Naranja X y un anunció dirigido a emprendedores y oficios

Se trata de un sistema de seguro que protege a los clientes y a sus herramientas de trabajo. Habrá tres tipos de categoría y la idea es llegar a las 10.000 pólizas en este año.

En los últimos días, Naranja X anunció el lanzamiento de seguros destinados a emprendedores y personas con oficios de mantenimiento (plomería, electricidad, albañilería, cerrajería, pastelería, entre otros), a través de un trabajo en conjunto con Galicia Seguros.

La iniciativa de la Fintech establece busca ampliar la oferta de beneficios para clientes con actividad comercial a través de una propuesta “moderna, ágil y simple, enfocada en brindar soluciones a medida”. La protección no sólo será a nivel personal sino también a sus herramientas de trabajo. El objetivo de Naranja X es colocar unas 10.000 pólizas durante el 2024.

En tal sentido, Julián Ameijeiras, Product Manager en Naranja X, explicó: “Estamos muy orgullosos de ser los primeros en el mercado en ofrecer en un único producto todas estas coberturas y soluciones. Lo logramos gracias al trabajo en equipo de Producto, UX, Tecnología de Seguros y Marketing, entendiendo y conociendo de cerca las necesidades de nuestros clientes para continuar mejorando sus vidas a través de la inclusión y educación financiera”.

Cómo funcionan los nuevos seguros

Los diferenciales de los seguros de Naranja X se centran en el pago de siniestros de manera ágil, con menos burocracia, una póliza más simple y sin letra chica, fácil de entender y hecha a medida de cada actividad y rubro que desarrollan las personas.

Se dividen en tres categorías: básico, completo y premium. Cada uno protege ante robos, daños materiales accidentales, responsabilidad civil, fallecimiento por accidente, invalidez permanente, invalidez temporaria y pérdida de alimentos por falta de refrigeración, entre otras funcionalidades. Se pueden adquirir a través de la app de Naranja X, disponible en Google Play o App Store, o en las más de 150 sucursales que Naranja X tiene en todo el país.

Esta propuesta protege a trabajadores de diversos sectores, tanto tradicionales como emergentes, incluyendo la construcción, el mantenimiento del hogar, el comercio, la gastronomía, la indumentaria, la educación, la estética y la venta online, entre otros.

Además, la asistencia proporciona reintegros en farmacias, servicios de telemedicina, reparación de herramientas de trabajo y equipos informáticos como PC o notebook. También ofrecen capacitaciones virtuales y asistencia legal laboral.

Con esta propuesta, Naranja X busca ampliar su ecosistema de seguros, que actualmente cuenta con más de 1.3 millones de clientes y más 2 millones de pólizas activas. Además, la compañía ofrece un multicotizador de seguros de autos y motos, seguros de vida, compra protegida, bolso, hogar y mascotas, además de los nuevos microseguros para emprendedores y comerciantes.

El Comité Asegurador Argentino celebra el Día del Seguro 2022 

Las cinco cámaras que conforman el comité hicieron llegar sus visiones de los ramos que integran la actividad.

En un nuevo aniversario del Día del Seguro, las cinco cámaras que conformamos el Comité Asegurador Argentino, hicieron llegar sus visiones de los ramos que integran la actividad. Compartieron también su convicción común para continuar impulsando el crecimiento de esta actividad, promoviendo la toma de cobertura para bienes y personas, generando conciencia y educación aseguradora en la población, así como nuestro compromiso de representar institucionalmente al sector ante las autoridades, trabajando en conjunto para impulsar se crecimiento y consecuentemente el de nuestro país. 

El seguro en su conjunto suma valor para todas las partes. Otorga certidumbre ante los más variados riesgos que pudieran afectar a personas, familias, trabajadores, empresas, patrimonios, acciones comerciales, inversiones y promoviendo ahorros de largo plazo.  Somos inversores institucionales, que con nuestras carteras promovemos el desarrollo de la economía, la estabilidad macroeconómica y el crecimiento de nuestro país. Somos parte de la columna vertebral de nuestra economía. 

