Para Alderete: “Entregar YPF es entregar nuestra bandera”

El diputado oficialista expresó su rechazo a la idea de Javier Milei de privatizar la empresa estatal de Yacimientos Petrolíferos y planteó que “es un error desde todo punto de vista, por su valor estratégico, económico y político”.

A días de la asunción del nuevo gobierno, el diputado nacional Juan Carlos Alderete (FdT) ratificó su rechazo a la idea del presidente electo, Javier Milei, de privatizar la empresa estatal YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) y planteó que “entregar YPF es entregar nuestra bandera” porque “es un error desde todo punto de vista, por su valor estratégico, económico y político”.

Alderete contó que en la gestión de Milei, la persona que va a estar a cargo de YPF será Horacio Marín “el actual director de Exploración y Producción de Tecpetrol, la empresa petrolera del Grupo Techint de Paolo Rocca”.

“Es decir, la persona que hoy lidera la empresa que compite con YPF va a estar a cargo de YPF. No suena muy razonable”, analizó y planteó: “Me preocupa que piensen en deshacerse de YPF. Es un error desde todo punto de vista, por su valor estratégico, económico y político”.

Según los datos que compartió el oficialista, la empres es la principal en el mercado de combustibles con un 55% actuando como reguladora del mismo. Además, cuenta con tres refinerías en La Plata, Luján de Cuyo y Plaza Huincul que pueden procesar 360.000 barriles por día.

“Hay que estar atentos, porque todo hace pensar que, aunque no puedan avanzar en su total privatización, realicen una política de vaciamiento tal como hizo (Mauricio) Macri en su primer gobierno”, alertó Alderete y resaltó con datos que la gestión privada no fue superior a la pública: “En el período privado de 1998 a 2001 la producción de petróleo cayó un 42,9% y la de gas un 18,4$, mientras que en el período estatal de 2011 a 2023 la producción creció un 24% en petróleo y un 25,1% en gas”.

El diputado resaltó que “en ese periodo pisaron la actividad de YPF relegándola a segundo plano, mientras garantizaba un valor subsidiado a Tecpetrol, la petrolera de Paolo Rocca”, y detalló que YPF produce un 25% del petróleo y casi un 50% en asociación con otras empresas. “Este año invirtió 4.500 millones de dólares y se espera llegar a 5 millones”, indicó y cerró diciendo que en 2022 llegó a obtener casi 2.200 millones de dólares en ganancias.

En clave electoral, Máximo Kirchner presentó un proyecto en defensa de Aerolíneas Argentinas

El proyecto propone modificar la Ley 26.466, para prohibir la transferencia de las acciones de Aerolíneas Argentinas sin la autorización del Congreso de la Nación.

Defender Aerolíneas Argentinas es defender la patria”, dijo el precandidato a presidente por UP, Sergio Massa, en el acto de este lunes por los 15 años de la reestatización de la aerolínea de bandera que encabezó la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

De esta manera, en clave electoral y continuando con el tema, el diputado nacional y precandidato por la provincia de Buenos Aires a renovar su banca, Máximo Kirchner (FdT), presentó un proyecto que propone “introducir un párrafo quinto al artículo 1° de la Ley 26.466, con el fin de replicar el requisito establecido en el art. 10 de la Ley 26.741 de YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales), en cuanto a la prohibición de la transferencia de las acciones sin la autorización del Congreso de la Nación votada por las dos terceras partes de sus miembros”.

En este sentido, se agrega que “si bien la Ley 26.466 declara la utilidad pública de las acciones de Aerolíneas Argentinas S.A., no previó un mecanismo que limite la transferencia de aquellas acciones, por lo que es necesario establecer el alcance de dicha utilidad y plasmar una de las voluntades de la ley – o el espíritu o finalidad”.

