BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 31 de julio de 2014
NOTICIAS
Día de Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos
Al conmemorarse este viernes 24 de abril el 94° aniversario del genocidio, el diputado socialista propuso rendir homenaje a los mártires armenios y manifestar su solidaridad al pueblo armenio y a la colectividad Armenio-Argentina.
20 de abril de 2009
El diputado nacional Miguel Barrios presentó un proyecto de resolución para conmemorar, el próximo viernes el 94° aniversario del genocidio armenio, “rindiendo un homenaje a la memoria de las víctimas y haciendo llegar nuestra solidaridad al pueblo armenio”.

El legislador del Partido Socialista santafesino puso en consideración que por ese hecho “la Ley 26.199, sancionada el 13 de diciembre de 2006 y promulgada el 11 de enero de 2007, establece la declaración del 24 de abril como “Día de Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos”.

Y recordó: “Del 23 al 24 de abril de 1915, durante la Primera Guerra Mundial, 600 líderes e intelectuales de la comunidad armenia en Estambul fueron detenidos, deportados a Anatolia y asesinados. A partir de entonces, se impartió la orden de deportación de la población civil hacia los centros de reinstalación, en los desiertos de Siria y Mesopotamia. Durante un período de cinco años y ante la indiferencia mundial, un millón y medio de armenios fueron asesinados”.

En ese marco, el legislador socialista expresó: “Tenemos como humanidad una asignatura pendiente: se le debe a esta Nación una reparación ejemplificadora por toda la destrucción ocasionada, enmarcado en nuestro rechazo a todas las formas del delito de genocidio, declarado crimen imprescriptible de lesa humanidad por Naciones Unidas, como también repudiamos la difusión de ideas o doctrinas que nieguen o justifiquen este delito”.

Destacó Barrios que “pocas voces se habían levantado contra la agresión en aquel momento; entre ellas, las de los franceses Anatole France y Jean Jaurés, que hicieron escuchar sus demandas aisladas sobre los bárbaros hechos ante la indiferencia mundial. Y en 1915, cuando la mayoría callaba, Antonio Gramsci condenó el genocidio y llamó la atención desde una modesta hoja socialista regional (1916), llamando la atención sobre el drama que culminaría con un millón y medio de armenios asesinados”.

Sin embargo, y aunque las Naciones Unidas declararon en 1946 que el genocidio es un delito que el mundo civilizado debe condenar, “fue necesario que pasaran varias décadas para que la comunidad internacional, a través del Informe Whitaker aprobado en 1985, reconociera y calificara las masacres contra el pueblo armenio como el primer genocidio del siglo XX. Por ello rendimos homenaje a la memoria de las víctimas”, concluyó Barrios.