A continuación, compartieron los panoramas y puntos de vista desde los distintos ángulos de la actividad, sin dejar de mencionar que el último ejercicio cerrado en junio 2022 ha sido en extremo desafiante, en virtud del crecimiento de la siniestralidad y las tasas negativas de retorno, lo que ha configurado que el sistema en su totalidad haya generado pérdidas en los resultados de sus balances, situación que no ocurría desde el año 2005. 

En particular, en Riesgos Patrimoniales, algunos de los principales desafíos han sido mantener la solvencia del mercado ante la complejidad que significa el impacto de la alta inflación en los siniestros como, asimismo, el crecimiento de la frecuencia siniestral en virtud, por un lado, de la normalización de las variables post-pandemia, como también por un incremento muy fuerte de los hechos delictivos. 

Por otro, las grandes dificultades actuales para conseguir buena parte de los repuestos que demandan todo tipo de sectores, no sólo para los automóviles, ha generado un impacto muy negativo en el crecimiento de la intensidad de los siniestros. Las compañías aseguradoras han debido extremar sus esfuerzos de gestión para agilizar los procesos de reparación o reposición de estos bienes, buscando de esta forma minimizar estos impactos en la calidad del servicio para los Asegurados. 

A la vez, continúa mucha preocupación por la aparición de fallos judiciales que no respetan los contratos, los límites de cobertura, creando una fuerte incertidumbre en virtud de que los mismos generan muchas situaciones no previstas en cuanto a hechos futuros, una parte esencial para la sustentabilidad de nuestro sector. 

Por su parte, Riesgos del Trabajo transita este 2022 con importantes desafíos y objetivos. 

En primer plano y como prioritario, el mantenimiento de la calidad del servicio prestado y, para ello, el cuidado de la prima y la solvencia. Depende, en buena medida, de la evolución de los índices de siniestralidad y litigiosidad, resolver el financiamiento de la cobertura de COVID y de un mercado que consagre la competencia en igualdad de condiciones. 

La judicialización creciente, con una estimación de 95.000 causas para el año en curso, superando los valores de 2018 y un estimado de 110.000 nuevos juicios para el año próximo, deja a las claras el efecto pernicioso de la ausencia de un Cuerpo Médico Forenses o Cuerpo de Peritos en el ámbito de la Justicia, cuya constitución está prevista en la Reforma de Ley 27.348 de 2017, es urgente y, sin embargo, está pendiente desde hace 5 años. 

En contrapartida el sistema muestra números que reflejan su mejora continua. Una baja del número de fallecidos del 78%, una disminución de la gravedad del 36% y una menor frecuencia de accidentes laborales con una caída del 51%. Asimismo, por primera vez en la historia la cobertura superó los 10 millones de trabajadores y se afianza como un aspiracional para los trabajadores que no disponen de ella. 

2022 representó un año de gran actividad para los seguros de Vida y de Retiro retomando parámetros de normalidad luego de la excepcionalidad que exigió la pandemia. Esta nueva situación planteó el desafío de seguir innovando en productos, servicios y procesos para adecuarse a las demandas de un público consumidor, no sólo más proclive a la compra de productos de protección, ante la constatación de la vulnerabilidad que evidenció la exposición al COVID, sino que demandaba otras formas de contacto con la información y respecto de la gestión de las coberturas. Todas las compañías se encontraron ante el desafío de una cada vez más rápida transformación para satisfacer las exigencias de clientes, canales de venta y productores. 

Con los datos disponibles a hoy, el incremento a valores corrientes de la producción equiparó a la inflación, con lo que se podría afirmar que, a pesar de las incertidumbres económicas, se logró mantener la actividad. En este último período se puso énfasis en el desarrollo de los seguros inclusivos. Productos apropiados y accesibles para un segmento de población un que hasta el momento carece de coberturas. Para ello se trabajó intensamente con las autoridades a fin de promover los cambios regulatorios. Se insistió en la necesidad de establecer un mecanismo de actualización automática de los incentivos fiscales. Se participó de numerosas licitaciones de diferentes instrumentos de deuda ofrecidos por el Estado y por privados, colaborando desde las compañías con el desarrollo del fondeo nacional. Y se realizaron actividades para promover la cultura aseguradora, la formación profesional y la actualización del sector. El desafío por delante es seguir haciendo crecer el mercado, generar productos flexibles adecuados a las necesidades de cada persona, ofrecer cada vez más beneficios que enriquezcan las coberturas y traspasar el techo de ser el 0.6 por ciento del PBI que históricamente marcó el alcance de la actividad. 

