BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 20 de agosto de 2019
NOTICIAS
Máximo Kirchner reconoció que “no es fácil gobernar”
En un discurso en el que trató de mostrarse humilde y contemplativo con el oficialismo, admitió que no deben haber encontrado una situación perfecta, pero le pidió a las autoridades “que vayan y negocien mejor”.
16 de marzo de 2016
En su primer discurso como diputado nacional, Máximo Kirchner expresó poco antes de las 7 de la mañana de la extensísima sesión sobre el acuerdo con los holdouts su orgullo “por el ejemplo de Cristina homenajeando al presidente Alfonsín en vida” y lo comparó con el orgullo que dijo sentir por lo expresado por muchos diputados “de la oposición” destacando la manera como su padre negoció la deuda externa. “Lamentablemente ese homenaje llega tarde, pero vale”, aclaró.

Tras recordar nuevamente al expresidente Alfonsín, admitió que “no es fácil gobernar”, asegurando que “a Néstor le tocó asumir en situación mil veces peor que las que les tocó a ustedes asumir el 10 de diciembre”, si bien admitió que no encontraron una situación “perfecta”.

Máximo sostuvo que “se negociaba con las privatizadas presionando por tarifazos; con un sector del PJ presionando por represión policial, mientras nosotros sacábamos las pistolas de las cartucheras policiales”.

“Quiero que sepan que estas críticas están hechas desde la humildad”, aseguró y lamentó que las gradas estuvieran vacías de militantes. “A mí no me molesta escuchar, no es algo malo, tenemos que aprender a no enojarnos, porque es lo que ustedes nos pidieron mucho tiempo; y resulta que esa humildad que nos pedían la han olvidado. No repitan nuestros errores”, pidió.

Tras detallar que la situación argentina con la desocupación “fue demasiado dura”, pidió comprender la negativa a acompañar el proyecto. “No se trata de una postura, como quisieron hacer ver, creo que es un poco más profunda. Escuché atentamente al presidente electo cuando pidió que cuando observáramos un error se lo marcáramos. Creemos que es un error y tenemos la libertad de decirlo, sin que eso signifique palos en la rueda. Solo pedimos que vayan y negocien mejor”.

Concluyó recordando que “a 70 años de Braden o Perón, no digan Braden; a 200 años de la independencia, no digan dependencia”, y aclaró que no lo decía de manera de chicana. Con un tono humilde, le dijo al oficialismo que “son mejores que nosotros, háganlo”, y aclaró que no quería referirse en su discurso a los despidos. “Se que es muy difícil gobernar, lo digo sinceramente”, aclaró, para señalar luego que “de mi parte no va a haber palos en la rueda. Queremos un país grande como también quieren ustedes y tenemos que sintetizar eso”.