BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 21 de octubre de 2018
COYUNTURA
Un haz de luz tras la tormenta
En el equipo económico que lidera Nicolás Dujovne confían que en junio saldrá el acuerdo con el FMI y que a partir de ahí mejorará el balance de las cuentas. Algunos sectores de las economías regionales fueron beneficiados por la devaluación.
30 de mayo de 2018
Pasada la gran tormenta de marzo, quizás el momento más difícil que le tocó vivir a la gestión de Cambiemos desde que está en el poder, los integrantes del gabinete económico confían que en junio saldrá el acuerdo con el FMI y se implementarán las medidas para generar un mejor balance de las cuentas públicas.

“Estamos entrando en la cuarta semana de negociaciones, y consideramos que en total serán seis semanas. Por lo cual antes de fin de mes tendremos posibilidad de anunciar el acuerdo”, comentó a parlamentario.com una importante fuente del gabinete económico.

Mientras tanto en el equipo del ministro Nicolás Dujovne se trabaja a contrareloj con las distintas áreas ministeriales para delinear el recorte de gastos que se piensa implementar en este mes.

Igualmente, a pesar de los efectos inflacionarios de la devaluación, en el gabinete económico consideran que se observará en poco tiempo una mejora de las exportaciones.

Es más, el Poder Ejecutivo estima que algunos sectores de las economías regionales podrían verse beneficiados en el corto plazo con la devaluación del peso, especialmente diversos sectores primarios, un aspecto que coincidieron algunos economistas, incluso mencionaron el sector del Alto Valle, pero admiten que el desafío será ver cómo influye el ajuste cambiario en la inflación.

En una conversación que mantuvo con algunos medios periodísticos, Lucio Castro, secretario de Transformación Productiva enfatizó que “hay sectores de las economías provinciales que se van a favorecer”.

El funcionario expresó que son varios los sectores beneficiados por el ajuste cambiario, tanto del sector primario, como de algunas industrias, “como el caso de textiles”.

En ese sentido, el secretario, cuya función se encuentra dentro de la estructura del Ministerio de Producción, destacó que la mayor exportación que se puede prever con el ajuste del tipo de cambio compensará parcialmente la caída de ingreso provocado por la sequía.

“Hemos tenido una cosecha muy importante de trigo que va a compensar en parte el efecto de la sequía”, resaltó el funcionario.

También estimó que habría una mejora en la perspectiva de exportaciones de la industria automotriz.

Precisamente, sobre esas posibilidades, el especialista y actual consultor, Raúl Ochoa, exsubsecretario de Comercio Exterior, quien coincidió en que la mejora del tipo de cambio puede favorecer a determinadas economías regionales, pero aclaró “cuidado con el traslado a precios de los efectos de la devaluación”.

“Normalmente, el traslado a precios de una devaluación en la Argentina es del orden del 50 al 60 por ciento del ajuste cambiario. Entonces, con una devaluación del 25 por ciento del peso y estimando ese promedio de traslado, considero que la mejora cambiaria para los sectores exportadores podría estar entre un 7 y un 10 por ciento, depende de los rubros”, explicó el especialista.

Sobre esa línea de proyección, Ochoa consideró que esto favorecerá algunas economías regionales como las peras en el Alto Valle, “aunque no lo veo para el sector de manzanas”.

En la misma sintonía, el consultor y especialista Camilo Tiscornia consideró que la devaluación va a favorecer diversas producciones regionales, no sólo al sector de soja, trigo y maíz.