El Comité Asegurador Argentino reconoció el compromiso asumido en el sector

Por el Día del Seguro, las cuatro cámaras que integran el comité enviaron a todos aquellos que forman parte de esta actividad un afectuoso saludo.

En el Día del Seguro, las cuatro cámaras que integran el Comité Asegurador Argentino, enviaron a todos aquellos que forman parte de esta actividad un afectuoso saludo y un claro reconocimiento del compromiso asumido con la tarea, en este tan particular período. 

“Entendemos que estamos atravesando momentos desafiantes, en los que la humanidad toda debió reconfigurarse. Y nuestro sector también respondió, rápidamente, a esa exigencia. La totalidad de las compañías, de todos los ramos, debieron establecer nuevas formas de operación y gestión, adaptándose a una realidad que exigía enormes recaudos y esfuerzos operativos. Y así lo entendieron todos los eslabones que integran la actividad. Por eso, con el compromiso de todos sus profesionales, pudo dar respuestas y continuar brindando los servicios habituales. Estuvimos a la altura de las circunstancias”, expresaron en la misiva. 

Conscientes del esfuerzo que demandó este segundo año de pandemia, agredeciea todos aquellos que integran nuestra cadena productiva, desde reaseguradoras hasta productores asesores, pasando por las compañías, prestadores, médicos, prevencionistas, fuerzas de ventas, liquidadores de siniestros, institorios y brokers, así como a las autoridades regulatorias. Y en ellos a todos y cada uno de los profesionales que día a día ponen en movimiento esta maquinaria troncal de la economía nacional. 

“Si tuvimos la capacidad de adaptarnos rápidamente a los desafíos que nos generó la pandemia, no tenemos duda de que tendremos la fuerza, destreza y visión, como para seguir desarrollándonos e incluir cada vez a más personas y unidades productivas atendiendo a las características de cada una de ellas. El seguro argentino tiene un futuro venturoso que construiremos entre todos. Conceptos como el de atender a las particularidades, propender a la igualdad de oportunidades, enriquecernos con la diversidad, rigen para el interior de nuestra actividad y para acercar el servicio a nuestros clientes entendiéndolos cada vez más y mejor”, agregaron. 

Está claro ya, y ampliamente asumido, que contar con coberturas hoy es ser más productivo, permite trabajar con menos incertidumbre, y provee con una red que responde en caso de ser necesario. Sin seguros, ninguna economía funciona. Y en tiempos inciertos, turbulentos, impredecibles como los actuales, cobra mucha más importancia la adecuada cobertura de vidas y patrimonios. 

“Entendemos que, con el aumento de la población con su esquema de vacunación completo, se irá recuperando la normalidad. Los seguros son herramientas esenciales e indispensables para el resguardo y desarrollo del crecimiento económico, así como del bienestar social generalizado. Por tal motivo, mancomunadamente nos encontramos trabajando empeñosamente en el desarrollo de una sociedad con mayor conciencia y cultura aseguradora. Confiamos en que esta ola virtuosa que ofrecemos siga creciendo y alcance a cada vez a mayores sectores de nuestra población”, concluye la misiva. 

El oficialismo en el Senado aprobó dos proyectos para limitar la tasa de interés por mora

Las iniciativas alcanzan a los servicios públicos, las tarjetas de crédito, la medicina prepaga y las empresas de seguros. La votación cosechó 38 votos positivos y 0 negativos. La discusión pasa a Diputados.

