BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 21 de noviembre de 2019
NOTICIAS
La ley de Obesidad vuelve a ser analizada en el Senado
El proyecto de ley sobre Trastornos Alimentarios será debatido este martes a las 17, nuevamente en la Comisión de Salud del Senado. Esta iniciativa cuenta con la sanción de ambas cámaras, pero fue modificada por Diputados, por lo que debe ser analizada otra vez en la Cámara alta.
4 de agosto de 2008
La iniciativa referida a los que padecen la obesidad, denominada mediaticamente "Ley de Obesidad", vuelve a tener su tratamiento parlamentario luego de su sorpresiva modificaciòn en Diputados.

La Comisión de Salud de la Cámara de Senadores, presidida por la kirchnerista Haide Giri, considerará este martes a las 17, la propuesta de dictamen relacionada con el proyecto de ley sobre Trastornos Alimentarios.

Cabe recordar que estaba todo listo en Diputados. Los integrantes del programa de televisión más vinculado a este tema se encontraban en los palcos de la Cámara baja, pero la ley de Obesidad, no fue sancionada, ya que fue modificada y volvió al Senado.

El pasado 4 de junio el sector azucarero ponía el grito en el cielo por un artículo donde se preveía una leyenda, que según los diputados tucumanos, "demonizaba el azúcar". Tras la protesta, hubieron algunos cambios al proyecto de ley que tenía media sanción de la Cámara alta.

Además de cambiar el artículo problemático con la industria azucarera, agregaron un fondo especial para compensar a las obras sociales y también sacaron del proyecto la anorexia y la bulimia.

Al respecto sobre el proyecto de ley, se trata de dar un marco de protección legal a los enfermos considerando a la obesidad una enfermedad y obligando a las obras sociales y medicinas prepagas a brindarles todo el servicio médico con la mayor amplia cobertura. Así también para los obesos mórbidos contempla la cirugía bariática.

Por otra parte, la iniciativa apunta a la educación para una dieta sana y nutritiva por lo que pone límites a las publicidades y exige leyendas con advertencias en los productos alimentarios.

El proyecto de ley de Obesidad vuelve al Senado

Diputados ya definió que no será definitivamente ley, ya que le cambiaron varios artículos problemáticos como el de la industria azucarera y agregaron un fondo especial para compensar a las obras sociales. También sacaron del proyecto la anorexia y la bulimia.

Se cumplió el adelanto de Parlamentario.com: No fue ley el proyecto de ley de Obesidad, que contaba con media sanción del Senado.

"Cambiamos el artículo 11 y no será ley", confirmaron a Parlamentario.com, desde el bloque oficialista. Esto se cumplió con la voluntad del Cuerpo por 135 votos a favor y 30 en contra.

La Cámara de Diputados aprobó en general el tratamiento de la ley de Trastornos Alimentarios, pero cambió el varios artículos por lo que impidió la sanción de la ley.

Los cambios que se realizaron fueron en los artículos 2, 11, 16.

El artículo 2 saca del texto la anorexia y la bulimia. El artículo 11 cambia la leyenda de prevención de consumo eliminando las palabras azúcar y grasas.

En el artículo 16, se agregó un fondo especial para compensar a las obras sociales.

Sin embargo, no permitieron cambiar el artículo 20 que trata sobre grasas trans.

"Demoniza la azúcar en el artículo 11", dijo el diputado kirchnerista Alfredo Dato, quien es tucumano y protestó en reclamo de la industria azucarera. "Queremos que no esté la palabra azúcar".

Al igual que Dato, la UCR en voz del diputado jujeño Miguel Angel Giubergia propuso un cambio en la redacción alternativa.

Sobre esto, el diputado Leonardo Gorbacz manifestó que "esto no perjudicaba al sector azucarero".

El diputado tucumano Gerónimo Vargas Aignasse aclaró que "no es contra la obesidad pero hay que pulirla para no perjudicar la industria azucarera. No buscamos el aplauso fácil."

También el diputado tucumano José García Hamilton apoyó la modificación del artículo.
La UCR, la Coalición Cívica, el PRO, el Partido Socialista, la Concertación Plural y el Frente para la Victoria votaron positivamente en general, en forma unanime. Pero la modificación de un artículo obligaría que el proyecto vuelva al Senado.

Pero el PRO propuso agregar a la norma la promoción de la nutrición saludable y la educación, que no está explicitamente nombrada en la ley. También se propone que la bulimia y la anorexia tengan un tratamiento separado.

Esto mismo lo destacó el diputado del SI Leonardo Gorbacz, quien comentó que consensuaron esta disidencia para evitar que vuelva el proyecto al Senado.

Los miembros informantes de la norma tan reclamada será curiosamente compartido por una legisladora kirchnerista, María del Carmen Rico, y un diputado radical, Juan Acuña Kunz.

