BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 13 de diciembre de 2018
LEGISLATURAS PROVINCIALES
Educación emocional, como materia de estudio
A partir de una norma sancionada por la Legislatura de la provincia de Misiones, la currícula de todos los niveles educativos incorporará este tema que contempla autoestima, autoconciencia, autoconocimiento, autocontrol y empatía.
21 de agosto de 2018
POSADAS (De nuestra agencia).- A partir de un proyecto convertido en ley en la pasada sesión de la Cámara de Representantes de Misiones, la Educación Emocional será incorporada en el diseño curricular de manera sistemática y transversal, tanto en el ámbito público como en el privado, abordando temáticas como autoestima, autoconciencia, autoconocimiento, autocontrol, empatía, entre otros; reconociendo las dimensiones biológica, psicológica, social y espiritual del individuo. Esto, integrado a los recursos de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

La ley sancionada por la Cámara de Representantes, crea una comisión transdisciplinaria que será la encargada de capacitar a los docentes, diagnosticar la salud socio-emocional de la institución educativa y promover técnicas de aprendizaje e interacción en relaciones intra e interpersonales; entre otras funciones.

La norma aprobada integra el proyecto presentado por los diputados María Inés Rebollo y Carlos Rovira con otra propuesta presentada por el exlegislador Raúl Revinski. La diputada fundamentó su propuesta refiriéndolo al “proyecto misionerista que demuestra una vez más sus ansias por continuar a la vanguardia en educación, considerando indispensable la enseñanza de la educación emocional en la currícula de todos los niveles educativos”, expresó.

Para Rebollo, “la educación emocional y la inteligencia emocional son una valiosa ayuda para encarar con mayores posibilidades de éxito los retos a los que se enfrenta el sistema educativo”.

El concepto de inteligencia emocional fue trabajado por Daniel Goleman y otros autores, quienes sostienen que “gran parte de nuestras acciones y de nuestra toma de decisiones se apoyan en el procesamiento afectivo”. Para este enfoque, lo afectivo y lo cognitivo no son elementos disociados o contrapuestos, sino que “se apoyan entre sí para facilitarnos la adaptación”.

“Debemos educar a nuestros hijos para ser felices, para que el gobierno de sus sentimientos sea su aliado desde sus primeros años de vida, creando una sociedad más justa para los misioneros”, concluyó la legisladora del Frente Renovador de la Concordia.