BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 21 de febrero de 2018
LEGISLATURAS PROVINCIALES
La diputada del escándalo en el corso no renuncia
Admitió estar arrepentida del episodio que protagonizó y por el que pidió disculpas, pero descartó que vaya a dejar su banca provincial en la Legislatura chaqueña y dijo ser víctima de violencia de género.
6 de febrero de 2018
La diputada provincial de Chaco Merece Más Nadia García Amud volvió a hablar para aclarar que no piensa dejar su banca por el escándalo del que fue protagonista entre la noche del viernes pasado y la madrugada del sábado, al cabo del cual terminó demorada por la policía provincial de Corrientes. El incidente que protagonizó junto a su hermano, se dio cuando quiso ocupar lugares en un palco que correspondían al campeón olímpico de taekwondo Sebastián Crismanich y sus allegados, hecho por el que intervino personal de seguridad primero y luego directamente la policía.

“La noche del viernes fue muy difícil, en lo personal no la voy a olvidar jamás”, admitió la legisladora provincial al ser entrevistada por Canal 9 del Chaco, y pidió disculpas a la ciudadanía, “porque cuando han emitido su voto, han emitido un voto de confianza y yo quisiera que sepan de mí por las leyes que vamos a trabajar, que vamos a hacer, y no por estas cosas”.

La diputada pidió disculpas a la ciudadanía “por la situación vivida”, pero aclaró que no era una manera de justificar lo sucedido, que “fue muy complicado de llevar adelante”. Sostuvo que las versiones que circularon tergiversaron “totalmente” lo sucedido y dijo haber vivido “una situación muy fea como mujer”. Aseguró que las cosas fueron distintas de lo que se dijo y que durante el incidente recibió “dos cachetadas y me robaron mi celular”.

Al ser consultada sobre si ponía su renuncia a disposición -el propio gobernador del Chaco, Domingo Peppo, se lo recomendó-, lo descartó de plano: “No, de ninguna manera pondría a disposición mi renuncia”. García Amud dijo que “al Partido Peronista jamás renunciaría”, y fundamentó su decisión en haber leído “La razón de mi vida”, de Evita, quien recordó que “se mete en la política por la injusticia, y es una gran inspiración para mí… Y yo estoy en política por la injusticia. Por eso no hay ninguna manera que yo presente mi renuncia al Partido Justicialista, porque estoy acá para luchar contra la injusticia que yo he vivido y lamento que mis pares no lo estén entendiendo y tergiversen”.

Y aclaró que tampoco piensa renunciar en la Legislatura. “De ninguna manera, porque justamente los hechos han sido totalmente injustos. Yo les pregunto a las madres, a las madres, a las hijas, a las hermanas, ¿qué harían si las fuerzas de seguridad las golpean, qué harían? ¿Defenderían su honor?”, se preguntó, aclarando que no quería mostrar las marcas de sus golpes.

Luego apuntó contra “determinadas personas que quisieron tergiversar (las cosas) diciendo que había alcohol o alguna sustancia, cuando ya está comprobado que no era así”. Precisamente quien deslizó esa posibilidad fue Sebastián Crismanich, tras el episodio vivido.

Luego la diputada provincial insistió en pedirle al pueblo “que me disculpen, soy una funcionaria pública, no debería haber actuado así”, e insistió en que “quienes me conocen saben que mi actuar de ese día no tiene que ver con mis creencias y convicciones de la vida diaria. Realmente fue algo que no pude evitar”, y lo atribuyó a “la injusticia”. Luego se manifestó “más convencida que nunca para luchar por las mujeres, porque lo sentí en carne propia ser víctima de la violencia de género”, aunque dijo que no era su intención ponerse en víctima.

Finalmente pidió disculpas a la ciudadanía correntina y dijo que “si pudiera volver el tiempo atrás, lo haría, hasta incluso capaz que me iba a los carnavales de Villa Angela”, confesó.