BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 16 de enero de 2019
SU OPINIÓN VALE
La Vuelta de Obligado y la dignidad de los argentinos
Por José Narosky. Por qué se festeja el Día de la Soberanía el 20 de noviembre.
19 de noviembre de 2018
Hoy se celebra el día la Soberanía porque un 20 de noviembre de 1845, es decir hace 173 años, una flota de barcos ingleses y franceses pretendíó tomar suelo argentino, en el rio Paraná, la maniobra invasora fue neutralizada por el General Mansilla y tras 7 horas de combate y pese a la desigualdad de poderío militar, consiguieron hacerle frente a la invasión. El ingenio y la creatividad de los valientes pudo más que la superioridad de más de 100 navios. Porque los valientes también temen. Pero siguen avanzando. Los criollos, conocedores de los recovecos del río Paraná, colocaron cadenas, que resultaron decisivas e inesperadas para el resultado victorioso de los argentinos. Esas tres gruesas cadenas tendidas de orilla a orilla en el lugar conocido como “Vuelta de Obligado”, donde el río se angosta y describe una curva que dificultaba la navegación, dieron el tiempo que necesitaban los argentinos para asestar el golpe mientras el enemigo se ufanaba en cortarlas, allí sufrieron numerosas bajas en soldados y marineros y devastadores daños en sus barcos de guerra y en los mercantes.

No solo la sed de conquista, sino también, la ambición y la codicia desataron el conflicto. No quisieron comprender lo expresa este aforismo: “Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia”. Cada uno de los navios extranjeros estaba repleto de productos para ser colocados en la provincia de Corrientes y en Paraguay, tal vez sin tener en cuenta que no todo es el dinero ni lo material. Porque ignoraban que quien cambia felicidad por dinero no puede cambiar dinero por felicidad. Además, contaban con un poderoso arsenal a bordo. Nada de ello fue suficiente. La famosa LINEA DE ATAJO patriota, formada en la Vuelta de Obligado, y las veinticuatro unidades que la integraron (y que ilustran nuestros billetes de $ 20) eran: barcazas, barcos, naves, lanchones, chalanas, etc. Las mismas eran buques mercantes fluviales que fueron requisados, en su gran mayoría, en forma compulsiva por el estado argentino, permaneciendo a bordo durante el combate, los patrones de las embarcaciones y algunos marineros (que merecen se los rescate del olvido, ya que algunos ofrendaron su vida en el combate), y que, casi sin excepción, fueron destruidos por las fuerzas invasoras, haciéndose cargo el Estado de indemnizar a sus propietarios. Asimismo, se menciona al bergantín “Republicano”, que al mando de Craig disparó hasta agotar su munición, siendo volado luego por su tripulación para evitar que cayera en manos enemigas. Esa lucha desigual fue la muestra de que el pueblo no estaba dispuesto a renunciar una vez más a su capacidad de elegir. Los tiempos de la colonia habían quedado atrás. Porque, los que luchan buscando el bien ya lo han encontrado.