BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 22 de septiembre de 2017
OPINIÓN
Macri, Vidal, Larreta: Tres tristes traficantes de mentiras
Por Sergio García. El dirigente del MST y director de la revista Nueva Izquierda critica los discursos de los mandatarios de Cambiemos, que describe como “plagados de falacias”.
2 de marzo de 2017
Se iniciaron las sesiones ordinarias en el Congreso Nacional con Macri, en la Ciudad de Buenos Aires con Larreta y en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires con las palabras de Vidal. Los tres discursos tenían como marco el mal momento que atraviesa el proyecto Cambiemos de conjunto, reflejado en el creciente malestar social, en el salto en las luchas sociales, en la corrupción que ya evidencia el proyecto oficial tras la crisis del Correo, y en el debate nacional abierto con la lucha docente. Frente a esa situación, los tres discursos estuvieron plagados de falacias que intentaron pintar un país, una provincia y una ciudad que no existe. Y aunque quisieron ocultarlo, su preocupación es notoria, las cosas no le vienen saliendo bien y sienten el rechazo social que crece. Y eso no hay discurso preparado y actuado que lo pueda tapar.

Larreta, entre negocios espurios y más desigualdad

Comenzó Larreta por la mañana, con casi una hora de discurso intentando mostrar lo indemostrable; una supuesta buena gestión, la apertura al diálogo y la lucha contra la erradicación de las villas. La hipocresía de este personaje no tiene límites. La inseguridad en la ciudad crece día a día y ninguna de las medidas oficiales la combate, comenzando porque las cúpulas policiales son, no pocas veces, cómplices del delito. El diálogo que pregona es tan solo una estafa, no parecen haberse sentido escuchados quienes, por la crisis social y falta de trabajo, son empujados a trabajar en la vía pública. Menos aún las/os docentes, que a días del inicio escolar siguen recibiendo propuestas miserables de aumento. Ni las/os trabajadores de proyectos de asistencia social, que ven año tras año ver reducido las partidas presupuestarias. Y así crece la pobreza en la ciudad y la inseguridad. Mientras tanto, a diferencia del discurso de Larreta, las villas en CABA seguirán creciendo, porque crece la desigualdad social y la falta de futuro, en la ciudad más rica del país.

Macri, en un país inventado

Al mediodía fue el turno del Presidente Macri. Como si no hubiera miles de familias sin luz y encima pagando aumentos escandalosos, Macri se animó a decir: “Después de una década de despilfarro y corrupción empezamos a normalizar el sector energético”. El constante recuerdo del gobierno anterior intenta siempre tapar su responsabilidad ante el desastre actual. En nuestras páginas siempre hemos denunciado las políticas de ajuste del gobierno anterior y sus hechos de corrupción inocultables, pero este no es el debate hoy, sino el balance de un presidente que gobierno hace 15 meses.

Y en ese balance surge a las claras que el país empeora día a día para las mayorías populares. La supuesta normalización energética es hacer normal el salto cualitativo de las ganancias empresarias y de las boletas que paga el ciudadano de a pie. Macri dijo también que no le pongan palos en la rueda, es decir pide impunidad total para seguir con el ajuste brutal sobre los que menos tienen. Y habló de un país que se “está poniendo de pie”. Llegó así al borde del delirio, cuando todos los números económicos están en baja, incluidos los números de encuestas donde el apoyo al gobierno baja mes a mes, al igual que la consideración que tiene la población sobre Macri.

Como correctamente denunció Alejandro Bodart, Macri tuvo un discurso demagógico volviendo a prometer acabar con la pobreza, provocó a las/os docentes y encima habló de una ley sobre conflictos de intereses, cuando viene de querer salvar sus intereses familiares”, pura hipocresía macrista que solo puede acabarse con la única forma de combatir la corrupción en las licitaciones públicas; haciendo que su elaboración, adjudicación y seguimiento estén bajo un control social directo.

Vidal: detrás del disfraz hay una ajustadora

Por la tarde llegó el turno de Vidal. Con su voz suave, como queriendo demostrar buena voluntad y diálogo armonioso, intentó mostrar los avances en la provincia. Pero no se refiero a las cosas que de verdad sí avanzan; las aguas en zonas inundadas por falta de obras, la inseguridad en todos los municipios, las boletas de impuestos provinciales, la desigualdad social, los nuevos endeudamientos externos, el achicamiento de proyectos estatales con sentido social, los funcionarios de estado con salarios millonarios. Todo eso sí que avanza bajo su gestión.

Como si fuera poco, Vidal habló de las/os maestros. Quiso aparecer entendiendo su reclamo ¿Y por qué les miente entonces? ¿Por qué les dice que no puede pagarles más si es la provincia más rica? ¿Por qué defiende la campaña nefasta de los voluntarios encabezados por un miembro del batallón 601 de la dictadura para romper la lucha docente? Las cosas son concretas; Vidal quiere liquidar la educación pública, llevarla al menos “gasto posible”, hacer que las/os docentes trabajen por migajas, corriendo de escuela en escuela para tratar de llegar a fin de mes. Esa es la verdadera provincia de Vidal. ¿Qué Scioli ya había hecho su parte con su ajuste? Claro que sí, y siempre lo denunciamos y enfrentamos. Solo que Vidal vino a empeorar la cosa. Y eso es lo que estamos viviendo.

Carrio…cómplice de todo

Mientras una enorme franja del país se indignó con el discurso oficial que hablaba de crecimiento económico donde hay retroceso evidente y de atacar la pobreza cuando sus medidas generan mes a mes nuevos miles de pobres, la verborrágica diputada de Cambiemos Lilita Carrio dijo de Macri. “fue un excelente discurso, excepcional”. La supuesta adalid anti-corrupción avala y apoya sin reserva la mayor de todas las corrupciones de estado; la que día a día entrega riquezas a las corporaciones, transfiere ganancias al poder económico concentrado, la que liquida así la educación y salud pública, mientras le facilita a los amigos de la familia Macri el acceso a contratos millonarios de diversos tipos. Frente a esa corrupción que solo un ciego no ve, Carrio mira para otro lado y encima habla de palabras “excelentes”. Cuándo la única excelencia de moda, es su complicidad tácita con la entrega del país y la corrupción de estado de estos 15 meses.

Este inicio de sesiones puso blanco sobre negro un modelo que gobierno el país, CABA y Buenos Aires, al servicio de unos pocos. Para hacerlo inventaron discursos irreales y datos de avances sociales que nadie puede tomar seriamente. La mentira, es ya moneda corriente en Cambiemos. Por eso hay que enfrentarlo en la calle, comenzando por apoyar la lucha docente en todo el país, y por ganar las calles el 6, 7 y 8 de marzo, mientras reclamamos un paro nacional para los días siguientes contra todo el plan de ajuste.

Pero también hace falta dar contra el macrismo una fuerte lucha política. Y eso no va a venir de variantes que ya gobernaron y fracasaron como las distintas variantes del PJ y el FPV, ni de supuestos opositores como Massa/Stolbizer, que le votan a Macri las leyes fundamentales para dejarlo avanzar, y después hacen críticas para la tribuna.

Lo que hace falta es construir un nuevo proyecto desde la izquierda. Eso estamos haciendo con la conformación de Izquierda al Frente entre el MST y el Nuevo MAS. Estamos construyendo una nueva alternativa de izquierda en todo el país, con la firmeza de un programa de medidas anticapitalistas y socialistas, y sin el sectarismo del FIT que se negó permanente a la unidad y viven en peleas internas. Hagamos grande y fuerte, esta nueva unidad de la izquierda.