BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 17 de julio de 2019
NOTICIAS
Elisa Carrió: “Que devuelvan lo robado”
Así se expresó la diputada nacional en el marco de una exposición realizada ante los estudiantes en la Universidad de Belgrano. Dijo que cuanto más votos ella tenga, “más van a actuar los jueces”. Prometió denunciar a “los que omiten denunciar”.
10 de octubre de 2013
“No le deseo la cárcel a nadie. Mi objetivo es que los que robaron devuelvan el dinero”, dijo en la Universidad de Belgrano la primera candidata a diputada nacional por UNEN, Elisa Carrió.

La dirigente dio una muy animada charla y respondió a preguntas de los numerosos estudiantes que se dieron cita para escuchar su participación en el ciclo “Yo, legislador, propongo”, organizado por las carreras de Ciencia Política y Relaciones Internacionales.

Carrió insistió en que para combatir la corrupción es necesario que la voten. “Cuantos más votos tenga yo, más van a actuar los jueces, porque solo si una figura que se destaca por la lucha contra la corrupción tiene votos, los jueces avanzan”, dijo.

Por eso, y a pesar de las críticas que suele recibir como denunciante crónica, instó a que se amplíen las presentaciones ante los tribunales. “En cualquier momento voy a empezar a denunciar a los que omiten denunciar. Hay que elevar las penas por omisión de denuncias, porque el problema no son solo los que delinquen, sino los que se hacen los distraídos.”

Sin nombrarlo, la candidata cargó con fuerza contra el intendente de Tigre y líder del Frente Renovador, Sergio Massa. “Ahora ya es tarde: se robaron la Nación, se robaron la energía y hay que empezar de nuevo. Pero muchos están preparando la sucesión. Los pactos de impunidad ya se están celebrando. Tenemos hasta la cara del nuevo Kirchner. Es un poco más lindo, tiene mejor nariz, pero es exactamente lo mismo”, señaló.

Respecto de Cristina Kirchner, no economizó juicios negativos. “Ella dijo que quería ser Napoleón. Estuvo clarísima, porque Napoleón era el César, y el César era un dictador.” Consultada sobre si está preocupada o no por la salud de la presidenta, Carrió dijo: “La salud presidencial no es grave. Tenía un coágulo, y ya se lo sacaron. Ahora, si las otras neuronas funcionan bien o no, ya no es un tema de mi incumbencia”.

Volvió a defender a los hijos adoptivos de la directora de Clarín, Ernestina Herrera de Noble, aunque dijo que prácticamente no los conoce. “Sacarle la bombacha por la fuerza a una mujer no es buscar la verdad: es tortura”, expresó, y criticó expresamente a la titular de Abuelas de Plaza de Mayo: “¿Cómo puede ser que si sabía que los chicos podían ser hijos de desaparecidos en una época ella cenara todas las semanas con altos directivos de Clarín?”, se preguntó.

Fue más allá al definir una pauta ética sobre la política de derechos humanos. Dijo que los derechos humanos “se defienden en momentos difíciles, porque en los momentos fáciles son todos humanistas”, y añadió: “Sólo soy distinto cuando obro de manera opuesta a como obraron conmigo. No puedo dejar morir a la gente en la cárcel por cáncer, por más que hayan cometido delitos horribles. No puedo porque no es humano”.

Una de las preguntas fue sobre la seguridad. Al respecto, ella abogó por la integración de quienes delinquen desde los márgenes de la sociedad. “Cuando sea presidenta, voy a filmar las cárceles, para que todos vean cómo se vive en ellas y a nadie se le ocurra pedir cuarenta o cincuenta años de prisión como solución para la inseguridad. Hay que integrarlos, reconstruir los lazos sociales. Ése es el progresismo”, manifestó.

Por último, antes de los aplausos, Elisa Carrió dejó su definición sobre la política: “Es el arte de sentir distinto, de pensar distinto y de actuar distinto. Es el arte de volver a empezar”, dijo, y consideró que en ese camino no importan tanto las derrotas electorales. “Yo no les creo mucho a los votos –dijo-, porque los votos también son modas. Yo creo en la causa. Si uno abraza la causa de la verdad, de la libertad y de la justicia, lo demás no importa.”