BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 17 de julio de 2019
COYUNTURA
El kirchnerismo podría seguir siendo mayoría en el Senado
Si se dan en octubre algunos resultados previstos por las encuestas, mantendría en ese Cuerpo la composición actual, que le asegura el quórum y el triunfo en las votaciones.
18 de octubre de 2013
La Cámara alta fue siempre el escollo infranqueable de la oposición. Con mayoría peronista desde su composición inicial, allá en 1983, el PJ en todas sus acepciones siempre tuvo allí supremacía. Pasó cuando la Alianza llegó al poder en 1999 y también cuando el kirchnerismo perdió las elecciones en 2009 y el Grupo A consiguió convertirse en una mayoría relativa en la Cámara baja. En esa oportunidad, el Senado fue el límite que sólo pudo superar con el 82 por ciento móvil, obligando a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a utilizar su poder de veto.

Pero así como el kirchnerismo pudo mantener el control del Senado durante estos años, ese fue el talón de Aquiles para una eventual reforma constitucional. Tal cual informó oportunamente Semanario Parlamentario, aun si el kirchnerismo consiguiera la mejor elección en estas legislativas, repitiendo la abrumadora victoria de 2011, no podría llegar a los dos tercios necesarios en la Cámara alta.

Consumadas las PASO de agosto, se verificó que no sólo en el Senado el oficialismo quedaba lejos de los dos tercios. Pero pudo advertirse que si bien en la Cámara alta podría mantenerse con sus aliados como primera minoría, esa situación se tornaba bastante endeble.

¿Cómo está hoy el kirchnerismo en el Senado? El bloque del Frente para la Victoria cuenta con 32 miembros, a los que hay que sumar aliados como la senadora Ada Itúrrez de Capellini, del Frente Cívico por Santiago; Horacio Lores (MPN), los dos de Nuevo Encuentro de Tierra del Fuego, los correntinos Josefina Meabe y José María Roldán; Roxana Latorre; la pampeana María Higonet y Samuel Cabanchik. Hay quienes insisten en ubicar del lado oficialista a Carlos Saúl Menem, pero no habría que contarlo pues en general no va a las sesiones. Cuenta entonces con 41 senadores.

Las votaciones del Presupuesto y las leyes económicas, la semana pasada, mostraron esa ventaja oficialista. El resultado fue en todos los casos 40 a 27. En esa oportunidad, al oficialismo le faltó Cabanchik, quien siempre fue considerado por el kirchnerismo como un “aliado eventual”, pero para octubre es candidato a legislador por una lista K, por lo que esa ambivalencia parece haberse terminado. Tampoco cuenta con el salteño Juan Pérez Alsina, del Frente Renovador, quien el año pasado se había mostrado cercano al oficialismo en algunas votaciones, pero ya en 2013 volvió a distanciarse. Y sí cuenta con la pampeana María Higonet y el radical correntino José María Roldán, ya alineados con el Gobierno nacional.

La oposición en cambio cuenta con catorce votos radicales, más dos del Frente Cívico Catamarqueño, a los que hay que sumar a cinco del interbloque FAP, ocho peronistas disidentes y al salteño Pérez Alsina. Total, 30.

Si en octubre se repitieran los resultados de agosto, el kirchnerismo podría quedar un tanto debilitado. El bloque del Frente para la Victoria pasaría a tener 31 senadores y los aliados permanentes pasarían a ser solo seis. Tendría a tres santiagueños, más los correntinos Meabe y Roldán y la santafesina Latorre.

Pero las cosas podrían no ser tan malas para el kirchnerismo, que se ilusiona con sumar dos senadores más al bloque del Frente para la Victoria, con lo que podría llegar a tener uno más que en la actualidad. Cuenta para ello con que Daniel Filmus aventaje a Fernando “Pino” Solanas, en el marco de una elección en Ciudad de Buenos Aires que los encuestadores consideran sumamente pareja y en la que no pocos ubican al actual senador delante del diputado de Proyecto Sur.

El otro senador podría ser Marcelo Fuentes, en Neuquén. Es que allí está definido que el Movimiento Popular Neuquino se quede con las dos senadurías correspondientes a la mayoría y el FpV confía en aventajar a Compromiso Cívico Neuquino. Tal posibilidad no es descabellada, si se tiene en cuenta que el 11 de agosto el FpV quedó tercero por apenas 0,5%, menos de 200 votos. En las PASO, el Frente para la Victoria obtuvo un 9,35% contra el 9,40 de la Alianza Compromiso Cívico Neuquino, que sumó 6,40 de Compromiso con Neuquén y 3% de Elegí Coraje y Transparencia.

También podría perder la oposición la banca por la minoría en Salta, que de acuerdo con las PASO sería para el senador Juan Carlos Romero, pero muy amenazado según las encuestas por el diputado Alfredo Olmedo, que en agosto se ubicó a dos puntos del segundo lugar. Y si bien Olmedo no puede ser considerado un aliado K, siempre ha sido funcional para el oficialismo en cuanto al quórum y no pocas veces votó junto con el Gobierno.

De tal manera el kirchnerismo podría contar en el Senado a partir de diciembre, si los planetas se alinean, con un bloque propio de 33 senadores y siete aliados. Ocho, contando a Carlos Menem. Con lo cual quedaría igual que como está hoy.

Aunque claro está, hay quienes piensan que después de las elecciones podrían darse algunos realineamientos, como el del misionero Juan Manuel Irrazábal, que podría incorporarse a un eventual bloque massista. Pero ese será otro cantar.