Carrió pidió la exclusión de De Vido “por infame traidor a la patria”

En su discurso ante la Cámara, la líder de la Coalición Cívica admitió que no estaban los votos para llegar a los dos tercios, pero consideró “un milagro” poder estar discutiendo en el recinto el papel del exministro en la era kirchnerista.

En un encendido discurso, la diputada Elisa Carrió enumeró este miércoles las causas por las que denunció históricamente a Julio De Vido, y pidió la exclusión del mismo “por infame traidor a la patria”.

De entrada, la legisladora de la Coalición Cívica buscó desligar la embestida contra De Vido de la cuestión electoral, al recordar que su primera denuncia contra el exministro de Planificación fue en octubre de 2003, “en este recinto, cuando se le entregaron plenos poderes a De Vido: la matriz del saqueo de la Nación”.

Contó Elisa Carrió haber recorrido durante años por ruta toda la Nación, en auto, “no por aviones, no en el Tango 01, sino en los autos que disponíamos en la Coalición Cívica y vi cada una de las rutas que no se hacían; y vi la ‘ruta de la muerte’ en Necochea; vi cómo no se hicieron las rutas 8 y la 5; el desastre de la ruta 6 provincial… Solo se terminó la de Córdoba. Lo que vi en momentos de crecimiento del 10%, no había caminos ni para salir a la ruta”. Y vinculó esa situación a un “pacto con (Hugo) Moyano” para beneficiar al transporte en camiones.

“Me tocó el voto de Aysa, la primera gran estatización de la matriz del patrimonialismo corrupto. En 2006, ¿es cierto que la empresa Aysa estaba vaciada? Sí, es cierto; ¿que debía ser estatizada? Sí, es cierto; ¿es cierto que se estatizó? no, se transformó en una sociedad anómina”, detalló, recordando que se puso al frente de la misma a Carlos Ben: “el mismo que ahora está citado en las denuncias del Lava Jato, porque es una de las primeras que hacen en la famosa obra en el Tigre”.

Carrió habló de “privatización a la inversa”. En ese sentido señaló que las privatizaciones en la era menemista eran “para afuera”, y con el kirchnerismo, “para los propios amigos de los Kirchner”.

En su discurso ante el pleno le reconoció a De Vido “la mayor obediencia debida al presidente Kirchner” de quien dijo que “fue el cajero”. En sus imputaciones, Carrió habló de “la plata que fue a las rutas que no se hicieron”, de la “destrucción de Vialidad Nacional. Entregaron la energía”. Habló del “gran negociado con Camesa, y sobre todo la negociación con Enarsa”.

El amplio recorrido de Carrió pasó por Venezuela, “para los negocios privados del presidente Kirchner con Chávez”, y a los “sobreprecios de tres veces en cárceles en 2008”, año también en el que hizo “denuncias de asociación ilícita con todas las áreas: juego, Cristóbal López; energía, Electroingeniería; lavado, con Relats y compañía; y negocios en Venezuela”.

Citó la tragedia de Once, que atribuyó a un “vaciamiento colosal”, y mencionó a Repsol, “liberada de toda deuda, toda responsabilidad penal”. Interpelada entonces por el exministro de Economía, le advirtió: “El próximo sos vos, Kicillof”, y añadió que a los españoles “les dieron 10 mil millones de dólares, por una empresa que hoy vaciada vale 5000; entregaron antes todos los pozos petroleros que en el mundo tenía YPF”.

“Eskenazi es Kirchner”, sostuvo, para disparar a continuación que “todas las privatizaciones fueron para hacer caja y negocios. ¡Hundieron a la Nación!”

Elisa Carrió recordó que en 1994 “se incluyó a la corrupción como atentado al orden democrático”, a partir de lo cual “la corrupción forma parte de un atentado al orden democrático cuando conlleva enriquecimiento ilícito, que los califica como infames traidores a la patria”.

“Yo acuso y pido la exclusión de De Vido por infame traidor a la patria en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional”, enfatizó la legisladora, tras lo cual reconoció que “no llegamos a los 2/3, pero es un milagro para mí después de tantos años poder decirles esto acá. ¿Saben qué siento? Que todo tuvo sentido”.

Y frente al resultado adverso que descontó se produciría en este caso, recordó que “cuando imputábamos a la Corte Suprema menemista también perdimos una votación, también por la izquierda. Nos faltaban 3 votos para los dos tercios, y esa vez se retiró (Luis) Zamora. Como también votó en contra la Obediencia Debida y el Punto Final, ¿y saben qué hacen ahora? Tampoco están”.

Luego aclaró que “los mismos legisladores que protegían a (el presidente de la Corte menemista Julio) Nazareno, votaron contra la Corte cuando Néstor Kirchner se los ordenó”.

“Acá hay protección y participación, hay limpieza del país –agregó-. La responsabilidad la tiene también aquella parte del pueblo de la Nación que sabiendo que roban, vota ladrones. Y de eso no me voy a hacer cargo”.

“De Vido ya fue, es bueno que en los procesos históricos primero se devele la verdad, quién es quién, y que cada nombre y apellido figure en todos los lugares”, apuntó. Luego aclaró que “esto no es electoral para mí, yo recé durante años que el más corrupto de la historia de este país, llamado De Vido y Néstor Kirchner, que Dios los tenga en su gloria, yo esperaba este momento para denunciar este saqueo, y gracias a Dios por darme esta oportunidad”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password