BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 13 de diciembre de 2017
COYUNTURA
El gran desafío
Sin duda alguna el eje central del acuerdo entre el Gobierno nacional y las provincias es la baja del gasto público real, caso contrario se complicará la situación económica.
22 de noviembre de 2017
Distintos economistas resaltaron la importancia que tiene el pacto fiscal suscripto con las provincias, aunque advirtieron que un punto clave será la baja del gasto público, tanto a nivel nacional como en los estados del interior del país.

Tras el desarrollo de ese convenio, fueron varios los especialistas que estimaron que si bien como hecho político es trascendente, el gran desafío será desacelerar el ritmo de aumento del gasto público.

En ese sentido, el exministro de Hacienda, Manuel Solanet, advirtió que tanto la Nación como las provincias han incrementado el gasto en los últimos años en “cifras alarmantes” y que se requiere disminuir drásticamente el nivel de las partidas presupuestarias.

Manuel Solanet, exsecretario de Hacienda en dos oportunidades, en el último gobierno militar y en la gestión de la Alianza, advirtió que “es trascendente que haya una baja del gasto público real, porque si no la economía de la Nación y las provincias van a tener problemas”.

“Si uno lo analiza desde el punto de vista fiscal, en cuanto a la urgencia de tener una mejor situación, este acuerdo no logra solucionar ese problema. Tira algunas ideas, sobre todo en lo que hace a los Ingresos Brutos en las provincias. Entonces, habrá que ver si las gobernaciones encaran esto con un criterio de austeridad o si van a sustituir un impuesto por otro”, enfatizó.

Solanet agregó que “el acuerdo implica que las provincias tienen que hacer buena letra pero no están penalizadas si no logran mejorar sus balances en las cuentas públicas, y por eso reitero, que el punto central es que haya una baja del gasto público”.

Paralelamente, desde la Fundación Mediterránea, el economista Jorge Vasconcelos resaltó el lado positivo del acuerdo del Ejecutivo nacional con las provincias.

“Es un paso muy importante para la sustentabilidad fiscal para el país, lo que implica un sacrificio importante de recursos de la Nación a favor de las provincias, especialmente de Buenos Aires. Entonces, lo que cabe esperar es que los gobernadores concreten realmente una baja de los impuestos distorsivos como Ingresos Brutos y Sellos”, agregó.

Desde el Gobierno consideran que el acuerdo es trascendente y señalaron que en los últimos días se produjeron buenas noticias en línea con ese acuerdo.

En Hacienda resaltaron el resultado del balance primario de las cuentas públicas, el cual en octubre mostró una baja del 47 por ciento en forma interanual, ubicándose en 32.495 millones de pesos.

Puntualizaron que el gasto público aumentó sólo un seis por ciento en forma interanual y que los ingresos mejoraron un 32 por ciento.

“El panorama fiscal empieza a mejorar y si se cumple lo establecido en el pacto fiscal, el próximo año estaremos en una situación mucho más positiva”, aseguró otra fuente de Hacienda.

Claro que todo dependerá de la conducta en la gestión de Gobierno a nivel nacional y provincial.