BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 23 de octubre de 2019
COYUNTURA
Mirando a la orilla de enfrente
Se incrementaron las consultas de inversores argentinos en Uruguay. En agosto ya se depositaron 82 millones de dólares.
9 de octubre de 2019
Tras el resultado de las elecciones primarias, se han incrementado en casi un 30 por ciento las consultas de argentinos por invertir en el Uruguay, mientras que los depósitos de ciudadanos nacionales en ese país se incrementaron con la debacle de agosto en más de tres por ciento.

De acuerdo con los datos en base a cifras del Banco Central del Uruguay, en agosto el monto de depósito de no residentes en ese país alcanzó a 2.847 millones de dólares, contra 2.765 millones de julio.

Esto demuestra una suba de 82 millones, es decir, un 3,5 por ciento, que puede parecer algo exiguo, pero que observando la evolución de los depósitos de argentinos en el Uruguay en los últimos dos años marca el mayor incremento mensual.

Según diversas consultoras del otro lado del Río de la Plata, esa cifra podría incrementarse quizás en los próximos meses, aunque debido al intercambio de información fiscal difícilmente se llegue a las cifras que se observaron desde la mitad de la gestión kirhnerista hasta el final en diciembre de 2015.

Julio De Brun, extitular del Banco Central del Uruguay y exdirector de la Asociación de Bancos de ese país resaltó que hasta el momento “lo que se observó fue un leve movimiento alcista en el nivel de depósitos, pero creo que el mayor movimiento se está empezando a ver en el sector inmobiliario”.

“El hecho de que haya intercambio fiscal de información entre ambos estados ya no es tan fácil para los argentinos venir, abrir una cuenta y depositar en el país. De todas formas, sabemos que hay muchas operaciones del Uruguay como banca off shore, es decir, que la plata pasa por aquí y se va a otras regiones”, recalcó De Brun.

Por su parte, Alfonso Capurro, gerente senior de la consultora CPA Ferrere, una de las cinco más importantes del Uruguay, expresó que “por la información que nos ha llegado en estos días se ha registrado un mayor nivel de consultas en el sector inmobiliario”.

“Hay que tener en cuenta que las propiedades en Uruguay han registrado una importante revalorización, por lo que quizás los inmuebles y los campos ahora no son tan baratos y convenientes como ocurría hace cuatro o cinco años atrás”, expresó Capurro.

El especialista consideró que “el interés inmobiliario se ha visto más bien en Montevideo y zonas aledañas”, en tanto que puntualizó que en el mercado se ha percibido también el interés por campos destinados a la cosecha.

De esta forma, hizo referencia a lo que ocurrió en gran parte de la década anterior, época en la que muchos productores rurales argentinos, debido a la implementación de las retenciones en dólares, decidieron comprar en muchos casos y en otros alquilar, campos en la vecina orilla.

Con respecto a la parte financiera, el ejecutivo sostuvo que “en los últimos años el nivel de depósitos de no residentes en Uruguay, cuya mayoría corresponde a inversores argentinos, ha ido disminuyendo paulatinamente, pero es indudable que la incertidumbre política generó un regreso, por ahora acotado, de depositantes argentinos”.

Desde el sector financiero del Uruguay remarcan que esto obedece esencialmente a que hace ya más de cuatro años que Uruguay endureció la normativa para la apertura de cuentas bancarias, como así también un mayor control sobre los niveles de depósitos en las mismas, en función de las normas GAFI antilavado que se aplican a nivel internacional.

“De todas formas el Uruguay sigue siendo, de una u otro forma, un cierto refugio para los argentinos cuando saltan este tipo de crisis”, resaltó una fuente de un importante banco privado que opera en el Uruguay.