BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 27 de marzo de 2019
LEGISLATURA PORTEÑA
La CC ARI exigió la paridad de género en el Tribunal Superior de Justicia
Los cuatro legisladores porteños de ese espacio se comprometieron a trabajar en un proyecto que garantice la inclusión de mujeres en ese organismo y en los demás tribunales colegiados. Asimismo, aseguraron que buscarán impulsar una agenda legislativa de género en la Legislatura de la Ciudad.
8 de marzo de 2019
En el marco del Día Internacional de la Mujer, los cuatro diputados porteños de la CC ARI se comprometieron a impulsa un proyecto de ley que garantice la inclusión de mujeres en el proceso de selección de candidatos para el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en los demás tribunales colegiados.

De esta manera, Maximiliano Ferraro, Claudio Cingolani, Cecilia Ferrero y Hernán Reyes renovaron su compromiso de llevar adelante una agenda legislativa de género en la Legislatura de la Ciudad. Siendo que la principal iniciativa de esta agenda tiene por objetivo promover la perspectiva de género en la integración de la Justicia del distrito capitalino.

Para eso el proyecto propone la modificación de la Ley Nº 7 del Poder Judicial de la Ciudad, para que el Tribunal Superior de Justicia (compuesto por cinco miembros) sea integrado con al menos dos mujeres y las Salas y los tribunales colegiados (de tres miembros), con una mujer como mínimo. Asimismo, considera conveniente modificar la Ley Nº 31 del Consejo de la Magistratura porteña, a efectos de que cuando se produzcan vacantes en alguna Sala o tribunal colegiado se eleve el proyecto de propuesta de nombramiento de mujeres para cubrir el lugar con al menos un tercio de mujeres.

Es así que los oficialistas reconocieron que las mujeres han avanzado considerablemente en algunos aspectos importantes durante las últimas décadas, aunque advirtieron que estos progresos no han sido suficientes para “garantizar la igualdad de derechos, oportunidades y de trato” y sentenciaron que “todavía persiste la discriminación contra las mujeres en las esferas civiles, políticas, educativas, laborales, económicas, sociales y culturales; y el Poder Judicial no es la excepción”.