BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 24 de julio de 2019
NOTICIAS
Se rechazó una moción del FpV para suspender la sesión
El kirchnerismo propuso posponer el debate sobre la deuda hasta que se haga una consulta popular vinculante para que la gente decida si pagar o no a los holdouts.
15 de marzo de 2016
Al cabo de una serie de cuestiones de privilegio, el presidente del bloque FpV, Héctor Recalde, presentó una moción de orden para suspender el debate, sugiriendo que se hiciera previamente una consulta popular para decidir según opine la ciudadanía.

Recalde recordó que el 11 de marzo pasado su bloque presentó un proyecto de ley para que se realizara una convocatoria a consulta popular vinculante, por lo que pidió “que se pase a cuarto intermedio hasta tanto el pueblo se pronuncie sobre el tema”. Al cabo de su pedido, recordó palabras del general Juan Domingo Perón, quien dijo que “la verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: el del pueblo”.

A continuación, el presidente del bloque radical, Mario Negri, expresó el “rechazo absoluto” de Cambiemos, pero advirtió que en el caso de una sesión especial solo debían tratarse temas vinculados al motivo de la convocatoria. “De cualquier manera adelantamos nuestro voto negativo”, concluyó.

Desde el Frente Renovador, la diputada Graciela Camaño trajo a colación el “teorema de Baglini” y dijo que en la sesión se estaba cumpliendo “a la perfección”. Recordó que en la sesión donde se trató la Ley de Medios “nosotros hicimos (también) una inmensa cantidad de cuestiones de privilegio. Indudablemente es una chicana política, pero ¡oh sorpresa!, durante 12 años el kirchnerismo, habiendo tomado decisiones importantísimas para la ciudadanía no se le ocurrió llamar a una consulta popular. No lo hizo ni siquiera cuando decidió que la deuda externa era un slogan ‘patria o buitres’; en ese momento hubiera sido justificado”.

A la hora de la votación, se notó que había tres abstenciones, correspondientes a los diputados de la izquierda, que precisamente habían presentado primero un proyecto de consulta popular. Pero el diputado Néstor Pitrola se encargó de despejar la sorpresa, al explicar que no se alinearían detrás de semejante planteo presentado por quienes hasta hace pocos meses estaban en el Gobierno.

La votación de la moción fue rechazada por 165 votos contra 84 y las citadas 3 abstenciones.