BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 23 de enero de 2018
LEGISLATURA PORTEÑA
Preocupación por el cierre de una carrera que se dicta en la Ex ESMA
El presidente del bloque Unidad Ciudadana, Carlos Tomada, presentó en la Legislatura porteña una iniciativa para que la Casa exprese su preocupación por el cierre de de la Tecnicatura Superior Universitaria en Periodismo Deportivo.
9 de enero de 2018
Tras el anuncio que el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, le hizo a la agrupación H.I.J.O.S., de no continuar con la financiación de la Tecnicatura Superior Universitaria en Periodismo Deportivo que se dicta en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (Ex-ESMA), el jefe del bloque Unidad Ciudadana, Carlos Tomada, impulsó en la Legislatura porteña una iniciativa para que la Casa exprese su preocupación al respecto de esta situación. En los fundamentos de la medida, Toma explicó que desde la inauguración de la tecnicatura “más de 650 estudiantes participaron de la misma y cuenta con tres camadas de periodistas deportivos egresados, consolidándose como una política de Estado fundamental para garantizar el acceso a la educación superior”.

“Pese a los resultados positivos mencionados, desde su asunción el Gobierno Nacional encabezado por Mauricio Macri ha mostrado, un profundo desapego con el proyecto educativo, que se manifestó en diversos obstáculos y trabas”, consideró y recordó que “en 2016, el Ministerio de Educación anunció el cierre de la Tecnicatura, que fue reabierta recién en abril, llevando a muchos de los estudiantes previamente inscriptos a anotarse en alternativas privadas, ante la incertidumbre de su continuidad”.

En este sentido explicó que “apenas comenzado este año, fue comunicada nuevamente la decisión de eliminar el financiamiento de la Tecnicatura, forzando de este modo su cierre y la posibilidad de formación gratuita de la carrera de Periodismo Deportivo” e insistió en que “cientos de jóvenes se verán obligados a formarse en instituciones privadas, y otros tantos resultarán excluidos del sistema universitario por no poder afrontar las costosas cuotas de la educación privada”.

“Este recorte no sólo implica un retroceso en las políticas de acceso al derecho a la educación, es también un embate a la de transformación de la Ex-ESMA, un lugar que funcionó como centro clandestino de detención, tortura y exterminio durante la última dictadura cívico-militar y que hoy es un espacio de formación y promoción de los derechos humanos”, sentenció.