en la Casa Rosada que sería difícil que el sábado se tratara en Diputados el proyecto de ley de Bases. Pero insistió en el deseo ferviente del Gobierno por arbitrar los medios necesarios para conseguir llevar al recinto la iniciativa antes el paro de la CGT, al que de paso consideró “ilegal”.

De cualquier modo, “arbitrar los medios necesarios” hubiera sido ceder a los cambios sugeridos por la oposición para votar el dictamen, y eso para ese entonces no había sucedido. De hecho, la tarde/noche anterior la discusión aparecía frenada por la falta de respuesta de las autoridades legislativas de La Libertad Avanza y los funcionarios que participan de las negociaciones. En tanto y en cuanto no habilitaran estos los cambios requeridos, el dictamen consensuado no vería la luz.

Y muy por el contrario, la noche del miércoles y durante la mañana de este jueves comenzó a crecer la posibilidad cierta de que la oposición dialoguista avanzara con un dictamen propio.

Lo cual sería una muy mala noticia para el oficialismo en general y el Gobierno en particular. Dos dictámenes de parte del partido del Gobierno y las fuerzas colaboracionistas significarían cederle a Unión por la Patria la posibilidad de que el dictamen de rechazo que impulsarán sea el de mayoría.

Finalmente hubo señales a lo largo de este jueves respecto de un reinicio de las negociaciones, con el objetivo del oficialismo de presentar disposición a atender los reclamos de esa oposición con la que dialoga.

Así y todo, insistían en apurar los tiempos. En conseguir el dictamen este viernes, a fin de poder llevarlo al recinto al día siguiente. Ahí, si bien la especie creció fuerte a lo largo de la jornada, chocó con una realidad ineludible: ante el empantanamiento de las negociaciones, muchos diputados de esa oposición dialoguista viajaron a sus provincias. Hacerlos volver en plena temporada alta de verano es una premisa más que complicada.

Durante la tarde se sucedieron las negociaciones en el despacho del presidente de la Cámara, Martín Menem. Con una señal clave como para dar cuenta de la intención oficial de avanzar hacia un acuerdo: la presencia de dos figuras clave del Gobierno, el ministro del Interior Guillermo Moreno y Santiago Caputo.

A esas reuniones de las que participó también el jefe del bloque oficialista de la Cámara baja, Oscar Zago, asistieron por parte del Pro Cristian Ritondo y María Eugenia Vidal. Más tarde hubo otra reunión de la que tomaron parte radicales encabezados por Rodrigo de Loredo, y más tarde el presidente del bloque Hacemos Coalición Federal, Miguel Pichetto, Emilio Monzo, Florencio Randazzo y Pamela Calletti, por Innovación Federal.

Todos insistieron en la inconveniencia de apostar a una sesión el sábado. Para eso había que apurar el dictamen y todavía no está todo cerrado. Al final, hubo señales para que se busque el dictamen este martes y vayan por la media sanción a partir del jueves 25, la fecha prevista originalmente.

Así y todo, desde el oficialismo insisten en no bajar la eventual sesión del sábado, para la cual pidieron al personal asistir ese día al Congreso.

Como sea, se avanzó en las modificaciones acordadas. Un centenar de artículos ya fueron modificados, según confiaron desde el Pro.

Un avance en las negociaciones fue que el Gobierno accediera a discutir disminuir a un año la delegación legislativa al Ejecutivo; la movilidad jubilatoria, donde aceptarían buscar una nueva fórmula o bien establecer aumentos periódicos por inflación; modificar el esquema de retenciones; acotar la privatización de empresas y dejar para el período ordinario la reforma electoral.

Con esos avances que habilitarían modificaciones que desde el oficialismo quedaron en confirmar en las próximas horas, se destrabaría el avance del proyecto hacia el recinto. Que no sería ya este sábado, sino en la fecha prevista originalmente.

Ley ómnibus: la oposición “dialoguista” le sugirió a Menem postergar la sesión y el plenario culminó sin fecha para dictaminar

Este miércoles, los popes de Hacemos Coalición Federal, avezados en técnica parlamentaria, le pidieron al presidente de la Cámara baja que no lleve al recinto un “dictamen desordenado”.

Este miércoles se realizó la última jornada con invitados de la sociedad civil, mientras paralelamente los legisladores negociaban el dictamen. (Foto: HCDN)

Por Melisa Jofré

“Nos volveremos a ver cuando las fuerzas del cielo lo dispongan, cuando la libertad avance”. Con esa irónica frase se retiró uno de los legisladores de Unión por la Patria que se quedó hasta el final del sexto plenario de comisiones que se realizó este miércoles en la Cámara de Diputados para el debate de la ley de bases y puntos de partida para la libertad de los argentinos, más conocida como ley ómnibus.

La jornada culminó sin una nueva fecha de convocatoria, algo que tuvo que ver con el pedido que más temprano parte de la oposición “dialoguista” le transmitió a Martín Menem: esperar por la resolución de un dictamen “ordenado” que permita llegar a la sesión con los acuerdos que finalmente garanticen la aprobación de la iniciativa. Esto hizo desechar por tierra la intención que tenía el riojano de sesionar este sábado y que varios legisladores oficialistas repitieron a lo largo de la semana.

La fecha original que Menem tenía en mente siempre fue la del 25 de enero, pero ante el paro convocado por la CGT para el 24, desde La Libertad Avanza buscaban forzar la sesión antes de esa movilización. Sin embargo, los diputados dispuestos a acompañar al Gobierno rechazaron de plano apurar la cuestión. Y finalmente la próxima semana se bajaría a recinto.

La tercera audiencia con invitados de la sociedad civil cerró con un puñado de diputados de LLA, la izquierda y otro grupo de UP. En el gran salón del segundo piso del Anexo de la Cámara baja ya no había nadie del Pro, la UCR y Hacemos Coalición Federal, las tres bancadas que iniciaron las conversaciones con el oficialismo para consensuar la ley.

Cada uno por su lado, Pro y UCR mantenían sendas reuniones de bloque por esas horas en otras salas. En tanto, los popes de HCF habían estado más temprano en la oficina de Presidencia con Menem, donde fueron a hablar de la “técnica parlamentaria” y allí recomendaron al presidente del cuerpo no apurar el tratamiento del proyecto y exponerse a un desorden en la sesión con resultados impredecibles.

En ese encuentro estuvieron dos avezados en asuntos parlamentarios como Miguel Pichetto, el jefe del bloque, y Emilio Monzó, expresidente de la Cámara baja durante la gestión Cambiemos. También participaron el cordobés Carlos Gutiérrez, el cívico Juan Manuel López y el rionegrino Agustín Domingo, quien está dentro de Innovación Federal, el bloque con nueve legisladores que responden a los gobernadores de Río Negro, Neuquén, Misiones y Salta.

Los bloques que comenzaron las conversaciones con LLA se encuentran a la espera de las respuestas del Poder Ejecutivo, luego de transmitir una serie de reparos a determinados artículos. Las negociaciones se trabaron este martes, sin resolución aún, en dos aspectos sensibles: suspensión de la fórmula de movilidad jubilatoria y suba de retenciones. Hay otros puntos centrales de discusión como la materia y plazo de las emergencias y delegación de facultades, las privatizaciones y la deuda externa. “Yo calculo que desde Economía esperarán a la vuelta de Milei para responder”, comentó en los pasillos un diputado de la oposición colaboradora en referencia al viaje del presidente al Foro de Davos, del cual retornará el viernes por la mañana. En esa comitiva también está el ministro Luis Caputo, cuya presencia se cansó de reclamar -sin éxito- la oposición más dura.

Ante la posibilidad de que el oficialismo se cierre, decida ir por “todo o nada” y no acepte los cambios e incluso los capítulos que las bancadas “dialoguistas” pidieron apartar del texto (reforma electoral, capítulo judicial, cambios en cultura y educación, entre otros), tanto HCF como la UCR tienen como plan B la redacción de su propio dictamen. Desde ambos sectores hablan de grandes coincidencias entre sus textos. De suceder eso, la complicación para LLA sería mayor, dado que podría entonces haber tres dictámenes y UP, por la cantidad de miembros en las comisiones, quedarse con el despacho de mayoría por el rechazo.

A la discusión de la ley se sumarán este jueves los gobernadores de Juntos por el Cambio, que mantendrán una reunión presencial con legisladores. El lugar sería el Congreso.

Por la noche de este miércoles, todavía sin resignación, desde la Presidencia de la Cámara baja sostenían la expectativa de “avanzar lo antes posible” tanto con el dictamen como con la sesión. Culminando el día, Menem recibió la visita de Santiago Caputo, colaborador cercano al presidente.

 

Desde el bloque de Pichetto instan al presidente a que “deje de confrontar con el Congreso”

Ante las nuevas declaraciones de Milei, dijeron que su “actitud resulta absolutamente inaceptable e injusta” y recordaron que desde su bancada están trabajando para “sostener la gobernabilidad”.

Los diputados del bloque Hacemos Coalición Federal, presidido por Miguel Pichetto, expresaron su “profunda preocupación ante las recientes declaraciones del presidente Javier Milei, por las que insiste en confrontar con el Congreso Nacional agraviando a sus miembros así como a los gobernadores provinciales”. 

“Dicha actitud resulta absolutamente inaceptable e injusta, toda vez que el Congreso se encuentra trabajando para dar al Gobierno herramientas legales urgentes para poder afrontar la crisis que atraviesa la Argentina”, resaltaron en alusión al debate de la ley ómnibus. 

Desde la bancada subrayaron que “el proceso de formación de las leyes requiere de diálogo y consenso. En ese marco, garantizamos colaboración para sostener la gobernabilidad sin poner obstáculos, procurando contribuir ante el desorden jurídico y político que se genera desde el propio Poder Ejecutivo”. 

“Exhortamos al presidente a que se abstenga de hacer acusaciones públicas infundadas y a denunciar cualquier conocimiento que tuviera de delitos, que desconocemos y repudiamos. Y le requerimos que establezca prioridades serias y claras a la hora de requerir leyes y facultades especiales, las que nunca deberían exceder los límites constitucionales”, le reclamaron.

El bloque compuesto por 23 legisladores, que se encuentra entre el sector opositor dispuesto a colaborar con la aprobación de la ley de bases (junto al Pro y la UCR), enfatizó que “es indispensable que no se afecte la división de poderes, la gobernabilidad de las provincias ni las economías regionales; que no se favorezca a personas y/o corporaciones a costa del resto de la población”. 

“Debe priorizarse la justa actualización de las jubilaciones, así como que haya consenso y transparencia si se decide privatizar empresas públicas. Y si se dispone un ‘blanqueo’, el mismo debería contemplar un premio serio para quien fue buen contribuyente, así como su absoluta transparencia, para evitar darle beneficios a corruptos o al crimen organizado”, plantearon. 

Y concluyeron: “Los cambios profundos y duraderos que requiere la Argentina se deben sostener en instituciones fuertes, marcos normativos que brinden seguridad y previsibilidad, diálogo, acuerdos y el pleno respeto a los principios de la Constitución Nacional”. 

 

Hacemos Coalición Federal rechazó que se esté obstruyendo las leyes de Milei

Los diputados del bloque que conduce Miguel Angel Pichetto mantuvieron una reunión en la que dejaron claro que no están haciendo obstruccionismo respecto del Gobierno nacional.

Los diputados de Hacemos Coalición Federal mantuvieron una reunión de bloque donde conversaron sobre el proyecto de ley ómnibus, e instaron al presidente de la Cámara baja a constituir las comisiones para avanzar en el tratamiento del mismo.

“Es falso que el Congreso esté paralizado o que esté obstruyendo el debate del paquete de leyes que envió el Ejecutivo. Desde Hacemos Coalición Federal vamos a acompañar el tratamiento del proyecto de ley, queremos darle al Ejecutivo las herramientas que necesita para gobernar, pero de ninguna manera eso significa que vamos a votar a libro cerrado”, sostuvieron desde la bancada que conduce Miguel Pichetto.

Asimismo, los legisladores explicaron: “Queremos aportar ideas que mejoren la norma y corrijan errores, con todas las garantías que una oposición debe darle a todos aquellos que no necesariamente están representados por el Gobierno. Además, estamos manteniendo reuniones con muchos de los sectores involucrados en las reformas para conocer en profundidad cada tema”.

Por último, indicaron: “Aceptamos el tratamiento del proyecto en las cuatro comisiones que propuso la presidencia de la Cámara, para debatir así los temas que hacen a la urgencia en materia económica y social de este momento. Por eso instamos a la misma a que constituya las comisiones para iniciar el debate parlamentario. Tenemos total predisposición para trabajar en que el país salga de la crisis”.

Pichetto: “El presidente tiene que encontrar un diálogo con el Congreso y dejar de agraviarlo”

Así lo afirmó el presidente de Hacemos Coalición Federal, quien consideró que al Gobierno hay que “darle un margen” y “colaborar”, pero también “tratar de analizar con detenimiento todos los temas”.

El jefe del flamante bloque Hacemos Coalición Federal, Miguel Pichetto, afirmó este viernes que ante el mega DNU de Javier Milei y el proyecto de ley ómnibus, “el Congreso tiene que ser un punto de equilibrio” y “el presidente tiene que encontrar un camino de diálogo razonable con el Congreso, dejar de agraviarlo”.

“¿Por qué no se empezó a analizar el DNU? No es demora ni de los diputados, ni de los senadores. No se ha constituido la comisión” por resolución que depende de las autoridades, apuntó.

Para el legislador, “el Gobierno tiene que gobernar con el Congreso y no contra el Congreso”. En esa línea, observó que “no tiene antecedentes la magnitud de los temas que se abarcan en esta emergencia”, en referencia a la iniciativa enviada esta semana.

“Es una delegación que prácticamente cruza todo el período de gobierno, una emergencia muy amplia”, señaló, aunque admitió que “es cierto que Argentina viene viviendo en emergencia hace mucho tiempo” y todos los gobiernos la han pedido.

En declaraciones a Urbana Play, añadió que “la vamos a discutir integralmente en el Congreso, y eso ya es un paso adelante. Esto es una diferencia con el DNU”.

“Los dos instrumentos, tanto el DNU como la ley, abarcan una cantidad de temas impresionante”, resaltó y opinó que no sabe si por “improvisación o rapidez” muchos de los temas que están en el DNU también aparecen en el proyecto de ley.

Pichetto aseguró que hay que “tratar de colaborar y aportar al gobierno que ha sido electo por la voluntad de los argentinos” y “lleva muy poco tiempo, hay que darle un margen”. “Pero también hay que mantener la cabeza fría, tratar de analizar con detenimiento todos los temas”, aclaró.

Pichetto: “En el Congreso hay una voluntad mayoritaria de acompañar muchas de las medidas incluidas en el DNU”.

El diputado nacional considera que el Gobierno necesita que el Congreso le de la derecha, y aseguró que “hay temas en el decreto que indudablemente podemos compartir”.

El presidente del bloque Cambio Federal en Diputados, Miguel Pichetto, consideró “probable” que el DNU pueda atravesar el escollo del Congreso. “Hay que hacer un esfuerzo dentro del ámbito de la comisión”, precisó.

Pichetto reconoció que La Libertad Avanza “tiene el control del Senado; si lo hubiese manejado con un poco más de voluntad en términos políticos, también podría haber consolidado una mayoría en la Cámara de Diputados. Pero eso está por verse, todavía hay un plano de incertidumbre”.

Pichetto definió a los DNU como “un instrumento en la Argentina totalmente devaluado, porque hay más de 200 DNU que los últimos cuatro años prácticamente no se trataron. Es un instrumento que también tiene riesgos de previsibilidad, de inseguridad política. Pero el presidente ha lanzado con este DNU los lineamientos centrales de cuál va a ser su gobierno: la apertura, la libertad de desregulación la libre competencia… Hay también mucho voluntarismo, todavía faltan contenidos o reglamentación de cómo se van a implementar las medida”.

El diputado de Cambio Federal aseguró que “en el Congreso hay una voluntad mayoritaria, creo, de acompañar muchas de las medidas que están en el DNU. Yo las comparto, hasta incluso he escrito un libro en estos cuatro años junto con Roberto Dromi, en términos de cómo recuperar el desarrollo y la reforma del Estado”.

“El DNU va a estar girando en esa galaxia de DNU, donde no se lo va a rechazar in límine, y creo que el Gobierno necesita que el Congreso le de la derecha”, apuntó Pichetto. Para él, “muchos de los temas que están planteados en el propio DNU van a tener que ser ratificados por ley. Va a tener que hacer un ejercicio desde el propio Ejecutivo, o incluso desde el Congreso, para trabajarlo y debatirlo por ley”.

Para Pichetto, “el sistema de privatizaciones, que no es solamente la conversión en sociedades anónimas de las empresas del Estado, sino que hay una delegación fuertísima al presidente para iniciar el proceso de privatizaciones. Me parece que es muy exagerado en términos de discrecionalidad política que está planteada en el decreto y que, y como Menem en cada tema y cada privatización, va a tener que mandar el proyecto al Congreso”.

Consultado en Odisea Argentina, de La Nación +, sobre por qué creía que el Gobierno manda todo junto, Pichetto lo consideró “una actitud de fuerza. A mí me preocupan también los estilos. Me preocupa la forma y las exteriorizaciones y las palabras. Este nivel de agresividad, de que al que no piensa como yo es corrupto o está en contra de la Patria. Cuidado con este mensaje”.

Miguel Pichetto consideró que “el primer paso es reconstruir un diálogo fecundo con el Congreso. El gobierno tiene que fogonear con el Congreso y no contra el Congreso, esto es de vuelo corto”.

Para el exsenador, “hay temas en el decreto que indudablemente podemos compartir en el espíritu de la apertura, la libertad y la desregulación, y que vamos a tratar de ayudar. Tenemos una mirada positiva en términos del futuro de la Argentina”.

“Tenemos que agotar también un debate interno dentro de Cambio Federal. Pero también otras cosas que plantear”, dijo, cuestionando que no se desregula por ejemplo “el mundo plan”.

Sostuvo Pichetto que “hay muchos temas para avanzar desde el Congreso”, y contó de una reunión que mantuvieron él, Emilio Monzó, Nicolás Massoty Margarita Stolbizer, “muy importante, positiva, con Martín Menem, que tiene un trato agradable, respetuosos, que tienen un perfil que identifica la actitud que tenía su padre. Y también el presidente Menem, de reconocer en el otro que el otro existe, que no hay que faltarle el respeto, estos son elementos que todavía el gobierno carece.  Y hemos hablado con (Guillermo) Francos y le hemos dicho que aun cuando el Gobierno quiera dejar flotando en la galaxia de los decretos de necesidad y urgencia, individualmente hay temas que requieren ley”.

“El presidente debe gobernar con el Congreso, no contra el Congreso”, advierte Pichetto

El jefe de Cambio Federal aseguró que “no está justificada ni la necesidad ni la urgencia” del decreto emitido por el presidente sobre desregulación de la economía.

El jefe de Cambio Federal en la Cámara de Diputados, Miguel Pichetto, se refirió al mega DNU de desregulación de la economía dictado por el presidente Javier Milei, y advirtió su disconformidad con que no se haya convocado a sesiones extraordinarias para que las reformas allí contenidas sean tratadas como proyectos.

“Esto es una República. El presidente debe gobernar con el Congreso no contra el Congreso. Muchas de las reformas planteadas deben ser tratadas por ley, y seguramente muchas podrían tener su aprobación”, expresó el legislador en su cuenta de la red social X.

Tal como se mostraron algunos diputados de lo que fue Juntos por el Cambio -pues el interbloque ya no existe- hay algunas medidas del decreto que estarían a favor de aprobarlas.

Además, el diputado adelantó que “las cuestiones de formas y fondo del DNU podrían ser cuestionadas fuertemente ante la justicia”. “No está justificada ni la NECESIDAD NI LA URGENCIA, podría haber convocado al Congreso a sesiones extraordinarias”, enfatizó.

Actualmente, Pichetto comanda un bloque de nueve diputados que se encuentra en articulación con otras bancadas provinciales. Un sector de la oposición que será clave en caso que el decreto se someta a votación en el recinto.

Pichetto advirtió a Milei: “Hay que gobernar con el Congreso, no contra el Congreso”

El diputado de JxC señaló que “nuestro sistema democrático es representativo y tiene tanto valor el voto que llevó al presidente a su cargo como el voto que llevó a los diputados y senadores”.

El jefe del bloque Cambio Federal en la Cámara de Diputados, Miguel Ángel Pichetto, advirtió este lunes al presidente Javier Milei y aseveró que “hay que gobernar con el Congreso, no contra el Congreso”.

Además, aseguró que “hay una actitud y voluntad de compromiso de acompañar las reformas que el país necesita”. “Por supuesto que hay que analizar y el Congreso es un actor fundamental. Había que esperar la llegada y el contenido de las leyes que el nuevo presidente iba a enviar al Congreso”, señaló.

En declaraciones a Radio Perfil, Pichetto insistió que “nuestro sistema democrático es representativo y tiene tanto valor el voto que llevó al presidente a su cargo como el voto que llevó a los diputados y senadores a ocupar la representación por las provincias”.

En tal sentido, explicó que “cuando desaparece la política del espacio público, en el vacío que deja aparecen las corporaciones, empresarios que quieren ocupar lugares importantes, aparecen las mafias, aparecen sectores que son amigos del nuevo presidente”.

Consultado por el discurso del presidente de espaldas al Congreso, el exauditor de la Nación manifestó: “Debería haber sido dado en el marco de la Asamblea Legislativa y transmitido en cadena nacional al país. Y luego podría haber hecho otro mensaje. Pero no quiero estar solamente en el detalle, más importante es el contenido para analizar esta mañana”.

Con relación a la jura de ministros -la cual no contó con una transmisión oficial-, Pichetto consideró que “lo público es inherente al conocimiento total de la sociedad, todos los eventos que a partir de ahora el presidente hace prácticamente son públicos y la sociedad debería conocer”.

“Es inexplicable que no haya habido un acto público de la jura de los ministros”, agregó el diputado de Juntos por el Cambio, y cerró: “Este tema roza también la tarea de la prensa, cuáles son las cuestiones públicas y privadas. Para un presidente el ámbito de lo privado se achica notablemente”.

La sesión preparatoria confirmó que la experiencia Juntos por el Cambio llegó a su fin

Duró ocho años, con cuatro siendo oficialismo y otros tantos en el llano. Fue una alianza fundamentalmente parlamentaria, a la que la interna afectó de manera definitiva. Tuvieron dos denominaciones, que giraron sobre el mismo eje: el cambio. Y naufragaron cuando otro espacio les arrebató el monopolio del cambio.

conferencia juntos por el cambio 21 diciembre 2022

La incógnita que a priori se planteaba inmediatamente después del balotaje en Juntos por el Cambio giraba en torno a la continuidad o no de ese espacio que supo ser considerado durante cuatro años “la principal oposición”. La sostenibilidad de la alianza quedó en veremos a partir del “pacto de Acassuso”, donde los principales referentes del Pro le ofrecieron su respaldo a La Libertad Avanza, sin avisarles a sus socios de JxC.

La eventual ruptura quedó atada a los resultados de esa estrategia implementada por Mauricio Macri y Patricia Bullrich. De haber fracasado, muy probablemente ese entendimiento que data desde 2015 podría haber perdurado; el triunfo electoral de Javier Milei puso en tela de juicio la condición de “oposición” de JxC.

Así y todo, y más allá de los duros cruces que hubo sobre todo entre el titular del radicalismo y el expresidente Macri, las partes abogaron por evitar que la sangre llegara al río, y unos y otros mantuvieron la cautela, sobre todo a partir del pedido/exigencia de los gobernadores comunes del espacio: no se separen.

La condición que impusieron los mandatarios del Pro, el radicalismo y aliados para poder hacer mejor pie durante la gestión mileísta fue la de mantener la unidad en el Parlamento, para negociar mejor con el nuevo Gobierno, al que reclamaron dar gobernabilidad.

Los gobernadores del espacio pidieron darle gobernabilidad a Milei.

Así las cosas, la aceptación de algunos dirigentes importantes a participar de la próxima gestión fue matizada con el argumento de que se trataba de decisiones individuales, y eso permitió avanzar sin que la implosión detonara. Más aún cuando el presidente electo resolvió desairar a su amigo Macri y prescindir de la alternativa Ritondo para encabezar la Cámara baja, con lo cual pareció despejarse la posibilidad concreta de que una parte importante del Pro se sumara a un interbloque de La Libertad Avanza.

Pero la única verdad es la realidad y la misma se verificaría en la previa de la sesión preparatoria, o en el recinto mismo, cuando cada parte se presentara en bloque para reclamar su espacio. Lo que estaba en juego no era menor: las integración de las comisiones, y no era lo mismo presentarse como un bloque monolítico de más de 90 miembros, a hacerlo con dos mitades de ese número. Sobre todo teniendo en cuenta que la que a partir de este domingo es la primera oposición será un bloque o interbloque que contará más de cien voluntades.

No pudo ser. La ruptura de Juntos por el Cambio se percibió finalmente cuando llegó la hora del reparto de vicepresidencias. Ahí todo indicaba que el Pro se quedaría con la vice segunda, habida cuenta de que el día anterior el radicalismo en la reunificación de su efímera nueva división había hecho trascender que compensarían a Facundo Manes con la vicepresidencia tercera.

Sin embargo a la hora de las definiciones, llamó la atención cuando el primero en hablar fue Rodrigo de Loredo y no Cristian Ritondo, para pedir por Julio César Cobos para la vicepresidencia segunda y no la tercera.

Los diputados radicales unificaron sus bloques.

Pesó ahí la sumatoria ya no de un nuevo interbloque, sino de bloques en sí. Y a los 35 de la UCR, se sumaron los 9 del flamante Cambio Federal y los 6 de la Coalición Cívica, que fue el primero en anunciar su decisión de “salirse de Juntos por el Cambio”.

Con unos 40 diputados, el bloque que finalmente seguirá conduciendo Cristian Ritondo celebró luego la resolución del tema comisiones, cuando Unión por la Patria impuso su número para dejar claro que el nuevo presidente de la Cámara deberá contemplar el reparto de comisiones de acuerdo con el tamaño de los bloques, no interbloques ni sumatoria de bancadas. El Pro se quejó, como sus ¿ex? socios, pero la resolución los termina favoreciendo más que al resto de bloques que integraban Juntos por el Cambio.

La imagen inicial de ver a Ritondo sentado junto a De Loredo pareció representar una continuidad, pero la misma ha sido cancelada, a la luz de los hechos. Ya podía percibirse desde el día anterior a la sesión preparatoria: primero, con las vueltas de Cristian Ritondo para responder sobre la continuidad de JxC, y la falta de precisiones del nuevo bloque Cambio Federal, de Miguel Pichetto y Emilio Monzó, que no aclararon si integrarían el interbloque JxC.

Pero ya se daba por descontada la ruptura cuando por la mañana del jueves Pichetto aparecía diciendo que “Juntos por el Cambio implosionó”.

Diputados: Pichetto presidirá un nuevo bloque dentro de JxC 

Tendrá nueve miembros. Algunos que pasarán a esta bancada, llamada “Cambio Federal”, provocarán pérdidas para el Pro.

En la previa de la sesión preparatoria de este jueves, en la que quedará conformada la nueva composición de la Cámara baja, todos los espacios encabezan negociaciones contrarreloj respecto de reconfiguraciones. En lo que hace a Juntos por el Cambio, se armó un nuevo bloque de nueve miembros, que será presidido por Miguel Pichetto bajo el nombre “Cambio Federal”. 

El exsenador nacional y recientemente auditor general volverá a la Cámara baja (donde estuvo en los 90) tras ser electo en octubre pasado. Presidente de Encuentro Republicano Federal, aliado dentro de la coalición opositora, Pichetto jugó en la interna de JxC de la mano de Horacio Rodríguez Larreta, quien perdió la interna en agosto contra Patricia Bullrich.