La iniciativa cuenta con las firmas de los diputados Juan Carlos Alderete, Cristina Brítez, Lía Caliva, Leila Chaher, Marcos Cleri, Gabriela Estévez, Federico Fagioli, Mónica Macha, Gisela Marziotta, Leopoldo Moreau, Paula Penacca, Agustina Propato, Rodolfo Tailhade y Natalia Zaracho.

En el texto, recordó que “hace 15 años el gobierno de la actual vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, recuperaba la aerolínea de bandera. Se trató de una decisión política y de gestión económica. En 2008 el Estado argentino pagaba los salarios de los trabajadores de Aerolíneas Argentinas y también el combustible a los aviones”.

“En 2008, el Estado se hizo cargo de recuperar una empresa de valor estratégico para la República Argentina, que fue un caso paradigmático de las privatizaciones en la década del 90 y que fue vaciada en perjuicio, no solo de los trabajadores y trabajadoras de nuestra línea de bandera, sino también de todo el pueblo argentino”, sumó.

“En el contexto actual, donde los candidatos de Juntos por el Cambio y La Libertad Avanza hablan de privatizar empresas públicas, entre ellas Aerolíneas Argentinas, resulta prioritario garantizar su protección”, fundamentó.

Y agregó: “En el marco de la campaña electoral, los principales candidatos a la presidencia de la nación (Milei, Larreta y Bullrich) han dejado en claro sus pretensiones privatizadoras, de ajuste y quita de subsidios en relación con Aerolíneas Argentinas. Se trata de discursos irresponsables, alejados de la mirada estratégica y de la realidad de la empresa. Solo en materia de conectividad, la aerolínea de bandera es el principal motor de la expansión del mercado local, pasando de transportar 5.700.000 en 2008 pasajeros a 11.685.000 en 2022 y con expectativa de superar en 2023 los 13.500.000 pasajeros, cifra que sería récord para la compañía”.

En tanto, planteó que la oposición “una vez más, pretenden convencer a los argentinos y argentinas con falacias basadas en argumentos que ya esgrimieron durante los años ’90 y que permitieron la privatización de empresas que gestionadas por el sector privado no obtuvieron resultados y generaron desempleo, falta de conectividad, vaciamiento y el abandono de recursos estratégicos para el desarrollo”.

El titular de La Cámpora, sostuvo que su proyecto “pretende resguardar y proteger lo conseguido y ahuyentar a los fantasmas privatizadores” y “poner límites a quienes disfrazados de eficientes gestionadores privados lo único que han hecho, es utilizar al Estado como la fuente de financiamiento de pingües negocios personales en detrimento de nuestro país y de los argentinos y argentinas”.

“En manos del Estado la empresa no solo ha crecido, sino que ha recuperado rutas y garantiza la conectividad para todos y todas. Cuando eligen repetir en set televisivos que Aerolíneas es deficitaria -como hiciera hoy el jefe de gobierno porteño, Rodríguez Larreta- se ignora y niega la realidad”, argumentó.

AA_MaximoKirchner-1

Algunos datos del proyecto

En el proyecto, comparó los datos financieros durante la primera gestión estatal (2010-2015), la gestión macrista y la actual, y evidenció que “entre 2010 y 2015, se redujo el déficit año tras año y la empresa terminó con un déficit de 200 millones de dólares. Entre 2018 y 2019, los dos últimos años del gobierno de Mauricio Macri, el resultado fue de 552 millones y 667 millones de dólares de déficit respectivamente. En 2020, aún en plena pandemia y crisis de todas las compañías aéreas a nivel global, se redujo a 654 millones de dólares y en 2021 se cerró con 438 millones de dólares de déficit”.

“Durante 2022, los aportes del Estado a la empresa fueron de 353 millones de dólares, lo que representa el 50% de lo recibido en 2021. Aerolíneas recibió solo el 65% del presupuesto proyectado para ese año.  De un presupuesto de 72 mil millones de pesos, aprobado por la ley de presupuesto, solo se utilizaron 47 mil millones, pero Aerolíneas giró al tesoro 83.000 millones de pesos en impuestos pagados. Esto significa que, si Aerolíneas no existiera, el tesoro perdería 36.000 millones de pesos de recaudación de impuestos. Y este año es mayor la diferencia: el tesoro giró 6.000 millones de pesos y Aerolíneas transfirió 82.000 millones de pesos”, detalló en el proyecto.

