BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 21 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Diputados aprobó y giró al Senado el proyecto sobre Ganancias
La Cámara baja avaló, con 139 votos del Frente para la Victoria y aliados, la iniciativa del Ejecutivo que fija un impuesto a la compraventa de acciones y grava el cobro de dividendos. La oposición se alzó en contra y tildó de “electoralista” la suba del mínimo no imponible.
4 de septiembre de 2013
El Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados logró aprobar y girar al Senado, tras un debate de ocho horas, el proyecto del Poder Ejecutivo que modifica una serie de artículos de la Ley de Impuesto a las Ganancias, al afectar la renta de una parte del mercado de capitales.

El oficialismo reunió, junto a bloques aliados, 139 votos, sobre los 91 que aglutinaron a prácticamente toda la oposición, en una discusión sin sobresaltos que contó además con cinco abstenciones y algunas particularidades.

La iniciativa oficial, que este jueves comenzará a debatir el Senado en comisión, crea un impuesto del 15 por ciento a la compraventa de bonos y acciones que no cotizan en bolsa. Por otro lado, grava en un 10 por ciento el cobro de dividendos por parte de las empresas.

El Gobierno pretende financiar así parte del esfuerzo fiscal que se deriva de la exención del pago del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores que reciben un ingreso bruto de hasta 15 mil pesos y del aumento del mínimo no imponible de ese tributo para la cuarta categoría.

El oficialismo defendió el proyecto al sostener que se avanza en un esquema redistributivo “más equitativo, progresivo y justo”.

El presidente de la Comisión de Presupuesto, Roberto Feletti (FpV) precisó que “a partir de gravar actividades empresarias, se aspira a recuperar dos mil 400 millones de pesos de esos cuatro mil 500 que el fisco resigna en favor de los trabajadores” y subrayó que “esto es digno de ser tenido en cuenta en un contexto en el que los ajustes fiscales campean en todas partes del mundo”.

Además, el diputado remarcó que el proyecto en cuestión “garantiza el equilibrio de las cuentas públicas”, lo que “ha sido una constante de este Gobierno”, a diferencia de lo sucedido en administraciones anteriores, “que han adherido a recetas de libre mercado, pero fueron los que mayores desequilibrios fiscales y externos, con su consecuente endeudamiento, tuvieron”.

La más filosa del Frente para la Victoria fue la jefa del bloque, Juliana Di Tullio, quien acusó a la oposición de intentar "desfinanciar al Estado". "Nunca se les cae una idea para financiar nada, ¿quién les da las ideas, el círculo rojo?”, disparó.

La UCR, el Pro, el Frente Peronista y el FAP volvieron a exigir una reforma tributaria “integral” que beneficie también a monotributistas y autónomos, y la actualización automática y semestral del mínimo no imponible. Además, pidieron subir el mínimo no imponible del impuesto a los Bienes Personales.

Alfonso Prat-Gay (CC-ARI) encabezó la postura de la oposición al asegurar que su proyecto “mejora” la situación de los trabajadores en relación de dependencia, de los monotributistas y de los jubilados.

En este sentido, defendió la creación de un mecanismo para actualizar semestral y automáticamente –al igual que sucede con las jubilaciones- el mínimo no imponible al Impuesto a las Ganancias, para sortear los efectos de la inflación.

El kirchnerista Eric Calcagno fue quien retrucó la postura: “Cuando se debatió, la movilidad jubilatoria iba a ser una catástrofe, un error”, ironizó, en relación al rechazo de la oposición hace cuatro años.

Por el radicalismo, Miguel Giubergia sostuvo que la iniciativa oficial “discrimina a las PyMEs que no están en condiciones de abrir su capital a la oferta pública”. Por otro, sostuvo que el Gobierno no atiende el aumento de precios que afecta a los trabajadores y que constituye un “impuesto inflacionario”.

“El oficialismo ha tomado la decisión de tratar hoy este tema por necesidad más que por convicción”, añadió Ricardo Alfonsín, quien se quejó de que “este es un capítulo esencial a la hora de distribuir el ingreso, y recién ahora cuando sacaron a nivel nacional el 30 por ciento de los votos, se dignaron a tratar la modificación de un gravamen cuya injusticia clamaba el cielo”.

El aliado Carlos Heller (Nuevo Encuentro) se encargó de cruzar a los referentes de la oposición que calificaron la medida del Ejecutivo de “electoralista”: “Se trata de un proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo que forma parte de la política tributaria y fiscal del Gobierno nacional, es un error tratar esta iniciativa como una medida aislada o electoralista o como un cambio tributario parcial”, aclaró.

Por el Pro, Federico Pinedo analizó que “el problema es que sigue habiendo inflación, entonces dentro de seis meses van a aumentar de nuevo el mínimo no imponible y así cada seis meses”. “Esta es una irracionalidad que no resiste el menor análisis”, disparó. La líder del GEN, Margarita Stolbizer, lamentó que “los autónomos y los monotributistas siguen siendo el último orejón del tarro”.

Felipe Solá alzó por primera vez la voz del massismo en el recinto: tildó de “tibio” al proyecto oficial ya que “no se anima a gravar en serio la renta especulativa”, y defendió la propuesta del Frente Renovador.

El texto del Poder Ejecutivo sufrió pequeñas modificaciones de forma en la Comisión de Presupuesto, relativas a la adaptación a la ley de Mercado de Capitales y a contemplar las transacciones de un paquete de acciones entre dos empresas extranjeras sobre una sociedad argentina. Además, se evitará gravar dividendos en acciones liberadas.

Así las cosas, el oficialismo ya convocó a las comisiones de Presupuesto y de Coparticipación Federal de Impuestos del Senado para este jueves a las 12.30, con el fin de avanzar en el trámite del proyecto.