Para Boudou, una respuesta negativa rompería el “principio de equidad”

El exministro de Economía y actual vicepresidente de la Nación recordó que nuestro país “ha entrado en un esquema que ha bajado el endeudamiento, crece, cumple con los acreedores y con los argentinos, que es lo más importante”.

El vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, dijo que si la propuesta formulada ante la Corte para el pago a los fondos buitre es aceptada, inmediatamente enviarían una ley al Parlamento para abrir el canje de 2010 y minimizó una respuesta negativa, estimando que sería “un absurdo jurídico” que la justicia norteamericana “le haga un bloqueo a la voluntad de pago del país”.

Boudou reivindicó el manejo de la deuda hecho a partir de la gestión de Néstor Kirchner, señalando que hubo entonces “un giro de 180°” en la materia, de ahí que “se toma la decisión de que la oferta que se presenta a la Corte de Nueva York sea exactamente la del Canje de 2010, porque justamente es un enfoque en el cual se lleva adelante una propuesta aceptable para los acreedores, pero que al mismo tiempo tiene en cuenta la posibilidad de pago de la República Argentina, y la de asignar recursos a prioridades que tienen que ver con el funcionamiento del país”.

Según explicó quien fuera ministro de Economía precisamente en 2010, la oferta hecha a los bonistas es idéntica a la del último canje, porque “está la opción Par para los tenedores minoristas con menos de 50 mil dólares o euros, que no tiene quita y vence en el 2038; la opción Discount para los mayoristas. En ambos casos se reconoce los intereses desde el 2003 a la fecha: en el caso de los minoristas se hace en efectivo; en el caso de los mayoristas, con un bono Global 17, que emitimos en el 2010”.

“Y les estamos dando la unidad del Cupón del PBI para adelante, pero no les reconocemos los períodos transcurridos, porque esto sería pagarle una prima a alguien que no compró un seguro”, puntualizó.

Ante las críticas de Alfonso Prat-Gay, quien advirtió que prácticamente no hay quita con esta propuesta, Boudou aclaró que “una cosa es el capital. El Discount tiene una quita del 66 por ciento. Otra cosa es que aquellos que aceptan esta quita reciban pagos también acotados en el tiempo, si y sólo si la Argentina crece más del 3,26 por ciento”.

El vicepresidente de la Nación minimizó las expectativas negativas respecto a la respuesta de la Corte neoyorkina, porque “nosotros estamos demostrando un plan de pagos que se ha cumplido en los últimos diez años y que ha sido satisfactorio para el 93% de los acreedores, y al mismo tiempo ha permitido que la Argentina crezca como nunca en su historia”.

Así las cosas, estimó que “si no se aceptara este plan, se estaría rompiendo el principio de equidad, porque se estaría poniendo a algunos acreedores por sobre los demás; estaría en contra de la ley argentina, que no permite que se les dé más a algunos acreedores que a otros, y además escaparía a toda lógica económica, porque justamente la Argentina ha entrado en un esquema que ha bajado el endeudamiento, crece, cumple con los acreedores y con los argentinos, que es lo más importante”.

Con vistas al futuro, el presidente del Senado dijo que si se acepta la propuesta, “inmediatamente enviaríamos una ley al Congreso y se podría producir una apertura del canje en los términos del 2010, con aquellos tenedores que pretenden cobrar. Nosotros no hemos llevado una política de negociación de deuda distinta”.

A su juicio, “sería un absurdo jurídico que la justicia le haga un bloqueo a la voluntad y capacidad de pago del país, porque en definitiva es lo que está en juego. La Argentina dice: ‘tengo la voluntad y la plata para hacerlo’; si se decide algo distinto, es bloquear la voluntad de pago”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password