Además, argumentó que “en cuanto al impulso que el transporte aéreo genera en la economía, en el año 2022 Aerolíneas aportó 6000 millones dólares al PBI nacional, y además tuvo la pérdida más baja desde la reestatización: 246 millones de dólares. No sólo se está logrando que la compañía requiera menores aportes, también su peso relativo en el presupuesto nacional se achica año tras año. En 2023, Aerolíneas representa el 0,31% del presupuesto total de gastos mientras que en 2019 era de 0,48%”.

“El macrismo hoy representado por Larreta y Bullrich le hicieron mucho daño nuestra aerolínea de bandera; redujeron recursos y perjudicaron el desarrollo que venían teniendo las empresas argentinas hasta el año 2015. Durante el anterior gobierno el Estado invirtió menos en Aerolíneas Argentinas a través de un mecanismo de ajuste de las partidas tal como lo hicieron en otras áreas tan sensibles como la salud y la educación”, apuntó.

A su vez, precisó que “en la actual gestión, nos encontramos que durante el 2022 el porcentaje de los ingresos destinado a la publicidad fue de 0,22%. Además, desde la reestatización hasta la fecha, los pisos históricos también ocurrieron durante los últimos años: ante la crisis aerocomercial producto de la pandemia, en 2020 y 2021, redujimos esos costos al apenas 0,01% y 0,02% de los ingresos, respectivamente”.

Además, manifestó que se trata “de la única empresa que vuela a todas las provincias del país, conectando Buenos Aires con 38 destinos de cabotaje y a 21 destinos internacionales. Cuenta con 43 rutas entre ciudades sin pasar por la capital. Hay 21 rutas troncales a las que no llega ninguna otra aerolínea y de los 43 tramos entre provincias, hay 38 tramos que no son ofrecidos por ninguna línea aérea privada. Si hablamos de federalismo en serio, de conectar al país con mirada productiva, nuestra aerolínea de bandera estatal resulta fundamental”.

“El transporte aerocomercial privado, por una cuestión lógica, solo realiza vuelos rentables, mientras que el objetivo de Aerolíneas Argentinas es mayor, es estratégico y está al servicio del desarrollo nacional. Los gestores privados de Aerolíneas Argentinas nunca habían ofrecido vuelos regulares en tantas ciudades nacionales como hoy lo hace la administración estatal”, contó.

Por último, señaló que “la empresa tiene una estrategia regional enfocada al turismo receptivo que sería de imposible realización si no fuera desde el sector público. Bariloche, Salta y Córdoba cuentan con vuelos directos desde San Pablo durante todo el año, mientras que durante la temporada de invierno se suman San Martin de Los Andes, Ushuaia y Mendoza. Se volvieron a incorporar rutas que habían quedado desconectadas durante la “revolución de los aviones” como Puerto Madryn y Merlo en San Luis con la capital. ¿Qué compañía aérea iba a apostar al desarrollo del norte argentino como destino para el turismo extranjero u ofrecería tanta cantidad de vuelos hacia todos nuestros centros de esquí? La única que puede hacerlo, es una compañía que funcione al servicio de los intereses nacionales”.

Fernández denunció que “se monta un nuevo embate privatizador sobre empresas públicas”

El presidente de la Nación alertó que “hay una campaña de desprestigio” hacia las empresas del Estado y que “detrás de esos discursos a veces hay visiones neoliberales de la economía y hay búsqueda de negocios para ellos”.

El jefe de Estado denunció en un tramo de su discurso en la apertura de la Asamblea Legislativa que “se monta un nuevo embate privatizador sobre empresas públicas” y que “hay una campaña de desprestigio”. Por el contario, brindó detalles positivos de algunas de ellas.

