Desde el bloque de Pichetto piden aprobar por ley el DNU

Como propuesta para salir del atolladero legislativo y evitar interrumpir la vigencia de medidas “importantes” que establece el decreto 70/23, Nicolás Massot ofreció una alternativa.

Si bien ya lo había expresado en el marco de la última reunión de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo que él integra, el diputado de Hacemos Coalición Federal Nicolás Massot reiteró su pensamiento respecto al DNU 70/23 que la Cámara alta acaba de rechazar. Adelantó que no va a rechazarlo, pero sugirió una alternativa para fortalecer las medidas que el mismo establece, dándole fuerza de ley.

“No voy a rechazar el DNU”, aclaró el legislador que integra el bloque que conduce Miguel Pichetto, pero trascartón dejó clara su propuesta: “Debemos aprobarlo por ley”.

Massot puntualizó que a su juicio el decreto “fue una herramienta equivocada para reformas tan relevantes, pero aclaró que “no podemos interrumpir la vigencia de algunas medidas importantes que volverían a afectar la vida diaria de la gente”.

Reiteró entonces lo que hace tiempo sostiene: “Creo que la solución es tratar legislativamente de manera inmediata los contenidos del decreto y entonces reemplazarlo por ley antes que derogarlo. Así, entre otras cosas, podremos dejar firme por ley la reforma laboral, que constituye el corazón del decreto y urge para la expansión del empleo entre industriales y emprendedores”.

Es justamente lo que dijo en su exposición durante la última reunión de la Bicameral de DNU, donde admitió que le cuesta mucho aceptar ese decreto de necesidad y urgencia, advirtiendo que “rechazarlo también es un problema, porque afecta la continuidad de muchas medidas que por haberse implementado en un DNU ya son efectivas”.

Massot agregó que “rechazar esto sin reemplazarlo antes por una ley implicaría por ejemplo dar una señal absolutamente contradictoria en una cuestión que estuvimos cinco años para intentar mejorar y fuimos incapaces, como la Ley de Alquileres”.

“Aclaro una cosa: la situación actual me parece que dista muchísimo de ser la definitiva y ser la ideal, pero lo anterior era malo a las claras”, remarcó entonces, agregando que a su juicio “es absolutamente relevante que en la Cámara de Diputados nos aboquemos al tratamiento por ley de muchos de los contenidos de esto”.

El diputado de HCF reiteró que está a favor de la mayoría del DNU. “Creo que este DNU es muy relevante para la vida diaria de los argentinos”, dijo, y puso como ejemplo la reforma laboral: “Es el único elemento expansivo en la economía que este Gobierno ha propuesto. Reformas puntuales, específicas, para la vida diaria de las PyMES, de los emprendedores y de las empresas para que de una vez por todas podamos soltar la fuerza laboral argentina formal”. Y se preguntó: “¿Alguien en su sano juicio cree que va a modificar el comportamiento de alguna PyME, algún emprendedor, o alguna empresa, una reforma cuasi judicializada? No hay ningún tipo de posibilidad de que esa reforma sea efectiva, y sin embargo es una reforma importante. Esa reforma requiere una ley”.

“No me vengan a decir que no hay cuestiones para perfeccionar la norma; acabo de decir que estoy de acuerdo con una gran cantidad de los atributos de la reforma laboral. Me parece muy bien que redeterminemos multas y multiplicadores; que le pongamos una cota a los honorarios de los abogados; que redeterminemos los intereses, todo aquello que infla la industria del juicio y las indemnizaciones multimillonarias que hacen quebrar a nuestras empresas. ¿Pero derogar a cero las multas por trabajo informal? La pucha, hay que animarse…”.

Así las cosas, desde el entorno del diputado Massot precisaron el deseo de que se trate el contenido del DNU por ley y recordaron que en la Cámara baja el diputado Martín Tetaz presentó una ley espejo, que podría ser la alternativa. O bien, aportaron que se podrían incluir los puntos relevantes del DNU, como la reforma laboral, en la ley ómnibus.

De tal manera, en caso de acceder el Gobierno a explorar esa alternativa, eso no sucedería obviamente en la Bicameral de Trámite Legislativo, sino que seguiría los carriles normales de cualquier ley.

Una propuesta similar a la que sugirieron también el viernes desde la conducción del bloque radical.