El oficialismo en el Senado dio media sanción y giró a la Cámara de Diputados dos proyectos de ley que apuntan a limitar la tasa de interés por mora relacionada a los servicios públicos, las tarjetas de crédito, la medicina prepaga y las empresas de seguro, por 38 votos a favor y 0 en contra.

Como suele ocurrir, al Frente de Todos se sumaron los aliados Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro) y Magdalena Solari Quintana (Misiones), mientras que Juntos por el Cambio y el interbloque Parlamentario Federal optaron por ausentarse de la votación.

El debate no fue extenso y solo hubo tres oradores, pero Oscar Parrilli, en voz del oficialismo, y Laura Rodríguez Machado, en representación de la principal bancada opositora, se despacharon largamente y protagonizaron cruces por la cuestión del tiempo.

Abrió el debate el autor de los proyectos, el senador Parrilli, quien detalló los textos, sobre los cuales “veníamos trabajando desde hace mucho tiempo” -dijo- y “fueron proyectos muy discutidos, debatidos intensamente” ya que “aquí se afectan intereses”, sobre todo los referidos “al bolsillo”, donde “no todos votamos igual y no todos pensamos lo mismo”, señaló.

El neuquino aclaró que, por recomendación de la titular de AySA, Malena Galmarini, la iniciativa contempla no dejar la tasa pasiva para todos los usuarios, ya que “a lo mejor una empresa grande” con deudas tenga la posibilidad de especular “entre no pagar y las tasas de interés que podrían darle ese beneficio”, cuando la propuesta apunta a beneficiar “al particular, al club de barrio, al que realmente lo necesita”, resaltó.

“Estamos haciendo algo de equidad, de justicia, y evitar hacerle pagar al usuario, a la familia argentina, algo que no es que no paga porque no quiere, sino porque todavía no cobró, no tiene los recursos”, sostuvo el oficialista, en referencia puntualmente al artículo que establece el día 10 de cada mes como fecha del primer vencimiento.

Durante su extensa exposición, el legislador recordó que en 2014 se había establecido un límite a las tasas de interés de las tarjetas de crédito, pero en 2015 el gobierno de Cambiemos permitió que los bancos y las financieras “cobraran las tasas de interés que quisieran”. Sin embargo, “ningún banco durante la gestión nuestra perdió plata y se fundió, mucho menos”.

Para el kirchnerista, estas leyes buscan “poner equidad, poner límite, evitar el abuso de poder dominante”. “Los bancos y las financieras en Argentina son los que más rentabilidad tienen en América Latina”, remarcó e insistió: “Ninguna de las empresas a las cuales hoy nosotros le estamos poniendo límite, le estamos poniendo coto, en beneficio de los usuarios, va a perder plata, se van a fundir, ni mucho menos”.

Aspirando a que en la Cámara de Diputados “tengamos los votos necesarios para sancionar la ley”, Parrilli lanzó que “cuando la gente vaya a votar” en las próximas elecciones “también va a votar a diputados que van a estar en contra o a favor de esta ley; a favor de los bancos, las financieras, los grandes grupos económicos, o a favor de la gente”.

Muy crítica de los proyectos, y reclamando tener más tiempo en su discurso por el tiempo excedido por el senador oficialista, Rodríguez Machado disparó: “Hace bastante tiempo que ya le hemos sacado la máscara a estos terribles proyectos que presenta el senador Parrilli y el oficialismo K, que no son proyectos destinados precisamente a defender la producción, el empleo o la mano de obra argentina, sino un despropósito, donde bajo buenas intenciones destruye vastos sectores de la economía. En Córdoba le llamamos a este tipo de proyectos, que presenta Parrilli, Máximo Kirchner y otros de su espacio, los proyectos de lobo con piel de cordero“.

La legisladora del Pro observó que estos son los proyectos a los que “nos están acostumbrando con esa mayoría que tienen”, pero que “12 de septiembre y 14 de noviembre se va a empezar a terminar”, desafió, en relación a las próximas elecciones.

La cordobesa enumeró además medidas que considera erróneas por parte del oficialismo, como las restricciones a las exportaciones de carne, la nueva Ley de Biocombustibles y la reforma a la Ley de Manejo del Fuego con la que “se iba a solucionar todo. Bueno, les aviso que no funciona”, expresó y mencionó los incendios que sufre su provincia.

