BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 15 de agosto de 2018
OPINIÓN
Esperábamos bastante más que lo que escuchamos
Por Brenda Austin. La diputada nacional analizó el mensaje del gobernador Juan Schiaretti realizado en la apertura de sesiones ordinarias de la provincia de Córdoba.
2 de febrero de 2018
Estuvimos presentes en el acto de apertura del 140° período de sesiones de la Legislatura de la Provincia, donde el gobernador da cuenta de sus objetivos en materia de políticas públicas y realiza un balance de lo actuado hasta aquí.

Celebramos esta importante instancia institucional aunque creemos que fue un discurso al que le faltaron propuestas y proyectos de cara al futuro, quizás testimonio de un gobierno y un modelo que va entrando en su ciclo final. Podemos rescatar positivamente los anuncios en materias de obras (autopistas, gasoductos, fibra óptica) que vienen a saldar una deuda enorme de infraestructura, que amputaba las posibilidades de desarrollo equilibrado de las distintas regiones de nuestra provincia. Sin embargo, lamentamos la mezquindad del gobernador al olvidar mencionar los aportes fundamentales que a tal efecto viene realizando el Estado Nacional para acompañar el progreso de Córdoba. También destacamos la mención realizada respecto al rol del Estado en la reducción de las desigualdades sociales, sin embargo no vemos que eso se condiga con los resultados que Unión por Córdoba tiene que exhibir luego de más de 18 años de gestión al frente de una de las provincias más ricas del país, en la reducción genuina de los indicadores de pobreza e indigencia.

En materia de políticas educativas, los anuncios fueron escasos, escuetos, con falta de iniciativas para hacer frente a las principales problemáticas que presenta la escuela en Córdoba, como por ejemplo los índices de deserción en la escuela secundaria, o los niveles de conocimiento de nuestros jóvenes en lengua, matemática o ciencias. Reitera una vez más el objetivo de cumplir con jornada extendida y salas de 4 años para el año 2019, promesa repetida una y otra vez y que el gobierno debió haber cumplido ya hace mucho tiempo. Celebramos la mención a las escuelas PROA, un objetivo destacable de la gestión educativa, pero que debe ampliar sus horizontes generando mejores oportunidades en todas las instituciones educativas. El acceso al conocimiento y a las tecnologías de la información no deben ser en pleno siglo XXI una virtud de unos pocos, sino una condición asociada al proceso mismo de alfabetización. Rescatamos además, en el plano discursivo, la mención al Centenario de la Reforma Universitaria, que esperemos se condiga con acciones concretas para homenajear la gesta a través de la cual Córdoba impulsó la transformación educativa de Argentina y el mundo.

Respecto a la mención a las inundaciones que aquejan nuestros suelos, faltó autocrítica respecto a las razones que nos trajeron hasta aquí y sobre todo la mención a los recursos que se destinarán a las obras hídricas (850 millones) lucen claramente insuficientes. Seguimos notando en el discurso del Gobernador, la ausencia de un plan integral para reducir el impacto que están causando el exceso hídrico en las comunidades y la falta de un abordaje multicausal y multidisciplinario.

Por otra parte, celebramos que la Provincia busque adherir a las leyes que aprobamos en el Congreso Nacional orientadas a promover las energías renovables y esperamos que ello abra una fuente de oportunidades para el desarrollo de la enormes potencialidades que tiene Córdoba en la materia. También celebramos los anuncios que prometen reducir las trabas burocráticas del Estado Provincial en sintonía con los anuncios nacionales, aunque esperamos que ello sea acompañado de una reducción de la presión fiscal y del Costo Córdoba que tanto asedia a los ciudadanos y emprendedores.

En resumen, un discurso con escasos objetivos respecto al futuro y sin autocrítica en relación al pasado. La rendición de cuentas clara, incluyendo una mención precisa de las acciones que se pretende emprender, ayudan a reducir la oscuridad del Estado y a fortalecer la democracia, y en tal sentido esperábamos bastante más que lo que escuchamos.

Finalmente deseamos que el gobernador se encuentre bien de salud, deseándole fuerzas para emprender su tarea, de cuyo éxito depende también la mejora de las condiciones de vida de todos los cordobeses.

* Brenda Austin es diputada nacional por la UCR Córdoba.