“De la Sota le pone límites al estilo fundamentalista del ‘todo o nada’”

El diputado Francisco Fortuna detalló las razones que llevaron al gobernador de su provincia a apelar a la Corte Suprema por sus reclamos ante el Gobierno nacional. Habló también de las perspectivas futuras de De la Sota y de lo que viene haciendo en su provincia.

Durante el tratamiento del proyecto de Presupuesto 2013 en la Cámara baja, el gobernador cordobés José Manuel de la Sota sorprendió apareciendo en el Parlamento. Y lo hizo para bendecir públicamente un proyecto del diputado nacional Francisco José Fortuna a favor de las trece provincias que no transfirieron a la Nación sus regímenes jubilatorios.

En efecto, la iniciativa del legislador del bloque Córdoba Federal permite que las provincias que no transfirieron a la Nación sus regímenes jubilatorios “reciban, con el mismo criterio de la Ley de Coparticipación Federal, la distribución de los fondos provenientes del IVA para financiar esos regímenes previsionales”. La iniciativa, dijo el gobernador, apunta a “la justicia, la transparencia y la equidad federal para la previsión social” con las provincias afectadas.

Todos los ojos repararon en ese legislador cordobés de perfil bajo que, remarcan los conocedores del mapa político cordobés, es el hombre de José Manuel de la Sota en el Congreso de la Nación. Un dato no menor, habida cuenta de que el mandatario cordobés ha sido puesto en la grilla presidencial de 2015, razón evidente de su distanciamiento con el Gobierno nacional.

Este cordobés de 59 años es diputado nacional desde 2009 y tiene una dilatada trayectoria como legislador provincial. De hecho, como senador provincial fue uno de los que llevó adelante la reforma del sistema bicameral de su provincia desarrollado tras una consulta popular.

En diálogo con Semanario Parlamentario, habló del mandatario cordobés, de la situación de su provincia y de sus proyectos legislativos.

– El gobernador De la Sota ya no oculta que quiere ser candidato a presidente, ¿es así?

– El gobernador José Manuel de la Sota está abocado en estos momentos a gobernar la provincia de Córdoba. El 10 de diciembre pasado asumió su tercer mandato como gobernador, han pasado sólo 10 meses. En ese marco y para defender los intereses de Córdoba es que el doctor De la Sota ha comenzado a formular una serie de reclamos al Gobierno nacional: fondos adeudados a la Caja de Previsión, fondos para Obras Públicas presupuestados y no ejecutados, construcción de viviendas prometidas y olvidadas, entre otros incumplimientos arbitrarios y discriminatorios que ha sufrido nuestra provincia, y lo hizo después de ser muy paciente. Son 1.040 millones de pesos para la Caja de Jubilaciones de los jubilados provinciales adeudados por el año 2011; 600 millones de viviendas y obras viales acordadas y ejecutadas con adelantos de fondos de la provincia que no fueron restituidos; cero peso para el financiamiento de la caja para este año deberían superar los 1500 millones de pesos… Sumando, son más 3.000 millones de pesos, para este año, que preveremos un gasto total presupuestario que no llega a los 30 mil millones. Esto es más de un 10 % del presupuesto ejecutado en los gastos reales de la provincia.
Quizás por esta actitud de que un gobernador se plante en la defensa del interés legítimo de su pueblo y porque es un dirigente que expresa lo que a su juicio no está bien y plantea diálogo y propuestas innovadoras de gestión, es que sectores del justicialismo, de los sindicatos, de los trabajadores, de otros partidos políticos, de los medios masivos de comunicación, del empresariado, de los sectores productivos del campo, han comenzado a prestar atención a nuestra provincia y a su gobernador, y han encontrado a alguien que con racionalidad, le pone limites al estilo fundamentalista del todo o nada del Gobierno nacional.
Esto suena fuerte, en un escenario en donde se impone silencio y obediencia a los que piensan distinto y cuesta explicar que hoy De la Sota esté dedicado plenamente a cumplir con su gestión de gobierno, porque su conducta se destaca y es lógico que la sociedad en general comience a observar todo lo bueno que se está realizando en Córdoba y, por ende, al artífice de ese progreso.

– ¿Usted cree que puede aglutinar a todo el PJ anti K tras su figura?

