BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 18 de julio de 2019
NOTICIAS
“Algunos empiezan a asumir la derrota”
El columnista de La Nación Joaquín Morales Solá efectuó un análisis sobre la actualidad legislativa, luego de las novedades de este miércoles.
16 de julio de 2009
A continuación, transcribimos parte de la columna titulada “Algunos empiezan a asumir la derrota”, publicada este jueves por Joaquín Morales Solá en La Nación, sobre la actualidad legislativa:

“Hemos perdido y la situación ha cambiado.” La frase de Agustín Rossi sacudió ayer la modorra de los líderes parlamentarios de la oposición. Comenzó, así, el trabajo más importante que se ha hecho hasta ahora desde las elecciones del 28 de junio para acordar posiciones entre el oficialismo y sus adversarios. Fue en el Congreso, como debió ser siempre. Las recientes elecciones, perdidas por el Gobierno en todos los campos donde jugó, fueron legislativas. Lo que cambiará (ya empezó a cambiar, en rigor) es, precisamente, la relación de fuerzas parlamentaria.

La agenda legislativa consensuada ayer incluye temas económicos, institucionales, sociales y políticos. La primera sesión de los diputados será el 10 de agosto cuando se trate, probablemente, una drástica reducción de las retenciones a las exportaciones agropecuarias. La oposición reclamará la eliminación de todas las retenciones, menos la de la soja, que propondrá bajar a porcentajes que irán del 20 al 25%, entre 10 y 15 puntos menos que las que se aplican actualmente (35%). Las cuatro entidades rurales están de acuerdo con ese proyecto.

Rossi dejará caer también, probablemente, los superpoderes. Un gobierno que perdió unas elecciones no está en condiciones objetivas de reclamarle superpoderes al Congreso. El ímpetu pendenciero de Néstor Kirchner puede darse en el escenario público, pero no en el Parlamento, donde manda la ley de la aritmética. En rigor, los legisladores oficialistas no han hecho más que asumir las condiciones de la derrota y la comprobable percepción de que los legisladores oficialistas son cada vez menos. El oficialismo se mostró dispuesto a conversar antes de que lo obligaran a sucesivos fracasos legislativos. Nadie por ahora, vale subrayarlo, ha resignado posiciones, pero todos coincidieron en resucitar con respiración asistida la vida parlamentaria. Rossi tuvo un aliado en el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, para imponer esos criterios de pragmatismo.

Fuente: La Nación