BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 25 de mayo de 2019
LEGISLATURA PORTEÑA
Los legisladores porteños conmemoraron el 40º aniversario del golpe militar
Con una serie de discursos, los jefes de los distintos bloques aludieron al golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, que inició la última dictadura militar que vivió el país.
17 de marzo de 2016
Durante la sesión ordinaria de este jueves, el Cuerpo parlamentario recordó el 40º aniversario del último golpe militar que sufrió el país, cuando el 24 de marzo de 1976 se inició el llamado Proceso de Reorganización Nacional.

El diputado Marcelo Ramal (FIT) señaló que en este 24 de marzo, la izquierda se va a manifestar en contra del “protocolo represivo”, en referencia al protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad en los piquetes; y “contra la impunidad de ayer y hoy”.

En tanto, el legislador Gustavo Vera (Bien Común) aludió a la deuda exterior contraída por los gobiernos de facto y dijo que “no se trajo deuda para beneficio, sino para favorecer a grupos económicos”.

Para Vera “en más de 40 años la Argentina es el único país que se ha subdesarrollado” y que “persiste en el error de aceptar una deuda completamente fraudulenta a través del cual se condicionó a la democracia”.

Por su parte, Fernando Vilardo (Autodeterminación y Libertad) resaltó que “se repudia el genocidio pero poco se habla de sus causas”. Y consideró que “en vez de un beneplácito por su visita” habría que preguntarle a Barack Obama por el “plan cóndor y la Escuelas de las Américas en Panamá”. “No hay buitres sin un 24 de marzo”, agregó.

Roy Cortina (PS) pidió recordar “activamente al 24 de marzo”, y explicó que “una forma activa de reflexionar es la memoria, es reconocer las causas y lo que significó, y lo que pasó en estos 40 años”.

El diputado socialista subrayó que la dictadura “tuvo causas económicas, pero el detonante fue político”. “La crisis fue de vacío de poder, impericia y falta de respuestas”, manifestó y resaltó que el golpe “todavía hoy tiene consecuencias materiales y simbólicas”.

También se refirió a los dichos del ministro de Cultura de la Ciudad, Darío Lopérfido, sobre la cantidad de desaparecidos que dejó la dictadura y expresó: “quiero creer que ese funcionario se ha equivocado y está reflexionando”.

La legisladora Paula Oliveto Lago (CC-ARI) mencionó que el golpe fue “el más siniestro de nuestra historia”. “Estamos repudiando la violencia, el genocidio y sus consecuencias”, sostuvo y remarcó que “no se puede partidizar el reclamo de verdad y justicia”.

Graciela Ocaña (Confianza Pública) recordó que “la dictadura destruyó la industria nacional y endeudó al país de una forma tremenda”. Además, habló de los años de democracia, y apuntó que si bien “tiene sus deficiencias y problemas” logró que el pueblo se pueda unir en el “nunca más”. “Creo que en esta conmemoración no tenemos que hablar de las diferencias”, añadió.

El diputado Marcelo Guouman (SUMA+) rindió un homenaje a Julio César Strassera, el ex fiscal durante el Juicio a las Juntas Militares. Por su parte, Cecilia de la Torre (Pro) solicitó que “de una vez por todas finalicen los juicios a los represores” y expresó su satisfacción por el pedido del presidente Mauricio Macri al mandatario norteamericano Barack Obama para que el gobierno de los Estados Unidos desclasifique sus archivos secretos sobre el período de la última dictadura militar en la Argentina.

Luego, su compañero de bloque José Luis Acevedo elogió a Raúl Alfonsín “el “padre” de esta democracia recuperada, quien con responsabilidad y tesón fue capaz de entregar la banda a otro presidente electo por el pueblo y romper así el ciclo fatal de golpes de estado”.

El jefe de la bancada del Frente para la Victoria, Carlos Tomada, expresó que “entre democracia y dictadura hay una diferencia insalvable, una diferencia entre la vida y la muerte”.

“Uno debe preguntarse por qué cuando la derecha, los poderes económicos, el establishment, la oligarquía llegan al gobierno siempre se inicia un proceso de condicionamiento de la soberanía de nuestro país, como por ejemplo el endeudamiento”, señaló el exministro del kirchnerismo.

Tomada dijo que la dictadura militar “atacó a los trabajadores, las organizaciones e instituciones del mundo del trabajo” e “inició y profundizo un ciclo de financiación de la economía subordinándolo al FMI”.

“Nos preocupa y nos alerta el proyecto de volver a encorsetar nuestra economía a la dependencia externa”, manifestó y convocó a la población a marchar a la Plaza de Mayo el próximo 24 de marzo.

Al final de los discursos, los diputados realizaron un largo aplauso en conmemoración a las víctimas del golpe, sus familiares y los desaparecidos.

Adhesión a marchas, actos y otras actividades

El Parlamento también adhirió “a las marchas, actos y demás actividades que se realizarán con motivo del 40º aniversario del golpe de Estado genocida del 24 de marzo de 1976”, según expresa una declaración aprobada sobre tablas.

El proyecto presentado por el diputado Carlos Tomada (FpV) señala en sus fundamentos que “esta Legislatura está llamada a adherir a estas jornadas como medida adecuada de promoción de la profundización del sistema democrático, la consolidación de los derechos humanos y la prevalecía de los valores de la vida, la libertad y la dignidad humana”.

También a propuesta del FpV se declaró “de interés para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos de la Ciudad al festival conmemorativo por el 40° aniversario de la última dictadura cívico militar y homenaje al vecino Julio Morresi, a realizarse en la Plazoleta Coronel Pringles (plazoleta de la Memoria Pastor José de Luca), el próximo 23 de marzo”. Se trata de una conmemoración por los 121 detenidos desaparecidos del barrio Parque Patricios y este año en particular al vecino Julio Morresi, fallecido el 1 de marzo último, padre de un desaparecido y militante de los derechos humanos.

Conmemoración al 40º aniversario del atentado a la embajada de Israel

La Legislatura aprobó una declaración, de autoría del legislador Eduardo Petrini (Pro), en la que “expresa su profundo pesar por el cumplimento del 24° aniversario del atentado a la embajada de Israel”. Asimismo, expresa que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires “acompaña a las familias de las víctimas y a toda la comunidad judía en su reclamo de justicia”.

El ataque terrorista a la Embajada de Israel en Argentina sucedió el 17 de marzo de 1992, causando 22 muertos y 242 heridos. El ataque destruyó completamente las sedes de la embajada y del consulado. El atentado fue investigado por la Corte Suprema de Justicia, sin que hasta 2016 haya elevado la causa a juicio.

Al comienzo de la sesión, los legisaldores realizaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas.