BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 27 de agosto de 2014
NOTICIAS
Domínguez abogó por un Estado fuerte fije prioridades en materia agropecuaria
El ministro expuso ante la Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara baja, donde el controvertido tema de la política oficial para ese sector pudo ser discutido ampliamente.
13 de abril de 2010
Ante los legisladores que integran la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, el ministro de Agricultura Julián Domínguez defendió la política oficial en esa área y abogó por “la necesidad de un Estado fuerte, que fije prioridades en contraposición con otras ideas”.

Las negociaciones que se llevan adelante con China en torno de la comercialización de aceite de soja, la política ganadera, la producción de trigo y maíz, y la problemática de las economías regionales fueron ejes del debate del que participó el funcionario invitado por los integrantes de la comisión que preside el radical Ricardo Buryaile. El encuentro se llevó a cabo en la sala 1 del edificio anexo de la Cámara de Diputados.

El ministro Domínguez defendió las política aplicadas por el Gobierno en el sector, a las que enmarcó dentro de “una visión de modelo político”. Asimismo resaltó los avances logrados en el ámbito de la cartera a su cargo y defendió la “centralidad estratégica del Gobierno”.

“Creemos en la necesidad de un Estado fuerte, que fije prioridades en contraposición con otras ideas”, señaló Domínguez en un pasaje de su exposición, en la que destacó la labor de la Presidenta y puso como ejemplo de su preocupación para el sector agropecuaria la creación del ministerio que él encabeza.

“Fue una respuesta inteligente de la Presidenta a una realidad caracterizada por su propia dinámica”, dijo el ministro de Agricultura.

Domínguez resaltó los avances de su gestión en resolver los problemas de endeudamiento de los productores, en especial los pequeños, como así también dio por seguro un umbral de exportación de carnes de 400 mil toneladas para este año, y aseguró que la producción de trigo alcanzará las 11 millones de toneladas.

Respecto de los problemas del sector, los atribuyó en su mayoría a la grave sequía que afectó a la Argentina los últimos tiempos.

Un tema que no pudo quedar fuera del debate es el que involucra al polémico Guillermo Moreno, a quien previsiblemente Domínguez defendió.

"No actúa en las sombras ni se maneja con impunidad", aclaró el ministro, quien rechazó que se hubieran cerrado las exportaciones de carne para garantizar el abastecimiento interno.

Domínguez aseguró que nadie del Gobierno "toma decisiones unilaterales, se trabaja en conjunto y en todo caso la responsabilidad corresponde a quien conduce que es es la presidenta Cristina Kirchner".

El ministro de Agricultura se mostró contemporizador con el Parlamento, al que propuso "trabajar en forma conjunta", con el objeto de "plantear la discusión de un modelo de crecimiento y desarrollo para el sector".

La reunión se extendió por espacio de cuatro horas, durante las cuales el funcionario habló de "la necesidad de la reconstrucción del Estado como un espacio de decisión capaz de arbitrar y garantizar los intereses generales".

Con relación a la adjudicación de la Cuota Hilton que se encuentra retrasada, Domínguez apuntó contra una jueza emblemática para el kirchnerismo, María José Sarmiento, por una resolución de no innovar que interpuso la magistrada en la feria judicial.

Señaló que este miércoles se asignarán las 18 mil toneladas para cubrir las 28 mil del cupo cedido por la Unión Europea (UE), y se comprometió a que serán exportados la totalidad de los siete cortes y no los tres que se permiten actualmente desde que el secretario de Comercio incluyó a cuatro en la barata doméstica de carne.

No pudo precisar, eso sí, de qué manera los frigoríficos y productores podrán cumplir hasta el 30 de junio con esa venta externa que implica faenar un millón de novillos.

Sobre la política cárnica, confirmó planes de incentivo en marcha ante los reclamos de diputados de provincias ganaderas para se restablezca el programa "Más ternero" que permitió reconvertir la actividad en distintas zonas.

Reconoció que hubo un corrimiento de la ganadería al NOA y NEA, porque la frontera agropecuaria aumentó en 14 millones de hectáreas sembradas, y defendió el aumento del peso mínimo de faena.

Domínguez destacó la importancia de la creación de la Comisión de Emergencia, un mecanismo que permitió incorporar las distintas realidades regionales para encontrar una formulación que permitiera una intervención adecuada en las zonas más vulnerables.

Sobre el trigo, hizo hincapié en el "altísimo impacto de la sequía"; y reveló que se sembraron 3,2 millones de hectáreas con un rendimiento de 7,5 millones de toneladas y un remanente de la anterior de 3,4 millones, lo que hizo un total de 11 millones de trigo para la comercialización de la cosecha 2009/20.

En un pasaje, el diputado radical y dirigente agropecuario Pablo Orsolini expresó su preocupación por la falta de pagos del programa "Más terneros" para los pequeños productores ganaderos, en tanto que el cordobés Gumersindo Alonso (Frente Cívico-Córdoba) propuso eximir del pago del IVA para inducir el consumo de otras carnes.

El titular de la Comisión de Agricultura, el radical Ricardo Buryaile, habló de la necesidad de trabajar en una producción agropecuaria que incluya a la gente.

Desde el PRO, Christian Gribaudo lamentó que la decisión de muchos temas del sector queden en manos de otros funcionarios, y Ulises Forte, otro agrodiputado habló de la desaparición de miles de pequeños productores.

A su vez, el oficialista Alejandro Rossi resaltó que "el Gobierno está orgulloso del sector agropecuario".