BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 22 de noviembre de 2017
COYUNTURA
Ganadores y perdedores del cierre de listas
Como siempre ocurre, la presentación de precandidaturas dejó un tendal de heridos y algunas figuras victoriosas. Una mirada al saldo de este 24J armado pensando en 2019.
26 de junio de 2017
El cierre de listas dejó, como suele suceder, un tendal de heridos, ganadores y vencidos. También mensajes en todos los sentidos que deberán ir decodificándose, pero además en muchos casos dejan un final abierto que se cerrará recién en octubre.

Partiendo del oficialismo, el cierre fue el más ordenado, en relación con la oposición. El ruido mayor se percibió el día previo al cierre de listas, al confirmarse el paso al costado de Facundo Manes, que no quiso ser candidato cuando en lugar del primer puesto que le habían ofrecido hace meses era desplazado al segundo lugar porque el Gobierno pensó en Graciela Ocaña como una candidata más adecuada para hacer frente a la campaña, habida cuenta de que enfrente estaría Cristina Fernández de Kirchner.

Fue un traspié para la gobernadora María Eugenia Vidal, que cortejó al neurocirujano durante meses para que saltara a la política y terminó desairada, no por una decisión propia sino del comando de campaña. También perdió Mariú al resolverse que Esteban Bullrich fuera el candidato a senador, cuando ella -igual que Jaime Durán Barba- prefería el perfil de Gladys González. Sin embargo en el Gobierno terminaron pensando que la presencia de Cristina en la vereda de enfrente ameritaba poner por parte del oficialismo una figura de mayor, y para eso nada mejor que un ministro de Macri, tal vez su preferido.

De tal manera, podemos considerar el de la titular de Acumar como un traspié, pues de estar a punto de liderar la campaña para el Senado, o en todo caso la lista de diputados, concluyó secundando a Bullrich. Y un fuerte espaldarazo para Ocaña, que logró un meritorio reconocimiento en el marco de la incorporación de su partido a Cambiemos.

Pero si de ganadores del oficialismo hablamos, primera y con corona está Elisa Carrió, que cobró muy bien su fidelidad a la alianza que ayudó a construir y su aceptación de encabezar la lista porteña de Cambiemos. Sumó detrás suyo allí a Juan Manuel López y Paula Oliveto, sin contar a Fernando Iglesias, que supo ser diputado suyo pero hoy ya no le reporta y fue un pedido puntual de Mauricio Macri. En provincia de Buenos Aires puso a Héctor “Toty” Flores segundo, y a Marcela Campagnoli cuarta. También impuso a la secretaria general de la Coalición Cívica-ARI, Maricel Etchecoin Moro, como candidata a diputada provincial para la cuarta sección electoral de la provincia de Buenos Aires. En la lista santafesina, puso a Lucila Lehman en tercer lugar, y quinto a Gustavo Gutiérrez en Mendoza, en tanto que Alicia Terada es segunda en la lista del Chaco.

Perdedor resultó el intendente de Córdoba, Ramón Mestre, que no pudo imponer el nombre de su hermano Diego al frente de la lista de Cambiemos de su provincia; batalló hasta el final, amagó con ir a internas y terminó ubicándolo en el quinto lugar.

En la oposición arrancaremos por el kirchnerismo, donde claramente resultó desplazado el núcleo histórico legislativo, donde los diez diputados nacionales que vencen sus mandatos en diciembre esperaban renovar sus bancas. De ese grupo, solo Héctor Recalde y Juliana Di Tullio -jefe y exjefa del bloque del FpV-PJ- figuran en las listas… pero como candidatos a senadores suplentes…

A su vez, se quedaron sin lugares Carlos “Cuto” Moreno, Diana Conti, Carlos Kunkel, Luis Cicogna, Edgardo Depetri, Dulce Granados, Teresa García y Gustavo Arrieta. De estos emblemáticos legisladores, Teresa García (2°) y Conti (6°) irán como candidatas a senadoras provinciales en la Primera Sección, y Moreno irá como candidato senador provincial por la Sexta.

El exintendente matancero y actual titular del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, fue ubicado tercero en una lista donde no sobran los peronistas. Claro que la expresidenta quería allí a Verónica Magario, cosa que también deseaba, parece, Espinoza, pensando en su regreso como intendente de La Matanza, pero la jefa comunal prefiere seguir donde está. Todo un dato de su declive lo expresa el quinto lugar que le dieron a Daniel Scioli, quien había sido mencionado como previsible compañero de fórmula de Cristina para el Senado, o bien encabezando en Diputados. Los que mira la mitad del vaso lleno desde el entorno del exgobernador, dicen que al menos está en la lista nacional, cosa que en algún momento se puso en duda.