En su exposición, Rico lloró al contar el problema de su hermano contra la obesidad y la discriminación que sufre un niño obeso y todo su entorno familiar por la diferencia que hace la sociedad.

"Hay que encarar este problema como una política pública de salud", concluyó la diputada que fue aplaudida por los participantes de "Cuestión de Peso" que se encuentran en los palcos.

Esto mismo destacó Acuña Kunz. "Hay que tratar esta epidemia que causa las mismas más muertes que el mismo hambre, pero siempre fue minimizada y tratada como algo menor e individual".

Sobre el comunicado fue el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, quien había confirmado que la ley de Obesidad se debatía el próximo miércoles 11, pero luego de la protesta de los participantes del programa de televisión "Cuestión de Peso", se sancionaría este mismo miércoles.

"Si hay consenso de los bloques, se aprueba", dijeron desde el bloque oficialista. Aseguraron que la preferencia para tratarlo sobre tablas la pedirá el diputado radical Juan Acuña Kunz.

El radical Acuña Kunz resaltó la actitud y la lucha del doctor Alberto Cormillot y el programa de televisión de canal 13.

La marplatense Vilma Baragiola tuvo un discurso emotivo al contar su propia historia como mujer obesa y reclamó la "ley ya" con una remera sobre la banca.

En un comunicado de prensa, Fellner comentó que la ley de Obesidad es demandada también mediáticamente por el programa "Cuestión de Peso" de la TV como parte de las modificaciones esperadas por el sector.

"Ya está! sale...". también había confirmado el titular de la Comisión de Salud de la Cámara baja, Juan Sylvestre Begnis, sobre el destino de la ley de Obesidad.

La conocida como ley de Obesidad, denominada Ley de Trastornos Alimentarios, podría ser convertida en ley por la Cámara baja.

En la última sesión, la Cámara de Diputados aprobó el pedido de preferencia para ser tratado en el recinto en la próxima vez que los diputados ocupen sus bancas.

Al parecer, este miércoles estaban dadas las condiciones políticas para una nueva sesión y el proyecto, que cuenta con media sanción del Senado, iba a ser ley, pero la política le dice no a los enfermos de obesidad.

El camino de la ley en Diputados
No fue fácil el recorrido de la iniciativa que nació en el Senado. Luego de idas y vueltas y varias demoras, el proyecto de ley sobre trastornos alimentarios logró dictamen en una sesión extraordinaria de la Comisión de Salud.

Como ese despacho está listo, el tema será tratado en la próxima sesión de Diputados y según adelantó Gobarcz "a pesar de que varios diputados hemos hecho algunas observaciones, hemos arribado a un consenso bastante amplio como para que la ley se vote sin modificaciones para que no tenga que volver al Senado".

El proyecto en cuestión crea un Programa Nacional para los trastornos alimentarios, incorpora la Educación alimentaria nutricional en todos los niveles del sistema educativo y obliga a las obras sociales y prepagas a la cobertura de los tratamientos nutricionales, psicológicos, clínicos, farmacológicos y quirúrgicos. Además, incluye otras medidas de control en la comercialización de alimentos, particularmente en comedores y quioscos escolares.

El diputado Leonardo Gorbacz explicó que "buena parte de los diputados de la comisión hubiésemos preferido que una misma ley no incluyera obesidad junto con anorexia y bulimia, porque son patologías distintas que requieren medidas muy diferentes, pero priorizamos la necesidad de que haya una respuesta de una vez por todas, y esta ley contiene lo esencial. No es posible que ante la epidemia de la obesidad no tengamos ya una política de prevención y un esquema que garantice la asistencia", aunque advirtió que "la ley no va a traer soluciones mágicas y las cirugías, hay que decirlo muy claro, sólo pueden ayudar en algunos casos muy puntuales, lo central es la accesibilidad a una alimentación equilibrada y la educación de la población".

La diputada del PRO Paula Bertol votó en disidencia, igual que la legisladora del Partido Renovador salteño Mónica Torfe.

Luego ambas aclararon su voto de este tema tan particular. Bertol aludió a que "si votamos una ley, hagamoslo bien de una vez y no tener que aprobar otra ley para corregir esta" referido a la inclusión de la bulimia y la anorexia.

En tanto, Torfe aclaró que "la problemática de la obesidad no debe ser abordada en forma conjunta con la bulimia y la anorexia por ser éstas consideradas trastornos particularmente psíquicos que se expresan a través de la alimentación y que requieren, en consecuencia, políticas de acceso a una asistencia en salud mental que sea interdisciplinaria y de calidad”.

En este sentido, la inclusión de la Bulimia y Anorexia junto a Obesidad, tampoco Sylvestre Begnis está de acuerdo, pero el oficialismo optó por aprobar este proyecto que viene del Senado para "sacarse de encima un peso mediático" y cumplir con la advertencia de la senadora, titular de la Comisión de Salud del Senado, Hayde Giri: "Si la ley vuelve, no sale más".