La nueva bancada, que se formalizaría en las próximas horas, incluirá a los dos diputados que quedaron por el bloque Encuentro Federal: Emilio Monzó, expresidente de Diputados durante la gestión de Mauricio Macri, y Margarita Stolbizer, líder del partido GEN. 

También formará parte el referente de Republicanos Unidos Ricardo López Murphy, que hasta ahora tenía su propio monobloque dentro del interbloque.  

Otro de los nombres que se encolumnará allí es Nicolás Massot, quien fue jefe del bloque Pro durante la gestión Cambiemos -muy cercano a Monzó-, que vuelve a partir del 10 de diciembre; y el de Francisco Morchio, que responde al gobernador electo de Entre Ríos, Rogelio Frigerio. Inicialmente, a ambos se los consideraba dentro del bloque Pro, por lo cual esta bancada perdería a esos dos integrantes. 

Jorge “Loma” Ávila, de la provincia de Chubut, que estará gobernada por Ignacio “Nacho” Torres, será otro de los que se sumaría a la nueva bancada. 

Estarán también la misionera Florencia Klipauka y el cordobés Oscar Agost Carreño.

Milei espera “confluir” en el Congreso con el ala dura de JxC

Dijo tener un 90% de confluencia con los legisladores alineados con Macri y Bullrich, con quienes estableció el Pacto de Acassuso, y ya anticipó su deseo de derogar la Ley de Alquileres.

Consciente de que necesitará gobernabilidad y el ámbito donde ese activo se juega todo el tiempo es en el Congreso, el presidente electo Javier Milei anticipó este lunes que allí La Libertad Avanza y las fuerzas de Juntos por el Cambio que respondan a Mauricio Macri y Patricia Bullrich van a “confluir”.

“¿Cómo no vamos a poder confluir con una agenda donde tenemos el 90% de acuerdo?”, se preguntó el todavía diputado nacional, que a partir del 10 de diciembre se sentará en el sillón de Rivadavia.

En un raíd mediático que abarcó este lunes las radios Mitre, Rivadavia y Continental, Milei se pronunció de manera crítica sobre la Ley de Alquileres, reformada recientemente en el Congreso. “Lo único que ha hecho la Ley de Alquileres es generar daño”, dijo, asegurando que terminó “perjudicando a aquellos que pretendía proteger”. Así las cosas, Milei se mostró decidido a “derogarla y entender que es un contrato entre partes”.

¿Uno podrá pactar el alquiler en cualquier moneda?, le preguntaron. “Sí, absolutamente”, garantizó Milei.

Sobre los alquileres, Milei sostuvo que los contratos podrán pactarse en el futuro “en cualquier moneda”, por cuanto “la libertad monetaria es parte de las cosas en las que queremos avanzar”.

Siempre en el ámbito legislativo, el presidente electo se refirió puntualmente al electo diputado Miguel Angel Pichetto, sobre quien dijo que “podría desempeñar un rol importante” en el armado político del futuro oficialismo en la Cámara de Diputados.

En tren de dar nombres, anticipó dos para futuros cargos: Mariano Cúneo Libarona como ministro de Justicia y la diputada nacional Carolina Piparo para la ANSeS.

También se refirió al futuro de los medios públicos, cuyo futuro imagina con privatizaciones. Sobre la TV Pública, a la que definió como “un mecanismo de propaganda”, que trabajó “con mentiras y abonando la campaña de miedo” en contra de La Libertad Avanza. “No adhiero a esas prácticas de tener un Ministerio de Propaganda encubierto: tiene que ser privatizado. Lo mismo con Radio Nacional. Todo lo que pueda estar en manos del sector privado, va a estar en manos del sector privado”, anticipó, incluyendo en ese marco a la agencia estatal de noticias Télam.

Milei afirmó que su intención es ser “el primer eslabón de una reconstrucción de la Argentina”.

Pichetto no apoyará a nadie para el balotaje

El diputado electo por Juntos por el Cambio tomó distancia del acuerdo de Mauricio Macri con Javier Milei y dejó sentada este jueves su postura.

Es bien conocida la postura del exsenador nacional y excandidato a vicepresidente de la Nación de Mauricio Macri, Miguel Angel Pichetto. Electo diputado nacional por Juntos por el Cambio en el distrito bonaerense, se manifestó durante la campaña muy duramente contra el candidato de La Libertad Avanza, haciendo hincapié en la falta de estructura del libertario.

Previsiblemente entonces no tomó partido por Javier Milei para este balotaje, y tampoco lo hará por Sergio Massa, con el que compartió espacio hasta que se sumó a Juntos por el Cambio.

Ahora, de cara al balotaje y un día después de la revolución interna en JxC por el pronunciamiento de quienes integraron la fórmula presidencial, Patricia Bullrich y Luis Petri, Pichetto anunció su postura equidistante. “No subestimo a la sociedad, ni soy quién para indicarle a la ciudadanía lo que debe votar”, aclaró, para plantear luego que “como diputado electo en el rol de opositor, fortaleceré el espacio del centro democrático con la finalidad de asegurar la gobernabilidad en la Argentina”.

Cómo quedaron las listas de JxC en CABA y PBA

Conforme lo acordado previamente a las PASO, se armaron las nóminas de candidatos que se presentarán en las elecciones generales del 22 de octubre.

La Fuerza del Cambio, la lista referenciada en Patricia Bullrich, se impuso tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como la provincia de Buenos Aires. En este último distrito, donde Unión por la Patria ganó en el rubro “diputados” por 31,26% contra 28,93% de JxC, la lista encabezada por Cristian Ritondo obtuvo 1.380.240 votos, contra 1.156.938 de El Cambio de Nuestras Vidas, la propuesta de Rodríguez Larreta que llevaba como primer candidato a Miguel Pichetto.

Esto es, el bullrichismo se impuso por más de 220 mil votos, con lo que impuso en la lista definitiva los dos primeros lugares: Ritondo y la radical Karina Banfi. El tercer lugar será ocupado por Pichetto, y el cuarto será para Silvia Lospennato, quien era segunda de la lista larretista.

En el quinto lugar quedó Nicolás Massot, expresidente del bloque Pro entre 2015 y 2019, de La Fuerza del Cambio, y luego Patricia Vásquez (Pro). Y la nómina sigue así, integrada por dos de cada lista, sucesivamente. Pablo Juliano, presidente de la Juventud Radical de la provincia de Buenos Aires(7°); Mónica Frade (8°), de la Coalición Cívica; el intendente de Pinamar Martín Yeza (Pro); la senadora provincial Lorena Petrovich (Pro); el vidalista Federico Suárez (Pro); la diputada de la CC Mariana Stilman; el diputado nacional radical Sebastián Salvador; la senadora provincial (MC) Felicitas Beccar Varela (Pro); el senador provincial Emiliano Giri (Pro) e Ivana Coronel (Evolución Radical).

En la Ciudad de Buenos Aires, Juntos por el Cambio se alzó en la lista para diputados con el 47,63%, y en este caso también ganó La Fuerza del Cambio (466.245 votos), contra El Cambio de Nuestras Vidas (330.554 votos).

La lista de Bullrich fue encabezada por el exbailarín clásico Maximiliano Guerra, mientras que la de Larreta tuvo al titular de la Coalición Cívica primero: Maximiliano Ferraro. Acá se resolvió que los dos primeros fueran entonces los de la lista de Bullrich: Guerra y la economista Daiana Fernández Molero; seguida por Maxi Ferraro.

Luego vienen dos de la lista de Bullrich, Silvana Giudici (Pro) y Damián Arabia (Pro); sexta la presidenta de la UCR Capital, Mariana Coletta (Evolución Radical), de la nómina de Larreta; y séptimo Esteban Wolff, emprendedor del sector de Bullrich. Octava aparece la diputada nacional Dina Rezinovsky, de La Fuerza del Cambio. En el noveno lugar aparece el diputado nacional larretista Alvaro González.

En provincia de Buenos Aires se definirán candidatos para diputados y senadores nacionales

En el distrito más populoso del país competirán una treintena de listas en las PASO. UP lleva a Máximo Kirchner en primer lugar, mientras que JxC tendrá interna entre las nóminas que encabezan Miguel Pichetto y Cristian Ritondo.

En las elecciones PASO de este domingo, una treintena de listas de precandidatos a diputados y senadores nacionales se presentan por las diferentes alianzas en la provincia de Buenos Aires.

Este año, el distrito más populoso renovará 35 legisladores en la Cámara baja y a sus tres representantes en el Senado. 

En Diputados, el Frente de Todos pone en juego 19 bancas, Juntos por el Cambio 14 (9 del Pro, 3 de la UCR y 2 de la CC-ARI), e Identidad Bonaerense 2. Mientras que en la Cámara alta, actualmente los escaños están en manos de Juntos por el Cambio (2) y Frente de Todos (1). 

Entre las principales fuerzas, Unión por la Patria presenta lista única, encabezada por Máximo Kirchner, mientras que Juntos por el Cambio tendrá interna entre las nóminas lideradas por Miguel Pichetto y Cristian Ritondo

La lista oficialista 

Como dijimos, el actual diputado y presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner, encabezará la boleta de Unión por la Patria y será secundado por la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz.

En los primeros puestos de la nómina estarán además Mario “Paco” Manrique (3°), secretario adjunto de SMATA -en representación del sindicalismo-; la actual presidenta de la Cámara baja, la massista Cecilia Moreau (4°); el canciller Santiago Cafiero (5°), delfín del presidente Alberto Fernández; la titular del PAMI, la camporista Luana Volnovich (6°); y el actual diputado Rodolfo Tailhade (7°), en busca de la renovación.

La lista continúa de la siguiente manera: Natalia Zaracho, Carlos Castagneto y Roxana Monzón en el décimo lugar. A continuación aparecen Matías Molle, Luciana Potenza, el massista Ramiro Gutiérrez; Julia Strada; Juan Marino, Sabrina Selva, Juan Carlos Alderete, María Arraigada, Edgardo De Petri, Fernanda Miño, Santiago Aparicio, Eugenia Meana, Jorge Rivas, Natalia Souto y Pablo Ayala.

En lo que respecta a la categoría para senadores nacionales, la dupla será netamente cristinista, encabezada por el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, secundado por Juliana Di Tullio, actual jefa del bloque Unidad Ciudadana en la Cámara alta. 

Juntos por el Cambio: Larreta y Bullrich con listas separadas

Dentro de la interna de Juntos por el Cambio, la lista de diputados nacionales que llevará la fórmula Horacio Rodríguez Larreta-Gerardo Morales tendrá como primer candidato a Miguel Pichetto, el exsenador y actual auditor general a quien el jefe de Gobierno porteño anunció que, en caso de ganar, propondrá como presidente de la Cámara baja. 

Pichetto estará secundado por la actual secretaria parlamentaria de JxC en Diputados, Silvia Lospennato -quien buscará así renovar su banca-. Luego figuran el abogado radical Pablo Juliano (3°); la cívica Mónica Frade (4°), que va por un segundo mandato; el exsecretario de Comunicación del gobierno de María Eugenia Vidal en la provincia, Federico Suárez (5°); la cívica Mariana Stilman (6°), también por la renovación en Diputados; y el presidente del Pro en Mar del Plata, Emiliano Giri (7°).

El listado continúa con Ivana Coronel, Marcelo García, Julieta Quintero Chasman, Ever Van Tooren, Graciela Norma Devita, David Cohen, Myriam de la Merced Pucheta y Hernán Arce

Para la categoría de senadores nacionales irán el diputado nacional de Avanza Libertad, José Luis Espert, y la presidenta del Consejo Social de la Ciudad y presidenta del partido Más Valores, Cynthia Hotton

Por el lado de Patricia Bullrich-Luis Petri, la lista de diputados nacionales estará encabezada por el actual jefe del bloque Pro en la Cámara baja, Cristian Ritondo, seguido por la radical Karina Banfi. En esta nómina también figuran el exdiputado Nicolás Massot -quien fue presidente de la bancada macrista durante el gobierno de Cambiemos- y el intendente de Pinamar, Martín Yeza. Luego le siguen María Lorena Petrovich, Sebastián Salvador -actual diputado-, Felicitas Varela, y los actuales diputados Alberto Asseff, María de las Mercedes Joury y Pablo Torello

Para el Senado, la dupla está compuesta por el presidente de la UCR bonaerense y legislador provincial, Maximiliano Abad, secundado por la exvicepresidenta de la UIF María Eugenia Talerico

Los candidatos de Milei

Por la Libertad Avanza, el partido de Javier Milei, Alberto Benegas Lynch encabezará la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, mientras que Juan Nápoli estará al frente de la lista de senadores nacionales, acompañado por Gladys Humenuk, gerenta de Administración y Finanzas de Corporación América.

Nápoli es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Católica Argentina, mientras que Alberto “Bertie” Benegas Lynch trabajó diez años para Banco Santander de Argentina en la banca comercial y doce años como director general de Universidad Argentina. La segunda en la lista de diputados es la periodista Marcela Pagano, a quien le sigue el abogado Guillermo Montenegro, que es el secretario general del Partido Demócrata de la provincia de Buenos Aires.

En cuarto lugar se encuentra María Lorena Macyszyn, quien se encuentra finalizando la Maestría en Políticas Públicas en la Universidad Austral y durante 20 años trabajó en la administración de una empresa familiar y ha llevado adelante distintos emprendimientos personales. En la quinta posición se ubica Pablo Ansaloni, quien fue diputado nacional entre 2017 y 2021, seguido por la marplatense Juliana Santillán, hija de un suboficial mayor de la Armada.

En el séptimo lugar se encuentra Eduardo Falcone, referente del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), seguido por Lilia Lemoine, quien es especialista en sistemas, artista plástica e influencer. En tanto, en el puesto número nueve se ubica el filósofo y profesor Santiago Santurio.

La izquierda, con interna

Dentro del Frente de Izquierda-Unidad, la lista “Unir y fortalecer a la izquierda”, que lleva a la fórmula presidencial de Myriam Bregman y Nicolás Del Caño, postula como primer precandidato a diputado por Buenos Aires al sociólogo y docente Christian Castillo, mientras que la lista de senadores nacionales estará encabezada por la referente de los docentes Graciela Calderón, acompañada por Javier Hermosilla, trabajador referente combativo de la multinacional Mondelez (ex Kraft).

Por su parte, la lista “Unidad de luchadores y la izquierda” que postula como precandidatos a presidente y vice a Gabriel Solano y Vilma Ripoll lleva como primer precandidato a diputado a Néstor Pitrola; y como senadores nacionales a Romina Del Plá -actual diputada nacional- y Nahuel Orellana

Hacemos por Nuestro País

El espacio del gobernador cordobés Juan Schiaretti, postulado como precandidato a presidente, acompañado por el diputado Florencio Randazzo como vice, lleva en la lista de diputados nacionales a Hilda “Chiche” Duhalde, exsenadora y diputada nacional y esposa del expresidente Eduardo Duhalde, secundada por el actual legislador Alejandro “Topo” Rodríguez, jefe del interbloque Federal. Para senadores, encabeza la nómina Rocío Giaccone, exlegisladora provincial oriunda de Junín, acompañada por Martín Palma Bastidas

Pichetto: “Vuelvo al Congreso motivado por la propuesta de Rodríguez Larreta”

El precandidato a diputado nacional participó de una actividad de campaña en Tigre, donde afirmó que “nos acompañan sectores de barrios populares y nos va muy bien en las recorridas”.

“Vuelvo al Congreso motivado por la propuesta de Horacio Rodríguez Larreta de avanzar en acuerdos importantes para producir un cambio, con una mirada productiva, capitalista, que potencie a las PyMEs y genere empleo”, subrayó este sábado el precandidato a primer diputado nacional por la provincia de Buenos Aires de Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto.

El líder de Encuentro Republicano Federal dialogó con vecinos y comerciantes de la localidad bonaerense de Pacheco en una recorrida que realizó con el precandidato a la intendencia del partido de Tigre, Segundo Cernadas.

“Ha sido muy gratificante estar con Segundo Cernadas y con los vecinos de Tigre. Quiero transmitirles mi mirada de optimismo. Vi cómo la gente lo quiere y lo respeta. Eso es muy bueno porque no todos los candidatos pasan el filtro de la calle con tanta empatía”, sostuvo Pichetto.

Dijo que así como ocurrió en otras localidades de la Provincia, “nos acompañan sectores de barrios populares y nos va muy bien en las recorridas, donde la gente pide la boleta de Rodríguez Larreta y Diego Santilli”.

Luego, en declaraciones a radio Mitre, Pichetto remarcó que existe “un fin de ciclo en el país”. “Las cosas están agotándose. El mundo mira el escenario de la Argentina y espera el próximo recambio presidencial porque este gobierno no está en condiciones de negociar ni de resolver los problemas”.

Subrayó que resulta imprescindible “ir a buscar una reformulación” en términos económicos y “para eso es necesario un orden fiscal” porque “no se puede tomar más deuda ni emitir”. “Podemos duplicar las exportaciones y mejorar la recaudación”, apuntó.

Además, ratificó la necesidad de “salir del pobrismo y eliminar la intermediación” cuando el Estado otorga la ayuda social porque “se adueñan de la vida de la gente y la hacen arrodillar en la 9 de Julio”.

Espert, junto a Pichetto y Burzaco, rechazan la “chavización” de las Fuerzas Armadas

Los tres dirigentes de Juntos por el Cambio salieron a cuestionar el proyecto de ley anunciado por el Gobierno. “Es un nuevo ensayo de ideologización y atropello”, dijeron.

El diputado nacional José Luis Espert, precandidato a senador por el espacio de Horacio Rodríguez Larreta, el precandidato a diputado nacional Miguel Ángel Pichetto -también la lista del jefe de Gobierno porteño- y el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Eugenio Burzaco, emitieron este viernes un documento donde rechazan la “chavización” de las Fuerzas Armadas.

En rechazo al proyecto de ley que fue anunciado hace días por el presidente Alberto Fernández, los dirigentes de Juntos por el Cambio denunciaron que “el Gobierno nacional busca someter a las Fuerzas a sus intereses partidarios”. “Hoy nos encontramos ante un nuevo ensayo de ideologización y atropello contra las Fuerzas Armadas, disfrazado detrás de un nuevo proyecto de ley”, dijeron.

En ese sentido, cuestionaron que en la iniciativa “bajo el disfraz de garantizar un derecho -que ya existe actualmente, donde los suboficiales puedan pasar al cuadro de oficiales-, el Gobierno nacional busca, en realidad, domesticar a las Fuerzas Armadas a través de una mayor injerencia en el sistema de ascensos, condicionando los mismos al criterio educativo de la altamente politizada Universidad de la Defensa Nacional y abriendo, así, la puerta para someterlas a su juicio y voluntad. Esto queda demostrado también con los intentos de eliminar el liceo militar General Roca”.

Asimismo, observaron que la propuesta, de la cual el mandatario destacó fue diseñada por exministros de Defensa de “distintas orientaciones políticas”, los opositores aseguraron que “limita seriamente los prospectos de modernización y maximización de los recursos humanos a contracorriente de lo que sucede en el mundo, ya que les prohíbe a los militares una segunda ocupación”.

“Nos oponemos firmemente a este nuevo embate a las Fuerzas Armadas, que han demostrado una y otra vez resiliencia a estos ataques”, continuaron.

Espert, Pichetto y Burzaco aseveraron que “los gobiernos kirchneristas siempre han buscado someter a las Fuerzas Armadas argentinas a sus intereses partidarios, vaciando la función principal que tienen en la defensa de la soberanía nacional”.

“Así, las Fuerzas Armadas han sufrido una caída histórica de la inversión en equipamiento, la politización del sistema de inteligencia, las restricciones para combatir las amenazas del exterior, la suspensión de ejercicios con otros países, la ideologización de los centros universitarios de formación, los reiterados intentos de eliminar liceos militares y la caída abrupta de los salarios”, enumeraron.

Y enfatizaron: “No vamos a permitir que el kirchnerismo transforme a las Fuerzas Armadas de Argentina en una fuerza de choque bolivariana en contra de la ciudadanía”.

Luego de las críticas, los tres firmantes dejaron sus propuestas respecto de las FF.AA., las cuales consideraron deben tener “un rol preponderante en el desarrollo del país”.

Para los dirigentes, se debe “priorizar el capital humano de las Fuerzas Armadas, con aumento salarial de inmediato, de manera que iguale el salario de las fuerzas de seguridad. Además, establecer un cupo específico y permanente de los fondos de financiamiento estatal de viviendas para destinarlo específicamente al personal militar y de las fuerzas de seguridad”.

También, “ejecutar de manera inmediata un programa de reequipamiento, priorizando la recuperación de capacidades como, por ejemplo, con la incorporación de aviones caza multirol de 4ta. generación para la Fuerza Aérea, vehículos blindados 8×8 para el Ejército y submarinos para la Armada”.

Otra de las propuestas que plantearon es la de “despolitizar el FONDEF (Fondo Nacional de la Defensa), asignando sus valiosos recursos a la compra de materiales vitales para el sistema de defensa e incorporando la producción nacional en aquellos sectores donde haya ventajas comparativas”.

En otro punto, piden por “Fuerzas Armadas activas y operativas para custodiar los espacios soberanos y los objetivos estratégicos del país, para blindar las fronteras contra el narcotráfico, el tráfico de armas y de personas. Las fuerzas de seguridad serán desplegadas en las ciudades para combatir el delito”.

Los opositores añadieron que hay que “recuperar el protagonismo de las Fuerzas Armadas en ejercicios internacionales, en misiones de paz y en el apoyo de la política exterior”. “Para nosotros las Fuerzas Armadas son instituciones vitales de la democracia y para el desarrollo de Argentina. Su rol está asignado en la Constitución. Cumpliremos con ese mandato”, sostuvieron y completaron: “A partir del próximo 10 de diciembre volverán a estar operativas para preservar nuestra soberanía en el territorio, el espacio y el mar, para ser protagonistas del cambio que viene”.

Buenos Aires: Máximo K. encabeza la lista de diputados de UP, mientras que en JxC habrá interna 

El líder de La Cámpora encabezará la nómina, donde entre los primeros lugares ganaron espacio funcionarios albertistas. Eduardo “Wado” de Pedro liderará el binomio para el Senado.

En una negociación a contrarreloj dentro del oficialismo, que se incrementó producto de que 24 horas antes se confirmó una fórmula presidencial de unidad compuesta por Sergio Massa y Agustín Rossi, se terminó de definir en el límite de la fecha para el cierre de listas cómo están compuestas las nóminas de precandidatos a diputados y senadores nacionales por la provincia de Buenos Aires de cara a las PASO del próximo 13 de agosto. 

El actual diputado y presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner, encabezará la boleta de Unión por la Patria en el distrito más populoso y será secundado por la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, quien hasta antes del anuncio Massa-Rossi buscaba pelear la interna con el gobernador Axel Kicillof

En los primeros puestos de la nómina estarán además Mario “Paco” Manrique (3°), secretario adjunto de SMATA -en representación del sindicalismo-; la actual presidenta de la Cámara baja, la massista Cecilia Moreau (4°); el canciller Santiago Cafiero (5°), delfín del presidente Alberto Fernández; la titular del PAMI, la camporista Luana Volnovich (6°); y el actual diputado Rodolfo Tailhade (7°), en busca de la renovación.

La lista continúa de la siguiente manera: Natalia Zaracho, Carlos Castagneto y Roxana Monzón en el décimo lugar. A continuación aparecen Matías Molle, Luciana Potenza, el massista Ramiro Gutiérrez; Julia Strada; Juan Marino, Sabrina Selva, Juan Carlos Alderete, María Arraigada, Edgardo De Petri, Fernanda Miño, Santiago Aparicio, Eugenia Meana, Jorge Rivas, Natalia Souto y Pablo Ayala.

En lo que respecta a la categoría para senadores nacionales, la dupla será netamente cristinista, encabezada por el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, quien bajó su precandidatura presidencial; secundado por Juliana Di Tullio, actual jefa del bloque Unidad Ciudadana en la Cámara alta. 

Juntos por el Cambio: Larreta y Bullrich con listas separadas

Dentro de la interna de Juntos por el Cambio, la lista de diputados nacionales que llevará la fórmula Horacio Rodríguez Larreta-Gerardo Morales tendrá como primer candidato a Miguel Pichetto, el exsenador y actual auditor general a quien el jefe de Gobierno porteño anunció que, en caso de ganar, propondrá como presidente de la Cámara baja. 

Pichetto estará secundado por la actual secretaria parlamentaria de JxC en Diputados, Silvia Lospennato -quien buscará así renovar su banca-. Luego figuran el abogado radical Pablo Juliano (3°); la cívica Mónica Frade (4°), que va por un segundo mandato; el exsecretario de Comunicación del gobierno de María Eugenia Vidal en la provincia, Federico Suárez (5°); la cívica Mariana Stilman (6°), también por la renovación en Diputados; y el presidente del Pro en Mar del Plata, Emiliano Giri (7°).

Para la categoría de senadores nacionales irán el diputado nacional de Avanza Libertad, José Luis Espert, y la presidenta del Consejo Social de la Ciudad y presidenta del partido Más Valores, Cynthia Hotton

Por el lado de Patricia Bullrich-Luis Petri, la lista de diputados nacionales estará encabezada por el actual jefe del bloque Pro en la Cámara baja, Cristian Ritondo, seguida por la radical Karina Banfi. En esta nómina también figuran el exdiputado Nicolás Massot -quien fue presidente de la bancada macrista durante el gobierno de Cambiemos- y el intendente de Pinamar, Martín Yeza

Para el Senado, la dupla está compuesta por el presidente de la UCR bonaerense y legislador provincial, Maximiliano Abad, secundado por la exvicepresidenta de la UIF María Eugenia Talerico

Los candidatos de Milei

La Libertad Avanza, el partido de Javier Milei, confirmó que Alberto Benegas Lynch encabezará la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, mientras que Juan Nápoli estará al frente de la lista de senadores nacionales.

Nápoli es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Católica Argentina, mientras que Alberto “Bertie” Benegas Lynch trabajó diez años para Banco Santander de Argentina en la banca comercial y doce años como director general de Universia Argentina. La segunda en la lista de diputados es la periodista Marcela Pagano, a quien le sigue el abogado Guillermo Montenegro, que es el secretario general del Partido Demócrata de la provincia de Buenos Aires.

En cuarto lugar se encuentra María Lorena Macyszyn, quien se encuentra finalizando la Maestría en Políticas Públicas en la Universidad Austral y durante 20 años trabajó en la administración de una empresa familiar y ha llevado adelante distintos emprendimientos personales. En la quinta posición se ubica Pablo Ansaloni, quien fue diputado nacional entre 2017 y 2021, seguido por la marplatense Juliana Santillán, hija de un suboficial mayor de la Armada.

En el séptimo lugar se encuentra Eduardo Falcone, referente del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), seguido por Lilia Lemoine, quien es especialista en sistemas, artista plástica e influencer. En tanto, en el puesto número nueve se ubica el filósofo y profesor Santiago Santurio.

La izquierda, con interna

Dentro del Frente de Izquierda-Unidad, la lista “Unir y fortalecer a la izquierda”, que lleva a la fórmula presidencial de Myriam Bregman y Nicolás Del Caño, postula como primer precandidato a diputado por Buenos Aires al sociólogo y docente Christian Castillo, mientras que la lista de senadores nacionales estará encabezada por la referente de los docentes Graciela Calderón, acompañada por Javier Hermosilla, trabajador referente combativo de la multinacional Mondelez (ex Kraft).