A La Cámpora no le fue mal en este cierre de listas, al menos en donde la expresidenta mantiene influencia. Hay quienes advierten que no tiene tantas candidaturas en la provincia de Buenos Aires, pero eso se debe a la necesidad de no incomodar a los intendentes, que ya de por sí no fueron incluidos en las nóminas. Todos los legisladores provinciales que ponía en juego en la provincia de Buenos Aires la agrupación liderada por Máximo Kirchner van por la reelección, y son los únicos que están en esa condición. A nivel nacional, no exponía ninguna banca y ubicó a Laura Alonso en el noveno lugar y a Horacio Pietragalla doce. Son los diputados que, como mínimo, esperan conseguir con Unidad Ciudadana. Florencia Lampreabe, secretaria de Desarrollo Social del Municipio de Hurlingham, aparece en el decimoséptimo lugar.

También lograron reconocimientos inesperados como en San Luis, donde Ivana Serrano, dirigente camporista, fue ubicada en un simbólico segundo lugar de los senadores suplentes, antecedida por el propio gobernador Alberto Rodríguez Saá, mostrando la sintonía que los puntanos vienen manteniendo con el kirchnerismo desde que se asustaron por la alianza que Cambiemos hizo con Claudio Poggi, candidato a senador por esa fuerza. Y dicho sea de paso, la presencia de Alberto en la lista para senadores suplentes anticipa la candidatura de Adolfo Rodríguez Saá a la gobernación en 2019, momento en el que si les va bien harán un enroque en el Senado.

Otrosí digo: Liliana Negre de Alonso dejará de ser a fin de año “la senadora decana”, pues se alejará de su banca que ocupa desde el año 2001. Adolfo Rodríguez Saá la reemplazó en la lista por María Eugenia Catalfano, secretaria de la Juventud de la provincia de San Luis.

Ya que estamos por el interior del país, un gran ganador es el expresidente Carlos Menem, que a los 87 años de edad será seguramente reelecto por un período más en la Cámara alta: su tercer mandato. Su celebración es porque se vio reivindicado por el peronismo de su provincia, que necesita de su figura para no perder ante Cambiemos, que postulará al actual ministro de Defensa, Julio César Martínez. Fue todo un reconocimiento para Menem el acto en el que se presentó su candidatura, rodeado por el gobernador riojano, Sergio Casas, y su antecesor, Luis Beder Herrera.

¿Sergio Massa ganó o perdió? Personalmente, el tigrense no quería participar de este turno electoral, tal cual le habían recomendado los colaboradores a los que más escucha. Pero quedó esclavo del propio corset que se puso. Deseoso de mostrarse como el hombre que derrotó a Cristina en 2013, Sergio Massa quiere renovar esos títulos adjudicándose una nueva victoria sobre CFK. Pero el contexto es claramente distinto y su propósito mucho más irrealizable. La contradicción de su espacio queda claramente expuesta cuando si bien quiere mostrarse como “la ancha avenida del medio” y enterrar la grieta, esperó a que la expresidenta confirmara su candidatura para presentar su lista propia, ante la suposición de que podría candidatearse para Diputados. El frente 1País terminó siendo el último en presentar a sus candidatos el 24J, aunque la demora fue adjudicada por muchos a las discrepancias internas que generó el cierre de listas. El massismo renueva muchas bancas y el contexto establece que la cosecha puede ser claramente menor, por lo tanto quedarán muchos en el camino. Y quedaron varios heridos. Mirta Tundis puso el grito en el cielo cuando la pusieron segunda en Capital Federal -certificando las bajas expectativas que tienen para esa pelea- y volverá a ser candidata bonaerense. En el tironeo, se le fueron los de Libres del Sur, que querían lugares rankeables que el massismo no estaba en condiciones de ofrecer, pues también debía atender los requerimientos del GEN. Previsiblemente, portazo y Libres del Sur afuera del acuerdo en la provincia, aunque mantendrán la alianza en la Ciudad de Buenos Aires.

En el randazzismo, por último, el ganador es precisamente Florencio Randazzo, aunque la suya pueda ser una victoria pírrica. Logró llegar al final con casi todos los intendentes que lo respaldaban, aunque sobre la hora se le fueron dos del interior. Y será candidato, como deseaba. Se le plantó a Cristina Kirchner otra vez y pudo darse el gusto de discutir con ella cara a cara, todo un reconocimiento de la expresidenta. De su sector, perdió el expresidente de la Cámara baja Julián Domínguez, que aspiraba a liderar la nómina para diputados, pero debió ceder su lugar a Eduardo “Bali” Bucca, pues los intendentes debían tener alguna representación, para diferenciarse así de la lista de Cristina. También quedó sin nada Héctor Daer, integrante del triunvirato de conducción cegetista, que se alejó del massismo recientemente para acercarse a Randazzo, pero no fue integrado a las listas.

Al final, gran ganador resulta Cambiemos, con la confirmada división del peronismo en el principal distrito del país, una ventaja inmejorable.