Impulsan un paquete de leyes que buscan fomentar la participación vecinal en la política

Se trata de tres iniciativas propuestas por el oficialista Emmanuel Ferrario (VxM): la creación de asambleas ciudadanas; reforma de las iniciativas populares; y un texto marco para las iniciativas de Gobierno Abierto en la Ciudad.

Con la intención de fomentar la participación de los vecinos, el legislador de Vamos por Más (VxM) Emmanuel Ferrario presentó en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tres proyectos de ley que tienen por objetivo implementar mecanismos para asegurar que la opinión de los porteños vecinos sea “considerada en la toma de decisiones públicas y restaurar la confianza en las instituciones”.

El primer proyecto se basa en la creación de Asambleas Ciudadanas, que son espacios de participación donde los vecinos se reúnen para discutir planes, políticas públicas y proyectos de ley relacionados con el desarrollo local y otros temas de interés.

Según sostiene el documento recientemente presentado, se trata de un formato novedoso que consiste en reuniones de ciudadanos elegidos aleatoriamente, representativos de cada barrio, edad, ingresos y experiencias, que son llamados a discutir un tema y ofrecer una recomendación a la Legislatura de la Ciudad.

Para asegurar un nivel equitativo de información para todos los participantes, se organiza una primera etapa de presentación del tema junto a expertos. Le sigue el debate en general, donde cada persona ofrece su visión y, finalmente, un espacio de definición de las recomendaciones. Este formato persigue una lógica que permite destrabar debates sobre asuntos determinantes para la ciudadanía.

En tanto el segundo texto busca avanzar con la reforma de las Iniciativas Populares: un formato de democracia directa, a través del cual las personas pueden presentar proyectos de ley ante la Legislatura sin tener un cargo en Diputados, y sin que un legislador deba “hacer propio” su proyecto.

Por medio de este proyecto, Ferrario busca introducir una serie de modificaciones a la Ley de Procedimiento de Iniciativa Popular, con el fin de incorporar herramientas tecnológicas y de recoger la experiencia reciente de la Ciudad en la tramitación de las mismas.

Cabe señalar que el procedimiento de Iniciativa Popular consta de tres instancias principales: la presentación del proyecto, la recolección de firmas y la verificación de las mismas. Una vez concluidas estas etapas, la iniciativa queda formalmente ingresada como un proyecto de ley y el recinto deberá tratarlas en el transcurso de un año.

Con la modificación que presenta el proyecto de ley, se introducen modificaciones en cada etapa para que la Iniciativa Popular sea una herramienta más accesible para los porteños.

Por último, el tercer proyecto de ley presentado por Ferrario establece un marco para las iniciativas de Gobierno Abierto en la Ciudad. La propuesta define las responsabilidades y obligaciones de todos sus integrantes, institucionalizando iniciativas más allá del gobierno de turno y promoviendo la rendición de cuentas en todos los niveles.

“Es determinante introducir normativas que amplíen lo plasmado en las leyes existentes sobre acceso a la información pública, transparencia y divulgación de datos, así como la participación y cooperación civil en los asuntos públicos”, aseveró el legislador y concluyó planteando que “el objetivo es uno sólo: cerrar la brecha entre la gente y la política dándole más poder a la primera y exigiéndole más rendición de cuentas a la segunda”.

La Coalición Cívica pidió crear un “presupuesto participativo” en la Ciudad

Se trata de una iniciativa que busca establecer un mecanismo de participación para que los vecinos puedan tomar decisiones sobre la asignación de recursos públicos en intervenciones y microintervenciones que beneficien a sus barrios.

Los legisladores de la Coalición Cívica (CC) Hernán Reyes, Facundo Del Gaiso y Cecilia Ferrero impulsaron en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires un proyecto de ley que busca establecer un “presupuesto participativo”, a fin de que los ciudadanos puedan tomar decisiones sobre la asignación de recursos públicos en intervenciones y microintervenciones que beneficien a sus barrios.

De acuerdo al texto recientemente presentado, la implementación de dicho presupuesto se basará en la participación “activa y responsable” de los ciudadanos, quienes podrán presentar propuestas para mejorar sus barrios.  La selección de los proyectos financiados será realizada por los propios ciudadanos a través de votación. “La intervención de la Administración se limitará a la factibilidad y razonabilidad de las propuestas en preservación de los recursos públicos y en estricto cumplimiento con los principios rectores de la presente ley”, sostiene el documento.

Asimismo, se establece que el presupuesto participativo se implementará anualmente y el monto destinado a este fin será fijado por la Legislatura porteña al momento de la sanción de la Ley de Presupuesto, no pudiendo ser inferior al 0,5% de la recaudación fiscal del ejercicio correspondiente.

