BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 18 de abril de 2019
COYUNTURA
Armando el rompecabezas
Pese a la suba del dólar y las tasas, el Ejecutivo analiza medidas para reactivar la economía. El gran objetivo es bajar la inflación.
20 de febrero de 2019
Frente al cuadro recesivo de la economía local, y encima con una sorpresiva suba del dólar y las tasas en los últimos días, el Poder Ejecutivo analiza adoptar algunas medidas en poco tiempo para incentivar el consumo, con el fin de que a partir de abril empiece una recuperación paulatina.

Fuentes del gabinete económico consultadas aseguraron que se está trabajando en diversas direcciones, con el objetivo de recomponer el crédito y el consumo de la población en forma paulatina, tras la debacle devaluatoria e inflacionaria del año pasado.

Uno de los funcionarios consultados, que trabaja en el Ministerio de Producción, puntualizó que “vamos a tener reuniones en los próximos días con varios sectores que se han visto muy golpeados por la recesión, como es el caso del automotriz, textil y diversos rubros metalúrgicos”.

“Lo que estamos analizando es ver si podemos acordar con diversos rubros que están en problemas medidas puntuales para ayudar en esta coyuntura y de a poco darles herramientas para que vayan superando la crisis”, afirmó la fuente consultada.

Según comentan en el gabinete económico que comanda el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el objetivo sería otorgar algunos beneficios “transitorios” a esos sectores con problemas, como el que se anunció en la última semana para las economías regionales.

En Casa de Gobierno resaltan que “hay poco margen fiscal para poder dar incentivos, pero igualmente alguna medida en ese sentido se va a tomar, esencialmente para que se pueda superar la coyuntura aunque sea hasta mitad de año, ya que consideramos que en el segundo semestre va haber más consumo y actividad económica”.

También es objetivo del Gobierno seguir trabajando por sectores en base a convenios de competitividad, como el modelo que se adoptó en Vaca Muerta.

El problema es que muchos de esos sectores dependen del consumo interno, el cual tuvo una notable caída a partir de mediados del año pasado, por lo que en el Ejecutivo estiman que es primordial trabajar también con los bancos.

“Vamos a reunirnos esta semana con los ejecutivos de bancos oficiales, cooperativos y privados. Creemos que la perspectiva de la inflación de a poco tiende a bajar, con un mercado cambiario y financiero bastante estable desde hace más de tres meses, de a poco se empiezan a dar condiciones para que vuelva el crédito para el consumo con requisitos más accesibles”, aseguró el funcionario de Producción.

El punto central del consumo es que se generen condiciones para la recuperación del poder adquisitivo y para eso es esencial promover un mayor descenso inflacionario con recuperación paulatina de los salarios.