Diputados “dialoguistas” salen al cruce de las acusaciones presidenciales

Tras la vuelta a comisión del proyecto de ley ómnibus, el presidente de la Nación compartió una lista de “los leales y los traidores que usaron el discurso del cambio para poder rapiñar una banca”, y los tildó de “enemigos” a quienes votaron en contra.

Luego de que el oficialismo tomara la decisión de volver a comisión el proyecto de ley ómnibus por no contar con los votos para aprobarla en particular, el presidente de la Nación, Javier Milei, compartió en sus redes el listado de los nombres de los diputados que habían votado a favor y en contra y los calificó de “leales y traidores”, tras lo que diputados “dialoguistas” le salieron al cruce.

“Aquí la lista de los leales y los traidores que usaron el discurso del cambio para poder rapiñar una banca… pasen y vean a los enemigos de una mejor argentina…”, acusó Milei al compartir un posteo realizado por la cuenta oficial de la Oficina presidencial.

Uno de los primeros en responderle fue Maximiliano Ferraro (CC-ARI) que le recomendó: “Quienes tratan a la ligera de traidores a quienes resguardamos la independencia de poderes, deberían primero conocer la Constitución Nacional del país que gobiernan”, para saber “qué actos son considerados traición, entre ellos, otorgar facultades extraordinarias a gobiernos o personas”.

Ferraro señaló que “con los ‘escraches’ y ‘aprietes’ a través de las redes sociales, ponen a la luz el verdadero objetivo, crear un nuevo relato”, y acusó al gobierno de “no buscan consensos, buscan instalar un nuevo relato”.

“Para algunos el enemigo eran los medios, hoy es ‘la casta’”, comparó el diputado recordando los discursos kirchneristas y planteó que “la búsqueda de un enemigo interno es la más antigua de las prácticas para concentrar poder”.

Así, remarcó: “Argentina no necesita esto, no necesita violencia institucional, necesita generar consensos para que las voces de todos los argentinos estén representadas”.

Por último, Ferraro compartió textual lo que establece el artículo 29 de la Constitución Nacional: “El Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni las Legislaturas provinciales a los gobernadores de provincia, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los infames traidores a la patria”.

En el mismo sentido se expresó Nicolás Massot quien le aclaró: “Nosotros votamos a favor de las emergencias y las facultades delegadas que nos solicitó su gobierno”.

“El listado que difunde, con una metodología que recuerda las épocas más oscuras de la historia contemporánea, es un inciso sobre la eliminación de los fideicomisos que financian obras de infraestructura y que las autoridades de la Cámara y del Ejecutivo siempre supieron que no íbamos a acompañar”, le planteó.

Massot le resaltó que “este traspié parlamentario es exclusiva responsabilidad de su impericia, falta de diálogo y nula vocación por construir consensos”, y afirmó: “Se perdió la oportunidad de sancionar una ley que tenía puntos muy valiosos para la Argentina y que nosotros acompañamos desde el primer momento a pesar de nuestras críticas como oposición responsable y democrática”.

También desde el bloque de diputados de la UCR emitieron otro comunicado en el que reiteraron que el país “necesita de diálogos y consensos para salir adelante”, por lo que es “indispensable respetar las instituciones, la división de poderes y su normal funcionamiento”.

“Los señalamientos y la división entre amigos-enemigos no son el camino para encontrar los acuerdos que hoy son fundamentales, menos si son publicados por medios oficiales del gobierno”, cuestionaron.

 

Massot irónico contra Milei: “Con una mano nos tildaba de kirchneristas y con la otra nombraba a Scioli en su Gabinete”

El diputado de HCF señaló que “trabajamos mucho, a pesar de las desprolijidades, que si hubiesen pasado con otro Gobierno, hubiésemos puesto el grito en el cielo”.

Al momento de su intervención, el diputado nacional Nicolás Massot (HCF – Buenos Aires) salió a responderle al presidente de la Nación, Javier Milei, y manifestó que “con una mano le daba ‘me gusta’ a una publicación que nos tildaba de kirchneristas y con la otra firmaba la resolución que nombraba a Daniel Scioli como funcionario de su Gabinete”.

