A qué juega Lousteau

El joven economista se convirtió en el centro del escenario de la política nacional y de la Ciudad de Buenos Aires, tras su foto con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, en Estados Unidos. Especulaciones sobre su futuro.

Aunque muchos dicen que “falta tiempo”, los políticos saben que las elecciones legislativas de 2017 ya golpean a la puerta. Y las estrategias electorales comienzan a analizarse. A pesar de estar hoy a miles de kilómetros de la Argentina, el embajador en los Estados Unidos, Martín Lousteau, es la principal amenaza política para el Pro en el territorio porteño.

Hoy por hoy, el exdiputado nacional es la principal figura con chances de arrebatarle la Ciudad a Horacio Rodríguez Larreta en 2019. Los tres puntos de diferencia que ambos candidatos se sacaron en el balotaje del 19 de julio de 2015, no sólo sirvieron para despertar la sorpresa generalizada sino también para encender las alarmas dentro del partido amarillo.

El enigma por estos días es saber cómo jugará el economista. Para luchar por la jefatura de Gobierno en 2019, Lousteau podría tomar dos caminos. El primero sería volver de Washington el año próximo, fortalecer el frente ECO -que ya cuenta con la fuga de Confianza Pública y la Coalición Cívica-, apostar a que su bloque de diputados engrose en el recinto de la Legislatura y competir dentro de su propio espacio dos años después.

Pero la presión del oficialismo para conformar el frente Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires, podría echar por tierra esta posibilidad. La Unión Cívica Radical, aliada a nivel nacional pero relegado en el ámbito porteño, apoya al economista y asegura que su intención es “competir con candidato propio” en los comicios donde se elija al representante del Poder Ejecutivo.

Sin embargo, los radicales tampoco se niegan a un eventual acuerdo con el Pro para participar en internas. En caso de que Lousteau rechace las primarias con Larreta, los boinas blancas podrían retirarle su aval, con todo lo que eso significaría, y presentarse con otro candidato –algo que todavía no se vislumbra-. Además, cabe recordar, que la CC-ARI ya le bajó el pulgar al salir de ECO.

Por otro lado, los acérrimos seguidores del economista rechazan la intención del oficialismo para compartir una alianza, y apuestan a continuar siendo oposición para ofrecer al electorado otra alternativa de Gobierno. En tanto, dentro del Parlamento capitalino, el bloque de SUMA+, que cuenta con seis legisladores, posee cuatro miembros que forman parte de la UCR y solamente dos ediles son quienes responden directamente al diplomático. Se trata de María Inés Gorbea –quien debe renovar mandato- y Natalia Fidel.

La foto

En el marco de la Convención del Partido Demócrata para nominar su fórmula para disputar la presidencia del país del norte, el jefe del Frente Renovador Sergio Massa, aprovechó el viaje para reunirse con el embajador ante Estados Unidos, Martín Lousteau. La foto lograda entre ambos y promocionada en todos los medios nacionales, despertó el interés de los líderes del Pro, especialmente del jefe de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, quien sospecha que la foto no fue gratuita y que el destinatario era el espacio amarillo.

Claro la aceptación de embajador en Estados Unidos ofrecida por Mauricio Macri generó gran malestar en sus aliados electorales en la sigla Energía Ciudadana Organizada (ECO), no tanto en la dirigencia radical, sino en los socialistas, quienes consideraron una “traición” a los votantes porteños que no comulgaban con la propuesta del oficialismo porteño.

Lousteau dijo que estaba convencido de que había que aportar a la nueva etapa política y no poner piedras en el camino. Además sus legisladores tendría el mismo andar, como hasta ahora lo han demostrado apoyando las leyes del oficialismo, no en forma pasiva.

Nadie olvida que “Rulito” fue el encargado a través del voto de los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires, que el final del kirchnerismo había comenzado a llegar por haber eyectado al tercer lugar a la lista pergeñada por Cristina Fernández de Kirchner, y después disputar voto a voto al candidato Horacio Rodríguez Larreta.

Lógicamente la foto de Martín y Sergio, a pura sonrisa, tal vez ya imaginaba que no iba a pasar desapercibida para el conjunto de la dirigencia, sino que sería el punto de partida de interpretaciones y fundamentalmente del rol que jugaría el embajador en el 2017.

Claro que ML al carecer de una fuerza propia de envergadura lo obliga a tejer alianzas con quienes pueden potenciar su candidatura para las decisivas elecciones del año que viene. Una de ellas es el papel que jugará Elisa Carrió, que insiste en presentarse para la senaduría bonaerense en competencia con el intendente de Vicente López, Jorge Macri, ya anotado para la danza de candidatos.

Si lo de Carrió prospera, se especula con que ML podría jugar para arribar nuevamente a la Cámara de Diputados de la Nación, o en su defecto esperar los resultados del 2017 para definir su futuro político, que para más de uno, dado su edad pertenece al recambio generacional para la Argentina.

Hasta ahora su desempeño en la embajada del principal país del mundo, que era codiciada por dirigentes del macrismo, y quedaron sorprendidos cuando Macri le ofreció ese cargo, tiene una valorización positiva dado que ha cumplido con todos los pedidos presidenciales de que sea una puerta para abrir un horizonte de negocios con los empresarios norteamericanos.

Sin dudas la jugadas de ML, es la confirmación de que la campaña electoral ya esta en marcha y con ello las especulaciones sobre el rol que jugara cada uno de los dirigentes. ¿Se animará Lousteau dejar la embajada y competir por un escaño de la Cámara baja? Ahora, y si los vecinos de la Ciudad le dan su espalda, el empinado economista perderá su caudal político de cara al futuro. Sin dudas, una incógnita que carcome las ambiciones de ML y porque no, de la dirigencia amarilla de la Ciudad.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password