– Sobre esto sólo puedo comentar lo que el gobernador ha hecho en mi provincia. Se ha caracterizado por bregar siempre por la unidad del peronismo; como líder político siempre ha puesto énfasis en ser un constructor de coaliciones. El peronismo de Córdoba siempre ha sido frentista, y para ser frentista se necesita tener una mirada integral de la política, inclusiva de los diversos actores políticos y sociales. En ese sentido, toda construcción política debe partir de las coincidencias, consensos y miradas compartidas sobre la realidad. Toda construcción basada en una oposición a algo, o a alguien, o ser “anti”, está destinada al fracaso. El peronismo de Córdoba hunde sus raíces en los principales ejes del pensamiento de Perón: soberanía política, respaldo a los procesos de industrialización y fomento del empleo e integración social con igualdad y equidad. Con todos aquellos que comulguen con estas ideas seguramente vamos a trabajar más allá de circunstancias de tiempo y lugar.

– ¿Por qué cree De la Sota debe ser el candidato del PJ?

– Yo le podría dar muchas razones por las que vengo acompañando a De la Sota desde hace muchos años y que fundamentan mi compromiso personal con el liderazgo del gobernador, entre ellas que es un líder que con decisión y capacidad de ejecución, y como él lo expresa, que piensa en el diálogo como herramienta para resolver los conflictos y que cree en una Argentina capaz de enfrentar con optimismo los desafíos y oportunidades del futuro. Pero recién en el año 2015 termina el mandato de la actual presidenta. Yo estoy convencido que a este Gobierno que encabeza la doctora Cristina Fernández le va a suceder otro gobierno peronista, quizás allí, cuando llegue el tiempo de emitir opiniones, le pueda completar la respuesta a su pregunta.

– ¿Cómo están las relaciones de De la Sota con sus pares que responden a la presidenta?

– Bien, De la Sota valora especialmente las relaciones con sus pares, además hay una historia de militancia compartida y relaciones de afinidad entre compañeros peronistas, que un estilo de hacer política y de gestión del Poder Ejecutivo Nacional no pueden borrar. Son muchos años en que se han debatido ideas, a veces en momentos muy duros como en la crisis del 2001, pero la experiencia histórica del peronismo tiene la riqueza suficiente para hacer prevalecer más tarde o más temprano el sentido de unidad y de criterios sobre la realidad política en general y del peronismo en particular que nos impulsan hacia adelante. Por ahí, los problemas han surgido con algunos funcionarios o con ciertos dirigentes que colaboran con la presidenta y son repetidores de malas noticias para Córdoba; algunos no provienen justamente del peronismo o han demostrado ser permeables y dejarse tentar por cargos y políticas que provocaron el 2001. Entonces, las rispideces son mayores pues observan la realidad desde postulados y paradigmas ajenos a lo que es el pensamiento peronista. Tal vez allí las relaciones han sido más tensas.

– ¿Sobre qué ejes piensan trabajar para seducir al electorado?

– No hay ningún electorado que seducir, porque De la Sota no está en campaña. Pero si quiere le cuento algunas cosas que De la Sota hace en Córdoba. Recordando aquel principio básico del peronismo que dice que “mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar”, en mi provincia se ha hecho y realizado mucho del año 1999 a esta parte. Yo le diría que entre las cuestiones principales tenemos a la educación, no sólo por la construcción de más de 400 escuelas en toda la geografía provincial (que convirtieron a los gobiernos peronistas en los que más escuelas edificaron en la historia de la provincia), sino también porque somos de las provincias que más días de clase efectivamente brindan a los alumnos. Este año también instrumentamos el Boleto Educativo Gratuito, por el que viajan 200 mil estudiantes, docentes y no docentes en forma gratuita, que no tiene precedentes en el país. El empleo, que se ha fomentado con los beneficios otorgados al sector metalmecánico y de servicios, con los beneficios que se han concedido al sector turístico, hoy Córdoba se propone llegar a superar la meta de 5 millones de visitantes, está a la vanguardia de los destinos domésticos; se suman a la promoción del empleo y la capacitación los beneficios de programas como el Plan Primer Paso, destinado para que más de 10.000 jóvenes sin experiencia laboral den sus primeros pasos en el mundo del trabajo. Este programa incorporó ya a más de 70.000 jóvenes en experiencias anteriores al trabajo definitivo en diversas actividades productivas. En el año 2001, en esa terrible crisis, el sector agropecuario de nuestra provincia fue uno de los motores que reactivó y puso en marcha el aparato productivo con un decidido apoyo del Estado provincial. Así también llevamos adelante importantes reformas institucionales en los distintos poderes del Estado, por ejemplo la incorporación del Consejo de la Magistratura o los Juicios por Jurados populares, o la reforma política con la boleta única y la transformación del Poder Legislativo a un sistema unicameral, o el nuevo federalismo interior en donde se destaca la relación provincia municipios.