El diputado, además, defendió a sus compañeros de bloque Miguel Ángel Pichetto y Emilio Monzó y sostuvo que para el jefe de Estado “la sola discencia viene con el calificativo de kirchnerista o casta”. Además, ironizó por la designación de Scioli: “Es un equilibrista profesional. Se ve que se suma a las filas de la casta no tan casta alineadas con las fuerzas del cielo que fundó el compañero (Luis) Barrionuevo”.

Con relación al proyecto de ley Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, expresó: “Queremos dejar establecido que prestamos quórum para dictaminar, porque trabajamos mucho a pesar de las desprolijidades”, pero advirtió que “si esto pasaba con otro Gobierno poníamos le grito en el cielo”.

De lleno contra el oficialismo, apuntó que “más allá del chivo expiatorio que busquen no pueden decir que este Congreso no busca trabajar la ley y el DNU”, y añadió que “este bloque está por el combate contra la inflación y por la generación de empleo”.

Y siguió: “No podemos ajustar a jubilados, asalariados y economías regionales”. Del mismo modo, arremetió nuevamente contra el Gobierno: “váyanse a otro lado a los que nos dicen coimeros porque 27 veces propusimos que venga el presidente y al ministro del Interior (Guillermo Francos)”.

Por otro lado, se refirió al tema fiscal y amplió: “Hace tres meses votaron por sacar el Impuesto a las Ganancias y los espasmos caprichosos de la ley están dejando afuera el vuelo de la Argentina”. “Alberdi debe estar revolcándose en su tumba porque querían subir 10 puntos el impuesto PAIS y un15 las retenciones”, cuestionó.

También, opinó del decreto presidencial 70/2023: “Se equivocaron con el DNU y ahora, pueden torcer esta ley que está quedando vacía”, y añadió: “La incorporación de la moratoria tenia voto para ser incorporada porque mañana vamos a votar en particular esta ley”.

Antes del final, confirmó que “damos voto en general y queremos que se vuelva a incorporar la moratoria y el blanqueo”.

El alerta de Martínez tras los dichos de Massot: “Es gravísimo lo que preanuncia”

El legislador del bloque Hacemos Coalición Federal anticipó que, de acuerdo al posicionamiento de los diputados en la votación de la ley ómnibus, “el oficialismo apele a carpetazos y difamaciones públicas”.

“Yo ahora espero que nos empiecen a apuntar personalmente y el propio presidente empiece a marcar cuestiones de nuestra vida personal, porque creo que eso va a venir en la Argentina, pero a mí no me interesa”, fueron los dichos del diputado nacional Nicolás Massot durante una entrevista radial respecto de lo que sucederá a aquellos que voten en contra de la ley ómnibus en el recinto y afirmó que está dispuesto a sostener sus convicciones y a poner límites, aunque eso provoque que el oficialismo apele a una especie de suelta de “carpetazos” para afectar la imagen pública de los legisladores.

Alertado por estas declaraciones, el jefe del bloque de Unión por la Patria, Germán Martínez (Santa Fe), planteó que es “gravísimo” lo que preanuncia el miembro de Hacemos Coalición Federal.

“Carpetazos y difamaciones sobre los legisladores nacionales de acuerdo a sus posicionamientos respecto a la ley ómnibus”, indicó Martínez y señaló que “es una irresponsabilidad que el oficialismo pretenda sesionar en este contexto de amenazas y aprietes. También, es irresponsable que otros bloques se lo permitan”.

Para Massot, el Gobierno está más interesado en crear discordia que en aprobar la ley de Bases

El legislador de Hacemos Coalición Federal, uno de los bloques clave para el oficialismo en el objetivo de aprobar el proyecto del Ejecutivo, y quien participó de todas las negociaciones, puso en duda la sesión de este miércoles.

Pieza clave en el bloque Hacemos Coalición Federal, el diputado Nicolás Massot le puso suspenso a la sesión de este miércoles en la Cámara baja al sugerir que el Gobierno nacional “no está interesado” en aprobar esa iniciativa y que, en cambio, busca “crear un enemigo”.

En una entrevista con Radio con Vos, Massot aseguró que durante la reunión del lunes en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) entre gobernadores, dirigentes opositores y funcionarios del Ejecutivo, se propuso la coparticipación entre las provincias de lo recaudado por el impuesto PAIS. Sin embargo, señaló que posteriormente, a través de un tuit de la Oficina del Presidente, se indicó que la coparticipación del impuesto PAIS se “discutirá más adelante”, cosa que ratificó este martes el vocero presidencial.