Por otra parte, la iniciativa plantea la creación de la plataforma digital de Presupuesto Participativo BA, la cual deberá contar con un lenguaje simple, claro y preciso respecto del procedimiento de participación en la formulación del presupuesto en las instancias de presentación de proyectos, de trabajo respecto de los proyectos y de la votación para la priorización de los proyectos presentados.

En los fundamentos de la iniciativa, los oficialistas explicaron que “el presupuesto participativo es una herramienta que se implementa con éxito en miles de ciudades del mundo, siendo la de Porto Alegre la más conocida, tanto por abrir el camino como experiencia innovadora, así como por el éxito en sus resultados: en tiempos de crisis social y económica, comenzó su elaboración en el año 1988, y su modelo de presupuesto participativo logró transformarse en un sistema de deliberación ascendente, con plena responsabilidad impulsado por las necesidades reales de los ciudadanos”.

“Actualmente, grandes ciudades del mundo desarrollan sus distintos sistemas de presupuesto participativo, en las cuales podemos mencionar Paris Budget Participatif (en Paris), donde los parisinos pueden presentar sus proyectos en una plataforma digital, y luego votar entre sus favoritos entre una selección de proyectos estudiados por los servicios de la ciudad; o en Madrid, con la iniciativa Decide Madrid (que influenció la creación de BA Elige), donde el 30% del presupuesto asignado se destina a proyectos que afectan toda la ciudad, y el 70% a proyectos que beneficien a distritos específicos del Ayuntamiento”, indicaron y precisaron que “en nuestro país, Rosario fue la primera ciudad en implementar el presupuesto participativo, en medio de una crisis socio-económica. Hoy en día, hay decenas de iniciativas de ese tipo, sobre todo a nivel municipal, con diseños y metodologías diferentes”.

Por lo que concluyeron señalando que su “compromiso está en una democracia participativa, y por eso trabajamos en la creación del presupuesto participativo como una gran herramienta a disposición para que el ciudadano pueda presentar propuestas, debatir temas y votar sobre cuestiones importantes que puedan afectar a la ciudad”.

Solo con votos de sus aliados, Vamos Juntos sancionó la Ley de Participación Ciudadana

Los diputados aprobaron con 39 votos positivos y 21 negativos una normativa que busca promover la participación de los vecinos en las acciones y políticas de gobierno.

Durante la sesión ordinaria de esta jueves, la Legislatura porteña sancionó con 39 votos a favor y 21 en contra una Ley de Participación Ciudadana, que tiene por objeto propiciar y fomentar el ejercicio del derecho de participación de la ciudadanía en el ámbito de la Ciudad y afianzar los principios para desarrollar y fortalecer la toma de decisiones relacionadas a las políticas y acciones de Gobierno.

La medida contó con el acompañamiento de los bloques VJ, UCR-Ev, PS, GEN y CF; y el rechazo del FdT, FIT, PTS y AyL.

El texto recientemente aprobado, que fue impulsado por Lucía Romano (VJ), busca promover e impulsar la participación ciudadana en los asuntos públicos, instaurando la cultura participativa en el funcionamiento de la Administración Pública de la Ciudad; favorecer la  eficacia de la acción política y administrativa a través de la construcción colectiva; mejorar y fortalecer la comunicación entre la acción de gobierno y la ciudadanía; facilitar a las personas y organismos de participación ciudadana el ejercicio de procesos de deliberación participativa; entre otras cuestiones.

Para fomentar esta participación, el Gobierno podrá implementar: programas de formación para la ciudadanía; para el personal al servicio de la Administración Pública; y medidas de concientización y difusión.

En los fundamentos de la medida, la oficialista había explicado que “la participación ciudadana en todos los asuntos de interés público es un derecho que se asimismo se ejerce a través de los mecanismos de la democracia representativa, republicana, semidirecta y federal, como lo establece la Constitución de la Ciudad” e insistió en que “el compromiso de la Administración pública es permitir a los ciudadanos expresarse, crear e intervenir en los procesos sobre todo aquello que es esencial y relevante en sus vidas”.

Asimismo indicó que “la finalidad última de los procesos de participación ciudadana es llegar a conseguir las condiciones sociales para que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades para opinar, expresar y participar en condiciones de igualdad en los asuntos públicos” y remarcó que “este papel relevante se puede y debe reforzar un modelo de gobierno que promueva el diálogo de calidad con la ciudadanía, facilitando su participación en el diseño y evaluación de las políticas públicas, garantizando la información y la transparencia de su actuación, y diseñando sus estrategias en un marco de administración gubernamental idóneo”.

