Diferencias internas en el bloque del PJ-FpV empantanaron la sesión del Senado

Tan solo un día después de la foto conjunta en respaldo a Ruperto Godoy en el Consejo de la Magistratura, en la bancada de Miguel Pichetto se rompió un acuerdo previo para votar un proyecto sobre créditos a beneficiarios de planes sociales. Los entretelones de la sesión que se quedó sin quórum.

Por Carolina Ramos

Las rispideces en el seno del bloque mayoritario en el Senado volvieron a brotar este miércoles con un resultado favorable para Cambiemos, que consiguió evitar una derrota en la votación sobre el DNU que eliminó los reembolsos por exportaciones realizadas desde puertos patagónicos. La sesión se quedó sin quórum cuando al menos diez legisladores del peronismo se levantaron de sus bancas, y fue levantada de manera abrupta por el vicepresidente primero de la Cámara alta, Juan Carlos Marino, quien conducía la sesión.

La tensión en el bloque del PJ-FpV quedó en evidencia a los pocos minutos de iniciada la sesión, donde había sido incluido un proyecto para ampliar los créditos personales otorgados mediante la tarjeta Argenta a los beneficiarios de planes sociales y de pensiones no contributivas. La iniciativa obtuvo dictamen en la mañana en la Comisión de Economía Nacional e Inversión, y, según Pichetto, “había acuerdo” para aprobarla y girarla a Diputados.

“La tarjeta Argenta es un beneficio del gobierno anterior para los jubilados, y si se amplía a la Asignación Universal (por Hijo), es un instrumento correcto. ¿Por qué no vamos a tratar algo que beneficia a los sectores más humildes?”, exhortó el rionegrino en el recinto, cuestionado por la puntana Liliana Negre sobre el supuesto acuerdo del que ella, según comentó, no formó parte.

Pero las objeciones no fueron sólo de afuera. José Mayans, en plena campaña para renovar su banca por la provincia de Formosa, también planteó sus dudas sobre el proyecto. “Tendría que haber venido (Emilio) Basavilbaso a explicar qué están haciendo con la plata del Fondo de Garantía de Sustentabilidad”, arrancó el senador, y denunció en este sentido que “malvendieron acciones de Petrobras en un negocio de 200 millones de dólares”.

“En esta gente yo no confío nada, porque son unos usureros, y dejar a 10 millones de jubilados en manos de esta gente sería vergonzoso”, disparó ante el estupor de Pichetto, quien había llevado adelante las negociaciones para votar el proyecto este miércoles, no sin antes hacer una aclaración: “Está en marcha el proceso electoral. A veces hay senadores, y a veces no hay”.

El oficialismo llegó a la sesión con un aviso de Pichetto: perderían la votación del DNU sobre puertos patagónicos. Sin embargo, Cambiemos aprovechó las diferencias expuestas en el PJ-FpV para estirar el debate, al menos, por un tiempo. El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, formuló una moción de orden para devolver el dictamen a comisiones, y fue entonces cuando varios senadores se levantaron de sus bancas y el tablero marcó la falta de quórum. El jefe del bloque mayoritario había salido del recinto. Cuando regresó, ya era tarde: Marino había levantado la sesión.

El PJ-FpV hizo su propia catarsis en el recinto. Pichetto no participó. Tampoco había sido notificado de las objeciones en torno al proyecto del programa Argenta, en particular las de Mayans. “Las discordancias hay que zanjarlas dentro del bloque, no en el recinto”, diría luego a la prensa acreditada, aunque terminaría despejando -al menos, por ahora-, las dudas que se abrieron sobre su futuro en el bloque.

“No podemos omitir que hay actores que están en proceso electoral y resulta difícil lograr niveles de consenso. Es difícil sesionar de esta manera, sin acuerdos parlamentarios. Los compromisos hay que cumplirlos”, reconoció, aunque remarcó: “Más temprano que tarde, al DNU lo vamos a votar”.

Para reforzar la señal de unidad que se vio este martes en torno a la figura de Ruperto Godoy -el bloque respaldó de manera unánime su continuidad en el Consejo de la Magistratura-, el PJ-FpV emitió un comunicado donde direccionó las críticas a Juan Carlos Marino, y denunció “graves irregularidades” para “frustrar” la sesión.

El bloque advirtió sobre un “irregular levantamiento de la sesión decidido por el vicepresidente primero de la Cámara, quien incurrió en gravísimas y reiteradas violaciones reglamentarias al cerrar la lista de oradores, no convocar a la votación a los senadores y no esperar el plazo mínimo reglamentario de 15 minutos para levantar la sesión.

En el comunicado, la bancada también ratificó que “inexorablemente” la declaración de la invalidez del DNU de puertos patagónicos será “el primer tema a tratar en la próxima sesión”, y denunció que tal decreto “constituyó un acto de discriminación para con la región patagónica, al retirársele un beneficio fiscal ya aprobado en el Presupuesto 2017”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password