– ¿Se han impuesto un límite para formar una alianza con otros espacios?

– Como le decía anteriormente, estos son tiempos de gestión y no de estar pensando en frentes electorales, pero sí le puedo decir que nosotros venimos del peronismo, militamos en el peronismo y gestionamos desde el peronismo. Pero tomando nuestra historia en Córdoba, le puedo comentar que nosotros gobernamos la provincia desde el año 1999 con un frente que se denomina Unión por Córdoba que tiene al justicialismo como su columna vertebral, pero que también cuenta con otros aportes partidarios afines al pensamiento justicialista.

– Sin dudas usted es el referente del sector en el Congreso. ¿Ya comenzó a tejer acuerdos con legisladores del PJ?

– Desde que estamos en la Cámara siempre hemos mantenido el diálogo y la discusión constructiva con todos los bloques políticos partidarios. Naturalmente uno tiene afinidad con los peronistas que tienen una actitud de compromiso con el federalismo real y que no creen en modelos hegemónicos, que comparten el pensamiento del Perón que vino en los 70 a ofrecer un último servicio a su patria, que predicó que para un argentino no debía haber nada mejor que otro argentino y que pensó en un modelo de Nación en donde todos los sectores tenían algo que aportar.
Hasta ahora me he dedicado a mi función legislativa y he trabajado con todos los diputados de distintos bloques, de hecho he compartido proyectos legislativos diversos y tengo muy buena relación con los diputados cordobeses que defienden los intereses de Córdoba, tanto de la UCR como los del Frente Cívico que lidera el doctor Luis Juez.

– Su provincia hace un reclamo por la restitución de fondos. Usted presentó un proyecto de ley de Transparencia y Equidad Federal en la Previsión Social. ¿En qué consiste el mismo?

– Consiste en una solución sencilla, eficaz y transparente tanto para la Nación como para las 13 provincias que permanecieron desde la década del 90 con la responsabilidad de abonar las jubilaciones y pensiones de sus empleados públicos. Las provincias argentinas ceden a través de distintos impuestos recursos para el sistema previsional nacional, que duplican los recursos que resultan de los aportes y contribuciones, que era el financiamiento tradicional que fue modificado en la década del 90 y además que esta situación distorsiona severamente el sistema de coparticipación de impuestos para estas provincias. Ahora se agravó, porque la Nación se quedó este año con el cien por ciento del IVA previsional, que se detrae del total del IVA que fueron casi 23.000 millones para este año, sin recibir nada a cambio por esa cesión de impuestos, porque ahora la Nación desconoce el derecho de las provincias a financiar en parte el déficit de sus cajas provinciales. Tengamos claro que estos impuestos cedidos sirven para atender los haberes de las diez cajas transferidas en los 90.
La propuesta que formulamos respeta los principales parámetros que regulaban estas transferencias, sin modificar las fuentes de financiamiento, ni tampoco el volumen de recursos monetarios anuales, que se encuadra por debajo de los promedios históricos transferidos mediante los convenios de armonización que resultaron de los acuerdos Nación-Provincias. Proponemos la transferencia automática y diaria de esos recursos que se financian en una pequeña proporción, con el impuesto a los bienes personales y con el denominado IVA previsional, como mencione, para el 2013 representan 25 mil millones de pesos según el presupuesto presentado. El proyecto establece además dejar sin efecto los convenios de armonización y remplazarlos por transferencias automáticas que se ajustan a los parámetros mencionados, que dan transparencia y previsibilidad tanto a la Nación como a las provincias, terminando con más de una década de incertidumbre y discrecionalidad que nos perjudica a todos los argentinos y a más de 750 mil jubilados de las cajas provinciales no transferidas y que dependen de este sistema arbitrario

– ¿Es posible obtener estos fondos?

– Sí, porque los valores históricos representan un promedio del 38% del total del llamado IVA previsional y para el año 2013 las erogaciones que planteamos no superan el 34%.

– ¿Cómo se distribuirá el producido del Impuesto al Valor Agregado?

– Un once por ciento irá al sistema de previsión social; el 89% se distribuirá de conformidad al régimen establecido por la Ley 23.548.

– ¿Se tendrán en cuenta las prestaciones de retiro por invalidez y pensiones por fallecimiento?

– Sí, estas situaciones están contempladas en el presente proyecto; en el artículo 3°, se menciona específicamente a las prestaciones de retiro por invalidez y pensiones por fallecimiento.

– La Nación sigue en deuda con la provincia. ¿A su criterio a qué se debe su incumplimiento?

