BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 21 de octubre de 2019
NOTICIAS
Así sería el nuevo Congreso
Si se corroboran los datos que anticipan las encuestas para las elecciones del domingo, el Frente para la Victoria podría contar a partir de diciembre con un bloque de 117, al que habría que sumar una cantidad de aliados que le garantizarían superar el quórum en Diputados. En el Senado, también podrían superar los 39 miembros, según un trabajo realizado por parlamentario.com.
23 de octubre de 2013
La mejor y más certera encuesta fue sin dudas la elección del pasado 11 de agosto. En efecto, ese día se realizaron las PASO y pudo vislumbrarse la nueva composición de ambas cámaras, para el caso de que se repitan el domingo los resultados de ese día. Pero ya se sabe que muchos de los que ganaron en agosto estiraron sus ventajas, en detrimento de ciertos perdedores. Es lo que muestran las encuestas, que a pesar de que no pueden ya publicarse, siguen realizándose.

Con esos datos, parlamentario.com analizó distrito por distrito qué es lo que podría suceder con ambas cámaras a partir de las elecciones del domingo, verificando que el kirchnerismo podría por ahora “dormir tranquilo”. Es que tanto en el Senado como en Diputados podría mantenerse como primera minoría y, junto a sus aliados habituales, estaría superando los números clave. Esto es, los miembros suficientes para el quórum y ganar las votaciones.

Vayamos a la Cámara baja. Allí el Frente para la Victoria mantendrá 77 diputados nacionales que conservan mandato hasta 2015. En realidad son 76, pero hay que tener en cuenta que la renovadora salteña María Cristina Fiore Viñuales se iría al Senado y en su lugar asumiría ya no una aliada oficialista como ella, sino la exdiputada Susana Canela, que pasaría a integrar el bloque que conduce Juliana Di Tullio.

El kirchnerismo sumaría este domingo otros 40 diputados, con lo que podría llegar a contar con un bloque de 117 miembros. Siete más de los que actualmente tiene. Empero, es de imaginar que puedan generarse algunas fugas después de las elecciones y aun antes de la renovación del 10 de diciembre, descontándose en primer lugar la de Facundo Moyano, el hijo del líder cegetista, que oficialmente sigue perteneciendo al bloque oficialista, pero hace rato que dejó de votar lo que el Gobierno manda.

Hay otro dato que se debe tener en cuenta: qué harán los misioneros del Frente Renovador para la Concordia. Hace algunos meses sus miembros anunciaron que para conservar su identidad se separarían del bloque del FpV, aunque seguirían reportando al kirchnerismo. Pero como todavía no oficializaron esa medida, seguimos incluyendo a los diputados José Giuccione, Stella Maris Leverberg, Oscar Redczuk y Alex Ziegler dentro del bloque K. Según las encuestas, el domingo ingresará un diputado más por este sector, en cuyo caso el bloque del FpV pasaría a ser de 118 integrantes. Ahora bien, si se confirma lo que hasta el gobernador Maurice Closs blanqueó en su momento y forman una bancada aparte, el FpV quedaría con 113 miembros y cinco aliados. Lo que es más o menos lo mismo.

Entre los aliados fieles debemos contar a los santiagueños del Frente Cívico, que mantienen cuatro diputados y sumarían otros tres el domingo; cuatro de Nuevo Encuentro; dos del PJ pampeano y Alicia Comelli, del Movimiento Popular Neuquino. Total: 14 diputados aliados para formar junto a los 118 del FpV una masa de 132, o 131 (descontando a Moyano).

El MPN sumaría el domingo al menos dos diputados, que conforme la interna de agosto ya no reportarían al gobernador Jorge Sapag, sino que se alinearían con la oposición. Algunos los imaginan sumándose a Omar Plaini, en el marco de un interbloque cercano al Frente Renovador de Sergio Massa. Hablando del partido del intendente de Tigre, según las encuestas podría llegar a sumar el domingo en Buenos Aires 16 diputados, que se integrarían a los tres que tienen mandato hasta 2015. A esos 19 habrá que restar tres candidatos que reportan al macrismo.

El Pro crecería bastante. Conserva sólo tres diputados, pero habría que sumarles otros tantos de la provincia de Buenos Aires, cinco de Capital Federal, tres de Santa Fe, uno de Córdoba y otro de San Juan, con lo que tendría 16 integrantes. En ese sector habrá que incluir a un diputado del bloque Demócrata de Mendoza y a Patricia Bullrich, de Unión por Todos.

Pero el radicalismo sería la bancada opositora más numerosa. Conservará 14 miembros, a los que habrá que sumar otra radical que reemplazará a Graciela Ocaña. Podría agregar 25 diputados el domingo, con lo que pasaría a tener 40 en total.

La Coalición Cívica-ARI renueva a todos sus miembros y tendría desde diciembre tres, contando dos por la Ciudad de Buenos Aires y un santafesino (Pablo Javkim). Bien cerca estaría Alicia Argumedo, de Proyecto Sur, que renovaría su banca ahora a través de UNEN. Por ese frente también ingresará Martín Lousteau, a quien tomamos como independiente, pero opositor.

Habrá que ver si todos juntos terminan formando el interbloque UNEN, en cuyo caso en ese sector habrá que incluir a Victoria Donda, a ocho socialistas y cuatro integrantes del GEN.

Dos diputados del juecismo cordobés mantienen sus mandatos, en tanto que el denarvaísmo ingresaría tres diputados, uno de los cuales es el ya mencionado Omar Plaini. Estos estarían bien cerca de los cuatro que entrarían por Unión por Córdoba, el chubutense Mario Das Neves, la entrerriana María Cristina Cremer de Busti, y otros seis del peronismo disidente. El bloque Compromiso Federal contará por su parte con seis miembros.

El Movimiento Popular Fueguino, que suele jugar cerca del oficialismo, tendrá dos miembros, y habrá bloques unipersonales como el de Salta Somos Todos, el de Ramona Pucheta y el del neuquino Rubén Etcheverry, un aliado del “Pechi” Quiroga en Neuquén, que no reportará a ningún partido.

La izquierda se quedaría sin bancas,pues no le alcanzaría para sumar ni en Capital Federal ni en provincia de Buenos Aires.

Panorama del Senado

En la Cámara alta el Frente para la Victoria retiene a 21 miembros y sumaría 11 más, con lo que contaría con 32 integrantes. Tendrá como aliados fieles a dos senadores del Frente Cívico por Santiago, a la senadora correntina Josefina Meabe, al radical José María Roldán, a la pampeana María de los Angeles Higonet y a Roxana Latorre. Aliados eventuales pueden ser Carlos Menem (que no va nunca) y el fueguino Jorge Garramuño, que no siempre está cerca del kirchnerismo, pero saben que con él pueden contar.

Del lado de la oposición, el radicalismo tendría un bloque de 12 o 13 senadores, en función de que sume en Río Negro, donde estaría haciendo una muy buena elección la representante del ARI María Magdalena Odarda, que podría llegar a desbancar al exgobernador Miguel Saiz. También contará con los dos senadores catamarqueños del Frente Cívico. Y hemos contabilizado a Fernando “Pino” Solanas quedándose con la banca por la minoría en el distrito porteño.

El interbloque FAP mantendría las bancas del socialista Rubén Giustiniani, Jaime Linares del GEN y los cordobeses Luis Juez y Norma Morandini, en tanto que el peronismo anti K contaría con siete miembros.

El Pro debutaría en el Senado con tres miembros, en tanto que el MPN sumaría dos, esta vez del lado de la oposición.