BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 13 de diciembre de 2017
NOTICIAS
Preocupación de una tabacalera por la Reforma Tributaria
British American Tobacco Argentina (ex Nobleza Piccardo) considera que el proyecto concentrará el mercado y golpeará el bolsillo de los más humildes y que generará más comercio ilegal.
7 de diciembre de 2017
La compañía tabacalera British American Tobacco Argentina expresó su preocupación, mediante un comunicado de prensa, con el proyecto de Reforma Tributaria referido al sector, pues consideran que es un perjuicio significativo para su actividad industrial. El texto asevera que “concentra el mercado, es regresivo y agrava aún más la crisis caracterizada por la baja en los volúmenes de venta legal a nivel nacional y el creciente aumento del comercio ilegal”.

Particularmente, la compañía considera que la iniciativa oficial no sólo conlleva una suba excesiva de la carga fiscal en el segmento de precio bajo, sino que el proyecto de reforma beneficia solamente al líder del mercado, Massalin Particulares (Phillip Morris International), aumentando su rentabilidad y provocando una concentración aun mayor del mercado legal. Esto se debe a que sus marcas tienen mayor peso en los segmentos de precios medios y altos, en los cuales la carga tributaria baja, y menor peso en el segmento de precios bajos donde la carga sube significativamente. Massalin Particulares tiene hoy el 70 % del mercado y pasará a tener 75 % en 2018 como consecuencia de la reforma.

La empresa, en una situación claramente perjudicial respecto a la competencia, lamenta no haber sido convocada para participar en un diálogo representativo y consistente destinado a establecer consensos básicos indispensables para sustentar las políticas públicas que sirven para delinear la actividad.

“Contrariamente a los postulados exhibidos, el aumento de la carga fiscal en el segmento de precio bajo generará un incremento del comercio ilegal con su correspondiente impacto en pérdida de recaudación para el estado en 2018 de $14.100 millonescontemplando que el comercio ilegal aumentará un 57 %, destruyendo valor y afectando, entre otros, a las fuentes de trabajo, empresas, proveedores, red comercial y distribuidores”, asevera el texto de la compañía.

Cabe recordar que la ley vigente fijó el impuesto interno de los cigarrillos en 60% y, de acuerdo con el proyecto del Ejecutivo presentado al Congreso, el impuesto pasará a estar en el 70%. Al mismo tiempo, también propone aumentar el impuesto mínimo vigente que equivale hoy a $ 22 (75 % de lo que paga la categoría más vendida) a $ 28, monto actualizable trimestralmente de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor. Como referencia, la carga fiscal total de un paquete de cigarrillos (20 unidades) de $ 40 quedará en más del 90%.

Cabe destacar que después de la suba de impuestos por decreto de mayo de 2016,el comercio ilegal pasó de 10,9 % a 14,2 % (7,5 % falsificación de estampilla fiscal, 6,6 % de contrabando y 0,1 % de falsificación marcaria). Este porcentaje de comercio ilegal representará una pérdida de recaudación de $ 4,400 millones para el Estado en 2017.

Asimismo, la reforma propone un aumento de los impuestos para cigarrillos y tabaco para armar incluyendo un impuesto mínimo de $ 20 por paquete (20 unidades) y $ 40 por bolsa de 50 gramos que hoy son el único producto que tiene la compañía para contener el crecimiento del comercio ilegal y la consecuente pérdida de recaudación. Cabe destacar que hoy la oferta de cigarrillos ilegales es de entre $ 10 - $ 15 por paquete (20 unidades).

La caída del mercado legal sumado al riesgo de incremento del contrabando y la falsificación, provocados por factores ajenos a la compañía, obligó este año a BAT a realizar una readecuación de la operación industrial a fin de poder subsistir y mantener su fábrica funcionando.

A menos de dos años de esa brutal suba de impuestos, la reforma fiscal vuelve a golpear a nuestra empresa con un aumento similar, poniendo en duda la sensatez de apostar por un modelo industrial en Argentina.BAT emplea a 756 personas, cuenta con una sede administrativa en el Partido de San Isidro, una planta industrial en el Partido de Pilar y 10 centros de distribución en todo el país. BAT adquiere prácticamente la totalidad del tabaco para sus cigarrillos de productores argentinos, aportando así a la economía de varias provincias tabacaleras.