– Yo creo que esto se debe a dos cuestiones centrales: las dos primeras se vinculan a problemas de gestión. Vemos que en los últimos tiempos el Gobierno nacional ha tomado una serie de medidas que no sólo han sido contraproducentes en términos sociales y económicos, sino que evidencian un importante grado de mala praxis: el cepo cambiario, la emisión descontrolada, la negación de la inflación, la pérdida de competitividad, la errónea liquidación de haberes de las fuerzas de seguridad… Todas medidas que no han podido ser explicadas razonablemente. En esta línea se debe inscribir la no transferencia de los fondos adeudados no sólo a Córdoba, sino a todas las provincias que no han transferido sus cajas previsionales. El otro aspecto vinculado a la gestión es el alto grado de discrecionalidad y arbitrariedad en que se están manejando los fondos públicos.
La segunda cuestión central es un tema político: el Gobierno nacional se maneja con una lógica amigo–enemigo, donde para ser amigo (y por ende recibir fondos, subsidios, obras, servicios, etc.) hay que estar de acuerdo en un ciento por ciento en todo lo que asevera el poder central. Si uno, expresa diferencias, o plantea caminos alternativos (aun cuando puedan ser superadores), es mirado y tratado como un enemigo y excluido de todo beneficio; más aún, es privado de gozar de derechos que les corresponden. La sociedad ya ha percibido esto y está mostrando su rechazo a esta política.

– ¿Por qué decidió su sector apoyar el proyecto de Presupuesto 2013?

– Por varias razones. Por convicción política, porque no adhiero a la política del todo o nada que pretende imponer el oficialismo y que daña el funcionamiento institucional. Tanto en mis años como intendente de mi ciudad, como en los años en que me tocó desempeñar funciones legislativas en mi provincia, he considerado al Presupuesto como la herramienta principal con que cuentan los gobiernos para planificar el futuro, analizar necesidades, fijar preferencias y atender a las mismas. Uno puede compartir o no el plan de gobierno que representa el Presupuesto, pero no se puede desconocer la prerrogativa constitucional que tiene un jefe de Estado, para mandar el Presupuesto al Congreso, ese derecho lo adquiere con el mandato popular, en una elección popular que es soberana. Yo entiendo que aunque uno tenga profundas diferencias con el proyecto de ley, hay que respetar esa prerrogativa, como ha sido mi caso.
Detallo cómo voté. El proyecto de Presupuesto tenía 85 artículos. Voté en general en forma positiva, y en particular sólo el artículo 81, que prevé modificaciones de la ley complementaria del Presupuesto nacional, pidiendo la incorporación del artículo 81bis que incorporaba el proyecto, que fue una iniciativa de mi bloque y que contaba con el acompañamiento de más de cien diputados, de distintos bloques políticos, 30 de ellos firmaban como coautores (porque hay uno igual que tiene cuerpo normativo propio y está en la comisión respectiva). O sea, en particular rechacé todos los artículos, aprobé sólo uno, el que habilitaba mi proyecto. Además, porque desde el bloque Córdoba Federal siempre hemos aportado ideas; nosotros nos caracterizamos no por la crítica por la crítica misma; no por la denuncia por la denuncia misma; no por el rechazo por el rechazo mismo, sino que siempre discutimos y planteamos ideas innovadoras, creativas, federales. Ha sido el caso de este año, donde insistimos con un proyecto de ley acompañados por todos los bloques
En virtud de ello, siempre he acompañado los presupuestos, en todos los años que llevo en esta Cámara, incluso cuando no se dio quórum para su tratamiento, nosotros estuvimos allí. Lamentablemente, el bloque del Frente por la Victoria, hace oídos sordos a todos los aportes constructivos que se le formulan, lo más increíble es que también hagan oídos sordos los diputados que integran ese bloque y que son de Córdoba o de cualquiera de las provincias discriminadas y que formen espíritu de cuerpo a espaldas de los ciudadanos que los votaron.

– ¿Cuál es hoy la situación económica de Córdoba?

– Córdoba es una provincia autosustentable, sólida, funcionando y creciendo; pero por sobre todas las cosas, solidaria, pues contribuye a la masa coparticipable como las que más, con las retenciones como las que más. No obstante, por la discrecionalidad de la que hablaba, sólo recibe fondos en cuentagotas y por partidas infinitamente inferiores a lo que le correspondería por aportes y por población. Por eso el gobernador, cuando se presentó ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, fue claro en expresar que no venía a pedir plata, sino que venía a reclamar que se abonara lo que corresponde, lo que por derecho es de los cordobeses.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password