BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 21 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Lluvia de críticas desde el campo sobre Solá
La propuesta del legislador peronista de reinstaurar la Junta Nacional de Granos generó reacciones de diversas entidades que salieron a cruzarlo.
22 de agosto de 2019
El diputado nacional Felipe Solá encendió la mecha al advertir el miércoles por la noche en el programa A dos voces, de TN, que habría que volver para el tribo con “un sistema que rigió durante muchísimos años”, y citó a la Junta Nacional de Granos.

El sistema operó entre 1933 y 1991 y consistía en la compra por parte del Estado de trigo y otros productos a un precio establecido, se la vendía a los molineros a otro precio determinado y luego se pactaba el precio del pan.

Cuatro cadenas de cultivos, Acsoja, Maizar, Argentrigo y Asagir emitieron este jueves un comunicado para expresar su “enorme preocupación” por esas manifestaciones del diputado que integra el Frente e Todos, que a juicio de estas entidades “van en dirección contraria a las urgentes necesidades del país y destruyen producción y empleo en el corto, mediano y largo plazo”.

Las entidades que represntan las cadenas de soja, maiz, trigo y girasol alertaron que “el ya fracasado camino de la intervención en los mercados propuesto por Solá, apuntando a artificiales transferencias entre sectores solo genera incertidumbre y llevará a una menor producción y, por lo tanto, mayores precios para los consumidores y menos trabajo”.

Para estas entidades, “pensar en una Junta Nacional de Granos es una idea del siglo pasado que terminó fracasando estrepitosamente en nuestro país y en todo el mundo e implica reeditar el monopolio estatal en el comercio de granos”.

También se pronunció este miércoles Confederaciones Rurales Argentina (CRA), que pidió a la fuerza más votada en las PASO una aclaración respecto de si los dichos del diputado Solá representan la propuesta que el Frente de Todos tiene para ese sector. Y agregó que “las recetas del pasado, como las mencionadas, sólo generaron trabas y una burocracia que obstaculizó el desarrollo del sector agropecuario, lo que se tradujo en una merma de la producción y la destrucción de empleo y de inversiones que afectaron a todos los argentinos generando grietas estériles”.