Por su parte, la lista “Unidad de luchadores y la izquierda” que postula como precandidatos a presidente y vice a Gabriel Solano y Vilma Ripoll lleva como precandidatos a diputados nacionales a Néstor Pitrola, Andrea Lanzette y Alejandro Bodart; y como senadores nacionales a Romina Del Plá -actual diputada nacional- y Nahuel Orellana

Hacemos por Nuestro País

El espacio del gobernador cordobés Juan Schiaretti, postulado como precandidato a presidente, acompañado por el diputado Florencio Randazzo como vice, lleva en la lista de diputados nacionales a Hilda “Chiche” Duhalde, exsenadora y diputada nacional y esposa del expresidente Eduardo Duhalde, secundada por el actual legislador Alejandro “Topo” Rodríguez, jefe del interbloque Federal. Para senadores, encabeza la nómina Rocío Giaccone, exlegisladora provincial oriunda de Junín. 

En las elecciones de este año, la provincia de Buenos Aires renueva las tres bancas en el Senado, que actualmente están en poder del Pro (2) y FdT (1); mientras que para la Cámara de Diputados se elegirán 35 escaños, de los cuales ponen en juego 19 el Frente de Todos; 9 el Pro; 3 la UCR; 2 la Coalición Cívica; y 2 Identidad Bonaerense. 

Larreta presentó a Pichetto como primer candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires

El jefe de Gobierno porteño aseguró que si gana lo propondrá como presidente de la Cámara baja. La macrista Silvia Lospennato lo secundará y la cívica Mónica Frade estará entre los primeros lugares.

En la previa de la fecha límite del cierre de listas, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció este jueves a Miguel Pichetto como primer candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires y afirmó que, si gana la elección, lo propondrá como presidente de la Cámara baja.

En conferencia de prensa, el precandidato del Pro expresó su “orgullo” de que el líder de Encuentro Republicano Federal, partido dentro de Juntos por el Cambio, encabece la nómina. Será secundado por la macrista Silvia Lospennato, actual secretaria parlamentaria del interbloque opositor, y entre los primeros lugares estará la legisladora cívica Mónica Frade. Es decir, ambas irán por un nuevo mandato.

“Estamos trabajando todos juntos. Tenemos un gran equipo acá”, elogió Rodríguez Larreta durante la presentación de la que también participó el diputado Diego Santilli, precandidato a gobernador bonaerense por el sector de Larreta.

Al destacarla amplia trayectoria parlamentaria del exsenador y actual auditor general, el jefe de Gobierno señaló: “Una vez elegido presidente voy a proponerle al Congreso de la Nación que Miguel sea presidente de la Cámara de Diputados. No cabe ninguna duda de la experiencia que él tiene“.

En ese sentido, resaltó que “se viene una etapa de mucho debate, mucha discusión, mucho acuerdo parlamentario” porque “los cambios que la Argentina necesita para cambiarle la vida a la gente requieren leyes como corresponde en un país republicano”, y eso “supone que tengamos todo el equipo fortalecido en el Congreso, tanto en Diputados como en Senadores”.

Necesitamos consolidar una nueva mayoría bien amplia, bien sólida” para “modernizar las leyes y terminar con la industria del juicio, para bajar los impuestos, para hacer los acuerdos internacionales que necesitamos para vender nuestros productos que generan trabajo, para dar la pelea contra la inseguridad y las mafias, contra la droga, para volver a hacer de Argentina un país verdaderamente federal”, enumeró Larreta.

A su turno, Santilli también valoró la experiencia de Pichetto: “Es un orgullo poder contar con el apoyo y acompañamiento de Miguel. Es un hombre con un enorme compromiso y una gran experiencia. Conoce el país y la provincia, y sabe de primera mano cuáles son los cambios profundos que necesitamos todos los argentinos. Por eso, si los bonaerenses me eligen como gobernador, voy a contar con un respaldo enorme en el Congreso”.

“Compartimos una misma visión. Defendemos el trabajo, la libertad y la seguridad de los bonaerenses. Por eso, con Horacio y Miguel vamos a dar la pelea para que la provincia deje de ser el reino de la informalidad y la pobreza, para ser el centro del desarrollo y la producción de la República Argentina”, sumó.

Al momento de hablar, Lospenatto hizo eco de la necesidad de acuerdos en el ámbito parlamentario al manifestar que “necesitamos ir a un Congreso donde se respete el diálogo. Vienen tiempos de cambios profundos y duraderos, y la política tiene que dar los debates que hace años se vienen postergando. Con propuestas concretas y experiencia de gestión, somos el equipo que va a llevarlo adelante a partir del 10 de diciembre, cuando Horacio sea presidente y nos toque acompañarlo”.

Tras la conferencia, realizada desde el Puerto de Olivos en Vicente López, Pichetto expresó: “He decidido acompañar a Horacio Rodríguez Larreta en su carrera presidencial, he desistido de mi candidatura y asumo el desafío con una base de experiencia de muchos años de la vida en el Congreso”.

Creo que estoy capacitado y tengo lo que hay que tener para conducir una cámara como esa, que creo que va a ser el gran epicentro del debate argentino“, subrayó quien fue vicepresidente del bloque del PJ en Diputados a fines de los ’90 y 17 años titular de la bancada peronista en el Senado, durante las presidencias de Eduardo Duhalde, Néstor y Cristina Kirchner, y Mauricio Macri.

En ese sentido, observó que “la política es inherente al diálogo, y el diálogo es inherente a la política, por lo tanto me parece que hay que construir puentes y caminos” y una “mayoría parlamentaria para poder llevar adelante los cambios”.

Para Pichetto, hay que “avanzar con los sectores democráticos de la Argentina para la comprensión de que Argentina requiere procesos de modernización y que tiendan al trabajo y progreso”.

“Creo que puedo hacer un aporte importante a la gobernabilidad, a la paz social, a acompañar al presidente en los proyectos que envíe al Congreso y lograr los consensos necesarios”, agregó.

En JxC le dieron la bienvenida oficial a José Luis Espert y hablaron de conservar la “unidad”

Fue durante una conferencia de prensa en la que participaron referentes de la coalición opositora. Por el Pro hubo un hombre de Rodríguez Larreta y nadie del bullrismo.

Mientras continúa la tensión dentro de Juntos por el Cambio por la insistencia de Horacio Rodríguez Larreta en sumar al gobernador cordobés Juan Schiaretti, este viernes, referentes de la coalición opositora le dieron la bienvenida formal al líder de Avanza Libertad, José Luis Espert.

Si bien la incorporación del diputado estaba negociada hace semanas, la interna entre Larreta y Patricia Bullrich había demorado la confirmación final por parte del Pro.

Durante una conferencia de prensa desde Recoleta, el presidente de la UCR y gobernador jujeño, Gerardo Morales, apuntó que la situación que vive el país con “una inflación incontrolable, una aceleración de la pobreza todos los días e incertidumbre para quienes invierten” se necesita “resolver con mucha decisión y coraje”.

“La estabilización de la economía es el gran desafío”, señaló y reafirmó “la firme vocación de ampliarnos” y “hacer todos los esfuerzos para el fortalecimiento de la unidad de Juntos por el Cambio”. “De parte de la UCR, bienvenido José Luis, vamos a trabajar mucho”, le dijo al legislador, con quien reveló que coinciden sobre “la mirada del crecimiento y de romper la lógica ideologizante”.

Por su parte, desde el Pro estuvo el secretario general del partido, Eduardo Machiavelli, delfín del jefe de la Ciudad. “Necesitamos ser más, necesitamos ampliando, y hoy estamos acá celebrando un capítulo de esa ampliación”, expresó.

“José Luis representa las ganas de que seamos cada día más los argentinos que apostemos al cambio profundo y sustentable, en el marco de la unidad de Juntos por el Cambio, que no estuvo, no está ni va a estar en discusión”, subrayó.

A su turno, el líder de Encuentro Republicano Federal, Miguel Ángel Pichetto, consideró que Juntos por el Cambio “es la expresión del equilibrio, somos la paz social en Argentina, somos la garantía de un diálogo institucional para fortalecer al país”. “Seguramente vamos a poder afianzar y trabajar juntos por el bien de todos los argentinos”, agregó.

El diputado nacional y presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, opinó que “esta incorporación aporta y representa valores que están asociados a la libertad, a un liberalismo democrático y plural”. Y resaltó que “el compromiso de la Coalición Cívica es fortalecer y trabajar todos los días por la unidad de este espacio, por la construcción de amistad política de cada uno de los partidos y liderazgos”. “Ampliar para darle una salida a toda la Argentina”, sumó.

Finalmente, Espert celebró que “el liberalismo y Avanza Libertad con Juntos por el Cambio confluyen en ampliar este gran transatlántico opositor al populismo kirchnerista”. El liberal afirmó que viene a traer una discusión a Juntos por el Cambio sobre “la necesidad de que tengamos un Estado más razonable, que le devuelva los impuestos que paga la gente bajo la forma de bienes y servicios públicos, para que no tenga déficit y eso genere el peor impuesto que hay sobre los pobres, que es la inflación”.

También manifestó que coinciden en que hay que hacer “una reforma laboral para que los trabajadores sigan teniendo defensa de sus derechos en serio, y al mismo tiempo el empresario y el comerciante tenga ganas de emplear gente”. Y añadió: “La importancia de que Argentina se vincule con el mundo de otra manera”.

Partidos de JxC intiman al Pro por Espert

Es por la falta de definición de ese partido respecto del pedido de incorporación del diputado liberal a la coalición opositora.

Los presidentes de la Unión Cívica Radical, Gerardo Morales; la CC-ARI, Maximiliano Ferraro, y Encuentro Republicano Federal, Miguel Angel Pichetto, reclamaron al Pro decidir “con carácter perentorio” respecto de la integración de Avanza Libertad y José Luis Espert.

El pedido fue planteado atento a la resolución adoptada por el Consejo Nacional del Pro este martes, donde no se emitió definición alguna respecto del ingreso o no del dirigente liberal.

“Dicha solicitud se debe a que hace más de un mes tenemos pendiente esta resolución y estamos próximos a llevar adelante nuestras instancias partidarias para ratificar y/o definir el marco de alianzas”, expresaron los partidos integrantes de Juntos por el Cambio.

A través de  un comunicado señalaron que “la Argentina necesita un JxC unido, plural y responsable, centrado en los problemas que atraviesan los argentinos y no en internas o sectarismos estériles”.

“Con la misma vocación de 2015 y 2019 ampliemos nuestro espacio para ganarle al kirchnerisno y comenzar a sentar las bases de un verdadero cambio consistente y sostenible en el tiempo”, cerraron los dirigentes de la UCR, la CC-ARI y Encuentro Republicano.

Pichetto no quiere que JxC haga campaña proponiendo “un esquema de demolición”

Alertó contra esa alternativa, pues la gente puede llegar a pensar que puede perder lo poco que tiene”.

El exsenador nacional Miguel Angel Pichetto, integrante de la conducción de Juntos por el Cambio, advirtió sobre el mensaje que esa fuerza debe instrumentar en el marco de esta campaña, cuestionando que se vaya a plantear ante la sociedad “un esquema de demolición” como eje del debate.

En el mismo sentido expresó sus reparos por la situación cambiaria, en momentos en que el dólar parece no encontrar su techo, y comparó la situación con los tiempos de Raúl Alfonsín y su ministro de Economía Juan Carlos Pugliese.

Fue en el marco del debate sobre el futuro fiscal en la Argentina, organizado en el Club del Progreso por la Unión del Personal Superior de la Administración federal de Ingresos Públicos (UpsAfip) y la Asociación de Periodistas de la República Argentina (APeRA). Del encuentro también participó el jefe del bloque Pro de la Cámara baja, Cristian Ritondo.

Allí aclaró respecto de los esfuerzos que deberá llevar adelante la sociedad durante la próxima gestión de gobierno que espera vaya a conducir Juntos por el Cambio que “no hay que mentir”, pero enfatizó que “el predominio del mensaje político y la construcción de expectativas” deben contemplar las grandes herramientas que tiene la Argentina para salir adelante.

En ese sentido remarcó que el discurso debe apuntar hacia “un capitalismo productivo, un camino del trabajo”. Y señaló que la salida conduce hacia elementos con los que cuenta la Argentina como “el mundo de la energía, del petróleo, del gas, de la minería”.

Al respecto señaló que “hay que hacer minería en la Argentina, basta con este tema del ‘hiperambientalismo’ (SIC), de los mapuches que nos impiden generar empleo y exportar minerales que el mundo está demandando”. Agregó que “el campo no es nuestro enemigo… En fin, un conjunto de temas, pero la conducción debe dejar un mensaje esperanzado de que la Argentina va a salir, que vamos a poder estar mejor, que vamos a trabajar”.

“¿Que vamos a tener que afrontar dificultades? Sí, pero esto de que venimos para hacer un esquema de demolición… muchachos, no, porque eso es un mensaje muy complejo, donde la gente siente que puede perder lo poco que tiene. Y nadie vota a una propuesta, si lo que siente es que le van a sacar lo poco que tiene”, concluyó el excandidato a vicepresidente de la Nación.

Los líderes partidarios de JxC criticaron “la falta de apego a la realidad por parte del presidente”

Tras una reunión que mantuvieron este martes, anunciaron que convocarán a los equipos económicos de la oposición para el próximo 2 de mayo.

Los presidentes de los partidos que conforman Juntos por el Cambio mantuvieron un encuentro este martes en la sede del bloque de diputados nacionales de la Coalición Cívica, frente al Congreso Nacional.

Durante la reunión se analizó la situación política, económica y social del país y se definieron los principales ejes de acción de la coalición opositora.

En un comunicado difundido posteriormente al encuentro, los presidentes partidarios expresaron: “Estamos muy preocupados por la fragilidad económica de la Argentina, la situación del Gobierno y la falta de apego a la realidad por parte del presidente. Esto origina mayores problemas económicos y deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores y jubilados”.

“Por esto decidimos convocar el martes 2 de mayo a los equipos económicos de Juntos por el Cambio para analizar la grave situación económica y social que vive el país”, agregaron. Asimismo, anunciaron que solicitarán “reuniones con distintos sectores económicos y del ámbito del trabajo” como CAME, UIA, CGT, PyMEs y sectores productivos.

En la reunión estuvieron el presidente de la UCR y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; el presidente de la Coalición Cívica-ARI y diputado Nacional, Maximiliano Ferraro; el presidente del Pro y diputado nacional, Federico Angelini (por zoom); y el presidente de Encuentro Republicano Federal y auditor general de la Nación, Miguel Ángel Pichetto.

Para Pichetto, “hay gente que no está a la altura en Diputados”

El auditor general de la Nación observó que Cecilia Moreau deberá reconstruir la confianza con los bloques opositores en la Cámara baja.

Habitante del Congreso durante más de dos décadas, que repartió entre ambas cámaras, el actual auditor general de la Nación Miguel Angel Pichetto comentó lo sucedido el jueves pasado en Diputados aclarando que no puede dejar de analizarlo “desde lo político”. A su juicio, con episodios como ese “se profundiza un proceso de decadencia, y hay un deterioro en la representación política”.

“No es que me ponga crítico con un lugar al que pertenecí por casi 25 años, pero veo que hay gente que no está a la altura de las circunstancias, especialmente en la Cámara de Diputados”, observó.

“Cuando hay una crisis con el Presidente de la Cámara, eso obedece a que no ha cumplido con la palabra, no ha cumplido con los acuerdos de distintos bloques. Y esto pasó”, razonó por CNN Radio.

El auditor expresó durante la entrevista que él estuvo “24 años en el Congreso y jamás en mi larga actividad parlamentaria utilicé el grito, el agravio… y eso es deteriorar la seriedad del Parlamento”. Desde su experiencia, sugirió que “hay que restablecer la confianza. Hay que volver a marcos de acuerdo, porque de lo contrario la Cámara de Diputados no va a poder funcionar”.

Pichetto explicó que “los diputados son los actores que van a decidir quién es la autoridad. Pero para ser presidenta, (Cecilia Moreau) debe reconstruir la confianza, fundamentalmente con los bloques opositores. Debe salir de una visión faccional y tener un plano de mayor equilibrio… Y respetar la palabra, que es un valor”, explicó.

Aclaró que tampoco estaba descalificando a la presidenta del Cuerpo, pero expresó que “en los roles institucionales en el Congreso se analiza sobre la base de la eficacia”.

En este sentido marcó que “fui 17 años presidente de bloque. Por supuesto que he cometido errores, pero para haber sido elegido tantos años en el Senado, había alguna cualidad ligada a la eficacia. En este sentido, (Sergio) Massa en los primeros dos años funcionó correctamente, no es una reivindicación a su figura”.

La batalla judicial como telón de fondo de una candidatura en ciernes

El Presidente retrasó su regreso al país para no estar aquí cuando Cristina hable en La Plata. Tal es el nivel de tensión y la convivencia irregular en lo más alto del poder. La cuestión de los liderazgos, un factor determinante para consolidar candidaturas de cara a un 2023 con más dudas que certezas.

Por José Angel Di Mauro

Parecía un tema resuelto, pero no era así. Aunque el propio y principal interesado debe haber sido el primero en sorprenderse el martes pasado al conocer el fallo de la Corte Suprema que le dio la razón a Luis Juez para ocupar un lugar en el Consejo de la Magistratura, en detrimento del senador camporista Martín Doñate.

La decisión judicial generó la previsible y airada reacción del oficialismo en el Senado, amenazas de desacato y un final abierto como única certeza.

El fallo fue contundente, pero así y todo hay dudas en torno a lo que pueda llegar a suceder. En primer lugar, si el senador cordobés podrá ocupar ya el lugar que le correspondía, según acaba de determinar el máximo órgano judicial del país. Y luego, si podrá continuar cuando dentro de pocos días deba producirse el recambio de miembros de la Magistratura. Porque si bien el fallo es concluyente respecto de que la división del bloque oficialista fue una irregularidad decidida para ser simultáneamente primera y tercera minoría, podría entenderse que ahora sí el bloque oficialista puede hacer valer su decisión de transformarse en interbloque, cosa que la Corte consideró una maniobra inaceptable en vísperas de la conformación del nuevo Consejo.

Ya algunas figuras de Juntos por el Cambio se adelantaron a justificar que el fallo alcanza a esta nueva situación, conforme el hecho de que el bloque del Senado sigue teniendo la homogeneidad que exhibía aún antes del fallo de inconstitucionalidad de la ley que creó el Consejo de la Magistratura. Y hasta las autoridades del “interbloque” son las mismas que antes de la “división”. No son pocos los juristas que abonan esa teoría y todo hace prever que el tema pueda volver a judicializarse. Con el mismo resultado, lo más probable.

Los antecedentes del kirchnerismo no garantizan un resultado distinto. Botón de muestra es lo que sucedió con el procurador de la provincia de Santa Cruz Eduardo Sosa, cesanteado por el entonces gobernador Néstor Kirchner cuando había comenzado a investigar la contratación que esa provincia había hecho con un estudio de abogados por fuera de la estructura del Estado para negociar el cobro de una deuda de la Nación por regalías petroleras (los famosos 600 millones de dólares que finalmente el Gobierno de Menem le dio y que Kirchner depositó luego en el exterior). Cuatro veces la Corte reclamó su reposición en el cargo, mas la provincia nunca obedeció.

Este conflicto de poderes en ciernes abona el terreno pedregoso de la relación entre la vicepresidenta de la Nación y la Justicia, en el que ella agregó piedras esta semana al recusar a la jueza María Eugenia Capuchetti por no haber indagado los vínculos políticos del autor del atentado en su contra y la figura del diputado Gerardo Milman. El kirchnerismo sigue obsesionado en encontrar vinculaciones políticas con el fallido magnicidio: le resulta inaceptable limitar el ataque a una banda de delirantes lúmpenes, que es lo que vienen a ser los miembros de “la banda de los copitos”.

gerardo milman
Gerardo Milman involucrado por el testimonio de un asesor del senador Cleri.

De eso y muchas otras cosas más hablará Cristina Kirchner este jueves, en el acto que con toda pompa la tendrá como única oradora en La Plata. Ciudad emblemática para el kirchnerismo, hay quienes se preguntan si la exmandataria utilizará ese escenario para lanzar directamente su candidatura presidencial 2023.

Sería toda una novedad, pues el kirchnerismo suele apegarse a sus costumbres. Lo cual sugiere que eso no sucederá, más allá de que toda la previa del evento, las declaraciones que lo anteceden y hasta la estética de difusión que lo rodea, la muestran decididamente en modo campaña.

Pero los Kirchner siempre, siempre, mantuvieron la incógnita hasta el final. Incluso cuando estaba cantado en 2007 que ella tomaría la posta de su esposo, el entonces presidente insistía con la alternativa “pingüino o pingüina”. Lo máximo que se adelantó Cristina fue en 2019, cuando en mayo, a un mes del cierre de listas, sorprendió a todos con la fórmula de los Fernández, con ella en el segundo lugar.

No cualquiera es vocero del kirchnerismo, y esa es una condición que le asiste a Andrés “Cuervo” Larroque, que viene abonando la teoría de una candidatura de CFK. Lo hizo días pasados cuando en El Destape Radio le recomendó al presidente Alberto Fernández “que se amigue con el liderazgo de Cristina y que no esté enojado, o pensando en qué lugar está él, o si lo nombran más o menos”. Hay que analizar sus declaraciones y allí pidió “discutir por qué no pudo ser candidata en 2019”.

Andrés Larroque, vocero autorizado del pensamiento kirchnerista.

Lo del liderazgo es una inquietud transversal en los tiempos que corren en la política argentina. Lo plantea el cristi/kirchnerismo para abonar las expectativas en que su líder pueda volver a la Rosada, y también en la vereda de enfrente cuando se preguntan sobre el destino de Mauricio Macri. Quien no oculta su convicción de que él debería ir por un “segundo tiempo” es Miguel Pichetto, quien el viernes abonó la teoría de “tiene cuatro patas, mueve la cola y ladra”, para sugerir sin decir que el expresidente trabaja en una candidatura: “Si un hombre camina el Conurbano, presenta un libro, el libro se llama ‘Para qué’ (vamos a gobernar la Argentina); viene de otro libro… En cualquier lugar del mundo, un analista político diría: ‘El hombre está sentando expectativa y está consolidando liderazgo’”.

Entrevistado en el programa La Rosca, Pichetto repitió que los expresidentes son siempre en la Argentina “figuras potentes”, por el hecho de que son bien conocidos hasta en el lugar más recóndito. “No dejemos de analizar esa variable como posible”, sugirió quien dicen que vería con agrado acompañarlo en una fórmula, como en 2019. Habló allí también de un dato no menor: que “la Argentina está viviendo un proceso político de fuerte debilidad de la autoridad presidencial”.

El hombre está sentando expectativa y está consolidando liderazgo”, dijo Pichetto sobre Macri.

“Ese modelo de que el que tiene el liderazgo va atrás o no va, creo que no va a funcionar… Hay expectativa dando vuelta e incluso creo que la sociedad puede llegar a castigar si las expectativas que esos sectores tienen en esos liderazgos no se concretan”, se sinceró. ¿No sería una vuelta atrás insistir con esas dos candidaturas? “La política es realismo puro, se hace con el material humano que tenés, y con los que lideran”, resumió el auditor general de la Nación. Y concluyó: “Para que haya un cambio tiene que haber sustitución de liderazgo”.

Ya se sabe que el excandidato a vicepresidente de la Nación es un convencido de que cuanto más demore la principal oposición en definir un liderazgo, más se aleja de las posibilidades de volver al poder. Para él, y para muchos en ese espacio, esperar hasta agosto del año que viene puede resultar ser un riesgo fatal. Y nada indica que esa alternativa vaya a ser modificada, por cuanto los arrebatos para eliminar las PASO habrían sido conjurados en el oficialismo.

Los liderazgos necesitan tiempo para ser consolidados. Cuando en la época de Alfonsín el peronismo definió en una histórica interna quién sería su candidato, lo hizo el 9 de julio de 1988. Las elecciones se hicieron un año más tarde, el 14 de mayo venidero y Carlos Menem asumió el 8 de julio de 1989, 364 días después de haber derrotado a Antonio Cafiero.

La interna por ahora JxC la mantiene sin pausa y a cielo abierto, lo cual es decididamente poco recomendable para sus aspiraciones. Al cabo del desayuno convocado la última semana para apaciguar los ánimos, se confirmó que el Pro tiene 3 precandidatos, Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal, más allá de la omnipresencia del expresidente Macri. Para desvelo del primero, la exministra de Seguridad mantiene el liderazgo en las encuestas en un electorado que se siente atraído por los extremos. El jefe de Gobierno es, para propios y extraños, un muy buen candidato… para un balotaje que ganaría de manera concluyente. Pero debería atravesar antes dos citas que se le hacen cuesta arriba, por lo que suman los extremos: las PASO y las generales de octubre en las que los eventuales desencantados de una derrota en las primarias de Bullrich podrían migrar hacia Javier Milei.

Una encuesta de D’Alessio Irol/Berensztein muestra a Patricia Bullrich en el primer lugar en imagen positiva (52%), siendo la más valorada entre los votantes de Juntos por el Cambio. Con todo, la exministra tiene un problema de cara a una campaña extremadamente larga: la falta de fondos para llevarla adelante. En su paso por Mar del Plata en el Coloquio de IDEA, la presidenta del Pro no tuvo ningún prurito en reclamarle apoyo a los empresarios y se fue feliz de la recepción que encontró en ellos. Pero transcurrido un mes, ese apoyo prometido aún no se ha visto concretado.

Un dato accesorio que vale. El presidente, que retrasó su regreso al país para no hacerlo sobre el temido discurso de su vice en el Día de la Militancia, alcanza en la citada encuesta su peor combinación de imagen positiva y negativa: 76 y 17%, respectivamente. De ahí que le cuestionen sus supuestas aspiraciones a reelegir, una quimera que ni él debe creer posible.

Pichetto apoya a Santilli en la provincia

El excandidato a vicepresidente de la Nación y Claudia Rucci expresaron el respaldo de Encuentro Republicano Federal a la candidatura del diputado del Pro.

En un encuentro realizado este martes en Avellaneda, Miguel Ángel Pichetto y Claudia Rucci transmitieron el apoyo de su partido, Encuentro Republicano Federal, a la candidatura de Diego Santilli a la gobernación de la provincia de Buenos Aires por la coalición Juntos.

Del cónclave participaron miembros de ambos equipos, quienes acordaron comenzar a desarrollar actividades conjuntas en todo el territorio provincial.

“En la provincia de Buenos Aires hay un gobierno sin norte ni horizontes claros, con un gobernador ausente”, expresó Santilli a los presentes, para luego afirmar que “tenemos que redoblar los esfuerzos para transformar la educación pública, la salud, la seguridad, la infraestructura, y ponerlas al servicio de los bonaerenses”.

La senadora provincial Claudia Rucci manifestó que “tenemos que recorrer cada barrio de la provincia, especialmente los más humildes, para decirle a los bonaerenses que se puede vivir mejor, que vamos a vivir mejor”.

A su turno, Miguel Ángel Pichetto sostuvo que “Diego Santilli es la mejor garantía de triunfo de Juntos en la provincia de Buenos Aires. Ya ganó y va a volver a ganar en el 2023”.

El ex candidato a vicepresidente de la nación finalizó diciendo que “desde el Encuentro Republicano Federal vamos a acompañar a Diego Santilli para producir el cambio que necesita la provincia”.

Hace 10 años se convertía en ley el proyecto de identidad de género

Con 55 votos a favor, ninguno en contra y solo una abstención, un día como hoy, de 2012, el Senado aprobaba la norma que contempla que toda persona “tiene derecho al reconocimiento” de su sexo.

Fue un debate veloz, para los tiempos de ambas cámaras, aun del Senado, donde tuvo lugar este histórico momento. Fue en la Cámara alta donde se convirtió en ley el proyecto de identidad de género, aprobado por 55 votos positivos, ninguno en contra y con solo una abstención.

