BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 12 de diciembre de 2017
OPINIÓN
Todos los argentinos albergamos un sueño, un deseo irrenunciable: la casa propia
Por Daniel Di Stefano. El diputado anticipa su proyecto que establecerá la exención en el IVA de las prestaciones y/o locaciones de los servicios con destino a la construcción y/o reparación de vivienda única familiar.
24 de septiembre de 2017
Durante años nos esforzamos y trabajamos muy duro para hacer realidad ese sueño, para estar más cerca y conseguir un hogar que nos pertenezca. Para poder albergar en él nuestra familia y seres queridos.

No descubro nada con reconocer que ese sueño es muy difícil; los costos son altos y a veces los ingresos son insuficientes.

Si bien en la provincia de Misiones el IPRODHA hace una tarea encomiable por hacer realidad el sueño de muchos misioneros, es cierto que, quien intenta construir su casa sin una fuente de financiamiento público debe enfrentar altos costos tales como los materiales de construcción, los honorarios profesionales, el pago de los constructores, etc.

Como diputado nacional, desde el Congreso, trabajo día a día para construir una realidad mejor para todos los misioneros. Es por ello que presentaré un proyecto de ley con el objeto de abaratar los costos de construcción de la vivienda única familiar.

El proyecto de ley que presentaré en el Congreso de la Nación establecerá la exención en el IVA de las prestaciones y/o locaciones de los servicios con destino a la construcción y/o reparación de vivienda única familiar. También propondré la exención del IVA de todos los materiales destinados a la construcción de la obra de la vivienda familiar.

Para que quede bien en claro: si este proyecto de ley prospera, la construcción y reparación de vivienda única familiar será más barata para todos.

Con esta propuesta busco reducir el costo de la construcción y sumar un grano de arena para construir ese sueño de la casa propia.

Entre muchos beneficios, esta ley tiene como unos de sus fines dinamizar la economía. En ese sentido, todos conocemos que la construcción trae aparejada dos beneficios directos e inmediatos: trabajo para los compañeros obreros y la multiplicación de ventas de materiales de construcción para los amigos comerciantes.

Entiendo que la labor de los políticos y de la política es mejorar y facilitar la vida de las personas, y es por eso que intentaré, a través de esta ley, que la casa propia esté un paso más cerca para todos los misioneros y argentinos.

Daniel Di Stefano

Diputado de la Nación