BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 30 de septiembre de 2014
NOTICIAS
Apuntan al Congreso por el crecimiento de la inseguridad
“El Parlamento es responsable por las leyes que tenemos”, aseguró la diputada Nora Ginzburg, quien destacó que desde el 2006 presentó un proyecto para bajar la edad de imputabilidad y nunca se trató.
16 de abril de 2009
Tras el asesinato de un hombre en Valentín Alsina por parte de un adolescente de 14 años, la inseguridad ha trepado un escalón muy peligroso como es la justicia por mano propia.

Los vecinos intentaron linchar al adolescente asesino y le pegaron al fiscal que acudió al lugar del hecho. También le pegaron al comisario de la zona y repudiaron a la Policía.

Este lamentable hecho que enluta una vez más al conurbano bonaerense, no pasó por alto para la diputada Nora Ginzburg, quien entrevistada por Parlamentario.com aseguró que “es un horror” la justicia por mano propia pero a eso “nos están llevando porque no hay políticas de Seguridad”.

“Los presos entran por una puerta y salen por la otra”, sostuvo la diputada porteña. Y sentenció: “Hay que cambiar las leyes y declarar la emergencia penitenciaria, para construir mejores cárceles o reacondicionar las que ya están”.

Sobre las políticas de Seguridad del Gobierno nacional, Ginzburg opinó: “Se les quemaron los papeles, ya que sus ideas no se adaptan a la realidad”. “Hay un seudo progresismo para lo que una vida valen y otras no”, agregó.

Al ser consultada sobre la situación de los menores de edad y la relación con el delito, la diputada nacional manifestó estar de acuerdo con la baja de edad de imputabilidad de los menores y recordó que en el 2006 presentó un proyecto de ley con ese fin pero nunca se trató. Por lo tanto, “el Congreso también es culpable por el crecimiento de la inseguridad porque no trata estos temas y lo único que hace es acusar a quien propone cambiar las leyes de ser de derecha”. “Yo quisiera que les expliquen los legisladores oficialistas y los jueces a la gente porque no se tratan estos temas en el Congreso”, concluyó Ginzburg.