El proyecto tuvo 25 oradores y la única abstención correspondió a la peronista chubutense Graciela Di Perna. Esta última expresó esa noche que en principio coincidía con mucho de lo expresado en esa sesión respecto de las libertades individuales y que repudiaba fuertemente todo tipo de discriminación. “Sin embargo, considero que, de aprobarse este proyecto de ley tal como ha sido sancionado por la Cámara de Diputados, se van a estar generando más problemas que soluciones para la sociedad argentina”, agregó la senadora.

Como cuando el tratamiento de la ley de IVE, había gente haciendo vigilia en las calles. Pero también había público en los palcos, y por eso fue que el senador radical Ernesto Sanz pidió, en la previa de la votación, “solicitar una autorización especial -dijo-. Como en el curso del debate hemos sido tan estrictos con las organizaciones presentes, creo que sería oportuno permitirles que se exterioricen en el momento de la votación”. Entre risas, el presidente del Cuerpo, Amado Boudou, le respondió: “Vamos a someterlo a votación. Me parece que hay un solo senador que está en contra…”. La referencia era hacia Miguel Pichetto, presidente del bloque oficialista y siempre refractario a las expresiones de adhesión o rechazo desde los palcos.

A continuación, con las abstenciones de la senadora Di Perna en general y en particular y de los senadores María Eugenia Estenssoro y Juan Agustín Pérez Alsina a los artículos 5° y de Estenssoro al 11° y 12°.

La votación en el Senado no tuvo pronunciamientos en contra.

Entre quienes aplaudieron desde los palcos estaba Julián Domínguez, a quien justamente Pichetto acababa de saludar desde su banca antes de pronunciar el discurso de cierre. “Le damos la bienvenida al presidente de la Cámara de Diputados, estimado Julián, que está acompañándonos esta noche en este recinto”.

“Me parece que la sociedad argentina es un poco mejor esta noche, como lo fue la noche del debate de la ley de matrimonio igualitario”, señaló el jefe del bloque oficialista en su discurso, y agregó: “Así vamos mejorando como sociedad, lo que es un hecho positivo por cuanto nos permite ir superándonos, ser un poco mejores, ser un poco más comprensivos, tratando de que la gente viva de acuerdo con sus convicciones, sus creencias, su propia identidad y respetando el derecho de hacer con su cuerpo lo que realmente quiera”.

“Esto es una convocatoria a la libertad individual que está garantizada en la vieja Constitución liberal del 53 y que la ley de matrimonio igualitario y esta iniciativa está ratificando”, agregó Pichetto.

Fue una sesión muy especial esa del Senado, pues esa misma noche se convirtió en ley el proyecto de Muerte Digna.

El proyecto de identidad de género había tenido media sanción el 30 de noviembre de 2011, con 167 votos a favor, 17 en contra y 7 abstenciones. Se basó en iniciativas presentadas por las diputadas del Frente para la Victoria Diana Conti y Juliana Di Tullio, y la radical Silvana Giudici.

Luego de los discursos de Vilma Ibarra, Diana Conti, Juliana Di Tullio, el radical Juan Pedro Tunessi reconoció el trabajo de las organizacionessociales en la elaboración de la iniciativa y adelantó el voto positivo de su bloque: “Desde la UCR no podríamos oponernos a este proyecto porque defendemos la Constitución Nacional”, aclaró quien por entonces presidía la Comisión de Justicia y llamó a “reparar esa discriminación, ese ninguneo social, que en muchos casos ha obligado a emigrar de sus hogares”.

Puntos salientes de la ley

El proyecto de identidad de género aprobado contemplaba que toda persona tiene derecho al reconocimiento de su identidad de género, tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento. En este sentido, toda persona podrá solicitar la rectificación registral del sexo, y el cambio de prenombre e imagen, cuando no coincidan con su identidad de género autopercibida, in necesidad de ningún trámite judicial o administrativo.

Por otro lado, la norma prevé que todas las personas mayores de 18 años de edad podrán acceder a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, a su identidad de género autopercibida, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa.

En tanto, los efectores del sistema público de salud, ya sean estatales, privados o del subsistema de obras sociales, deberán garantizar en forma permanente los derechos que esta ley reconoce. Todas las prestaciones de salud contempladas en el presente artículo quedan incluidas en el Plan Médico Obligatorio, o el que lo reemplace, conforme lo reglamente la autoridad de aplicación.

El saludo de los legisladores a este aniversario

La Comisión Revisora de Cuentas aprobó el Plan de Acción Anual de la AGN 

La comisión recibió a los integrantes de la AGN y a las comisiones de Presupuesto y Hacienda de ambas cámaras, y respaldó el plan de unas 422 auditorías que tiene previstas el organismo de control.

Tras la reunión de la Comisión Bicameral Mixta Revisora de Cuentas, junto a las comisiones de Presupuesto y Hacienda de ambas Cámaras se aprobó por unanimidad el Plan de Acción Anual de la AGN.  

El encuentro reunió a los integrantes del Colegio de Auditores Generales de la AGN, para respaldar el plan de unas 422 auditorías que tiene previstas el organismo de control para este año. 

Al inicio del mismo, el presidente de la comisión, senador Mariano Recalde, señaló: “Se trata de un instrumento mediante el cual la AGN informa a esta Comisión la totalidad de trabajos previsto para cada año”, y remarcó la necesidad de “impulsar la la digitalización de los informes y expedientes, ya que la recuperación de la presencialidad no quita seguir impulsando la digitalización”. 

A continuación, el presidente de la AGN, Jesús Rodríguez, presentó su exposición, en la que destacó que durante la pandemia “pudimos cumplir con el mandato constitucional y entregar en tiempo y forma los informes, del mismo modo avanzamos en la transparencia y provisión de información a los ciudadanos”. 

A su turno, el auditor general Miguel Pichetto señaló que en el Plan 2022 “hay dos temas que tienen que ver con los gastos COVID y Vacunas que son parte del acuerdo entre el Gobierno argentino y el Fondo Monetario Internacional, que para junio de 2023 tenemos que tener terminadas las auditorías respecto a estos dos temas mencionados”.  

En este sentido, consideró que “es un objetivo que hace al interés del Estado argentino, forma parte expreso y se menciona de manera taxativa a la Auditoría General de la Nación participando y dando respuesta a estos temas”. 

Luego, el auditor general Alejandro Nieva advirtió la necesidad de que la AGN cuente con acceso al Sistema de Gestión Electrónica de Datos: “Desde el Colegio de Auditores hemos enviado varias notas a la Jefatura de Gabinete de ministros y hemos obtenido respuestas que no satisfacen este requerimiento, que serían muy importantes para que podamos avanzar”, indicó, pero enfatizó que “no se trata de un problema de este gobierno, sino también de la gestión anterior”.   

En su intervención, el senador nacional de Juntos por el Cambio Juan Carlos Romero, pidió que se extienda el periodo de análisis de los proyectos de emisión de deuda pública, gestión de endeudamiento con organismos internacionales de crédito, y el de proyecto gestión de endeudamiento año 16-19: “Estamos pidiendo que estos tres proyectos se extiendan al año 20-21 para que la serie sea un poco más larga, y porque estamos convencidos que las deudas no son de los gobiernos, si no del país”, expresó. 

Por último, el senador del Frente de Todos José Mayans reclamó por las demoras en algunas auditorías, al referirse a la deuda pública contraída durante la gestión de Mauricio Macri, a lo que Pichetto respondió que “no hay ningún tipo de interés de ocultar absolutamente nada, por el contrario, estamos trabajando sobre los datos concretos en tiempos de dificultades, donde muchos organismos limitan la información”. 

JxC no quiere el default y calificó de “irresponsable” la falta de unidad del oficialismo frente al acuerdo

Así se expresó la Mesa Nacional de la principal oposición al cabo de una extensa reunión mantenida este jueves en Olivos, donde remarcaron un enfático “no al default”.

Al cabo de cinco horas de reunión, las autoridades que conforman la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio calificaron este jueves como “positivo” el principio de entendimiento alcanzado con el FMI, pero calificaron como una “gran irresponsabilidad” por parte del oficialismo no mantener la unidad frente a un tema de semejante importancia.

Uno a uno los presidentes de las fuerzas que conforman JxC fueron exponiendo sobre los diversos temas que analizaron a lo largo de la reunión. Primero fue el turno de Patricia Bullrich, presidenta del Pro; luego Gerardo Morales, titular de la UCR; Miguel Pichetto (Peronismo Republicano) y Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica.

Fue Pichetto el encargado de referirse al tema del acuerdo con el fondo y detalló entonces los cuatro puntos referidos al entendimiento anunciado hace dos viernes por el Gobierno nacional. Ratificó el exsenador que ven como “positivo” el principio de entendimiento que el Gobierno ha iniciado con el Fondo Monetario.

“Segundo, sostenemos lo que hemos dicho también de manera reiterada: no al default, y que la Argentina tiene que honrar las deudas”, agregó Pichetto, que puntualizó que el tema se trata en el Congreso de la Nación, “donde hay una definición muy clara de Juntos por el Cambio de no avalar de ninguna manera el aumento de impuestos, o de nuevos impuestos en la Argentina”.

Por último, calificó en nombre de JxC como “gran irresponsabilidad por parte del oficialismo no presentar la unidad frente a un tema de esta importancia que tiene el tratamiento de este tema”.

Miguel Pichetto ratificó que la Argentina no tiene que entrar en defalut.

Por su parte, Bullrich consideró: “Nosotros creemos que hubo una demora que no se entiende, pensamos que lo tienen que firmar lo antes posible porque se genera incertidumbre, y no vamos a empujar al país al default”. En ese sentido, aclaró que “se zanjaron las diferencias internas”, y destacó: “Hemos tenido una reunión importante y de 5 horas de reunión solo 1 hora hablamos de eso y enfocamos el esfuerzo en el futuro y en la gente”.

Consultado respecto de la postura que asumirá la principal oposición frente al acuerdo, Pichetto señaló que “delegamos el tema en el Congreso y vamos a analizar puntualmente, por supuesto, toda la documentación, el contenido, la letra chica, como hemos también expresado en otras oportunidades”.

Por su parte Patricia Bullrich apuntó que “nosotros ya lo hemos dicho y lo volvemos a ratificar: hubo una demora que no se entiende; pensamos que lo tienen que firmar lo antes posible, que sino se genera incertidumbre. Y ya hemos dicho que nosotros no vamos nunca a empujar a la Argentina al default”.

Respecto de las diferencias planteadas en el seno de Juntos por el Cambio en este debate, Morales aclaró que “tenemos una posición unívoca, y luego en el Congreso todavía falta debatir. Ustedes saben que se están reuniendo los bloques de todas las fuerzas políticas; luego habrá un encuentro de todo Juntos por el Cambio la otra semana en Santa Fe, así que cuando legue la carta de intención (del acuerdo), la letra fina, veremos la estrategia parlamentaria dentro del Congreso.

Rumbo al 2023

En el inicio de la conferencia de prensa, Patricia Bullrich adelantó: “Trabajaremos sobre la guía de propuesta hacia la sociedad en rumbo al 2023 y también, por supuesto, en la agenda parlamentaria. Hemos trabajado la dimensión legislativa y se ha constituido un equipo de coordinación inter cámaras para que tanto nuestro bloque en la Cámara de Senadores como de Diputados para que trabajen en conjunto y de forma coordinada y que todos los diputados y senadores trabajen sobre los temas más importantes que tiene la sociedad, dando a entender que nuestra forma de trabajo va a ser mucho más en equipo y no con tantas individualidades”.

Patricia Bullrich abrió y cerró la conferencia de prensa.

“El otro tema que trabajamos fue la dimensión territorial. Para el mes de abril vamos a tener constituidas todas las Mesas Federales de JxC en todo el país y, en las 12 provincias donde no hay sistema de PASO para elegir autoridades locales, vamos a decidir en este tiempo que cada una de esas 12 provincias traiga una propuesta para ver cómo se va a votar las autoridades locales en cada una”, agregó la presidenta del Pro.

Y cerró: “En cada una de las reuniones y en todo momento JxC va a tener comunicaciones institucionales que van a ser las que representarán el conjunto de las fuerzas porque son las únicas comunicaciones de Juntos, el resto serán comunicaciones de carácter individual que no se contradigan con lo que se acuerda a nivel general del bloque”.

En tanto, el presidente de la UCR sumó que otro de los temas abordados en la reunión fue “la discusión de ejes de políticas públicas vamos a realizar un seminario de inmediato para tratar el tema del narcotráfico”, y adelantó que van a presentar una ley de emergencia del narcotráfico que va a “prever cambios en algunas legislaciones y va a establecer en un marco legal políticas que hemos implementado durante nuestro gobierno”.

“Vamos a unificar los proyectos sobre el Consejo de la Magistratura”, ratificó Gerardo Morales.

En materia educativa, Morales adelantó que la semana próxima establecerán las condiciones para el ciclo lectivo: “Terminar las burbujas, normalizar la actividad educativa, la evaluación en todo el país sobre el rendimiento académico, las falencias que quedaron en el sistema respecto de lo que paso en 2020 y el plan que JxC debe poner en marcha las distintas provincias y el Gobierno nacional en ese sentido”.

Por otro lado, se refirió a la reforma al Consejo de la Magistratura: “Vamos a unificar los proyectos y vamos a presentar uno solo, ya hay un equipo trabajando en eso. Pronto va a estar el proyecto”. Además, precisó: “En marzo vamos a presentar una agenda de políticas publicas para trabajar sobre la violencia de género y vamos a establecer un encuentro para debatir la política internacional toda vez que el Gobierno nacional tiene una política, que consideramos, errática y equivocada con lineamientos que responden más a la retórica que a los intereses de la Argentina y del mundo”.

“Vamos a tener una agenda específica de cambio climático y la lucha contra eso. Vamos a hacer encuentros con jóvenes. Vamos a hacer reuniones sectoriales con campo, pymes, etc. Vamos a presentar una agenda legislativa antes del primero de marzo al Congreso de la Nación, vamos a convocar a la Mesa federal el martes”, explicó el gobernador de Jujuy.

Por último, Ferraro remarcó la importancia de los temas que abordaron en la Mesa sobre “la institucionalización, el fortalecimiento de la unidad y los temas que creemos que son importantes para el país como la lucha contra el narcotráfico, la inseguridad, que la educación sea una política central para el futuro del país que son temas que como coalición vamos a trabajar en el 2022. Consolidar el espacio, trabajar de forma mancomunada entre ambas cámaras. Somos una coalición responsable”.

Maximiliano Ferraro puso énfasis en el mantenimiento de la unidad del espacio.

Espert y Pichetto intercambiaron misiles

El economista reaccionó con virulencia ante declaraciones del dirigente del Peronismo Republicano sobre Stiglitz y a partir de ahí la confrontación escaló.

Fiel a su estilo y sin contemplaciones, el exsenador nacional Miguel Pichetto castigó duramente este fin de semana al ministro de Economía, Martín Guzmán, al ex jefe de Gabinete Marcos Peña y al Premio Nobel Joseph Stiglitz.

Al primero lo comparó con un “pasante de facultad”; a Peña le criticó su silencio tras dejar la actividad pública y a Stiglitz lo acusó de hablar “pavadas”, por lo que dijo sobre la “extraordinaria recuperación” de la Argentina. “Está pago desde el Gobierno o desde algún sector”, afirmó Pichetto en declaraciones a Radio Rivadavia.

Parece ser que esto último despertó el enojo del diputado José Luis Espert, que la emprendió con todo contra el excompañero de fórmula de Mauricio Macri. El líder de Avanza Libertad disparó: “Qué tipo inmundo sos @MiguelPichetto. Sos cualquiera. Cualquier bondi te deja bien. Cuando estabas con Cristina, tenías sueños líquidos con Stiglitz ¿No te acordas? Dale, hacé memoria. En el sector privado, en el mundo del laburo y el mérito, ni el salario mínimo ganarías”, tuiteó el economista.

Pichetto no se quedó atrás y le respondió que “hay un bondi que no me deja bien, y ese es el del vínculo con narcos que prestan camionetas blindadas Jeep Grand Cherokee negras y aviones privados”, en referencia a una acusación que se le hizo a Espert, de haber contado para la campaña con apoyos vinculados al narcotráfico.

Espert la siguió con este tuit: “Big Mike. Sabés perfectamente (después de travestirte a Juntos) que esa fue opereta cuando los liberales, según tus nuevos amiguitos, éramos funcionales a los K, tus ex amos, ¿te acordás? La patria planera que creaste, mantener fueros a Cristina para no ser enjuiciada por AMIA…”.

Esta historia continuará…

No será la primera vez que el peronismo quede en minoría en el Senado

Eso ya le sucedió en 2009, luego de la derrota en las legislativas de ese año, cuando la cantidad de legisladores propios descendió dramáticamente. Cómo sortearon la situación entonces.

Por José Angel Di Mauro

A partir de la sorprendente derrota en las PASO en seis de las ocho provincias en las que este año se elegían senadores, el oficialismo cobró conciencia de que podría llegar a suceder lo impensado: que el Frente de Todos se quedara sin quórum propio en la Cámara que preside nada menos que Cristina Fernández de Kirchner. Tenían dos meses para revertir la situación, pero sabían que no sería sencillo, pues debían dar vuelta al menos dos de esas seis provincias en las que habían perdido.

Eso no sucedió, y desde el domingo comenzó a hablarse erróneamente de lo que muchos plantearon como una situación inédita desde 1983: que el peronismo perdiera el quórum propio en la Cámara alta. No es así, esto ya sucedió y no hace tanto tiempo. De hecho, Cristina Kirchner debe recordarlo bien pues pasó en el año 2009.

Ya recordaremos qué sucedió entonces, pero primero conviene hacer una aclaración: ¿Por qué se habla de un hecho inédito desde 1983, si el primer ganador de las elecciones en el regreso de la democracia fue el radicalismo? En efecto, en la recuperación democrática, Raúl Alfonsín se vio beneficiado por el hecho de que ambas cámaras se conformaran a partir de esa elección. Como bien se explica en el libro Gobernar en minoría, de quien esto escribe(Ediciones Corregidor, 2019), la Cámara baja tenía por entonces 254 miembros -tres menos que la actual composición-, y a la UCR le correspondieron 129, con lo que se aseguraba la mayoría absoluta, producto del 49,28% obtenido en esa elección. El Partido Justicialista quedaba por primera vez en elecciones libres y sin proscripciones relegado a ser oposición, y su 37,12% se tradujo en 111 diputados.

La Cámara de Senadores de 2009, donde el peronismo fue por primera vez minoría.

Pero hablamos del Senado, donde por entonces la elección de sus miembros no era directa -como se dispuso recién a partir de la reforma constitucional de 1994-, sino que los dos senadores de cada distrito eran elegidos por las legislaturas provinciales. El PJ, que había ganado el 30 de octubre de 1983 doce gobernaciones contra siete del radicalismo, tuvo una previsible mayoría entonces en la Cámara alta, alzándose luego con 21 de los 46 integrantes que tenía entonces el Cuerpo. La UCR no quedó tan lejos: sumaba 18 senadores.

Lo cierto es que desde entonces el peronismo fue siempre mayoría, más o menos holgada, en la Cámara alta. Hasta 2009, cuando esa hegemonía tocó a su fin. Fue consecuencia de la crisis generada con la 125, que terminó en la primera derrota electoral del kirchnerismo en las elecciones de junio de 2009. Ya se habían producido en ambas cámaras fugas de peronistas que dejaban el kirchnerismo como consecuencia de la guerra con el campo y lo cierto es que en Diputados el bloque Frente para la Victoria se redujo a 87 miembros. Lo más grave para ellos fue que la oposición se unió en lo que despectivamente el oficialismo denominó a partir de entonces el “Grupo A”, cuya primera medida fue adueñarse de la mayoría de las comisiones en la Cámara baja. La oposición pasó a presidir 25, quedando en poder del oficialismo las 20 restantes.

Y ahora sí volvamos al Senado, donde el oficialismo perdió por primera vez el quórum, con un bloque propio de 30 miembros. A esos 30 había que sumar dos “incondicionales”: el fueguino Mario Colazo y la santiagueña Ada Iturrez de Cappellini. Y había que sumar a otros dos aliados eventuales, que de hecho se habían convertido casi en permanentes: los dos senadores del ARI fueguino, quienes en función de las necesidades financieras de la gobernadora Fabiana Ríos votarían siempre en consonancia con el Ejecutivo nacional. Pero con 34 votos el Frente para la Victoria ya no tenía el control de la Cámara. Del otro lado no había un bloque único, sino una oposición diversa integrada por un bloque radical de 16 senadores, y el Peronismo Federal nacido precisamente del conflicto con el campo, que sumaba 9 miembros. Todos claramente opositores, a los que había que sumar a Luis Juez y Norma Morandini, del bloque Frente Nuevo, y los miembros de bloques unipersonales Rubén Giustiniani (socialista), María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica), Samuel Cabanchik (Proyecto Buenos Aires Federal), el renovador salteño Juan Agustín Pérez Alsina, y la exoficialista María José Bogiorno. En total sumaban 32.

Julio Cobos presidía por entonces la Cámara alta y debió desempatar también con el proyecto del 82% móvil.

Como ahora, había entonces seis senadores que se transformarían en claves para las futuras discusiones y sobre ellos debería operar el kirchnerismo para inclinar la balanza a su favor. El más afín de ellos era Horacio Lores, del Movimiento Popular Fueguino, que en general votaba a favor del oficialismo (pero con la 125 había votado en contra).

El peronismo chubutense se había dividido en ambas cámaras: estaban los fieles al FpV y los que apoyaban al gobernador Mario Das Neves, distanciado de los Kirchner. En el Senado, Marcelo Guinle mantuvo los pies dentro del bloque oficialista, en tanto que la senadora Graciela Di Perna era fiel al dasnevismo y así sus posturas estuvieron siempre más cercanas a las de la oposición que al kirchnerismo.

Los tres correntinos eran un caso especial: todos electos en junio de ese año, debían confluir en el bloque radical, pero provenían de sectores enfrentados. Los senadores por la mayoría adherían al gobernador Arturo Colombi, que había perdido la provincia en segunda vuelta; el tercero era Nito Artaza, que había competido por la lista de Ricardo Colombi, a la postre gobernador.

Por último teníamos a los dos senadores del PJ pampeano, que armaron entonces un bloque separado del oficialista, pero tampoco alineado con el Peronismo Federal: Carlos Verna y María de los Angeles Higonet.

En febrero de 2010, a la hora de la sesión preparatoria en la que se designan las autoridades de la Cámara, la oposición se unió y llegó a los 37 votos para quedarse con la mayoría de las mismas.

Fue una situación inédita para el kirchnerismo, pero también para el peronismo en general ser minoría en ambas cámaras. “Fue un caso muy notorio, que duró muy poco, porque no lograron consolidar el espacio, y además se fueron desperdigando”, recuerda en el libro Gobernar en Minoría Miguel Pichetto, quien ya por entonces presidía el bloque oficialista.

– ¿En ese breve tiempo cómo se las arregló? 

– Yo hice ahí una tarea defensiva, de resistencia.

Además de quedarse con las comisiones, el éxito más importante que logró esa mayoría opositora en el Senado fue aprobar el 82% móvil, en una votación que desempató Julio Cobos. “También nos quisieron voltear la designación de la presidenta del Banco Central (Mercedes Marcó del Pont) y no pudieron porque Menem votó con nosotros”, recuerda Pichetto.

A partir del 10 de diciembre comenzará a escribirse una nueva historia.

Santilli, Pichetto y Valenzuela recorrieron juntos Ciudadela

El jefe comunal de Tres Febrero, el candidato a diputado nacional de Juntos y el dirigente del Peronismo Republicano visitaron una PyME local y supervisaron obras.

De cara a las elecciones del 14 de noviembre, el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, recorrió Ciudadela junto a Diego Santilli, candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires y Miguel Ángel Pichetto, referente del espacio político. Durante la visita caminaron las obras del distrito, visitaron una PyME local, conversaron con los vecinos e intercambiaron experiencias de gestión. 

En la primera parada, almorzaron a solas en Mamma Mía, una emblemática parrilla de la zona y luego recorrieron las obras del entorno de la estación Ciudadela del tren Sarmiento. También reconocieron los trabajos que se están llevando adelante en la nueva Sede Municipal del Centro Cultural Olmedo y caminaron por la Avenida Rivadavia.  

Luego visitaron DX Control, una empresa con más de 20 años de experiencia en el rubro de soluciones tecnológicas integrales de monitoreo. Allí resaltaron junto a sus empleados y directores la importancia de la creación y promoción del empleo, sobre todo en el difícil contexto actual: “Siempre vamos a respaldar el trabajo porque trae crecimiento, iguala oportunidades y trae progreso a los bonaerenses”, destacó Valenzuela.  

En la recorrida, visitaron el gimnasio de La Masa, el luchador de catch conocido por su paso por el programa 100% Lucha. A su vez, destacaron la necesidad de continuar transformando el espacio público para potenciar el comercio local y para que las familias puedan disfrutar de sus barrios de una mejor manera. Durante la jornada, además, intercambiaron experiencias de gestión y debatieron los diferentes proyectos para transformar la vida de los bonaerenses, siempre desde el trabajo coordinado y colaborativo. Al respecto, Santilli destacó: “El trabajo que se está realizando en Tres de Febrero es maravilloso: relanzar Ciudadela con obras y crear una Nueva Ciudadela es posible”.

Miguel Pichetto: “Tenemos grandes posibilidades de volver con Juntos para hacer crecer a la Argentina”

El excandidato a vicepresidente recorrió, junto a Christian Gribaudo, el centro comercial de Boulogne donde charló con vecinos y comerciantes.

El exsenador nacional Miguel Ángel Pichetto y el precandidato a senador provincial de Juntos Christian Gribaudo visitaron San Isidro, donde recorrieron el centro comercial de Boulogne junto con el intendente Gustavo Posse. 

En el marco de la campaña por las próximas PASO, charlaron con vecinos y comerciantes de la zona y mostraron su apoyo a la lista local que lleva a Diego Santilli como precandidato a diputado provincial por la provincia de Buenos Aires. 

También se sumaron a la recorrida los precandidatos para concejales por San Isidro en la lista que encabeza Santilli Juan Aníbal Viaggio, Macarena Posse, Walter Pérez y Gabriela Martínez. 

“Visitar y recorrer los barrios forma parte de la agenda diaria, es una comunicación directa que desde el municipio tenemos con la gente. Ahora, en campaña, sumamos dirigentes del espacio para que también ellos participen de este diálogo, en el que hablamos sobre la situación económica, escuchamos sus ideas y atendemos sus pedidos y necesidades”, detalló el intendente de San Isidro. 

Luego de conversar con los comerciantes, Pichetto criticó al Gobierno nacional: hizo referencia a la inflación de 3% de julio pasado, que en siete meses superó la meta de 29% anual que había fijado el Gobierno para todo 2021. “Es un dato alarmante que genera la preocupación de la sociedad en su conjunto. Hay que tener una propuesta económica para los argentinos. Junto con Diego Santilli sostenemos que hay que bajar los impuestos y la presión impositiva nacional, y para eso estamos pidiendo el voto”, sostuvo el excompañero de fórmula de Mauricio Macri en las últimas elecciones. 

Y continuó: “Es un proceso con serias dificultades y estoy convencido de que la sociedad va a realizar un análisis. Tenemos grandes posibilidades de volver con Juntos para hacer crecer a la Argentina, con una visión inteligente”. 

“Hay que ponerle un freno al atropello del kirchnerismo en forma urgente. Tenemos que construir con la gente, escucharlos y resolver los problemas. Los diputados, senadores y concejales vamos a defender eso”, sostuvo Gribaudo. 