Esta discrepancia, según Massot, es una muestra más de las contradicciones en la gestión de Guillermo Francos como ministro del Interior.

En este marco, el diputado afirmó que el Gobierno parece estar más interesado en crear discordia que en abordar la ley de Bases, y expresó dudas sobre si el debate comenzará este miércoles en la Cámara de Diputados.

Criticó la falta de diálogo constante por parte del Gobierno y mencionó que la propuesta de ajuste fiscal presentada inicialmente se ha transformado en un ajuste tradicional a los jubilados y asalariados, con un aumento de impuestos.

El extitular del bloque Pro entre 2015 y 2019 también se refirió a la falta de disposición del bloque dialoguista para votar un ajuste a las jubilaciones, calificándolo de “inmoral”. Propuso buscar sectores de la economía que no necesiten subsidios para invertir en Argentina como alternativa a los recortes.

Respecto al pedido de facultades delegadas para la ley de Bases, Massot explicó que no está de acuerdo con otorgar una delegación especial para “privatizar 41 empresas estatales sin pasar por el Congreso”, destacando que tiene convicciones al respecto y que busca evitar los errores del pasado en los procesos de privatización.

Parte de lo que fue JxC y bloques provinciales llegaron a un acuerdo para proponer a Massot en la Bicameral de DNU

El nuevo espacio, que reúne a 32 diputados, afirmaron que tienen “la predisposición para que haya un Parlamento activo y abierto”, además de buscar que se debata con “una impronta federal y productiva”.

Tal como adelantó parlamentario.com, diputados de bloques que conformaron hasta el 10 de diciembre parte de Juntos por el Cambio y espacios provinciales que responden a gobernadores como las bancas del MPN, Juntos Somos Río Negro y el Frente de la Concordia Misionero, sellaron un acuerdo un “acuerdo parlamentario programático” en la Cámara baja, con la intención de tener representatividad en las comisiones y erigirse como árbitros, en medio de un cuerpo muy fragmentado.

Es cierto que, de acuerdo se decidió en la sesión preparatoria, la distribución de miembros en las comisiones se hará por bloques, no por interbloques ni agrupamientos de bancadas. De todas maneras, esta nueva unidad pretende ganar peso e influir en el trabajo parlamentario desde una perspectiva federal.

A través de un comunicado, informaron: “Los bloques Cambio Federal, Innovación Federal, Hacemos por Nuestro País y Coalición Cívica hemos conformado un acuerdo parlamentario a efectos de coordinar y hacer más eficiente y más presente nuestro trabajo para el próximo período parlamentario”.

“Apelando al diálogo profundo y fructífero, hemos logrado aunar la voluntad de 32 diputados de 10 provincias diferentes, con la predisposición para que haya un Parlamento activo y abierto, que debata los serios problemas que enfrenta nuestro país con una impronta productiva y federal. Estamos dispuestos al diálogo y la coordinación con todos los sectores políticos que tengan la buena voluntad que esta etapa compleja requiere”, sostuvieron.

Los legisladores señalaron que “ante la inminente conformación de las comisiones legislativas, nuestro acuerdo de bloques propuso al diputado Nicolás Massot para que los represente ante la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo”, que es la que analiza los decretos del Poder Ejecutivo.

“Seguiremos trabajando y coordinando acciones para garantizar y reforzar la presencia de los distintos integrantes en las diferentes comisiones permanentes y bicamerales para defender la mayor representatividad de las provincias que representamos y la construcción de un país federal”, aseguraron.

Y concluyeron: “Llevaremos nuestro rol con la responsabilidad que requiere este tiempo en el inicio de gestión de un nuevo gobierno, y la esperanza y expectativa de millones de argentinos que esperan una solución a los problemas más urgentes”.

Massot cuestionó que “el gran ausente de los anuncios es el salario”

El diputado de Cambio Federal resaltó que lo dicho por Javier Milei en campaña, sobre que el ajuste lo pagaría la casta, “obviamente era falso”.

Tras las primeras medidas económicas tomadas por el nuevo gobierno, el diputado nacional Nicolás Massot (Cambio Federal) cuestionó que “el gran ausente de los anuncios económicos es el salario. Cualquier programa de ajuste de precios tiene que contemplar todos los precios. Acá se habló de casi todos y se omitió el más relevante”. 