En su discurso, Rodríguez Machado opinó que estas iniciativas responden a “internas” dentro del propio Gobierno, porque “estas empresas ya tienen fuertes regulaciones por el Estado argentino” a través del “Banco Central, la Superintendencia de Servicios de Salud, la Superintendencia de Seguros”.

O sino tienen su justificación en que “estamos en una época electoral y quieren ponerse algún moño, haciendo parecer que unos defienden a la producción y otros a la especulación”, analizó. Y continuó: “Están generando un fuerte aliciente a que los usuarios no paguen como corresponde, total de esta manera es mejor no pagar que pagar con mora”.

“Repitan en la cabeza ‘que haya empresas es algo bueno, no es algo malo; que haya fuentes de trabajo en Argentina es algo positivo’. No siempre se puede vivir de subsidios, no siempre se puede vivir del Estado. Y además si ustedes le quieren seguir sacando impuestos a las empresas para pagar el alto gasto que tienen desde el Estado necesariamente permitan que haya empresas en Argentina”, lanzó.

Por último, la senadora no auguró un buen destino de las iniciativas en la Cámara baja, donde pronosticó que “seguramente van a quedar hasta que empiece una nueva gestión en Diputados, con los nuevos diputados, y si se dan las encuestas que venimos manejando no van a tener esta mayoría y estos aliados, que por ahí se hacen los que no son kirchneristas y aprueban las leyes con ustedes; y se van a empezar a tratar las iniciativas el día que haya consenso, y nosotros vamos a poder defender a la producción, y van a dejar de cerrar empresas, y van a dejar de irse por Ezeiza nuestros jóvenes”.

En el cierre, el jefe del Frente de Todos, José Mayans, comenzó recordando la deuda y el default del gobierno anterior, durante el que hubo por parte de las empresas un “abuso con los precios”. En relación a las tarifas, subrayó que “mucha gente sacó créditos para poder pagar, sobre todo los jubilados”.

También cuestionó el “currazo” sobre los gastos administrativos extra que se cobran, como “el sostenimiento de cuenta, sostenimiento de la tarjeta, cambio de tarjeta”. “Le esquilman al trabajador, le esquilman al jubilado”, enfatizó y defendió que estos proyectos buscan “que no se le robe al trabajador, para que las empresas no hagan lo que quieran con el trabajador”.

El formoseño añadió que durante la época de Mauricio Macri, al que nombró en varios pasajes, hubo “un sistema financiero de chorros, de corruptos, que roban a los jubilados, a los pensionados, a los argentinos y que después fugan (divisas)”.

votacion proyectos tasa de interes por mora senado

Qué establecen los proyectos

El primer proyecto, referido a los servicios públicos, modifica el artículo 31 de la Ley 24.240 -de Defensa del Consumidor- de modo de establecer un límite a la tasa de interés moratorio y/o punitorio por mora que podrán aplicar las empresas prestadoras de servicios públicos esenciales, como así también las de servicios de televisión por cable, internet y telefonía móvil y fija, a ciertas categorías de usuarios: se trata de residenciales, organizaciones no empresariales, clubes de barrio y de pueblo, iglesias, entidades de bien público y cooperativas de trabajo.

De acuerdo al texto, dicha tasa en ningún caso podrá exceder la tasa pasiva de personas humanas para depósitos a 30 días del Banco de la Nación Argentina correspondiente al último mes anterior al pago. Asimismo, no se podrá cobrar ningún tipo de cargos extras, como por ejemplo gastos de reconexión o administrativos.

También se añade al artículo reformado que la fecha del primer vencimiento de las facturas de los servicios de gas, luz, agua, cable, internet y telefonía fija y móvil no podrá ser anterior al día 10 de cada mes.
Otro punto es que los entes reguladores de cada servicio público y las empresas prestadoras de servicios deberán adecuar sus reglamentos de suministro en un plazo máximo de 30 días desde la entrada en vigencia de la ley.

