BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 20 de mayo de 2019
OPINIÓN
La historia del país la escriben las mujeres
Por Carlos Castagneto. El diputado kirchnerista habla del papel de las mujeres en los 90, “los cambios” a partir de 2003 y critica la etapa iniciada en diciembre pasado.
7 de marzo de 2016
A lo largo de mi trayectoria política tuve el privilegio de conocer a mujeres que no han pasado en vano por sus vidas. Mujeres que con su empeño han transformado sus presentes, sus familias, sus barrios, sus comunidades. La satisfacción inmensa de ver como las mujeres pudieron después de tanto tiempo que habían sido postergadas, construir futuro para ellas y sus hijos, tejer redes en sus barrios, caminar erguidas, luchar por sus derechos, hacerse escuchar.

Desde pibe, con mi vieja primero, mis tías y vecinas, ahí en mi querido distrito de La Plata, las mujeres fueron contención y afecto, la iniciativa de siempre enfrentar los problemas para superarlos. Fui creciendo, conociendo, encontrando, mujeres que me enseñaron su fortaleza, perseverancia, lucha y cuidado.

Caminando por mi provincia, así como en cada rincón del país, me fui encontrando con esas mujeres admirables, con historias sumamente difíciles... víctimas de violencias de todo tipo, solas a cargo de la familia, luchadoras por sus hijos y los de todos, trabajadoras con bolsas de cal y cemento levantando sus casas, en las fábricas, en los talleres familiares haciendo maravillas con sus manos, multiplicando panes en los comedores y fideos en los 90, mujeres profesionales, políticas, militantes, las que además de tener tremendas historias de vida, se han superado y hoy tras tantos años de lucha, son ellas quienes escriben “la” historia de este país que les devolvió la esperanza desde el año 2003.

Las luchas de las mujeres siempre fueron un ejemplo para mí y también mi mayor desvelo como militante y servidor público. Mucho se hizo para que ellas sean parte de la trasformación de un país que no solo estaba en la ruina sino que también las dejaba de lado. Hoy el país que dejó nuestra querida compañera Cristina Kirchner es muy distinto al que veía hace quince años, veinte años, treinta años.., hoy las vemos de pie, esperanzadas, con una realidad de derechos y necesidades satisfechas que protegen, cuidan y promueven importantes aspectos de sus vidas, pero falta y no nos debemos conformar.

Por eso, y en estos momentos tan difíciles por los que empezó a atravesar nuestro país desde diciembre en que nuevamente parece desafiarse esa capacidad inconmensurable de las mujeres, la fuerza y el coraje de defender lo logrado y luchar por más oportunidades, es importante seguir fomentando el respeto irreductible a sus derechos. No a la violencia de ningún tipo, no a la trata. Si a políticas activas de defensa y desarrollo, al protagonismo de la mujer como presente innegociable, irrenunciable e imposible de ocultar.