“El sentido de las medidas en muchos casos era inevitable”, señaló, pero recordó: “Muchos sabíamos que (Javier) Milei no era preciso cuando decía que el ajuste lo iba a pagar la política y la casta, porque eso obviamente era falso y será uno de sus grandes desafíos ver cómo el electorado propio de él interpreta esa suerte de desilusión, si aguanta, lo tolera o lo toma como traición”. 

Para el legislador, “es difícil pensar que se va poder transitar por uno o dos años con inflación, recesión y falta de empleo, si no contemplamos también un incremento de salario y de ingresos”. 

En relación a la versión de que se buscaría retrotraer el beneficio en el impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría, Massot enfatizó que “es la prueba más clara de cómo Milei aprendió a engañar al electorado en campaña”. “No se explica de otra manera. Él es economista y no puede alegar nunca que no sabía de la insustentabilidad de esa medida”, aseveró. 

En diálogo con radio Futurock, el bonaerense insistió que “el equilibrio es lo que va a permitir o no que este programa sea sustentable en el tiempo, pero si empezamos hablando de impuestos, que es lo recauda el Estado, de precios, que es lo que reciben las empresas, y sin hablar de salario, bueno, empezamos con una pata menos”.

Respecto de la situación de los jubilados, el diputado criticó que “uno de los gobiernos donde peor la pasaron los jubilados es con el gobierno que acaba de terminar”. “Hay un mandato constitucional y moral de darle movilidad a las jubilaciones. Es razonable darle el beneficio de la duda a cada gobierno de que proponga la manera en que considera la movilidad”, consideró y evitó opinar sobre los cambios de la fórmula ya que todavía no se conocen. 

Sin embargo, alertó que “a los jubilados le va a repercutir todo esto en un ajuste de su propia economía, el secreto está en que se transite de manera proporcional y que no sean los jubilados los que otra vez se lleven la peor parte”. 

En otro tramo de la entrevista, Massot apuntó que “Milei dijo que se iba a dolarizar, que se iba a cerrar el Banco Central y bajar impuestos, y hoy se sepultó la dolarización, la clausura del Banco Central y se está llevando un programa de ajuste con suba de impuestos, eso implicó un cambio de equipo”.

Sobre las promesas de Milei, el legislador observó que “está a las claras que hay un cambio muy notable, y probablemente uno de los cambios más notables de los que podamos tener registro respecto de un presidente y su campaña”.

Consultado por el rol del Poder Legislativo, aclaró que “el Congreso no puede sustituir al Poder Ejecutivo en el diseño de la política económica. Hoy estamos en el tiempo de mirar las iniciativas con una lupa de que el gobierno acaba de llegar y tiene que comenzar, y que para comenzar tiene que pedir autorizaciones del Congreso, que probablemente si las pidiera en tres años no se las daría”. 

“No es un cheque en blanco de ninguna manera”, aclaró, pero opinó que “la oposición intransigente puede comenzar en el momento en donde uno ya le dio el suficiente tiempo a un gobierno para que despliegue sus estrategias y uno lo ve en posiciones necias o anegadas a una realidad que no pudo modificar. No estamos en ese punto ahora”. 

Massot: “A diferencia de muchos del Pro, nosotros no estamos en la posición de un apoyo incondicional” a LLA

Así lo expresó el diputado que vuelve a la Cámara baja sobre la conformación del bloque Cambio Federal, que presidirá Miguel Pichetto.

En la previa de jurar como diputado, Nicolás Massot se refirió a la conformación del bloque que presidirá Miguel Ángel Pichetto e integran Emilio Monzó, Ricardo López Murphy y Margarita Stolbizer, entre otros. “No necesitamos que nos den un cargo o ser parte del gobierno para tener la coherencia de ir a votar lo que defendemos hace 15 años. Perdimos la elección pero no podemos perder la coherencia”, enfatizó. 

“Uno de los lineamientos fundamentales del bloque Cambio Federal es que la referencia de Juntos por el Cambio, de ahora en adelante, son los ganadores de las provincias. La relevancia, la prioridad y el futuro político de nuestra coalición reside en los gobernadores”, sostuvo. 

