BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 21 de septiembre de 2017
OPINIÓN
Los Mapuches y nuestro territorio intangible
Por Aníbal Hardy. El exlegislador nacional considera que los reclamos de los poblados mapuches son posiciones antipatrióticas y lastiman la construcción identitaria argentina.
25 de agosto de 2017
Es pública la acción criminal secesionista de un grupúsculo de delincuentes tanto chilenos como argentinos cuya idea es separar una porción de nuestro territorio y de la vecina Chile para fundar un estado o región independiente “mapuche”.

Mientras algunos políticos se hacen los desentendidos, los mencionados delincuentes y secesionistas nos tienen muy bien registrados a nosotros. La cuestión de los indigenistas en general y de los denominados mapuches en particular lleva desarrollándose desde hace varios años y se ha convertido en moda ideológica y lugar común de la izquierda y aún del anarquismo y el multiculturalismo progresista de la peor especie, que lo explota políticamente junto con el feminismo, la temática de género o el abortismo y diversas otras iniciativas contra el sentido común y el orden natural.

Actualmente es motivo de desvelo de sectores británicos posiblemente vinculados a la Inteligencia de ese país siempre dispuesto a operar en favor de nuestra ruina. A diferencia de infinidad de argentinos ellos no se olvidan de Malvinas y que somos una nación enemiga, y a ellos les conviene mucho más tenernos disueltos y balcanizados. Lo ocurrido con el autodenominado cacique de apellido Jones Huala no deja de ser curioso más allá de del personaje y su grupo de supuestos aborígenes alzados.

Este “anglo mapuche” ha lanzado una de las campañas delincuenciales que realiza desde hace mucho tiempo, en Chile ha causado muertes y cuantiosos daños y que esta vez, tuvo como aditamento violencia tanto en Chubut como en la Capital, supuesta “represión brutal” por parte de Gendarmería y nada menos que la desaparición en Chubut de un “mapuche” que en realidad es un anarquista.

Abonan estas conjeturas el hecho de que Intervinieron miembros de Quebracho en los incidentes violentos de Buenos Aires. Verbitzky y Carlotto salieron a victimizar a los delincuentes y a pedir “aparición con vida” del anarco mapuche. La cobertura legal fue realizada por la abogada de Milagros Sala. También Gustavo Vera, que salió en defensa.

No obstante que los medios de primera línea vuelvan a ignorar la acción de estos criminales disfrazados su actitud estará ya potenciada y continuaran en la misma tesitura de violencia contra los argentinos y de reivindicaciones disparatadas y antiargentinas, por lo que hay que caerles con todo el peso de la ley.

Para disolvernos y destruir nuestra conciencia identitaria hay dos operaciones: La de los supuestos originarios que sostienen que no son argentinos, que un pedazo de Argentina les pertenece, que los argentinos son usurpadores o genocidas, la misma se desarrolla desde un plano teórico y político practico apoyados por Inglaterra, el progresismo transnacional y políticos traidores locales como en este caso. La otra se sostiene solo teóricamente y afirma que Argentina no es una Nación sino una dependencia de un imperio extinguido, que nuestros próceres (especialmente San Martín) eran todos masones secesionistas y agentes de potencias extranjeras.

Ambas posiciones son netamente antipatrióticas, por eso debemos combatirlas. La Patria es sagrada y su territorio intangible.