BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 22 de julio de 2019
OPINIÓN
Una decisión previsible, anunciada antes de lo esperado
Se sabía que en el gobierno nacional no los convencía la idea de un desdoblamiento electoral bonaerense. Finalmente Vidal decidió dejar de lado las especulaciones, para beneplácito del PJ.
30 de enero de 2019
Por José Angel Di Mauro

Sorprendió a propios y extraños la decisión anunciada por el jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, de que finalmente la provincia de Buenos Aires no desdoblará los comicios de este año y María Eugenia Vidal jugará su suerte atada a la boleta que encabezará el presidente Mauricio Macri.

La sorpresa no es por esa decisión, que siempre se descontó que sería la que a instancias de la Casa Rosada prevalecería en la discusión. Lo que nadie esperaba era que el anuncio se hiciera ahora, cuando la persistencia de la indefinición no afectaba en lo más mínimo a Cambiemos, y por el contrario generaba incertidumbre en sus adversarios. Con el anuncio de este martes, el oficialismo perdió la posibilidad de sacar ventaja durante un buen tiempo, con las previsibles consecuencias dentro del peronismo, que ahora tendrá más certezas para organizarse para la contienda.

Tan es así que los intendentes peronistas, principales interesados de contar con una figura taquillera como entienden es la expresidenta Cristina Kirchner en el extremo superior de la boleta, no dejaban de expresar ayer su alivio por tener resuelto este tema que los había sumergido en un sinfín de interrogantes.

Recordemos que ni bien el rumor del desdoblamiento se transformó en una posibilidad cierta, el PJ bonaerense reaccionó de manera airada criticando con dureza la medida, argumentando el gasto que implicaría a la provincia tener que ocuparse de organizar el comicio de manera separada. La confusión llegó al extremo cuando desde ese sector sugirieron la posibilidad de que, ante un eventual anuncio de desdoblamiento, nada menos que Cristina Kirchner fuera la candidata a gobernadora. Y eventualmente en caso de ganar, podría transformar en testimonial su postulación, para ir con renovados bríos por la presidencia de la Nación, en las elecciones posteriores.

Desde La Plata soslayaron tal posibilidad, recordando que hace un año y medio Esteban Bullrich venció a la expresidenta.

La especie no prosperó y el peronismo siguió inmerso en los interrogantes sobre el candidato que terminarían presentando. Esta semana desde el PJ bonaerense sugirieron que sea un “intendente o intendenta”. Es más, que alguien del Conurbano vaya por la gobernación, secundado por un intendente del interior bonaerense. Dicha alternativa apuntaba a dejar fuera de circulación a Axel Kicillof, que desde hace un tiempo recorre la provincia con aires de candidato, a instancias de la expresidenta, nada menos.

El exministro de Economía cobraba fuerza para el caso de que las elecciones se desdoblaran, se especulaba en el peronismo bonaerense.

Todas esas especulaciones quedaron de lado cuando desde La Plata se anunció este martes que la gobernadora había decidido no desdoblar la elección provincial de la nacional, y que así se lo había informado al gobierno nacional. El argumento oficial que dejaron trascender desde el entorno de María Eugenia Vidal fue el deseo de evitarle a la gente ir a votar tantas veces; porque no les parecía razonable “cambiar las reglas de juego a poco de la elección”, y porque es más costoso.

“La decisión se tomó pensando en los bonaerenses. Pensando en ellos y sin especulación electoral”, deslizó ayer una fuente consultada por este medio.

El anuncio se hizo luego de que Mauricio Macri y María Eugenia Vidal se encontraran tres días hábiles consecutivos, en uno de los cuales hablaron a fondo del tema, almuerzo mediante. Y prevaleció la convicción del Presidente, de su jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del consultor Jaime Durán Barba, convencidos de que Cambiemos debe dar señales de cohesión, y eso no se condice con que sus gobernadores traten de salvar la ropa despegándose de la suerte presidencial. Teléfono para los radicales Alfredo Cornejo y Gerardo Morales, y el macrista Horacio Rodríguez Larreta, que ya tiene una ley aprobada para unificar, pero todavía no estaba confirmado si lo haría. Obviamente ahora no hay ninguna duda.

Descartado el desdoblamiento, algunas voces de Cambiemos sugirieron eliminar las PASO, argumentando precisamente el ahorro que insumiría dar ese paso, pero especulando en realidad con el hecho de que a Cambiemos podría no convenirle ir a una elección en agosto. Pero no hay ninguna posibilidad de que eso suceda, pues Mauricio Macri no va a eliminarlas por decreto y el Congreso no lo aprobaría.

Y el principal objetor de eliminarlas es nada menos que Emilio Monzó: “Vamos a seguir con PASO mientras yo esté de presidente de la Cámara de Diputados”, señaló a este medio, y agregó: “Sacarlas es decirle a tus socios (por la UCR) que ahora no van a tener la posibilidad de competir, sino que nosotros vamos a decidir”.