En cuanto al rol de esta bancada, el bonaerense aseguró que tendrán “la total predisposición para darle a este Gobierno el beneficio de la duda, la gobernabilidad del quórum y para discutir con buen criterio las medidas que envíe al Congreso”. “Pero, a diferencia de muchos integrantes del Pro, nosotros no estamos en la posición de un apoyo incondicional, una firma de cheque en blanco o en un cogobierno”, resaltó. 

En diálogo con Marcelo Longobardi por Radio Rivadavia, el exjefe del Pro durante la gestión de Cambiemos explicó: “Nosotros perdimos la elección nacional pero ganamos en 10 provincias. Por eso nos pareció obvio e indispensable que formáramos un bloque para darle nitidez a ese mensaje”. 

Asimismo, indicó que “desde los modelos de gestión provincial de nuestros gobernadores podemos construir una identidad que se vuelva atractiva para gran parte del electorado”.

Con Ritondo al frente, el Pro mantiene la unidad

En vísperas de la sesión preparatoria, la bancada amarilla confirmó su continuidad sin divisiones, aunque con la pérdida de algunos miembros.

Al cabo de una reunión celebrada en sus oficinas del edificio Anexo de Diputados, el bloque Pro resolvió la continuidad de esa bancada unida, bajo la presidencia de Cristian Ritondo, pero con la ausencia de algunos diputados y dudas respecto de su participación en Juntos por el Cambio.

Al filo de los plazos para definir cómo estará conformada la futura Cámara de Diputados, el bloque Pro resolvió cómo seguirá su andar legislativo y, sobre todo, la cantidad de sus miembros. Serán cerca de 40, según pudo verificarse al cabo de la reunión.

Tuvieron pérdidas, previsibles, como la de Nicolás Massot, ex presidente del bloque Pro en tiempos de Cambiemos, que se integró al bloque que precisamente estaba armando con Emilio Monzó. Pero al cabo del encuentro buscaron poner énfasis en la imagen de unidad. Habían logrado la continuidad de Cristian Ritondo al frente del bloque, que había sido puesta en duda por el propio titular de esa bancada durante los últimos cuatro años. Recordemos que el nombre de Ritondo se daba por seguro al frente de la Cámara de Diputados, hasta que finalmente Javier Milei resolvió privilegiar con ese cargo a un legislador propio.

Así y todo, Ritondo se mostró favorable a “colaborar” con el Gobierno. El jefe del Pro recordó que “la gente votó un cambio” y remarcó que ese fue “el rol que nos dieron los gobernadores aliados”.

Respecto de la continuidad de Juntos por el Cambio, evitó dar precisiones. Admitió que tendrán que hablar para evaluar si los bloques que integraban esa alianza continúan como interbloque. Recordó que desde la Coalición Cívica adelantaron su intención de apartarse de JxC, pero sostuvo que habrá que conversar sobre qué posición adoptan.

“Lo mejor para nuestro partido es estar unidos”, señaló, y admitió que en el mismo sentido tienen la intención de seguir juntos los que fueron en las boletas de Juntos por el Cambio. Pero así será “si tenemos la misma sintonía”.

Los miembros del bloque Pro serían Sabrina Ajmechet, Damián Arabia, Martín Ardohain, María Belén Avico, Karina Bachey, Héctor Baldassi, Gabriela Bessana, Emmanuel Bianchetti, Alejandro Bongiovanni, Sofía Brambilla, Sergio Capozzi, Gabriel Chumpitaz, María Florencia De Sensi, Daiana Fernández Molero, Germana Figueroa Casas, Alejandro Finocchiaro, Silvana Giudici, Alvaro González, Fernando Iglesias, Luciano Laspina, Hernán Lombardi, Silvia Lospennato, Martín Maquieyra, Gerardo Milman, José Núñez, Marilú Quiroz, Verónica Razzini, Cristian Ritondo, Laura Rodríguez Machado, Ana Clara Romero, Diego Santilli, María Sotolano, Héctor Stefani, Aníbal Tortoriello, Patricia Vásquez, María Eugenia Vidal y Martín Yeza.

Los diputados que se irían son el cordobés Oscar Agost Carreño, la misionera Florencia Klipauka Lewtak (aunque en el listado difundido por el Pro la incluyen) y el entrerriano Francisco Morchio.

Diputados: Pichetto presidirá un nuevo bloque dentro de JxC 

Tendrá nueve miembros. Algunos que pasarán a esta bancada, llamada “Cambio Federal”, provocarán pérdidas para el Pro.