Las empresas prestadoras de servicios que en el plazo de 30 días, desde la publicación de la ley, no adecúen su facturación a la tasa de interés regulada por la norma, serán sancionadas con una multa por un monto de 2 a 24 Salarios Mínimos, Vitales y Móviles (SMVM). En caso de incumplimiento por parte de las empresas en el cobro de intereses a los consumidores y usuarios de servicios públicos, se les aplicará una multa de 4 a 48 SMVM.

En todos los casos, las empresas deberán dar a los consumidores y usuarios planes de facilidades de pago para cancelar las deudas, con tasas y plazos accesibles que serán establecidos por los entes reguladores.
En cuanto a la segunda iniciativa, se establece que “la tasa de interés moratorio y/o punitorio aplicable a las tarjetas de crédito, a las facturas de servicios por medicina prepaga y a las empresas de seguro de cualquier rubro, en relación a consumidores y usuarios particulares, en ningún caso podrá exceder la tasa pasiva de personas humanas para depósitos a 30 días del Banco de la Nación Argentina correspondiente al último día del mes anterior a la efectivización del pago”.

También, “no se podrá cobrar ningún cargo extra por gastos administrativos o cualquier otro concepto” y en caso de existir una tasa menor, deberá aplicarse siempre la más beneficiosa para los consumidores y usuarios.

La fecha del primer vencimiento de las facturas de los servicios mencionados no podrá ser anterior al día 10 de cada mes.

En sentido similar al otro proyecto, las empresas de estos servicios que en el plazo de 30 días, desde la publicación de la ley, no adecuen su facturación a la tasa de interés moratorio y/o punitorio serán sancionadas con multa de 4 a 48 SMVM.

En todos los casos, las empresas deberán otorgar a los consumidores y usuarios particulares planes de facilidades de pago para cancelar las deudas, conforme las pautas que establezcan las autoridades de aplicación, de modo que sean accesibles para los consumidores y usuarios.

Durante su exposición, Parrilli precisó que, a pedido de la flamante senadora Juliana Di Tullio, en ambas iniciativas se incorporó un párrafo estableciendo que en caso que la consumidora o usuaria fuera mujer, la tasa “se reducirá en un 10% respecto de la tasa aplicable a los restantes usuarios”.

La Federación Interamericana de Empresas de Seguros ha celebrado su Asamblea General Ordinaria

FIDES ha celebrado su Asamblea General Ordinaria el pasado 11 de diciembre, en la que fue ratificada la elección del Rodrigo Bedoya como presidente de la Federación para el período comprendido del 1º de enero de 2021 al 1º de enero de 2024.

La pandemia del Covid 19 impactó significativamente, en mayor o menor medida, a todas las actividades en todos los países del mundo a lo largo del año 2020. Nuestro sector no fue una excepción. 

Desde el inicio de la pandemia hubo aseguradoras de los países miembros de FIDES que decidieron otorgar voluntariamente la cobertura en las pólizas de salud a pesar de estar contractualmente excluida. Esta decisión ha sido una valiosa contribución del sector asegurador. Ha implicado que asumiera el pago de millones de dólares en siniestros originados en el Covid 19, constituyéndose en un aporte voluntario sin precedentes. Se otorgaron también coberturas de vida en forma gratuita al personal de salud en varios de nuestros países miembros. 

Al igual que otros sectores, las compañías de seguros tuvieron que enfrentar el impacto de las cuarentenas. A pesar de ello, adoptaron las medidas y desarrollaron las acciones necesarias para mantener la continuidad de sus operaciones y el servicio a sus asegurados. Se han destacado el pago de los siniestros, el otorgamiento de plazos especiales para el pago de primas y la renovación de coberturas. 

Hemos cumplido adecuadamente con nuestros compromisos a pesar de vivir en un mundo en crisis y con elevada incertidumbre. Y sin dudas lo seguiremos haciendo. 

Sin dudas, este no es el momento adecuado para cambiar las normas de fondo que rigen nuestra actividad, desconociendo la base técnica y financiera del seguro. 

