BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 22 de abril de 2018
NOTICIAS
Críticas del FpV y la izquierda al DNU de reforma migratoria
La senadora Sigrid Kunath denunció que se estigmatiza a los inmigrantes y que se eludió el rol del Congreso. Los diputados Néstor Pitrola y Marcelo Ramal exigieron anular la medida.
7 de febrero de 2017
El Frente para la Victoria-PJ y la izquierda sumaron críticas en el Congreso al DNU firmado días atrás por el presidente Mauricio Macri que estableció una reforma migratoria para acelerar la expulsión de extranjeros que delinquen.

La senadora Sigrid Kunath advirtió que “una vez más se eludió el debate parlamentario, lo que implica la inexistencia de la pluralidad de voces y el federalismo en la letra de la reforma, y sin acreditar en los considerandos (del decreto) la urgencia o la necesidad requerida”.

“La revisión de la normativa debe hacerse, pero sin convertir al extranjero en una figura protagónica del delito y la inseguridad en el país”, consideró la legisladora del bloque de Miguel Pichetto, quien observó “un análisis ciertamente confuso de los datos estadísticos y una asociación arbitraria entre inmigración y crimen, principalmente en lo que respecta a narcotráfico, trata de personas y lavado de dinero”.

Por su parte, el diputado nacional Néstor Pitrola y el legislador porteño Marcelo Ramal reclamaron la anulación del DNU, en el marco de una nutrida audiencia pública donde participaron integrantes de la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo.



Pitrola se quejó de que el decreto significa un retroceso “a 1902, cuando se dictó la Ley de Residencia, que permitió la deportación de varios miles de trabajadores italianos, españoles, alemanes y franceses que luchaban por sus condiciones de trabajo”.

“Es lindo ser nacionalista, puede ser heroico y hasta revolucionario, pero si es para enfrentar al capital financiero, a la Barrick Gold o a los piratas de Malvinas, no para expulsar hermanos bolivianos”, opinó el referente del Partido Obrero.

Ramal, por su lado, señaló: “Esto no es una ley de seguridad ciudadana, sino una ley que agravará la indefensión de los inmigrantes frente a las redes de trata, de narcotráfico y de trabajo esclavo, de las que son víctimas cotidianamente”.

“Tenemos que combatir bajo todo punto de vista este intento de criminalización y extorsión sobre el inmigrante trabajador”, concluyó el legislador porteño.