BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 15 de noviembre de 2019
NOTICIAS
Por el Presupuesto, Raúl Castells quiere quedarse con la banca de Pucheta
Furioso con la diputada por haber apoyado el proyecto del Gobierno, el dirigente piquetero pretende que su partido decida sobre la “continuidad” de Ramona Pucheta en el Congreso. La legisladora dijo que en estas condiciones no cederá su banca.
2 de octubre de 2013
Por Pablo Riveros

Las consecuencias del voto favorable de Ramona Pucheta al Presupuesto del Gobierno fueron más lejos de lo que la diputada esperaba. Tal como había adelantado a parlamentario.com, la legisladora nacional preveía una sanción por parte su partido, el Movimiento Independiente Justicia y Dignidad (MIJD), pues había desobedecido nada menos que una decisión adoptada por la asamblea partidaria.

Lo que no se imaginaba Pucheta era que Raúl Castells, con quien milita desde hace 16 años, pretendiera no solo quedarse con la banca a la que accedió en 2011 sino también expulsarla del partido que ayudó a fundar.

Pucheta confesó a parlamentario.com que se enteró a través de las redes sociales de la polémica maniobra del dirigente piquetero: el 12 de octubre, todos los militantes del MIJD fueron convocados a elecciones internas para decidir sobre la “continuidad” de Pucheta en su banca o su reemplazo por Castells para los próximos dos años.

En rigor, el MIJD había acordado que Pucheta y Castells ocuparían la banca dos años cada uno. Sucede que el piquetero iba tercero en la lista de candidatos a diputados que acompañó la postulación presidencial de Alberto Rodríguez Saá en 2011. El primer lugar lo ocupó Alberto Asseff, de UNIR; y para respetar el cupo femenino, Pucheta se quedó con el segundo puesto en representación del MIJD.

Como Castells no pudo hacer renunciar a Pucheta una vez que fue electa, en diciembre de 2011, el partido decidió que la diputada debería cederle la banca en 2013. Pero ahora la legisladora dice que en estas condiciones no cederá ni un paso.

“Mis votaciones en el Congreso siempre se decidieron mediante elecciones internas. Y dije que íbamos a ocupar la banca dos años cada uno. Pero yo no voy a renunciar de esta manera. No voy a aceptar que quieran usurpar mi lugar por haber tenido una posición propia en los 16 años que llevo en el partido: vivimos en democracia, no podemos dejar al país sin presupuesto. La banca me pertenece y terminaré mi mandato como tiene que ser”, afirmó Ramona Pucheta a parlamentario.com.

La dirigente piquetera reconoce que no la tiene fácil en el partido, dado que la mayoría de los militantes acompañan a Castells. De hecho cuenta que recibió “ataques” por mails, Facebook, y mensajes de texto.

No obstante se muestra optimista: “Trataré de salir adelante como hago siempre. Si he salido del monte con hambre, ¿por qué no voy a poder ahora que tengo más herramientas?”, manifestó a este medio.

Y en verdad, aunque el partido votara por su renuncia, sabe que tiene un mandato constitucional que no cesará a menos que sea por una decisión propia.

“Personalmente no estoy bien. No me merezco esto después de 16 años de militancia en el MIJD. Pero he podido charlar con algunos compañeros que conocen mi labor y me dieron la píldora para que siga”, confesó Ramona Pucheta, con la mirada puesta en el 12 de octubre.