En la previa de la sesión preparatoria de este jueves, en la que quedará conformada la nueva composición de la Cámara baja, todos los espacios encabezan negociaciones contrarreloj respecto de reconfiguraciones. En lo que hace a Juntos por el Cambio, se armó un nuevo bloque de nueve miembros, que será presidido por Miguel Pichetto bajo el nombre “Cambio Federal”. 

El exsenador nacional y recientemente auditor general volverá a la Cámara baja (donde estuvo en los 90) tras ser electo en octubre pasado. Presidente de Encuentro Republicano Federal, aliado dentro de la coalición opositora, Pichetto jugó en la interna de JxC de la mano de Horacio Rodríguez Larreta, quien perdió la interna en agosto contra Patricia Bullrich.

La nueva bancada, que se formalizaría en las próximas horas, incluirá a los dos diputados que quedaron por el bloque Encuentro Federal: Emilio Monzó, expresidente de Diputados durante la gestión de Mauricio Macri, y Margarita Stolbizer, líder del partido GEN. 

También formará parte el referente de Republicanos Unidos Ricardo López Murphy, que hasta ahora tenía su propio monobloque dentro del interbloque.  

Otro de los nombres que se encolumnará allí es Nicolás Massot, quien fue jefe del bloque Pro durante la gestión Cambiemos -muy cercano a Monzó-, que vuelve a partir del 10 de diciembre; y el de Francisco Morchio, que responde al gobernador electo de Entre Ríos, Rogelio Frigerio. Inicialmente, a ambos se los consideraba dentro del bloque Pro, por lo cual esta bancada perdería a esos dos integrantes. 

Jorge “Loma” Ávila, de la provincia de Chubut, que estará gobernada por Ignacio “Nacho” Torres, será otro de los que se sumaría a la nueva bancada. 

Estarán también la misionera Florencia Klipauka y el cordobés Oscar Agost Carreño.

Massot: “La visita de Borisnky a Olivos no me parece señal de nada”

El ex jefe del bloque Pro en Diputados atribuyó los encuentros del juez con Macri a una comisión que encabezaba, “que buscaba reformar el código procesal penal”.

El ex jefe del bloque Pro en Diputados Nicolás Massot subestimó la participación de Borinsky en la polémica de las visitas de jueces a Olivos durante el Gobierno macrista. “Yo a Borinsky no lo conozco pero sí tengo conocimiento que él encabezó una comisión que buscaba reformar el código procesal penal. Si las reuniones que ocurrieron tuvieron lugar con el trabajo de esa comisión me parece razonable, pero es una suposición”, aseguró.

El exdiputado agregó que “si hay algo que objetar, tenemos una institución acorde representado por todas las fuerzas que es el Consejo de la Magistratura que, imagino, ya debe estar investigando el caso. La visita en sí misma no me parece señal de nada, es absolutamente razonable que un presidente y su ministro de Justicia tenga encuentros con miembros del Poder Judicial en tanto que tenga que ver con la agenda institucional, cualquier otra cosa tiene que ser investigada”.

Massot también habló de la interna de Juntos por el Cambio en su diálogo con Radio 10. “Existen diferencias de formas y estilos de liderazgo diferentes en Juntos por el Cambio. Es lo más esperable y genuino en este tipo de construcciones políticas”, sostuvo.

Al ser consultado acerca de su lugar en las listas de las elecciones, aseguró que “estamos dispuestos a llevar nuestro estilo y nuestras propuestas a las Primarias”, a propósito del ala que integra junto a Rogelio Frigerio y Emilio Monzó.

“Habiendo primarias no es un escenario que Juntos por el Cambio saque a nuestro sector de las listas. No hay tal cosa como ‘te dejo fuera de las listas’. Nosotros es lo que decimos hace tiempo, hay que jugar la interna”, añadió.

En cuanto a la grieta, admitió que tanto el oficialismo como la oposición han cometido los mismos errores.”Este cuento de que vienen los moderados a cerrar la grieta ya lo escuchamos y no pasa. En las dos grandes coaliciones está la tentación electoralista de seguir a la secta, hablarle al grupo chico y hablarle a los parecidos”, argumentó el ex jefe del bloque Pro en Diputados.