Al referirse a la pandemia y la cuarentena, Gribaudo hizo una comparación entre las medidas que adoptaron el gobierno nacional y el intendente Posse. “El encierro que planteó Alberto Fernández hizo que las PyMEs se fundanque la gente esté angustiada y hasta que tenga miedo de salir a la calle. En contrapartida de la valiente decisión de Posse a través de la campaña ‘Contagiá Responsabilidad’ y los estrictos protocolos que permitieron que San Isidro pueda abrir la actividad económica y cuidar la salud mental de los vecinos”. 

“Desde el Pro siempre destacamos la gestión de Posse. Conozco las obras que lleva adelante, la empatía y cercanía que tiene con el vecino. Escuchan a la gente y llevan soluciones”, expresó Gribaudo. 

En la misma línea, Pichetto no ahorró elogios para el intendente de San Isidro: “Es un honor estar al lado de Gustavo, un gran intendente que siempre pensó en cuidar la actividad económica, los puestos de trabajo, el comercio y la producción de igual manera que la salud de la gente”, valoró. 

Y remarcó: “Es una gestión que escucha permanentemente al vecino y resuelve los problemas. Se nota indudablemente el éxito del gobierno municipal”. 

Acompañado por Larreta, Carrió y Pichetto, Santilli envió un mensaje al campo

“Las viejas recetas fracasaron y causaron mucho daño, hay que potenciar al campo y al sector productivo”, señaló el precandidato de Juntos durante una recorrida por el interior bonaerense.

El precandidato a diputado nacional por Juntos Diego Santilli recorrió las localidades de San Nicolás y Pergamino junto al jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, el referente del Peronismo Republicano Miguel Ángel Pichetto, la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió y los intendentes locales Manuel Passaglia de San Nicolás y Javier Martínez de Pergamino. 

Allí conversaron sobre la problemática del sector agropecuario y los pequeños y medianos empresarios de la provincia. 

“Hay que terminar con las viejas recetas que destruyeron puestos trabajos y mercados en el mundo; todo mal, hay que potenciarlos y dejarlos crecer”, sostuvo Santilli en declaraciones a medios locales. Sobre el sector de la carne, Santilli expresó la necesidad de “sacarle la pata de la espalda, dejarlos trabajar, eliminar trabas y generar empleo. Pusieron un cepo, perdimos 180 millones de dólares y la carne está más cara. Son viejas recetas que tanto daño han hecho al campo y al sector productivo”, definió. 

A su vez, el jefe de gobierno recordó que “ayudamos mucho al sector gastronómico durante la pandemia que han quedado muy golpeados manteniendo sus empleados, les permitimos sacar mesas afueras y hasta cortar calles para que puedan trabajar”, recordó. 

Sobre las protestas y reclamos habituales en el centro porteño, Santilli recordó que “más del 90% de los cortes no son reclamos al gobierno porteño, son reclamos al gobierno nacional, por eso protegemos al que quiere ir y volver de laburar y no permitimos que corten el metrobus”. Así mismo, Larreta añadió: “el Centro de Monitoreo Urbano y la Policía de la Ciudad a cargo de Diego es un ejemplo en el mundo y nos llena de orgullo, siempre se tiene que estar mejor, con mejores policías”. 

Por su parte, Elisa Carrió expresó sobre los candidatos y el sector agropecuario: “todos los candidatos de la Coalición Cívica que van en esta lista y acompañan a Diego son los que representan al campo argentino. La Argentina y el Banco Central se sostienen gracias al sacrificio del campo argentino y de nuevo se lo están llevando puesto, especialmente a la ganadería”, señaló.

Miguel Angel Pichetto opinó sobre la liberación de presos al inicio de la pandemia: “hay que recordar antes de ir a votar, que este gobierno soltó 4000 presos peligrosos, a los que les preocupa la inseguridad, acá tienen un hombre como Santilli que conoce y sabe cómo resolverlo”. Y añadió: “nosotros tenemos que ir al Congreso a bajar impuestos, no a a subirlos, la gente que trabaja, que produce no banca más que la presión impositiva sea insoportable y encima la candidata Tolosa Paz, salió a decir que van a aumentar más los impuestos”.

También, el intendente local Manuel Passaglia sostuvo sobre el trabajo conjunto entre la ciudad de Buenos Aires y San Nicolás: “hemos resuelto trabajo aprendiendo de los que lograron resolver problemas y de hecho estamos trabajando en que los chicos y chicas tengan programas de educación y programación que han sido ya exitosos”. Y añadió: “recorrimos mucho la ciudad con Diego, con Horacio también, nos buscamos defectos para trabajar juntos, Pichetto tiene la claridad y la experiencia que tienen pocos”. 

Sobre el trabajo conjunto de los últimos años, Martínez sostuvo: “coincidimos en los mismos valores y objetivos, un país y una provincia con igualdad de oportunidades, equidad e integración. Así trabajan hace años Horacio y el Colo en la ciudad de Buenos Aires y así trabajamos nosotros acá en Pergamino”, concluyó.

Pichetto: “Sin el peronismo no se puede gobernar la Argentina”

Al presentar la Mesa Nacional del Peronismo Republicano que él lidera, afirmó que “si la oposición está unida podemos ganar las elecciones de medio término”. Reclamó a las otras fuerzas de JxC mantener la unidad y “tratar de no anteponer la visión del 2023 sobre esta elección parlamentaria”.

“Creemos que hay que mantener la unidad, es un valor”, repitió insistentemente este viernes el auditor general de la Nación Miguel Angel Pichetto, durante la presentación de la Mesa Nacional del Peronismo Republicano, un espacio peronista dentro de Juntos por el Cambio, que quiere ser parte central de esa construcción política electoral. “No vamos a ser espectadores”, aclaró el exsenador nacional, que afirmó que “tenemos una visión de país, sabemos lo que hay que hacer en la Argentina y aspiramos a construir un espacio común”.

En ese marco, Pichetto mandó un mensaje hacia el Pro, una de las fuerzas principales de JxC, al expresar su deseo de que entienda ese valor, “que pueda unirse y que podamos entre todos construir espacios de unidad. Por supuesto que siempre está la primaria para poder resolver alguna situación que no se pueda acordar por la vía del diálogo, pero tenemos que estar preparados para que nuestra energía esté enfocada en la lucha electoral contra el Frente de Todos”.

Y en tren de campaña, quien fuera el compañero de fórmula de Mauricio Macri en 2019 advirtió que “ellos -por el oficialismo- van a estar unidos, a pesar de las profundas diferencias que tienen, se van a mantener unidos de cara a la elección, y por lo tanto en este trecho que nos queda hasta la fecha de la presentación de los partidos que integran la coalición opositora y también los 15 días posteriores de la presentación de listas, tenemos que agotar todos los caminos y todas las instancias para consolidar la idea de la unidad en Juntos por el Cambio. Con este espacio que nosotros representamos que es muy fuerte.

Miguel Pichetto fue el protagonista central de la presentación del Peronismo Republicano en la sede del Sindicato Gastronómico de esta Capital. Precisamente a su derecha se ubicó el titular del gremio, Dante Camaño, y a su izquierda estuvo el exembajador argentino en España Ramón Puerta. En la mesa central estuvieron también el diputado nacional Alberto Asseff, presidente del Partido Unir; el secretario general del Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos, Marcelo Peretta; la exministra de Educación Susana Decibe; Pedro Puerta, en representación de la juventud de ese espacio, y la parlamentaria del Mercosur Teresa González Fernández.

En la presentación, Dante Camaño habló de la necesidad de “recuperar el peronismo, pero el verdadero peronismo”, y al hablar de la denominación elegida para ese espacio advirtió que “yo le diría simplemente Peronismo Prudente”. Precisamente al hablar de prudencia, afirmó que Pichetto reúne las dos condiciones que requiere hoy el peronismo: “sabe y es prudente”.

La presencia en la mesa de quien fuera presidente provisional a fines de 2001, Ramón Puerta, sirvió para traer a colación el ejemplo de su provincia, Misiones, donde se acaban de disputar los primeros comicios de este año electoral. “Misiones es un gran ejemplo para mostrar, donde la coalición opositora, Juntos por el Cambio, fue unida, y recuperamos más de 17 puntos respecto de la última elección en 2019”, puntualizó Pichetto, destacando que en esos comicios “aumentamos al doble la representación legislativa y el kirchnerismo con La Cámpora salió tercero, con 14 puntos”.

Datos que pueden pasar desapercibidos, admitió, pero que deben ser evaluados tanto por la oposición como por la sociedad argentina, porque “demuestran que si la oposición se une, si hay voluntad política de integrar al Peronismo Republicano y los distintos espacios, creo que podemos ser una fuerza muy competitiva y ganar las elecciones de medio término”.

En su introducción, Pichetto aludió a las recientes declaraciones del papa Francisco sobre la propiedad privada, aunque no lo nombro. Fue cuando sostuvo que “la salida es por el lado del trabajo, de la producción, del empleo, del respeto a la libertad, del derecho de la propiedad, que no es un derecho secundario, es un derecho central, que está en la constitución, y que solamente puede ser afectado por causa de utilidad pública. La propia Constitución del 53 y luego la posterior del 94, ha mantenido estos principios inalterables. El modelo de libertades tiene en la defensa de la propiedad privada un valor, en la defensa de la producción, del trabajo, sin empresas no hay trabajadores”.

El ejemplo de Misiones

“Misiones es lo que en Estados Unidos es el estado de Ohio, una provincia que marca la tendencia nacional”, señaló Ramón Puerta al poner como ejemplo a su distrito, donde el oficialismo provincial acaba de imponerse en las elecciones locales, pero con una merma de votos.

Y abundó entonces lo que había adelantado Pichetto, al recordar que en julio de 2019 se habían realizado las elecciones provinciales separadas de las nacionales. El oficialismo sacó entonces 14 diputados y el frente opositor, sin la presencia del peronismo, consiguió 3 diputados. La Cámpora, igual que ahora, obtuvo 3 diputados provinciales. “Ahora el frente opositor incorporó una cabeza más, el Peronismo Republicano”, enfatizó Puerta, destacando el papel cumplido por Pichetto durante el último tramo de la campaña. Eso les permitió duplicar la cantidad de diputados alcanzados, 6, en detrimento del oficialismo provincial, que en lugar de 14 legisladores sacó 11. “Y por 1.200 votos no sacamos 7 nosotros y 10 ellos”, detalló Puerta, que dijo esperar en estos comicios nacionales “un gran salto”, no descartando quedarse JxC con 2 de los 3 diputados nacionales en disputa.

“Yo le pido que reflexionen a los socios de este frente donde estamos juntos los que queremos salvar a la Argentina de una verdadera catástrofe. Que reflexionen, que privilegien la unidad y la participación, sin el menoscabo de nadie”, reclamó ramón Puerta que, de paso, expresó su pensamiento personal de que la denominación de ese espacio debería ser “Juntos”, solo eso.

Al retomar la palabra Pichetto destacó la presencia de Susana Decibe, autora de un libro que él destacó: “Los 90”, donde contó que se reivindica esos años de la gestión menemista. Algo que él mismo reivindicó como “una etapa de estabilidad, orden y con autoridad, que me parece que son elementos fundamentales”.

En referencia a Asseff, señaló luego que “con Unir expresamos una posición de acompañar a la coalición Juntos por el Cambio. Una visión de lo que nosotros entendemos que debe ser el Peronismo Republicano como parte fundamental de la coalición opositora”.

Destacó también la presencia entre el público de Andrés Cisneros, ex vicecanciller de la Nación y al que destacó como un referente de la política internacional. Pie que le sirvió para apuntar que “vemos esta política (del Gobierno actual) como una verdadera catástrofe… Estamos al lado de la oscuridad, de los países que son dictaduras, y estamos acompañados también en organismos internacionales, con el voto o la abstención de esas dictaduras”.

Jugará en la Provincia

Nuestra mirada no es solamente metropolitana; es muy importante la Ciudad de Buenos Aires y también la provincia de Buenos Aires como principal distrito. Pero tenemos una visión federal, somos del interior”, enfatizó en otro pasaje.

De hecho, dijo expresar también una visión de la Patagonia, un territorio al que consideró que “no está debidamente cuidado”, alertando que “hay sectores que lo quieren dividir y parcializar. Están hablando incluso ligeramente de crear un estado independiente mapuche en la Patagonia. Ustedes dirán que ‘es una fantasía’. Sí, es una fantasía. Pero para que eso no ocurra tiene que haber presencia de las Fuerzas Armadas, un gobierno que defienda la soberanía territorial, un gobierno que ordene esa situación de delincuentes que ocupan tierras y parques nacionales. Un gobierno con autoridad. Orden, autoridad, progreso, trabajo, son nuestras consignas”.

Pese a esa referencia patagónica, Pichetto no jugará en las próximas elecciones en el sur del país. Ante una pregunta puntual, contó que tiene domicilio “legal y real” en la provincia de Buenos Aires. “He abandonado la provincia de Río Negro, en el sentido de que estoy comprometido con la política y estoy recorriendo además el espacio del conurbano y los distritos donde me invitan, acompañando a los dirigentes de este espacio en la provincia de Buenos Aires”.

Y destacó la importancia que reviste en las elecciones el principal distrito del país: “Considero que si no hay una propuesta fuerte que pueda contener el voto de la provincia de Buenos Aires, no se puede ser gobierno en la Argentina. Lo único que yo cuestiono de la Constituyente del 94 es la eliminación del Colegio Electoral, que creo que es una tragedia que permite hoy una gran centralidad de la provincia de Buenos Aires en la elección presidencial, y la pérdida de un sentido federal en la elección de un presidente”.

Amén de ello, Pichetto aseguró que “el espacio del Peronismo Republicano va a tener representación en las listas, esto es lo que estamos discutiendo con nuestros aliados: con el Pro, el radicalismo y la Coalición Cívica. No es una cuestión de tipo personal, sino de visión política y de integralidad en el armado de las listas. Así que el espacio lo vamos a determinar entre todos y por supuesto estoy comprometido con la política”.

“He tratado durante los meses oscuros, los días oscuros de la Argentina, de tratar de seguir dando testimonio de cuál era mi visión de esta cuarentena interminable de 7 meses, en donde fundieron a un montón de gente. He ido a los medios de comunicación, en la soledad más absoluta. Nunca me borré, nunca me borré, porque la política no es una actividad de medio tiempo; no es una actividad que se entra y se sale alegremente. Es una actividad para toda la vida, donde uno está comprometido con el país y con las ideas”, puntualizó. Al que le quepa el sayo…

Y agregó: “No he tenido ningún temor también de dar el debate con algunas posiciones y visiones de pobrismo que expresan algunos sectores. Nosotros tenemos que derrotar esa cultura del pobrismo que no significa no ayudar a los pobres a salir de la pobreza. A los pobres tenemos que ayudarlos, la ayuda tiene que ser por un tiempo, después hay que generar las condiciones para que en la argentina haya trabajo, menos carga impositiva, menos presión fiscal, tratar de ayudar a aquellos empresarios que toman trabajadores, una modernización de las normas laborales junto con los sindicatos, no en contra de los empresarios; al lado de los empresarios y al lado de los sindicatos”.

¿El kirchnerismo secuestró al peronismo?, le preguntaron. “Que el kirchnerismo es el sector más potente del Frente de Todos, no hay ninguna duda; mi diferencia es que no expresa las ideas del peronismo. Es una fuerza política más de izquierda. Ahí están englobados sectores: el PC, el Partido Obrero, los movimientos sociales, creo que es un proyecto de izquierda, de centroizquierda generosamente, no es el peronismo que nosotros entendemos y que expresó Perón, que es la armonización entre el mundo del trabajo, las empresas y los trabajadores”, respondió el excandidato a vicepresidente de la Nación. A su juicio, el peronismo debe tener “una visión nacional, de centro, de respeto por el otro, no creemos conveniente en la política argentina la calificación de enemigo. La Argentina necesita un planteo de unidad nacional para salir adelante”.

La interna de Juntos por el Cambio

Ante otra pregunta sobre el tema, Pichetto habló de la necesidad de consolidar una visión de unidad en el espacio opositor, en “tratar de no anteponer la visión del 2023 sobre esta elección parlamentaria, que es fundamental para Argentina, porque tiene que ver con los equilibrios y contrapesos que tiene que generar el Congreso y la asamblea legislativa”.

En ese sentido insistió en la importancia de que “el Pro, como partido fundante de la coalición, pueda ordenar sus divisiones internas. Es importante para que después, en la integración con el radicalismo, con la CC y con este espacio que nosotros representamos, podamos hacer un proyecto de unidad y trabajar juntos, y construir un discurso”.

“Porque lo que no está tolerado en este país es el ‘pasanadismo’, el ‘buenismo’, como categoría política. Creo que esto no significa la agresión bastarda al presidente, a las autoridades, ni significa usar un lenguaje soez… Significa ser claros con las ideas, para poder generar en el pueblo argentino una expectativa, un horizonte de cara al futuro de 2023 de que las cosas van a ser distintas, que existe otro país, que lo podemos volver a poner en marcha. Esto es lo que me parece que tenemos que construir: un discurso, un mensaje, unidad, desde el punto de vista político y también unidad en las ideas”.

“Las almas bondadosas y almas bellas muchas veces abonan el camino del infierno. Lo que tenemos que tener es claridad, visión y un mensaje político de envergadura para la República Argentina”, remarcó.

En otro pasaje y a propósito de su paso al oficialismo de entonces en 2019, Pichetto señaló: “Nunca he dejado de pensar como peronista. Mi decisión de acompañar a Mauricio Macri fue porque frente a hechos que se configuraron de manera inevitable como de vacío, y que donde las terceras fuerzas eran minoritarias y no podían modificar el escenario electoral. Y porque estoy convencido de que a pesar que hubo problemas económicos en el 2018, el rumbo, la idea de país que expresaba Mauricio Macri tenía que ver con una visión de la Argentina en el mundo, con el capitalismo como esencia central, en superar ese debate que no se da más en ningún lugar, salvo en esos lugares oscuros que mencioné recién, como son Venezuela, Nicaragua, Cuba, en donde no se sabe qué expresan como proyecto político económico. Pero el resto del mundo es capitalista”.

La reforma del sistema de salud

“El futuro argentino creo que va a tender a consolidar un esquema de coaliciones”, anticipó Pichetto, para quien “el Gobierno actual expresa una coalición de centroizquierda con ideas que atrasan. Algunas se parecen a la Alemania Democrática, que después tuvo que derrumbar el Muro porque las ideas soviéticas las ideas de economía centralizada llevaban a la pobreza extrema y a un único dador de trabajo que era el Estado”.

Esa visión se expresa en lo que entiende que es el deseo de “armar este sistema unificado de salud para liquidar las obras sociales de los sindicatos, que hacen un aporte extraordinario y liquidar el sistema privado de salud, que es muy eficiente y de alto nivel en el mundo. Este sistema que nace con el peronismo, indudablemente que va a resistir cualquier intento de estatización que están haciendo por la vía del ahorcamiento financiero a las obras sociales y también a las clínicas privadas. Esto ya está pasando empezó el año pasado en la provincia de Buenos Aires”.

Consultado respecto de sus dichos respecto de la posibilidad de que Mauricio Macri sea candidato en estas elecciones, Pichetto se preguntó “quién puede discutir una eventual candidatura del expresidente y ex jefe Gobierno en la Ciudad de Buenos Aires. Yo lo que expresé fue una idea que estaba dirigida a la construcción de la unidad en la Ciudad de Buenos Aires”.

Agregó que “Macri está recibiendo en este momento muchas adhesiones en esa línea pero vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Creo que expresaría con mucha convicción una candidatura genuina de la ciudad”.

Sobre el final, ante el comentario que algunos recrean respecto a cargarle las culpas de la crisis sin fin en nuestro país al peronismo, Pichetto lo atribuyó a “una tara gorila”. Y abundó: “Sin el peronismo no se puede gobernar la Argentina. Sin una parte importante y vigorosa del peronismo nacional, es muy difícil llevar adelante los procesos de cambio estructurales que requiere nuestro país para salir adelante. Sin un debate cultural de fondo en el país, que comprenda al periodismo, a la cultura, la educación, los sindicatos, empresarios, para construir un modelo de salida de este país, en donde la pobreza es algo que hay que resolver, no aumentar todos los días. Donde el plan es una herramienta por un tiempo. El trabajo es el objetivo central”.

Estuvieron presentes en el evento o adhieren a este espacio el ex secretario de Inteligencia Miguel Ángel Toma, el exdiputado Jorge Pirra; el actual senador nacional y ex gobernador de Salta Juan Carlos Romero; la dirigente rural Soledad Diez de Tejada Cossio; la exdiputada Paola Spatola; el exdiputado Adrián Menem; el ex defensor del Pueblo Eduardo Mondino; el ex vicegobernador de Santa Cruz Eduardo Arnold; el exembajador Juan Pablo Loleh; el exdiputado nacional Daniel “Chicho” Basile y Rubén Poggi.

El Peronismo Republicano lanza su Mesa Federal encabezada por Miguel Ángel Pichetto

Con las próximas elecciones en vista, el espacio de la oposición, que busca convertirse en una alternativa real en las urnas, presentará su Mesa Federal en la sede porteña del sindicato de gastronómicos.

El Peronismo Republicano, espacio dentro de Juntos por el Cambio en contraste del kirchnerismo que tiene a Miguel Ángel Pichetto como referente, presentará su Mesa Federal este viernes a las 14. La presentación se realizará en una conferencia de prensa en el sindicato de gastronómicos ubicado en Salta 1301 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 

La alternativa de Pichetto viene de una experiencia satisfactoria en las recientes elecciones en la provincia de Misiones, donde se sumó al espacio opositor local, que duplicó el porcentaje de votos obtenidos en los comicios de 2019 y la cantidad de diputados provinciales. 

Con la presentación de este viernes, el Peronismo Republicano continúa en su búsqueda por fortalecer el espacio de oposición y lograr listas competitivas en todas las provincias con el objetivo de ser una alternativa real para la ciudadanía y alcanzar un número importante de legisladores para frenar el avance del oficialismo en el Congreso.

En el acto,  el auditor general de la nación estará acompañado por el expresidente de la nación y ex gobernador de Misiones Ramón Puerta, el ex secretario de Inteligencia Miguel Ángel Toma, el ex diputado Jorge Pirra y el ex vicecanciller de la Nación Andrés Cisneros.

También adhieren a esta convocatoria el actual senador nacional y ex gobernador de Salta Juan Carlos Romero, la ex ministra de Educación Susana Decibe, la dirigente rural Soledad Diez de Tejada Cossio, la parlamentaria del Parlasur en Mercosur Teresa González Fernández, la exdiputada Paola Spatola, el dirigente misionero de Activar Pedro Puerta, el exdiputado Adrián Menem, el ex defensor del Pueblo Eduardo Mondino, el sindicalista Marcelo Peretta (farmacéuticos), el referente gremial del Peronismo Republicano y anfitrión de este encuentro Dante Camaño (gastronómicos), y el ex vicegobernador de Santa Cruz Eduardo Arnold, entre otros. 

Mayans se acordó (mal) de Pichetto durante la sesión

De manera infrecuente, el formoseño citó directamente a quien fuera su antecesor al frente de esa bancada y criticó con dureza su cambio de vereda.

Fueron muy cercanos, por habitar durante tantos años el mismo espacio, en general siendo oficialismo, pero también durante los cuatro años que les tocó ser oposición. Y ahí aparecieron las grietas entre el formoseño José Mayans y Miguel Angel Pichetto. Que afloraron durante fuertes cruces que vivieron varias veces públicamente en el marco de reuniones de comisiones; sobre todo una a la que asistió el entonces ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien fue mudo testigo esa vez de la relación cada vez más ríspida entre ambos.

Tiempo después, Mayans se destapó con todo contra su exjefe de bloque cuando este pegó el salto hacia el entonces oficialismo, al anunciarse que sería el compañero de fórmula de Mauricio Macri. Hasta entonces vicepresidente del bloque justicialista del Senado, el formoseño fue el sucesor natural de Pichetto y asumió dicho rol ese mismo día con duros cargos contra el representante rionegrino.

Este jueves, durante el cierre de la presentación del jefe de Gabinete en la Cámara alta, en su discurso de cierre, Mayans citó puntualmente a Pichetto, algo infrecuente en una sesión, y lo trató con suma dureza.

Fue sobre el final de su extensa exposición. “Ahora, yo le digo una cosa, le digo esto, sinceramente, de corazón: ni se le ocurra volver al camino de Macri, de Carrió, de Pichetto; y de las encuestas, crean poco. Porque vio que acá la reina era la gobernadora de la provincia de Buenos Aires –la Vidal–. Tenía una encuesta… ‘La mejor imagen, la mejor política, la mejor foto…’. Siempre salía así… Cuando nos sacan a nosotros, nos sacan un poquito más, ahí, tirados al piso… Y cuando le sacan a ella, le sacan una foto donde está, parece la princesa de Austria. Y perdió por 14 puntos con ‘el enano maldito’, como le decía Pichetto a Kicillof. ¿Verdad? Entonces decía que no había peor, ‘Kicillof es un comunista…’. Fíjese, el que se pasó de bando. ¿Se acuerda del muchacho este que estaba con nosotros y que defendía las políticas públicas y después no sé qué le hicieron y se fue con el otro bando?”, señaló Mayans, que siguió: “¡Y ahora va a los programas a defender el gobierno de Macri y encima es auditor para defender el gobierno de Macri…! ¡Una cosa que no tiene nombre! Esos son los héroes de la oposición. ¡Cambien de héroes! Tírenlo al… como se dice vulgarmente, al otro sector, a Macri, a Pichetto. Les recomiendo. Porque no vengan con los mismos autores, porque ya no podemos creer en eso… ¡Porque cuando los escuchamos hablar sabemos lo que hicieron! ¡Sabemos lo que hicieron! ¡Por eso le digo que cuando usted escucha acá, parece que está hablando un senador americano y que no sabe lo que pasó acá, en la República Argentina!”.

La última referencia correspondía a su comprovinciano Luis Naidenoff. Las anteriores, claras y con nombre propio, era sobre Pichetto.

Consultado sobre su relación con Mayans para el libro “Gobernar en minoría”, de José Di Mauro, Miguel Angel Pichetto reconoció en tiempo pasado: “Nos llevábamos bien”. Pero agrega el libro: “A continuación reprocha que ‘ha tenido actitudes personales impropias, diría yo. Porque del agravio personal no podés volver. Vos podés discutir política, no estás de acuerdo con lo que yo hago, podés disentir… Pero si vas al agravio personal, te cuesta más recomponer’. La sucesión de cruces resultaba llamativa, porque nunca habían sucedido en casi 18 años, pues Mayans y Pichetto ingresaron juntos en 2001 al Senado”.

Vamos con los disconformes, los independientes y los peronistas republicanos

Por Alberto Asseff. Para el diputado, es necesario que Juntos por el Cambio incorpore al peronismo no kirchnerista, sectores que abarcan el viejo justicialismo, pero también a los argentinos que se encuentran desencantados de la política.

La política suele tener meandros e inesperados dilemas. Desde el primer día posterior a la derrota de octubre de 2019 lo que se planteó como primer objetivo era mantener la unidad de la coalición del Cambio.

La unidad se preservó constituyendo un excepcionalidad: lo común es que la derrota desperdigue, pero en 2019 solidificó a JxC. El segundo objetivo fue ampliar el cambio. Fue en esas circunstancias que se comenzó a hablar de la cuarta pata de la coalición Cambiemos. Una propuesta que no es mero oportunismo político, sino una decisión de fondo, porque al Cambio hay que agrandarlo, desplegarlo, abarcar más, llegar más lejos.

