BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 13 de noviembre de 2018
NOTICIAS
Edgardo Buscaglia expuso en una jornada sobre el combate del crimen organizado
La actividad fue impulsada por el diputado radical Carlos Fernández. El investigador aseguró que si Argentina “no” combate este flagelo “va camino a vivir una violencia política como ocurre en México”.
10 de julio de 2018
En una jornada sobre el rol de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el crimen organizado, el doctor Edgardo Buscaglia sostuvo que “si Argentina no combate el crimen organizado va camino a vivir una violencia política como ocurre en México”.

El investigador principal en Derecho y Economía de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) expuso durante una actividad que organizó el diputado nacional Carlos Fernández, vicepresidente de la Comisión de Defensa Nacional.

“En el país hay casos de intendentes vinculados con el narcotráfico y hay ataques a gobernadores por parte de delincuentes organizados”, ejemplificó el especialista, y agregó: “esto se debe a que hay grupos criminales internacionales, como pueden ser los de origen chino, colombiano o ucraniano, que operan en Argentina y fueron identificados a través de personas jurídicas o físicas vinculados a ellos”.

Buscaglia enumeró ciertos elementos de los sistemas electorales con los que se pueden generar anticuerpos para que la delincuencia organizada no penetre en el mercado político. “Los delincuentes organizados, sean sindicatos, empresarios o políticos, siempre penetran en la política, sobre todo cuando se trata de bandas transnacionales”, explicó al momento de hablar del derecho electoral antimafia.

“Aunque el país tiene una riquísima tradición de sociedad activa, como pueden ser los Derechos Humanos, Argentina no posee instrumentos jurídicos para abordar la prevención social del crimen organizado”, analizó.

Finalmente, en este sentido insistió que el país “no tiene leyes de reasignación social de bienes decomisados, ni que le den atribuciones a redes sociales reguladas y sin eso no se le puede sacar oxigeno laboral a la delincuencia organizada que opera con un enorme flujo del ámbito informal”.