El día en que Cristina confesó sentirse “un poco Napoleón”

El 1° de marzo de 2012 la presidenta de la Nación anunció ante el Parlamento la puesta en marcha de los mecanismos para reformar los códigos Civil y Comercial. Vea cómo fue ese anuncio.

En su discurso ante la Asamblea Legislativa de 2012, la presidenta de la Nación anunció la creación de una comisión para unificar los códigos Civil y Comercial.

A continuación, transcribimos textualmente todo el tramo correspondiente a ese tema:

“Quiero también anunciarles una tarea muy importante, el 28 de febrero de 2011 firmé el decreto 191, y acá lo observo al titular de la Corte que me sonríe. Ese decreto dispone la creación de una comisión para la reforma, actualización y unificación de los códigos civil y de comercio. En estos días la comisión la preside el titular de la Corte, el doctor Lorenzetti, la integran la señora vicepresidenta de la Corte, doctora Elena Highton de Nolasco y la jurista Aída Kemelmajer de Carlucci. A los tres, con el auxilio del Ministerio de Justicia de la Nación y también con la participación de las academias y de juristas, se les encomendó esta tarea y yo, la verdad, me siento un poco Napoleón porque en realidad no estamos ante un hecho legislativo.

“La comisión va a efectuar la presentación en mi despacho y luego, en el Museo del Bicentenario, se expondrá cuáles son los lineamientos fundamentales, pero hay cosas muy importantes que les quiero adelantar. Primero, estamos haciendo un acto de codificación y, obviamente, lo voy a tener que remitir como titular del Poder Ejecutivo a ustedes los legisladores.

“No estamos ante un acto de legislación; estamos ante un verdadero acto de codificación, similar al que hizo Vélez Sarsfield, que tuvo inspiración en la codificación, que es una de las tareas más importantes que se le asignó a Napoleón Bonaparte. Los que hayan visitado la tumba de Napoleón Bonaparte pudieron observar que en uno de los recordatorios de sus principales obras, además de las batallas, obviamente, está precisamente haber sido el autor de la codificación civil francesa.

“Yo, medio en broma medio en serio, les decía a los integrantes de la comisión que me iba a sentir Napoleón el día que les mandara el código. El código unificado realmente tiene importantes cosas, tales como por ejemplo sociedades de un solo socio. Se dice que los erechos deben ejercerse de buena fe –esto es un principio general– y que no se puede abusar de ellos. En el artículo 11 se dice que no se puede hacer abuso de la posición dominante en el mercado, tema muy importante para el control de los monopolios. Las sociedades de un solo socio, como dije recién, son muy importantes.

“En cuanto al divorcio, se simplifica para evitar las ficciones que hay que montar. Lo saben los abogados y lo saben los jueces. Se simplifica el juicio en los casos de divorcio, bastando la voluntad de uno solo de los cónyuges sin necesidad de expresar mutuo acuerdo. Se adopta también el sistema de convenciones prenupciales, contratos prematrimoniales, que van a permitir que las partes decidan y acuerden… Veo que algunos aplauden más que otros; no sé por qué será. (Risas) Pero bueno, no quiero meterme en la vida privada de nadie. Esto es vida privada; son derechos personales del Código Civil.

“También, entre otras, se reconoce una cosa que a mi criterio es muy importante, que son las uniones de convivencia. (Aplausos.) Porque hay mujeres que, luego de vivir durante mucho tiempo junto a un hombre, cuando envejecen –o no- las dejan de lado y sin ningún derecho. Estas cosas van a ser reconocidas para hombres y para mujeres. Ojo. (Aplausos.) Se abordará asimismo el tema de la reproducción humana asistida, que debe tener legislación. (Aplausos.) También la gestación por sustitución, sobre todo para aquellos casos en que, por más que haya fertilización asistida, la mujer está imposibilitada de concebir; se hará con control judicial, será motivo de discusiones –lo sé–, pero son discusiones que la sociedad tiene que dar, como dimos la discusión de matrimonio obligatorio…

“Porque vivimos en el siglo XXI, pero fundamentalmente… Quise decir matrimonio igualitario. ¿Saben por qué dije obligatorio? Por hacerme chistes cuando tratamos el tema. Me decían: ‘pero mire que no va a ser obligatorio, va a ser únicamente si se quiere’. Eso era para los que hacían tanta contra en este tema del matrimonio igualitario. Ustedes se acuerdan que una de mis promesas fue la ley de adopción. Prometí leyes como la penal tributaria, que fue aprobada; antilavado, que fue aprobada; promoción del software, que fue aprobada; peón rural, que fue aprobada, y propiedad de la tierra. ¿Por qué no hubo ley de adopción? Porque precisamente decidimos, cuando se constituyó la comisión, que por una cuestión de técnica y de orden legislativo la adopción debe estar dentro de los derechos personales del Código Civil.

“Por lo tanto, en términos de técnica legislativa, era mucho más conveniente que no fuera objeto de una ley particular sino que figurara como parte del Código Civil y completara el círculo de la familia. Porque, en realidad, lo que estamos haciendo es completar y proteger definitivamente a la familia y a los menores, que de esto se trata la legislación, o por lo menos de esto debiera tratarse. También se aborda el tema de la propiedad comunitaria indígena, tal cual lo marca la Constitución Nacional, pero estableciendo claramente que la propiedad es de la comunidad indígena, que no puede ser transferida a terceros ni ser objeto de negocios. (Aplausos.)

“Se reconoce así el verdadero sentido que el legislador constituyente le quiso dar a la comunidad originaria aborigen, no para que se constituya en un negocio fuente de litigios. Por supuesto, son todas cosas absolutamente corregibles y perfectibles. Y está trabajando conjuntamente el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos en el ordenamiento de todo lo que va a ser presentado en este Congreso”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password