Nos preocupa, de sobremanera, el intervencionismo de los gobiernos proponiendo leyes que obliguen al sector asegurador a otorgar determinadas coberturas, a pagar siniestros excluidos contractualmente, particularmente en las coberturas de interrupción de negocios y a permitir retiros parciales en las rentas vitalicias previsionales, violando el derecho de propiedad y poniendo en peligro la capacidad de continuar cumpliendo nuestros compromisos con los asegurados. Asimismo, es preocupante también para nuestro sector la aparición de nuevas cargas impositivas que deben ser soportados por los aseguradores. 

Debemos estar conscientes de la importancia de enfrentar esta crisis con un enfoque y un análisis global del funcionamiento del sector asegurador. La estabilidad de las aseguradoras requiere de mucha cautela en las decisiones que se pretendan tomar. Decisiones apresuradas que alteren la técnica aseguradora solo lograrán un debilitamiento de la solvencia y estabilidad del sector asegurador poniendo en serio riesgo la supervivencia del mismo. 

En este sentido, la Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES), como entidad que aglutina y representa al sector asegurador hispanoamericano, considera que el momento oportuno de analizar cambios será una vez finalizada esta crisis. 

Será el momento oportuno de trabajar conjuntamente con el sector público y los reaseguradores en la búsqueda de nuevas coberturas y otras medidas que permitan una mejor transferencia de riesgos como los que estaremos afrontando en el futuro. 

Queremos destacar también la importancia de un dialogo fluido y permanente con nuestros reguladores. 

Entendemos que esta es la mejor forma de enfrentar la peor crisis de las últimas décadas. Estaremos garantizando de esta forma el adecuado funcionamiento de las aseguradoras para que puedan seguir cumpliendo con sus compromisos. 

Piden descuentos en los seguros de los autos mientras dure el aislamiento

El proyecto de la diputada Ocaña prevé que la Superintendencia de Seguros y su par de Riesgo del Trabajo establezcan los porcentajes de descuento/bonificación a aplicar sobre las primas que tendrán que restituir las compañías a sus asegurados.

La diputada nacional de Juntos por el Cambio Graciela Ocaña reclamó que se realicen descuentos y bonificaciones en los seguros de automóviles y en los seguros de riesgos del trabajo desde el inicio del aislamiento hasta su finalización.

Ocaña solicitó al Poder Ejecutivo que instrumente las medidas ya que desde que se estableció el aislamiento por el Covid-19 “es un período en donde hubo una sustantiva disminución de los accidentes de tránsito, de robos y hurtos y de accidentes de trabajo, por eso es necesario que se aplique esta medida hasta la culminación del aislamiento, en donde se autorice nuevamente la circulación de automotores y la actividad laboral”.

El proyecto de ley presentado prevé que en un plazo no mayor a un mes la Superintendencia de Seguros y su par de Riesgo del Trabajo establezcan los porcentajes de descuento/bonificación a aplicar sobre las primas de seguros que tendrán que restituir las compañías aseguradoras a sus asegurados.

En tanto, el escrito acompañado por los diputados Fernando Iglesias, Estela Regidor, Hernán Berisso y Álvaro De Lamadrid propone que los Ministerios de Economía y de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, actuarán como autoridades de aplicación.

La dirigente de Confianza Pública manifestó que la situación de restricción vehicular y de actividad laboral “ha generado una notable desproporción entre el valor de la cuota/prima que cobran las compañías aseguradoras a sus asegurados, con disminución del riesgo que están afrontando las compañías de seguro” y agregó que “esta desproporción hace que las compañías aseguradoras obtengan utilidades muy por encima de los márgenes de razonabilidad aceptados, desprotegiendo los derechos de los asegurados a tener un valor justo y razonable por la contraprestación del servicio”.

En ese sentido, Ocaña subrayó que “no parece lógico que los reclamos de los clientes queden circunscritos a la libre interpretación de las aseguradoras, anteponiendo una decisión comercial ante la ausencia de una norma, más aún en un escenario en donde claramente se advierten situaciones de inequidad y falta de comunicación a los consumidores”.