“La participación de la ciudadanía en los asuntos públicos es el objetivo primordial propuesto por la presente Ley. No se pueden hacer políticas pensando en los ciudadanos sino se deja que ellos mismos participen en el proceso. Es por eso que mediante esta Ley se promueve y garantiza respetar y crear políticas más participativas y que, por tanto, el pueblo se sienta parte de un todo”, sentenció.

El debate en el recinto

La encargada de abrir el debate fue la autora de la iniciativa, la oficialista Lucía Romano (VJ), quien explicó que “la participación de la ciudadanía en los asuntos públicos es el objetivo primordial propuesto por la presente Ley. No se pueden hacer políticas pensando en los ciudadanos sino se deja que ellos mismos se involucren en el proceso. Es por eso que mediante esta Ley se promueven políticas más participativas”.

“La finalidad última de la participación es propiciar condiciones para que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades de opinar, expresar y dar a conocer su perspectiva en los asuntos públicos, en condiciones de igualdad. Facilitando su participación en el diseño y evaluación de las políticas públicas, garantizando la información y la transparencia de su actuación, y diseñando estrategias en un marco de administración gubernamental idóneo”, manifestó.

En contraposición el diputado del Frente de Todos (FdT) Leandro Santoro afirmó que “este proyecto podría ser una declaración porque, si bien todos coincidimos en que tiene que haber una herramienta de este tipo, hay que dar debate en la forma en la que se garantizará esa participación” y aseveró que “tenemos que empoderar a los ciudadanos en el ejercicio de su participación ciudadana, para esto se necesita voluntad política por parte del Gobierno y las prácticas de este Gobierno están lejos de esto”.

Sobre esa misma línea la legisladora Marta Martínez (AyL) precisó que “desde AyL votamos en contra de este proyecto porque rechazamos la concepción que tienen estas instituciones, nosotros peleamos para que el pueblo trabajador sea el que tome las decisiones; ahora, con esto, se le da participación pero es el Gobierno quien decide finalmente… es decir, participar podría no servir de nada si hay intereses que van más allá” y se preguntó si “¿se escuchó a los que rechazaban la UNICABA? ¿Se escuchó a los enfermeros que pedían ser incorporados a la carrera profesional?”.

A su vez Sergio Abrevaya (GEN) aseguró que solo acompañó la iniciativa porque se trata de un avance pero que “nosotros le debemos a la Ciudad una ley de participación ciudadana, históricamente la política le restó importancia a este tema, la clase política tiene un problemita con el tema de la participación ciudadana”.

En tanto el radical Martín Ocampo (UCR-Ev) señaló que “esta ley tiene dos puntos importantes a resaltar ya que muestran la forma en la que tenemos que trabajar: el primero es el de la interpretación dinámica de la Constitución, la cual tiene que ir en función del tiempo histórico en que estamos y esta Ley moderniza los mecanismos de participación ciudadana” y detalló que “el otro de los aspectos es el de la incorporación de la tecnología como parte del proceso en la toma de decisiones”. Por su parte el diputado del FIT Pablo Almeida aclaró que “no acompañamos este proyecto,  que nos resulta llamativo que una Legislatura que, en medio de la crisis sanitaria que se vive en nuestra Ciudad, esté debatiendo sobre participación ciudadana cuando no avanzó con ninguna medida que asista a las familias que están atravesando muchas dificultades económicas” e insistió que “nos dicen que tenemos que esto es un avance y que tenemos que apoyarlo, cuando sabemos que todo los proyectos nunca se debaten con el pueblo trabajador”.

La Legislatura debate un proyecto sobre participación ciudadana en acciones de gobierno

Los diputados porteños debaten desde las 12.04 una iniciativa de la oficialista Lucía Romano (VJ), a través de la cual se buscará generar mecanismos de participación para que los Vecinos puedan participar en las políticas y acciones de gobierno.

En el marco de una nueva sesión ordinaria, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires se reúne desde las 12.04 para analizar un proyecto de ley impulsado por la oficialista Lucía Romano (VJ) acerca de la participación ciudadana en la toma de decisiones gubernamentales. El texto había sido analizado previamente en las comisiones de Descentralización y Participación Ciudadana (preside Leandro Santoro – FdT) y de Asuntos Constitucionales (Hernán Reyes – VJ).

El objetivo del proyecto es “propiciar y fomentar el ejercicio del derecho de participación de la ciudadanía en el ámbito de la Ciudad y afianzar los principios para desarrollar y fortalecer la toma de decisiones relacionadas a las políticas y acciones de gobierno”.