Para ello es necesario llegar a las clases media baja y a las capas de la pobreza tradicional. Es necesario, incluso, impactar en la parte de la sociedad que cobra planes sociales. No debemos resignarnos a no plantear dignidad y trabajo. Por ello es necesario incorporar al peronismo no kirchnerista, sectores que abarcan el viejo justicialismo, pero también a los argentinos que se encuentran desencantados de la política.

Por eso, en este contexto UNIR se referencia como una herramienta para organizar esta cuarta pata, que sería la del peronismo republicano. Siendo Miguel Ángel Pichetto su director natural. Por eso en el 2019 integramos el Frente Juntos por el Cambio postulando la reelección de Mauricio Macri. Porque se necesita dialogo y construcción política el año pasado fuimos forjando vínculos con todos los actores del Cambio. UNIR no se referencia en la dicotomía “halcones” o “palomas”. Entendemos a ambas posiciones y creemos que hay que mantener los equilibrios para contener a todos sectores que nos sostienen.

UNIR cree en la fidelización del 41% de la sociedad que votó por JxC en el 2019, es a partir de esa base que debemos crecer. Ampliar la coalición del Cambio para profundizar el camino de las libertades, la cultura del trabajo y de la educación. La grieta se supera forjando un desempate del poder, para ello hay que dialogar con todos los sectores y actores que de verdad quieran cambiar y sumarlos como protagonistas. Por ello firmamos con Miguel Ángel Pichetto un acuerdo político mediante el cual el ex candidato a vicepresidente fue designado presidente de la Comisión Nacional de Acción Política de UNIR.

Pichetto puede liderar esa cuarta pata, pero pensando y obrando más allá del peronismo republicano, buscando y encontrando a los miles y miles de independientes y disconformes con todos. En el 2023 el barómetro social nos dirá quién será el candidato. Pero por ahora el desafío es el 2021. En política no hay que anticipar los tiempos, pero si prepararse.

El recuerdo (y el fastidio) de Pichetto

Entrevistado por TN, el auditor tuvo un momento ríspido cuando era entrevistado.

Muy cercano al expresidente fallecido este domingo, Miguel Angel Pichetto fue muy consultado por los medios para hablar de Carlos Menem. Por la señal TN tuvo un momento ríspido.

“En este momento no tengo más que palabras de respeto, lo conocí cuando era intendente de mi pueblo… Yo tenía 34 años”, señaló en un pasaje, y agregó: “Tengo una mirada de mucho respeto y prefiero recordarlo de esa manera”.

“Es entendible -arrancó la periodista Mariana Segulin-. Yo quería preguntarle, porque no lo conozco tanto a usted…”.

“Bien, usted tiene que tratar de leer un poco para conocerme o no conocerme, qué se yo… No sé por qué no me conoce, he tenido una vida pública bastante importante”, repuso el exsenador, con cierto tono de fastido.

“Digo que no lo conozco tanto personalmente, lo conozco como político y su carrera política. Pero por eso quería preguntarle, aprovechando que no lo conozco tanto personalmente, en esta intención que tiene de dar su recuerdo sobre Carlos Menem y recordarlo de una manera en la cual quiere dejar de lado lo que el periodismo dice”, se recompuso la periodista.

“Yo lo que dije es que en una vida hay momentos luminosos y momentos oscuros; prefiero recorralo desde lo positivo, lo importante, la figura del Menem estadista… Ustedes pueden hacer todas las reflexiones que de hecho hacen, tienen drecho a hacerlo. Yo tengo otra visión”.

Pichetto sugirió seguir el ejemplo de Cristina Kirchner

Abogó por mantener la unidad de Juntos por el Cambio y le hizo una recomendación a esa coalición. Admitió que el escenario electoral se plantea “muy complejo” para la oposición.

El ex senador nacional Miguel Angel Pichetto afirmó este martes que la oposición, y particularmente Juntos por el Cambio, “debe aprender de la experiencia de Cristina, que entendió que avanzar en el criterio de unidad le permitía volver al poder”.


“Tenemos que dejar las diferencias menores de lado y dedicarnos a pensar en las cosas más amplias que nos unen”, explicó e insistió con su propuesta de recrear el espacio de Alternativa Federal con otros dirigentes peronistas, pero siempre en el espacio de la principal alianza opositora.

Por otra parte descartó como una posibilidad cierta que el presidente Alberto Fernández indulte a ex funcionarios de la anterior etapa kirchnerista investigados por casos de corrupción.


En una videoconferencia con periodistas de APeRA, sostuvo que “el indulto es una facultad presidencial y no creo que pueda surgir de algún sector parlamentario, como se insinúa ahora. Son debates estériles, que sólo sirven para algún titular de diario o se hagan comentarios, pero no lo veo posible”.

Por otra parte, Pichetto negó que la figura del expresidente Mauricio Macri haya perdido peso en la interna de Juntos por el Cambio, aunque admitió que “las derrotas producen una discusión más horizontal”.
“Tenemos que dejar de hablar hacia adentro y perfilar un conjunto de ideas hacia fuera y en lo personal no doy por terminada ninguna figura política en la Argentina, más teniendo en cuenta el antecedente de Cristina Kirchner¨, agregó.

Consultado sobre las elecciones de este año, admitió que “el escenario electoral se plantea muy complejo” para la oposición, ya que “el Gobierno tiene en contra la cuarentena eterna y el problema de la campaña de vacunación, pero a su favor que maneja todos los gobiernos provinciales y locales, con el manejo de la caja y los planes”.
Pidió también “no tomar en cuenta las encuestas que se publican todos los domingos en los diarios para decirnos que tal figura creció en su imagen, ya que son mentira y sólo tienen por objetivo mejorar la posición del que las paga”.

En otro orden, reclamó que la Iglesia Católica “asuma un compromiso más pastoral y menos político, porque siempre hay un curita o un sacerdote opinando de algo”, y enfatizó que “esa visión del Papa Francisco de que Argentina será un país más pobre pero más justo, directamente nos mata”.
Con todo, el actual auditor rescató la implementación de los ATP para asistir a empresas y trabajadores afectados por la pandemia, pero en contrapartida criticó el ¨nivel de asistencialismo complejo y extremo” instrumentado.


“El debate es cultural, preguntarnos como vamos a salir de esta crisis, de este nivel de asistencialismo que ya venía del gobierno anterior, con los muchachos de las cooperativas y los gerentes de la pobreza”, añadió.

Asseff en charla con Pichetto: “Debemos reforzar JxC y hacerlo más competitivo”

El diputado nacional convocó a “todos aquellos republicanos que no se sienten contenidos en los actuales partidos que forman JxC”.

El diputado nacional Alberto Asseff  conversó vía plataforma Zoom con Miguel Ángel Pichetto, excandidato de la fórmula presidencial de Mauricio Macri y figura central de Juntos por el Cambio. 

Assef abrió la charla haciendo alusión a Hipólito Yrigoyen, recordándolo como uno de los “hombres que más defendió el republicanismo en el país” y dijo que él, junto a Pichetto, “forjamos un republicanismo con sentido nacional que debe reforzar JxC y hacerlo competitivo”. 

Luego fue el turno de Pichetto, quien abrió su participación desmintiendo lo que dijeron los medios con relación a la cantidad de cargos que nombró apenas lo nombraron procurador general de la Nación. Al respecto dijo que “esa información es falsa y el número de contratados es mucho menor que el difundido en los medios”, y agregó que “se difundió esta mentira porque estamos preocupando al oficialismo, se ve que estamos creciendo, entonces, quieren lograr que haya divisiones internas en nuestra coalición, estas cosas las tienen que saber”, dijo a los presentes. 

Pichetto y la mirada social 

El exsenador se mostró preocupado por el índice de los jubilados, del que dijo que es “un ajuste muy fuerte hacia ellos y los empleados estatales. Los jubilados perdieron entre 30 y 40% de su ingreso y esto complica mucho el destino de los argentinos”. Sobre el tema, Pichetto, ahondó diciendo que avala lo que hace en diputados el bloque de JxC “si quieren sacar malas leyes que las saquen, pero nosotros nos vamos a abstener”. Pichetto dijo que “no vamos a ir a tirar piedras, como hicieron ellos”, sostuvo. 

Más adelante resaltó que “hay que terminar con los ‘gerentes de la pobreza’, con los planes que de ‘sociales’ no tienen nada y en este sentido, hay que hacer autocrítica del gobierno de Macri porque les dio más dinero, porque dilapidamos recursos muy importantes y después, nos votaron en contra; pero tengo claro que nosotros tenemos que mantener la unidad a rajatabla y tenemos que aprender de esos errores”, definió. 

“La unidad es con Macri” 

Por otro lado, Pichetto dijo que “es un error mandar a Macri a la jubilación” y dijo que Macri tiene un amplio poder de decisión. Pidió “llegar todos juntos y tenemos que hacer una muy buena elección en el 21 y tenemos que tener candidatos potentes para recuperar senadores”. 

Posteriormente, afirmó que “no se puede hacer política desde el silencio; hay que dar testimonio, decir lo que está pasando, hay que abrir la economía, esta cuarentena ha perjudicado a mucha gente; hay que cuidarse, pero hay que volver al mundo del trabajo porque Argentina se desmorona”. 

El pobrismo 

El auditor general de la Nación dijo que “ayudar a los pobres para que no salgan de la pobreza, está mal; hacer eso, es mantener a los pobres así para siempre. Hay que hacer planes si, pero de trabajo, no para la dádiva; la iglesia no puede apoyar al ‘pobrismo’”. Y caracterizó diciendo que “el mundo del pobrismo es un mundo oscuro, es el mundo de Venezuela -del cual huyeron más de 7 millones de personas- de Cuba -que son todos pobres- o Nicaragua. Hay que conectarse con Brasil, EE.UU., avalando la dictadura de Maduro no hacemos lazos con el mundo productivo”, afirmó. 

En este sentido, Pichetto se refirió a 3 o 4 puntos de consenso básico en la sociedad “libertad, derecho de propiedad, vigencia de la Constitución y recuperar el mundo del trabajo”, y dijo que “son cosas principales y ese es nuestro discurso”. 

Finalmente, el anfitrión de la reunión, Alberto Asseff, llamó a acercar a todos aquellos “republicanos que no se sienten contenidos en los actuales partidos que forman JxC y convertir a UNIR en un puente que los acerque”. Asseff dijo que existe todo un mundo independiente que es republicano, pero “está desilusionado de las corrientes políticas actuales, lo que es un componente a tener en cuenta”. Y cerró diciendo que “estamos referenciados en Pichetto y venimos a reforzar a Juntos por el Cambio para ganar las elecciones en el 21 y luego las presidenciales en el 23”. 

Pichetto dijo que Perón “avalaba la visión del mérito y el trabajo”

El exsenador insistió con su rechazo a los planes sociales y llamó a alentar la producción y el trabajo, durante una charla virtual con el diputado macrista Alberto Asseff.

En el marco de una charla virtual llamada “Comodoro Rivadavia dialoga con Miguel Ángel Pichetto”, el diputado nacional Alberto Asseff (Pro) conversó con el exsenador, quien aseguró que Juan Domingo Perón “avalaba la visión del mérito y el trabajo”.

Asseff, también presidente del Partido UNIR, elogió al excandidato a vicepresidente: “Es un dirigente singular que tiene conceptos que salen del molde, transformándolo en una figura emergente”. Además, dijo que ambos comparten la intención de “articular una idea republicana que prime por encima de todo”.

En consonancia, Pichetto afirmó que “junto a Asseff transitamos un camino en común en el armado de un espacio amplio, que es la centro derecha argentina, con una visión republicana”.

Durante la charla, el exsenador consideró que “Argentina va a salir adelante si esos valores se ponen en marcha”, y agregó que el país necesita “políticas que tengan en mente la producción y no repartir planes”, a los que denominó “mundo del pobrismo” y calificó de “muy oscuro”.

“Hay que ayudar a los pobres para que dejen de ser pobres y obtengan dignidad con el trabajo”, insistió y sostuvo que Juan Domingo Perón “avalaba la visión del mérito y el trabajo”. “Hoy eso está en debate y es un debate cultural que debe darse”, añadió.

Fiel a su estilo, Pichetto volvió a apuntar contra Venezuela, la Iglesia y la izquierda. “El salario social, los planes, son parte de una Argentina pobre, cuyo modelo es el venezolano, que es funcional al poder del Estado, porque pasan a depender de ellos. Esa es la mirada de la izquierda dura del kirchnerismo, de sectores de la Iglesia, que no es toda la Iglesia”, expresó.

“Los planes son por un tiempo, pero después hay que buscar trabajo”, enfatizó el auditor general y señaló que “se necesita bajar impuestos y tener un sistema laboral flexible”.

La única forma de crecer es “con capitalismo, división de poderes, un Congreso de la Nación en funcionamiento, un Poder Judicial independiente, respeto a la propiedad privada y aliento a la industria y la producción”, cerró.

Cómo son los tribunales supremos en otros países

Un recorrido por el mundo para ver cómo es la composición de las cortes en otras naciones.

El hoy encumbrado dirigente de Juntos por el Cambio Miguel Angel Pichetto también tenía la idea de ampliar la Corte Suprema, cosa que explicó en la misma sesión en la que se votaron los pliegos de Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, celebrada en 2016. No solo estaba a favor de completar el número previsto por la ley para el Tribunal Superior, sino también ampliarlo, pues a su juicio la cantidad de cinco miembros ya no se ajustaba a la realidad político institucional de Argentina. De hecho tiene un trabajo que justificaría a su juicio y con creces una ampliación.

El mismo destaca que solamente hay un país, de reducidas dimensiones y población, que es Uruguay, que tiene cinco miembros. En cambio Chile tiene 21, y además un tribunal constitucional de 10 integrantes, que se ocupan solo de cuestiones de materia constitucional. Perú tiene 20; Ecuador 21 y una corte constitucional de 9 miembros; Colombia 23, y una corte constitucional también de 9; Venezuela 32, y a su vez una división en seis salas, cada una integrada por cinco magistrados.

En Brasil, el Superior Tribunal Federal tiene 11 miembros; y Bolivia 9, con un tribunal constitucional de 7 magistrados.

Estados Unidos tiene históricamente 9 miembros; México 11; Francia 15, más un consejo constitucional de 9; Gran Bretaña 12, y España nada menos que 76, más 12 miembros del Tribunal Constitucional.

Claro que eso lo dijo Pichetto cuando era senador, en 2016. Consultado por Palamentario reconoció que “en un momento determinado” así lo pensaba. “Al principio de la gestión Macri estábamos de acuerdo… Hoy me parece que en el oficialismo, y especialmente en el kirchnerismo, por las voces que se levantan –Raúl Zaffaroni, Eduardo Barcesat-, está girando esta idea de la ampliación de la Corte y la división en salas. Esa es la verdadera reforma judicial de fondo que por lo menos creo que el kirchnerismo quiere -no sé si Alberto Fernández-, pero la ampliación de la Corte en dos salas: una sala penal y la otra civil, comercial y contencioso administrativa”.

Los miembros de la AGN se presentaron ante la Bicameral Mixta Revisora de Cuentas

Asistieron el titular del órgano de control, Jesús Rodríguez, y los seis auditores generales. Para el próximo año se incluirán en el plan de acción auditorías relacionadas a la pandemia.

comision mixta revisora de cuentas mario pais

La Comisión Bicameral Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas recibió este miércoles, durante una reunión virtual, a los miembros de la Auditoría General de la Nación (AGN). Durante el encuentro se acordó el pedido de auditorías relacionadas a la pandemia de Covid-19, para ser incluidas en el plan de acción del próximo año.

En su exposición, el titular de la AGN, Jesús Rodríguez, señaló que “estamos frente a un desafío extraordinario que nos impone la pandemia”, a la cual el organismo le “hizo frente, a nuestro juicio, de manera satisfactoria”.

“Fuimos capaces, gracias a los empleados y funcionarios, de producir cambios normativos que nos permitieron el trabajo remoto” y “avanzamos en la digitalización de los procedimientos”, destacó. Además, informó que se realizaron, desde el comienzo del aislamiento obligatorio, “nueve colegios virtuales”.

Por otra parte, el titular del órgano de control resaltó que “el plan de acción anual tiene temas de vanguardia” como “el control del cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible”, con “al menos cinco proyectos de auditoría todos los años que atiendan a ese objetivo”.

También reveló que se están atendiendo “requerimientos de la sociedad civil, donde distintas organizaciones formulan propuestas que son discutidas y que finalmente son aprobadas”.

Rodríguez detalló que que este año se aprobaron 75 proyectos de auditoría, mientras que el año pasado para el mismo período fueron 110.

comision mixta revisora de cuentas jesus rodriguez
Foto: Comunicación Senado

Tras su exposición, la auditora Graciela de la Rosa enfatizó que “la cuestión de género en la AGN es fundamental, estamos haciendo auditorías de género”. En ese sentido, indicó que se realizó “una global con todos los países del mundo” y “ahora está en ejecución una coordinada con varios países de Latinoamérica sobre la feminización de la pobreza”.

La exsenadora agregó que “el tema de Reparación Histórica lo tenemos casi terminado” pero “todavía nos queda en estos meses el Fondo de Garantía de Sustentabilidad en los períodos 2017, 2018 y 2019”. “Es un tema muy importante que vamos a tratar de acelerar”, dijo.

A su turno, el auditor Miguel Ángel Pichetto subrayó que “el Congreso está también con una deuda en la aprobación de las cuentas (de inversión) de 2014, 2015 y 2016”. “El año pasado habíamos avanzado en la construcción de un diálogo en ambas Cámaras para la aprobación”, recordó el exsenador y consideró que sería bueno tratarlas en conjunto para avanzar con este “tema pendiente”.

Tomó la palabra entonces el jefe de la bancada oficialista en el Senado, José Mayans, que mencionó que la cuenta de 2014 se aprobó en el Senado, pero no en la Cámara de Diputados.

En tanto, Jesús Rodríguez repasó que las cuentas de 2015 y 2016 tienen despacho “pero no han sido considerados por ninguna de las dos Cámaras”. Abogó por el próximo dictamen de la de 2017 y sostuvo que para la cuenta de 2018 “hemos solicitado un plazo de 90 días para entregarla”.

Pedidos de auditoría sobre la pandemia para 2021

El presidente de la comisión, el senador chubutense Mario Pais (FdT), informó que se recibieron pedidos de auditoría -uno ingresado este mismo miércoles- que “tienen que ver con la emergencia sanitaria por Covid-19”. Al recordar que en menos de un mes la AGN deberá presentar su plan anual para el próximo año, sugirió que estas auditorías se incluyan para 2021 y no se “altere” el plan de este año.

“Seguramente no va a prosperar el tema de los gastos de la pandemia en el transcurso de este año y se podrá presentar en el plan de acción para el año que viene”, coincidió Pichetto.

En esta línea, el auditor consideró que “le hacemos un favor al Gobierno; porque estoy seguro que la AGN va a tener una mirada más conocedora de los mecanismos de la contratación directa, de la urgencia, de los componentes que llevan al Estado a afrontar este tipo de situaciones dramáticas y complejas”.

Sobre esto, opinó que “a veces los jueces y peritos judiciales no tienen esta compresión”, cuando se manda a investigar las contrataciones del Estado.

Desde la oposición, el jefe del interbloque Juntos por el Cambio en Diputados, Mario Negri, adelantó que por nota, y “atento a la excepcionalidad, había solicitado auditar cortes y actos y lo tomé por preocupación pública del propio presidente (Alberto) Fernández, que pidió colaboración por la pandemia para adquirir remedios, recursos y bienes; que hicieran comisiones de legisladores o que la propia AGN contribuyera y lo ayudara a controlar para que no existiesen desvíos en ese tiempo”.

El radical explicó que “con nueve leyes de emergencias aprobadas y prestos a recibir el Presupuesto para 2021 en septiembre, y según algunos hechos ocurridos que el propio Gobierno ha hecho públicos por situaciones de sobreprecios en compras, en nada obsta que la AGN pueda verificar actos administrativos por cortes, mientras tanto”.

“No se puede desconocer la excepcionalidad de un hecho inimaginable y que la temporalidad se va extendiendo por encima de las expectativas que el propio Gobierno y la sociedad argentina tenían. Sería de vital importancia y enorme contribución al Poder Ejecutivo ayudar en este proceso de transparencia y excepcionalidad que estamos viviendo”, concluyó.

“Las contrataciones de la pandemia merecen y deben ser auditadas”, afirmó Pais, que manifestó se remitirán a la AGN los pedidos.

comision mixta revisora de cuentas miguel pichetto
Foto: Comunicación Senado

En otro orden, el senador oficialista planteó que el presupuesto que prepara la AGN y remite al Ministerio de Economía y a la comisión mixta debería ser remitido primero a la bicameral, y luego ser ésta la que lo eleve al Ministerio. “Es lo que corresponde”, expresó Mayans.

Sin embargo, Jesús Rodríguez se comprometió a “abrir toda la información que sea requerida y necesaria”, pero aseveró: “No podemos ahora, hoy, cambiar un procedimiento fundado en reglas, normas y leyes así en una situación imprevista”.

Por eso, Pais aceptó que se continúe “respetando los usos y costumbres”, pero advirtió que “en los últimos ocho años” la comisión no ha revisado ni aprobado el presupuesto, y propuso que el año que viene se evalúe esta situación.

“Comparto con usted el criterio”, sostuvo el vicepresidente de la bicameral, el diputado macrista Álvaro González, que agregó le parece “mejor todavía recuperar atribuciones que son de la comisión, y no tengo duda que el colegio de auditores no tendrá ningún inconveniente en discutir con nosotros cuál es el presupuesto que necesita”. “Si hay algo que no vamos a hacer es hacerle faltar recursos al organismo que controla los actos de gobierno”, cerró.

Massa le tomó juramento a Pichetto como auditor general

El excandidato a vicepresidente asumió como auditor general en representación de Juntos por el Cambio para completar el mandato de Jesús Rodríguez.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, le tomó juramento este miércoles a Miguel Ángel Pichetto como auditor general de la Nación, en un breve acto formal realizado en el Salón de Honor.

El exsenador y excandidato a vicepresidente completará hasta 2023 el mandato del radical Jesús Rodríguez, quien asumió como titular del organismo.

La designación de Pichetto había sido aprobada en la sesión del pasado 25 de junio, donde el Frente de Todos se abstuvo y el Frente de Izquierda votó en contra.

Foto: HCDN

Además de Massa, estuvieron presentes en la ceremonia el jefe de bloque Pro, Cristián Ritondo, y los diputados Álvaro González y Alberto Asseff.

Asimismo, participaron el secretario general de la Cámara, Juan Manuel Cheppi; el secretario parlamentario, Eduardo Cergnul; y Miguel Giménez, secretario gremial de la Asociación del Personal de los Organismos del Control (APOC).

La AGN está conformada por siete miembros: por el oficialismo, María Graciela de la Rosa, Francisco Javier Fernández, Juan Ignacio Forlón, Gabriel Mihura Estrada; y por la oposición, Jesús Rodríguez -titular-, Miguel Pichetto y Alejandro Nieva.

Lamberto se despegó de una movida para acercar peronistas a Cambiemos

El extitular de la Auditoría General de la Nación desmintió haber participado de un encuentro Zoom organizado por Miguel Pichetto, en el armado de una “pata peronista” de Juntos por el Cambio.

El exdiputado nacional Oscar Lamberto fue mencionado este martes en un artículo periodístico como participante junto a otros reconocidos dirigentes peronistas como participantes de “las charlas virtuales que todos los sábados encabeza Miguel Angel Pichetto, en pleno armado de la ‘pata peronista’ de Juntos por el Cambio”. Lamberto lo negó.

“Se me menciona participando en un encuentro Zoom, con varias personas: desmiento tal participación, y solicito dejen de usar mi nombre en oscuras operaciones políticas”, tuiteó este martes el extitular de la Auditoría General de la Nación, en referencia al artículo publicado en el diario La Nación donde se menciona también a Ramón Puerta, Miguel Angel Toma, Andrés Cisneros, Humberto Roggero y Jorge Yoma, como algunos de los peronistas que participan de esas reuniones virtuales, a las que en el artículo el excompañero de fórmula de Mauricio Macri define como “espacios de intercambio y reflexión sobre el pasado y el futuro, dentro de un peronismo republicano”, y aclara que “la idea es ir avanzando desde allí”.

Lo cierto es que Lamberto difundió la semana pasada, junto a un grupo de dirigentes peronistas, un documento público en el que respaldan la figura del presidente Alberto Fernández en un momento en el que advierten que está siendo “tiroteado por fuego cruzado, no solo de notorios opositores, sino también de quienes se declaran integrantes de la coalición de gobierno y tienen roles relevantes”.

La nota lleva las firmas de, además de Lamberto, Eduardo Camaño, Humberto Roggero, Osvaldo Nemirovsci, Marcelo López Arias, Gilberto Alegre, Julio Díaz Lozano, Eduardo Rollano y Emilio Martínez Garbino.

Con la abstención del FdT, se aprobó la designación de Miguel Pichetto como auditor general de la Nación

El excompañero de fórmula de Mauricio Macri, propuesto por el interbloque Juntos por el Cambio, completará hasta 2023 el mandato del radical Jesús Rodríguez, quien actualmente preside el organismo de control. La izquierda votó en contra.

Durante la sesión de este jueves, la Cámara de Diputados aprobó la designación del excandidato a vicepresidente y exsenador nacional Miguel Ángel Pichetto como auditor general de la Nación.

La votación -en la cual se requería mayoría simple- se realizó a mano alzada. El bloque del Frente de Todos optó por la abstención, mientras que los legisladores del FIT Nicolás Del Caño y Romina Del Plá votaron en contra.

El excompañero de fórmula de Mauricio Macri, que fue propuesto por el interbloque Juntos por el Cambio, completará hasta 2023 el mandato del radical Jesús Rodríguez, quien asumió como titular del organismo de control en marzo pasado.

La candidatura fue formalizada hace dos semanas, durante una reunión en la que participaron Pichetto, junto al titular de la Cámara baja, Sergio Massa; el vicepresidente primero del cuerpo, Álvaro González (Pro); y los jefes de los bloques de la bancada opositora Mario Negri (UCR), Cristian Ritondo (Pro) y Maximiliano Ferraro (CC-ARI).

De esta manera, Juntos por el Cambio tendrá como representantes en la AGN a Jesús Rodríguez en la Presidencia, a Miguel Pichetto por la Cámara de Diputados y a Alejandro Nieva por el Senado.

El jefe del bloque Pro, Cristian Ritondo, fue el encargado de proponer la moción y sostuvo que Pichetto “reúne las calidades técnicas y personales para desempeñarse como auditor del citado organismo” en reemplazo de Rodríguez.

Por su parte, la vicepresidenta del Frente de Todos, Cecilia Moreau, resaltó que “sin duda que si hay alguien que tiene conocimiento sobre el Estado es el exsenador Miguel Pichetto”. Al repasar su trayectoria, recordó que “en todos sus cargos públicos” siempre “fue votado por el peronismo”. “Esta es la primera vez que el exsenador Pichetto accedería a un cargo sin haber sido electo por el voto popular”, agregó.

Y argumentó la abstención del oficialismo diciendo que “más allá de cualquier consideración de sus 37 años de ejercicio en los diferentes cargos públicos, queremos alertar sobre la inmensa cantidad de declaraciones, de consideraciones que el exsenador viene manifestando de manera cada vez más frecuente sobre los sectores más vulnerables de la Argentina, que son a su vez los que necesitan más presencia del Estado, ni que hablar en estos momentos de pandemia”.

Moreau recordó que el exlegislador cumplirá en octubre 70 años y lanzó: “Dicen que uno con los años se hace más sabio. Me da la sensación que este no es el caso”.

