BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 15 de julio de 2019
COYUNTURA
La costumbre argentina
El Gobierno vuelve a dejar afuera al Congreso en el tema de la deuda.
31 de julio de 2009
Una costumbre que ya se está transformando en tradición. En la década del 80, del 90, y en estos últimos años, los distintos gobiernos que se alternaron en la Casa Rosada dejaron de lado al Congreso a la hora de elaborar estrategias e iniciativas en materia de endeudamiento del país.

Y la gestión del matrimonio Kirchner se orienta en el mismo sentido, no tan sólo por no haber permitido mayor participación de los legisladores en el canje de deuda realizado en el 2005, sino que tampoco se ha consultado en las nuevas iniciativas que está trabajando el Gobierno nacional.

En concreto, el ministro de Economía, Amado Boudou, quiere avanzar en dos frentes concretos por el tema deuda: canjear los bonos que se ajustan por CER y dar comienzo a la conversaciones con el Club de París. Sin embargo, un asesor de Boudou trató de justificar la falta de consulta con los legisladores para el tema deuda.

“A los legisladores se les va a informar, como corresponde, de todas las medidas que se puedan adoptar en materia de deuda y títulos. Pero es facultad del Poder Ejecutivo establecer los instrumentos adecuados”, señaló la misma fuente.

Por otro lado, se supo que el ministro Boudou está analizando realizar un viaje en el transcurso de agosto que marcaría el reinicio de las conversaciones con los representantes del Club de París y, para ello, se considera como muy probable una gira por Estados Unidos y algunos países europeos.

Así lo aseguraron fuentes del Palacio de Hacienda, quienes afirmaron que el titular de la cartera económica quiere impulsar a la brevedad las conversaciones con ese grupo acreedor. “Es muy importante comenzar a negociar algún tipo de acuerdo. No podemos seguir indefinidamente sin una regularización con esa deuda que está en default desde fines de 2001”, afirmó un funcionario del equipo económico de Boudou.

Efectivamente, la Argentina está en default con el Club de París, un foro acreedor integrado por 20 países, desde diciembre de 2001, cuando se declaró la cesasión de pagos general.

El monto que le debe Argentina a ese grupo asciende a casi 7.000 millones de dólares, aunque algunos representantes de los gobiernos que integran ese grupo acreedor afirman que el monto supera los 8.000 millones de dólares.

“Este va a ser un trabajo arduo pero muy importante. Al cerrar un acuerdo con el Club de París se podría reactivar el crédito para la Argentina y especialmente las inversiones”, apuntó el mismo colaborador.

Según comentaron en el entorno de Boudou, el objetivo es tener conversaciones preliminares con el Club de París antes que se realice en octubre la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

De todas maneras, la iniciativa que sí se observa como más lejana y aún en “pañales” es la normalización de la deuda con los denominados holdouts, es decir los acreedores privados que no ingresaron al canje de títulos efectuado a principios de 2005.

“Allí el panorama es distinto. Es indudable que el objetivo más inmediato es el Club de París”, agregó el mismo colaborador del ministro de Economía.

Por otro lado, se sabe que Boudou está trabajando desde la semana pasada en un canje de títulos públicos que se reajustan por la inflación, los cuales serán cambiados por otros que tendrán variables ligadas a las condiciones del mercado.

Al respecto, Boudou explicó que desde el Palacio de Hacienda que conduce “estamos trabajando en un canje de esos bonos, estamos buscando la combinación más adecuada”.