“Quiero que me permitan hacer una breve mención al estado de algunas de las empresas en las que, o bien el Estado ejerce su administración directamente, o bien tiene participación y responsabilidad. Estas empresas son patrimonio de todos los argentinos y argentinas”, inició otro tramo de su presentación.

En esa línea, denunció que “estamos viendo cómo anticipan un nuevo embate privatizador sobre las empresas públicas precedido de una campaña de desprestigio”, y sumó: “Otra vez aparecen los negocios sobre el patrimonio de todos los argentinos y para eso se monta una campaña en contra de nuestras empresas”.

A continuación, detalló que “ARSAT fue creada en 2006 por el Estado nacional y brinda conectividad mayorista con el objetivo de reducir las brechas digitales entre las pequeñas y las grandes ciudades de nuestro país. Con ARSAT estamos finalizando la actualización de la Red Federal de Fibra Óptica, para incrementar 10 veces la capacidad del tráfico de banda ancha. Relanzó su plan geoestacionario con la construcción de ARSAT SG-1 y ARSAT SG-2 que nos permitirá exportar servicios de valor agregado en América del Sur y brindar soluciones de conectividad en banda ancha”.

“Es, sin dudas, una empresa que ataca las asimetrías territoriales que hay en nuestro país”, destacó.

Por otro lado, se refirió a Aerolíneas Argentinas y mencionó que durante 2022 la empresa “ordenó sus cuentas” porque “redujo casi a la mitad su necesidad de asistencia con respecto al 2021, pasando de 644 a 350 millones de dólares que, también, son 100 millones de dólares menos que en 2019. Además, del requerimiento de fondos original presupuestado para 2022, utilizó sólo el 65% y redujo su peso sobre el presupuesto total de gastos pasando del 0.48% en el 2019 al 0.31% para el 2023”.

A su vez, destacó que Aerolíneas Argentinas “trajo 1.5 millones de turistas receptivos que visitaron nuestro país a través de la compañía durante 2022. Demás está decir, que gracias a Aerolíneas Argentinas muchas ciudades del país pueden tener la conectividad que requieren y que sus vuelos resultan un aporte extraordinario, clave en términos de su logística y su economía”.

También se refirió a las obras de AySA que “en estos últimos tres años construyó 4000 kilómetros de redes. Más que en toda la historia de los 17 años que tiene la empresa. Y que junto al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) llevó adelante, por ejemplo, la ampliación de la Planta Depuradora de Hurlingham pasando a beneficiar de 150.000 a 450.000 habitantes. También se acordó la financiación para la construcción de la estación de bombeo y el emisario subfluvial de 7,5 km del Sistema Berazategui, que beneficiará a más de 7 millones de habitantes con la mejora y expansión del servicio de cloacas”.

“Y finalmente el INVAP, que es un orgullo para todos los argentinos. Con capacidad para construir y exportar reactores nucleares, tecnología aeroespacial y reconocida internacionalmente por su calidad”, sumó Fernández.

En ese sentido, planteó: “Menciono estas empresas para que todos estemos alertas. Tengamos presente que cuando en medio de una ruta desierta aparece la estación de servicio de YPF, cuando en una ciudad menos populosa se encuentran solo vuelos de Aerolíneas Argentinas, cuando en un paraje alejado solo están presentes el Correo Argentino o el Banco Nación, estamos constatando que el Estado no abandona a los suyos”.

Que no vengan a hacer negocios con nuestro patrimonio los que invocan números con los que disfrazan su falta de interés por las condiciones de vida de tantos argentinos y argentinas, a los que estas empresas ayudan y mucho”, disparó contra la oposición porque “en algunos casos proponen privatizaciones, en otros, deslindar responsabilidades y restar el apoyo que requieren para su funcionamiento”.

Y advirtió que “detrás de esos discursos a veces hay visiones neoliberales de la economía, pero la mayoría de las veces hay búsqueda de negocios para ellos, sus familias o sus amigos. No nos confundamos”.