“Nos preocupa mucho la estigmatización continua y pertinaz que tiene sobre, por ejemplo, los inmigrantes de pueblos hermanos de Argentina”, señaló en referencia a “adjudicarles el origen de hechos delictivos con expresiones xenofóbicas”.

Por último, la diputada dijo que “tampoco quedaron afuera de sus críticas los sectores juveniles” y recordó sus dichos “en las últimas horas” sobre que “al país lo salva la patria exportadora, no los curas villeros”. “Sin duda merecen estas declaraciones nuestro repudio”, afirmó.

El Estado busca “apoderarse de una caja de 4 mil millones de dólares”

Esa fue una de las definiciones escuchadas en la reunión que organizó el diputado Alberto Asseff con Miguel Pichetto, quien llamó a los funcionarios del Gobierno anterior a defenderse de las acusaciones, “porque si no se instala el relato kirchnerista”.

El diputado nacional de Juntos por el Cambio y titular del Partido Unir, Alberto Asseff, y el exsenador Miguel Angel Pichetto realizaron una reunión virtual vía plataforma Zoom en la que analizaron la coyuntura política de la actualidad argentina. Con la sala colmada por 300 asistentes, el partido Unir comunicó que para los próximos encuentros contratará el servicio con un límite de mil personas ya que esta vez no pidieron ingresar a la videoconferencia más de 400 personas.

El encargado de abrir fue el anfitrión, Alberto Asseff quien se mostró preocupado por la situación de la empresa agroexportadora Vicentin y su posible expropiación. Al respecto Asseff dijo que “el Gobierno avanza raudamente al pasado a pesar de que mayoría de los argentinos no quiere eso. Los pueblos aspiran a tener futuro, mientras el Gobierno parece regocijarse con la incertidumbre, solo preocupado por asegurar la impunidad”.

Explicó que los índices de aprobación del presidente Alberto Fernández “vienen en caída” y eso sucede porque la sociedad se ve “muy insatisfecha” con el manejo de la administración.

Llamó a reforzar “la vocación por el cambio y unir voluntades organizadas para trabajar de cara al año próximo, junto a Pichetto. El 21 es crucial y el 23 será el cambio de rumbo. En vez de seguir sembrando pobreza, serán los tiempos de volver a aquella Argentina que distribuía prosperidad a partir de un fenomenal ascenso social”.

Por último se refirió a la “actitud de improvisación espantosa” que adjudicó al Gobierno y lo graficó con una reunión que (el ministro de Economía) Guzmán tuvo con un empresario a quien le preguntó displicente: “¿Qué pasa si la Argentina  entra en default?”.

Al terminar su presentación, dio paso al exsenador Miguel Ángel Pichetto, quien retomó la posta del tema económico y haciendo propias las palabras de Asseff dijo que “hay datos desalentadores de la economía”.

Para seguir refiriéndose a la empresa agroexportadora Vicentin y su posible expropiación. Pichetto explicó que “esta empresa, como todas las del Estado tendrá mucho déficit debido a la entrada de personal político, y perderá frente a las privadas”.

Consultado sobre la reacción de la sociedad al respecto de la maniobra del Gobierno, Pichetto dijo que “el Gobierno de Santa Fe debe estar muy preocupado porque su electorado trabaja principalmente con la agroindustria” y luego lamentó que el presidente siguiera adelante con la medida que lesiona seguridad jurídica del país y desalienta la inversión.

Al respecto el rionegrino explicó: “Había concurso preventivo, plazos no vencidos y podían hacer una propuesta. Esto todavía no había ocurrido, además había gestiones de sectores privados por la empresa. Este proceso fue interrumpido y el Gobierno puso por decreto un interventor, cuando el único que puede declarar un interventor es el juez del concurso”.

Pichetto dijo que detrás de esta idea intervencionista está el objetivo de “apoderarse de una caja en dólares de 4 mil millones”, pero que a cambio abre el interrogante sobre quien querrá invertir en nuestro país en el futuro. Y lamentó que solo vendrán inversiones de “carácter especulativo y no mas que eso”.

Por lo que “hay que estar atento y tener una voz clara en la defensa en el Congreso”. Al respecto evaluó que “es un tema central y puede signar el futuro del gobierno”. Por lo que la oposición debe abroquelarse en el Congreso y pedir que la estatización  no se lleve adelante.

Lo mismo vale para la ley de alquileres de la que dijo que “abre la puerta a situaciones complicadas porque se quita motivación en la inversión en ladrillo, que es una forma de ahorro en la Argentina”.

Luego tocó el tema de la reforma judicial, señalando que “vemos manifestaciones públicas” del Gobierno con la idea de ampliar la Corte o ampliar justicia de primera instancia. “La vicepresidenta tiene la agenda y son temas que le preocupan y en realidad nos preocupan a todos ya que la idea no parece mejorar la Justicia sino controlarla”.

Pichetto pidió “recuperar espacios en diputados” y lanzó un mensaje de unidad: “Estamos trabajando con Unir y Alberto para formar un espacio importante, hay que lograr que Unir se siente a la mesa de Juntos por el Cambio reforzado u ampliado”. Tanto él como el diputado Asseff recalcaron que el espacio de Juntos por el Cambio es el 41 % y que la oposición para lograr su objetivo de ser mayoría debe mantenerse unida.

Posteriormente el exsenador fue consultado sobre su posible designación en la Auditoria General de la Nación. Al respecto Pichetto recordó que “no voy por decisión del oficialismo, sino en representación de la oposición”, y recalcó que pretende sumar al partido Unir a la decisión de los presidentes de bloques opositores que lo propusieron para el cargo.

La vicepresidenta tiene la agenda y son temas que le preocupan y en realidad nos preocupan a todos ya que la idea no parece mejorar la Justicia sino controlarla”.

El exsenador amplió diciendo que “los ciudadanos han estado por encima de los dirigentes” y recordó los cacerolazos ocurridos por la liberación de delincuentes peligrosos y el último por la expropiación de Vicentín.

Sobre los cacerolazos dijo que “sirven, porque traen consecuencias”. “La reacción popular que es un reaseguro para que no se rompa el sistema. Argentina es una sociedad de clase media liberal, que quiere una economía abierta, respetuosa de la ley y de las libertades individuales.

Por último tuvo conceptos sobre las posibles maniobras de la AFI, de las cuales dijo que responden a “una ofensiva. Se busca ponerlo a Macri en situación complicada en el plano judicial”, y pidió que “los exfuncionarios salgan a defenderse”, porque el “el expresidente no es responsable por las acciones de sus subordinados”.

“Yo no creo que esté involucrado en escuchas”, cerró, y agregó que “lo mismo sucede con la denuncia sobre lavado de activos, fuga de capitales y endeudamiento con el FMI”. Para Pichetto, “los ex funcionarios del gobierno de Mauricio Macri deben salir a dar la cara y defender su gobierno, porque si no se instala el relato kirchnerista”.

Juntos por el Cambio propone a Pichetto como auditor general de la Nación

Los referentes de la oposición en Diputados se reunieron con Sergio Massa y formalizaron la candidatura del excompañero de fórmula de Mauricio Macri para completar el mandato del radical Jesús Rodríguez, quien asumió la presidencia del organismo de control en marzo pasado.

massa jefes juntos por el cambio pichetto auditor propuesta

Los referentes de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados formalizaron este miércoles su propuesta para impulsar como integrante de la Auditoría General de la Nación (AGN) a Miguel Pichetto, el excompañero de fórmula de Mauricio Macri.

Los jefes de bloques de la bancada opositora Mario Negri (UCR), Cristian Ritondo (Pro) y Maximiliano Ferraro (CC-ARI), junto al vicepresidente primero del cuerpo, Álvaro González (Pro), se reunieron en el Salón de Honor junto al exsenador y el titular de la Cámara baja, Sergio Massa.

El pedido de designación de Pichetto, firmado por el interbloque JxC, es para ocupar por cuatro años el cargo que dejó vacante el radical Jesús Rodríguez, quien en marzo pasado asumió la presidencia del organismo de control luego del triunfo de la UCR sobre el Pro en aquella puja interna de la coalición.

Según transcendió luego de la reunión, en la próxima sesión de Diputados podría ponerse a consideración del pleno la propuesta, que deberá ser avalada por mayoría simple. El interbloque que conforman la UCR, el Pro y la CC-ARI cuenta con 116 legisladores propios.

En caso de ser aprobado, Juntos por el Cambio tendrá como representantes en la AGN a Jesús Rodríguez en la Presidencia -hasta 2023-, a Miguel Pichetto por la Cámara de Diputados y a Alejandro Nieva por el Senado.

Fuerte crítico de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, el exsenador fue siempre ponderado por el expresidente Mauricio Macri para ocupar el sillón de la AGN, pero finalmente los radicales impusieron a Rodríguez, haciendo valer la letra de la Constitución Nacional sobre qué fuerza de la oposición -la que tenga mayoría- tiene derecho a elegir el titular del organismo.

Fuentes parlamentarias adelantaron que es una posibilidad de que el bloque Frente de Todos, liderado por Máximo Kirchner, se incline por la abstención a la hora de votar la designación.

Pichetto consideró que el Congreso no debe dejar de funcionar

El exsenador y dirigente de Juntos por el Cambio dijo que el Parlamento “no solo tiene que tratar temas inmediatos, sino los mediatos” y cuestionó la herramienta del DNU para cuestiones como alquileres y créditos hipotecarios.

El exsenador Miguel Pichetto consideró que el Parlamento no debe dejar de funcionar, pese a la cuarentena, y enfatizó que “es importante que el Congreso aparezca al lado del Poder Ejecutivo” en medio de la emergencia por el coronavirus, porque “no solo tiene que tratar temas inmediatos, sino también los mediatos”.

“Me preocupa que las instituciones funcionen”, resaltó el dirigente de Juntos por el Cambio, que comparó la situación de Estados Unidos, donde hay más de 13 mil personas infectadas, y sin embargo “la semana pasada el Congreso americano funcionó”.

Para el exlegislador, hay que “buscar los mecanismos” a través de la “informática” para que ambas cámaras del Congreso trabajen. Cabe destacar que, este lunes se realizará la primera reunión virtual de Comisión de Educación de Diputados, con la participación del ministro de Educación, Nicolás Trotta.

“Esto lo digo casi como defensa del Poder Legislativo”, remarcó Pichetto, quien pasó más de dos décadas dentro del Parlamento, y explicó el riesgo de que la población considere que “no sirve para nada” porque no funciona.

También sostuvo que hay “jueces y secretarios que pueden trabajar” y agregó: “Si el Ejecutivo pone el cuerpo, los otros poderes tienen que hacer lo mismo”.

En referencia a la cantidad de Decretos de Necesidad y Urgencia que está firmando el presidente Alberto Fernández, el exsenador opinó sobre los recientes decretos para congelar precios de alquileres, cuotas de créditos hipotecarios y prohibir desalojos que “carecen de solidez, atento a que hay que hacerlo por ley; son compromisos tributarios, todo eso va por ley”.

El excompañero de fórmula de Mauricio Macri comentó que dialogó con el exmandatario sobre “la idea del equilibrio: de cuidar la vida de la gente y también cuidar el trabajo, la vida en sociedad”. “El aislamiento no es algo que se pueda sostener todo el tiempo, cuarentena para siempre no puede haber”, manifestó.

En declaraciones a radio Mitre, el dirigente alertó que “no se están cumpliendo con los depósitos para poder pagarle a los jubilados” a través de los cajeros y cuestionó que “el trabajador medio, en relación de dependencia; el autónomo, el que vive de changas, albañiles, mecánicos, no están contenidos en ninguna medida”. “A los planeros les dieron más, a los de la AUH más…está todo bien, son los más vulnerables, ¿pero los trabajadores?”, disparó.

“Hay que ir tomando medidas en lo económico que sean mucho más abarcativas”, continuó y afirmó que a las provincias “va a haber que ponerle pesos y mandarles recursos”. Por otra parte, defendió que “los empresarios no son malos ni miserables, viven sobre la realidad. Si en un mes no ingresa un peso, están en problemas”.

En tanto, dijo que ante esta situación “el déficit como también la deuda externa pasan a un segundo plano” y consideró que esta realidad “puede ser un elemento, si se utiliza inteligentemente por el ministro (de Economía, Martín) Guzmán” para lograr “la postergación de pagos” y retrasar la renegociación.

“La Iglesia ha consolidado la ideología del ‘pobrismo’”

Para Miguel Pichetto, se trata de “una ideología nefasta para el país”. Dice que la Iglesia “jugó muy fuerte” con el Frente de Todos en la campaña y entonces “que se banquen el debate” del aborto ahora.

Por José Di Mauro y Oscar Benini

– Vuelve el tema del aborto, que ahora manda el Gobierno de Alberto Fernández, luego de que el de Macri promoviera el debate hace dos años y fracasara su aprobación.

– Ese Gobierno no mandó el proyecto, lo que hizo el presidente Macri fue dejar girar el debate, y creo que ese es un tema de salud pública. Yo creo en las creencias, en la religión… pero en realidad la Iglesia argentina se mete mucho en los temas del Estado. También se mete en la economía… Y ha consolidado la ideología del “pobrismo”, que es una ideología nefasta para el país, en donde ser pobre es bueno y en donde cuanto más pobres haya mejor, porque van a ir todos al cielo… Es una cosa increíble. Cuando hay que alentar la producción, el trabajo, el empleo, y hay que salir de los planes, que condenan al país al fracaso… Bueno, esta Iglesia de los curitas villeros, también se lo tiene, yo diría, se lo tiene merecido este debate, porque ellos jugaron muy fuerte con el Frente de Todos. Los principales obispos de la Argentina hicieron campaña para Fernández-Fernández; los curas villeros, todos jugaron el jueguito este del Frente de Todos. Entonces que se banquen el debate. Ustedes saben lo que yo pienso de ese tema; ahora también sabe en que yo nunca presenté un proyecto sobre el aborto. Ahora, si lo ponen arriba de la mesa, yo tengo una visión y la sostuve en su momento cuando se tuvo que votar. Lo que creo también es que este tema, en la situación que está la Argentina, va a generar apasionamiento, y seguramente también mucha división.

– ¿Por qué el Gobierno prioriza este tema?

– Es un elemento que va a apasionar a la sociedad nuevamente y la va a meter en un tema que va a ser de debate ciudadano; puede ayudar a ocultar otros problemas, pero los problemas van a seguir estando ahí. El problema de la Argentina es cómo crecemos; el problema de la Argentina es que se requiere un gran acuerdo nacional para que los sectores políticos, empresarios, trabajadores, hagamos reformas estructurales; para que alentemos el trabajo pyme; para que la Ley de Contrato de Trabajo tenga reformas para alentar el empleo, hay un montón de temas: la seguridad, la lucha contra el narcotráfico, la política migratoria… Argentina no puede seguir siendo el  país que reciba a millones de personas pobres, de pobreza extrema, y que se vayan a poner todos en el conurbano.

– Usted siempre dice que Argentina hizo el ajuste social de Bolivia y el ajuste delictivo de Perú…

– Yo digo que fuimos el ajuste social de muchos países latinoamericanos. Lógicamente, como Argentina todavía sigue siendo un país importante en el contexto latinoamericano, porque tiene salud pública, educación, planes, AUH, porque ayuda a la niñez, hay muchos latinoamericanos que han venido a la Argentina y están viviendo en el conurbano: peruanos, bolivianos, paraguayos… Nos hemos hecho cargo de una estructura de pobreza estructural de esos países y las hemos consolidado en el espacio urbano más altamente poblado, como es el conurbano bonaerense. Y nosotros tenemos que responder por todo eso. No estoy diciendo que no se pueda abrir el país a la inmigración; lo que estoy diciendo es que debería haber habido una política distinta de regulación migratoria. Cuando hagamos el censo, nos vamos a dar cuenta de que esa cantidad de gente supera los 8 millones. Argentina se tiene que hacer cargo de esto, pero a eso le sumás la gente que viene al país a delinquir, con normas flexibles y sin expulsión, porque ahora nulificaron el decreto de expulsión.

“Los parásitos me parece que están más cerca de Grabois”

Al referirse al nuevo conflicto con el campo, Miguel Pichetto evoca la pelea de hace 12 años. Afirma que entonces el error del Gobierno kirchnerista fue creer que el campo iba por el poder, y en realidad era una discusión económica. Y la emprende contra “el mundo planero”.

Por José Di Mauro y Oscar Benini

– ¿Qué opina de la pelea que vuelve a darse con el campo?

– Me parece un error; me parece que el presidente tiene que agotar y hacer el máximo esfuerzo para impedir que esta discusión se viralice. Entendemos que hay una situación fiscal compleja en la Argentina, pero me parece que 33% con la soja a la baja, y con un valor del dólar oficial que está por debajo del contado con liqui o del blue, el dólar exportación está casi a 40 pesos, con lo cual me parece que es muy finita la rentabilidad del sector. Y me parece que hoy hay que incorporar un nuevo tema en el tablero de las políticas impositivas y de las decisiones que se toman con el campo, con la producción primaria y la agroindustria: es el mundo este que no se sabe adónde va, y que puede impactar fuertemente sobre los productos y los alimentos. Hay que ver qué pasa con China, con las exportaciones de la Argentina en materia de alimentos. Creo que son procesos que obligan a por lo  menos no ponerse intransigente, a no repetir la historia del pasado, y a no calificar al campo como los malos de la película… Yo creo que la experiencia de la 125 fue una verdadera tragedia para el Gobierno de ese momento, porque además implicó la ruptura con el campo, definitiva, y nunca se reparó. No hay que repetirla, creo que hay que sentarse en la mesa, y bueno, entender los procesos y ver cómo se compatibilizan los intereses, y ver hasta donde el mercado fija reglas que pueden hacer imposible el pago de ese 33%. Estamos a dos puntos de la máxima retención que tuvo el sector.

– Ya que estamos ahí, volvamos 12 años para atrás. Ese último discurso, con Cobos pidiendo un cuarto intermedio, ¿usted estaba de acuerdo con darlo?

– Yo intenté buscar los marcos de acuerdo con carácter previo a ese momento tan tremendo de la madrugada. Hablé con la presidenta, porque yo sabía ya a las 21 que el escenario era de empate y que Cobos iba a desempatar para el otro lado. Y que iba a plantear la posibilidad de un acuerdo, por lo tanto yo se lo transmití a la presidenta… Porque a mí, el que me lo informa es el senador Pablo Verani, que venía de hablar con Julio Cobos. El ya falleció, era un hombre al cual respetaba y con el que tenía una relación de afecto personal, había sido el gobernador de mi provincia y yo había competido con él por la senaduría, pero teníamos un trato personal que ustedes saben que era de mucho respeto. El me vino a decir: “Mirá, esto está así; Julio Cobos va a pedir un cuarto intermedio y si no sale va a votar en contra”. Yo le dije a la presidenta que estábamos en riesgo de perder; ella me dijo que iba a hablar con el jefe de Gabinete para que hablara con Cobos; hoy el jefe de Gabinete es el presidente de la Nación, y Julio es senador. Pero entonces él estaba arriba en su oficina encerrado y me acuerdo que estaba hasta con su familia. Eran momentos de mucha tensión, pero a las 4 de la mañana ya no había lugar para un cuarto intermedio… Había una tensión extraordinaria, yo fui consecuente con la orden que recibí de la presidenta en ese momento. Ella me dijo: “Hacé votar y que cada uno se haga responsable”.

– Y Néstor Kirchner estaba vivo…

– Estaba vivo y activo, y también me planteó exactamente lo mismo. No había ninguna posibilidad de arreglar, porque creo que el Gobierno confunde una cuestión de intereses económicos con una lucha por el poder en ese momento. Creo que fue el gran error, y que eso tiene que ver con el Néstor fuera del poder, del Gobierno, porque ella tenía posiciones mucho más rígidas en términos de la negociación… No iba a negociar. Pero la confusión es creer que el campo iba por el poder, iba a debilitarla a ella, a querer sustituir el poder del Gobierno ese que en ese momento era muy fuerte, que venía de un triunfo electoral. Hacía 8 meses habíamos ganado la elección de manera muy importante, con un Gobierno que tenía orden fiscal, que tenía una serie de condiciones realmente muy buenas y que las exportaciones estaban volando a 600 dólares la tonelada. El error fue creer que la batalla con el campo no era económica, sino política. Y fue un error, creo que era económica; los sectores productivos defendían su renta.

– ¿Ahora se está planteando lo mismo? El campo dice que no los entienden.

– Hoy las condiciones son  distintas: la soja está a 300, hay tendencias complejas en el mundo, hay una pandemia, no se sabe para dónde va la producción, la economía, la  producción de los países; no sería extraño que muchos países se cierren… Lo que digo es que hay que mantener el diálogo abierto con los sectores productivos, no son “parásitos”, como dijo el señor (Juan) Grabois… Los parásitos me parece que están más cerca de Grabois, yo creo que el “mundo planero” te mata y vive del esfuerzo de los que trabajan, así que la verdad que esa calificación a la gente que produce me parece demencial. Creo que hay exteriorizaciones muy complejas en la Argentina, como calificar también a los jueces de “sarnosos”. Lo mismo que eso que dijo el presidente, que “siempre quieren ganar más”… Me parece que son ofensas gratuitas.

“El Gobierno apostó a la renegociación de la deuda y mientras tanto está todo parado”

El exsenador nacional Miguel Angel Pichetto considera que el Gobierno de Alberto Fernández no tiene plan económico y refuta las críticas por el endeudamiento de Cambiemos. “Es una leyenda”, sobre las acusaciones de fuga de capitales. “La deuda y los endeudamientos que tuvo Macri eran para cubrir el déficit fiscal”, aclara.

Por José Di Mauro y Oscar Benini

Ocho años como diputado nacional, 18 como senador, Miguel Angel Pichetto pasó 26 años en el Parlamento. Tal fue su identificación fundamentalmente con la Cámara alta, que llegó a ser definido como “el dueño de las llaves del Senado”. Lo cierto es que le dio a ese cuerpo su impronta y ahora es notoria su ausencia. Hoy, hay que decirlo, quien le está dando una impronta nueva es nada menos que Cristina Fernández de Kirchner, quien durante muchos años fue colega de Pichetto y hoy preside la Cámara con un estilo propio.

Hubiera sido para alquilar balcones verlos habitando hoy el mismo espacio en estas circunstancias, pero eso ya pasó. Hoy Pichetto dice no extrañar el Congreso y transita una etapa nueva al frente de su estudio de abogado que ha reabierto en unas amplias oficinas que ocupa sobre la calle Paraná, a metros de la avenida Córdoba.

Allí atendió a parlamentario.com con tono distendido, ya lejos de la tensión que genera el trajinar legislativo y sobre todo conducir la bancada mayoritaria como hizo durante los últimos 16 años. Pero no para de dar definiciones que llevan su sello.

Reivindica el papel de Mauricio Macri, a quien acompañó en la fórmula de las últimas elecciones, y se resiste a jubilarlo en la política. Por el contrario, sugiere que merece una nueva chance para completar los dos períodos que no alcanzó como presidente. “Aquellos que dicen que a Macri hay que sacarlo y lo quieren desplazar, creo que se están equivocando”, afirma.

Sobre el gobierno actual, dice que al presidente “hay que cuidarlo y ayudarlo” y sostiene que “el poder está en la figura de la vicepresidenta”. Le cuestiona la falta de un plan económico y que todo esté supeditado al acuerdo con los bonistas y el Fondo.

– En el inicio de la gestión Cambiemos usted sugirió una suerte de Pacto de La Moncloa, que fue desechado por ese gobierno. Con el diario del lunes, ¿hoy cree que no haber aceptado fue el pecado original de esa administración?

– Sí, ese y la oportunidad perdida de 2017 con el triunfo electoral de medio tiempo. En el 2016, cuando generamos esta corriente de acuerdo nacional, que tomaba la base histórica de España, en una jornada que hicimos en el Congreso, en la que participó también Ernesto Sanz y gente que había trabajado en Moncloa como asesor de Carrillo y de las principales figuras de Adolfo Suárez, bueno, creo que hubo una pérdida de oportunidades en el camino de lo que yo denomino la unión nacional. Un gobierno de mayor estructura, de mayor integración, con una mirada más abierta y que tuviera más solidez institucional.

– Mario Negri suele definir a este gobierno como “bifronte”. Otros incluso llegan a decir que es trifronte. ¿Usted qué opina de esas definiciones?

– Yo siempre sostuve lo mismo, y durante la campaña electoral lo dije casi hasta el cansancio, en términos de quién tiene el poder. El poder, para mí, está en la figura de la vicepresidenta. Lo que siempre configuró una anomalía; la estructura de los votos, la composición de la fórmula, todo eso fue una anomalía. El presidente Alberto Fernández está tratando de encontrar su espacio y de consolidar su poder presidencial. Pero el poder subyace en la figura de la vicepresidencia y en el control de ambas cámaras. Y en el manejo de organismos del Estado que para mí son altamente sensibles e importantes: inteligencia, seguridad… Creo que tiene un peso muy importante la voz de Cristina en política internacional…

El poder, para mí, está en la figura de la vicepresidenta”.

– ¿Cree que la impronta de Cristina se está viendo cada vez más?

– Creo que ella en lo personal ha tenido una actitud prudente de hablar poco, pero en los hechos se percibe claramente un accionar muy fuerte en términos del control de las acciones del Gobierno, y gestualidades que ha habido. Yo creo que al presidente hay que cuidarlo y ayudarlo; Juntos por el Cambio ha tenido una actitud de alta prudencia en términos del rol opositor. Lo ha acompañado en el tratamiento de la deuda externa, ha votado por unanimidad el respaldo a (Martín) Guzmán, en una ley que no hacía falta, no era necesaria, porque en la Ley de Administración el Gobierno tenía todos los elementos… Sin embargo, Juntos por el Cambio lo ha acompañado. En otros temas, me parece que hay que plantear nuestras disidencias. En lo personal no estoy de acuerdo con la reforma previsional que se ha hecho, porque la eliminación de la fórmula configura un ajuste, y tampoco estoy de acuerdo con algunas ideas de reforma del sistema judicial y también con la eliminación de las jubilaciones especiales de jueces y diplomáticos.

– ¿En qué parte no está de acuerdo?

– En que era un sistema que planteaba derechos y estaba consolidado; tal vez habría que haberlo corregido, haber aumentado la edad jubilatoria de jueces y diplomáticos; haber aumentado el porcentaje de aportes. Pero no eliminárselos. Hay un estado judicial que no debería ser eliminado, en fin: hay un montón de temas. Pero bueno, lo que no veo es, por ahora, mayor esclarecimiento y mayor debate en lo público.

– ¿Y qué opina de la reforma judicial que el Gobierno está por mandar al Congreso?

– No la conozco, pero imagino que viene  por el lado de (Gustavo) Beliz… Cuando uno mira los discursos presidenciales del 1° de marzo y después ve al canal del Estado hacer paneos de personas, estimo que la reforma judicial tiene un autor ideológico que ha sido Gustavo Beliz en 2004/2005, cuando estaba en el área de Justicia, y que hablaba de ampliar la Justicia Federal con la Justicia nacional, y con otros subsistemas de la Justicia federal, como Penal Económico y Penal Tributario. La Corte ha dicho claramente que los que son de la Justicia Nacional no pueden ir a la Justicia federal… Pero bueno, veremos qué es lo que tienen. Yo creo que eso no resuelve el tema de la Justicia y tampoco de la credibilidad del sistema.

– ¿Qué resuelve, cuál sería la solución?

– Yo creo que hay que mantener también la especialización, los fueros, ser juez en la Justicia federal implica un conocimiento acabado de las relaciones dentro del Estado: no es lo mismo juzgar a un arrebatador de la Ciudad de Buenos Aires, que juzgar a un funcionario público. ¿Por qué? Porque las consecuencias y los efectos de las resoluciones son mucho más fuertes e impactan sobre el funcionamiento del gobierno.