A tales fines, la ley que se propone dispone la organización de foros, cursos y otras modalidades de formación cívica y nuevas herramientas para el acceso a la información pública con lenguaje claro, comprensible y permitiendo el uso de las variables tecnológica que la gente utiliza habitualmente.

Otro de los temas agendados para tratar en sesión es la ratificación de un acuerdo tripartito suscripto por el Gobierno de la CABA con la administración nacional y la Provincia de Buenos Aires, referido al sistema de distribución de energía eléctrica en el área metropolitana.

El entendimiento deja sin efecto la descentralización dispuesta por el gobierno anterior y nunca concretada y vuelve a instituir a la Nación como autoridad de aplicación de la concesión del servicio eléctrico que tienen asignadas las compañías privadas Edenor y Edesur. A su vez, resuelve la creación de un ente regulador de dicho servicio de carácter tripartito (Nación, Provincia, Ciudad).

La convalidación de otro decreto de necesidad y urgencia de la Jefatura de Gobierno de la CABA (el Nº 7/2021) también se pondrá a votación mañana en la Legislatura porteña. Esa norma prorroga hasta el 31 de mayo de 2021 la emergencia sanitaria “con la finalidad de atender y adoptar las medidas necesarias para prevenir y reducir el riesgo de propagación del contagio en la población del coronavirus (COVID-19), contemplando el funcionamiento de las actividades autorizadas en el marco de los protocolos aprobados para cada caso”.

El oficialismo busca fomentar la participación ciudadana en las acciones de gobierno

Los legisladores de Vamos Juntos y UCR-Ev impulsaron un proyecto de ley que prevé propiciar, fomentar y garantizar que los vecinos de la Ciudad puedan tener una participación activa en la toma de decisiones que surjan como políticas y acciones de gobierno.

Con el objetivo de garantizar que se escuche la voz de los vecinos en la toma de decisiones, los diputados de Vamos Juntos y UCR-Ev presentaron en la Legislatura porteña un proyecto que busca establecer una “Ley Orgánica de Participación Ciudadana”, mediante la cual se busca  sentar las bases para el funcionamiento de la democracia participativa en la toma de decisiones que surjan como políticas y acciones de gobierno.

De esta manera, el texto busca “promover e impulsar la participación ciudadana en los asuntos públicos, instaurando la cultura participativa en el funcionamiento de la Administración Pública de la Ciudad”, “favorecer la mayor eficacia de la acción política y administrativa a través de la construcción colectiva”, “mejorar y fortalecer la comunicación entre la acción de gobierno y la ciudadanía, “facilitar a las personas y a las entidades de participación ciudadana el ejercicio de procesos de deliberación participativa”, entre otras cuestiones.

La propuesta del oficialismo sostiene que tienen derecho a la participación ciudadana a través de los mecanismos constitucionales preexistentes “todos los ciudadanos residentes en la Ciudad y las personas extranjeras que cuenten con la residencia permanente otorgada por la autoridad competente”, “las entidades privadas sin fines de lucro”, “las entidades representativas de intereses colectivos” y las “agrupaciones de personas físicas o jurídicas que se conformen como plataformas, movimientos, foros o redes ciudadanas sin personalidad jurídica”.

Entre otros puntos, el proyecto prevé que se brinden programas de formación para la ciudadanía y para el personal al servicio de la administración pública; y, medidas de fomento en los centros educativos.

En los fundamentos del texto, los legisladores explicaron que “la participación ciudadana en todos los asuntos de interés público es un derecho que se ejercerá a través de los mecanismos de la democracia representativa, republicana, semidirecta y federal, como lo establece la Constitución de la Nación Argentina” y consideró que “el compromiso de la Administración Pública de la Ciudad es ofrecer canales y métodos de participación ciudadana que permitan a los ciudadanos expresarse, crear e intervenir en los procesos sobre todo aquello que es esencial y relevante en sus vidas”.

“La participación de la ciudadanía en los asuntos públicos es el objetivo primordial propuesto por la presente Ley. No se pueden hacer políticas pensando en los ciudadanos sino se deja que ellos mismos participen en el proceso. Es por eso que mediante esta Ley se promueve y garantiza respetar y crear políticas más participativas y que, por tanto, el pueblo se sienta parte de un todo”, concluyeron.

La medida lleva la firma Lucía Romano, Jorge Apreda, Claudio Cingolani, Facundo Del Gaiso, Cecilia Ferrero, Esteban Garrido, Hernán Reyes, Guillermo Suarez (VJ) y Diego Weck (UCR-Ev).