BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 21 de octubre de 2019
OPINIÓN
El ninguneo de las empresas de medicina prepaga al Congreso
Por María Elena Chieno
8 de octubre de 2013
Recientemente se han hecho públicas diversas opiniones lanzadas por dirigentes de empresas de medicina prepaga respecto a leyes de salud que nuestro Congreso ha aprobado en los últimos años, ampliando los derechos de los ciudadanos argentinos. Estas críticas se refieren a las leyes de medicación por hepatitis crónica, de anticoncepción quirúrgica, de tratamiento hormonal de emergencia, de drogadependencia, de conductas alimentarias, de obesidad mórbida, de celiaquía, de asistente domiciliario, de discapacidad, de alcoholismo y de fertilización asistida, “la frutilla del postre”.

Las empresas calificaron a la ampliación de derechos que nuestro país ha evidenciado como una “fiesta” de leyes. Sin conocimiento de causa, afirmaron que no se había consultado a “nadie” del ámbito de la medicina sobre las mismas. Para conocimiento de los Sres. Empresarios de la Salud, cada una de estas leyes fue debatida con la Academia Nacional de Medicina y el Ministerio de Salud, así como con universidades, ONG’s, médicos y grupos de la sociedad civil que acudieron a cada una de las reuniones de asesores y de diputados de cada una de estas temáticas para expresar su opinión. Algunas de las leyes fueron trabajadas durante años y recorrieron todas las provincias del país, típico caso es el de la Ley de Fertilización Asistida, a la que identificaron como una “aberración científica”.

Lo que los empresarios no se animaron a afirmar en voz alta es que la “fiesta” de las leyes no impacta negativamente en nadie más que en la “fiesta” que había en sus bolsillos. Fiesta conseguida a base del sufrimiento de millones de personas con enfermedades, con infertilidad, con discapacidades y con adicciones con que los nombrados Sres. Empresarios lucraban.

Expresar que estas leyes “no tienen rigor científico, ni razón de ser” y que fueron “sancionadas espasmódicamente y sin consultar a nadie” demuestra un innegable e inmenso desconocimiento del trabajo que se invierte en sancionar tan solo una ley: las rondas de consulta, los subgrupos de asesores, los invitados a reuniones de asesores y legisladores, el paso por cada una de las comisiones a que corresponden las leyes, la búsqueda de partidas de financiamiento y finalmente el tratamiento en maratónicas sesiones, y todo esto multiplicado por dos, ya que nuestro Poder Legislativo es bicameral y nada se sanciona sin la aprobación de ambas cámaras. Las leyes son una construcción colectiva, no solo entre los poderes legislativo y ejecutivo sino también con la sociedad. Ningunear esto es ignorar nuestra Constitución Nacional, nuestro sistema republicano y por supuesto a la Democracia que tanto nos costó recuperar.

La Salud es un Derecho Humano, no un beneficio económico. Todos sabemos que con la Salud no se juega, pero ahora además debemos reafirmar que con la salud NO SE LUCRA. La ampliación de derechos se hace, y se seguirá haciendo, en sentido ascendente, y no es este Honorable Congreso el que vaya a descuidar los derechos de las mayorías.
Repudio la falta de consideración que los Sres. Empresarios han manifestado por la Salud, su encubierta defensa de sus beneficios económicos, la falta de respeto a la Democracia y el escaso conocimiento que han demostrado respecto al trabajo que se invierte en otorgar derechos.

Chieno es presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara baja