– Usted siempre fue partidario de ampliar la Corte. ¿Lo sigue siendo?

– En un momento determinado sí, al principio de la gestión Macri estábamos de acuerdo… Hoy me parece que en el oficialismo, y especialmente en el kirchnerismo, por las voces que se levantan -Zaffaroni, Barcesat-, está girando esta idea de la ampliación de la Corte y la división en salas. Esa es la verdadera reforma de fondo que por lo menos creo que el kirchnerismo quiere -no sé si Fernández-, pero la ampliación de la Corte en dos salas: una sala penal y la otra civil, comercial y contencioso administrativa.

– El Gobierno envió al Senado el pliego de Daniel Rafecas. ¿Qué piensa usted de esa postulación?

– No quiero hacer una opinión de tipo personal, porque Juntos por el Cambio ha expresado en este tema una voluntad colectiva y lo vamos a resolver oportunamente todos juntos, por lo tanto me parece que sería de mi parte imprudente hablar. Si estuviera en el Senado, estaría opinando, porque lógicamente el deber de un senador es opinar de los temas que están ya dentro del Senado. Pero como parte de un espacio político hemos decidido fijar una postura unificada y hacerlo oportunamente.

– Los radicales anticiparon su rechazo, ¿cree que va a haber unanimidad en eso?

– Creo que la voluntad política de la Mesa de Juntos por el Cambio es que haya un criterio unánime, no se analizó el tema de fondo.

– A propósito de esa designación, Cambiemos nunca pudo designar al reemplazante de  Alejandra Gils Carbó. Usted estaba hablando con Federico Pinedo el nombre de Raúl Pleé, cuando surgió la postulación de Inés Weinberg de Roca…

– No, yo en lo que estuve de acuerdo era en un proyecto de reforma del Ministerio Público que establecía que el procurador general duraba cinco años en el cargo. Esa ley se votó en el Senado, nunca fue aprobada en Diputados, creo que fue frustrada por el propio oficialismo… Raúl Pleé era una de las figuras, también Rodolfo Urtubey; se trataba de encontrar a alguien razonable dentro del sistema. La de Rodolfo era una figura equilibrada, pero bueno, la candidata del presidente no reunió el conjunto de votos que requería para ser tratada en el recinto y para no rechazarla, nosotros le avisamos que ese pliego no iba a pasar. Con lo cual, ante el aviso debería haber sido retirada y haber reformulado la candidatura. Pero bueno, esto es historia, historia antigua…

– ¿Y por qué cree que el presidente no mandó  nunca un reemplazo?

– Son decisiones políticas. No quiero hablar mal de nadie, pero me parece que para ese cargo se requería otro tipo de actitudes y puntos de equilibrio también entre el oficialismo y la oposición.

Yo nunca estuve de acuerdo con la prisión preventiva, me alegra sobremanera que hoy gran parte del periodismo y de los medios especializados coincidan conmigo.

– ¿No hubo un error de Cambiemos respecto del manejo de la Justicia? Como que no le prestó la suficiente atención que requería…

– Hay una fantasía al respecto que sostiene que la mesa de Macri manejaba la Justicia… La verdad, yo creo que había desatención. Y que hubo causas que impactaron en la economía de manera fenomenal, e incluso impactaron en su propia familia. El padre fue citado a declarar en la causa Cuadernos, cuando estaba próximo a morirse, y lo citó el juez (Claudio) Bonadio. Y al primo (Angelo Calcaterra) “lo puso en la parrilla” fuertemente, involucrando también a la empresa que había sido de la familia. Lo que digo es que creo que no hubo un adecuado… no digo control, porque el Poder Ejecutivo no puede controlar a los jueces, pero creo que no había ningún tipo de intervención. Me parece que había un dejar hacer…

– ¿Y ahora qué ve? ¿Una Justicia que se dio vuelta y avanza sobre el Gobierno anterior, como suele suceder?

– Veo algunos hechos complicados: la persecución de la familia Macri en el tema Correo y el sostenimiento de que hubo un vaciamiento, me parece que forma parte de un ajuste de cuentas. La jueza comercial decretando la intervención de la empresa, me parece un exceso… Son temas circulares en la Argentina. Yo nunca estuve de acuerdo con la prisión preventiva, me alegra sobremanera que hoy gran parte del periodismo y de los medios especializados coincidan conmigo en cuanto a la prisión preventiva. Yo iba a los programas y me atacaban duramente, “por qué no daba el desafuero a la prisión preventiva”… La verdad, la prisión preventiva fue un exceso de Comodoro Py.

– Pero por eso lo responsabilizan a Macri…

– Yo creo que la Justicia en ese momento tenía una demanda muy fuerte de los medios de comunicación; había una demanda de justicia, había hechos denunciados resonantes… Bueno, hicieron el atajo, porque lo que hay que hacer en la Argentina es que los procesos judiciales en la Argentina duren un tiempo razonable, y no meter gente presa con prisión preventiva, porque eso no se puede sostener indefinidamente. Incluso yo creo que la Justicia federal ya está en un problema con (Lázaro) Báez. Más temprano que tarde lo va a tener que soltar si no tiene sentencia firme. Ahora, sentencia firme implica tener confirmado el fallo del tribunal oral, por lo menos en una instancia de doble conforme.

– ¿No la Corte?

– La Corte es la sentencia firme… Y bueno, este es el sistema, el procedimiento; no te gusta, hagamos otro, pero la sentencia firme está cuando se agotó la vía recursiva ante la Corte. Por lo menos una parte de la doctrina sostiene que es con el rechazo del extraordinario, o eventualmente si Casación rechazó el extraordinario y te quedó la queja, no afecta el cumplimiento de la condena. Cuando es pena privativa de la libertad, tenés que ir preso. Esto es así, aquí y en cualquier lugar en donde el estado de derecho funcione. Salvo que exista el componente que siempre hemos hablado y que está en el Código: riesgo de fuga o el peligro de interferir en la investigación.

La renegociación de la deuda

– El Gobierno anuncia permanentemente proyectos para mandar al Congreso…

– Y bueno, todo gobierno tiene un espíritu fundacional legislativo, con nuevas leyes…

– ¿Pasa por ahí, o son fuegos de artificio mientras la economía no arranca?

– Yo creo que el Gobierno apostó a la renegociación de la deuda y mientras tanto está todo parado.  No hay un plan económico, no hay una reactivación y todo está supeditado a qué pasa con el acuerdo con los bonistas y el Fondo Monetario. Ojalá salga bien… Hay algunas luces rojas que se han prendido últimamente, creo que hay poco diálogo con el mercado, por parte del Gobierno. Y precisamente las condiciones actuales de este mundo tan frágil en términos de cuestiones sanitarias, económicas, pueden permitirle a la Argentina hacer una renegociación. Ojalá triunfe la idea de la renegociación de la deuda y el presidente pueda desde ahí proyectar un plan y un presupuesto. El país no tiene presupuesto y no hay plan económico.

– ¿Qué comparación puede hacer entre los tres primeros meses de Alberto y de Macri?

– Era otro momento y Macri se esforzó por salir del endeudamiento con los holdouts, restablecer la relación con el mundo; no estuvo mal esa visión, yo creo que ese tema incluso  lo podría haber resuelto Cristina Fernández, estuvo muy cerca de hacerlo en una gestión que hizo con los bancos argentinos; quedó pendiente, lo resolvió Macri y eso estuvo correcto. Y había una expectativa de que iban a venir inversiones, el retorno a los mercados, en fin, esa no era mala idea, una visión capitalista del mundo…

– ¿Y ahora?

– Son momentos distintos, no hay presupuesto, y vos tenés uno cuando tenés medianamente un plan. Ahí proyectás cuál va a ser tu obra pública, qué vas a privilegiar. Hoy la crisis te determinó una aplicación de recursos destinada al tema sanitario; a ese tema hay que seguirlo muy de cerca y no actuar de manera amateur.

– Hay quienes dicen que el tema del coronavirus termina favoreciendo al Gobierno porque saca de escena el parate de la economía…

– No, yo creo que este tema no favorece al Gobierno, como no lo favorece tampoco la baja del petróleo; puede tener alguna incidencia favorable en el costo de energía, pero no… Me parece que cuando las cosas van mal en el mundo, no es conveniente para el gobierno de turno en la Argentina. Me parece que Argentina tuvo momentos muy luminosos cuando el mundo estaba muy activo, compraba, cuando China empezó a comer… La década de Néstor y la primera parte de Cristina fue muy potente en términos de intercambio, crecimiento de la actividad económica…

– ¿Qué piensa de que el Banco Central esté investigando el endeudamiento, a instancias de Cristina?

– Es una leyenda eso… La deuda y los endeudamientos que tuvo Macri eran para cubrir el déficit fiscal, fundamentalmente toda la estructura de solidaridad social y jubilatoria que tiene la Argentina, y todo el gasto público que tiene el país, que es fenomenal. Y para pagar deuda e intereses de la deuda, también. El proceso de la deuda no empezó con Macri, que se endeudó en 80  mil millones, venía de una herencia de 240  mil… El Gobierno de Cristina también tuvo un endeudamiento parecido. Creer que alguien se llevó la  plata del Estado es una fantasía. Lo que hubo junto con las devaluaciones fueron corridas bancarias; ahí hay que mirar si hubo alguna información privilegiada de algún sector, pero yo no creo eso.

“De la política no me pueden echar”

-¿Qué le parece esta decisión del PJ rionegrino de pedir en el Congreso Nacional Justicialista su expulsión partidaria?

– Que es una muestra de totalitarismo y de brutalidad. Porque además, si eso fuera de pureza política, deberían revisar conductas incluso de la propia vicepresidenta, cuando armó Unidad Ciudadana. Lo que digo es que a mí no me echan de ningún lugar; de la política no me pueden echar, del espacio del peronismo yo me había ido cuando empecé a construir Alternativa Federal. De ese peronismo conducido desde una visión kirchnerista, yo me había alejado, con lo cual a mí no me produce ningún daño. Creo que los daña más a ellos, en términos de que es una mirada autoritaria, totalitaria, casi propia de un partido como el PC en la década del 40 o 50, con Stalin, y no de sociedades modernas y abiertas donde el partido es un punto de referencia. Casi tiene que ver con tu historia, pero vos podés tener nuevos alineamientos; las sociedades modernas hoy no tienen la rigidez del partido.

Creo que fue negativo, incluso la noticia que salió no fue el respaldo a Fernández, que era el objetivo del Congreso, sino la expulsión mía, una cosa lamentable.

– ¿Y qué es el peronismo hoy?

– Es un tema que está hoy en debate… El peronismo siempre ha sido un partido de poder, muchos peronistas están hoy en el poder con Fernández; hay muchos peronistas republicanos que votaron la opción de Juntos por el Cambio, eso se refleja en la Argentina productiva; hay mucha gente que tiene una visión de que el rumbo de la Argentina no es este, pero bueno, el último referéndum electoral determinó que ganaran ellos… Yo creo en el peronismo más de centro nacional, una visión más identificada con Estados Unidos, con Brasil, con Europa… y no con el espacio bolivariano. Creo en la defensa de la seguridad interior, en fortalecer las Fuerzas Armadas, en defender el Mar Argentino, en visiones más nacionalistas; en defensa de la seguridad, la policía no es enemiga, en fin… Hay un montón de cosmovisiones que tienen que ver también con una mirada relacionada con lo ideológico, no lo niego. Que creo que va del centro a la derecha.

De ese peronismo conducido desde una visión kirchnerista, yo me había alejado.

– ¿Está pensando en armar una estructura política dentro de Juntos por el Cambio?

– La estoy armando. Vengo de tener una reunión con el presidente del Partido Conservador Popular; estuve reunido con Alberto Aseff; estoy armando un espacio del centro, identificado con una agenda con determinados temas que yo vengo interpretando en la sociedad, y que por supuesto aspira a ser parte de Juntos por el Cambio. Dándole un matiz y una discusión de debate y de contenido de hacia dónde tenemos que ir, y seguir acompañando en este momento a Macri. Creo que el liderazgo de Macri ha sido importante, sacó el 41%; no estoy de acuerdo con los que dicen “estamos todos iguales”, “cualquiera vale lo mismo”… No, mucho más porque los liderazgos son de difícil sustitución en la Argentina. Entonces para que te conozcan en todo el país, vos requerís primero de una tarea monumental; en segundo lugar te tienen que identificar con un conjunto de ideas, sino tampoco se explicaría el liderazgo de Cristina Fernández. Con lo cual, aquellos que dicen que a Macri hay que sacarlo y lo quieren desplazar, creo que se están equivocando.

– Pero usted siempre ha sido partidario de que los presidentes no vayan por otros cargos y cumplan el importante rol de ser expresidentes…

– Sí, claro. Yo pienso más desde el punto de vista americano en eso; cuando vos llegaste a presidente… pero bueno, son decisiones de tipo personal. En Latinoamérica hay un problema con eso. Ahora, también es cierto que acá el presidente no agotó dos períodos, sino que se fue en el primero, con lo cual, si él tiene convicción y decisión, yo creo que puede aspirar a conducir la etapa que viene. Creo que ha tenido una experiencia importante. Pero eso está abierto en Juntos por el Cambio; una cosa es el liderazgo, el hecho de reconocer en él una figura de liderazgo central y que hay que armar una mesa democrática y participativa, con todos los actores: con el radicalismo, con los gobernadores, con (Alfredo) Cornejo, con Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, creo que hay que armar una mesa democrática. Y otra cosa es el candidato a presidente, que es otra cosa, que se va a decidir oportunamente cuando llegue el momento.

– ¿Eso lo van a definir en internas?

– Falta mucho para eso, hay que ver cómo se llega parado a ese lugar, pero repito: una cosa es liderazgo y otra es candidatura. Ella (por CFK) era la líder y dijo: “Yo no voy de candidata a presidenta, va Fernández”. Hizo un giro táctico al centro moderado y se quedó con el poder.

– ¿Lo sorprendió esa jugada?

(Piensa un momento) – En cierta medida fue sorpresiva… Pero ella siempre mantuvo la centralidad. Fernández era una figura moderada que le permitía asumir el trance electoral con una visión táctica inteligente para ganar las elecciones. Pero el diseño fue de ella.

– ¿Qué Cristina sea hoy vicepresidenta es un error de Cambiemos, o un fracaso de lo que usted denomina el peronismo republicano?

– Yo creo que la coyuntura económica, a partir de 2018, con la devaluación que impactó en el salario y creo que eso hace perder a Macri. Y la rigidez después del plan económico con el Fondo, a Macri le impacta. Si las cosas económicamente hubieran andado más o menos bien, creo que podría haber reelegido. Después, creo que faltó también la construcción de un relato para los medios y la sociedad. La comunicación no es solamente redes…

– Usted ha dicho en el recinto que la mass media se informaba en el horario del prime time…

– La gente que mira la televisión, lee los diarios, las revistas, se informa y lee libros… Hay una estructura etárea que mira las redes, nadie discute eso, quizá hasta se informa únicamente por Twitter; pero yo diría que hay más de la mitad de la población que forma la opinión pública en la radio a la mañana y en la noche en la televisión.

– Y se la desatendió…

– Sí.

– Usted se reunía semanalmente con Emilio Monzó en el Congreso. ¿Cómo tomó lo que pasó con él, que se fue enojado con el Gobierno?

– Yo creo que habría que haberlo contenido y cuidado. Pero bueno…

– ¿El está dentro de ese espacio que está armando?

– He dialogado el otro día, fuimos a almorzar. Estamos conversando. Pero no, ellos tienen una visión… yo creo que no hay espacio para una tercera vía. Pero es gente con la cual hay que dialogar, no tengo ninguna duda. Además vienen del peronismo, tanto él como (Rogelio) Frigerio.

– ¿Ellos están dentro de Juntos por el Cambio?

– Yo creo que sí, más cercanos al jefe de Gobierno de la Ciudad. Que es una figura importante desde el punto de vista político. Una figura emergente.

– ¿Cómo lo ve a Kicillof?

– Lo veo tratando de adaptarse a una realidad compleja, y ha tenido algunas situaciones de conflicto por una mirada generalmente muy radicalizada que tiene en orden a las decisiones que toma. Creo que tiene que dialogar, y fundamentalmente tiene que hacerlo con los actores de los municipios, los intendentes. Es complicada la Provincia… Pero bueno, el Gobierno recién empezó, no quiero ser injusto. Como también creo que Fernández tiene una oportunidad, si logra la renegociación y encuentra un camino de recuperación económica, creo que tiene una posibilidad. Ojalá ocurra, yo no quiero que vaya mal. Y creo también que tiene que encontrar el rumbo de la política internacional, a mí me preocupa mucho haber vuelto a reeditar la relación con (Nicolás) Maduro. Este es uno de los pocos países de la región que lo reconocen como un presidente democrático.

– Usted que lo conoce bien, ¿cree que Felipe Solá está de acuerdo con eso?

– Felipe tiene una mirada bastante pragmática, yo se la he reconocido públicamente; sabe que la Argentina tiene que ir al encuentro con Brasil, Estados Unidos… Me parece que su visión es moderada, de ninguna manera creo que esté conforme con Maduro, porque es un punto de disidencia en el plano internacional.

– ¿Extraña el Congreso?

– No. Es una parte de mi vida realmente importante, pero te diría que no, que hay ciclos que se cumplen… Fue muy largo el mío, demasiado largo. Estoy bien, trabajando en la profesión, de vuelta, tengo una rutina de cosas, y fundamentalmente sigo vinculado a la política. Al mundo de la política, ahí no te jubilás nunca.

– Así que lo tendremos candidato en 2021.

– No sé todavía, puede ser, vamos a ver…

– ¿Puede llegar a jugar en la provincia?

– Es un escenario… Lo que les confirmo es que no en Río Negro. Puede ser en la provincia de Buenos Aires, o en la Ciudad. Soy nativo de la Ciudad. Viví en Banfield, pero nací en la Ciudad. Tengo mi domicilio en Río Negro, como toda la vida, pero son decisiones que tengo que tomar próximamente.

Soria contra Pichetto: “Perón hablaba de los microbios que tanto daño hacían al peronismo”

El legislador nacional y presidente del PJ Río Negro recordó la frase de Perón, aunque agregó con ironía: “No es que lo esté comparando a Pichetto con los microbios, con el perdón de los microbios”.

El diputado nacional y presidente del Partido Justicialista Río Negro Martín Soria se refirió al pedido de expulsión de Miguel Ángel Pichetto, y recordó una polémica frase de Perón: “allá lejos en el tiempo hablaba de los microbios que tanto daño hacían al peronismo”. Y agregó con ironía: “No es que lo esté comparando a Pichetto con los microbios, con el perdón de los microbios”.

Soria señaló que lo que hizo en la convención fue notificar que en la provincia de Río Negro el tribunal de disciplina estaba llevando adelante sanciones en expediente para “sancionar disciplinariamente” a quien fuera el candidato a vicepresidente de Mauricio Macri y la sanción que acarrea eso es “la expulsión de las filas del peronismo”.

Por otro lado, sostuvo que se trató de un congreso “muy positivo”, y que “tenemos por delante cosas mucho más importantes como es sacar a la Argentina de esta situación terrible que nos dejó el peor gobierno en los últimos 30 años”.

En diálogo con FM La Patriada, el legislador señaló: “Ojalá lleguemos a un acuerdo y en esta etapa prima la unidad”, al tiempo que recordó al gobierno de Macri “lo primero que buscó fue quebrarnos, intervenirnos con una jueza amiga al Partido Justicialista”.

Respecto a la puja por la presidencia del partido, Soria consideró que “si Cristina tuvo ese acto de generosidad y de grandeza para devolvernos al gobierno una vez más para transformar la realidad, ¿cómo no van a ponerse de acuerdo Capitanich y Gioja?”.

Finalmente, se refirió al paro convocado por la Mesa de Enlace, y sostuvo que “siempre hay sectores que no quieren ver la realidad y que no están dispuestos a ser solidarios. Estos sectores desde el fondo de nuestra historia han puesto palos en la rueda, o sacar un beneficio o ventaja extra”.

Gioja respaldó la decisión de expulsar a Pichetto del PJ

El presidente del partido y diputado nacional dijo que él hubiera “tomado la misma decisión” que la que tuvo Martín Soria.

El titular del PJ Nacional, José Luis Gioja, respaldó la decisión del peronismo rionegrino de expulsar a Miguel Pichetto, el exsenador que abandonó el espacio y fue candidato a vicepresidente de Mauricio Macri.

En diálogo con radio Futurock, el diputado nacional dijo que, de pertenecer al distrito, él hubiera “tomado la misma decisión” que el presidente del partido, Martín Soria.

“Tenemos que aceptar la decisión porque somos un partido federal”, sostuvo el sanjuanino, y recordó que “algunas normas están para cumplirlas”.

Durante el congreso del PJ Nacional, realizado este jueves en el estadio de Ferro, Soria -también diputado nacional- anunció que se inició el proceso para expulsar a Pichetto del partido, por ser “uno de los responsables de la intervención” a nivel nacional en abril de 2018.

Por otra parte, Gioja destacó que el encuentro peronista fue “un hecho político muy importante”, porque “marcó la presencia de un congreso en donde estaban representantes de las 24 provincias presentes”, luego de que vuelvan los congresales de “Córdoba y Salta, que hacía un tiempo que no participaban”.

“Estamos aumentando la unidad y eso es muy bueno”, dijo el dirigente y destacó que existe “una decisión irreversible del justicialismo que es trabajar por esa unidad, porque está comprobado que es sinónimo de triunfo”.

Para el legislador, hay que “trabajar para construir una lista única” y afirmó que él está “con el mameluco puesto para trabajar por esa unidad y por esa lista”.

Pidieron la expulsión del PJ de Miguel Pichetto

El pedido lo formuló el titular del Partido Justicialista de Río Negro, el diputado nacional Martín Soria.

Pelea de pago chico, el presidente del Partido Justicialista rionegrino pidió este jueves la expulsión de su comprovinciano Miguel Angel Pichetto del partido en esa provincia. Lo hizo argumentando que el exsenador nacional fue “uno de los ideólogos de la intervención del partido” registrada a nivel nacional en 2018.

El autor de la iniciativa es el actual diputado nacional Martín Soria, un crítico de Pichetto que ya en su momento cargó contra él cuando el entonces senador anunció que aceptaría acompañar a Mauricio Macri en la fórmula presidencial.

Soria, exintendente de General Roca y excandidato a gobernador rionegrino el año pasado, la emprendió contra Pichetto durante el Congreso Nacional del Partido Justicialista celebrado en el microestadio de Ferrocarril Oeste, acusándolo de haber sido “uno de los ideólogos de la intervención judicial de nuestro partido y quien fuera candidato a vicepresidente de Macri”.

Al cabo del encuentro partidario, el titular del PJ nacional, José Luis Gioja, aclaró que el pedido formulado por Martín Soria era a nivel provincial, aclarando que lo que se pedía era la suspensión de su afiliación partidaria. Con todo, aclaró que no sentía que Pichetto se mantuviera dentro del peronismo.

“La verdad que no -dijo-. Además él no ha manifestado ninguna intención de estar cerca”.

Pichetto se bajó de la AGN para no dividir al frente opositor

Lo quería Macri en ese lugar, pero Alfredo Cornejo jugó fuerte para coronar a un radical. La situación generó tensión en Juntos por el Cambio.

Nunca se llevaron bien el jefe del radicalismo, Alfredo Cornejo, con Mauricio Macri mientras éste fue presidente de la Nación, y no se preocuparon demasiado por ocultarlo. Más bien lo contrario, y más ahora que el líder del Pro dejó la presidencia. Pero si antes tenía resquemores Macri por el mendocino, esos reparos se potenciaron las últimas horas a partir de la jugada del diputado nacional para ignorar el deseo del exmandatario respecto de instalar a su candidato a vicepresidente, Miguel Pichetto, al frente de la Auditoría General de la Nación.

Se sabía que el radicalismo quería dar pelea por ese lugar, donde pretendía instalar al dirigente Jesús Rodríguez, que hoy ocupa una auditoría en la AGN. Lo cierto es que la soterrada disputa viene desde fines del año pasado, al punto tal de que en lugar de definirse con el cambio de gobierno, se fue pateando para adelante. Hubo reuniones entre la dirigencia de Cambiemos que no llegaron a definiciones sobre el tema y, por el contrario, siempre se dejó la cuestión para resolver en el futuro.

El problema es que sobre el final de la semana el presidente del radicalismo decidió cortar por lo sano, aunque más bien se cortó solo. Según se supo, mandó sendas cartas a las presidencias de ambas cámaras para pedir ese lugar al frente de la AGN para Jesús Rodríguez. El razonamiento que sostiene la jugada de Alfredo Cornejo es que el radicalismo cuenta con más legisladores, que es lo que en definitiva define el tema. De acuerdo con el conteo que hizo el exgobernador mendocino, el radicalismo cuenta con 60 legisladores, a razón de 46 diputados y 14 senadores, mientras que el Pro suma 59 (51 diputados y 8 senadores). Pero en el macrismo hacen otras cuentas y consideran tener más, sumando aliados. Que es en definitiva lo que es Pichetto.

Los radicales incluyen en sus conteos al diputado Eduardo Brizuela del Moral y el senador Oscar Castillo, ambos del Frente Cívico y Social de Catamarca, por sendos monobloques, pero afiliados radicales en definitiva. Con todo, si la cuestión no encuentra una definición, Cornejo sugiere contar sin incluir aliados, y ahí aventajaría al Pro.

Lo cierto es que ante la indefinición, Mauricio Macri mandó a la flamante presidenta del Pro, Patricia Bullrich, a sostener a Miguel Pichetto. Conforme fue creciendo la polémica, se tensaron las relaciones en Juntos por el Cambio ante las fuertes sospechas de  un acuerdo del radicalismo con el kirchnerismo para bajar a Pichetto. El acuerdo, deslizaron fuentes consultadas, consistiría en poner a Jesús Rodríguez en la AGN; a Federico Storani y Juan Manuel Casella en la Defensoría del Pueblo y al kirchnerista Remo Carlotto en la Procuración Penitenciaria Nacional.

Ante el clima tenso que se generó en la coalición opositora, el propio Pichetto salió a cortar por lo sano aclarando que “no voy a dividir el frente opositor por un cargo”. En declaraciones a FM Milenium, el exsenador sostuvo que “hay un planteo de ajustarse a la letra de la ley, a contar diputados, senadores”, pero aclaró que “no voy a entrar en esa, no voy a dividir el frente opositor por un cargo”.

Con todo, concedió que el tema “debería haberse acordado en el conjunto de los tres partidos”.

El radicalismo le ofrece como premio consuelo el cargo de auditor que dejará Jesús Rodríguez, a lo que Pichetto aclaró que “no tengo pensado ir como auditor, lo voy a conversar esta semana, pero no lo tengo definido”. Y como ese cargo debe ser votado en los recintos, donde el kirchnerismo puede tener interés especial en criticarlo abiertamente, Pichetto se sinceró: “Mucho interés de someterme a un espacio de decisión en la Cámara la verdad que no me interesa”.

Lo cierto es que en el sector del Pro acusan a Cornejo de querer “romper Cambiemos”, y van más allá: de “cagarse” en el liderazgo de Mauricio Macri también.

Desde el radicalismo, donde en su momento Gerardo Morales trató de convencer a Cornejo de dejarle ese lugar al elegido por Macri, prefieren hacer silencio, pero por bajo alguno recuerda todavía cuando en Diputados se quedaron sin representante por primera vez en el Consejo de la Magistratura, y otros recuerdan que a instancias de Pichetto le dieron un lugar en la lista neuquina para el Senado a Lucila Crexell, quien luego tomó el lugar dejado por la muerte de Horacio “Pechi” Quiroga y hoy se alejó de Juntos por el Cambio.