Por los feriados y demás predomina la inactividad

Por José Angel Di Mauro

Bien se sabe que los años electorales suelen repercutir en la actividad legislativa. Si a esa realidad le agregamos el condimento de las PASO, inauguradas hace dos años, es de esperar que ese trabajo se resienta aún más. Lo cantan los antecedentes, que muestran que 2011 fue probablemente el año de menor actividad parlamentaria desde la recuperación democrática.

Claro que hubo otro componente que no hay que pasar por alto, como la intención deliberada del Ejecutivo de congelar la actividad legislativa ese año en el que todavía estaba en desventaja con respecto a la disgregada oposición.

Si bien entonces está claro que este 2013 será de baja producción en el Congreso, no dependerá ello exclusivamente de la mayor atención que los legisladores pretendan darle a su trabajo, sino de las necesidades que puedan asistirle al oficialismo. Avanzará lo que el kirchnerismo crea conveniente y se congelará aquello que no interese. Está claro que el Parlamento baila al ritmo que marca el Ejecutivo y como botón de muestra tomemos la premura con la que se trató y aprobó el controvertido acuerdo con Irán en extraordinarias. No hay noticias de que en la República Islámica se vaya a abordar en lo inmediato ese tratado que exige acuerdo parlamentario de ambos países.

Un tema cuya aprobación había prometido la Presidenta para antes de finalizar 2012 es la unificación de los códigos Civil y Comercial. Con el argumento de una mayor federalización de ese tratamiento, la cuestión quedó para este año, aunque todo indica que allí pesó el distanciamiento entre el cristinismo y la Corte Suprema. Recordemos que meses atrás la reforma había sido presentada por la propia Presidenta de la Nación y el titular del Tribunal Supremo, Ricardo Lorenzetti, en una demostración de cercanía contrastante con la que fue viéndose en lo sucesivo. De ahí que no fueron pocos los que creyeron ver en el diferimiento del tratamiento parlamentario del tema un pase de facturas K hacia el jefe de la Corte en particular.

Con todo, fuentes parlamentarias aseguraron a este medio que el oficialismo estaría en condiciones de emitir dictamen sobre esa cuestión hacia fines de abril. Sin grandes diferencias, el radicalismo prepara un dictamen alternativo, aunque unos y otros coinciden en que lo mejor sería acercar al máximo las posiciones para que alcanzar los mejores niveles de consenso en un tema como este, en el que el peronismo no kirchnerista tendría posturas más distanciadas del resto. Pero no puede dejar de tenerse en cuenta que ahora ha sobrevenido el factor Francisco y muchos oficialistas admiten que por el nuevo clima imperante con la Iglesia es probable que haya que barajar y dar de nuevo para reconsiderar algunos puntos.

Ya se habían frenado algunas cuestiones del nuevo Código -como el alquiler de vientres-, pero ahora el kirchnerismo parlamentario está esperando instrucciones para ver cómo sigue el tema, en el marco de este pragmatismo eclesiástico que los ha invadido.

Están los que sugieren que el factor Francisco ha afectado incluso la embestida sobre la Justicia que la Presidenta anunció en su discurso del 1° de marzo. Algunas fuentes consultadas en la Casa Rosada descartaron que haya habido una orden en ese sentido, pero lo cierto es que todavía ninguno de los proyectos del paquete que se prometió ha llegado a Mesa de Entradas de alguna de las cámaras.

Contribuyeron en la inactividad parlamentaria cuestiones externas como el fallecimiento de Hugo Chávez y la designación de Jorge Bergoglio como nuevo Papa, que ameritaron el viaje de sucesivas delegaciones al exterior. Y también la sucesión de feriados, que este año alcanza el número record de 19. Cómo habrá sido la recarga en la materia para esta primera parte del año, que al concluir este fin de semana XL se habrá consumido el 47 por ciento de los feriados previstos para todo 2013.

Así las cosas, recién la próxima semana se retomará la actividad plena en el ámbito político, donde la mayor atención seguirá puesta fuera de las cuestiones cotidianas: el armado de las listas para las elecciones. No es para menos, pues para mayo habrá que tener definido todo con vistas a las primarias, y al respecto sonó la última semana una fuerte versión sobre una posible suspensión de las mismas. Según se dijo, el gobierno querría dejarlas de lado esta vez y usaría como argumento la demora en la confección de padrones que incluyan a los menores de 18, que según la ley debutarán electoralmente este 2013. De confirmarse esa especie, la oposición lo tomaría de buen grado, pues ya le quedó una experiencia traumática en las PASO de 2011; pero haría bien en no confiarse: ya en esa oportunidad creyó hasta el final que esa elección no se haría y eso marcó su perdición.

Mientras la política sigue inmersa en estas cuestiones, los problemas cotidianos siguen vigentes. Sumando paros y feriados, para cuando este miércoles se reabran las aulas bonaerenses, los chicos habrán perdido el 44% de clases, considerando de lunes a viernes. El 34% habrá sido por las huelgas y no hay señales de solución cercana. Las autoridades provinciales acordaron con los gremios una nueva charla para esta semana, de la que seguramente volverá a participar el gobernador, quien considera que haber estado presente las tres horas que duró la reunión de la semana pasada es una muestra de que privilegia el diálogo por sobre cualquier otra cuestión. Pero esa actitud no implica modificar la propuesta. Según confiaron fuentes provinciales, al próximo encuentro las autoridades no llevarán ninguna propuesta que implique modificar el 22,6% ofrecido, lo cual hace prever que la intransigencia gremial persistirá.

El gobierno de Scioli apuesta a profundizar las diferencias entre los sectores internos de SUTEBA que no están de acuerdo con las características “salvajes” de este plan de lucha. Le apuntan a quienes si bien no apoyan al gobierno provincial, quieren retomar las clases, sobre todo porque la metodología impulsada por Baradel y compañía da de lleno en sus bolsillos: a razón de 200 pesos por día de descuentos por paro, llevan una pérdida de 1.600 pesos.

Aquí valen estos datos ilustrativos. Los salarios docentes se dividen en tres franjas. Sobre 330 mil maestros que tiene la Provincia, el 0,5% (1.100, los docentes nuevos) cobra 2.900 pesos; otro 0,5% percibe entre 18 y 25 mil pesos (cargos directivos); mientras que el grueso del plantel docente está en el orden de los 6.000 pesos.

El dato saliente de esta semana en el marco de este conflicto fue la solicitada que suscribieron 89 intendentes en contra de los paros. Si bien aclaran que no lo tomaron como una señal de apoyo a Scioli, en la gobernación dicen que es un dato alentador que sólo media docena de los firmantes hayan tenido después expresiones críticas hacia el mandatario provincial.

Como tampoco dicen prestarle atención a dichos como los de Diana Conti, que esta semana confió que la intención kirchnerista para con Scioli es “alinearlo”. Gustavo Marangoni, uno de los principales voceros sciolistas, tuvo una respuesta acorde a los tiempos que corren: “Algunos quieren ser más papistas que el papa”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password