“La legitimidad propia te la dan los votos que tenés. Pero la conducción involucra a los distintos y a los otros. Yo no creo que haya estado presente eso en el momento que Juntos por el Cambio gobernó. Este Gobierno cometió el mismo error y más rápido que el gobierno anterior. Yo le di un gran beneficio a la duda a este gobierno y me presté a colaborar para cerrar la grieta pero cayó en la misma trampa que el gobierno anterior”, agregó.

Para concluir, señaló que “el Gobierno ha cometido muchos errores en el manejo de la pandemia pero no por eso hay que tapar la gravedad de la situación, como oposición tenemos que tener el equilibrio de marcar esos errores pero al mismo tiempo alertar a la gente de la gravedad de los meses que se nos vienen”.

Massot criticó que se opinara rápidamente sobre el crimen de Fabián Gutiérrez

“No me representa la idea de que el kirchnerismo mandó a matar” al exsecretario de Cristina Kirchner, aclaró el extitular del bloque Pro en la Cámara baja.

“No es algo ni algo que valga la pena descartar rápidamente, ni mucho menos implica la continuidad del caso Nisman, como algunos quieren instalar”. Así se expresó el exdiputado nacional Nicolás Massot al ser consultado sobre los ribetes políticos del crimen del exsecretarioi de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, Fabián Gutiérrez.

El exjefe del bloque Pro de la Cámara de Diputados admitió que “no tenía presente quién era Fabián Gutiérrez ni cuándo había ejercido casos públicos”, y agregó: “Considero que la Argentina en general y su clase política en particular adolece de un vicio que no es nuevo, que no es solamente de un sector político, que es esta idea que la clase política tiene una obligación de opinar ni bien suceden los acontecimientos que disparan causas judiciales”.

“La verdad es que es paradójico, porque es precisamente todo lo contrario lo que uno debiera esperar y es lo que declaramos los políticos cuando siempre decimos que respetamos la independencia de los poderes y sobre todo del Poder Judicial”, agregó el actual director del Banco Ciudad.

Massot aclaró que “también lo notamos en el oficialismo. Hay otra causa que me involucra como víctima en la que observamos que falta prudencia en las declaraciones y las acusaciones y prejuicios son acelerados”.

Entrevistado por Radio 10, Massot señaló que “nuestro país tiene una historia de acontecimientos que son pocos felices como estos donde la política ha querido suplantar a la Justicia en su rol y tratar de politizar algunas causas. Una vez que la Justicia dictamina hay un sector de la política que niega la validez del dictamen, que termina con la falta de credibilidad de la Justicia”.

“No me representa la idea de que el kirchnerismo mandó a matar a Fabián Gutiérrez”, remarcó el exlegislador cercano a Emilio Monzó al referirse al comunicado emitido el sábado por Juntos por el Cambio. Al respecto señaló que “el comunicado plantea el desprestigio o la falta de credibilidad y que, cualquier espacio político está en su derecho de declararlo, es respecto a la pertinencia o la oportunidad de cambiar a los funcionarios actuantes en la causa. Hay mecanismos institucionales para promover lo que se plantea en el comunicado como la recusación”.

Massot consideró que “acá hay que evitar engrietar la justicia. Esto no es ni algo que valga la pena desmerecer o descartar rápidamente ni mucho menos implica la continuidad del caso Nisman como algunos quieren instalar. Ninguna de los extremos vamos a encontrar nada nuevo. No se puede afirmar ni descartar nada, hay que darle tiempo a la Justicia”.

“Estamos acostumbrados a causas que nunca se resuelven o que se dilatan en el tiempo. Poca justicia es la Justicia que llega lento”, puntualizó.

Consultado sobre la causa del presunto espionaje, que se tramita en el juzgado de Lomas de Zamora, Nicolás Massot señaló que “lo que sabemos que pasó es que efectivamente existieron actos de espionaje ilegal por parte de miembros de la AFI y eso reviste una gravedad importantísima. Que tengamos pruebas fehacientes que un organismo público financiado con los recursos de los contribuyentes que debería estar dedicado a tareas de inteligencia para perseguir delitos muy preocupantes en nuestro país y nuestra región como son el narcotráfico. la trata de personas, y terrorismo internacional, estén dedicados a espionaje de dirigentes políticos, empresariales y gremiales es gravísimo”.

Con todo, puntualizó que “todavía es mucha la prueba por revisar, todo indicaría que todavía resta mucho por saber”.